Los Pasos Silenciosos del Capitalismo

El socialismo es estridente. Sus manifestaciones han sido y serán ostentosas en sus formas y en sus modos. El Socialismo documentado tuvo que ser llevado a las calles, a las plazas, a las multitudes para obtener respaldo;...

23 de agosto, 2021 Capitalismo segun manuel torres rivera

El socialismo es estridente. Sus manifestaciones han sido y serán ostentosas en sus formas y en sus modos. El Socialismo documentado tuvo que ser llevado a las calles, a las plazas, a las multitudes para obtener respaldo; también, tuvo que ser pronunciado, enunciado y escudado en frases, en alusiones verbales y corpóreas, en representaciones teatrales y gesticulaciones histriónicas para invocar el momento por encima de la trascendencia.

El socialismo siempre ha vivido de momentos más que de movimientos; cosecha la fase de interrupción de la marcha de una economía, sea por causas naturales o provocadas para destacar un camino contrario al que las naciones adoptan para ver por sistemas colectivos y metas nacionales. El Socialismo siempre revierte objetivos trascendentales por circunstancias efímeras; entendiendo por éstas las que contemplan un plano victimado y vilipendiado, el supuestamente excluyente en la mira de los alcances regionales. 

El Socialismo siempre reduce; el Socialismo siempre concentra y si en algún momento prospera, apuesta a los círculos concéntricos en ese radio que inunda prerrogativas de reclamo sin sustancia. El Socialismo propala ideas sueltas para jamás conformar doctrina, para jamás formar compromiso. La reunión de preceptos aislados nunca toma forma y en la estridencia altera fórmulas de convivencia. El Socialismo es caos verbal, es incitación a lo establecido por sistema, es la alteración última del orden social.

La experiencia del último siglo ha dejado atrás las prerrogativas de invocación social para incorporarlas en la agenda del orden mundial y así velar por las seguridades de un contrato social en la salud, en la alimentación, en la educación y en la vivienda. Todo esto sin Socialismo. La Guerra Fría dejó una estela amarga en los nutrientes más elementales de la convivencia, de la participación activa y del comercio. La experiencia derribó muros físicos y psicológicos por igual. Derribó atavismos y vicios que desechaban la libre interpretación de la expresión cultural y material.

La presencia de la individualidad no se hizo esperar; el hombre experimentó su capacidad creadora como nunca antes; las multitudes carecían de expresión, sustentaban preceptos aislados pero no permitían la construcción del sueño emprendedor; surgía el sustento del capital como respaldo a la expresión del anhelo de sobresalir. No existió jamás la necesidad de concentrar la fuerza del capital para incorporarla a las necesidades más elementales de producción. El ingrediente ya estaba en los ambientes de las naciones: la libertad.

La libertad enarboló lo que las doctrinas totalitarias pregonaban y la prédica no necesitó de masas ni de plazas. Simplemente tomó forma en la adopción de interpretación de necesidades no cubiertas para cubrirlas. Tomó forma en la interpretación de gustos y preferencias para atenderlas. Nacía la demanda para incorporar una estructura justa de precios en la oferta. Nacía la competencia para premiar la excelencia, para premiar la perfección y la calidad. Nacían las especializaciones y las ventajas comparativas.

De esta manera nacieron las economías de mercado, nacieron sin rendir ningún tributo a nada ni a nadie. La consecuencia de capitalización de algún modo acomodó el capital al fenómeno de libertad. Tal vez la consecución del proceso liberal tuvo influencia en las denominaciones que en la historia moderna han trascendido como liberalismo y como capitalismo y si de algún modo tuvieron una fusión, el término no es ninguna captura de terminología o de simbología. Si la Escuela de Chicago y el Varsity Club del este norteamericano alguna vez mencionaron el término neo liberal, simplemente hacían referencia a la dimensión y tamaño del Estado.

La década de los años noventa experimentaba un cambio radical en el alejamiento del Estado de la función productiva; el Estado dejaba de pretender ser rector de una economía. El Estado siempre fue un mal empresario, a eso se resumía el modelo. Es importante destacar que no es el paso al capital el decisivo en esta concepción académica, es la función productiva. A pesar de los intentos que hacen economías totalitarias en denostar esta mira, el  capital no convierte a la función de producción en capitalista. La esencia es la composición de los tres factores esenciales: la materia prima, la mano de obra y los costos de producción. 

Si damos crédito a la noción que engloba los factores de producción y le llamamos Capitalismo, aún así, las prerrogativas persisten en la trayectoria que lleva muchas décadas en la conversión de factores de producción a satisfactores. Si esa meta no fuera considerada como correcta, las naciones no tendrían hoy el grado de avance en investigación y desarrollo y en tecnología. Tampoco tendríamos a la gran mayoría de las naciones amparando esta concepción que ha permitido intercambio y paz social.

Las naciones que pueden considerarse absolutistas o totalitarias han sumido en una coexistencia precaria a su ciudadanía; han usurpado el pensamiento individual por uno colectivo y han decidido destino de ingreso y consumo bajo una óptica que invalida la pretensión individual, mermando la actividad emprendedora y creadora. Habrá que añadir la premisa inicial de este texto, la estridencia. Ahí radica la principal diferencia con los modelos abiertos; la libertad se respira, simplemente se absorbe como un bien que no precisa de enunciados. Si a eso le llamamos Capitalismo, entonces podríamos decir que es o labor de todos o participación sin intervención que no requiere prédica o divulgación.

A diferencia del Socialismo, que precisa de recordatorios, de pronunciamientos sonoros y de presencia intempestiva, el ahora adoptado Capitalismo, por razones ya explicadas, requiere de reglas de participación y de leyes. Si las diferencias son abismales y lo son, el Capitalismo hace una tarea en silencio y tal vez ese silencio sea comprendido en la esfera del respeto y el orden que guardan las naciones progresistas por sus leyes. 

Comentarios


object(WP_Query)#18046 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(16) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(69636) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "17-07-2022" ["before"]=> string(10) "14-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(16) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(69636) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "17-07-2022" ["before"]=> string(10) "14-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(19) "economia-y-negocios" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18044 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(16) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(16) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18020 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18011 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "17-07-2022" ["before"]=> string(10) "14-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-07-17 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-08-14 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (69636) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (16) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18047 (24) { ["ID"]=> int(81611) ["post_author"]=> string(2) "12" ["post_date"]=> string(19) "2022-08-01 09:37:09" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-08-01 14:37:09" ["post_content"]=> string(6558) "Iniciaba la década de los noventa; surgía preocupación por el tamaño del Estado y también por los alcances de la economía. Ya era sentimiento general que las economías eran de mercado y las asfixiaban las políticas públicas, asfixia en cuanto al margen de acción. La iniciativa para dimensionar el tamaño de la economía inició en el Varsity Club del este norteamericano con la Universidad de Yale a la cabeza. Para 1993 la Escuela de Chicago, así llamada por su criterio de evolución y pensamiento económico lanzó como pronunciamiento el término neoliberal. Era una renovación en la dialéctica del momento, un simple despegue del liberalismo de siglos, para diferenciar una concentración en mercados y apertura de fronteras, dando por descontada la influencia del capital. Años atrás surgían las interpretaciones de ventajas comparativas que añadían a los caminos de la especialización impulsada por el esquema neoliberal.  Podemos observar en esta breve descripción del neoliberalismo un afán estrictamente económico o comercial si abundamos en sus consecuencias más inmediatas. El término economía de mercado adecuó esta circunstancia con mayor exactitud para describir una gama inclusiva en el orden internacional. También podríamos observar que no existe un concepto doctrinario o fórmula cautiva de pensamiento; el modelo simplemente actúa como impulsor de fuerzas de mercado y entre ellas, muy notoriamente, la competencia. Esta concepción no puede entenderla un populista. El populismo por definición –si cabe alguna  en el populismo– reta la apertura. El populismo es un modelo cerrado y contemplativo. Es un modelo pasivo, discursivo y prácticamente estático en su concepción de mando.  El populismo desde luego parte de un esquema social, de eso no existe duda. La interpretación del Contrato Social adopta bases uniformes para reinterpretar necesidades sin clamor individual. Esto significa un modelo vertical que anula de origen la individualidad. Al no existir individualidad entonces existe un supletorio que intenta diluir las capas sociales para que los estratos se identifiquen unos con otros, pero el sentido vertical de su estructura plasma en el último estrato ese concepto ancestral y hoy casi extinto: la igualdad. Es claro que esta visión no permite señales de otras economías como tampoco permite injerencia de satisfactores de ningún orden. Si lo hiciera, lastimaría la concepción de igualdad.  Retomando la igualdad como punto de partida y desde luego discrepancia con economías abiertas, podemos imaginar nuestro último punto de diferencia en los mercados internos o de consumo. Los pasos intermedios se llamarían ingreso aunado a los derivados de las cadenas productivas que ya llenaron los espacios de venta, costos, utilidades y renta, en ese orden. Es el último punto el foco central del modelo popular, la renta. Es la renta el ingreso del Estado. En un Estado absolutista prácticamente no existe renta. En un Estado Federal como el nuestro, desde luego existe porque la contribución al producto no radica en el Estado. Los agentes productivos en el modelo mexicano producen mucho más allá de las disposiciones que pudiera tener el gasto público Si sumamos los bienes y servicios de la nación, los agentes privados generan la mayor parte del producto o riqueza de la nación.  Derivado de lo anterior, la situación del ingreso pertenece, para ser considerado una derivación de agregados de valor, como cualquier otro costo, de las cadenas de producción. Si el ingreso adapta un poder adquisitivo, demanda bienes y satisfactores en relación directa a la oferta derivada de las mismas cadenas de producción. En este punto el modelo popular choca con las ofertas no correspondidas desde la dispersión de recursos captados de la renta productiva. Esta imperfección se llama dádiva y es simple reciclaje de auténticos derivados de valor y no es ingreso. Al integrarse esta imperfección, disloca la oferta por no corresponder a una demanda integrada a procesos productivos. Es una primera llamada a un proceso conocido como inflación. El gobierno actual disloca el ingreso, lo confunde en una dispersión que justifica en la premisa inicial de este texto, la uniformidad o igualdad. Al situar niveles de ingreso conforme a criterios especulativos de bienestar, irrumpe en forma natural la aspiración individual ya citada en párrafos anteriores. Entonces viene la interpretación que desplaza las capas sociales y todo estrato para dotar de grandeza insospechada la magnificencia de la obra pública. Esta centralización de funciones acapara el gasto corriente de la nación. Para esta circunstancia no existe mesura porque la concesión de subsistencia ya quedó probada en la dotación calculada desde el poder para evitar una situación contestataria.  La brecha que borra el populismo entre la magnificencia y la precariedad ya quedó sembrada en la aceptación tácita del ingreso que interrumpió los órdenes productivos que la ciudadanía cautiva no conoce y tal vez jamás conocerá. Para el populismo no hay capas intermedias, para el populismo es todo para el poder, poco para la población y nada no existe, porque sería una regresión al reclamo original que le dio sustento. Cuando esto ocurre,  el discurso acomoda el futuro en un presente estático en funciones de mando y ya se comentó. Todo se sitúa en un presente acomodaticio, precario, pletórico de revanchas y desquites ante un pasado fantasmagórico cargado de mezquindad.  El populismo siempre abre un nuevo horizonte. Lo abre cuando desgasta otro. El populismo nunca cede a la razón porque la razón y el entendimiento son ajenos y la cerrazón es propia y cautiva de fronteras y horizontes cerrados. Entonces enardece el nacionalismo y los valores que han sido usurpados en aras de la riqueza de otros. Surge la pobreza como insignia y estandarte de justicia. Pero en un sistema de agentes productivos es preciso buscar un equilibrio y si no lo hay, una salida porque la recaudación no cesa. Entonces el gasto debe ser insuficiente para el sueño emancipador y correctivo.  Continuará…" ["post_title"]=> string(68) "Siete billones de presupuesto…y se decreta pobreza (primera parte)" ["post_excerpt"]=> string(156) "El populismo siempre abre un nuevo horizonte cuando desgasta otro. El populismo nunca cede a la razón porque la razón y el entendimiento les son ajenos. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(63) "siete-billones-de-presupuestoy-se-decreta-pobreza-primera-parte" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-08-01 09:37:09" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-08-01 14:37:09" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=81611" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17951 (24) { ["ID"]=> int(81702) ["post_author"]=> string(2) "12" ["post_date"]=> string(19) "2022-08-02 10:52:51" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-08-02 15:52:51" ["post_content"]=> string(6395) "En la primera parte* dejamos en preclaro la visión populista y reacción a la vez ante la apertura que de inicio rechaza. También, tocamos la injerencia del actual gobierno en las dotaciones de ingreso ajeno a las cadenas productivas. La conclusión de la primera parte mencionaba una brecha que el populismo borra o intenta borrar entre la magnificencia y la precariedad y una aceptación tácita del ingreso que interrumpe órdenes productivos. Esto naturalmente tiene origen en la captura de voluntades: un ingreso que decide el gobierno para sufragar necesidades básicas y crear como fue apuntado anteriormente, estratos sociales ante una utópica igualdad. El modelo social de esta transición de gobierno en turno, al parecer da por descontada esta aceptación al grado de calificar con índices de penetración de hogares, una estadística que brinda un poder de concesión mayoritaria.  En consideración a lo anterior, daremos cuenta de un inicio de este movimiento que amparaba en supuesto paralelo la cobertura de las capas más necesitadas al tiempo de anunciar obra magnífica. La brecha referida anteriormente es intencional. La creación de un vacío entre las capas con asistencia premeditada y la obra monumental, presupone un afán de legado en demostración del mayor de los símbolos que puede enarbolar un gobierno populista: la posteridad. Desde luego que para instalar esta idea era preciso arrinconar todo estrato de la sociedad en ese último escalón de la supervivencia con el consecuente amarre de la dádiva para dejar un plano definido sin contestación posible. Esta intención perversa en todos sentidos explica la multiplicación de la pobreza en estos tres años de gestión del régimen. El enunciado de “primero los pobres” no era más que la introducción de un sistema de captura. No olvidemos que el populismo trabaja a base de símbolos. En el caso del gobierno actual se sentó la premisa de origen en una austeridad adjetivada como republicana, como suele hacerse en el esquema popular, adjetivar, sembrar eufemismos como bienestar, sembrando vida, jóvenes construyendo el futuro y muchas más. Acabar con la pobreza no sería parte de la agenda populista porque se eleva el nivel posible de respuesta y eso contradice la agenda que sitúa día con día una supuesta marcha de la nación que rescata privilegios que retenían unos cuantos. El proceso de rescate de valores nacionales toma tiempo siempre, el necesario para convencer de ese denuedo simbólico y arduo y naturalmente brinda el tiempo necesario para consolidar los valores olvidados y sepultos en trayectorias anteriores. El discurso populista siempre tendrá justificación porque la redención no se da en un amanecer. Aquí es donde aparece la obra monumental, la obra del legado, la insignia que marca el derrotero de toda etapa transcurrida. Tiene que ser monumental para significar la gallardía del rescate plenario y ahondar la brecha tendida a propósito para marcar la diferencia que debe existir entre el poderío del liderazgo y los seguidores. Esa gran distancia abre toda perspectiva de dominio en la admiración y el arrojo que recibirá el pueblo y generaciones futuras.  Pero no todo es tan simple; la obra monumental requiere de programas, planes de negocio, plazos de recuperación, vida útil probable y planeación, mucha planeación. A la distancia de cuatro años no se dio. La obra monumental está entrampada en la improvisación, en la corrupción desmedida, en esa vorágine presupuestal que no dimensiona horizonte de término y puesta en marcha. El equilibrio que alguna vez se pensó en esa avalancha sin precedente que inundaba el discurso de inicio, que situaba bienestar en las capas sociales, que atendía salud y educación y legaba el significado de la obra trascendente, se ha convertido en derroche singular, en metas interrumpidas todas y en tiempos traicioneros.  De inicio todo fue intencional. Se buscaba la excusa para desbocar el gasto público trastocando inversión pública en ese afán de interpretación que marcó el presidente para significar de la cosa pública negocios públicos. Lo hizo pensando en la cercanía y versatilidad para desmantelar concepciones de ahorro, de reservas y de recursos en encargo fiduciario. La dimensión de sus afanes constructores era la fórmula perfecta. Le era indispensable. Pero ahora estamos inmersos en trampas de tiempo. Los tiempos no dan y los recursos tampoco. Los descuidos de muchas áreas ya alcanzaron la calígine presupuestal del descuido y del abandono.  El eufemismo como salida ya no brinda el tiempo de conclusión de las tres obras insignia. La disciplina hasta ahora autónoma no ha comprado los bonos que ya se encuentran descontados de tiempo atrás en la inversión. Como la austeridad quedó trascendida, habría que buscar el sinónimo adecuado a la siguiente fase de pobreza. Se encontró el término pero no la solución. Sabemos de sobra que la austeridad jamás existió, como también sabemos que la pobreza anunciada será otra más de las maniobras a las que acude esta transición. Entonces vienen las etiquetas que justifican los desvíos presupuestales para seguir destinando recursos como los 45 000 millones a Sener y 20 000 al tren.  Siete billones de pesos no es más que la culminación de esta farsa llamada populismo y autonombrada transformación por su creador e impulsor. Nunca ningún presidente tuvo presupuesto semejante a su alcance, aún equiparando precios de uno y otro período. Nunca un presidente ha sido tan encumbrado en índices de popularidad ante un dispendio sin precedente en nuestra historia. Esta irresponsabilidad ha sido festinada y premiada. No por siempre, esperemos.  *https://ruizhealytimes.com/economia-y-negocios/siete-billones-de-presupuestoy-se-decreta-pobreza-primera-parte/" ["post_title"]=> string(68) "Siete billones de presupuesto…y se decreta pobreza (segunda Parte)" ["post_excerpt"]=> string(125) "Manuel Torres Rivera nos revela la irresponsabilidad en el gasto de las finanzas públicas del actual gobierno de México. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(63) "siete-billones-de-presupuestoy-se-decreta-pobreza-segunda-parte" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-08-02 10:52:51" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-08-02 15:52:51" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=81702" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18047 (24) { ["ID"]=> int(81611) ["post_author"]=> string(2) "12" ["post_date"]=> string(19) "2022-08-01 09:37:09" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-08-01 14:37:09" ["post_content"]=> string(6558) "Iniciaba la década de los noventa; surgía preocupación por el tamaño del Estado y también por los alcances de la economía. Ya era sentimiento general que las economías eran de mercado y las asfixiaban las políticas públicas, asfixia en cuanto al margen de acción. La iniciativa para dimensionar el tamaño de la economía inició en el Varsity Club del este norteamericano con la Universidad de Yale a la cabeza. Para 1993 la Escuela de Chicago, así llamada por su criterio de evolución y pensamiento económico lanzó como pronunciamiento el término neoliberal. Era una renovación en la dialéctica del momento, un simple despegue del liberalismo de siglos, para diferenciar una concentración en mercados y apertura de fronteras, dando por descontada la influencia del capital. Años atrás surgían las interpretaciones de ventajas comparativas que añadían a los caminos de la especialización impulsada por el esquema neoliberal.  Podemos observar en esta breve descripción del neoliberalismo un afán estrictamente económico o comercial si abundamos en sus consecuencias más inmediatas. El término economía de mercado adecuó esta circunstancia con mayor exactitud para describir una gama inclusiva en el orden internacional. También podríamos observar que no existe un concepto doctrinario o fórmula cautiva de pensamiento; el modelo simplemente actúa como impulsor de fuerzas de mercado y entre ellas, muy notoriamente, la competencia. Esta concepción no puede entenderla un populista. El populismo por definición –si cabe alguna  en el populismo– reta la apertura. El populismo es un modelo cerrado y contemplativo. Es un modelo pasivo, discursivo y prácticamente estático en su concepción de mando.  El populismo desde luego parte de un esquema social, de eso no existe duda. La interpretación del Contrato Social adopta bases uniformes para reinterpretar necesidades sin clamor individual. Esto significa un modelo vertical que anula de origen la individualidad. Al no existir individualidad entonces existe un supletorio que intenta diluir las capas sociales para que los estratos se identifiquen unos con otros, pero el sentido vertical de su estructura plasma en el último estrato ese concepto ancestral y hoy casi extinto: la igualdad. Es claro que esta visión no permite señales de otras economías como tampoco permite injerencia de satisfactores de ningún orden. Si lo hiciera, lastimaría la concepción de igualdad.  Retomando la igualdad como punto de partida y desde luego discrepancia con economías abiertas, podemos imaginar nuestro último punto de diferencia en los mercados internos o de consumo. Los pasos intermedios se llamarían ingreso aunado a los derivados de las cadenas productivas que ya llenaron los espacios de venta, costos, utilidades y renta, en ese orden. Es el último punto el foco central del modelo popular, la renta. Es la renta el ingreso del Estado. En un Estado absolutista prácticamente no existe renta. En un Estado Federal como el nuestro, desde luego existe porque la contribución al producto no radica en el Estado. Los agentes productivos en el modelo mexicano producen mucho más allá de las disposiciones que pudiera tener el gasto público Si sumamos los bienes y servicios de la nación, los agentes privados generan la mayor parte del producto o riqueza de la nación.  Derivado de lo anterior, la situación del ingreso pertenece, para ser considerado una derivación de agregados de valor, como cualquier otro costo, de las cadenas de producción. Si el ingreso adapta un poder adquisitivo, demanda bienes y satisfactores en relación directa a la oferta derivada de las mismas cadenas de producción. En este punto el modelo popular choca con las ofertas no correspondidas desde la dispersión de recursos captados de la renta productiva. Esta imperfección se llama dádiva y es simple reciclaje de auténticos derivados de valor y no es ingreso. Al integrarse esta imperfección, disloca la oferta por no corresponder a una demanda integrada a procesos productivos. Es una primera llamada a un proceso conocido como inflación. El gobierno actual disloca el ingreso, lo confunde en una dispersión que justifica en la premisa inicial de este texto, la uniformidad o igualdad. Al situar niveles de ingreso conforme a criterios especulativos de bienestar, irrumpe en forma natural la aspiración individual ya citada en párrafos anteriores. Entonces viene la interpretación que desplaza las capas sociales y todo estrato para dotar de grandeza insospechada la magnificencia de la obra pública. Esta centralización de funciones acapara el gasto corriente de la nación. Para esta circunstancia no existe mesura porque la concesión de subsistencia ya quedó probada en la dotación calculada desde el poder para evitar una situación contestataria.  La brecha que borra el populismo entre la magnificencia y la precariedad ya quedó sembrada en la aceptación tácita del ingreso que interrumpió los órdenes productivos que la ciudadanía cautiva no conoce y tal vez jamás conocerá. Para el populismo no hay capas intermedias, para el populismo es todo para el poder, poco para la población y nada no existe, porque sería una regresión al reclamo original que le dio sustento. Cuando esto ocurre,  el discurso acomoda el futuro en un presente estático en funciones de mando y ya se comentó. Todo se sitúa en un presente acomodaticio, precario, pletórico de revanchas y desquites ante un pasado fantasmagórico cargado de mezquindad.  El populismo siempre abre un nuevo horizonte. Lo abre cuando desgasta otro. El populismo nunca cede a la razón porque la razón y el entendimiento son ajenos y la cerrazón es propia y cautiva de fronteras y horizontes cerrados. Entonces enardece el nacionalismo y los valores que han sido usurpados en aras de la riqueza de otros. Surge la pobreza como insignia y estandarte de justicia. Pero en un sistema de agentes productivos es preciso buscar un equilibrio y si no lo hay, una salida porque la recaudación no cesa. Entonces el gasto debe ser insuficiente para el sueño emancipador y correctivo.  Continuará…" ["post_title"]=> string(68) "Siete billones de presupuesto…y se decreta pobreza (primera parte)" ["post_excerpt"]=> string(156) "El populismo siempre abre un nuevo horizonte cuando desgasta otro. El populismo nunca cede a la razón porque la razón y el entendimiento les son ajenos. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(63) "siete-billones-de-presupuestoy-se-decreta-pobreza-primera-parte" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-08-01 09:37:09" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-08-01 14:37:09" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=81611" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(21) ["max_num_pages"]=> float(11) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "115b7b40c885a5b219ca2a8c31b0a962" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
se decreta pobreza

Siete billones de presupuesto…y se decreta pobreza (primera parte)

El populismo siempre abre un nuevo horizonte cuando desgasta otro. El populismo nunca cede a la razón porque la razón y el...

agosto 1, 2022

Siete billones de presupuesto…y se decreta pobreza (segunda Parte)

Manuel Torres Rivera nos revela la irresponsabilidad en el gasto de las finanzas públicas del actual gobierno de México.

agosto 2, 2022




Más de categoría
Inflación y reduflación: impacto en el gasto de la población

Inflación y reduflación: impacto en el gasto de la población

Los hogares más pobres, los más vulnerables, son quienes sufren los mayores estragos de la inflación.

agosto 12, 2022
El T-MEC: una posición envidiable en el mundo energético

El T-MEC: una posición envidiable en el mundo energético

México está en una posición territorial de intercambios comercial, tecnológico e inversiones, envidiable. Ahora todo depende de la buena...

agosto 11, 2022

Clara, la plataforma mexicana que simplifica las finanzas de los negocios

Llevar un buen control de gastos es todo un desafío para quienes llevan la contabilidad de una empresa y...

agosto 10, 2022
papeleo

La odisea de abrir un negocio en México

Las empresas son las principales generadoras de empleo en el país, por ello hay que crear más empresas e...

agosto 9, 2022