Cuarto de Crisis | Los delitos violentos en México: Homicidio y lesiones – Primera Parte

En tiempos de incertidumbre por la pandemia de Covid-19, la tendencia del crimen organizado y violencia en México desbordan las cifras de ilícitos graves de 2019, asegura un informe de la Universidad de San Diego.                  La pandemia...

26 de octubre, 2020

En tiempos de incertidumbre por la pandemia de Covid-19, la tendencia del crimen organizado y violencia en México desbordan las cifras de ilícitos graves de 2019, asegura un informe de la Universidad de San Diego.

                 La pandemia de Covid-19 no ha disminuido la tasa de violencia en México, sino que claramente está teniendo una serie de efectos sobre los crímenes, un aumento de la inactividad, el aislamiento y la ansiedad, así como mayor demanda de proveedores de drogas mexicanos, por el incremento en el consumo de drogas en Estados Unidos, advierte el informe “Crimen organizado y violencia en México 2020”, del Departamento de Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales de la Universidad de San Diego.

               El análisis describe el curso de los principales delitos violentos durante el primer semestre de 2020: homicidio doloso, lesiones, extorsión, secuestro, feminicidio. De la autoría de Laura Y Calderón, Kimberly Heinle, Rita E Kuckertz, Octavio Rodríguez Ferreira y David A Shirk, el informe revela tendencias preocupantes al alza del crimen y violencia en un año marcado por la pandemia y protestas públicas que exigen igualdad de acceso a la justicia. En suma, el país está “en camino de ver otro año récord de homicidios, en comparación con 2019”.

                 El documento detalla los “niveles de violencia sin precedentes” que México enfrenta actualmente y parece probable que enfrente en el futuro. Y señala que el gobierno mexicano parece no tener una estrategia clara para mejorar la situación de seguridad pública del país.

                   “De hecho, hasta ahora, los esfuerzos del presidente [Andrés Manuel] López Obrador para abordar el crimen organizado han sido mixtos, en el mejor de los casos, y según la mayoría de las cuentas se ha quedado corto. Parece estar convencido de que para abordar el problema los déficits socioeconómicos subyacentes son la clave que abrirá la puerta a un mejor futuro”, indica el informe.

“La cadena de suministro combinada con interrupciones, mayor escrutinio policial y aumentos repentinos del mercado han llevado a un aumento de la competencia violenta entre los traficantes por mantener o expandir su cuota de mercado en tiempos de incertidumbre”, destaca.

              Para 2019, hubo 29 406 homicidios dolosos, lo que resultó en 34 588 víctimas individuales (un promedio de 2884 víctimas por mes), un récord de asesinatos en México, superando los 28 816 homicidios y 33 742 víctimas individuales en 2018, refiere el texto.  De enero a mayo de 2020 se registraron 12 184 homicidios dolosos, un promedio de 2436.8 por mes o 80.7 por día. “Si esta tasa mensual continúa, México esperaría ver un total anual de 29 mil 565 homicidios intencionales este año 2020, que es apenas superior a los 29 421 registrados en 2019”, acota.

                Explica que, en medio de la pandemia en curso, de enero a mayo de 2020 el número de homicidios ha promediado 2926 por mes. Las áreas de concentración o “puntos calientes” incluyen Tijuana, Ciudad Juárez, Culiacán, Acapulco y León, estados que han experimentado niveles elevados de actividad delictiva organizada.

                En términos de tasa de homicidios, los “puntos calientes” incluyen tres grandes grupos de violencia: la región fronteriza del noreste con Texas (incluyendo algunos municipios de Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas); la región costera del Pacífico Jalisco-Colima-Michoacán; y el Triángulo Dorado (Chihuahua-Durango-Sinaloa, con extensión a algunos municipios de Sonora).

                Tres estados vieron a más de mil personas asesinadas en los primeros cinco meses de 2020: Guanajuato (1405 homicidios), Estado de México (1059) y Baja California (1042). Completando los cinco primeros estados estaban Chihuahua y Michoacán con 972 y 854 homicidios, respetivamente.

                Los estados con menos homicidios fueron Yucatán (16), Baja California Sur (20), Campeche (30), Aguascalientes (35) y Tlaxcala (12). En medio del brote de Covid-19, vale la pena tener en cuenta que existen otras amenazas urgentes a la seguridad humana. Sin embargo, parte de la razón por la que el homicidio es una preocupación tan enorme es que se ha convertido en la principal causa de muerte prematura en México, advierte en entrevista el doctor en ciencias políticas en la UNAM, Emilio Vizarretea Rosales.

              De hecho, dice, es la principal causa de muerte entre jóvenes de 15 a 19 años y adultos jóvenes de 20 a 39 años, la gran mayoría de las víctimas de la violencia son de escasos recursos socioeconómicos, y enfrentan importantes déficits educativos y oportunidades de empleo inadecuados:

               “En otras palabras, los jóvenes tienen más probabilidades de sufrir una muerte violenta, lo cual tiene desastrosas consecuencias humanas, sociales y económicas en México, ya que la pérdida de vidas devasta familias, destroza comunidades y destruye permanentemente la capacidad productiva”.

 

                  De enero a mayo de 2020, se registraron 58 897 casos de lesiones intencionales, un promedio de 11 779.4 por mes o 390 por día. A esta tasa, México esperaría ver 141 353 casos de lesiones dolosas durante un período de 12 meses, lo que sería más de 22 mil casos menos que el total reportado en 2019, asienta el informe.

Casi un tercio de todas las lesiones intencionales en los primeros cinco meses de 2020 ocurrieron en Estado de México, que registró 17 876 casos o el 30% de todos los casos. Esto coincide de manera uniforme con la tendencia de 2019 cuando esa entidad también representó el 30% de lesiones a nivel nacional.

Le siguen los estados de Guanajuato (4716 casos de lesiones registradas de enero a mayo de 2020), Michoacán (2719), Veracruz 2693) y Baja California (2189) de enero a mayo de 2020. Mientras tanto, Campeche registró el menor número de dicho delito con 32 casos, seguido de Nayarit (57), Tlaxcala (100), Yucatán (107) y Chiapas (83).

              El documento de la Universidad de San Diego destaca que algunos de los casos de lesiones intencionales que ocurrieron en ese periodo fueron resultado de la pandemia de coronavirus. Los asaltantes, por ejemplo, atacaron a miembros del personal médico, por el supuesto riesgo de contagio que traen a sus comunidades.

             “Enfermeras quemadas con lejía, clínicas incendiadas y profesionales médicos agredidos son actos que han hecho que los trabajadores de la salud tengan miedo de usar sus uniformes fuera de los hospitales”, apunta.

Los ataques dirigidos contra mujeres también aumentaron durante pandemia debido a la orden de “quedarse en casa”. La Secretaría de Gobernación estimó que la violencia contra las mujeres aumentó entre un 30% y el 100% solo en las tres primeras semanas posteriores a la imposición de la orden de permanencia en el hogar.

               Mientras que entre 2015 y 2019 los casos clasificados como feminicidios crecieron de 411 a 945, lo que representa un aumento de aproximado de 130 por ciento, de enero a junio de 2020 hubo 473 casos oficialmente reportados como feminicidios, lo cual indica que se ha potenciado al máximo este fenómeno, señala el informe.

                Además, al observar el contexto legal del feminicidio, se analiza que los códigos penales pueden variar según el estado, lo que resulta en una falta de datos comparables y definiciones acordadas que hacer enjuiciar los casos es más difícil. Con frecuencia, para ambos sexos, las víctimas de la violencia son maltratadas y más discriminadas al intentar acceder al sistema de justicia.

Para las mujeres, la motivación para buscar recursos o asistencia legal disminuye significativamente, al ver que 77% de las mujeres mexicanas reportan “no sentirse seguras”, según la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU 2019).

 

Comentarios


object(WP_Query)#18133 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(31259) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "14-07-2022" ["before"]=> string(10) "11-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(31259) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "14-07-2022" ["before"]=> string(10) "11-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18054 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18020 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18018 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "14-07-2022" ["before"]=> string(10) "11-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-07-14 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-08-11 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (31259) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18029 (24) { ["ID"]=> int(81027) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2022-07-15 10:49:34" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-07-15 15:49:34" ["post_content"]=> string(6477) "La autenticidad consiste en ser consecuente consigo mismo, mostrarse tal y como se es; sin embargo, cabe preguntarse: ¿soy auténtico cuando permito que emerjan mis características más instintivas, así lastimen a otros, o lo soy cuando me esfuerzo por mostrar la mejor versión de mí mismo, reprimiendo mis impulsos más destructivos?  Constantemente se nos dice, tanto en los medios de comunicación como en los entornos de desarrollo personal y humano, que es fundamental ser auténtico, pero no siempre es claro en qué consiste este concepto. En los próximos artículos exploraremos en qué consiste la autenticidad, en especial partiendo de dos posibilidades de hipótesis que a mi juicio, se excluyen. Por un lado, una corriente de pensamiento asegura que la autenticidad consiste en manifestarte como eres, dejando que fluyan todos tus impulsos con honestidad y transparencia. A priori suena muy liberador, pero me pregunto si los demás están obligados a aceptar mis manifestaciones, opiniones, comentarios y actitudes, sean estas las que sean, tan sólo porque las abandera un supuesto espíritu de autenticidad. Para expresar mejor mi punto, déjame voltear la pregunta: ¿consideras que estás obligada u obligado a aceptar cualquier manifestación o actitud de cualquier persona, tan sólo porque refleja su auténtico yo?  Pongamos un ejemplo: piensa en la última vez que perdiste a un ser querido y ahora imagina que en pleno servicio funerario llega alguien vestido con una camisa de palmeras, y lejos de darte el pésame, te felicita con alegría porque ese ser querido ha dejado el plano corporal y ahora goza de la dicha de estar en un lugar mejor, lo que implica una celebración, e incluso te invita a poner música encendida y entonar cantos de festejo. Es muy legítimo que esa sea la actitud de este individuo ante la muerte, pero no lo es dejar de tomar de cuenta el contexto social en que manifiesta sus convicciones.  Otra corriente de pensamiento interpreta la autenticidad con el propósito de mostrar ante los demás, no los impulsos que de pronto intentan dominarme, sino la mejor versión de mí mismo, al aceptarme como ser social y entender que mi autenticidad sólo tiene sentido en relación con los demás.  Como entes sociales que somos, lo saludable radica entender los contextos en que nos desenvolvemos. Y, volviendo al ejemplo del velorio, así como sería plenamente legítimo y auténtico negarnos a asistir a una ceremonia que vaya contra nuestras creencias, principios y convicciones, resultaría problemático asistir para tratar de imponer comprensiones particulares, por más auténticas que nos parezcan.  Si acepto ir a dicho servicio funerario es porque comparto en alguna medida el dolor y la pérdida de los asistentes, aún cuando no comparta sus prácticas religiosas y de ningún modo comprometo mi autenticidad por solidarizarme con la manera en que la familia cercana interpreta la pérdida.  De este modo la autenticidad puede abordarse desde distintas aristas, pero hoy empezaremos concretando una definición general que nos permita saber de qué hablamos cuando hablamos de autenticidad. Primero vayamos a lo más básico. En su segunda acepción, el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española dice que la autenticidad consiste en ser consecuente consigo mismo, mostrarse tal y como se es. En términos coloquiales se le considera auténtico a aquel individuo que no es hipócrita y que no pretende mostrarse distinto de como es.  En cierta forma lo auténtico nos remite a la originalidad, a lo peculiar de cada uno, pero, sobre todo, a mantener una coherencia entre el mundo interno y el externo del individuo. A que lo que la persona piensa, dice y hace sea congruente. Se considera una persona auténtica a aquella que es fiel a sí misma, que vive de acuerdo a valores y convicciones personales y a la capacidad de expresar talentos y características propias, y que pueden, o no, corresponderse con los estándares éticos, conductuales y morales que la sociedad de cada tiempo considera “correctas”.  Ahora bien, hasta aquí hemos enumerado una serie de características con los que en gran medida todos estamos de acuerdo, pero la pregunta que convierte este concepto en conflictivo consiste en responder en qué consiste “ser fiel a uno mismo”.  ¿Soy auténtico cuando permito que salgan a la superficie mis características más profundamente arraigadas o soy auténtico cuando me esfuerzo por mostrar la mejor versión de mí mismo, así ésta implique reprimir algunos de mis impulsos más poderosos?  ¿La expresión de la autenticidad tiene límites? En ese caso, ¿cuáles? Y la pregunta que hacíamos antes: quienes nos rodean ¿están obligados a aceptarnos “tal como somos” sin importar si esa forma de ser los ofende o los incomoda? O, en sentido contrario: ¿estamos obligados a aceptar a quienes nos rodean del modo que ellos consideren que expresan su autenticidad?  Por ejemplo; si una persona que aprendió a defenderse y a manifestarse a partir de la violencia y ha conseguido buenos resultados así, es muy probable que tenga la predisposición a reaccionar de ese modo. Entonces, si fluye con lo que naturalmente le surge, será cada vez más violento. ¿Estamos obligados a aceptarlo? ¿Está él o ella obligada a erradicar esa violencia para encontrar su ser más auténtico o puede alegar que ése es su ser auténtico? A lo largo de las próximas entregas profundizaremos en el tema.  Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook: Juan Carlos Aldir" ["post_title"]=> string(59) "Autenticidad: la audacia de mostrar nuestro yo más genuino" ["post_excerpt"]=> string(141) "En términos coloquiales se le considera auténtico a aquel individuo que no es hipócrita y que no pretende mostrarse distinto de como es. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(57) "autenticidad-la-audacia-de-mostrar-nuestro-yo-mas-genuino" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-07-15 10:49:34" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-07-15 15:49:34" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=81027" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17956 (24) { ["ID"]=> int(81126) ["post_author"]=> string(3) "189" ["post_date"]=> string(19) "2022-07-19 09:56:34" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-07-19 14:56:34" ["post_content"]=> string(4710) "Hace muchos años ya, cuando salí de la carrera y me di a la tarea de llevar mi curriculum vitae a diferentes empresas para buscar trabajo, me tope en todos lados con la misma pregunta por parte de los reclutadores:  ¿Está en tus planes embarazarte? Siempre contesté que no. Nunca me sentí ofendida y mucho menos se me ocurrió contestar que ese era un asunto personal que no le incumbía a la empresa. En una sociedad conservadora, pensé yo, es normal que los departamentos de recursos humanos prefieran contratar hombres o mujeres solteras para los puestos administrativos ya que una mujer joven siempre representa un riesgo para la empresa que tendrá que pagar seguro social y sustituto o sustituta en caso de que la trabajadora resulte embarazada. Como si esto fuera una falta a la empresa, un mal comportamiento o una deslealtad. Qué equivocada viví por mucho tiempo. Después conocí otros tipos de ideas, otras culturas, tristemente muy lejanas a lo que vivimos en México, en donde la mujer no solo no tiene por qué responder,  incluso puede demandar por un cuestionamiento de esta índole acusando discriminación y cuenta con todo el apoyo de la empresa, de la sociedad y de su pareja si es que la tiene para poder compaginar su trabajo con la maternidad. Puede sin ningún problema tomar el permiso por maternidad con la tranquilidad de que seguirá en su puesto cuando éste termine. Tendrá espacio para poder seguir amamantando a su bebé, para regresar temprano a su casa. Sabe que el Estado la apoyará con servicios de guardería de calidad y que su pareja se encargará a la par del trabajo en el hogar y del cuidado de sus hijos. Sabe también la mujer que podrá seguir trabajando y aspirar a escalar puestos dentro de la empresa sin miedo a que su condición de madre se interponga y que igual que a los hombres en México, ser cabeza de familia le da un plus y se traduce en responsabilidad y estabilidad en el trabajo. Las sociedades más avanzadas que la nuestra saben que una mujer representa un elemento indispensable dentro de la vida social, que genera productividad y que es necesaria como parte de la fuerza laboral de un país, que es responsabilidad de hombres y mujeres repartir equitativamente el trabajo de la casa para que la mujer pueda desempeñarse profesionalmente y que esto dará una mejor calidad de vida a la familia y a corto, mediano y largo plazo beneficiará al Estado, porque en una sociedad en donde una de dos personas se queda en casa el ingreso económico es mucho menor y no hace falta mucha ciencia para entenderlo. Yo fui de una de esas mujeres que padecieron discriminación de género. En cada empresa que trabaje me encontré siempre con el mismo tope hasta que decidí seguir por mi cuenta y desarrollar yo mi propio negocio, afortunadamente pude hacerlo y me siento muy orgullosa de recordar que a la primera persona que contrate fue a una mujer con un hijo cuyo marido se había ido hacía dos años a Estados Unidos en busca de mejor trabajo y que tenía sin enviar dinero a su casa ya un año, la segunda trabajadora que se incorporó tenía seis meses de embarazo y así fui confirmando mi equipo con mujeres todas en edad de procrear, que igual que yo estuvimos embarazadas, tuvimos permiso remunerado por maternidad y dispusimos de un espacio en el local donde está nuestro negocio para que nuestros hijos pudieran estar seguros y cuidados. Algunas nos divorciamos después de un tiempo y fue necesario para nosotras generar más dinero para cubrir nuestras necesidades y las de nuestros hijos, cuando injustamente nuestros excónyuges exigieron que aportáramos la misma cantidad al gasto familiar que ellos sin considerar que éramos nosotras quienes nos quedábamos a cargo de los hijos, quienes nos partíamos en veinte para llevarlos y recogerlos de la escuela, darles de comer, apoyarlos en las tareas, llevarlos al doctor cuando estuvieron enfermos, cuidarlos y educarlos de forma presencial y además trabajar para cubrir gastos a diferencia de la mayoría de los padres divorciados que pueden disponer de todo el día para trabajar, viajar y cubrir horas extras. Solo con la comprensión y el apoyo del gobierno y la sociedad lograremos algún día obtener el calificativo de ciudadanas de primera y no veremos como “Oportunidad” el hecho de poder desarrollarnos libremente en nuestra profesión sino como un merecido derecho." ["post_title"]=> string(41) "Discriminación por género en el trabajo" ["post_excerpt"]=> string(142) "Yo fui de una de esas mujeres que padecieron discriminación de género. En cada empresa que trabaje me encontré siempre con el mismo tope. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(39) "discriminacion-por-genero-en-el-trabajo" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-07-19 10:01:09" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-07-19 15:01:09" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=81126" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18029 (24) { ["ID"]=> int(81027) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2022-07-15 10:49:34" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-07-15 15:49:34" ["post_content"]=> string(6477) "La autenticidad consiste en ser consecuente consigo mismo, mostrarse tal y como se es; sin embargo, cabe preguntarse: ¿soy auténtico cuando permito que emerjan mis características más instintivas, así lastimen a otros, o lo soy cuando me esfuerzo por mostrar la mejor versión de mí mismo, reprimiendo mis impulsos más destructivos?  Constantemente se nos dice, tanto en los medios de comunicación como en los entornos de desarrollo personal y humano, que es fundamental ser auténtico, pero no siempre es claro en qué consiste este concepto. En los próximos artículos exploraremos en qué consiste la autenticidad, en especial partiendo de dos posibilidades de hipótesis que a mi juicio, se excluyen. Por un lado, una corriente de pensamiento asegura que la autenticidad consiste en manifestarte como eres, dejando que fluyan todos tus impulsos con honestidad y transparencia. A priori suena muy liberador, pero me pregunto si los demás están obligados a aceptar mis manifestaciones, opiniones, comentarios y actitudes, sean estas las que sean, tan sólo porque las abandera un supuesto espíritu de autenticidad. Para expresar mejor mi punto, déjame voltear la pregunta: ¿consideras que estás obligada u obligado a aceptar cualquier manifestación o actitud de cualquier persona, tan sólo porque refleja su auténtico yo?  Pongamos un ejemplo: piensa en la última vez que perdiste a un ser querido y ahora imagina que en pleno servicio funerario llega alguien vestido con una camisa de palmeras, y lejos de darte el pésame, te felicita con alegría porque ese ser querido ha dejado el plano corporal y ahora goza de la dicha de estar en un lugar mejor, lo que implica una celebración, e incluso te invita a poner música encendida y entonar cantos de festejo. Es muy legítimo que esa sea la actitud de este individuo ante la muerte, pero no lo es dejar de tomar de cuenta el contexto social en que manifiesta sus convicciones.  Otra corriente de pensamiento interpreta la autenticidad con el propósito de mostrar ante los demás, no los impulsos que de pronto intentan dominarme, sino la mejor versión de mí mismo, al aceptarme como ser social y entender que mi autenticidad sólo tiene sentido en relación con los demás.  Como entes sociales que somos, lo saludable radica entender los contextos en que nos desenvolvemos. Y, volviendo al ejemplo del velorio, así como sería plenamente legítimo y auténtico negarnos a asistir a una ceremonia que vaya contra nuestras creencias, principios y convicciones, resultaría problemático asistir para tratar de imponer comprensiones particulares, por más auténticas que nos parezcan.  Si acepto ir a dicho servicio funerario es porque comparto en alguna medida el dolor y la pérdida de los asistentes, aún cuando no comparta sus prácticas religiosas y de ningún modo comprometo mi autenticidad por solidarizarme con la manera en que la familia cercana interpreta la pérdida.  De este modo la autenticidad puede abordarse desde distintas aristas, pero hoy empezaremos concretando una definición general que nos permita saber de qué hablamos cuando hablamos de autenticidad. Primero vayamos a lo más básico. En su segunda acepción, el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española dice que la autenticidad consiste en ser consecuente consigo mismo, mostrarse tal y como se es. En términos coloquiales se le considera auténtico a aquel individuo que no es hipócrita y que no pretende mostrarse distinto de como es.  En cierta forma lo auténtico nos remite a la originalidad, a lo peculiar de cada uno, pero, sobre todo, a mantener una coherencia entre el mundo interno y el externo del individuo. A que lo que la persona piensa, dice y hace sea congruente. Se considera una persona auténtica a aquella que es fiel a sí misma, que vive de acuerdo a valores y convicciones personales y a la capacidad de expresar talentos y características propias, y que pueden, o no, corresponderse con los estándares éticos, conductuales y morales que la sociedad de cada tiempo considera “correctas”.  Ahora bien, hasta aquí hemos enumerado una serie de características con los que en gran medida todos estamos de acuerdo, pero la pregunta que convierte este concepto en conflictivo consiste en responder en qué consiste “ser fiel a uno mismo”.  ¿Soy auténtico cuando permito que salgan a la superficie mis características más profundamente arraigadas o soy auténtico cuando me esfuerzo por mostrar la mejor versión de mí mismo, así ésta implique reprimir algunos de mis impulsos más poderosos?  ¿La expresión de la autenticidad tiene límites? En ese caso, ¿cuáles? Y la pregunta que hacíamos antes: quienes nos rodean ¿están obligados a aceptarnos “tal como somos” sin importar si esa forma de ser los ofende o los incomoda? O, en sentido contrario: ¿estamos obligados a aceptar a quienes nos rodean del modo que ellos consideren que expresan su autenticidad?  Por ejemplo; si una persona que aprendió a defenderse y a manifestarse a partir de la violencia y ha conseguido buenos resultados así, es muy probable que tenga la predisposición a reaccionar de ese modo. Entonces, si fluye con lo que naturalmente le surge, será cada vez más violento. ¿Estamos obligados a aceptarlo? ¿Está él o ella obligada a erradicar esa violencia para encontrar su ser más auténtico o puede alegar que ése es su ser auténtico? A lo largo de las próximas entregas profundizaremos en el tema.  Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook: Juan Carlos Aldir" ["post_title"]=> string(59) "Autenticidad: la audacia de mostrar nuestro yo más genuino" ["post_excerpt"]=> string(141) "En términos coloquiales se le considera auténtico a aquel individuo que no es hipócrita y que no pretende mostrarse distinto de como es. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(57) "autenticidad-la-audacia-de-mostrar-nuestro-yo-mas-genuino" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-07-15 10:49:34" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-07-15 15:49:34" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=81027" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(60) ["max_num_pages"]=> float(30) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "3803a658ea7323512a553ba686b5ba14" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
Autenticidad: la audacia de mostrar nuestro yo más genuino

Autenticidad: la audacia de mostrar nuestro yo más genuino

En términos coloquiales se le considera auténtico a aquel individuo que no es hipócrita y que no pretende mostrarse distinto de como...

julio 15, 2022

Discriminación por género en el trabajo

Yo fui de una de esas mujeres que padecieron discriminación de género. En cada empresa que trabaje me encontré siempre con el...

julio 19, 2022




Más de categoría
línea de emergencia SOS mujeres

Línea SOS mujeres

La importancia de la existencia de líneas de auxilio para mujeres que funcionen de manera correcta son la diferencia...

agosto 11, 2022
Bajo fuego

Bajo fuego

Detrás de cada tragedia minera hay una historia de explotación laboral.

agosto 11, 2022
MORENA Y SU ENGAÑO PARA DESIGNAR CANDIDATA EN EL EDOMEX

De Frente Y Claro - MORENA Y SU ENGAÑO PARA DESIGNAR CANDIDATA EN EL EDOMEX

Las encuestas que beneficiaron a Delfina Gómez como candidata a la gubernatura de Edomex, en realidad fueron una simulación...

agosto 11, 2022

¡Si no es CONSTITUCIONAL, no es presidente!

Gobernar mediante decretos que desafían el orden constitucional se ha vuelto parte del estilo personal de gobernar del presidente...

agosto 10, 2022