Educación para la Paz: un proyecto viable

Construir una pedagogía para la paz, es uno de los grandes pendientes de la educación del siglo XXI.

2 de septiembre, 2022

La violencia mundial y nacional sacude nuestras emociones, entristece y atemoriza. Nos exige tomar decisiones y pensar sobre lo que queremos para nosotros y aún para la generación que viene detrás. Sería egoísta de nuestra parte pensar únicamente en una solución que permitiera tranquilidad solo unos días o pocos años y deje la bomba de tiempo para las generaciones posteriores, como lamentablemente ya ha pasado. 

Quienes estamos convencidos de que educar para la paz es un recurso estratégico y operativo viable entendemos que el contexto es difícil pero no limitativo y entendemos también que lo que está sucediendo justifica la necesidad de refundar las bases educativas globales y nacionales a partir de la construcción de una ciudadanía que tenga como una de sus prioridades la prevención y la solución de conflictos en todos los ámbitos. 

Cooperación, definición de metas colectivas, negociación y solución de conflictos, tolerancia, integración social, interacción con el medio ambiente, desmilitarización, proyecto de vida, equidad, empatía con el problema del otro, alegrarse con el éxito de otro ser humano son conceptos, criterios educativos y conductuales que se requiere incorporar a programas generales de educación, a programas políticos, de formación ciudadana y a normas de convivencia familiar. 

En esta reconstrucción educativa ciudadana todos formamos parte: individuos, inversionistas, periodistas, iglesias, líderes espirituales, partidos, autoridades, asociaciones civiles, asociaciones de vecinos, padres de familia, clubes deportivos, sindicatos, cámaras empresariales.  

La crisis de seguridad y de violencia es también el efecto de la agudización de la crisis social. La pérdida del respeto al trabajo y a su resultado, la falta de respeto por la vida del otro, de sus bienes y sus recursos. Es consecuencia también de las recurrentes y profundas crisis económicas que empujaron a los jóvenes al desempleo y a los niños a la deserción escolar, de la corrupción y del caso omiso que por años muchos políticos han hecho, emitiendo discursos contrarios que dividen y construyen odio. 

Durante años, el discurso político (con su intención didáctica) ha sido la manifestación de poder militar, capitalistas y socialistas desfilan con trajes, tanques y soldados. Pedagogía de la violencia que ha escalado sin límites porque sus generadores no los establecieron. 

Las armas que eran exclusivas del ejército hoy están en las calles sin control provocando un entorno violento y generando inseguridad para individuos y familias. El discurso cinematográfico y televisivo de legitimación de la agresividad se transformó en vida cotidiana y la narcocultura reforzó las estructuras didácticas de la violencia primero en un entorno regional que se ha extendido más allá de las fronteras de cualquier nación. 

Hemos vivido la industrialización de la cultura de la violencia, se generó adicción elevando la adrenalina de muchos e incorporando a otros a producir para hacer un mercado que consumiera y elevara sus ganancias.  

Por momentos pareciera que no conocemos la paz, sin embargo, todos conocemos la paz. Ha sido una experiencia vital para nuestro desarrollo individual y social, por lo tanto, el conocimiento que tenemos de la paz es práctico y personal. Todos hemos trabajado, leído, escrito, disfrutado momentos de paz e inevitablemente consideramos que la normalidad debe ser vivir en paz. Es una necesidad vivir en ella. 

Conocer la paz es construir la paz, interior, laboral, familiar y social en general. Desarrollar las formas personales y colectivas que nos permitan vivir en ella. Volver a vivir en paz será entonces un proceso de reconstrucción que requiere la convergencia de los distintos sectores sociales e individuos. La negación discursiva de la violencia no se limita a una negación política, es la negación a la posibilidad de construir una paz duradera, por lo tanto, es la negación al derecho de conocer la paz, a construir la paz, a vivir en paz.  

Desde las raíces de la estructura social básica como lo es la familia, hemos construido experiencias familiares de vida en paz, tal vez de forma inconsciente, pero finalmente productivas y con resultados concretos. Pero en el desarrollo de la historia familiar algo robó la paz: el desempleo, el consumo de droga, la ruptura de los lazos familiares, la pérdida de un ser querido. Recuperar la vida en paz al interior de la familia es básico en este proceso de reconstrucción colectiva de la paz.

La estabilidad financiera de un hogar, la consolidación del patrimonio, la generación de condiciones dignas para el desarrollo de cada uno de sus integrantes, son factores necesarios, pero no van solas, van acompañadas de ejercicio de una paternidad y maternidad ligadas a la construcción de la paz. Apoyadas por un entorno que consolide el esfuerzo de los padres por una crianza orientada a la prevención y solución de conflictos, a la armonía y construcción colectiva de proyectos. 

El centro de trabajo, el barrio, las instituciones donde los individuos socializan o construyen su vida colectiva, así como la administración pública y sus decisiones son parte del engranaje colectivo que a cada individuo le permita un desarrollo en paz. 

En síntesis, la educación para la paz es un proyecto viable, absolutamente necesario, por el contexto actual y porque es transgeneracional. En su construcción, desde la familia, hasta el gobierno y cada sector e institución social participan. Y es urgente que se impulsen condiciones para que esto suceda, de lo contrario, la ambigüedad discursiva de los políticos no sirve, de lo contrario, la pedagogía de la violencia continuará su normalización con todos los impactos negativos para el individuo y la sociedad que ya hemos estado sintiendo. 

El proyecto es viable y el llamado a involucrarse  es para toda persona.

Comentarios


object(WP_Query)#16263 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(82901) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "01-09-2022" ["before"]=> string(10) "29-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(82901) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "01-09-2022" ["before"]=> string(10) "29-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#16267 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#16265 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#16266 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "01-09-2022" ["before"]=> string(10) "29-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-09-01 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-09-29 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (82901) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#16264 (24) { ["ID"]=> int(82859) ["post_author"]=> string(3) "180" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-01 13:31:58" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-01 18:31:58" ["post_content"]=> string(5172) "La semana pasada estuvo llena de hechos noticiosos a lo largo y ancho del país que nos deberían sonrojar de vergüenza, por decir lo menos. Ya pasaron más de dos años desde que comenzó la pandemia de Covid-19, tiempo que la humanidad (supuestamente) aprovechó para reflexionar acerca de qué cosas podemos hacer mejor para ayudarnos unos a otros; sin embargo, ya quedó claro que ese tiempo que debimos aprovechar para hacer una introspección nos la pasamos mirando el ombligo, como dirían por ahí. Porque, aunque siempre las ha habido, parece que las ratas andan más sueltas que cuando la peste azotó a Europa en la Edad Media. Además, esta nueva especie de rata se enorgullece más de sus acciones deshonestas. Estamos ante el surgimiento de una especie conocida como rattus cynicus.  ¿Por qué lo digo, estimado lector? Porque la semana pasada llegó a las noticias un hecho que, si bien en el gran esquema de las cosas (con la inflación rampante y la crisis de seguridad en el país) puede resultar superficial, en realidad nos deja en claro de cuál pie cojeamos. De seguro usted leyó acerca de una usuaria de Twitter que revendió 108 boletos para el festival musical Corona Capital que se celebrará en noviembre próximo (para el cual, por cierto, ya se agotaron las entradas los canales oficiales). Ante la clara molestia de los usuarios de la red social del pajarito, se armó un buen relajo. Tanto así que incluso Ticketmaster tuvo que salir a deslindarse de la usuaria y declarar que ellos no le hacen a eso de la reventa Sin embargo, la revendedora hasta se enorgulleció de sus acciones (negando todo por supuesto) y declaró tener la “conciencia súper tranquila”. Claro, una «conciencia súper tranquila» como la que uno se gana al revender un boleto que costaba originalmente 2700 pesos en 3690. Esos casi mil pesitos por boleto no le vienen mal a nadie, especialmente en estas crisis, ¿verdad? Ahora, si multiplicamos esos 990 pesos por 108 boletos…¡santos boletos, Batman! Hablamos de que la revendedora casi casi se ganó un sueldo presidencial, de un jalón ¿eh? ¡Alguien, por favor, hable con la mamá o la abuelita de la influencer, porque parece que no le leyó la Cartilla Moral! (Aunque eso de «tengo la conciencia súper tranquila» me hace pensar que la revendedora ha pasado mucho tiempo escuchando las mañaneras palaciegas. ¿Será?).  Hablando en serio, y aunque parezca un hecho nimio e inconsecuente, en realidad habla mucho de lo que ocurre en nuestro país. Dejemos de lado, por un momento, que las personas que recurren a la reventa sólo la fomentan. Lo preocupante es el cinismo que algunas personas muestran al hacer cosas claramente deshonestas. Más aún, parece motivo de orgullo: recuerda, mijito, el que no transa no avanza parece seguir siendo la divisa de muchos mexicanos. Recuerdo cuando el hecho de que te cacharan con las manos en la masa en algo chueco era motivo para avergonzarse. Ahora, en esta era del cinismo, parece que las transas son motivo de orgullo y producen «conciencias súper tranquilas». No quiero sonar como un dinosaurio, pero ¡cómo han cambiado los tiempos, caray!  Este hecho, deshonesto en su origen y en su finalidad, no está muy alejado de lo que siempre nos quejamos de la clase política, ¿o no? Por eso tenemos verdaderos pillos en la clase política mexicana: si la sociedad es corrupta, no esperemos que nuestros gobernantes sean un faro de honestidad. Ya bastante malo es cuando alguien se enorgullece por hacer algo deshonesto; pero peor aún es cuando nos quedamos impasibles o celebramos dichas transas, en lugar de señalar estas acciones como los hechos reprobables que son y, al menos, cubrirlos con el manto de la vergüenza.  Si esta es la clase de sociedad en la que nos queremos convertir (lo cual lo dudo mucho, aunque las pruebas parecen demostrar lo contrario), luego que no nos sorprenda que le encargamos la educación de nuestros niños a delincuentes y luego hasta los vayamos haciendo gobernadores, ¿OK?" ["post_title"]=> string(75) "Bienvenidos a la era del cinismo y de las “conciencias supertranquilas”" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(69) "bienvenidos-a-la-era-del-cinismo-y-de-las-conciencias-supertranquilas" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-01 13:31:58" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-01 18:31:58" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=82859" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#16243 (24) { ["ID"]=> int(83126) ["post_author"]=> string(2) "62" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-09 11:39:39" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-09 16:39:39" ["post_content"]=> string(8043) "Francis J Underwood es un personaje de ficción de la popular serie “House o Cards” producida por una cadena de streaming que había encumbrado al actor Kevin Spacey, antes de la llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos y de las acusaciones de abuso sexual al defenestrado actor estadounidense. La serie está inspirada en la teoría de un congresista demócrata sin escrúpulos que, luego de una elección presidencial, es traicionado por la cúpula de su partido al negarle el puesto de Secretario de Estado que le había sido prometido. Underwood es el coordinador de la bancada demócrata que a base de sus contactos políticos y experiencia legislativa urde su venganza en contra del presidente hasta que logra que lo nombren vicepresidente. Luego de escándalos políticos que alcanzan al primer mandatario estadounidense, éste debe renunciar permitiendo la llegada al poder de Underwood. Todo esto en un largo camino de asesinatos, traiciones, complots y no pocas crisis internas e internacionales. El antihéroe magistralmente interpretado por Spacey era calculador, sumamente rencoroso y dispuesto a todo con tal de lograr sus objetivos políticos personales. Antes de la llegada de Trump a la presidencia estadounidense, el personaje de ficción Underwood era un ser increíble, la realidad mostraría que el expresidente republicano rebasaría toda ficción producida. La semana pasada el senador morenista Ricardo Monreal realizó una operación política digna de la ficción de la popular serie del streaming, pues a pesar de recibir la línea presidencial en la que se buscaba renovar la presidencia del senado a favor de Higinio Martínez, el monrealismo logró ganar la votación interna morenista a través de su incondicional Alejandro Armenta. Luego, en el pleno del senado, Armenta ganaría una votación surrealista contra su jefe de bancada, el propio Ricardo Monreal, que fue impulsado por los senadores de oposición en una maniobra que buscaba cambiar la mayoría oficial en el Senado. Los contactos de Monreal con la oposición están en todas las bancadas, en especial con Movimiento Ciudadano de Dante Delgado a quien el presidente de la Junta de Coordinación Política (JOCUPO) le permitió armar una comisión especial para tratar los temas de persecución política  en Veracruz y con el PRD de Miguel Ángel Mancera quien es líder de la ilegal bancada, ya que no cumple con el mínimo de cinco senadores para constituirla. Se dice, se comenta y se rumora la conjura nació en la casa de Delgado que es íntimo amigo de Monreal, donde el poderoso senador hizo creer a los líderes de las bancadas opositoras que su destino estaba marcado y era inminente su salida de Morena, junto con la pérdida de su liderazgo en la bancada.  Monreal, se sabe, jugó a dos escenarios. Primero se cubrió que en caso de perder la coordinación de Morena, por lo que se habría acercado a la oposición, que se comprometió a apoyarlo para presidir la mesa directiva del senado. Luego de que Armenta fuera negociado a regañadientes como el candidato de unidad de la bancada morenista, la oposición apostó a romper el bloque mayoritario al votar por Monreal, esperando que en tres rondas los senadores monrealistas decantaran el triunfo opositor. A la hora de la verdad, los senadores afines al senador zacatecano no se atrevieron a suicidarse políticamente. Monreal sabe que sus aspiraciones presidenciales están cerradas al interior de Morena, su peso político como detractor no le permite tampoco presidir la alianza opositora,  por lo que debe permanecer lo más posible dentro del partido que fundó, para mantenerse vigente en la agenda noticiosa, a pesar de que ya se le considere un zombi político, por más poderoso que sea en el senado. Ya nadie confía en Monreal al acusarlo de traidor. Su malabarismo político le hace coquetear con el abismo, ya que se sabe que en la pasada elección de 2021 fue artífice de la pérdida de importantes alcaldías en la Ciudad de México, además de haber tratado de formar un partido unipersonal donde buscaba competir en la boleta presidencial de 2024. Para la oposición Monreal también es un ente oscuro, al más puro estilo del personaje Underwood, al que no puede confiársele nada, ya que en el pasado su historia de traiciones es amplia, como cuando en los tiempos del presidente Ernesto Zedillo se sublevó al dedazo y le arrebató la gubernatura de Zacatecas al otrora poderoso PRI. Con la polémica reforma de ley a la guardia nacional, el frente político abierto se vuelve una papa caliente en el senado donde Monreal recibió un mensaje del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) de buscar aprobar la ley, sin contaminar el proceso con politiquería e intereses personales. Aunque el senador Armenta es un personaje cercano a Monreal, no deja de ser un político con aspiraciones personales de ser gobernador de Puebla, para ello le debe demostrar disciplina al presidente AMLO y al grupo de senadores radicales que no toleran ya a su jefe y presidente de la JOCUPO. La galleta de la suerte que Monreal presentó vía Twitter a la oposición resultó ser una manzana envenenada al fallar la apuesta de romper a morena en el senado, quedó claro que para el poderoso senador zacatecano le es posible construir alianzas legislativas entre opositores y sus senadores afines, habilidad no aplicable para los intereses del presidente AMLO quien fue el que hizo posible la mayoría en el senado gracias a su exitosa campaña presidencial. El envalentonado Monreal solamente supo usufructuar ese enorme apoyo popular emanado de las urnas y reflejado en la conformación del senado, para su beneficio personal. El problema con Monreal en la inminente confrontación con el presidente AMLO es que las fuerzas son dispares una vez que deba salir oficialmente de Morena. El discurso de ser el garante del poder legislativo no se puede sostener sin verse como un dique en las necesidades legislativas de la 4T. La vida política del Monreal opositor solo es posible dentro de Morena, ya que cuando rompa formalmente con el presidente, deberá negociar con la oposición un puesto insignificante. La alianza que se ve sin rumbo y dando tumbos no tiene la fuerza suficiente para enfrentar la elección de 2024, pero sobre todo no contempla a Monreal como su candidato.   Al igual que Underwood, Monreal será un dolor de cabeza desde el interior de Morena, tejiendo alianzas y contubernios con la oposición para menguar el enorme poder presidencial, pero cuando sea expulsado o deba romper formalmente con el proyecto lopezobradorista, todo ese poder se verá diezmado y no tendrá mayor futuro político. Negociar con Monreal siempre ha sido jugar a la ruleta rusa, no existe ningún compañero o excolaborador que no tenga alguna historia oscura con el zacatecano que es un operador político eficiente, pero que cuando sus particulares intereses personales se ven afectados, no tiene empacho alguno en volverse un oscuro personaje capaz de traicionar a quien sea. Se verá en los próximos meses, como se da su ruptura y que es lo que alcanza a negociar con la oposición que navega en las oscuras aguas del rechazo ciudadano y del rancio pragmatismo de la intrascendencia. " ["post_title"]=> string(31) "Monreal, el Underwood morenista" ["post_excerpt"]=> string(145) "La semana pasada el senador Ricardo Monreal realizó una operación política digna de aparecer en una nueva temporada de “House of cards”. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(30) "monreal-el-underwood-morenista" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-09 11:39:39" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-09 16:39:39" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83126" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#16264 (24) { ["ID"]=> int(82859) ["post_author"]=> string(3) "180" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-01 13:31:58" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-01 18:31:58" ["post_content"]=> string(5172) "La semana pasada estuvo llena de hechos noticiosos a lo largo y ancho del país que nos deberían sonrojar de vergüenza, por decir lo menos. Ya pasaron más de dos años desde que comenzó la pandemia de Covid-19, tiempo que la humanidad (supuestamente) aprovechó para reflexionar acerca de qué cosas podemos hacer mejor para ayudarnos unos a otros; sin embargo, ya quedó claro que ese tiempo que debimos aprovechar para hacer una introspección nos la pasamos mirando el ombligo, como dirían por ahí. Porque, aunque siempre las ha habido, parece que las ratas andan más sueltas que cuando la peste azotó a Europa en la Edad Media. Además, esta nueva especie de rata se enorgullece más de sus acciones deshonestas. Estamos ante el surgimiento de una especie conocida como rattus cynicus.  ¿Por qué lo digo, estimado lector? Porque la semana pasada llegó a las noticias un hecho que, si bien en el gran esquema de las cosas (con la inflación rampante y la crisis de seguridad en el país) puede resultar superficial, en realidad nos deja en claro de cuál pie cojeamos. De seguro usted leyó acerca de una usuaria de Twitter que revendió 108 boletos para el festival musical Corona Capital que se celebrará en noviembre próximo (para el cual, por cierto, ya se agotaron las entradas los canales oficiales). Ante la clara molestia de los usuarios de la red social del pajarito, se armó un buen relajo. Tanto así que incluso Ticketmaster tuvo que salir a deslindarse de la usuaria y declarar que ellos no le hacen a eso de la reventa Sin embargo, la revendedora hasta se enorgulleció de sus acciones (negando todo por supuesto) y declaró tener la “conciencia súper tranquila”. Claro, una «conciencia súper tranquila» como la que uno se gana al revender un boleto que costaba originalmente 2700 pesos en 3690. Esos casi mil pesitos por boleto no le vienen mal a nadie, especialmente en estas crisis, ¿verdad? Ahora, si multiplicamos esos 990 pesos por 108 boletos…¡santos boletos, Batman! Hablamos de que la revendedora casi casi se ganó un sueldo presidencial, de un jalón ¿eh? ¡Alguien, por favor, hable con la mamá o la abuelita de la influencer, porque parece que no le leyó la Cartilla Moral! (Aunque eso de «tengo la conciencia súper tranquila» me hace pensar que la revendedora ha pasado mucho tiempo escuchando las mañaneras palaciegas. ¿Será?).  Hablando en serio, y aunque parezca un hecho nimio e inconsecuente, en realidad habla mucho de lo que ocurre en nuestro país. Dejemos de lado, por un momento, que las personas que recurren a la reventa sólo la fomentan. Lo preocupante es el cinismo que algunas personas muestran al hacer cosas claramente deshonestas. Más aún, parece motivo de orgullo: recuerda, mijito, el que no transa no avanza parece seguir siendo la divisa de muchos mexicanos. Recuerdo cuando el hecho de que te cacharan con las manos en la masa en algo chueco era motivo para avergonzarse. Ahora, en esta era del cinismo, parece que las transas son motivo de orgullo y producen «conciencias súper tranquilas». No quiero sonar como un dinosaurio, pero ¡cómo han cambiado los tiempos, caray!  Este hecho, deshonesto en su origen y en su finalidad, no está muy alejado de lo que siempre nos quejamos de la clase política, ¿o no? Por eso tenemos verdaderos pillos en la clase política mexicana: si la sociedad es corrupta, no esperemos que nuestros gobernantes sean un faro de honestidad. Ya bastante malo es cuando alguien se enorgullece por hacer algo deshonesto; pero peor aún es cuando nos quedamos impasibles o celebramos dichas transas, en lugar de señalar estas acciones como los hechos reprobables que son y, al menos, cubrirlos con el manto de la vergüenza.  Si esta es la clase de sociedad en la que nos queremos convertir (lo cual lo dudo mucho, aunque las pruebas parecen demostrar lo contrario), luego que no nos sorprenda que le encargamos la educación de nuestros niños a delincuentes y luego hasta los vayamos haciendo gobernadores, ¿OK?" ["post_title"]=> string(75) "Bienvenidos a la era del cinismo y de las “conciencias supertranquilas”" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(69) "bienvenidos-a-la-era-del-cinismo-y-de-las-conciencias-supertranquilas" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-01 13:31:58" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-01 18:31:58" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=82859" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(54) ["max_num_pages"]=> float(27) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "96bdac1009b48c293ee5e7d379c18f36" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Bienvenidos a la era del cinismo y de las “conciencias supertranquilas”

La semana pasada estuvo llena de hechos noticiosos a lo largo y ancho del país que nos deberían sonrojar de vergüenza, por...

septiembre 1, 2022

Monreal, el Underwood morenista

La semana pasada el senador Ricardo Monreal realizó una operación política digna de aparecer en una nueva temporada de “House of cards”.

septiembre 9, 2022




Más de categoría

Caso Ayotzinapa

Recientemente se cumplieron ocho años de la desaparición de los 43 estudiantes normalistas de la Escuela Normal Rural de...

septiembre 29, 2022

Lo Mejor de la 4T

El primer informe como presidente municipal de la primera mujer que gana una elección en el municipio trae la...

septiembre 29, 2022

INDEP, sumando fracasos de la 4T

Graves anomalías se han presentado en el INDEP al grado que ya lleva su tercer Director y los problemas...

septiembre 29, 2022

Violencia. ¿Tiene solución?

La atención a las causas que generan la violencia es todavía una deuda que como sociedad debemos realmente atender.

septiembre 29, 2022