Volatilidad, el gran riesgo

Estamos en una etapa de incertidumbre. Más allá del efecto de una pandemia que castiga los números de las naciones, en su crecimiento primordialmente, la mira del resurgimiento económico no fenece. La recomposición de las economías de...

5 de julio, 2020

Estamos en una etapa de incertidumbre. Más allá del efecto de una pandemia que castiga los números de las naciones, en su crecimiento primordialmente, la mira del resurgimiento económico no fenece. La recomposición de las economías de Europa ante las previsiones de la reunión de Bruselas y las disposiciones del Banco Central Europeo dejan ver una recomposición por encima del 2% en promedio para 2020 en su cierre y una tasa con mayores perspectivas para 2021. 

La recomposición se dio desde la absorción de premisas fiscales y plazos ordenados en conjunto como bloque de comercio que existe. Expresado de otro modo, la recomposición contempló el peor escenario desde los primeros contagios y desde las primeras manifestaciones de alejamiento de las cadenas productivas. La reestructuración de pasivos y la emisión de renovaciones de capital con tasa cero por parte del Banco Central Europeo, naturalmente esperan  efecto favorable en la reconstrucción de las economías.

En las economías emergentes la situación ha sido muy diferente; independientemente del esfuerzo de protección en el terreno fiscal y las prerrogativas de plazo, cada economía adoptó caminos alternos sin atención al efecto regional. La tarea de los Organismos Financieros Internacionales para coadyuvar en esta tarea ha sido encomiable y ha guiado de la mejor manera posible alternativas de deuda y programas de recomposición de mercados internos en el corto plazo.

México reúne situaciones diversas en este tiempo; tradicionalmente, nuestra diferencia en la tasa que elimina variabilidad con respecto a las tasas de ahorro de otras naciones industrializadas, ha permitido captación de mercados de dinero y excedentes de tesorería. El nivel de reservas y la autonomía del Banco de México aunada a la disciplina monetaria, admite esta función de ahorro al tiempo de no intervenir en las variables de la gran economía. Pueden, estas posiciones transitorias, no constituir capitales de plazo pero el paso de las tesorerías a la inversión invita en la calificación del riesgo soberano de la nación. Así ha sido por décadas. Esta vez no resuelve las cosas. 

El gobierno mexicano actual descuidó este entorno de protección durante la pandemia y naturalmente los resultados en la simple apreciación de la marcha económica no nos favorecen. Las calificadoras han realizado su labor de inspección de las expectativas de recuperación y no la ven positiva; la capitalización de la petrolera ha sido desmedida y los efectos de su capitalización han cubierto compromisos de corto plazo y los planes de negocio no son alentadores en la refinación propuesta con una séptima refinería. Una concepción retrógrada, insalvable. 

El descuido en subastas de energía renovable y promoción de energías limpias ha dejado un lastre de consecuencias jurídicas por contrataciones vigentes con el exterior. El efecto de acumulación de errores en la adopción de modelos atrasados y miras de autosuficiencia arrojan un modelo económico antagónico al progreso. La otra mira, la centralista, aleja la competencia y acerca prerrogativas monopólicas que destierran preceptos de actividad global ya inserta en nuestro medio desde 1994. 




La lista de cancelaciones de entidades autónomas y reguladoras en el orden presupuestal es extensa y las interpretaciones asumidas por el gobierno han dejado relegado el contrato social heredado de administraciones anteriores. El reclamo social inunda calles, foros, medios y alcanza una geografía extensa de la nación. La oferta de un crecimiento negativo que ronda un 9 % no resuelve. Ninguna otra nación perderá tanto.

La recuperación y cierta reactivación de la economía vendrán por iniciativa del empresariado mexicano ante la concertación de una facilidad financiera con nuestro banco regional de desarrollo, el Interamericano, bajo un capítulo especial de financiamiento por 11 000 millones de dólares para 30 000 empresas. La reactivación de nuestras cadenas de producción se dará sin estímulos fiscales y sin prerrogativas de plazo en los vencimientos con entidades gubernamentales, cuotas patronales y otras. 

Ante estas condiciones, los caminos de la recuperación se abren en dos vertientes de interpretación: la primera radica en la fuerza interna de producción primaria, de materias primas y abasto interrumpido desde los inicios de la recesión de la economía y los efectos de la pandemia. La siguiente etapa de esta vertiente radica en la contratación o renovación de cuadros de empleo, fase crítica para reanudar los agregados de valor de la cadena productiva y finalmente la consolidación de costos para integrar nuevamente canales de competencia con nuevos precios.

Lo anterior sería la primera vertiente. La segunda es la más compleja porque en ella interviene la política pública que pudiera dar paso a la invitación al capital. Los pasos que inician con la certeza jurídica y el ambiente de inversión en una nación es labor gubernamental y cimentarla toma mucho tiempo y trayectoria. México logró superar todas las posibles desviaciones en la radicación de capital del exterior con otras plazas hasta llegar a convertirse en una de las primeras economías del orbe. Ya no. Esta transición lo deshizo. 

Los años dieron cuenta de la aceptación de inversión hasta llegar a la consideración número 9 de 25 existentes. Esta meta se ha borrado en meses hasta desaparecer de la lista. Con estas circunstancias en contra, el factor confianza deja un espacio de duda y finalmente de subjetividad en la apreciación de calificadoras y de inversionistas. 

Cuando existen circunstancias globales no privativas de un solo entorno, la especulación cunde y afecta la interpretación objetiva real de una economía, pero las condiciones de esperada certidumbre ante los mensajes que puede enviar un gobierno populista inundan un terreno no solamente incierto, de aversión al riesgo, característico de la inversión y de la rentabilidad.

El desconcierto en el rumbo económico se presta a interpretaciones variadas y ante esto, se compromete futuro. Las pausas que obligan a la espera de certeza y de corrección si la hubiera, provocan inquietud y la liga del comportamiento y la conducta de individuos e instituciones empiezan a separarse hasta localizar refugios de mayor confianza para el capital. En el accionar de multinacionales las decisiones de ubicar mercados y oportunidades, puede no resultar tan complejo. En la microeconomía y en las empresas pequeñas y medianas el escenario se convierte en fuente local de información y de decisión.

Las cuestiones económicas obedecen a plazos finitos. Las respuestas esperadas apresuran los tiempos y las indefiniciones de los gobiernos como el actual, alejan los planes productivos, destruyen la confianza y los capitales giran en torno de la especulación sin reglas, eventualmente se alejan de las imperfecciones y de la volatilidad, este último, el mayor de los fracasos en materia de política económica.

Comentarios
object(WP_Query)#17929 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(16) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(119) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "13-04-2021" ["before"]=> string(10) "11-05-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(16) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(119) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "13-04-2021" ["before"]=> string(10) "11-05-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(19) "economia-y-negocios" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(false) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17947 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(16) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(16) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17937 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17954 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "13-04-2021" ["before"]=> string(10) "11-05-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(461) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-04-13 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-05-11 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (119) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (16) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17948 (24) { ["ID"]=> int(64254) ["post_author"]=> string(2) "12" ["post_date"]=> string(19) "2021-04-19 13:44:03" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-04-19 18:44:03" ["post_content"]=> string(6859) "Otra vez el repaso del Producto Interno Bruto para medir nuestra economía, otra vez el incesante peregrinaje de las cifras que corroboran, sancionan o premian el desenvolvimiento de la actividad económica de la nación. Asumir que se instala una dinámica sería redundar en la esencia de la economía; el dinamismo es presencia inobjetable de la marca que hoy supera la de ayer. Las pausas de la actividad económica las hacemos para reunir juicios interpretativos y nada más; las detenciones son mera función de análisis y corrección de rumbo. La detención de variables se hace para conformar política económica y unirla al conjunto de políticas públicas. En ocasiones esto constituye un proyecto de nación. No siempre. Citar un resurgimiento económico equivale a invalidar toda una marcha productiva, pero reanudar cadenas de producción es una concepción un tanto más acertada si consideramos que prescindimos de un millón de agentes productivos en el curso de la pandemia, de los que no habrá retorno. Es una gran pérdida sin duda, pero lo que importa destacar es la visión de un gobierno alejado de toda reactivación o impulso para evitar lo ocurrido y la trascendencia al orden de la oferta fallida. Obviamente, podemos imaginar el desequilibrio natural que arroja la ausencia de productos terminados y de servicios de un millón de agentes borrados de la interacción comercial. El primer efecto de este fenómeno de ausencia forzada afecta el mercado interno; si imaginamos un escenario de competencia, no tendríamos problema en suplantar la oferta de estos integrantes borrados del mapa económico, con el agravante de la especialización que elude la eficiencia en el posible reemplazo. Como se contemple, esto no es inmediato, por tanto la demanda seguirá una ruta delantera al camino de la oferta cuando la reactivación ocurra. El efecto de los precios naturalmente altera toda prerrogativa de estabilidad alguna vez lograda antes de la pandemia y del cierre de operaciones de negocios.  En este delicado tema de mercado interno, el gobierno tomó la ruta equivocada, asumiendo que la reactivación del consumo interno puede estimularse mediante la dádiva; esto es poner a disposición de usuarios clasificados de acuerdo a una escala interpretativa, un ingreso. Esto naturalmente no puede calificar de ingreso toda vez que interrumpe el ciclo de valores agregados en toda cadena productiva. Si el ingreso no tiene correspondencia a un costo en dicha cadena, entonces se convierte en dispendio sin correspondencia alguna. El ejercicio puede nutrir una fase de consumo en un ciclo pero es incapaz de reproducirse sin la creación de utilidades de agentes productivos para un ciclo siguiente.  Esto ocurrió en México en dos años de esta transición que gobierna; se ha ignorado la fuente original del ingreso gubernamental en la renta de los agentes productivos; esto es el ingreso por consecuencia fiscal en la libre expresión del que emprende. Se ha ignorado la inversión como vértice de la pirámide que el presidente decidió invertir para apuntalar su base en una creencia o imaginaria absurda de recomposición de una economía, pensando que el consumo de los de abajo, tomando su retórica, nutriría mercados internos desgastados. En este aspecto, habría que añadir que el desgaste fue producido por esta endémica postura y la recesión en puerta ya asomaba su rostro antes de la pandemia. Las malas decisiones de este gobierno en turno han provocado una contracción del producto, han orientado políticas públicas en sentido contrario al universo creador de la globalidad de la que formamos parte, no solamente en trayectoria de décadas, en papel formal y suscrito con las potencias del norte. Al parecer se ignora o se soslaya este precepto de adhesión formal, que por cierto cabe mencionar, es ineludible.  Ahora bien, del estanco en la producción al camino franco de la recuperación, México crece, al menos la tasa que se espera ronda el 5% anual. No es una tasa despreciable pero no corresponde al equilibrio esperado en las fuerzas productivas de la nación. La verdadera dinámica radica en el sector exportador y este a su vez se nutre de una inercia de crecimiento de la economía norteamericana. Tenemos entonces un aliento en la demanda pero no de todos los sectores que quisiéramos impulsar; no todo es manufactura como tampoco todo es perecedero. El problema que enfrenta México de momento es de temporalidad. En las áreas delicadas en las que el gobierno tiene alguna injerencia, México las está padeciendo porque no conforman una línea de pensamiento o guía sólida y precisa; la obtusa visión de revivir actividades monopólicas proscritas, afecta desde el mensaje de un gobierno carente de concepción global hasta la determinación de grados de inversión. Las adhesiones y muestras de empatía con naciones en franco declive económico y social, invade la percepción que obliga a la mira del norte. México no debe situar sus prerrogativas en un costo de oportunidad como si las alternativas no estuvieran presentes. Lo están, están en tratados formales y signados.  Toda fase de crecimiento desde luego es bienvenida pero toda fase de crecimiento requiere de capitalización, de renovación de planta y equipo; finalmente, toda fase de capitalización requiere de reglas claras y de un clima de certeza jurídica y de un ambiente propicio y armónico, responsabilidad de las autoridades. México no lo tiene de momento y tal vez no lo obtenga en un plazo corto; la recomposición del Congreso augura un futuro promisorio y equilibrado en la función presupuestal y en la libre dispensa de regulaciones y autonomía. Del llamado a la inversión sería incorrecto e irresponsable mencionar la existencia de seguridades con esta transición. La yuxtaposición del gasto público y la disposición del mismo mediante eufemismos y contradicciones en el discurso oficial, ha mermado la confianza del capital.  Se reitera, México crece en su dinámica de exportación y ayuda a la recomposición del producto, pero deja atrás, en un compás de espera, un proyecto integral en materia de especialización y ventajas comparativas con otros bloques y mercados. Se entiende el proceso gradual, lo que no se entiende es la disparidad de objetivos con esta transición. No existe una visión conjunta.     " ["post_title"]=> string(43) "Acerca del Crecimiento de Nuestra Economía" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(42) "acerca-del-crecimiento-de-nuestra-economia" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-04-19 13:44:03" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-04-19 18:44:03" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=64254" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17888 (24) { ["ID"]=> int(63671) ["post_author"]=> string(2) "58" ["post_date"]=> string(19) "2021-04-13 12:49:31" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-04-13 17:49:31" ["post_content"]=> string(4612) "La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, es considerada como una de las mejores líderes en el mundo a su corta edad.1 Jacinda fue reelecta el pasado mes de octubre del 2020 y ha sido reconocida por la gestión de la crisis de la COVID-19. Lo anterior, mediante decisiones firmes, como fue el cierre total de sus fronteras y el confinamiento forzoso. Los resultados están a la vista, pues Nueva Zelanda ha registrado menos de 30 decesos a causa de la pandemia y aproximadamente 2500 contagios; sin embargo, dichas medidas también tuvieron un impacto en la economía, por lo que la oposición ha criticado su aplicación.  Siendo fiel a las propuestas de campaña de la primera ministra, el gobierno neozelandés aprobó un aumento del salario mínimo y de los impuestos que buscan impactar a los más ricos. Con estas medidas el gobierno pretende atenuar el impacto económico que ha sufrido su país a raíz de la pandemia, en especial de los trabajadores que perciben el sueldo mínimo. Por lo que se refiere al salario mínimo, este se incrementó de 18.9 dólares neozelandeses (NZD) (aproximadamente 13.19 dólares estadounidenses) a 20 NZD, (aproximadamente 13.96 dólares estadounidenses por hora). Se espera que esta medida impacte de manera inmediata a 175 000 personas.  Es importante mencionar que el salario mínimo neozelandés se encuentra ubicado dentro del top 10 mundial, solo por detrás de países como Luxemburgo, Australia, Países Bajos, Alemania y Bélgica2. Cabe señalar que trabajadores que se desempeñan en puestos esenciales como puntos fronterizos y aeroportuarios han seguido laborando a pesar de los riesgos. En este sentido, han sido los sindicatos quienes han solicitado aumentar el salario mínimo para estos trabajadores.  Sin embargo, algunos empresarios, Cámaras e incluso ministros como el de Negocios, Innovación y Empleo, refutaron las medidas o pidieron retrasar su aplicación. Éstos han argumentado que no era el momento para su implementación, sobre todo porque el confinamiento obligatorio causado por la pandemia afectó sus ingresos, considerando que es una carga y genera una presión adicional. Por otro lado, también se aprobó el aumento de la tasa impositiva máxima para las personas físicas que ganen más de 180 mil NZD (125 mil USD anuales). La tasa pasará del 33% al 39% y se estima que esta medida impacte únicamente al 2% de los contribuyentes. Con ello estiman una recaudación adicional en sus ingresos por 550 millones de NZD. Adicionalmente a estos dos cambios, también se incluyeron pequeños aumentos en las prestaciones por desempleo y enfermedad.  Cabe resaltar que la primera ministra está consciente de las áreas de mejora que tiene que atender, como son la inversión en el sistema educativo, construcción de viviendas, más oportunidades laborales, así como mejoras en los servicios de salud pública. Además, se requiere mayor accesibilidad de vivienda en ciudades como Auckland, donde los precios de la vivienda se sitúan en alrededor de 11 veces los ingresos medios. En este sentido, a finales de enero pasado, el gobierno informó que cerca de 22 800 familias están en espera de una vivienda pública. Esta lista de espera se ha incrementado de manera alarmante, ya que en septiembre de 2014 la lista la conformaban alrededor de 4200 personas y a finales del mes de enero de 2021 ha llegado a aproximadamente 23 000 personas3. Con estas nuevas políticas, el gobierno neozelandés está buscando una mejor equidad social, apoyando a sus ciudadanos más vulnerables. No obstante, en el otro lado de la moneda, lejos de la política, los empresarios están molestos por las medidas, ya que el aumento al salario repercutirá en sus ganancias, así como el mayor pago de impuestos para ciertos grupos. 1 40 años (26 de julio de 1980) 2 https://stats.oecd.org/Index.aspx?DataSetCode=RMW# 3 https://www.stuff.co.nz/national/politics/300265596/public-housing-waitlist-hits-new-record-of-22803-as-new-builds-slow-in-january  " ["post_title"]=> string(76) "Aumento del salario mínimo y de impuestos a los más ricos en Nueva Zelanda" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(74) "aumento-del-salario-minimo-y-de-impuestos-a-los-mas-ricos-en-nueva-zelanda" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-04-13 12:49:31" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-04-13 17:49:31" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=63671" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17948 (24) { ["ID"]=> int(64254) ["post_author"]=> string(2) "12" ["post_date"]=> string(19) "2021-04-19 13:44:03" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-04-19 18:44:03" ["post_content"]=> string(6859) "Otra vez el repaso del Producto Interno Bruto para medir nuestra economía, otra vez el incesante peregrinaje de las cifras que corroboran, sancionan o premian el desenvolvimiento de la actividad económica de la nación. Asumir que se instala una dinámica sería redundar en la esencia de la economía; el dinamismo es presencia inobjetable de la marca que hoy supera la de ayer. Las pausas de la actividad económica las hacemos para reunir juicios interpretativos y nada más; las detenciones son mera función de análisis y corrección de rumbo. La detención de variables se hace para conformar política económica y unirla al conjunto de políticas públicas. En ocasiones esto constituye un proyecto de nación. No siempre. Citar un resurgimiento económico equivale a invalidar toda una marcha productiva, pero reanudar cadenas de producción es una concepción un tanto más acertada si consideramos que prescindimos de un millón de agentes productivos en el curso de la pandemia, de los que no habrá retorno. Es una gran pérdida sin duda, pero lo que importa destacar es la visión de un gobierno alejado de toda reactivación o impulso para evitar lo ocurrido y la trascendencia al orden de la oferta fallida. Obviamente, podemos imaginar el desequilibrio natural que arroja la ausencia de productos terminados y de servicios de un millón de agentes borrados de la interacción comercial. El primer efecto de este fenómeno de ausencia forzada afecta el mercado interno; si imaginamos un escenario de competencia, no tendríamos problema en suplantar la oferta de estos integrantes borrados del mapa económico, con el agravante de la especialización que elude la eficiencia en el posible reemplazo. Como se contemple, esto no es inmediato, por tanto la demanda seguirá una ruta delantera al camino de la oferta cuando la reactivación ocurra. El efecto de los precios naturalmente altera toda prerrogativa de estabilidad alguna vez lograda antes de la pandemia y del cierre de operaciones de negocios.  En este delicado tema de mercado interno, el gobierno tomó la ruta equivocada, asumiendo que la reactivación del consumo interno puede estimularse mediante la dádiva; esto es poner a disposición de usuarios clasificados de acuerdo a una escala interpretativa, un ingreso. Esto naturalmente no puede calificar de ingreso toda vez que interrumpe el ciclo de valores agregados en toda cadena productiva. Si el ingreso no tiene correspondencia a un costo en dicha cadena, entonces se convierte en dispendio sin correspondencia alguna. El ejercicio puede nutrir una fase de consumo en un ciclo pero es incapaz de reproducirse sin la creación de utilidades de agentes productivos para un ciclo siguiente.  Esto ocurrió en México en dos años de esta transición que gobierna; se ha ignorado la fuente original del ingreso gubernamental en la renta de los agentes productivos; esto es el ingreso por consecuencia fiscal en la libre expresión del que emprende. Se ha ignorado la inversión como vértice de la pirámide que el presidente decidió invertir para apuntalar su base en una creencia o imaginaria absurda de recomposición de una economía, pensando que el consumo de los de abajo, tomando su retórica, nutriría mercados internos desgastados. En este aspecto, habría que añadir que el desgaste fue producido por esta endémica postura y la recesión en puerta ya asomaba su rostro antes de la pandemia. Las malas decisiones de este gobierno en turno han provocado una contracción del producto, han orientado políticas públicas en sentido contrario al universo creador de la globalidad de la que formamos parte, no solamente en trayectoria de décadas, en papel formal y suscrito con las potencias del norte. Al parecer se ignora o se soslaya este precepto de adhesión formal, que por cierto cabe mencionar, es ineludible.  Ahora bien, del estanco en la producción al camino franco de la recuperación, México crece, al menos la tasa que se espera ronda el 5% anual. No es una tasa despreciable pero no corresponde al equilibrio esperado en las fuerzas productivas de la nación. La verdadera dinámica radica en el sector exportador y este a su vez se nutre de una inercia de crecimiento de la economía norteamericana. Tenemos entonces un aliento en la demanda pero no de todos los sectores que quisiéramos impulsar; no todo es manufactura como tampoco todo es perecedero. El problema que enfrenta México de momento es de temporalidad. En las áreas delicadas en las que el gobierno tiene alguna injerencia, México las está padeciendo porque no conforman una línea de pensamiento o guía sólida y precisa; la obtusa visión de revivir actividades monopólicas proscritas, afecta desde el mensaje de un gobierno carente de concepción global hasta la determinación de grados de inversión. Las adhesiones y muestras de empatía con naciones en franco declive económico y social, invade la percepción que obliga a la mira del norte. México no debe situar sus prerrogativas en un costo de oportunidad como si las alternativas no estuvieran presentes. Lo están, están en tratados formales y signados.  Toda fase de crecimiento desde luego es bienvenida pero toda fase de crecimiento requiere de capitalización, de renovación de planta y equipo; finalmente, toda fase de capitalización requiere de reglas claras y de un clima de certeza jurídica y de un ambiente propicio y armónico, responsabilidad de las autoridades. México no lo tiene de momento y tal vez no lo obtenga en un plazo corto; la recomposición del Congreso augura un futuro promisorio y equilibrado en la función presupuestal y en la libre dispensa de regulaciones y autonomía. Del llamado a la inversión sería incorrecto e irresponsable mencionar la existencia de seguridades con esta transición. La yuxtaposición del gasto público y la disposición del mismo mediante eufemismos y contradicciones en el discurso oficial, ha mermado la confianza del capital.  Se reitera, México crece en su dinámica de exportación y ayuda a la recomposición del producto, pero deja atrás, en un compás de espera, un proyecto integral en materia de especialización y ventajas comparativas con otros bloques y mercados. Se entiende el proceso gradual, lo que no se entiende es la disparidad de objetivos con esta transición. No existe una visión conjunta.     " ["post_title"]=> string(43) "Acerca del Crecimiento de Nuestra Economía" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(42) "acerca-del-crecimiento-de-nuestra-economia" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-04-19 13:44:03" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-04-19 18:44:03" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=64254" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(19) ["max_num_pages"]=> float(10) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "39d8391f7f1c45ed960fe57d2617d347" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Acerca del Crecimiento de Nuestra Economía

Otra vez el repaso del Producto Interno Bruto para medir nuestra economía, otra vez el incesante peregrinaje de las cifras que corroboran,...

abril 19, 2021

Aumento del salario mínimo y de impuestos a los más ricos en Nueva Zelanda

La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, es considerada como una de las mejores líderes en el mundo a su corta...

abril 13, 2021




Más de categoría

MÉXICO - ¡LA MIOPÍA A LAS SEÑALES MUNDIALES!

En menos de 365 días, México ha tenido una exposición a las oscilaciones de las tendencias energéticas y económicas...

mayo 11, 2021

Costos

De la confirmación de la Auditoría Superior de la Federación, que el costo de cancelar el aeropuerto de Texcoco...

mayo 10, 2021

Ciudad de México, Nuevo León y Querétaro se mantienen al frente de la competitividad en México 

Se acaba de presentar el Índice de Competitividad Estatal en el IMCO para el año 2021 (ICE 2021). En...

mayo 7, 2021

Economía y Negocios | Criptomonedas: ¿Qué tan ecológicas son?

Una criptomoneda, criptodivisa o criptoactivo es un medio digital de intercambio que utiliza criptografía fuerte para asegurar las transacciones,...

mayo 7, 2021