Construyendo creencias que amplíen el mundo

Se trata de que creemos –y creamos– no las narrativas posibles, sino las necesarias para configurar el mundo donde queremos vivir. 

24 de septiembre, 2021 Construyendo creencias que amplíen el mundo

Diseñemos nuevas utopías que respondan a la pregunta: ¿cómo tiene que ser el mundo y la interacción entre humanos para que nos guste la idea de vivir ahí?, ¿cómo tiene que ser una civilización para que quepamos todos en aceptable armonía? 

 

La semana anterior decíamos que una creencia es el relato o explicación de un hecho, una idea, una circunstancia que se convierte en un referente para nuestra estructura de pensamiento y opera como organizador de nuestra percepción en aras de darle coherencia, solidez y sentido a nuestra experiencia de estar vivos. De manera coloquial podría decirse que una creencia es la certidumbre irreflexiva que sentimos acerca de algo, aquello que “sabemos”, pero que no sabemos qué sabemos, ni mucho menos cómo lo aprendimos. 

¿Cómo distinguir creencia de conocimiento, creencia de verdad? En contraste con la creencia, un conocimiento, además de acotar con claridad el objeto de análisis y las circunstancias específicas en que tiene lugar –es decir, no es producto de una generalización automática–, puede ser sujeto a una comprobación empírica que se reproduce de forma idéntica siempre que las condiciones originales se repliquen. 

Pensemos en un ejemplo: el conocimiento del que disponemos coincide en que la inmensa diversidad de especies que habitan el planeta son producto de un proceso de evolución. Abundan todo tipo de estudios que confirman que los especímenes más aptos de una especie sobreviven, mientras que los menos aptos perecen, en especial cuando hay cambios mayores en las condiciones del ecosistema. Hasta aquí el conocimiento. Y a partir de él hay una vertiente de pensadores que “cree” que sobrevive el más fuerte y otra vertiente que “cree” que sobrevive el que mejor se adapta y el que mejor coopera. La diferencia parece menor, pero si llevamos estas posibilidades a la evolución humana, tendremos dos mundos muy distintos. Si pensamos que sólo sobrevive el más fuerte, el que más recursos acapara, el que se impone sobre los demás, las cosas serán de una manera muy distinta a que si estamos convencidos de que la adaptación y la cooperación son la llave para evolucionar. Se trata de dos sistemas de creencias que, si bien parten del mismo cuerpo de conocimiento, se manifestarán con distintas éticas, distintos modos de entender la economía, el Estado, la relación comunitaria, etcétera, y promoverán conductas muy distintas entre los individuos. 

El cambio climático es un desafío global inminente que pone en riesgo la viabilidad del ser humano como especie. Si queremos sobrevivir habrá que tomar medidas concretas y de carácter general. Si el camino para hacerlo es que las naciones más poderosas impongan criterios y a partir de su fuerza –y toda suerte de sanciones económicas, políticas y militares– busquen someter al resto exigiendo cambios desproporcionados, dará un resultado muy diferente que si cada nación adopta compromisos de cooperación y mejora según sus posibilidades y condiciones concretas. En este caso, las naciones más poderosas tendrían que adaptarse, adquirir compromisos mayores y cooperar más. Aún cuando librásemos el problema climático, el resultado serían dos mundos muy distintos. Es así que las creencias, de forma subrepticia, se manifiestan y moldean la realidad concreta.         

Los seres humanos, tanto en lo individual como en lo colectivo construimos, mediante el lenguaje, infinidad de relatos, historias, narraciones que plasman nuestra manera de entender el mundo y la existencia. 

De ningún modo se trata de algo inédito o novedoso. Pensemos como ejemplo en la obra de tres autores, entre la infinidad que podrían ser citados, cuyas creencias convertidas en relato acabaron por cambiarle la faz al mundo, cada uno a su modo: Karl Marx, Sigmund Freud y Aristóteles.   

Esas narraciones no llegan de la nada, sino que emergen de una combinación de los contextos en que estamos inmersos y la interpretación particular –a partir de nuestras vivencias, conocimientos, referencias, etc.– que hacemos de ese mundo al que pertenecemos y que nos moldea. 

En esa interacción con la existencia, con nuestra gente querida, con las experiencias que tenemos día con día, con aquello que leemos, vemos en la televisión, el cine, los diarios… nos “enseña” en qué creer, que dar por verdadero, que suponer incuestionable. 

Las creencias nos habilitan o deshabilitan para hacer o no ciertas cosas. Por eso, para que, por ejemplo, pueda haber un sistema de cooperación entre naciones, primero necesitamos creer, mediante un relato que lo confirme, que es posible, porque de lo contrario no lo será. Y para que esto suceda es indispensable construir conscientemente narrativas que lo retraten, que lo imaginen posible, que especulen sobre lo que resultaría de una realidad así. 

No necesitamos creer que el sol habrá de salir cada mañana, porque éste es un hecho probado científica y empíricamente, pero sí necesitamos creer que ciertas habilidades están en nuestra “caja de herramientas” individual y colectivamente para que podamos echar mano de ellas cuando el desarrollo humano lo requiera.

Desarrollar creencias a la medida de nuestras necesidades y posibilidades no es un acto de magia, sino una acción consciente y racional que nos pondría en camino en un cierto objetivo deseable. Si dentro de un programa computacional no están consideradas ciertas acciones, la computadora no podrá ejecutarlas. El programa (software) es la “narrativa” del hardware y lo posibilita para llevar a cabo acciones muy concretas. Con los humanos sucede lo mismo, si dentro de nuestro programa existencial está grabado a fuego que “la gente no es digna de confianza”, cuando llevemos a cabo acciones, cuando iniciemos interacciones con los demás, la confianza en el otro no será una herramienta que podamos usar. 

Para cambiar al mundo se necesitan relatos “creíbles” que den marco a lo que deseamos que suceda. Sin las narrativas conscientes esto no será posible. Muchas de las cosas que resultaban inimaginables o imposibles, como, por ejemplo, detener la economía, la Era covid nos ha demostrado que no lo eran tanto. Como ésta hay muchas más cosas –reducir la emisión de gases contaminantes o la violencia por cuestiones de género– que sí son posibles si nos lo proponemos de manera consciente y tomamos acciones en esa dirección. Pero sin pensarlo y sin creerlo, será prácticamente imposible que suceda. 

Muchas de las narrativas deseables son rechazadas de antemano por considerarlas ingenuas. Pero es posible hacer un bypass al prejuicio de la “ingenuidad”, asumiéndola como una condición habilitante, como un acto de protesta contra la autolimitación, como una manera de abrirse a lo posible, aun cuando en principio parezca absurdo e inalcanzable. En vez de interpretar esa “ingenuidad” como candidez, inocencia o tontería, la propuesta es entenderla deliberadamente como una demoledora de muros, como una disipadora de brumas que nos impiden ver más allá y abren ante nosotros panoramas extensos y nuevos.

En su libro Ingenuidad aprendida1, el filósofo español Javier Gomá Lanzón rescata ésta, la ingenuidad, como una actitud susceptible de ser asumida de forma consciente y que lejos de convertirse en contratiempo, resulta en una herramienta invaluable para forzar las fronteras de lo que nuestros prejuicios consideran imposible. 

Mi propósito consiste en aventurar la invitación a que creemos –y creamos– no las narrativas posibles, sino, más allá de su practicidad o realismo, las narrativas necesarias para configurar el mundo donde queremos vivir. Se trata de diseñar nuevas utopías que respondan a la pregunta: ¿cómo tiene que ser el mundo y la interacción entre humanos para que nos guste la idea de vivir ahí?, ¿cómo tiene que ser una civilización humana para que quepamos todos en aceptable armonía? 

Esas son las narrativas que tenemos que construir, aquellas que nos pongan en camino del sitio al que queremos llegar, pero teniendo como premisa central la autoexigencia de que se trate de un mundo donde quepamos todos, tanto los que comparten nuestras convicciones como los que no.  

Puesto que no podemos saberlo todo con certeza, requerimos nuestras convicciones como motor existencial para pasar a la acción. Mediante las creencias decodificamos el mundo; lo hacemos para sobrevivir, interpretamos lo que nos rodea, cada cosa que nos sucede, cada decisión que tomamos, cada persona con la que generamos una interacción y cada trabajo que aceptamos o rechazamos. Por conducto de cada uno de nuestros actos, conductas e intenciones se manifiestan nuestras configuraciones subjetivas en el mundo material. 

La misión entonces consiste en creer de forma sistemática, lúcida, abierta, vacía de prejuicios, consciente, intencional e ingenua y traducir esa manera de entender la existencia compartida en relatos que articulen una convivencia constructiva, global, cooperativa y enriquecedora, aun cuando cada narrativa sea construida desde su propio espacio cultural, desde su propia visión, desde su propio lenguaje e identidad particular. 

El reto es mayúsculo, pero el tiempo apremia… seamos ingenuos y hagámoslo posible.  

 

Web: www.juancarlosaldir.com

Instagram:  jcaldir

Twitter:   @jcaldir   

Facebook: Juan Carlos Aldir

1 Gomá Lanzón, Javier, Ingenuidad aprendida, Primera Edición, España, Galaxia Gutenberg, 2011, Págs. 174

 

Comentarios
object(WP_Query)#17648 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(70827) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "09-11-2021" ["before"]=> string(10) "07-12-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(70827) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "09-11-2021" ["before"]=> string(10) "07-12-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17647 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17654 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17657 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "09-11-2021" ["before"]=> string(10) "07-12-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-11-09 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-12-07 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (70827) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17644 (24) { ["ID"]=> int(72408) ["post_author"]=> string(2) "42" ["post_date"]=> string(19) "2021-11-10 10:50:01" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-11-10 15:50:01" ["post_content"]=> string(5588) "De todos es conocido el caso del cese más torpe (por sus causas) de un funcionario en México de primer nivel del que yo tenga memoria. Y es que  la moderación en los gastos es quizás la columna vertebral del primer gobierno emanado por el amplísimo movimiento social, cuyo brazo político es el partido en el poder: MORENA.  El mensaje que se trata de enviar todos los días desde la palestra presidencial es el de la AUSTERIDAD REPUBLICANA. El presidente mandó las señales de austeridad desde que decidió habitar en un pequeño departamento dentro de Palacio Nacional (edificio concebido, desde hace siglos, cómo sede del poder ejecutivo federal). En cambio, decidió abandonar la insultante residencia palaciega de Los Pinos, hoy convertida en centro cultural y social abierto al público, y a la vez una suerte de Museo de la corrupción y la ignominia. También cabe destacar que el presidente mandó a vender el avión presidencial para hacer uso de vuelos comerciales en sus giras de trabajo: otra señal de austeridad.  No obstante lo anterior, a la luz de los acontecimientos recientes, muchos de quienes lo rodean –valga la redundancia– sólo le DAN EL AVIÓN al Presidente en ese tema. Y es que, simplemente y como un ejemplo, si yo entrara a un trabajo nuevo donde las políticas y lineamientos de esa empresa es un  NO A LOS LUJOS, carajo, me abstengo de los malditos lujos. Y si tengo una propensión natural (legítima, si mi dinero es ganado de forma legal y honesta) a ellos, simple y sencillamente presento mi decente y digna renuncia, y me voy de ahí, pero si mi intención es conservar mi empleo, lo vuelvo a decir: al carajo los lujos, mientras preste mis servicios en dicha hipotética organización. Pero en México hay un problema, quizá hasta genético, que son los complejos de superioridad/inferioridad en una mayoría nada despreciable: el "quién es más, quién es menos". A menudo estos complejos se traducen en actos absurdos como el que nos atañe: bodas dignas de miembros de antiguas monarquías absolutistas (pero de las que se representan en operetas y zarzuelas). Santiago Nieto cayó en eso, aun con el antecedente de César Yáñez, quien fuera operador de todas las confianzas de Andrés Manuel y que por una boda absurdamente principesca, perdió su lugar en el gabinete presidencial; incluso, se dice, su añeja amistad. No nos vayamos tan atrás: la aparición de Emilio Lozoya en un lujoso restaurante de la Ciudad de México, muy posiblemente influyó en su posterior encarcelamiento. Resulta paradójico y hasta digno del surrealismo mexicano (del que hablaron en su momento Bretón y Dalí) que a la boda del titular de la Unidad de Inteligencia Financiera fueran invitados personajes impresentables que de ninguna manera, ni ellos ni sus empresas, pasarían con éxito una exhaustiva revisión por parte de dicha institución.  Ahora, vamos con otro "detalle". Si se hace una boda con 300 o más invitados y se piensa que todos son AMIGOS, me resulta una ingenuidad digna por sí sola de un despido fulminante; asimismo, solicitar a los convidados no compartir fotos ni detalles del convite me parece algo infantil. Todos vimos fotos del hotel, de los elementos fuertemente armados que custodiaban las inmediaciones; vimos detalles del decorado de los salones, nombres de los asistentes e invitados, supimos de regalos y ¡hasta el menú fue público!     Sé muy bien que si el dinero se gana honradamente, se puede gastar en lo que se dé la gana. Nadie ha insinuado siquiera que Santiago Nieto y su esposa (algo poco incongruente, una panista) usaran dinero ilegítimo en su boda, pero se insiste en que –y es algo de una lógica elemental– si algo enfurece al Presidente Andrés Manuel es que sus subalternos envíen mensajes en sentido contrario al deseado por él: la Austeridad Republicana. Este mensaje ha sido el eje de toda su carrera en la política. ¿Cómo justificar a la cesada secretaria de Turismo en CDMX viajando en vuelo privado, cuando el presidente de la República lo hace por horas en los incómodos asientos de las líneas comerciales? Y una cosa más: faltaría enterarnos cuántos invitados más miembros de la 4T llegaron al vecino Guatemala por vuelo privado.  En fin, se fue cesado uno de los elementos claves del actual gobierno. Debe ser algo muy frustrante para el presidente ver cómo su gente de confianza maneja su discurso solo para tomarle el pelo, cuando en los hechos obran de manera totalmente opuesta. En lo personal, aplaudo la salida de Santiago Nieto de la Unidad de Inteligencia Financiera. Para algunos podrá lucir cómo una medida draconiana, NO lo es, máxime si tomamos en cuenta que el país viene de 18 años de decadencia y excesos en el servicio público. Los excesos de todo tipo cometidos en el periodo 2000-2018 no tienen parangón en la Historia de México y ya va siendo hora de poner un freno. La mala noticia es que el sexenio de AMLO termina en tres añitos. Francamente no veo un sucesor dispuesto a seguir sus pautas en lo que a austeridad se refiere. Ojalá me equivoque porque el clasismo del mexicano, acompañado de su sombra, que son los complejos, no son una “gripe” que se cure solo con el ejemplo de un presidente durante seis años.  " ["post_title"]=> string(59) "Boda UIF: ¿hasta dónde llegan los complejos del mexicano?" ["post_excerpt"]=> string(168) "Santiago Nieto, extitular de la UIF, era una de las figuras claves en la lucha contra la corrupción. ¿Qué mensaje manda el presidente López Obrador con su salida? " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(54) "boda-uif-hasta-donde-llegan-los-complejos-del-mexicano" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-11-10 10:50:01" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-11-10 15:50:01" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=72408" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17605 (24) { ["ID"]=> int(72478) ["post_author"]=> string(2) "38" ["post_date"]=> string(19) "2021-11-11 13:43:24" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-11-11 18:43:24" ["post_content"]=> string(8588) "Sin lugar a dudas cada acción y decisión de López nos sigue mostrando y demostrando que él es el único que manda en este país, reafirmando aquello que siempre se ha comentado: “En el árbol de la política, ni una hoja se mueve sin el beneplácito del Presidente en turno”. Y qué mejor manera de demostrarlo que la destitución del titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), Santiago Nieto, al caer de la gracia de López aprovechando el escándalo de su boda en Guatemala.  Pero llama más la atención a quién designó para ese cargo: ni más ni menos que a Pablo Gómez. Quizás ya olvidó López lo acontecido en 1999 sobre la denuncia en relación a su legitimidad para ser candidato a jefe de Gobierno. Ya con el perdón, ahora Gómez tiene que someterse, obviamente, a las órdenes de quien es el patrón en la 4T. LA DENUNCIA CONTRA AMLO EN 1999 Es importante conocer lo acontecido en noviembre de 1999, que está asentado en el texto “La Construcción de Legitimidad en Torno a la Candidatura de Andrés Manuel López Obrador a Jefe de Gobierno del Distrito Federal” de Andrés Téllez Parra, que encontré en la Biblioteca Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM. En las páginas 332-334 habla sobre la denuncia: La Candidatura de Andrés Manuel López Obrador a la jefatura del DF no está desentendida de los problemas propios del partido, y de los partidos políticos mexicanos en general, ya que desde que el tabasqueño fue postulado para jefe de gobierno, miembros de su partido político impugnaron su candidatura, argumentando que no cumplía con los cinco años de residencia mínima que la ley estipula para poder aspirar a algún cargo público. Tal es el caso de Pablo Gómez y Demetrio Sodi, quienes presentaron su queja ante la Comisión Nacional de Garantías y Vigilancia (CNGV) del PRD, dejando un antecedente que más adelante sería usado por los miembros de otros dos partidos para impugnar su candidatura.  “El recurso de apelación fue rechazado por dicha Comisión. Sin embargo, sembraba la duda entre el electorado general y de manera más importante, dentro de miembros del propio partido, ya que la candidatura correría el riesgo de ser impugnada más adelante por los otros partidos, lo cual pondría en entredicho la candidatura perredista al Gobierno del Distrito Federal, en caso de que ganara la elección interna López Obrador. “Cabe resaltar la insistencia que tuvo principalmente el diputado Pablo Gómez y de manera secundaria Demetrio Sodi, sobre el incumplimiento de los requisitos de residencia que establece la Constitución en el caso de AMLO. Entrevistado después de una comida y una vez rechazado su recurso de apelación ante la Comisión Nacional de Garantías y Vigilancia, Pablo Gómez dijo “hay muere en lo que hace a la situación interna del partido, peri si él –López Obrador- gana la candidatura de gobierno capitalino se vuelve una catástrofe, porque no se puede demostrar lo indemostrable.  “Podemos interpretar la anterior declaración de dos maneras: en realidad el tabasqueño no cumplía con los cinco años de residencia y entonces la preocupación de los otros precandidatos es legítima, o, su preocupación es más bien política, es decir, al ser López Obrador una figura pública de renombre nacional tendría más oportunidades de ganar la elección interna , perjudicando de manera directa tanto a Gómez como a Sodi, ya que ellos eran quienes tenían más posibilidades de ganar la interna de no haber participado AMLO.  “Durante el debate entre los cinco precandidatos perredistas al GDF realizado en el mes de noviembre de 1999, tanto Sodi como Gómez insistieron sobre la cuestión de la residencia del tabasqueño, afirmando que AMLO no estaba en los registros del partido en el DF. “Finalmente, el día de la selección interna del candidato del PRD, las preferencias electorales favorecían de manera importante a López Obrador al colocarlo muy por encima de sus otros cuatro contrincantes: Demetrio Sodi, Pablo Gómez, Marco Rascón e Ifigenia Martínez.  “Entrevistado después de haber votado, Pablo Gómez insistió sobre la ilegalidad de la candidatura del tabasqueño; sin embargo, dijo que no acudiría al Tribunal Electoral del IFE, ya que de hacerlo su registro sería “rebotado”. Por su parte tanto Marco Rascón como Demetrio Sodi insistieron sobre los mismos argumentos de Gómez en lo referente a la residencia del tabasqueño, Ifigenia Martínez no abundó sobre el tema”. Estimados lectores, ante esa denuncia sobre la ilegalidad de López en 1999 para ser candidato, bastaría que se hubiesen basado en la dirección que tenía su credencial de elector, la cual obviamente era de Tabasco porque allá residía López. De igual manera cabe recordar que para avalar si tenía o no cinco años de residencia en la Ciudad de México, el entonces Delegado en Coyoacán, Arnoldo Martínez Verdugo, que había sido designado por Cuauhtémoc Cárdenas en su calidad de jefe de Gobierno, le extendió a López una constancia de que llevaba viviendo cinco años en la Ciudad de México. Sin embargo, siempre hay un, pero y los cargos desempeñados por López cinco años atrás habían sido en Tabasco. Por ello surge la gran duda. Si hubiese procedido la denuncia de Pablo Gómez y Demetrio Sodi, López no hubiere sido candidato a jefe de Gobierno de la Ciudad de México y tal vez, no habría llegado a ser tres veces candidato a la Presidencia de la República. ¿POR QUÉ entonces hoy, a 22 años López designa a Pablo Gómez al frente de la Unidad de Inteligencia Financiera? ¿Se le olvidó ese hecho a López? ¿Ya lo perdonó? ¿O esa acción la usará para que sea totalmente incondicional a las órdenes que le dé? PABLO GÓMEZ SIN EXPERIENCIA PARA EL CARGO Gómez carece de experiencia para este importante cargo. Nunca ha sido funcionario, pues solamente ha vivido de ser legislador múltiples veces, explotando haber sido de los líderes del movimiento estudiantil del 68, Pablo Gómez con una gran tranquilidad, afirmó que es “una persona que ha luchado toda su vida contra la corrupción”. Pero también reconoció que “NO CONOCE con detalle el funcionamiento de la UIF; que no confía absolutamente en nada y que iba a tratar de hacer lo mejor que pueda”. Tampoco podemos olvidar, como lo señala Darío Celis en su columna en El Financiero, el 10 de noviembre del 2021, que sus acciones y su perfil lo catalogan como una persona radical con una gran animadversión hacia el sector empresarial, sin ninguna experiencia en el servicio público y mucho menos capacidad demostrada en el ámbito hacendario y que forma parte de la fracción más radical del movimiento lopezobradorista. Desde el lunes muchos hombres de negocios mostraron las primeras señales de preocupación por lo que puede considerarse como una potencial embestida ideológica con una poderosa arma como es la UIF. Grave muy grave y preocupante es el panorama que se avecina con este cambio en la UIF, esperando que la UIF no sea utilizada como la espada de Damocles, para quienes no estén de acuerdo con López y la 4T, aplicando aquello de “Estás conmigo o contra mí”. Y ya como colofón, en grave problemón está Santiago Nieto. Ahora se encuentra desempleado, por segunda ocasión así sin “agua va” como en 2017 de la Fepade y ahora en el 2021, de la UIF. ¿Cómo le hará para pagar el crédito con que compró su nueva casa, que según lo informado entre él y su esposa consiguieron 24 millones de pesos? Tiempo al tiempo.   " ["post_title"]=> string(55) "De Frente Y Claro | LA LLEGADA DE PABLO GÓMEZ A LA UIF" ["post_excerpt"]=> string(187) "Resulta preocupante el panorama que se avecina con este cambio en la UIF. Ojalá no se acabe convirtiendo uen una espada de Damocles, para quienes no estén de acuerdo con López y la 4T," ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(52) "de-frente-y-claro-la-llegada-de-pablo-gomez-a-la-uif" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-11-11 13:44:14" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-11-11 18:44:14" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=72478" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17644 (24) { ["ID"]=> int(72408) ["post_author"]=> string(2) "42" ["post_date"]=> string(19) "2021-11-10 10:50:01" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-11-10 15:50:01" ["post_content"]=> string(5588) "De todos es conocido el caso del cese más torpe (por sus causas) de un funcionario en México de primer nivel del que yo tenga memoria. Y es que  la moderación en los gastos es quizás la columna vertebral del primer gobierno emanado por el amplísimo movimiento social, cuyo brazo político es el partido en el poder: MORENA.  El mensaje que se trata de enviar todos los días desde la palestra presidencial es el de la AUSTERIDAD REPUBLICANA. El presidente mandó las señales de austeridad desde que decidió habitar en un pequeño departamento dentro de Palacio Nacional (edificio concebido, desde hace siglos, cómo sede del poder ejecutivo federal). En cambio, decidió abandonar la insultante residencia palaciega de Los Pinos, hoy convertida en centro cultural y social abierto al público, y a la vez una suerte de Museo de la corrupción y la ignominia. También cabe destacar que el presidente mandó a vender el avión presidencial para hacer uso de vuelos comerciales en sus giras de trabajo: otra señal de austeridad.  No obstante lo anterior, a la luz de los acontecimientos recientes, muchos de quienes lo rodean –valga la redundancia– sólo le DAN EL AVIÓN al Presidente en ese tema. Y es que, simplemente y como un ejemplo, si yo entrara a un trabajo nuevo donde las políticas y lineamientos de esa empresa es un  NO A LOS LUJOS, carajo, me abstengo de los malditos lujos. Y si tengo una propensión natural (legítima, si mi dinero es ganado de forma legal y honesta) a ellos, simple y sencillamente presento mi decente y digna renuncia, y me voy de ahí, pero si mi intención es conservar mi empleo, lo vuelvo a decir: al carajo los lujos, mientras preste mis servicios en dicha hipotética organización. Pero en México hay un problema, quizá hasta genético, que son los complejos de superioridad/inferioridad en una mayoría nada despreciable: el "quién es más, quién es menos". A menudo estos complejos se traducen en actos absurdos como el que nos atañe: bodas dignas de miembros de antiguas monarquías absolutistas (pero de las que se representan en operetas y zarzuelas). Santiago Nieto cayó en eso, aun con el antecedente de César Yáñez, quien fuera operador de todas las confianzas de Andrés Manuel y que por una boda absurdamente principesca, perdió su lugar en el gabinete presidencial; incluso, se dice, su añeja amistad. No nos vayamos tan atrás: la aparición de Emilio Lozoya en un lujoso restaurante de la Ciudad de México, muy posiblemente influyó en su posterior encarcelamiento. Resulta paradójico y hasta digno del surrealismo mexicano (del que hablaron en su momento Bretón y Dalí) que a la boda del titular de la Unidad de Inteligencia Financiera fueran invitados personajes impresentables que de ninguna manera, ni ellos ni sus empresas, pasarían con éxito una exhaustiva revisión por parte de dicha institución.  Ahora, vamos con otro "detalle". Si se hace una boda con 300 o más invitados y se piensa que todos son AMIGOS, me resulta una ingenuidad digna por sí sola de un despido fulminante; asimismo, solicitar a los convidados no compartir fotos ni detalles del convite me parece algo infantil. Todos vimos fotos del hotel, de los elementos fuertemente armados que custodiaban las inmediaciones; vimos detalles del decorado de los salones, nombres de los asistentes e invitados, supimos de regalos y ¡hasta el menú fue público!     Sé muy bien que si el dinero se gana honradamente, se puede gastar en lo que se dé la gana. Nadie ha insinuado siquiera que Santiago Nieto y su esposa (algo poco incongruente, una panista) usaran dinero ilegítimo en su boda, pero se insiste en que –y es algo de una lógica elemental– si algo enfurece al Presidente Andrés Manuel es que sus subalternos envíen mensajes en sentido contrario al deseado por él: la Austeridad Republicana. Este mensaje ha sido el eje de toda su carrera en la política. ¿Cómo justificar a la cesada secretaria de Turismo en CDMX viajando en vuelo privado, cuando el presidente de la República lo hace por horas en los incómodos asientos de las líneas comerciales? Y una cosa más: faltaría enterarnos cuántos invitados más miembros de la 4T llegaron al vecino Guatemala por vuelo privado.  En fin, se fue cesado uno de los elementos claves del actual gobierno. Debe ser algo muy frustrante para el presidente ver cómo su gente de confianza maneja su discurso solo para tomarle el pelo, cuando en los hechos obran de manera totalmente opuesta. En lo personal, aplaudo la salida de Santiago Nieto de la Unidad de Inteligencia Financiera. Para algunos podrá lucir cómo una medida draconiana, NO lo es, máxime si tomamos en cuenta que el país viene de 18 años de decadencia y excesos en el servicio público. Los excesos de todo tipo cometidos en el periodo 2000-2018 no tienen parangón en la Historia de México y ya va siendo hora de poner un freno. La mala noticia es que el sexenio de AMLO termina en tres añitos. Francamente no veo un sucesor dispuesto a seguir sus pautas en lo que a austeridad se refiere. Ojalá me equivoque porque el clasismo del mexicano, acompañado de su sombra, que son los complejos, no son una “gripe” que se cure solo con el ejemplo de un presidente durante seis años.  " ["post_title"]=> string(59) "Boda UIF: ¿hasta dónde llegan los complejos del mexicano?" ["post_excerpt"]=> string(168) "Santiago Nieto, extitular de la UIF, era una de las figuras claves en la lucha contra la corrupción. ¿Qué mensaje manda el presidente López Obrador con su salida? " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(54) "boda-uif-hasta-donde-llegan-los-complejos-del-mexicano" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-11-10 10:50:01" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-11-10 15:50:01" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=72408" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(43) ["max_num_pages"]=> float(22) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "6793c29c1e27d04184554fa8620166c7" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
Boda UIF: ¿hasta dónde llegan los complejos del mexicano?

Boda UIF: ¿hasta dónde llegan los complejos del mexicano?

Santiago Nieto, extitular de la UIF, era una de las figuras claves en la lucha contra la corrupción. ¿Qué mensaje manda el...

noviembre 10, 2021

De Frente Y Claro | LA LLEGADA DE PABLO GÓMEZ A LA UIF

Resulta preocupante el panorama que se avecina con este cambio en la UIF. Ojalá no se acabe convirtiendo uen una espada de...

noviembre 11, 2021




Más de categoría
¿El triunvirato?

¿El triunvirato?

Si hay algo que le molesta al presidente de la República son los juicios de amparo y las suspensiones...

diciembre 6, 2021
AMLO quiere eliminar al INAI, pero no es necesario: la SCJN le puede hacer el trabajo de ocultar cualquier información incómoda

AMLO quiere eliminar al INAI, pero no es necesario: la SCJN le puede hacer el trabajo de ocultar cualquier información incómoda

El gobierno federal ha encontrado en la “seguridad nacional” el pretexto ideal para ocultar información de interés público. Con...

diciembre 6, 2021

Alimentación y libertad en menores de edad

¿Cuál es el límite para restringir o limitar el acceso a ciertos bienes reales o aparentes debido a los...

diciembre 3, 2021
Gobernar por decreto

Gobernar por decreto

EL DECRETAZO del pasado 22 de noviembre le abre la puerta a AMLO para quedarse hasta que quiera; solamente...

diciembre 3, 2021