Dice el presidente que vamos bien: yo tengo otros datos

El lunes pasado, el presidente criticó a los medios que le dan cobertura diaria al número de personas que fallecen debido al Covid-19 o SARS-CoV-2. Mencionó que hay medios que en lugar de apoyar, quisieran que a...

14 de agosto, 2020

El lunes pasado, el presidente criticó a los medios que le dan cobertura diaria al número de personas que fallecen debido al Covid-19 o SARS-CoV-2. Mencionó que hay medios que en lugar de apoyar, quisieran que a México le vaya mal.

El papel de los medios nunca debe ser el de apoyar al gobierno. Eso sucedió con el PRI y ya vimos cómo nos fue. Los medios deben señalar lo que está mal, lo que no se atiende, los abusos y todo aquello que haga que el gobierno vierta su atención sobre lo que no está funcionando.

De acuerdo con el presidente, los medios le dan importancia al número de fallecidos porque “No les gusta el cambio. Había mucho negocio y mucho dinero, por eso el enojo”.

En realidad, lo que no gusta es el cambio diario en la cantidad de personas que fallecen por la indolencia e incapacidad que ha mostrado el gobierno en su lucha contra esta terrible pandemia. Tampoco agrada el cambio en la economía y en la manera en la que se han dejado de atender asuntos urgentes como el abasto de medicamentos oncológicos para niños que sufren de cáncer.

Los medios nunca deben estar para aplaudir. Y muchas de las personas que han sufrido la pérdida de un ser querido por la pandemia, la delincuencia o la falta de medicamentos están de acuerdo con llamar a cuentas al gobierno.

Pero los números nos ayudan a saber qué tan bien vamos. Y aquí sólo una muestra:




En el caso de la pandemia, México es el tercer país con más muertos (53 000), lo que de inmediato refleja un pésimo manejo de la pandemia. Nuestro país tiene una tasa de 3820 casos por cada millón de habitantes y 418 muertes por cada millón. Se realizan 7.96 pruebas por cada 1000 habitantes, lo que nos sitúa como uno de los 10 países que menos pruebas hacen. Los casos de Covid-19 se duplicaron entre el 4 de julio y el día de ayer, es decir, en poco más de un mes. Yo no le llamaría a esto ir bien.

El Fondo Monetario Internacional estima que la economía mexicana se contraerá 10.5% este año y el Indicador Global de Actividad Económica (IGAE) cayó 19.7% en términos anuales. Tampoco le llamaría a esto ir bien.

Más de 12 millones de personas han perdido su empleo, y según un subgobernador del Banco de México, si todos los desempleados tuvieran una búsqueda activa de empleo, la tasa podría ubicarse casi en 25%, es decir, 1 de cada 4 mexicanos no tiene empleo. Creo que esto no es ir bien.

De acuerdo con la CEPAL, el número de pobres en nuestro país se va a incrementar en casi 8 millones de personas, lo que significa que 49.5 millones de mexicanos vivirán en pobreza, mientras que el número de personas en pobreza extrema crecerá en 6 millones para situarse en 17.4 millones de mexicanos en pobreza extrema. La economía ya venía decreciendo en este sexenio y la pandemia terminó de hacer chuza porque el gobierno no la ha atendido de manera adecuada. A esto, definitivamente, no le podemos llamar ir bien.

Comentarios
object(WP_Query)#17720 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(27514) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "18-03-2021" ["before"]=> string(10) "15-04-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(27514) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "18-03-2021" ["before"]=> string(10) "15-04-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(false) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17688 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17696 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17736 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "18-03-2021" ["before"]=> string(10) "15-04-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-03-18 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-04-15 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (27514) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#5428 (24) { ["ID"]=> int(62951) ["post_author"]=> string(2) "42" ["post_date"]=> string(19) "2021-03-24 10:47:29" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-03-24 15:47:29" ["post_content"]=> string(3433) "En cuestiones de Estado, el peor pecado, antes incluso que la corrupción, es la improvisación. Esto lo padecimos en México con el advenimiento de un oportunista que vio la forma de acceder a los negocios en grande. Este fue Vicente Fox que antes que empresario con múltiples fracasos en sus incursiones a los ramos de la agroindustria, fue un alto ejecutivo de una empresa trasnacional, en la cual sus refrescos se venden prácticamente solos. Por su parte, EEUU también padecería de una figura empresarial en su presidencia: Donald Trump. Ambos personajes  ganaron sus campañas presidenciales con enemigos que evocaban lugares comunes y abstractos: "China, México y el muro", por parte de Trump; "los dinosaurios y peces gordos a encarcelar" por parte de Vicente Fox, además del eslogan "sacar al PRI de Los Pinos" (hoy museo del oprobio nacional). Una particularidad de Trump fue el de haberse presentado a las elecciones de 2016 como un OUTSIDER, un personaje externo al sistema que lleva ya décadas monopolizado el poder político en un puñado de Familias, mismas que han dejado de lado el interés general por el de una pequeñísima élite financiera especulativa, dueña, socia o comparsa de los gigantes de los medios de comunicación masiva. Por su parte, si bien con no pocos fracasos en sus emprendimientos de negocios, como una bebida alcohólica propia con su marca "TRUMP" (un vodka), una universidad, una aerolínea y hasta un juego de mesa, entre otros, Trump ha sido muy exitoso en el ramo inmobiliario. Pero en fin, el hecho que nos atañe es el lastimoso final de las administraciones de estos dos tipos, ya que tuvieron en sus últimos meses  una similitud al entregar el poder, que da miedo por su semejanza. Trump, a diferencia de Fox, cuando menos tomó algunas banderas del pueblo norteamericano INDIGNADO, que vaya que también lo hay, y logró construir una importante base político-electoral, cosa que Fox hizo a la inversa: admirado, popular, aceptado y aplaudido en la campaña; repudiado y sin partidarios reales al final del mismo. Sin embargo, las escenas del Congreso mexicano en el año 2006 y del Capitolio gringo hace unos días (enero de 2021), nos recuerdan la lección de "zapatero a tu zapato", o puede que también nos evoque a una de las sentencias más famosas pronunciadas por el icónico líder uruguayo de izquierda, Don Pepe Mújica de "si te gusta la plata, ándate al comercio o a la industria; aléjate de la política", ya que el servicio público precisa de una mística que es un "avis raris" en el sector privado” (un ejemplo seria en Profesor Hank, en el Siglo ya pasado). Nuevos actores, a manera de los "espontáneos" que saltan a los ruedos en las corridas de toros, solo pueden provocar caos y turbulencia  al asemejarse a chivos en cristalería. La osadía de algunos barones del dinero incursionando en terrenos desconocidos para ellos, como las delicadísimas tareas de Estado, solo pueden representar, incluso, un crimen público. No hay que olvidar también que, precisamente, el eje principal de la cuarta transformación, es ir volviendo a delinear una clara frontera entre Estado y mercado.  " ["post_title"]=> string(61) "El peligro de los empresarios metidos en cuestiones de Estado" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(61) "el-peligro-de-los-empresarios-metidos-en-cuestiones-de-estado" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-03-26 00:40:11" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-03-26 05:40:11" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=62951" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17644 (24) { ["ID"]=> int(62785) ["post_author"]=> string(2) "59" ["post_date"]=> string(19) "2021-03-19 14:23:36" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-03-19 19:23:36" ["post_content"]=> string(9174) "Dicen los filósofos que el límite del pensamiento es el lenguaje; y, créame, el horror que padecemos va más allá de lo que el lenguaje puede expresar. No es que me falten las palabras: es que tal vez no existan palabras para expresar la tragedia nacional. Se podrá decir que el problema fue “heredado” por este gobierno, lo cual es verdad. Se podrá decir que el culpable de todo esto es Felipe Calderón, como si antes de él México hubiera sido Finlandia. La realidad, por mucho que duela, es que todos somos culpables: gobierno, sociedad, cada uno de nosotros, aunque no podamos comprenderlo o no queramos admitirlo. Lo que acaba de decir el general Glen VanHerk, jefe del Comando Norte de los Estados Unidos, es brutal: que entre el 30% y el 35% del territorio de México está controlado por grupos delictivos. Si esto fuera cierto, ¿qué clase de Estado sería México? La bondad de los números es que no mienten como los políticos. ¿Será que el gobierno de Siria tiene más control sobre su territorio, con todo y que están en una guerra civil, que el que tiene el gobierno de México sobre el suyo? Si usted es entusiasta del nuevo régimen mexicano, permítame subrayar que decir la realidad no es hablar mal del país ni reprochar al gobierno. Si el presidente de México fuera cualquier otra persona diferente a López Obrador, los números serían espantosamente los mismos: México es el infierno; o al menos una buena parte de México es el infierno. Lo ha sido, lo es y lo seguirá siendo, con el PRI, con el PAN, con Morena, con Jesucristo Súper Estrella… Y eso que tanto nos quiere y ampara la Virgen de Guadalupe… ya me imagino si no. En innumerables regiones y municipios no impera la Constitución ni las leyes que de ella emanan, sino la fuerza del grupo criminal. Y es que no existe tal cosa como el “vacío de poder”. Si quien ostenta el poder es incapaz de conservarlo y ejercerlo, habrá alguien o algo que se lo arrebate. Si ni las instituciones ni los funcionarios públicos son capaces de conservar y ejercer el poder, lo hará el capo más encumbrado. Así es la vida, así es la ley del más fuerte. El problema existe y ahí está. Pero como todo lo que sucede, los mexicanos lo politizamos. Y entonces un problema de seguridad nacional se vuelve un asunto que tiene que ver con las vísceras, el ano y las entrañas, y no con la inteligencia y la razón. Porque para un gobernante cuya principal preocupación es su imagen, su reputación y su deseo de ser el mejor presidente de la historia, toda crítica que ponga en evidencia los números de la realidad será un ataque, un intento golpista, propaganda para desprestigiarlo. ¿Y la oposición? Para los opositores no existe la crítica racional, sino la lapidación. Para ellos, los pobres resultados del gobierno en materia de seguridad son prueba indubitable de ineficacia y cerrazón, ocasión para linchar al presidente y al partido oficialista en miras a la inminente elección de junio, como si tales opositores hubieran tenido a este país en niveles de seguridad superiores a los de Suiza. Un asunto tan grave como este se convierte en una guerra de estúpidos mientras el país sigue hundiéndose.  El presidente Obrador dirá que él tiene otros datos, que lo que dice el general VanHerk es una exageración, y que, en todo caso, los Estados con mayor violencia son los que gobierna el PRI y el PAN. La oposición, por su parte, dirá que nunca ha habido un presidente tan malo como el de ahora, y minimizarán la muy grande responsabilidad que ellos tienen en que las cosas hayan llegado hasta este punto: el punto de no retorno, porque nuestro México está podrido hasta la médula y, perdonen mi pesimismo, ni dios podría arreglarlo. El problema es aún más complejo si consideramos a los Estados Unidos. Según el general VanHerk, una de las causas de la inmigración ilegal de mexicanos y centroamericanos es, además de la pobreza, el crimen. En ese contexto se refirió este general a que hasta un 35% de nuestro territorio estaría bajo el gobierno de los carteles. La población se ve forzada a huir. Muchos se van a Estados Unidos, si pueden; y si no, huyen de sus localidades. Se habla poco en México del desplazamiento forzado interno de poblaciones y comunidades enteras. Los criminales llegan y se adueñan de todo. Miles y miles de personas se ven obligadas a escapar. Un estudio publicado por la Comisión Nacional de Derechos Humanos en 2017 (“Desplazamiento Interno por Violencia en México”) reporta cifras hórridas que me resultan difíciles de asimilar. De ser ciertas, estaríamos viviendo una tragedia, no de dimensiones griegas ni dantescas, sino infernales: de 2007 a 2011 se registraron 1 648 387 personas internamente desplazadas por la violencia. Leyó usted bien: ¡casi un millón seiscientas cincuenta mil personas! Si esto no es una tragedia humanitaria colosal, entonces nada lo es. El crimen organizado llega a las comunidades y se apropia de bienes, muebles e inmuebles, recluta forzosamente a los jóvenes, ultraja a las mujeres y mata a todo aquel que proteste. Ahí no existe Presidente-Constitucional-de-los-Estados-Unidos-Mexicanos ni Gobernador-Constitucional-del-Estado-Libre-y-Soberano ni cantinelas tipo Es-un-honor-estar-con-Obrador, ni idioteces de similar envergadura que valgan. Ahí no existe el orden jurídico nacional. Ahí solo impera la ley del crimen y la fuerza de la bestialidad. Punto. Y como probablemente usted no crea este dato que comento, le voy a dejar el link para que lo vea –página 65 del estudio–: https://www.corteidh.or.cr/tablas/r37820.pdf  ¿Se acuerda usted de la masacre de Allende, en 2011, o del asesinato de don Alejo Garza en 2010? En el primer caso, una organización criminal buscaba a un soplón en Allende (Coahuila) y arrasaron con toda la localidad: mataron a todos e hicieron de las suyas durante tres días completos, asistidos por la policía municipal. En el segundo caso, don Alejo Garza murió defendiendo su rancho en Tamaulipas, que había sido exigido por un grupo criminal. Como nadie le ayudó ni le hizo caso a don Alejo, decidió enfrentar él solo a los malhechores. Bueno, pues estos son solo dos casos. Pero hay cientos, quizá miles, decenas de miles. Ahora mismo, mientras usted lee estas líneas, están sucediendo casos similares. Y eso explica la cifra siniestra de desplazados que compartí en el párrafo anterior. En México hay tanta y tan inhumana brutalidad que casi todos prefieren tener razón sobre el adversario político en lugar de hacer las cosas bien. Ante el fracaso de la política anticrimen del gobierno de Obrador, la oposición hace su agosto y se deleita, cuando deberían estar llorando y sintiéndose miserables, como usted y yo ahora mismo nos sentimos. A lo mejor a usted no, pero a mí esto me hace sentir muy mal. Tal vez usted está la mar de contento como si no hubiera la posibilidad de un Nuevo Orden. Me refiero a la distopía de Michel Franco: muchos no ven más allá de lo que ven Diego Boneta, Dario Yazbek y Naian González en la cinta; bueno, no ellos, sino los personajes que interpretan, personajes que viven en la burbuja de la indolencia, la frivolidad, el privilegio y en ensimismamiento… pero la realidad podría explotarnos en la cara.  Lo digo con todas sus palabras: la política anticrimen del gobierno federal no ha funcionado: los números no mienten y hoy son peores que en los sexenios de Calderón y Peña. En el otro extremo, para el actual régimen y sus incondicionales, nunca México había estado mejor gobernado y todo lo malo que todavía persiste es culpa de los presidentes anteriores y de los españoles (oyó usted bien: ¡de los españoles!). Los enamorados del régimen aplauden al presidente Obrador como si de verdad México fuera más seguro que Noruega. No es culpa del presidente que las cosas estén como están, pero sin duda es su responsabilidad enfrentar el problema y dar los resultados que sus adversarios no pudieron dar por no ser tan buenos y patriotas como él. Vaya, no le pido a Obrador que arregle al país, sino que empiece a dar resultados favorables, eso es todo, caray. Calderones, Peñas, Obradores ... de todos no se hace uno. Los únicos que mejoran en este país son los criminales. " ["post_title"]=> string(41) "¿Está México controlado por el crimen?" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(36) "esta-mexico-controlado-por-el-crimen" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-03-19 14:24:44" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-03-19 19:24:44" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=62785" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#5428 (24) { ["ID"]=> int(62951) ["post_author"]=> string(2) "42" ["post_date"]=> string(19) "2021-03-24 10:47:29" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-03-24 15:47:29" ["post_content"]=> string(3433) "En cuestiones de Estado, el peor pecado, antes incluso que la corrupción, es la improvisación. Esto lo padecimos en México con el advenimiento de un oportunista que vio la forma de acceder a los negocios en grande. Este fue Vicente Fox que antes que empresario con múltiples fracasos en sus incursiones a los ramos de la agroindustria, fue un alto ejecutivo de una empresa trasnacional, en la cual sus refrescos se venden prácticamente solos. Por su parte, EEUU también padecería de una figura empresarial en su presidencia: Donald Trump. Ambos personajes  ganaron sus campañas presidenciales con enemigos que evocaban lugares comunes y abstractos: "China, México y el muro", por parte de Trump; "los dinosaurios y peces gordos a encarcelar" por parte de Vicente Fox, además del eslogan "sacar al PRI de Los Pinos" (hoy museo del oprobio nacional). Una particularidad de Trump fue el de haberse presentado a las elecciones de 2016 como un OUTSIDER, un personaje externo al sistema que lleva ya décadas monopolizado el poder político en un puñado de Familias, mismas que han dejado de lado el interés general por el de una pequeñísima élite financiera especulativa, dueña, socia o comparsa de los gigantes de los medios de comunicación masiva. Por su parte, si bien con no pocos fracasos en sus emprendimientos de negocios, como una bebida alcohólica propia con su marca "TRUMP" (un vodka), una universidad, una aerolínea y hasta un juego de mesa, entre otros, Trump ha sido muy exitoso en el ramo inmobiliario. Pero en fin, el hecho que nos atañe es el lastimoso final de las administraciones de estos dos tipos, ya que tuvieron en sus últimos meses  una similitud al entregar el poder, que da miedo por su semejanza. Trump, a diferencia de Fox, cuando menos tomó algunas banderas del pueblo norteamericano INDIGNADO, que vaya que también lo hay, y logró construir una importante base político-electoral, cosa que Fox hizo a la inversa: admirado, popular, aceptado y aplaudido en la campaña; repudiado y sin partidarios reales al final del mismo. Sin embargo, las escenas del Congreso mexicano en el año 2006 y del Capitolio gringo hace unos días (enero de 2021), nos recuerdan la lección de "zapatero a tu zapato", o puede que también nos evoque a una de las sentencias más famosas pronunciadas por el icónico líder uruguayo de izquierda, Don Pepe Mújica de "si te gusta la plata, ándate al comercio o a la industria; aléjate de la política", ya que el servicio público precisa de una mística que es un "avis raris" en el sector privado” (un ejemplo seria en Profesor Hank, en el Siglo ya pasado). Nuevos actores, a manera de los "espontáneos" que saltan a los ruedos en las corridas de toros, solo pueden provocar caos y turbulencia  al asemejarse a chivos en cristalería. La osadía de algunos barones del dinero incursionando en terrenos desconocidos para ellos, como las delicadísimas tareas de Estado, solo pueden representar, incluso, un crimen público. No hay que olvidar también que, precisamente, el eje principal de la cuarta transformación, es ir volviendo a delinear una clara frontera entre Estado y mercado.  " ["post_title"]=> string(61) "El peligro de los empresarios metidos en cuestiones de Estado" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(61) "el-peligro-de-los-empresarios-metidos-en-cuestiones-de-estado" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-03-26 00:40:11" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-03-26 05:40:11" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=62951" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(43) ["max_num_pages"]=> float(22) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "918b25dbc8f55a66186631cb716a919c" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

El peligro de los empresarios metidos en cuestiones de Estado

En cuestiones de Estado, el peor pecado, antes incluso que la corrupción, es la improvisación. Esto lo padecimos en México con el...

marzo 24, 2021

¿Está México controlado por el crimen?

Dicen los filósofos que el límite del pensamiento es el lenguaje; y, créame, el horror que padecemos va más allá de lo...

marzo 19, 2021




Más de categoría

Asonadas mexicanas

El Ejército mexicano, vía el Estado Mayor Presidencial,  estuvo indirectamente relacionado en los hechos de la matanza a estudiantes...

abril 14, 2021

El cuero y las correas

Una de las mejores definiciones de cultura que he escuchado, me la obsequió uno de mis profesores de Preparatoria:...

abril 13, 2021

Era Covid: Liderazgo⁠  e Incertidumbre 

“El mundo ya no era sólido e infalible, sino poroso e incierto”. -Margaret Atwood, Los Testamentos. El universo humano...

abril 9, 2021

Otras crisis latentes

Más allá del Covid y los temas de seguridad que aquejan al país, existen miles de empresas que son...

abril 8, 2021