¿Para qué pagamos impuestos?

“El gobierno es incapaz de darnos algo sin despojarnos de algo más”. -Henry Hazlitt (1894-1993).

17 de enero, 2023 Para qué pagamos impuestos

México fue el segundo país de América Latina con un mayor incremento en recaudación tributaria, acorde con la información de la OCDE, en los años 2019, 2020 y 2021, a pesar de la pandemia de COVID-19. Del mismo modo, al segundo trimestre del 2022, los ingresos de la cuenta pública se ubicaron un 9.6% por encima de lo estimado. El total para este año del Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación supera los 8 billones de pesos; sin embargo, el presupuesto en materia de Educación Pública, base fundamental del desarrollo del país y sus habitantes, disminuyó 43% para 2023 con respecto del año anterior acorde con las cifras del PPEF. 

En nuestro país el 51% de las escuelas públicas tiene más de 30 años de antigüedad y considerando que además existen también aquellas que se vieron afectadas por los sismos de 2017 y 2018 que no han sido rehabilitadas, dicho rubro debería de ser atendido por el Instituto Nacional de Infraestructura Física Educativa (INIFED). 

El presupuesto del Instituto para el presente año es de $199 millones 818 mil pesos, casi 50% menos que en el 2022, cuya cifra ascendió a los $393 millones 672 mil pesos, acorde con las cifras oficiales. 

Adicional a lo anterior el Gobierno Federal decidió eliminar el año pasado a nivel nacional el programa, que operaba desde 2008, denominado Escuelas de Tiempo Completo (que proveía una estancia más prolongada en los centros educativos, así como alimentos y actividades deportivas a 3.6 millones de estudiantes de bajos recursos o de zonas rurales) y en su lugar, decidió implementar la estrategia de dar dinero directamente a los Comités de Padres de Familia para “eliminar intermediarios”. ¿Cuánto? La información oficial no lo refleja. 

En materia de gasto en Infraestructura, una de las herramientas para incidir en el crecimiento económico y el desarrollo social, durante el período 2018-2022 se ha mantenido con una tendencia decreciente y muy por debajo del 4.5% del PIB recomendado por el Banco Mundial. 

Los datos muestran que entre el 2013 y el 2022, el gasto ejercido en promedio fue de 6.7% del PEF y 1.7% del PIB, pero, en el 2018 su crecimiento real fue del -6.4%, en 2019 del -3.3% y en 2020 del -1.6%, es decir un detrimento consistente. El Presupuesto del Programa de Mejoramiento Urbano para el 2023 contempla $6, 647 millones de pesos. 

El año de mayor inversión en obra pública en los últimos años fue el 2014 con más de 450 700 millones de pesos en comparación con los 271 600 millones del 2020. 

Durante el transcurso del presente sexenio el presupuesto en materia de Salud ha arrojado un notorio subejercicio, además de nula coordinación entre dependencias y falta de una adecuada logística tras el desmantelamiento del Seguro Popular para sustituirlo por el INSABI, lo que se traduce en vidas perdidas innecesariamente. 

En el país más de 92 millones de personas están afiliadas a los servicios de salud, 97.7% de ellas al servicio público. Los reportes ciudadanos en conjunto con los datos de Cero Desabasto y las demandas interpuestas contra el gobierno federal por este motivo arrojan que el desabasto de medicamentos sumó más de 24 millones 614 recetas no entregadas en el 2021, comparadas con las 2 millones 913 mil recetas no entregadas del 2018. 

Acorde con la información divulgada por la SHCP, 610 539 millones de pesos fueron utilizados por todas las dependencias que ofrecen servicios de salud en el país (IMSS, ISSSTE, SEDENA, SEMAR) al cuarto trimestre del año anterior. El subejercicio, tan sólo durante el 2022 fue de $213,642 millones de pesos, o lo que es lo mismo, casi una cuarta parte de un presupuesto ya de por sí mermado. 

Para este 2023, el Fondo de Salud para el Bienestar (FONSABI) creado en 2019 y que sustituía al Sistema de Protección Social en Salud, que operaba desde 2004 y cubría enfermedades como el VIH/SIDA o el cáncer, desaparece del PPEF. Por su parte el INSABI recibirá 1.2% menos presupuesto y el IMSS-Bienestar, 17% menos que el año anterior. 

Adicionalmente, tanto el Programa Permanente de Vacunación como las Campañas Nacionales de Vacunación, que alcanzaron una cobertura del 94% de la población de menos de un año y el 96.4% en los niños entre 1 y 6 años en administraciones anteriores, son ahora virtualmente inexistentes. 

En lo que respecta a la capital del país, el Sistema de Transporte Colectivo Metro acorde con los datos de la Cuenta Pública capitalina, ha recortado 3 mil 112 millones 665 mil pesos a su presupuesto del 2018 a 2022: los principales rubros afectados han sido mantenimiento y reparación, adquisición de equipo ferroviario e inversión en infraestructura. 

El Metro transporta entre 3.6 y 4 millones de pasajeros al día; durante los últimos años, la baja presupuestal ha generado no pocos accidentes fatales: en mayo del 2021 con un saldo de 26 muertos y más de 100 lesionados y el 7 de enero del 2023 con saldo de una persona fallecida y varias decenas de heridos. Más atrás, el 10 de marzo de 2020 dos trenes se impactaron en la Estación Tacubaya, con un saldo de un fallecido y 46 heridos, entre ellos los dos conductores, además de reportes diarios de fugas, incendios, inundaciones e incidentes con el alumbrado. Todo en el transcurso de esta misma administración, a la que la misma califica como “incidentes inusuales”.  

Ni en Salud ni en Educación ni en Obra Pública; ¿en qué emplea entonces el gobierno el dinero proveniente de todos y cada uno de nosotros? ¿A dónde van a parar el IVA, el ISR y el IEPS? 

A nivel federal, buena parte se va en los 16 “programas sociales” del actual gobierno, que aumentaron su total más del 15% de un año a otro para ubicarse en los 951 000 millones de pesos acorde con el PPEF, esto es, casi el 12% del presupuesto total del país. El Programa de Becas representará un gasto de casi 90 000 millones de pesos en este año, comparado con los 200 millones para mantenimiento y rehabilitación de escuelas a nivel nacional. 

Otra parte, en las obras ociosas y/o vetustas en las que insiste el ejecutivo: los 104 531 millones de pesos del AIFA (que no opera internacionalmente) más los 331 996 millones de la cancelación del NAICM (que seguimos pagando a través del TUA), en total casi medio billón de pesos. A lo anterior hay que agregar los 230 000 millones de pesos del Tren Maya (acorde con la SCT), un costo, hasta ahora, 150% mayor del proyectado. La Refinería Dos Bocas (cuyo presupuesto original era de 156 000 millones de pesos y cuya operación debería comenzar en diciembre del año pasado) ronda ya los 234 000 millones y podría terminar, acorde con especialistas, en un monto cercano a los 350 000 millones de pesos, considerando el avance de esta (aún faltan parte de los oleoductos, plantas sulfuradoras y de hidrógeno) y la falta de experiencia del gobierno en construcciones similares. ¿Otro tanto? En las más completa opacidad: operaciones en efectivo, “entregas directas” y demás etcéteras.

Tomando en consideración que nos encontramos cada vez más lejos de las cifras de administraciones anteriores, con un gobierno dispuesto a NO invertir lo mínimo indispensable en salud, educación, seguridad, transporte, obra pública, sacrificando crecimiento, perspectiva a futuro y vidas en el camino y más aún, que los ciudadanos debemos realizar gastos individuales para solventar lo anterior (transporte, salud, educación) entonces la pregunta es, ¿para qué seguimos pagando impuestos?

 

*Información obtenida del Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación 2023 y 2022, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, la Organización para Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) y el colectivo Cero Desabasto del período 2012-2022. 

Comentarios


object(WP_Query)#18795 (52) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(16) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(87818) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "30-12-2022" ["before"]=> string(10) "27-01-2023" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(66) { ["cat"]=> int(16) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(87818) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "30-12-2022" ["before"]=> string(10) "27-01-2023" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(19) "economia-y-negocios" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["update_menu_item_cache"]=> bool(false) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18799 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(16) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(16) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18797 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18798 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "30-12-2022" ["before"]=> string(10) "27-01-2023" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-12-30 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2023-01-27 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (87818) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (16) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18796 (24) { ["ID"]=> int(87881) ["post_author"]=> string(3) "199" ["post_date"]=> string(19) "2023-01-18 10:37:10" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2023-01-18 15:37:10" ["post_content"]=> string(4954) "Entre 2019 y 2022, la estructura artefactual con la cual las naciones han enfrentado al coronavirus y sus variantes vivió dos momentos muy significativos en su secuencia histórica: el primero entre 2019 e inicios de 2021 caracterizado por la destrucción de la oferta y la demanda amortiguada por el cueste lo que cueste; y el segundo, desde finales de 2021 hasta el presente, singularizado por el acompañamiento a este último, de la inflación y de la estanflación.   La estanflación de hoy en día, no se desmiente en absoluto con el vicio conceptual de Janet Yellen y de Biden de refutarlo alegando que no hay tal cosa porque no hay desempleo. Vicio conceptual, porque es una consecuencia del troquelado de la Curva de Philips en el inconsciente de ambos personajes.  Recordamos que tal Curva designa a la relación inversa entre inflación y desempleo como responsable fundamental de la inflación, pero no los precios formados por los empresarios o la cantidad de dinero en circulación. Vicio conceptual, porque la realidad actual de la emergencia sanitaria en nada permite otorgarle un rol secundario a los precios inflados por los empresarios, o a la cantidad de dinero en circulación emitida por el gobierno.  Como antecedente de la estanflación actual que acompaña categóricamente al cueste lo que cueste, las expectativas registraron tres fases. La primera, desde fines de 2019 hasta mediados de 2020, fue de los agoreros del colapso (permabears) a causa de la destrucción de la oferta y la demanda. La segunda desde fines de 2020 hasta finales del 2021, fue de los optimistas crónicos (permabulls) que pregonaron la recuperación en V para las economías competitivas; y la tercera, desde inicios del 2022 hasta el presente, cuando la sorpresa de los neoclásicos tuvo que confrontarse con la realidad del reconocimiento forzoso no solo de la inflación duradera, sino también de la recuperación estanflacionaria en el túnel del coronavirus, sus secuelas y variantes; la cual  recicla al cueste lo que cueste. El cueste lo que cueste de la crisis sanitaria se entabló en dos escenarios básicos, aunque no exclusivos. 1) Así sucedió en el eje del cueste lo que cueste consistente en la compensación indemnizatoria masiva de los más perjudicados por la peste, sean estos los Bancos, las empresas o las familias a fin de sostener a la demanda global. 2) Las bajas, casi nulas, tasas de interés de la política emisionista quantitative easing, las cuales abarataron al cueste lo que cueste Estamos entrando en una etapa artefactual donde los riesgos y las incertidumbres propios de la durabilidad del cueste lo que cueste conjugan a los estrangulamientos económicos con los políticos y con los sociales. La estanflación deteriora al poder de compra de los que tienen la suerte de conservar su trabajo; al mismo tiempo que la durabilidad del cueste lo que cueste sobredimensiona al gasto público y al endeudamiento del mismo género, montando un desfase de la política pública que minora al financiamiento de la salud colectiva, la educación o la seguridad social. Llovido sobre mojado: los conflictos geo económicos, la desarticulación de las cadenas de valor mundiales y el aumento del gasto militar, hacen que el cueste lo que cueste devenga muy perjudicial para el bien común de largo plazo, porque soluciona cada vez menos al fallo fundamental del mercado, tal cual es hacer crecer al PIB potencial. La realidad mundial de la recuperación estanflacionaria demuestra que el cueste lo que cueste tiene la piel dura; por lo cual no nos aproximamos a ningún retorno a la normal, tal como vocean los comentaristas simpatizantes del modelo mental neoclásico más o menos afectados por los vicios conceptuales de la main current economic. Aunque no invalidamos al cueste lo que cueste como respuesta urgente a la crisis sanitaria, recalcamos que esta  variable crucial repercutirá en forma inédita en el corto y largo plazo del ciclo económico que se aproxima; planteando un desafío de gran envergadura para el pensamiento y la acción económicos." ["post_title"]=> string(36) "Durabilidad del cueste lo que cueste" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(36) "durabilidad-del-cueste-lo-que-cueste" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2023-01-19 01:32:34" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2023-01-19 06:32:34" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=87881" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#18769 (24) { ["ID"]=> int(87633) ["post_author"]=> string(3) "199" ["post_date"]=> string(19) "2023-01-11 13:36:24" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2023-01-11 18:36:24" ["post_content"]=> string(4301) "Hace unas semanas, el franquiciado Banco de Suecia premió a los banqueros estadounidenses mediante la franquicia otorgada por la Fundación Nobel para el 2022. El mismo Banco sueco escribió un panegírico justificativo que remite la culpa de las crisis bancarias a los depositantes, al mismo tiempo que exime de cualquier cargo a los banqueros estadounidenses. De hecho, evitar el efecto dominó de las corridas bancarias entraña reivindicar el chantaje de los Bancos al gobierno nacional llamado demasiado grande para quebrar  (too big to fail), el cual sirvió y sirve para disimular el engendramiento de la crisis financiera en 2007 a causa del oportunismo de los banqueros estadounidenses, los cuales utilizaron a la selección adversa ex ante y al riesgo moral ex post para ocultar la cartera mala.  Los galardonados Douglas Diamond y Philip Dybvig dijeron que apenas se enciende la chispa de la financiarización, los Bancos devienen más vulnerables porque sus activos son de largo plazo (inversiones productivas), al mismo tiempo que sus pasivos (los depósitos), son de corto plazo. La vulnerabilidad bancaria, entonces, es agravada por el pánico de los depositantes quienes, con total irresponsabilidad, conducen a la quiebra bancaria. Las inversiones productivas, a su vez y  en función de los rendimientos de plazos diferentes, no pueden contrabalancear a la irresponsabilidad de los depositantes. Esta beatitud (porque no contempla la captura de rentas financieras) de las inversiones bancarias atribuida por Diamond y Dybvig, no es más que un pretexto destinado a escamotear al rentismo bancario totalmente improductivo.   Por otra parte y al contrario del mundo feliz de Bernanke (tercer premiado), imaginado en su Gran Moderación, la inquietante Paradoja de la Tranquilidad concebida por Minsky consiste en un proceso que infla la burbuja especulativa incrementando el nivel de endeudamiento general y el riesgo sistémico. Al cabo de cierto tiempo, estos últimos conducen a que los Bancos contraigan el otorgamiento de crédito induciendo la transformación de la euforia de los ambiciosos depositantes, en el pánico de los mismos devoradores de pequeñas rentas financieras; con lo que se alcanza el punto de no retorno en la burbuja especulativa, el cual aplica perfectamente al paro del mercado interbancario causado por los banqueros oportunistas en 2007.   Varios y muy distinguidos economistas acostumbran crear neologismos para expresar ideas viejas; tal es el caso de Bernanke (La Gran Moderación por referirse a la estabilidad de la espiral precios salarios); o de Diamond y Dybvig quienes inventaron expresiones como maturity mismatch (aludiendo al riesgo de falta de liquidez), o run equilibrium (evocando a los equilibrios de corto plazo). La convergencia de maturity mismatch, con el run equilibrium, entablan un escenario donde los perversos depositantes ponen en acto una profecía autorrealizada de quiebra bancaria.  Tenemos la ilusión de que los próximos Premios Nobel en economía no utilicen jergas destinadas al mercadeo de esta profesión eventualmente galardonada por el Banco de Suecia, porque tal comercialización ensombrece al pensamiento económico, al mismo tiempo que adoctrina dolosamente a la opinión pública.  Contacto: [email protected]" ["post_title"]=> string(46) "La ceremonia autocomplaciente de los banqueros" ["post_excerpt"]=> string(143) "La vulnerabilidad bancaria es agravada por el pánico de los depositantes quienes, con total irresponsabilidad, conducen a la quiebra bancaria." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(46) "la-ceremonia-autocomplaciente-de-los-banqueros" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2023-01-11 13:42:22" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2023-01-11 18:42:22" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=87633" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18796 (24) { ["ID"]=> int(87881) ["post_author"]=> string(3) "199" ["post_date"]=> string(19) "2023-01-18 10:37:10" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2023-01-18 15:37:10" ["post_content"]=> string(4954) "Entre 2019 y 2022, la estructura artefactual con la cual las naciones han enfrentado al coronavirus y sus variantes vivió dos momentos muy significativos en su secuencia histórica: el primero entre 2019 e inicios de 2021 caracterizado por la destrucción de la oferta y la demanda amortiguada por el cueste lo que cueste; y el segundo, desde finales de 2021 hasta el presente, singularizado por el acompañamiento a este último, de la inflación y de la estanflación.   La estanflación de hoy en día, no se desmiente en absoluto con el vicio conceptual de Janet Yellen y de Biden de refutarlo alegando que no hay tal cosa porque no hay desempleo. Vicio conceptual, porque es una consecuencia del troquelado de la Curva de Philips en el inconsciente de ambos personajes.  Recordamos que tal Curva designa a la relación inversa entre inflación y desempleo como responsable fundamental de la inflación, pero no los precios formados por los empresarios o la cantidad de dinero en circulación. Vicio conceptual, porque la realidad actual de la emergencia sanitaria en nada permite otorgarle un rol secundario a los precios inflados por los empresarios, o a la cantidad de dinero en circulación emitida por el gobierno.  Como antecedente de la estanflación actual que acompaña categóricamente al cueste lo que cueste, las expectativas registraron tres fases. La primera, desde fines de 2019 hasta mediados de 2020, fue de los agoreros del colapso (permabears) a causa de la destrucción de la oferta y la demanda. La segunda desde fines de 2020 hasta finales del 2021, fue de los optimistas crónicos (permabulls) que pregonaron la recuperación en V para las economías competitivas; y la tercera, desde inicios del 2022 hasta el presente, cuando la sorpresa de los neoclásicos tuvo que confrontarse con la realidad del reconocimiento forzoso no solo de la inflación duradera, sino también de la recuperación estanflacionaria en el túnel del coronavirus, sus secuelas y variantes; la cual  recicla al cueste lo que cueste. El cueste lo que cueste de la crisis sanitaria se entabló en dos escenarios básicos, aunque no exclusivos. 1) Así sucedió en el eje del cueste lo que cueste consistente en la compensación indemnizatoria masiva de los más perjudicados por la peste, sean estos los Bancos, las empresas o las familias a fin de sostener a la demanda global. 2) Las bajas, casi nulas, tasas de interés de la política emisionista quantitative easing, las cuales abarataron al cueste lo que cueste Estamos entrando en una etapa artefactual donde los riesgos y las incertidumbres propios de la durabilidad del cueste lo que cueste conjugan a los estrangulamientos económicos con los políticos y con los sociales. La estanflación deteriora al poder de compra de los que tienen la suerte de conservar su trabajo; al mismo tiempo que la durabilidad del cueste lo que cueste sobredimensiona al gasto público y al endeudamiento del mismo género, montando un desfase de la política pública que minora al financiamiento de la salud colectiva, la educación o la seguridad social. Llovido sobre mojado: los conflictos geo económicos, la desarticulación de las cadenas de valor mundiales y el aumento del gasto militar, hacen que el cueste lo que cueste devenga muy perjudicial para el bien común de largo plazo, porque soluciona cada vez menos al fallo fundamental del mercado, tal cual es hacer crecer al PIB potencial. La realidad mundial de la recuperación estanflacionaria demuestra que el cueste lo que cueste tiene la piel dura; por lo cual no nos aproximamos a ningún retorno a la normal, tal como vocean los comentaristas simpatizantes del modelo mental neoclásico más o menos afectados por los vicios conceptuales de la main current economic. Aunque no invalidamos al cueste lo que cueste como respuesta urgente a la crisis sanitaria, recalcamos que esta  variable crucial repercutirá en forma inédita en el corto y largo plazo del ciclo económico que se aproxima; planteando un desafío de gran envergadura para el pensamiento y la acción económicos." ["post_title"]=> string(36) "Durabilidad del cueste lo que cueste" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(36) "durabilidad-del-cueste-lo-que-cueste" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2023-01-19 01:32:34" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2023-01-19 06:32:34" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=87881" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(19) ["max_num_pages"]=> float(10) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "37be532edf0a73057794c4a5912d7bf1" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["allow_query_attachment_by_filename":protected]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
cueste lo que cueste

Durabilidad del cueste lo que cueste

Entre 2019 y 2022, la estructura artefactual con la cual las naciones han enfrentado al coronavirus y sus variantes vivió dos momentos...

enero 18, 2023

La ceremonia autocomplaciente de los banqueros

La vulnerabilidad bancaria es agravada por el pánico de los depositantes quienes, con total irresponsabilidad, conducen a la quiebra bancaria.

enero 11, 2023




Más de categoría
Edificio del BANCO DE MÉXICO

De Frente Y Claro | BANCO DE MÉXICO EN PROBLEMAS INTERNOS

Alarma la poca experiencia con la que cuentan varios allegados a la 4T en BANXICO.

enero 26, 2023
edificio de telmex

El acuerdo entre la empresa y el STRM para dar viabilidad a Telmex

El pasado 16 de enero de 2023, en un comunicado conjunto la empresa Teléfonos de México (Telmex) y el...

enero 25, 2023
bolsa de dinero

La Trampa de la Deuda es multiforme

Los manuales de economía definen la Trampa de la Deuda como un sobreendeudamiento nacional superior a la capacidad de...

enero 25, 2023
amlo

Etapa de ocultar cifras

Como cada semana, Manuel Torres Rivera nos comparte su análisis del impacto de las políticas populistas en la economía...

enero 23, 2023