El perfil de las mujeres emprendedoras y las brechas de género 

El Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) acaba de dar a conocer un estudio que me parece que complementa de una manera formidable la discusión sobre la desigualdad, la brecha de género y el acceso a una...

16 de julio, 2021
Publicidad
Publicidad

El Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) acaba de dar a conocer un estudio que me parece que complementa de una manera formidable la discusión sobre la desigualdad, la brecha de género y el acceso a una economía competitiva.

Se trata de un estudio en el que se analizan las condiciones sociodemográficas de las mujeres en la economía, pero de manera muy particular en el emprendimiento.

El análisis del IMCO considera como emprendedoras a todas aquellas mujeres que el INEGI clasifica como empleadoras y aquellas que trabajan por cuenta propia.

¿Cuántas familias conocen ustedes que tienen como principal medio de subsistencia a una mujer jefa de familia con un pequeño negocio como tienda lonchería, papelería, tortillería, entre muchos otros giros?, ¿O que realiza ventas bajo pedido de productos cosméticos, artículos para el hogar, etc.?, ¿O que vende por cuenta propia pólizas de seguro, paquetes de viajes, traspasos de afores u otras actividades comisionadas? 

Son millones de hogares como los que acabo de describir. De ahí la importancia de conocer cómo son las mujeres emprendedoras en México. 

Pero también tenemos a las mujeres mexicanas emprendedoras que han alcanzado la cima; grandes empresarias que consolidaron empresas que ocupan a una gran cantidad de personas, y cuyas empresas muchas veces son un referente en el ambiente de negocios de los diversos sectores en los que se desenvuelven.


Publicidad
Publicidad


Estoy seguro de que el análisis que esta vez ha presentado el IMCO es crucial para generar los ambientes idóneos como el marco legal y el marco de políticas públicas dirigidas a la formación de las nuevas empresarias y líderes que tanta falta nos siguen haciendo a una sociedad como la nuestra.

Radiografía de las mujeres emprendedoras

1.-En la mayoría de los casos, el emprendimiento surge de la necesidad que tienen las mujeres de consolidar un ingreso propio, pues en muchas ocasiones se dedican a trabajar en actividades no remuneradas como el aseo del hogar o el cuidado de alguno de los miembros de la familia.

2.-Las emprendedoras representan 26% del total de mujeres ocupadas en el país. Dicho de otra forma, de cada 4 mujeres que tienen una actividad que les reporta ingresos, una es emprendedora, por ser dueña de una empresa y ser empleadora, o bien por trabajar por cuenta propia.

3.-El 82% de las mujeres emprendedoras operan en la informalidad, es decir, 4 millones 286 mil emprendedoras están ocupadas en una unidad económica sin el reconocimiento de la ley. 

La informalidad tiende a estar relacionada con menores niveles de productividad, salarios más bajos, y falta de acceso a herramientas que permitan a los negocios crecer o acceder a nuevos mercados.

4.-Se debe conducir a que las mujeres emprendedoras operen en la formalidad, pues esto ayudaría a cerrar una enorme brecha de desigualdad por ingresos. En la ENOE con cierre a marzo de 2021, se reporta que los ingresos promedio mensuales de las emprendedoras formales son 2.5 veces más que aquellas en la informalidad.
 

5.- El perfil típico de una emprendedora mexicana promedio es el siguiente: 

  • Tiene entre 25 y 44 años
  • Está casada 
  • Tiene uno o dos hijos
  • Su nivel de escolaridad es de secundaria
  • Opera en la informalidad debido al alto costo de trámites administrativos (en tiempo y dinero), la falta de acceso al financiamiento y la falta de capacitación sobre finanzas, contabilidad o desarrollo de negocios.

6.- Una de cada 5 personas empleadoras en México es una mujer; las mujeres ocupan el 21% de los empleadores en el país. 

7.- El 54% de las mujeres empleadoras se desempeñan en el sector formal, muy similar a los hombres, en donde el 58% de los empleadores operan en la formalidad.

8.-La eliminación de puestos de trabajo o el cierre definitivo de negocios como resultado de la pandemia, hizo que la proporción de mujeres en la informalidad aumentara. Sin embargo, con el inicio de la recuperación de 2021, la proporción de mujeres en la formalidad se ha ido recuperando gradualmente. 

9.- Cuando las mujeres emprenden un negocio o actividad por cuenta propia, las probabilidades de ser informales son muy altas. Con datos al primer trimestre de 2021, el 86% de las mujeres autoempleadas lo hacían en la informalidad. 

Autoempleadas en México por tipo de ocupación (Formal o informal)

Fuente: IMCO con datos del INEGI-ENOE Marzo de 2021.

10.- El novedoso término de las “nenis”, acuñado durante la pandemia, se refiere a las mujeres autoempleadas en la informalidad que compran y venden productos a través de las redes sociales. El IMCO refiere un estudio de la UNAM en el que se encontró que este conglomerado de mujeres emprendedoras genera poco más de 9.5 millones de pesos de ventas al día.

El IMCO hace énfasis en que, si bien las redes sociales como alternativa del autoempleo significa un primer paso al emprendimiento utilizando recursos propios y sin necesidad de contar con un establecimiento, casi siempre las mujeres que se dedican a estas actividades quedan expuestas a la falta de seguridad social o alguna otra protección que les permita enfrentar riesgos futuros, pues son actividades que en su mayoría se realizan de manera informal.

11.-Existe una brecha de ingresos muy significativa entre las mujeres y hombres autoempleados; ellas ganan en promedio 4 mil pesos en promedio mientras que ellos perciben 6 mil 338 pesos mensuales.

12.- Otra brecha muy importante es la de la formalidad vs. Informalidad. Una mujer emprendedora formal percibe en promedio $9 mil 535 pesos al mes, mientras que una emprendedora informal percibe en promedio $3 mil 7017 pesos al mes (lo que representa solo 38.8% del ingreso promedio de las emprendedoras formales).

Brecha de los ingresos promedio de las mujeres emprendedoras medido por formalidad vs. Informalidad

Fuente: IMCO.

13. Las mujeres empleadoras tienen, en su mayoría, estudios de educación media superior o superior (44%), proporción que demuestra que la preparación académica sí incide notablemente en las probabilidades de que una mujer emprendedora sea empleadora.

Porcentaje de emprendedoras por nivel educativo en México en 2021

Fuente: IMCO con datos de la ENOE-INEGI a marzo de 2021.

14.- Las mujeres empleadoras trabajan más horas en promedio que las mujeres autoempleadas, sobre todo a medida que aumenta el rango en el número de horas a la semana.

Duración de la jornada laboral de las mujeres emprendedoras en México

Fuente: IMCO.

15.- En 2018, del total de los establecimientos en México, 45% de las microempresas eran dirigidas por una mujer (un millón 811 mil 570 negocios), mientras que 16% de las pequeñas y medianas empresas (17 mil 622 negocios) estaban a cargo de una emprendedora. En Europa y Asia Central el porcentaje de mujeres emprendedoras es de 6% y 15%, respectivamente,pero la mayoría de ellas lo hace como un negocio de oportunidad y no de necesidad, como en el caso de América Latina.

Conclusiones

El emprendimiento es uno de los pilares de la base en una sociedad de mercado abierta en el contexto de un mundo globalizado. Los descubrimientos y nuevos productos que más han cambiado nuestra forma de vida en los últimos doscientos años (luego de la primera revolución industrial), tienen que ver con emprendedores y emprendedoras que revolucionaron un producto o un servicio, o que inventaron alguno que no existía.

El interesante reporte del IMCO que nos ha ocupado en esta ocasión señala que la brecha entre mujeres y hombres en México que deciden emprender es mínima (apenas dos puntos porcentuales). En países como Armenia o Chile esta diferencia es de 10 y nueve puntos porcentuales respectivamente; estas son las brechas más grandes entre los países evaluados. 

Respecto a la proporción de mujeres con propuestas de negocio innovadoras, que ofrecen un nuevo producto significativamente diferente a otros en el mercado, en México es de poco menos del 5%, mientras que en Chile es del 12.5%. La innovación de las mujeres emprendedoras en México también será algo crucial de monitorear e incentivar, si queremos que poco a poco se cierre la brecha de ingresos en las mujeres emprendedoras.

Twitter: @romero_hicks

 

Facebook: José Luis Romero Hicks

Referencias

https://imco.org.mx/ocho-de-cada-10-emprendedoras-son-informales-en-mexico/

https://www.inegi.org.mx/temas/empleo/

https://www.oecd.org/sdd/business-stats/EAG-2018-Highlights.pdf

Comentarios
Publicidad
Publicidad
object(WP_Query)#18587 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(16) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(68138) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "23-08-2021" ["before"]=> string(10) "20-09-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(16) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(68138) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "23-08-2021" ["before"]=> string(10) "20-09-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(19) "economia-y-negocios" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18570 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(16) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(16) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18538 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18577 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "23-08-2021" ["before"]=> string(10) "20-09-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-08-23 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-09-20 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (68138) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (16) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18545 (24) { ["ID"]=> int(69857) ["post_author"]=> string(2) "12" ["post_date"]=> string(19) "2021-08-30 09:59:51" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-08-30 14:59:51" ["post_content"]=> string(7249) "Tal vez la lección más simbólica de recuperación de una economía sería la de la de la Gran Depresión norteamericana de hace más de nueve décadas. En aquellos años la intervención del monetarismo de John Maynard Keynes resolvió con el impulso del gasto público la recomposición del consumo para desde la demanda estimular la producción y por ende la oferta. La teoría monetarista centraba en bienes elásticos la recomposición de mercados internos. La elasticidad de la demanda era clave importante para situar los primeros precios de productos perecederos y adecuar la cantidad demandada. De esa forma gradual, se atendían en orden el abasto de materia prima, el empleo y por último los costos de distribución.  En tanto las cadenas productivas tomaban su curso, el empleo hacía su labor de consumo, para eventualmente trasladar este a las manufacturas y no perecederos. El proceso tomó un poco más de tres años. Desde luego, de los años treinta a nuestros días las cosas han cambiado diametralmente con las economías abiertas, pero no en la esencia del pensamiento económico. Al parecer los pasos de recomposición después de alguna crisis o catástrofe son los mismos: el abasto como paso primordial y la consecución última, los costos de producción. El capítulo siguiente en la historia moderna, desde luego aludiría a la reconstrucción de la gran guerra de los años cuarenta. La paz del mundo industrializado permitió una canasta de monedas en el Fondo Monetario Internacional, un organismo producto de la Conferencia De Bretton Woods llamado Banco Mundial y en menos de una década, las industrias apuntalaban el progreso.  Los años pasaban y dejaban una huella de eficiencia en los traspasos del capital. Tal fue la observación de oportunidad que en los años setenta surgía una Teoría de Eficiencia; basaba sus percepciones en el modelo del Valor Presente. Impulsaba la idea de que todo valor sujeto a movilidad, esto es, sujeto a una transacción contaba en ese momento con toda la información desde su formación o creación y en el momento de ocurrencia del cambio de manos, se encontraba en su valor actual. Esto quiere decir que tenía todos los factores inherentes a su descuento-factorización- hasta llegar al presente.  La Teoría de Eficiencia facilitó la apreciación de proyectos de inversión, la calificación de riesgo, los inicios de la banca especializada, de inversión naturalmente y finalmente el desarrollo de un lenguaje común y universal para la expansión de oportunidades y multinacionales. Se convirtió en algo común intercambiar tasas de retorno, flujos de efectivo en corridas financieras y tratamientos del Costo del Capital en planes de negocios.    Lo anterior naturalmente trascendió al juicio multilateral de las crisis; las naciones no se aislaban en tanto las economías de bloque hacían siempre tareas colectivas, de proyectos de infraestructura, de intercambio comercial y de asistencia para naciones con problemas temporales de liquidez o de catástrofes naturales. El capital hacía su recomposición, los institutos centrales de moneda estudiaban sus plazos, sus emisiones y las cosas tomaban su rumbo de reconstrucción, como ha sido en el mundo moderno como lo conocemos.    Una situación por demás emblemática de ciclo o reciclaje de las economías del orbe lo protagonizó el petróleo. Nueve naciones en 1974 decidieron conformar un bloque que trascendió como OPEC por sus siglas en inglés y a la vez provocar un embargo del carburante al mundo de mayor grado de industrialización. Cabe anotar que el término embargo tiene una connotación derivada de la lengua inglesa y significa retención o restricción del proveedor. Es importante esta mención porque recientemente el término acusa a la nación norteamericana de un abuso en la práctica comercial con Cuba y el manejo de un vocablo puede y lo ha hecho, confundir una simple retención con sanción.    Retomando el tema del petróleo, en 1974, estos nueve países acumularon reservas por un monto de 55 000 millones de dólares. En ese mismo año y tomando ventaja de que el Banco de Inglaterra no tiene mecanismos de encaje legal, esas reservas encontraron acomodo en el Reino Unido para conformar un mercado secundario en dólares fuera del control de la Reserva Federal norteamericana. Nacía el euro dólar, o renacía, de años anteriores en París, cuna original de esta denominación, que no moneda.    A este mercado que sorprendía en la acumulación inusitada, acudieron prácticamente todos los gigantes financieros del orbe para radicar una banca especializada denominada “consortium” o “merchant” que para efectos prácticos estaba destinada a la captación pulverizada del crédito, como se llamaba en el argot bancario. Los plazos de las operaciones se extendieron a cinco años, pretendiendo en 1979, un “rollover” de los mismos. El fenómeno es curioso en múltiples aspectos, porque la sensibilidad de los mercados ya anticipaba que el mundo industrializado para esa fecha, 1979, ya tendría exploración y refinación propia, como sucedió.    Finalmente, la Mano Invisible de Adam Smith hacía de las suyas con la oferta y demanda internacionales, pero ya no de petróleo y derivados, sino de simples capítulos de infraestructura. Esto quiere decir que las naciones con una reciente prosperidad derivada del energético tenían reservas sobrantes y excesos como para adquirir yates de lujo sin facilidades portuarias, autos de lujo sin infraestructura carretera y así sucesivamente en la amplia cadena de satisfactores. Entonces viene el papel de Occidente a arreglar las ventajas de unos con efectivo y otros con conocimiento.    Así son los ciclos en las economías, no se recomponen solos, desde luego los impulsa la ayuda de los promotores del capital, las instituciones y finalmente los gobiernos. Así se han resuelto crisis hipotecarias, catástrofes naturales y finalmente episodios de contagio masivo como el que ahora enfrenta el mundo. Lo más importante a destacar, desde el punto de vista gubernamental: la contingencia. Esta se resuelve con reservas y se nutre con investigación y desarrollo. No existen fórmulas alternas, no existen fórmulas basadas en la improvisación y en la intervención de proyectos que deben radicar en el sector productivo. Los ciclos de las economías reúnen enormes posibilidades de recuperación en las economías abiertas. En las economías cerradas, en las totalitarias, en las centralistas y absolutistas, el fracaso que anticipa la gestión de gobierno hace de los ciclos de sus economías un circuito cerrado, un ciclo interrumpido por la sinrazón de sus gobernantes.   " ["post_title"]=> string(26) "Los Ciclos de la Economía" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(25) "los-ciclos-de-la-economia" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-08-30 09:59:51" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-08-30 14:59:51" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=69857" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#18472 (24) { ["ID"]=> int(70122) ["post_author"]=> string(2) "12" ["post_date"]=> string(19) "2021-09-06 10:45:30" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-09-06 15:45:30" ["post_content"]=> string(6296) "El presidente ha dividido al país. Es una aseveración de contundencia probada. Si existe una mitad aprobatoria de su gestión, tanto da. Si existe una aprobación sentada en la dádiva, entonces existe un fenómeno que en los plazos debe estudiarse con seriedad; no existe un cimiento confiable en la vida económica de la nación equiparable a un reparto de riqueza porque simplemente nunca se ha dado, nunca ha existido un populismo como el que ahora representa esta transición en turno, la tercera de nuestra vida democrática, que no transformación como se ostenta. Desde luego la división ha creado fronteras de entendimiento y más las ha creado la confrontación, la instigada por el presidente. De eso no existe duda. Ahora, la intención de dividir es clara para muchos sectores, los afectados por inicio: la inversión privada, la iniciativa creadora, la propulsión de las ideas, la expansión de mercados, la instalación de políticas redituables, la inercia correspondiente a los sectores productivos y finalmente, la respuesta a la invitación del capital. Dividir tiene consecuencias; las tiene para el país, no necesariamente en la política, en ese terreno se allanan con prerrogativas de tiempo; llegan en su oportunidad en naciones prósperas y en economías abiertas, como la de México. Son pasajeras aunque se antojen perennes e intolerantes como lo que padecemos, pero las ahoga desde adentro la pujanza productiva y las sofoca el concierto internacional cuando las fuerzas del orden productivo radican en manos prudentes y de ejercicio capital, no por su nomenclatura nominativa, por su preponderancia sobre la posible imposición desde el poder.  El discurso del presidente fue de inicio la superposición del poder político sobre el económico; a tres años de distancia no ha ocurrido. La lucha de poderes de facción puede sonar intempestiva y no lo es tanto cuando la posesión de la riqueza nacional se encuentra en manos privadas y supera las tres cuartas partes del producto. No puede existir supremacía gubernamental cuando las proporciones del capital superan las presupuestales de un simple ejercicio de gobierno en la distribución de recursos, verdadero ámbito del ejercicio público. Lo anterior no exenta la posibilidad de dispendio desmedido de la riqueza de la nación, pero el freno lo impone la limitación de recursos de nueva creación. Sabemos que la dádiva a la que recurre esta transición reúne propósitos de captura de voluntades, lo sabemos. Ahora, la realidad alcanza todo depósito de recursos en las arcas de la nación, no habiendo otra hacienda conocida. Al no existir, entonces vienen los intentos sin estructura formal y esos ya se agotaron en diversas formas: se liquidaron fideicomisos, se apropiaron reservas de contingencia y se recurrió a la deuda. 1.4 billones no han sido suficientes en las metas de reparto y nunca lo serán. La deuda no forma capital, reúne contingencias adicionales en su servicio. Esta transición, al dividir, tal vez con intención, lo hizo en la geografía también. Concibió en el papel y en una imaginaria que no corresponde a ningún plan de negocios, tres proyectos que recargan toda la atención en el sur de la nación. Dos que serían representativos de un ideario ilusorio basado en turismo y en auto suficiencia; el tercero no tiene ninguna concepción de factibilidad en materia de espacio aéreo por haber nacido sin ninguna posibilidad de operación aeroportuaria. De esta división es preciso aportar lo conducente en materia de gasto, que no inversión, por gravitar en el presupuesto de la nación. De esta concepción de dispendio frontal, que reúnen el Tren Maya y Dos Bocas, para 2022 vendrá la disyuntiva de continuar proyectos fallidos de origen para colocar las prerrogativas del presidente en los escenarios que a continuación se exponen: si decide continuar con la construcción lo más probable es que nunca se terminen. Esto es prácticamente concluyente dadas las circunstancias de avance porque para la mitad de este encargo deberían acumular 50% de terminación y desde luego no lo tienen. De Santa Lucía lo mismo da porque jamás operará como aeropuerto internacional.  Ahora, si interrumpe sus obras y opta por el camino del reparto, puede sufrir otro revés de poder de convocatoria como ya lo experimentó en Junio pasado. Desde luego no se puede todo; las arcas de la nación no son las de 2018. El nivel de endeudamiento contratado por esta transición es de 1.4 billones de pesos y ya fue mencionado. Los plazos se enciman y el servicio y carga de intereses no espera. El costo real de financiamiento de este gobierno no lo ha enfrentado ningún otro, por la exposición y calificación de riesgo de entidades simbólicas como Pemex Y CFE en manos inexpertas. Esta transición se ha equivocado en la geografía de la nación, se ha equivocado el presidente en tratar de situar proyectos que realmente no crean infraestructura, más allá de la que pudiera implementarse en forma regional y con un sinnúmero de considerandos por la irrupción tan grotesca en el hábitat y en las comunidades que jamás imaginaron una intrusión en su plan de vida. La destrucción ha sido desmedida y tal vez así se conserve por generaciones en tanto se repare el daño que pudiera ser irreversible.  Dos Bocas merece un capítulo aparte por la irresponsabilidad planteada de origen en la producción de algo tan innecesario como gasolinas. Su ubicación en terreno pantanoso y su posible salida a canales de comercialización hace de este proyecto una aventura de franco dispendio y sin futuro. Viene entonces la disyuntiva planteada: no existen recursos para terminar obra y capturar dádiva. No alcanza, ni por la vía impositiva ni por deuda, la última ya se saturó. El costo de la división ya llegó. Se anunció a la mitad del camino. " ["post_title"]=> string(35) "La División y el Efecto Económico" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(33) "la-division-y-el-efecto-economico" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-09-06 10:45:30" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-09-06 15:45:30" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=70122" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18545 (24) { ["ID"]=> int(69857) ["post_author"]=> string(2) "12" ["post_date"]=> string(19) "2021-08-30 09:59:51" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-08-30 14:59:51" ["post_content"]=> string(7249) "Tal vez la lección más simbólica de recuperación de una economía sería la de la de la Gran Depresión norteamericana de hace más de nueve décadas. En aquellos años la intervención del monetarismo de John Maynard Keynes resolvió con el impulso del gasto público la recomposición del consumo para desde la demanda estimular la producción y por ende la oferta. La teoría monetarista centraba en bienes elásticos la recomposición de mercados internos. La elasticidad de la demanda era clave importante para situar los primeros precios de productos perecederos y adecuar la cantidad demandada. De esa forma gradual, se atendían en orden el abasto de materia prima, el empleo y por último los costos de distribución.  En tanto las cadenas productivas tomaban su curso, el empleo hacía su labor de consumo, para eventualmente trasladar este a las manufacturas y no perecederos. El proceso tomó un poco más de tres años. Desde luego, de los años treinta a nuestros días las cosas han cambiado diametralmente con las economías abiertas, pero no en la esencia del pensamiento económico. Al parecer los pasos de recomposición después de alguna crisis o catástrofe son los mismos: el abasto como paso primordial y la consecución última, los costos de producción. El capítulo siguiente en la historia moderna, desde luego aludiría a la reconstrucción de la gran guerra de los años cuarenta. La paz del mundo industrializado permitió una canasta de monedas en el Fondo Monetario Internacional, un organismo producto de la Conferencia De Bretton Woods llamado Banco Mundial y en menos de una década, las industrias apuntalaban el progreso.  Los años pasaban y dejaban una huella de eficiencia en los traspasos del capital. Tal fue la observación de oportunidad que en los años setenta surgía una Teoría de Eficiencia; basaba sus percepciones en el modelo del Valor Presente. Impulsaba la idea de que todo valor sujeto a movilidad, esto es, sujeto a una transacción contaba en ese momento con toda la información desde su formación o creación y en el momento de ocurrencia del cambio de manos, se encontraba en su valor actual. Esto quiere decir que tenía todos los factores inherentes a su descuento-factorización- hasta llegar al presente.  La Teoría de Eficiencia facilitó la apreciación de proyectos de inversión, la calificación de riesgo, los inicios de la banca especializada, de inversión naturalmente y finalmente el desarrollo de un lenguaje común y universal para la expansión de oportunidades y multinacionales. Se convirtió en algo común intercambiar tasas de retorno, flujos de efectivo en corridas financieras y tratamientos del Costo del Capital en planes de negocios.    Lo anterior naturalmente trascendió al juicio multilateral de las crisis; las naciones no se aislaban en tanto las economías de bloque hacían siempre tareas colectivas, de proyectos de infraestructura, de intercambio comercial y de asistencia para naciones con problemas temporales de liquidez o de catástrofes naturales. El capital hacía su recomposición, los institutos centrales de moneda estudiaban sus plazos, sus emisiones y las cosas tomaban su rumbo de reconstrucción, como ha sido en el mundo moderno como lo conocemos.    Una situación por demás emblemática de ciclo o reciclaje de las economías del orbe lo protagonizó el petróleo. Nueve naciones en 1974 decidieron conformar un bloque que trascendió como OPEC por sus siglas en inglés y a la vez provocar un embargo del carburante al mundo de mayor grado de industrialización. Cabe anotar que el término embargo tiene una connotación derivada de la lengua inglesa y significa retención o restricción del proveedor. Es importante esta mención porque recientemente el término acusa a la nación norteamericana de un abuso en la práctica comercial con Cuba y el manejo de un vocablo puede y lo ha hecho, confundir una simple retención con sanción.    Retomando el tema del petróleo, en 1974, estos nueve países acumularon reservas por un monto de 55 000 millones de dólares. En ese mismo año y tomando ventaja de que el Banco de Inglaterra no tiene mecanismos de encaje legal, esas reservas encontraron acomodo en el Reino Unido para conformar un mercado secundario en dólares fuera del control de la Reserva Federal norteamericana. Nacía el euro dólar, o renacía, de años anteriores en París, cuna original de esta denominación, que no moneda.    A este mercado que sorprendía en la acumulación inusitada, acudieron prácticamente todos los gigantes financieros del orbe para radicar una banca especializada denominada “consortium” o “merchant” que para efectos prácticos estaba destinada a la captación pulverizada del crédito, como se llamaba en el argot bancario. Los plazos de las operaciones se extendieron a cinco años, pretendiendo en 1979, un “rollover” de los mismos. El fenómeno es curioso en múltiples aspectos, porque la sensibilidad de los mercados ya anticipaba que el mundo industrializado para esa fecha, 1979, ya tendría exploración y refinación propia, como sucedió.    Finalmente, la Mano Invisible de Adam Smith hacía de las suyas con la oferta y demanda internacionales, pero ya no de petróleo y derivados, sino de simples capítulos de infraestructura. Esto quiere decir que las naciones con una reciente prosperidad derivada del energético tenían reservas sobrantes y excesos como para adquirir yates de lujo sin facilidades portuarias, autos de lujo sin infraestructura carretera y así sucesivamente en la amplia cadena de satisfactores. Entonces viene el papel de Occidente a arreglar las ventajas de unos con efectivo y otros con conocimiento.    Así son los ciclos en las economías, no se recomponen solos, desde luego los impulsa la ayuda de los promotores del capital, las instituciones y finalmente los gobiernos. Así se han resuelto crisis hipotecarias, catástrofes naturales y finalmente episodios de contagio masivo como el que ahora enfrenta el mundo. Lo más importante a destacar, desde el punto de vista gubernamental: la contingencia. Esta se resuelve con reservas y se nutre con investigación y desarrollo. No existen fórmulas alternas, no existen fórmulas basadas en la improvisación y en la intervención de proyectos que deben radicar en el sector productivo. Los ciclos de las economías reúnen enormes posibilidades de recuperación en las economías abiertas. En las economías cerradas, en las totalitarias, en las centralistas y absolutistas, el fracaso que anticipa la gestión de gobierno hace de los ciclos de sus economías un circuito cerrado, un ciclo interrumpido por la sinrazón de sus gobernantes.   " ["post_title"]=> string(26) "Los Ciclos de la Economía" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(25) "los-ciclos-de-la-economia" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-08-30 09:59:51" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-08-30 14:59:51" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=69857" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(16) ["max_num_pages"]=> float(8) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "1b2a689c5902ba4d296710a861d7e72b" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Los Ciclos de la Economía

Tal vez la lección más simbólica de recuperación de una economía sería la de la de la Gran Depresión norteamericana de hace...

agosto 30, 2021

La División y el Efecto Económico

El presidente ha dividido al país. Es una aseveración de contundencia probada. Si existe una mitad aprobatoria de su gestión, tanto da....

septiembre 6, 2021




Más de categoría
La Actividad Industrial modera su tendencia alcista

La Actividad Industrial modera su tendencia alcista

En el séptimo mes del año, la actividad industrial tuvo un repunte de 1.1% en términos reales con respecto...

septiembre 15, 2021

El ranking de las empresas y líderes con mejor reputación en México   

Por quinto año consecutivo, academia, periodistas, consumidores, medios, directivos y otros interesados han reconocido a Grupo Bimbo como la...

septiembre 15, 2021

PRESUPUESTO 2022: UNA CONTINUACIÓN DE LA SIMULACIÓN 

En los medios de comunicación, cafés, oficinas y en cualquier lugar que se emita sonidos que expresan ideas, el...

septiembre 14, 2021
La evolución y los límites del teletrabajo en el contexto de la pandemia

La evolución y los límites del teletrabajo en el contexto de la pandemia

A partir del inicio de la pandemia, el mundo enfrentó cambios en muchas de las actividades que realizábamos comúnmente....

septiembre 14, 2021