El gran reto de evitar una generación perdida

En pocos campos la crisis sanitaria produce más devastación que en el educativo; no debemos olvidar que la materia prima más importante de una nación es su gente. Atender las necesidades de este ámbito tendría que considerarse...

9 de octubre, 2020

En pocos campos la crisis sanitaria produce más devastación que en el educativo; no debemos olvidar que la materia prima más importante de una nación es su gente. Atender las necesidades de este ámbito tendría que considerarse prioridad nacional. 

Imagino la educación como el mecanismo más eficaz para tender puentes entre los individuos, para amplificar la empatía, evitar el aislamiento y desarrollar las competencias para insertarnos en un mundo que simultáneamente es local y global. 

Sin embargo, la Era Covid, con las medidas sanitarias que nos impone y la desaceleración económica en progreso, no sólo produce nuevos riesgos, sino que desnuda y maximiza los rezagos previos. Y hay pocos campos donde esto es más evidente que en la educación. 

En el caso de México, además de los desafíos propios de la Era Covid en sí, se suma la profunda desigualdad entre las condiciones de vida –vivienda, alimentación, transporte, etc.– de los estudiantes de cada región, el desequilibrio en instalaciones –el acceso a tecnología, internet y materiales didácticos– en los diversos planteles escolares públicos, y la asimetría en los niveles educativos de los estudiantes en sí a lo largo y ancho del país.

Por si fuera poco, también los planteles privados tienen retos y desafíos complejos de resolver. En muchos de ellos, aun cuando el uso de plataformas tecnológicas es materialmente posible, los grupos suelen ser demasiado grandes y los docentes están poco habituados a este tipo de interacción a distancia, con lo cual terminan por acortar programas y contenidos con el afán de mantener la atención básica del alumno.  

A esta problemática se suma que en muchas de las instituciones privadas comienza a haber deserción de alumnos ante la imposibilidad de los padres de continuar pagando colegiaturas tras perder ingresos. Y otros planteles quiebran al no poder continuar soportando los gastos y las plantillas docentes.      

En naciones como México hablar de rezago en materia educativa no es un tema que sorprenda a nadie. Desde las disparidades entre cierta élite de escuelas privadas y la generalidad de las públicas, hasta las carencias en instalaciones, capacitación docente, programas y materiales didácticos en muy buena parte de los planteles rurales, son circunstancias que hemos normalizado desde siempre.  

Sin embargo, ahora que hemos entrado en la crisis monumental que significa la Era Covid en todos los ámbitos, estas diferencias y desequilibrios en la educación se han profundizado hasta niveles aterradores. 

No podemos olvidar que la materia prima más importante de una nación es su gente. No importa cuántos tesoros potencialmente se posean en recursos naturales o minerales, si sus habitantes no están a la altura de los desafíos que implica insertarse en la comunidad global sin perder los valores esenciales de la nación misma, no habrá modo de sacarles provecho y fomentar el bienestar general. Y el motor central de este proceso no es otro que una educación que posibilite la fortaleza solidaria del tejido social e impulse el desarrollo sustentable, equitativo y empático de todas las regiones.  

La Era Covid, como consecuencia de las medidas sanitarias que se debieron implementar, ha colocado en una situación muy delicada a todos los sistemas educativos. Mientras algunas naciones han optado por programas presenciales o semipresenciales, las autoridades educativas mexicanas han optado por arrancar el ciclo escolar a distancia. Es probable que, ante el contexto sanitario específico del país, ésta haya sido la medida correcta; pero eso no evita que lo que salvaguarda la salud física de niños, docentes y familiares, perjudique la impartición de los programas educativos, y, en caso de que la pausa se sostenga por demasiado tiempo, se producirá una afectación mayor en toda una generación de estudiantes de todos los niveles, desde preescolar hasta doctorado, con las implicaciones de mediano y largo plazo que esto tendría. 

En el artículo: Prevé OCDE que cierre escolar afecte por décadas, firmado por Reuters, se asegura que “la disrupción en el aprendizaje derivada de la pandemia de Covid-19 causará una pérdida de destrezas que podría resultar en una caída de 1.5 por ciento en la producción económica global para el resto del siglo, según un reporte que publicó la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos” (OCDE). Y esta cifra se elevará aun más si la alteración del ciclo escolar se extiende al siguiente año, situación, por cierto, altamente probable. 

Esto tendrá un efecto aún más devastador en los enormes grupos de estudiantes de zonas rurales y marginadas, ya de por sí muy vulnerables. Es lamentable y triste que la educación, lejos de ser un mecanismo de igualación social, nos separe; que mientras un segmento de la población recibe los instrumentos para desarrollarse, a la inmensa mayoría se le condene al aislamiento y la falta de oportunidades. 

No habrá democracia real posible en tanto esta separación no se estreche de verdad, lo que implicaría que apliquen las mismas reglas y oportunidades para todos. Un buen amigo utilizó un ejemplo que me parece muy gráfico de lo que debe hacerse con la desigualdad: supongamos que un grupo de personas quiere observar lo que hay detrás de un muro. Los más altos quizá ya puedan hacerlo sin ayuda, pero los demás necesitarán un banco al cual subirse, cuyo tamaño dependerá de su estatura. Quienes sean más bajitos, necesitan un banco (una ayuda) mayor que los más altos. Lo mismo sucede con la desigualdad: quienes están en una situación más desfavorable, requieren un mayor apoyo. 

Este es uno de los retos más significativos a los que la Era Covid nos está enfrentando. Quizá en primera instancia no haya más que enfrentar la crisis con las herramientas que se tienen, pero no podemos dejar que esta situación caiga en el olvido. Al dejar atrás a una parte de la población, nos hacemos daño: las naciones, como los ejércitos, avanzan a la velocidad de los más rezagados. Si nos olvidamos de los más vulnerables, además de cometer una injusticia, nos saboteamos a nostros mismos.  

En la antigüedad las tribus se trasmitían de manera directa los conocimientos. Esto permitía a las nuevas generaciones mantener la vida y la cohesión de la propia aldea. Conforme los grupos humanos crecieron y se complejizaron, la educación se convirtió en el mecanismo que hemos diseñado para trasladar a las generaciones posteriores la información acerca de quiénes somos y del universo que hemos ido descubriendo. Privar de este conocimiento a segmentos enteros de la población tendría que considerarse como una cruel manera de discriminarlos.  

La educación, desde el punto de vista cultural, es el equivalente al ADN en lo biológico. Privar a un individuo de su cultura, de los conocimientos que sus pares han desarrollado a lo largo de los siglos –y que nos definen como humanos– es equivalente a privar a un no-nato de ciertos genes, condicionarlo, limitarlo, condenarlo a ciertas mutaciones, restringirle determinadas facultades. 

Ignorar los aspectos culturales de las distintas regiones del país es quizá tan erróneo como dejarlas a su suerte. Quizá no se trate de implementar una educación homogénea; dentro de una nación hay comprensiones del mundo distintas que merece la pena preservar y estimular para que continuen su desarrollo. Sin embargo, sin un piso común en los aspectos centrales de la educación, resultará difícil construir una sociedad más justa, equitativa y solidaria. 

En estas primeras semanas del nuevo curso escolar, en los planteles públicos abundan el desconcierto y la confusión. Se ha implementado un modelo de educación a distancia a partir de herramientas audiovisuales, algunas propias y algunas adaptadas de otros países. La buena voluntad de maestros, alumnos, padres de familia e incluso de la autoridad federal no está en duda; sin embargo, es insuficiente para encarar el reto que los tiempos pandémicos ponen ante nostros. 

Si la educación presencial ya tenía fuertes carencias en términos de instalaciones, programas, capacitación docente, herramientas tecnológicas y materiales didácticos, nadie puede sorprenderse de que, ante la urgencia de improvisar soluciones telemáticas, los resultados sean tan precarios. 

Ante las circunstancias actuales, el papel de los docentes es fundamental para mantener la cohesión de los grupos y la atención de los alumnos, pero claramente las condiciones no son ni remotamente las óptimas para que las cosas vayan bien. 

Pero entender por qué las cosas son como son no resuelve el problema. Lo cierto es que estamos en el umbral de que toda una generación de estudiantes, de todos los niveles educativos, se deslicen hacia un restraso general muy serio, que produzca brechas de desarrollo humano que lastren –o cuando menos relenticen de forma importante– el progreso general de la nación. Como ya decíamos, no hay materia prima más importante para un Estado que su gente y el resultado que arroje la Era Covid en este ámbito puede marcar el rumbo de varias generaciones. Por eso, lo definitivamente criminal sería permitir de forma indolente que esto ocurra. Más allá de los programas de inversión que se apliquen en los diversos sectores de la economía, sostener en la medida de lo posible el entramado educativo tendría que considerarse un asunto de la más alta prioridad nacional. 

Web: www.juancarlosaldir.com

Instagram:  jcaldir

Twitter:   @jcaldir   

Facebook: Juan Carlos Aldir

Comentarios


object(WP_Query)#18125 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(30403) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "14-07-2022" ["before"]=> string(10) "11-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(30403) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "14-07-2022" ["before"]=> string(10) "11-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18052 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18018 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18016 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "14-07-2022" ["before"]=> string(10) "11-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-07-14 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-08-11 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (30403) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18027 (24) { ["ID"]=> int(81018) ["post_author"]=> string(2) "59" ["post_date"]=> string(19) "2022-07-15 09:57:19" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-07-15 14:57:19" ["post_content"]=> string(8855) "Estamos tan polarizados que resulta muy difícil entender los acontecimientos con claridad. Para los simpatizantes del presidente mexicano, el encuentro con Biden fue el más grande éxito alcanzado por mandatario alguno en la historia de nuestro país; bueno, ni siquiera Benito Juárez lo hubiera hecho tan bien. Y, claro, para los que no toleran a López Obrador, ni siquiera López de Santa Anna ni Peña Nieto fueron tan estúpidos y ridículos. ¿Cuál es la verdad? Como suele suceder tratándose de dos hipérboles absurdas, la verdad suele estar en algún lugar cercano al centro. Hemos llegado al punto donde es imposible siquiera hablar. Si yo subrayase, ya sea los puntos destacables o los puntos débiles de esta visita, de inmediato recibiría los insultos tanto de los partidarios como de los detractores de López Obrador. Y es que para los primeros es como un dios, y para los segundos como un demonio. Pero López Obrador no es más que un hombre, un funcionario que encabeza el poder ejecutivo, un servidor público importante, eso sí, porque es jefe de Estado y jefe del gobierno federal; pero no es ni el funcionario más importante ni es un servidor público que esté por encima de cualquier otro. Pensarlo así sería ignorar nuestro sistema constitucional. Pensar así es seguir creyendo en mesías y caudillos. La visita de López Obrador a Biden tiene aspectos favorables, pero también hay algunos que podríamos calificar de desfavorables. Veamos lo bueno, lo malo y lo feo de esta visita. Lo bueno El presidente Obrador es un político hábil y es muy raro que no saque alguna ventaja, incluso cuando yerra. No cabe duda –y hay varias mediciones que lo confirman–, López Obrador goza de alta aprobación y buena estima entre nuestros paisanos en Estados Unidos. En ese sentido, la visita fue un éxito, no solo como un discurso de apoyo irrestricto a los mexicanos de allá, sino también a los ojos de su base dura en México. Se proyectó como un “estadista” –sea lo que eso signifique–, y no solo sus fieles seguidores en México, sino sus simpatizantes en toda Iberoamérica, quedaron convencidos y aplaudiendo. Mientras que a Peña o a Calderón les gritaban “asesino, asesino” en giras internacionales, a López Obrador lo recibieron con un cariño  imposible de minimizar (algunos malintencionados dirán que esas muestras de afecto las organizó Morena). Se acepte o no, fundada o infundadamente, muchos migrantes ven en López Obrador a una especie de “campeón” que es capaz de ir a Washington a dar la cara por ellos, a un amigo que tiene el arrojo de fajarse e ir a sentarse a la oficina oval para exigir al presidente de los Estados Unidos visas de trabajo, mejores condiciones y apoyo para que los migrantes, no solo de México, sino también de América Central, no tengan que abandonar sus lugares de origen. Sin embargo hay que observar la contradicción, por chocante que pueda parecer, y aún a riesgo de que muchos lopezobradoristas se molesten conmigo: seguidores y migrantes podrán pensar que López Obrador es su salvador, pero no hay que pasar por alto la política del gobierno mexicano y el uso de miles de efectivos de la guardia nacional para controlar la migración e impedir que los migrantes crucen a los Estados Unidos. Esta política se implementó desde que Trump la ordenó –perdón que lo diga así, pero así fue–, y desafortunadamente no ha cesado. Si existe un “muro”, el muro se construyó desde México. Lo malo Aunque el presidente López Obrador ya dijo en la conferencia de la mañana que Estados Unidos aceptó sus propuestas, la verdad es que no se alcanzaron grandes acuerdos. “Hablamos de la necesidad de ampliar el número de visas de trabajo temporal para México –expresó AMLO en la mañanera– y para Centroamérica; esto se aceptó y se va a aumentar considerablemente el número de visas de trabajo para ingresar a Estados Unidos”. Sin embargo, el gobierno americano no ha hecho ningún pronunciamiento en ese sentido. Como la canción de La negra: “a todos diles que sí / pero no les digas cuándo / así me dijiste a mí / por eso vivo penando…”. Lo mismo hay que decir sobre la petición de regularizar a todos los mexicanos indocumentados. Es difícil que eso vaya a suceder. Si de lo que se trataba era de lograr mejores condiciones para los migrantes, tanto en su peregrinar a lo largo de nuestro territorio, como cuando están del otro lado, creo que los alcances son nulos, y en ese sentido, la visita no rindió ningún resultado. Lo feo Hay varios puntos que resultaron poco afortunados. Me voy a referir a tres: el asunto de Assange, la cuestión de la gasolina barata y la invitación a Biden de sumarse a la “Transformación” y combatir el conservadurismo. No sé por qué López Obrador no le restregó en la cara a Biden el tema de Julian Assange ni lo amenazó con buscar el desmantelamiento de la estatua de la libertad. Aquí en sus mañaneras previas al viaje dijo que lo haría, que lo exigiría, y que si no se lograba, pues entonces tendría que haber una campaña para tirar esa estatua.  Otro punto que rayó en lo grotesco fue el ofrecimiento de gasolina barata en la frontera, para los americanos, más si tenemos en consideración que la gasolina no sube de precio en México porque está subsidiada, no con dinero de morenistas abnegados, sino con el dinero de los mexicanos. Es como decir: amigos americanos, les ofrezco gasolina barata y subsidiada, al fin que los pinches contribuyentes de mi país la pagan. Ha dicho muchas veces Obrador que eso de “quedar bien con sombrero ajeno” es perverso. Lo decía a propósito de las asociaciones civiles, que gestionaban dinero público y realizaban todo tipo de acciones. El presidente López Obrador quiere quedar bien con los americanos a través del esfuerzo durísimo que están realizando los mexicanos para cumplir sus obligaciones fiscales a pesar de la crisis económica –no me refiero a las grandes empresas que gozaban de injustos privilegios fiscales, que ellas paguen, sino a los millones de mexicanos, pequeños y microempresarios que verdaderamente la sufren todos los días para llegar tablas a fin de mes–. Sobre la “gasolina para el bienestar… de los americanos” (estoy usando el sarcasmo), parece que Biden ni siquiera consideró la propuesta, pues salió corriendo a Arabia Saudita a tratar ese tema con mayor seriedad. Hay que reconocer que López Obrador no tuvo empacho en invitar a Biden a sumarse a la “transformación”. Biden es demócrata, que es el ala centro e izquierda del abanico de la política en Estados Unidos. Él mismo se considera progresista y sus adversarios son los conservadores, es decir, los republicanos. Y no obstante, el presidente mexicano le dijo que la salida a los problemas que aquejan a las dos naciones “no está en el conservadurismo, sino en la transformación”, como si Biden fuera un conservador (Trump es el conservador, no Biden). Pero parece que el presidente americano ya tenía la cabeza en Israel y en Arabia Saudita y no hizo caso a esas palabras. Y para terminar, es justo decir que, desde la perspectiva de los americanos, a Biden no le fue nada bien. Legisladores, tanto republicanos como demócratas, y diversos periodistas criticaron la suavidad, yo diría flema, con la que Biden se condujo. He visto algunas opiniones y algunos programas de televisión de allá, y los críticos de Biden le reprochan que no haya hablado enérgicamente del fentanilo que llega desde México –elaborado, por cierto, con precursores que llegan a nuestros puertos desde China y que por alguna razón ninguna autoridad, civil o militar, detecta–, y mata a cientos de miles de americanos cada año, ni de los cárteles de las drogas que se apropian cada vez más del territorio mexicano ante la política obradorista de no confrontación (hugs, not bullets–abrazos, no balazos), ni de temas económicos sensibles que preocupan a los inversionistas, como las reformas en materia de energía y electricidad que, para muchos, son violatorias del T-MEC. En mi opinión, le fue peor a Biden allá que a López Obrador acá. Échese un clavado por los medios americanos y verá. Lo que pasa es que Biden no se pone a llorar ni a decir que los que lo critican son traidores golpistas." ["post_title"]=> string(70) "Lo bueno, lo malo y lo feo de la visita de López Obrador a Washington" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(68) "lo-bueno-lo-malo-y-lo-feo-de-la-visita-de-lopez-obrador-a-washington" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-07-15 10:02:31" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-07-15 15:02:31" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=81018" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17930 (24) { ["ID"]=> int(81533) ["post_author"]=> string(2) "43" ["post_date"]=> string(19) "2022-07-28 12:26:34" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-07-28 17:26:34" ["post_content"]=> string(4406) "En la mañana del martes 26 de julio López Obrador reclamó el derecho a decirle “Hitleriano” al publicista y comentarista Carlos Alazraki, porque dijo que él lo había comparado con Hitler, Musolini y Stalin. De hecho le reclamó a Enrique Krauze el censurar el comentario presidencial, a lo que el escritor respondió en su cuenta de twitter con un audio de 2008 donde lo defendió cuando sus adversarios políticos lo compararon con Hitler. El lunes 25 exhibió a un piloto de Aeroméxico por informar en pleno vuelo un segundo intento de aterrizaje, porque la pista asignada tenía un “cráter” (bache), para dirigirse a la segunda pista del Aeropuerto de la Ciudad de México. López Obrador interpretó el anuncio como un intento del piloto por amotinar a los pasajeros en su contra. También dijo que el Almirante Rafael Ojeda le informó que otro piloto anunció en el altavoz del avión las dificultades del AICM como parte de un plan para trasladar la operación aérea al Aeropuerto Felipe Ángeles. El jueves y el lunes pasados dos periodistas mujeres lo enfrentaron por los privilegios de la conferencia a periodistas que “le dan por el lado”, exhibiendo a Jesús Ramírez Cuevas como un censor que sobre limita a periodistas críticos, a lo que el presidente respondió que le daban desconfianza los llamados periodistas independientes. Este lunes el presidente le dijo a la periodista de Proceso nunca estuvo de acuerdo con Julio Scherer quien decía que “los periodistas no deben tomar partido”, y se solidarizó con los periodistas a los que llaman paleros, porque defienden a la Cuarta Transformación. De igual forma atacó a los que llama “pseudoambientalistas” y a abogados constitucionalistas que aseguran que decretar asunto de “Seguridad Nacional” al Tren Maya es contra la ley, y podrán fácilmente echárselo abajo. El miércoles de la semana pasada el Presidente respondió con Chico Che a la revisión de Estados Unidos y Canadá a las políticas energéticas de México que afectan al TLC, y reclamó a las empresas de México que exigen el cumplimiento del Estado de Derecho con la frase: “Estoy sorprendido de tantos traidores a la patria que hay en nuestro país”. El martes estuvo el cantautor cubano Amaury Pérez en la mañanera para cantar y reconocerlo por la valiente defensa de Cuba y decirle que el pueblo cubano lo ama. Batallas libradas por AMLO en la Mañanera:
  • Contra las Clases Medias
  • Contra el INE, UNAM, CIDE, Coneval, Cofece, Cofeco, etcétera
  • Contra los padres de niños con cáncer
  • Contra médicos que reclaman medicinas, equipo y la presencia de médicos cubanos con salarios mucho mayores.
  • Contra grupos feministas.
  • Contra los jesuitas y la Iglesia Católica en general.
  • Contra la mayoría de medios de comunicación y periodistas. 
  • Contra empresarios no alineados.
  • Contra ambientalistas
  • Contra mexicanos que estudian en el extranjero
  • Contra la comunidad judía
 " ["post_title"]=> string(53) "El presidente se enreda cada vez más en la mañanera" ["post_excerpt"]=> string(132) "El presidente se enreda cada vez más en la conferencia de Palacio Nacional, dedicada en la mayoría del tiempo a peleas estériles." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(51) "el-presidente-se-enreda-cada-vez-mas-en-la-mananera" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-07-28 12:28:59" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-07-28 17:28:59" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=81533" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18027 (24) { ["ID"]=> int(81018) ["post_author"]=> string(2) "59" ["post_date"]=> string(19) "2022-07-15 09:57:19" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-07-15 14:57:19" ["post_content"]=> string(8855) "Estamos tan polarizados que resulta muy difícil entender los acontecimientos con claridad. Para los simpatizantes del presidente mexicano, el encuentro con Biden fue el más grande éxito alcanzado por mandatario alguno en la historia de nuestro país; bueno, ni siquiera Benito Juárez lo hubiera hecho tan bien. Y, claro, para los que no toleran a López Obrador, ni siquiera López de Santa Anna ni Peña Nieto fueron tan estúpidos y ridículos. ¿Cuál es la verdad? Como suele suceder tratándose de dos hipérboles absurdas, la verdad suele estar en algún lugar cercano al centro. Hemos llegado al punto donde es imposible siquiera hablar. Si yo subrayase, ya sea los puntos destacables o los puntos débiles de esta visita, de inmediato recibiría los insultos tanto de los partidarios como de los detractores de López Obrador. Y es que para los primeros es como un dios, y para los segundos como un demonio. Pero López Obrador no es más que un hombre, un funcionario que encabeza el poder ejecutivo, un servidor público importante, eso sí, porque es jefe de Estado y jefe del gobierno federal; pero no es ni el funcionario más importante ni es un servidor público que esté por encima de cualquier otro. Pensarlo así sería ignorar nuestro sistema constitucional. Pensar así es seguir creyendo en mesías y caudillos. La visita de López Obrador a Biden tiene aspectos favorables, pero también hay algunos que podríamos calificar de desfavorables. Veamos lo bueno, lo malo y lo feo de esta visita. Lo bueno El presidente Obrador es un político hábil y es muy raro que no saque alguna ventaja, incluso cuando yerra. No cabe duda –y hay varias mediciones que lo confirman–, López Obrador goza de alta aprobación y buena estima entre nuestros paisanos en Estados Unidos. En ese sentido, la visita fue un éxito, no solo como un discurso de apoyo irrestricto a los mexicanos de allá, sino también a los ojos de su base dura en México. Se proyectó como un “estadista” –sea lo que eso signifique–, y no solo sus fieles seguidores en México, sino sus simpatizantes en toda Iberoamérica, quedaron convencidos y aplaudiendo. Mientras que a Peña o a Calderón les gritaban “asesino, asesino” en giras internacionales, a López Obrador lo recibieron con un cariño  imposible de minimizar (algunos malintencionados dirán que esas muestras de afecto las organizó Morena). Se acepte o no, fundada o infundadamente, muchos migrantes ven en López Obrador a una especie de “campeón” que es capaz de ir a Washington a dar la cara por ellos, a un amigo que tiene el arrojo de fajarse e ir a sentarse a la oficina oval para exigir al presidente de los Estados Unidos visas de trabajo, mejores condiciones y apoyo para que los migrantes, no solo de México, sino también de América Central, no tengan que abandonar sus lugares de origen. Sin embargo hay que observar la contradicción, por chocante que pueda parecer, y aún a riesgo de que muchos lopezobradoristas se molesten conmigo: seguidores y migrantes podrán pensar que López Obrador es su salvador, pero no hay que pasar por alto la política del gobierno mexicano y el uso de miles de efectivos de la guardia nacional para controlar la migración e impedir que los migrantes crucen a los Estados Unidos. Esta política se implementó desde que Trump la ordenó –perdón que lo diga así, pero así fue–, y desafortunadamente no ha cesado. Si existe un “muro”, el muro se construyó desde México. Lo malo Aunque el presidente López Obrador ya dijo en la conferencia de la mañana que Estados Unidos aceptó sus propuestas, la verdad es que no se alcanzaron grandes acuerdos. “Hablamos de la necesidad de ampliar el número de visas de trabajo temporal para México –expresó AMLO en la mañanera– y para Centroamérica; esto se aceptó y se va a aumentar considerablemente el número de visas de trabajo para ingresar a Estados Unidos”. Sin embargo, el gobierno americano no ha hecho ningún pronunciamiento en ese sentido. Como la canción de La negra: “a todos diles que sí / pero no les digas cuándo / así me dijiste a mí / por eso vivo penando…”. Lo mismo hay que decir sobre la petición de regularizar a todos los mexicanos indocumentados. Es difícil que eso vaya a suceder. Si de lo que se trataba era de lograr mejores condiciones para los migrantes, tanto en su peregrinar a lo largo de nuestro territorio, como cuando están del otro lado, creo que los alcances son nulos, y en ese sentido, la visita no rindió ningún resultado. Lo feo Hay varios puntos que resultaron poco afortunados. Me voy a referir a tres: el asunto de Assange, la cuestión de la gasolina barata y la invitación a Biden de sumarse a la “Transformación” y combatir el conservadurismo. No sé por qué López Obrador no le restregó en la cara a Biden el tema de Julian Assange ni lo amenazó con buscar el desmantelamiento de la estatua de la libertad. Aquí en sus mañaneras previas al viaje dijo que lo haría, que lo exigiría, y que si no se lograba, pues entonces tendría que haber una campaña para tirar esa estatua.  Otro punto que rayó en lo grotesco fue el ofrecimiento de gasolina barata en la frontera, para los americanos, más si tenemos en consideración que la gasolina no sube de precio en México porque está subsidiada, no con dinero de morenistas abnegados, sino con el dinero de los mexicanos. Es como decir: amigos americanos, les ofrezco gasolina barata y subsidiada, al fin que los pinches contribuyentes de mi país la pagan. Ha dicho muchas veces Obrador que eso de “quedar bien con sombrero ajeno” es perverso. Lo decía a propósito de las asociaciones civiles, que gestionaban dinero público y realizaban todo tipo de acciones. El presidente López Obrador quiere quedar bien con los americanos a través del esfuerzo durísimo que están realizando los mexicanos para cumplir sus obligaciones fiscales a pesar de la crisis económica –no me refiero a las grandes empresas que gozaban de injustos privilegios fiscales, que ellas paguen, sino a los millones de mexicanos, pequeños y microempresarios que verdaderamente la sufren todos los días para llegar tablas a fin de mes–. Sobre la “gasolina para el bienestar… de los americanos” (estoy usando el sarcasmo), parece que Biden ni siquiera consideró la propuesta, pues salió corriendo a Arabia Saudita a tratar ese tema con mayor seriedad. Hay que reconocer que López Obrador no tuvo empacho en invitar a Biden a sumarse a la “transformación”. Biden es demócrata, que es el ala centro e izquierda del abanico de la política en Estados Unidos. Él mismo se considera progresista y sus adversarios son los conservadores, es decir, los republicanos. Y no obstante, el presidente mexicano le dijo que la salida a los problemas que aquejan a las dos naciones “no está en el conservadurismo, sino en la transformación”, como si Biden fuera un conservador (Trump es el conservador, no Biden). Pero parece que el presidente americano ya tenía la cabeza en Israel y en Arabia Saudita y no hizo caso a esas palabras. Y para terminar, es justo decir que, desde la perspectiva de los americanos, a Biden no le fue nada bien. Legisladores, tanto republicanos como demócratas, y diversos periodistas criticaron la suavidad, yo diría flema, con la que Biden se condujo. He visto algunas opiniones y algunos programas de televisión de allá, y los críticos de Biden le reprochan que no haya hablado enérgicamente del fentanilo que llega desde México –elaborado, por cierto, con precursores que llegan a nuestros puertos desde China y que por alguna razón ninguna autoridad, civil o militar, detecta–, y mata a cientos de miles de americanos cada año, ni de los cárteles de las drogas que se apropian cada vez más del territorio mexicano ante la política obradorista de no confrontación (hugs, not bullets–abrazos, no balazos), ni de temas económicos sensibles que preocupan a los inversionistas, como las reformas en materia de energía y electricidad que, para muchos, son violatorias del T-MEC. En mi opinión, le fue peor a Biden allá que a López Obrador acá. Échese un clavado por los medios americanos y verá. Lo que pasa es que Biden no se pone a llorar ni a decir que los que lo critican son traidores golpistas." ["post_title"]=> string(70) "Lo bueno, lo malo y lo feo de la visita de López Obrador a Washington" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(68) "lo-bueno-lo-malo-y-lo-feo-de-la-visita-de-lopez-obrador-a-washington" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-07-15 10:02:31" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-07-15 15:02:31" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=81018" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(60) ["max_num_pages"]=> float(30) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "33d0b18d509ce633eac10286a269cbdd" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
Amlo Biden

Lo bueno, lo malo y lo feo de la visita de López Obrador a Washington

Estamos tan polarizados que resulta muy difícil entender los acontecimientos con claridad. Para los simpatizantes del presidente mexicano, el encuentro con Biden...

julio 15, 2022

El presidente se enreda cada vez más en la mañanera

El presidente se enreda cada vez más en la conferencia de Palacio Nacional, dedicada en la mayoría del tiempo a peleas estériles.

julio 28, 2022




Más de categoría
línea de emergencia SOS mujeres

Línea SOS mujeres

La importancia de la existencia de líneas de auxilio para mujeres que funcionen de manera correcta son la diferencia...

agosto 11, 2022
Bajo fuego

Bajo fuego

Detrás de cada tragedia minera hay una historia de explotación laboral.

agosto 11, 2022
MORENA Y SU ENGAÑO PARA DESIGNAR CANDIDATA EN EL EDOMEX

De Frente Y Claro - MORENA Y SU ENGAÑO PARA DESIGNAR CANDIDATA EN EL EDOMEX

Las encuestas que beneficiaron a Delfina Gómez como candidata a la gubernatura de Edomex, en realidad fueron una simulación...

agosto 11, 2022

¡Si no es CONSTITUCIONAL, no es presidente!

Gobernar mediante decretos que desafían el orden constitucional se ha vuelto parte del estilo personal de gobernar del presidente...

agosto 10, 2022