La División y el Efecto Económico

El presidente ha dividido al país. Es una aseveración de contundencia probada. Si existe una mitad aprobatoria de su gestión, tanto da. Si existe una aprobación sentada en la dádiva, entonces existe un fenómeno que en los...

6 de septiembre, 2021

El presidente ha dividido al país. Es una aseveración de contundencia probada. Si existe una mitad aprobatoria de su gestión, tanto da. Si existe una aprobación sentada en la dádiva, entonces existe un fenómeno que en los plazos debe estudiarse con seriedad; no existe un cimiento confiable en la vida económica de la nación equiparable a un reparto de riqueza porque simplemente nunca se ha dado, nunca ha existido un populismo como el que ahora representa esta transición en turno, la tercera de nuestra vida democrática, que no transformación como se ostenta.

Desde luego la división ha creado fronteras de entendimiento y más las ha creado la confrontación, la instigada por el presidente. De eso no existe duda. Ahora, la intención de dividir es clara para muchos sectores, los afectados por inicio: la inversión privada, la iniciativa creadora, la propulsión de las ideas, la expansión de mercados, la instalación de políticas redituables, la inercia correspondiente a los sectores productivos y finalmente, la respuesta a la invitación del capital.

Dividir tiene consecuencias; las tiene para el país, no necesariamente en la política, en ese terreno se allanan con prerrogativas de tiempo; llegan en su oportunidad en naciones prósperas y en economías abiertas, como la de México. Son pasajeras aunque se antojen perennes e intolerantes como lo que padecemos, pero las ahoga desde adentro la pujanza productiva y las sofoca el concierto internacional cuando las fuerzas del orden productivo radican en manos prudentes y de ejercicio capital, no por su nomenclatura nominativa, por su preponderancia sobre la posible imposición desde el poder. 

El discurso del presidente fue de inicio la superposición del poder político sobre el económico; a tres años de distancia no ha ocurrido. La lucha de poderes de facción puede sonar intempestiva y no lo es tanto cuando la posesión de la riqueza nacional se encuentra en manos privadas y supera las tres cuartas partes del producto. No puede existir supremacía gubernamental cuando las proporciones del capital superan las presupuestales de un simple ejercicio de gobierno en la distribución de recursos, verdadero ámbito del ejercicio público.

Lo anterior no exenta la posibilidad de dispendio desmedido de la riqueza de la nación, pero el freno lo impone la limitación de recursos de nueva creación. Sabemos que la dádiva a la que recurre esta transición reúne propósitos de captura de voluntades, lo sabemos. Ahora, la realidad alcanza todo depósito de recursos en las arcas de la nación, no habiendo otra hacienda conocida. Al no existir, entonces vienen los intentos sin estructura formal y esos ya se agotaron en diversas formas: se liquidaron fideicomisos, se apropiaron reservas de contingencia y se recurrió a la deuda. 1.4 billones no han sido suficientes en las metas de reparto y nunca lo serán. La deuda no forma capital, reúne contingencias adicionales en su servicio.

Esta transición, al dividir, tal vez con intención, lo hizo en la geografía también. Concibió en el papel y en una imaginaria que no corresponde a ningún plan de negocios, tres proyectos que recargan toda la atención en el sur de la nación. Dos que serían representativos de un ideario ilusorio basado en turismo y en auto suficiencia; el tercero no tiene ninguna concepción de factibilidad en materia de espacio aéreo por haber nacido sin ninguna posibilidad de operación aeroportuaria. De esta división es preciso aportar lo conducente en materia de gasto, que no inversión, por gravitar en el presupuesto de la nación.

De esta concepción de dispendio frontal, que reúnen el Tren Maya y Dos Bocas, para 2022 vendrá la disyuntiva de continuar proyectos fallidos de origen para colocar las prerrogativas del presidente en los escenarios que a continuación se exponen: si decide continuar con la construcción lo más probable es que nunca se terminen. Esto es prácticamente concluyente dadas las circunstancias de avance porque para la mitad de este encargo deberían acumular 50% de terminación y desde luego no lo tienen. De Santa Lucía lo mismo da porque jamás operará como aeropuerto internacional. 

Ahora, si interrumpe sus obras y opta por el camino del reparto, puede sufrir otro revés de poder de convocatoria como ya lo experimentó en Junio pasado. Desde luego no se puede todo; las arcas de la nación no son las de 2018. El nivel de endeudamiento contratado por esta transición es de 1.4 billones de pesos y ya fue mencionado. Los plazos se enciman y el servicio y carga de intereses no espera. El costo real de financiamiento de este gobierno no lo ha enfrentado ningún otro, por la exposición y calificación de riesgo de entidades simbólicas como Pemex Y CFE en manos inexpertas.

Esta transición se ha equivocado en la geografía de la nación, se ha equivocado el presidente en tratar de situar proyectos que realmente no crean infraestructura, más allá de la que pudiera implementarse en forma regional y con un sinnúmero de considerandos por la irrupción tan grotesca en el hábitat y en las comunidades que jamás imaginaron una intrusión en su plan de vida. La destrucción ha sido desmedida y tal vez así se conserve por generaciones en tanto se repare el daño que pudiera ser irreversible. 

Dos Bocas merece un capítulo aparte por la irresponsabilidad planteada de origen en la producción de algo tan innecesario como gasolinas. Su ubicación en terreno pantanoso y su posible salida a canales de comercialización hace de este proyecto una aventura de franco dispendio y sin futuro. Viene entonces la disyuntiva planteada: no existen recursos para terminar obra y capturar dádiva. No alcanza, ni por la vía impositiva ni por deuda, la última ya se saturó. El costo de la división ya llegó. Se anunció a la mitad del camino. 

Comentarios
object(WP_Query)#18678 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(16) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(70122) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "31-08-2021" ["before"]=> string(10) "28-09-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(16) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(70122) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "31-08-2021" ["before"]=> string(10) "28-09-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(19) "economia-y-negocios" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18677 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(16) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(16) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18688 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18687 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "31-08-2021" ["before"]=> string(10) "28-09-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-08-31 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-09-28 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (70122) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (16) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18674 (24) { ["ID"]=> int(70620) ["post_author"]=> string(2) "12" ["post_date"]=> string(19) "2021-09-20 12:18:14" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-09-20 17:18:14" ["post_content"]=> string(7380) "Las asociaciones entre países surgen de las etapas de reconstrucción de la Gran Guerra; el intento dio el primer resultado en Bretton Woods, New Jersey en los Estados Unidos. De esa conferencia surgieron el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial. Se incorporaba el dólar como moneda de cambio internacional y las operaciones de comercio entre naciones se cifraban en esta moneda. Más adelante, como se ha explicado en este espacio, surgirían depósitos denominados en dólares fuera del control de la Reserva Federal para convertirse en eurodólares y reunir importancia en su cambio y en sus transacciones.    Desde luego, las primeras asociaciones fueron económicas para sentar reglas de intercambio en todos los órdenes posibles. La simple presencia del comercio hacía necesaria una reglamentación para evitar predominios y caminar sobre bases justas. Las primeras exploraciones se concentraron en los costos de producción por la sencilla razón de ser un elemento esencial de competencia. Si los costos domésticos de cualquier exportador fueran transferidos al importador y en el importador fueran menores, el desequilibrio era inmediatamente notado y desechado por improcedente para competir. Un método simple pero eficaz para iniciar un intercambio comercial, considerando que la recomposición de las cadenas productivas tardó una década después de 1945.   Con los años y con la investigación y desarrollo en los agentes productivos, las especializaciones surgieron y por ende, las ventajas comparativas. El camino de la inspección de los costos quedó atrás y se sentaron las primeras bases sobre precios pero no de productos terminados, sobre componentes y partes. Se iniciaba la era de la interdependencia y quedaba atrás la autosuficiencia. Es importante destacar que no solo se desechaba la autosuficiencia; la independencia se convirtió en un concepto de unión de lengua, de costumbres y de arraigo en las naciones, sin menoscabo de territorio y fronteras, como resguardo del celo de pertenencia y de usos y costumbres. La independencia daba paso a la interdependencia. Las naciones-Estado consolidaban historia y origen y todo esto lo vertían en comunidades foráneas, unas conocidas, otras totalmente ajenas, para buscar un concepto que surgiría con el impulso de la modernidad y el progreso: la integración.   El deseo de pertenecer a un mundo más abierto no significaba redención de absolutamente nada; nada se concedía con la apertura más allá de la especialización y el orgullo de la creación y la innovación de cada nación participante. Las invitaciones regionales no tardaron y el resultado se denominó economía de bloque. La vecindad se convirtió en el factor principal de la asociación. Vendrían los primeros considerandos en las fronteras y en las tarifas y aranceles, para convencer de las bondades de agilizar las primeras y borrar lo segundo. La orientación de la apertura derivó en el término que ahora conocemos como economías abiertas.   Los tamaños de las economías desde luego marcaron diferencias y de las diferencias surgieron conflictos, unos interpretativos y los más de consecuencia. Las regiones del globo notaron discrepancia en los renglones del producto y en las contribuciones de balances comerciales con verdadera disparidad. También, más allá de las dimensiones de dos economías en franco intercambio y en franca desproporción, se sentaban temores de la continuidad en el abasto. En este proceso surgió la inversión extranjera directa para dotar de presupuesto y tecnología a países anfitriones con economías frágiles. En el papel hace sentido, pero la realidad mostraba una cara desconocida: el predominio y por este debe entenderse el control de la importación con valor agregado local, el control de la dotación que dio origen con tecnología y conocimiento y el control de un mercado. Este doble juego de control en dos fronteras no era la idea de integración.   En la dimensión de las economías tendría que existir un conjunto de reglas para un elemento no contemplado: la hegemonía. Entonces surgió la idea de crear bloques territoriales con fines comunes. En América se han hecho intentos de toda naturaleza y concepción, la gran mayoría por el momento y la circunstancia de la política imperante. Desde UNASUR hasta el MERCOSUR hemos transitado todas las rutas de tierra, mar y aire para nunca aterrizar planes concretos de verdadera adhesión. La única concepción que reúne congruencia es la Organización de Estados Americanos.    Las adhesiones y creaciones de organizaciones con fines comunes garantizan una sola cosa: el momento. La consecución, el seguimiento, planteamientos, todo sin duda queda en el olvido por una sencilla razón: el financiamiento. Una vez signado cualquier intento, de los mencionados u otro, cada nación se dedica a su marcha de vida nacional y su presupuesto jamás incluye lo signado en conjunción con otros pares. Así ha sucedido siempre. Pero no con la OEA. La explicación es simple porque el 55% del presupuesto del que vive esta organización lo aporta el gobierno norteamericano. La coincidencia de su residencia no es casual al encontrarse situada a un par de calles de la Casa Blanca.    Tal vez la concepción de la OEA difiera de la economía, de la integración no. Los intentos en paralelo a esta organización desde luego han fracasado o simplemente quedan en lo ya expuesto, el momento. Se han asomado intentos de desarticularla, no han prosperado. Si no han prosperado es debido a concepciones de ideología que retan un statu quo que nada tiene que ver con la hegemonía descrita anteriormente. Ya las balanzas comerciales del mundo moderno y la adecuación de la inversión extranjera directa han acoplado tiempos en los que impera la eficiencia por encima de la preponderancia del capital. Las cosas han cambiado diametralmente como para sondear conflictos donde no existen.   El orden mundial de la producción tiene otros menesteres que la captación territorial de naciones que de un modo u otro obedecen al concierto de las naciones libres. Si nos enfocamos en América Latina, la disidencia de tres economías perdedoras no desvela al orden internacional. Las miras se encuentran en Oriente, en los gigantes de la producción y no del consumo, gran diferencia. Esa es la verdadera preocupación de Occidente.    El intento mexicano de días pasados, CELAC,  revivió un momento, pero de fracaso, momento que transitó en la vacuidad desde la convocatoria. La integración no se da con terreno perdido, la integración se da con miras de futuro y sin figuras del pasado. Vano el intento, vano el tránsito de representaciones con honrosas excepciones y por tanto vano el resultado. La integración se encuentra en otras manos, en otros ideales. Vendrán, sin duda. Que no exista duda.  " ["post_title"]=> string(23) "Integración Económica" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(21) "integracion-economica" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-09-20 12:18:14" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-09-20 17:18:14" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=70620" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#18619 (24) { ["ID"]=> int(70476) ["post_author"]=> string(2) "79" ["post_date"]=> string(19) "2021-09-15 12:29:38" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-09-15 17:29:38" ["post_content"]=> string(10323) "En el séptimo mes del año, la actividad industrial tuvo un repunte de 1.1% en términos reales con respecto al mes de junio de este mismo año, ubicándose en 98.8 puntos.   Indicador Mensual de la Actividad Industrial durante julio de 2021  (Series desestacionalizadas y de tendencia; Índice base 2013 = 100) Este incremento de la actividad industrial que vimos en julio, es marginal, y apenas es suficiente para mantener el nivel de la modesta recuperación en este indicador que comenzamos a ver a principios de este año. Cabe mencionar que, en los meses de abril y mayo del año pasado, el indicador de la actividad industrial experimentó el desplome más importante que hayamos visto.  De los niveles cercanos a los 100 puntos en los que se encontraba antes del inicio del gran confinamiento por la pandemia del SARS-COV-2, cayó hasta los 72.4 puntos en abril, marcando un bache impresionante que se puede apreciar claramente al observar la serie de este indicador.  Pero la comparación del nivel de la actividad industrial no se puede hacer con lo sucedido en 2020, quizás el año más atípico y de mayor contracción económica que hemos experimentado todos los que nos encontramos hoy aquí. La comparación correcta, a mi parecer, es con los niveles del indicador de los años previos y ahí es donde surge la preocupación. El nivel actual del Indicador Mensual de la Actividad Industrial (julio de 2021) es comparable con el nivel que tenía este mismo indicador en junio de 2013. Esto significa que la actividad industrial en este país se encuentra en niveles de hace ocho años, y esto es bastante preocupante.   Indicador Mensual de la Actividad Industrial por componentes Los sectores de Generación, transmisión y distribución de energía eléctrica, suministro de agua y de gas por ductos al consumidor final, creció 1.4%; este componente se ubica en 112.2 puntos. La Construcción aumentó 0.6% y se ubica en 90.2 puntos;  La Minería disminuyó 0.3% durante julio, ubicándose con esto en 74.2 puntos.  Y finalmente, las Industrias manufactureras crecieron también 1.4%, ubicándose en 112.6 puntos. Todos estos datos son con respecto al mes de junio y con cifras ajustadas por estacionalidad.   De los cuatro componentes del Indicador Mensual de la Actividad Industrial, lo preocupante está en dos: Construcción e Industrias Manufactureras. Por el lado de la construcción, los niveles del indicador están 8.5 puntos por debajo de los 98.7 puntos que tenía en enero del año pasado. En los primeros 7 meses de este año, el promedio del puntaje del indicador de la Construcción es de 90.2 puntos, es decir, el mismo nivel del mes de julio. Conclusión: la construcción en México está en un claro estancamiento. En lo que se refiere a la industria de Manufacturera, preocupa demasiado las interrupciones constantes de vías de tres, la inseguridad para los transportistas en las carreteras y los últimos cierres totales de plantas automotrices que hemos visto desde finales de agosto. General Motors anunció el cierre de tres plantas donde produce camionetas en el país, en línea con otros cierres en diversas partes de los Estados Unidos. Lo mismo ha sucedido con Mazda, que ha lanzado anuncios en días pasados donde anuncia de manera sorprendente, que harán esperar a sus clientes ante la falta de posibilidades para continuar la producción por la escasez de chips. En cuanto al componente de las industrias manufactureras, afortunadamente el indicador tuvo el mismo nivel en julio que en febrero de 2020, el mes previo al inicio de la pandemia. Lo preocupante viene hacia adelante, pues no sabemos de qué manera va a afectar a este indicador en agosto y septiembre lo que estamos viendo en la industria automotriz en los días que corren. Dado el peso de la industria automotriz en la economía mexicana, sobre todo en algunos estados como Guanajuato, Coahuila, Morelos, Jalisco y Puebla, es probable que veamos una contracción importante del componente manufacturero en esas entidades.   Actividad Industrial en las entidades federativas El INEGI Ha ampliado recientemente la información del Indicador Mensual de la Actividad Industrial, para presentarlo también por Entidad Federativa (IMAIEF) Esto permite dar seguimiento al comportamiento de las actividades económicas del sector secundario en los estados. La información del IMAIEF que se acaba de publicar contiene los datos al mes de mayo de este año. Las entidades que en términos reales registraron en mayo los mayores incrementos mensuales en su Actividad Industrial fueron: Oaxaca, Baja California Sur, Morelos, Nayarit, Tabasco, Zacatecas y México durante mayo de 2021, con cifras ajustadas estacionalmente. En su comparación anual, las entidades que mostraron los aumentos más significativos en términos reales en su Producción Industrial fueron: Puebla, Zacatecas, Aguascalientes, Oaxaca, Guanajuato, Guerrero y Morelos, con series desestacionalizadas, frente al quinto mes de 2020.

Indicador Mensual de la Actividad Industrial 

por Entidad Federativa (IMAIEF) durante mayo de 2021

Cifras Desestacionalizadas

En un vistazo general, mientras que algunos estados prácticamente han recuperado los niveles de indicador de actividad industrial que tenían antes de la pandemia, otros se encuentran en franco estancamiento o incluso por debajo de los niveles previos al Covid-19. Con cifras a mayo de 2021, entre los estados que están peor en el nivel de la actividad manufacturera que antes del COVID-19 destacan y preocupan cuatro: Últimos comentarios El freno en la actividad en la industria automotriz y su cadena de proveeduría que estamos viendo en agosto y septiembre podría continuar estancando al indicador de la actividad industrial, por el peso que estos sectores tienen en nuestra economía. Posiblemente los proyectos como el Tren Maya o Dos Bocas puedan aliviar la presión en la actividad industrial en los meses por venir, pero no como para hablar de una clara recuperación derivada de esos proyectos. Después de la crisis del COVID-19 que hemos experimentado en 2020, preocupa que algunos estados no se encuentran ni de cerca en los niveles prepandémicos en lo que concierne a la actividad industrial, lo que nos hace suponer que hará falta redoblar los esfuerzos para que esos estados no vean descarrilar la actividad industrial en los meses que vienen.   Twitter: @romero_hicks  Facebook: José Luis Romero Hicks Referencias https://www.elfinanciero.com.mx/monterrey/2021/09/13/lidera-nuevo-leon-actividad-industrial-del-pais/ https://www.inegi.org.mx/contenidos/saladeprensa/boletines/2021/IMAIEF/IMAIEF2021_09.pdf https://www.inegi.org.mx/app/buscador/default.html?q=IMAI#tabMCcollapse-Indicadores    " ["post_title"]=> string(51) "La Actividad Industrial modera su tendencia alcista" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(51) "la-actividad-industrial-modera-su-tendencia-alcista" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-09-15 12:38:51" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-09-15 17:38:51" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=70476" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18674 (24) { ["ID"]=> int(70620) ["post_author"]=> string(2) "12" ["post_date"]=> string(19) "2021-09-20 12:18:14" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-09-20 17:18:14" ["post_content"]=> string(7380) "Las asociaciones entre países surgen de las etapas de reconstrucción de la Gran Guerra; el intento dio el primer resultado en Bretton Woods, New Jersey en los Estados Unidos. De esa conferencia surgieron el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial. Se incorporaba el dólar como moneda de cambio internacional y las operaciones de comercio entre naciones se cifraban en esta moneda. Más adelante, como se ha explicado en este espacio, surgirían depósitos denominados en dólares fuera del control de la Reserva Federal para convertirse en eurodólares y reunir importancia en su cambio y en sus transacciones.    Desde luego, las primeras asociaciones fueron económicas para sentar reglas de intercambio en todos los órdenes posibles. La simple presencia del comercio hacía necesaria una reglamentación para evitar predominios y caminar sobre bases justas. Las primeras exploraciones se concentraron en los costos de producción por la sencilla razón de ser un elemento esencial de competencia. Si los costos domésticos de cualquier exportador fueran transferidos al importador y en el importador fueran menores, el desequilibrio era inmediatamente notado y desechado por improcedente para competir. Un método simple pero eficaz para iniciar un intercambio comercial, considerando que la recomposición de las cadenas productivas tardó una década después de 1945.   Con los años y con la investigación y desarrollo en los agentes productivos, las especializaciones surgieron y por ende, las ventajas comparativas. El camino de la inspección de los costos quedó atrás y se sentaron las primeras bases sobre precios pero no de productos terminados, sobre componentes y partes. Se iniciaba la era de la interdependencia y quedaba atrás la autosuficiencia. Es importante destacar que no solo se desechaba la autosuficiencia; la independencia se convirtió en un concepto de unión de lengua, de costumbres y de arraigo en las naciones, sin menoscabo de territorio y fronteras, como resguardo del celo de pertenencia y de usos y costumbres. La independencia daba paso a la interdependencia. Las naciones-Estado consolidaban historia y origen y todo esto lo vertían en comunidades foráneas, unas conocidas, otras totalmente ajenas, para buscar un concepto que surgiría con el impulso de la modernidad y el progreso: la integración.   El deseo de pertenecer a un mundo más abierto no significaba redención de absolutamente nada; nada se concedía con la apertura más allá de la especialización y el orgullo de la creación y la innovación de cada nación participante. Las invitaciones regionales no tardaron y el resultado se denominó economía de bloque. La vecindad se convirtió en el factor principal de la asociación. Vendrían los primeros considerandos en las fronteras y en las tarifas y aranceles, para convencer de las bondades de agilizar las primeras y borrar lo segundo. La orientación de la apertura derivó en el término que ahora conocemos como economías abiertas.   Los tamaños de las economías desde luego marcaron diferencias y de las diferencias surgieron conflictos, unos interpretativos y los más de consecuencia. Las regiones del globo notaron discrepancia en los renglones del producto y en las contribuciones de balances comerciales con verdadera disparidad. También, más allá de las dimensiones de dos economías en franco intercambio y en franca desproporción, se sentaban temores de la continuidad en el abasto. En este proceso surgió la inversión extranjera directa para dotar de presupuesto y tecnología a países anfitriones con economías frágiles. En el papel hace sentido, pero la realidad mostraba una cara desconocida: el predominio y por este debe entenderse el control de la importación con valor agregado local, el control de la dotación que dio origen con tecnología y conocimiento y el control de un mercado. Este doble juego de control en dos fronteras no era la idea de integración.   En la dimensión de las economías tendría que existir un conjunto de reglas para un elemento no contemplado: la hegemonía. Entonces surgió la idea de crear bloques territoriales con fines comunes. En América se han hecho intentos de toda naturaleza y concepción, la gran mayoría por el momento y la circunstancia de la política imperante. Desde UNASUR hasta el MERCOSUR hemos transitado todas las rutas de tierra, mar y aire para nunca aterrizar planes concretos de verdadera adhesión. La única concepción que reúne congruencia es la Organización de Estados Americanos.    Las adhesiones y creaciones de organizaciones con fines comunes garantizan una sola cosa: el momento. La consecución, el seguimiento, planteamientos, todo sin duda queda en el olvido por una sencilla razón: el financiamiento. Una vez signado cualquier intento, de los mencionados u otro, cada nación se dedica a su marcha de vida nacional y su presupuesto jamás incluye lo signado en conjunción con otros pares. Así ha sucedido siempre. Pero no con la OEA. La explicación es simple porque el 55% del presupuesto del que vive esta organización lo aporta el gobierno norteamericano. La coincidencia de su residencia no es casual al encontrarse situada a un par de calles de la Casa Blanca.    Tal vez la concepción de la OEA difiera de la economía, de la integración no. Los intentos en paralelo a esta organización desde luego han fracasado o simplemente quedan en lo ya expuesto, el momento. Se han asomado intentos de desarticularla, no han prosperado. Si no han prosperado es debido a concepciones de ideología que retan un statu quo que nada tiene que ver con la hegemonía descrita anteriormente. Ya las balanzas comerciales del mundo moderno y la adecuación de la inversión extranjera directa han acoplado tiempos en los que impera la eficiencia por encima de la preponderancia del capital. Las cosas han cambiado diametralmente como para sondear conflictos donde no existen.   El orden mundial de la producción tiene otros menesteres que la captación territorial de naciones que de un modo u otro obedecen al concierto de las naciones libres. Si nos enfocamos en América Latina, la disidencia de tres economías perdedoras no desvela al orden internacional. Las miras se encuentran en Oriente, en los gigantes de la producción y no del consumo, gran diferencia. Esa es la verdadera preocupación de Occidente.    El intento mexicano de días pasados, CELAC,  revivió un momento, pero de fracaso, momento que transitó en la vacuidad desde la convocatoria. La integración no se da con terreno perdido, la integración se da con miras de futuro y sin figuras del pasado. Vano el intento, vano el tránsito de representaciones con honrosas excepciones y por tanto vano el resultado. La integración se encuentra en otras manos, en otros ideales. Vendrán, sin duda. Que no exista duda.  " ["post_title"]=> string(23) "Integración Económica" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(21) "integracion-economica" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-09-20 12:18:14" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-09-20 17:18:14" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=70620" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(16) ["max_num_pages"]=> float(8) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "8dfb95d59e3812a15f2da9b1beb083e7" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
Integración Económica

Integración Económica

Las asociaciones entre países surgen de las etapas de reconstrucción de la Gran Guerra; el intento dio el primer resultado en Bretton...

septiembre 20, 2021
La Actividad Industrial modera su tendencia alcista

La Actividad Industrial modera su tendencia alcista

En el séptimo mes del año, la actividad industrial tuvo un repunte de 1.1% en términos reales con respecto al mes de...

septiembre 15, 2021




Más de categoría

El Costo de la Improvisación

Sin metas claras ni estudios de viabilidad que sustenten las políticas económicas gubernamentales, parece que la arbitrariedad y la...

septiembre 27, 2021

La Subasta de Cuarto de Milla y el Hándicap de las Américas

El Hipódromo de las Américas pasa por problemas que impiden desarrollar una industria hípica competitiva.

septiembre 24, 2021
EL CAMBIO CLIMÁTICO ¿CUÁNDO FUE?

EL CAMBIO CLIMÁTICO ¿CUÁNDO FUE?

Todos los países deben comprometerse en una diplomacia ambientalista para que la temperatura promedio global no se incremente 1.5...

septiembre 23, 2021
china evergrande

Evergrande, la inmobiliaria china que preocupa al mundo

Evergrande es una inmobiliaria china que tiene dificultades para pagar a sus acreedores. Su deuda asciende a 305 000...

septiembre 22, 2021