La Economía en 2022, los mismos retos de tres años

Manuel Torres Rivera hace una evaluación de los proyectos, programas emblemáticos y políticas de la actual administración y su impacto en la economía mexicana.

3 de enero, 2022

Sin profundizar en análisis económico, sin consultar mediciones de la gran economía, por simple aritmética podemos deducir el rotundo fracaso de esta transición en turno; después de tres años sin crecimiento de la economía, podemos iniciar por sumar al producto, por negativo que se presente, 2.4 billones de pesos de nueva deuda, deuda contraída por esta transición, aclarando, no heredada. El endeudamiento de cualquier agente productivo naturalmente es programado, estudiado y resuelto con índices de valor actual para adelantar su recuperación. 

La deuda forma parte de un programa de capitalización en donde se reúne capital fresco y financiamiento de plazo para dar cabida a los flujos futuros en donde vendrá la recuperación. Unidas las fuentes de capitalización conforman un costo promedio y ese costo es preciso superarlo de inicio, de otro modo cualquier proyecto fracasa. Ahora veamos lineamientos reales que han conformado el actuar de esta transición con un ejemplo: Dos Bocas. Esta supuesta refinería, porque todavía no opera, ha costado casi nueve mil millones de dólares. Producirá en términos reales casi lo mismo que Deer Park, esto es, menos de 300,000 barriles diarios. La nueva inversión en Deer Park es de menos de 600 millones de dólares. 

Si suponemos una demanda para este crudo para refinación, por muy elevado el precio por barril, Dos Bocas jamás llegaría a pagarse. Y si añadimos la intención de refinar por cuenta propia, esto es Pemex, para producción de combustibles de consumo interno, entonces Dos Bocas, junto con las otras seis refinerías en territorio nacional, perderán siempre. Si Pemex queda fuera de sus mercados naturales, tendrá que absorber 45 dólares de costo de extracción por barril por principio. Entonces, volviendo a la simple aritmética, si 2.4 billones de pesos de deuda creada en tres años no resuelve el principal problema que enfrentamos, una empresa quebrada para continuar perdiendo, poco puede esperarse de otros renglones.

Pero vayamos a los otros renglones: Santa Lucía, un aeropuerto que no lo es y pretende simular que lo es a partir de Marzo. Santa Lucía no tiene resuelto el espacio aéreo, no tiene resuelta la conexión terrestre y no tiene capacidad para alternar vuelos con el AICM por la proximidad, además de contar con una sola pista y catorce posiciones de embarque. Sus costos son reserva, sus anexiones territoriales están en disputa, su geografía y clima tienen innumerables consideraciones en contra, por tanto su haber dispendiado sin programa no reúne visos de ser recuperado jamás. 

El Tren Maya, un concepto impuesto y sin demanda regional, reúne disputas territoriales, concursos abandonados, remiendos sin programa, tramos sin estudio ambiental-a estas alturas-y nuevamente, opacidad y desvíos de recursos imperdonables ante una ética gubernamental inexistente en esta transición. Más renglones: Sembrando Vida a la que debemos exigir cuentas de 72 000 hectáreas deforestadas para dar cabida a una siembra inútil, perniciosa y plagada de vicios en la intermediación con la consecuente corrupción sin medida. Jóvenes Construyendo el Futuro, otra acepción equivocada para insertar ingreso sin programa, que ha servido para interrumpir verdaderos programas de ingreso de cadenas de suministro y a la vez, por opacidad o por carecer de padrón y programa con estructura, la dispersión no ha resuelto metas de pobreza, haciendo más grave esta situación; se han sumado más de cuatro millones a la pobreza del 2018, cuando inició esta transición. 

Podemos abundar en innumerables conceptos de desacierto en política económica de esta transición, desde absurdas encuestas hasta disolución de programas en marcha, fideicomisos y organismos autónomos de valía. Nuestra simple aritmética de 2.4 billones de pesos en deuda nueva, no florece bajo ningún esquema de aliento; claramente no podemos observar carreteras, puentes, presas, infraestructura portuaria, aeroportuaria, vías alternas de comunicación y podemos incluir falta de mantenimiento que ha costado vidas en la Línea 12 del metro capitalino. De desastres naturales podemos añadir un capítulo de abandono total al haber cancelado el Fondo de Desastres Naturales. 

Ahora vamos al verdadero desastre, el causado, el inducido desde el poder: centralizar funciones para desde esa plataforma de dispendio, atender los conceptos expuestos e inoperantes y abandonar los verdaderos renglones de demanda ciudadana, iniciando por salud y abasto de medicamentos, entre muchas otras. No soltemos el tema de la deuda, no permitamos que en la marea de cifras se olviden 2.4 billones de pesos que no debíamos en 2018. El costo que quisiera calcular el lector, sobre esa deuda, es costo para la nación, se llama servicio de la deuda y es preciso atenderla, eventualmente renovarla, negociar sus plazos, sus vencimientos. 

A la llegada de esta transición, la deuda total de la nación tal vez rondaba el 44% del producto, pero el país crecía y por tanto se generaba la capacidad de pago. Ahora, iniciamos el cuarto año de esta transición y el país se encuentra en un estanco productivo, sin crecimiento y con fuga de capitales ante la falta de certidumbre jurídica y estabilidad de la nación para respaldar inversiones. La deuda supera los haberes de la nación y rebasa el producto por más del 3%; se estima que para cerrar 2022 la deuda representará el 54% del producto. 

A todo este escenario habrá que agregar una tasa de inflación del 7%. Si la economía sigue en estanco, con inflación incontrolable, se produce una estanflación y revertirla puede tomar una generación. En este texto se ha señalado la deuda contraída en tres años y únicamente se ha tratado de esquematizar sus consecuencias. Existen, desde luego otros considerandos que serán tratados eventualmente, pero he querido resaltar la irresponsabilidad de este régimen en el manejo de política económica. Del inicio de esta transición en 2018 y después de tres años de estudiar sus expresiones y considerar sus propuestas, que no justifican alcances, las metas de política económica no cambian y seguirán siendo recomendadas por organismos financieros internacionales, banca de inversión, calificadoras, por la globalidad imperante y Tratados vigentes y seguirán siendo transmitidas a los oídos sordos de esta transición en turno. 

Comentarios


El Buen Fin es del 17 al 20 de noviembre de 2023

El Buen Fin es del 17 al 20 de noviembre de 2023

“El Buen Fin” es un programa  de descuentos generalizados para el consumidor final de bienes y servicios durante el mes de noviembre...

noviembre 8, 2023

La Dirección General de Juegos y Sorteos (Parte 1)

Enrique Rodríguez-Cano comenta los acontecimientos más relevantes de la industria hípica mexicana.

noviembre 17, 2023




Más de categoría
¡Aumento Sustancial de Premios o No Corremos!

¡Aumento Sustancial de Premios o No Corremos!

Enrique Rodríguez-Cano comenta los acontecimientos más relevantes de la industria hípica mexicana.

diciembre 1, 2023
La carretera de la tempestad

La carretera de la tempestad

El inamovible, inatacable y todopoderoso corazón agro exportador de la economía argentina, hará que, después del 10 de diciembre...

noviembre 29, 2023
Siemens expande sus operaciones en el Estado de Querétaro

Siemens expande sus operaciones en el Estado de Querétaro

El pasado 22 de noviembre de 2023, la Secretaría de Desarrollo Sustentable (SEDESU) del Estado de Querétaro informó que...

noviembre 29, 2023
La seguridad pública en manos de la Guardia Nacional es la bisagra del desarrollo económico

La seguridad pública en manos de la Guardia Nacional es la bisagra del desarrollo económico

El desempeño económico del país no solo dependerá de la coyuntura que se gesta en el exterior, sino también...

noviembre 27, 2023