¿Ahorrar lo que sobra? Nunca va a pasar

Cualquier clase economía, por más sencilla que sea, enseña supuestos… Cualquier clase economía, por más sencilla que sea, enseña supuestos, enseña sobre modelos y no sobre la realidad. Pero, en lugar de mantener su lugar de “supuestos”...

12 de septiembre, 2018 ahorro-inversion

Cualquier clase economía, por más sencilla que sea, enseña supuestos…

Cualquier clase economía, por más sencilla que sea, enseña supuestos, enseña sobre modelos y no sobre la realidad. Pero, en lugar de mantener su lugar de “supuestos” o modelos, se convierten en verdades absolutas.

El problema es que, como toda buena ciencia social, solo se puede estudiar la historia y difícilmente puede estudiarse y medirse en tiempo real. Porque es tremendamente complejo.  Mucho menos, y realmente tonto, intentar predecir el futuro. 

Y con ello, me estoy dando un balazo en el pie, pues muchas veces le recomiendo a las personas que inviertan su dinero. Lo que implica riesgos, a veces altos, a veces no tanto, pero riesgos, a fin de cuentas, porque no se puede predecir qué es lo que pasará en el futuro.

Hoy hablaremos de inversión, pero solo de refilón. (Salió un verso sin hacer esfuerzo) Hoy lo que les quiero compartir es una reflexión sobre uno de los supuestos (casi ley) que se maneja en economía y es el supuesto:

Ingreso-Gasto=Ahorro




Esta ecuación está perfecta cuando hablamos de economía y sobre todo para las finanzas públicas. Y tiene lógica, claro que lo que te sobra de tu sueldo, que no gastaste, se puede convertir en ahorro.

La ecuación está perfecta, así como está, la cosa es que produce un tipo de mentalidad que más bien nos estorba para mejorar nuestras finanzas personales. Esta ecuación nos limita para ahorrar. Nos obliga a pensar que si no ingresamos más de lo que gastamos no podemos ahorrar.  Por lo tanto, imposible ahorrar. Es casi cierto.

Pero si optamos por utilizar esta otra ecuación:

Ingresos-Ahorro = Gasto

Podríamos modificar sustancialmente nuestra forma de pensar y definitivamente mejorar nuestra cartera.  Pensar que de todo el esfuerzo de mi trabajo separo primero mi parte para el futuro (entiéndase ahorro e inversión) es lo mejor que puedo hacer para aprovechar mis recursos. Y obviamente gastar lo que me sobra.

Pagarme a mí primero es lo mejor que puedo hacer por mí y por los míos para el futuro.

Cada vez veo con más coraje cómo la gente vive para mantener a los bancos decidiendo entregar cantidades horribles de intereses cuando podrían ser ellos quienes cobraran ese dinero en lugar de pagarlo.

Si consideramos que una parte de tu ingreso necesitas pagártelo a ti mismo, tu mentalidad inmediatamente cambia por una más enfocada en que tú estés bien hoy y también cuando ya no quieras trabajar. De esta forma te parecerá mucho más atractiva la idea de ahorrar que la de gastar. Podrás ahorrar sin mayor dificultad.

Ahora, tal vez estés pensando que, si apenas te alcanza, cómo vas a ahorrar. Yo entiendo que eso pasa y que a veces los sueldos son terriblemente bajos, ni hablar del salario mínimo.  Pero mi experiencia, y no quiero ser grosera, es que cuando la gente no ahorra es porque sus finanzas están desordenadas. No saben cuánto gastan, no reconocen fugas, no tienen claro cómo es que tienen tanta deuda. Todas las personas con las que he trabajado han encontrado que sí se pueden ahorrar, y que con poca cantidad, también pueden invertir y ganar dinero por prestar su dinero. Es cosa de hacer números.

Cuando la gente me dice que no tiene para ahorrar lo cuestiono fuertemente porque ahorrar no implica separar la mitad de tu sueldo, ni siquiera el 10% sugerido. Ahorrar significa que puedo poner una parte de mi ingreso para un propósito posterior. Y de ahí mi pregunta: ¿no te “sobra” ni un peso?  Si pusieras un peso aparte cada día, en un año tendrías 365 pesos. Yo sé que es mínimo, pero ¿de verdad no se puede?

Ahorrar es una decisión. Invertir requiere conocimiento. Ahorrar no. Ahorrar requiere decisión. Y no hay excepción, todos lo podemos hacer.

Lo siguiente es aprender a invertir. El dinero (por la inflación) pierde valor en el tiempo, por eso, por lo menos hay que ponerlo en algún lugar que nos pague dinero por tenerlo con ellos y que no pierda tanto valor para cuando lo queramos usar. Eso es invertir en su forma más básica.

Para ello existen los cetes y otros instrumentos sencillos. Como decía antes, toda inversión es un riesgo. Hay que aprender qué perfil de inversor tienes para tomar las decisiones que más te convengan.

Y considerar que el ahorro obligatorio que vamos a tener con nuestras afores no son muy halagadores, así que algo tenemos que hacer aparte. Por nuestro bien. A todos los demás les vale. A ti no debería valerte gorro tu futuro. Y mientras más pronto empieces mejor.

¿Has pensado en aprender a invertir? ¿Quieres ahorrar, pero no sabes ni cómo empezar? Recuerda que podemos continuar esta conversación por las redes sociales.

No dudes en consultarme tus dudas, en enviarme preguntas a mi correo o a través de Twitter en @MarijoCodesal. Estoy siempre dispuesta a platicar y acompañarte en la toma de decisiones y acciones para mejorar la relación con tu dinero y hacerlo crecer.

Si te interesa prepararte más escríbeme un correo y trabajemos juntos.

Y no te pierdas de aprender un poquito más cada 15 días en Ruiz Healy Times.

¡A saber más! Que nadie se beneficia de esto más que tú. 

Comentarios
object(WP_Query)#18094 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(16) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(22918) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "17-04-2021" ["before"]=> string(10) "15-05-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(16) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(22918) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "17-04-2021" ["before"]=> string(10) "15-05-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(19) "economia-y-negocios" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(false) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18208 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(16) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(16) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18102 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18201 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "17-04-2021" ["before"]=> string(10) "15-05-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-04-17 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-05-15 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (22918) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (16) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18126 (24) { ["ID"]=> int(64832) ["post_author"]=> string(2) "12" ["post_date"]=> string(19) "2021-05-03 11:32:31" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-05-03 16:32:31" ["post_content"]=> string(6794) "Por décadas hemos escuchado la acepción de “pueblo” como algo que relaciona la concepción de gobierno y gobernados, como algo que estrecha un vínculo de identificación y automáticamente enlaza un sistema de cobertura, de protección, un manto verbal que vela por la desprotección y el abuso. Es curioso observar que la recepción de “pueblo” en el supuesto pueblo, jamás ha redimido una sola causa bajo el esquema social. Jamás en la historia del pronunciamiento que privilegia un sentido social doctrinario, ha resultado benéfico para la población a la que va dirigido este mensaje redentor. O sector de la población, podríamos reorientar esta aseveración. Como pretenda contemplarse, el Socialismo que difunde este mensaje, como lo conocemos y conocemos sus pasos en la historia, es una doctrina basada en la recolección de voluntades para expresarlas con una sola voz y una sola guía. De esa voz se desprendería la interpretación de todas las sensaciones y pulsaciones de lo material que nutre la subsistencia colectiva. La comuna se desechó por improcedente y por atentar a la progresión y escala de la ambición individual. El Socialismo interpretó el vacío de una comunidad y la insatisfacción individual para ubicar satisfactores si no comunes, aspiraciones, que en el marco de recepción del individuo, acercaban la tentadora oferta de los grupos de poder. En todas las sociedades, inevitablemente surgen las preponderancias y los liderazgos. Es en estas circunstancias en donde las voces arrolladoras de los fenómenos sociales hacen o crean una conciencia imaginaria de redención. Si las cosas que controla el capital en la eterna búsqueda de la permanencia dan un tropiezo, sea por la competencia, sea por mercados o sea por inoperancia de los costos, se inserta la voz que alienta la intemperancia y el reto. Es en ese momento en donde surge el lenguaje que trastoca el estricto orden económico para suplirlo por la tersura y aparente suavidad de la cobertura social, la misma que nunca cumple por adelantar los beneficios al costo de la interrupción de los factores de producción. Así ha sido en la historia moderna, así ha sido origen y destino de la llamada lucha social. No podemos confundir, ni debemos, las reglamentaciones y derechos del trabajador en la historia moderna, la protección sindical y beneficios que ha otorgado el orden jurídico y la legislación. La lucha social en la gran mayoría de las rebeliones que enarbolan preceptos de igualdad y otros de sustitución de fuerzas productivas, no contemplan el verdadero sustento y ritmo de la creación de riqueza. La igualdad es imposible cuando las economías progresistas han estimulado el conocimiento y el talento creativo para multiplicar el beneficio del orden de las ideas y multiplicar la calidad y precio de los satisfactores. La igualdad es una concepción filosófica que nutre la percepción y aspiración de mejora en calidad de vida y condiciones de libertad. Sin esta última jamás existiría una percepción de igualdad y circunstancias de mejoría individual y colectiva. El Socialismo confunde el llamado a la igualdad con la pérdida de escalas muy por encima de la organización de grupos que claman la desestimación de logros consolidados en el trabajo y en la especialización. En otras palabras, el Socialismo llama a la regresión, a la sumisión del capital y del avance económico para situar sus conceptos en la dispersión del capital acumulado. Llama a la injustificada manutención de manos rebeldes y ociosas para llenarlas del despojo de manos productivas. Retomamos la expresión de “pueblo” para adelantar ciertas prerrogativas y datos que arroja la actuación encaminada a nutrir esa semejanza imaginaria llamada pueblo. Veamos si el esfuerzo de esta transición que pretendió llamarse transformadora ha visto por la economía de su pueblo. Si iniciamos con la obra faraónica en un sentido macroeconómico, sumemos la cancelación de Texcoco con una cuenta de deuda que no existía de 170 000 millones; podemos continuar con las pérdidas de Pemex en 2019 por 346 000 millones y después cancelar la cervecera con un costo de 23 000 millones. El aeropuerto que pretende cubrir la devastadora cancelación de uno de orden mundial costará si en algún momento se termina y opera, 260 000 millones. Dos Bocas está costando sin visos de conclusión, 166 000 millones. Por último, al menos de obra, no de errores, el Tren Maya con un costo impredecible  ha derrochado 150 000 millones.  Velar por el pueblo y derrochar cantidades que jamás tendrán regreso en materia de inversión, resulta una concepción difícil de interpretar. El simple riesgo del dinero público es ya en si un agravante a cualquier intento de protección. Aventurar proyectos sin conciencia ni beneficio para la nación es una tarea equivocada de origen. La deuda que ha soportado esta vorágine responde a una proporción del producto jamás imaginada en la historia moderna. Comprometer el producto de la nación, riqueza de los mexicanos en su totalidad, hace de esta administración un vehículo ignominioso por encima de cualquier nivel de responsabilidad. La ética gubernamental está superada ante este abuso intolerable.  Sigamos con nuestro examen de protección que enarbola esta transición: el abandono a la empresa privada provocó un millón de cierres definitivos; el consecuente desempleo se situó en pérdidas laborales permanentes de 600 000 posiciones, el aumento de pobres ronda la cifra de doce millones en esta gestión. Si consideramos la dádiva y la dispersión de riqueza sin padrón, observamos una liquidez atemporal y atípica que ya refleja la impetuosidad del reparto de dinero en una demanda también atípica para situar una inflación del 6% a tasa anual para dañar la canasta básica muy por encima de la inflación promedio. Eso es lo que obtiene el “pueblo”, eso es la protección que animó el voto de este gobierno populista, eso impulsó el llamado a la esperanza.  El margen de maniobra real del presidente y sus desatinos no podrá competir jamás con el producto emanado de manos privadas pero el daño que ha ocasionado es generacional. Tenemos un presidente que pretende resolver por la vía de la imposición, por la vía de la pérdida patrimonial. A esas acciones no pueden llamárseles acciones protectoras del “pueblo”. " ["post_title"]=> string(29) "La Economía del “Pueblo”" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(22) "la-economia-del-pueblo" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-05-03 11:32:31" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-05-03 16:32:31" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=64832" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#18097 (24) { ["ID"]=> int(64254) ["post_author"]=> string(2) "12" ["post_date"]=> string(19) "2021-04-19 13:44:03" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-04-19 18:44:03" ["post_content"]=> string(6859) "Otra vez el repaso del Producto Interno Bruto para medir nuestra economía, otra vez el incesante peregrinaje de las cifras que corroboran, sancionan o premian el desenvolvimiento de la actividad económica de la nación. Asumir que se instala una dinámica sería redundar en la esencia de la economía; el dinamismo es presencia inobjetable de la marca que hoy supera la de ayer. Las pausas de la actividad económica las hacemos para reunir juicios interpretativos y nada más; las detenciones son mera función de análisis y corrección de rumbo. La detención de variables se hace para conformar política económica y unirla al conjunto de políticas públicas. En ocasiones esto constituye un proyecto de nación. No siempre. Citar un resurgimiento económico equivale a invalidar toda una marcha productiva, pero reanudar cadenas de producción es una concepción un tanto más acertada si consideramos que prescindimos de un millón de agentes productivos en el curso de la pandemia, de los que no habrá retorno. Es una gran pérdida sin duda, pero lo que importa destacar es la visión de un gobierno alejado de toda reactivación o impulso para evitar lo ocurrido y la trascendencia al orden de la oferta fallida. Obviamente, podemos imaginar el desequilibrio natural que arroja la ausencia de productos terminados y de servicios de un millón de agentes borrados de la interacción comercial. El primer efecto de este fenómeno de ausencia forzada afecta el mercado interno; si imaginamos un escenario de competencia, no tendríamos problema en suplantar la oferta de estos integrantes borrados del mapa económico, con el agravante de la especialización que elude la eficiencia en el posible reemplazo. Como se contemple, esto no es inmediato, por tanto la demanda seguirá una ruta delantera al camino de la oferta cuando la reactivación ocurra. El efecto de los precios naturalmente altera toda prerrogativa de estabilidad alguna vez lograda antes de la pandemia y del cierre de operaciones de negocios.  En este delicado tema de mercado interno, el gobierno tomó la ruta equivocada, asumiendo que la reactivación del consumo interno puede estimularse mediante la dádiva; esto es poner a disposición de usuarios clasificados de acuerdo a una escala interpretativa, un ingreso. Esto naturalmente no puede calificar de ingreso toda vez que interrumpe el ciclo de valores agregados en toda cadena productiva. Si el ingreso no tiene correspondencia a un costo en dicha cadena, entonces se convierte en dispendio sin correspondencia alguna. El ejercicio puede nutrir una fase de consumo en un ciclo pero es incapaz de reproducirse sin la creación de utilidades de agentes productivos para un ciclo siguiente.  Esto ocurrió en México en dos años de esta transición que gobierna; se ha ignorado la fuente original del ingreso gubernamental en la renta de los agentes productivos; esto es el ingreso por consecuencia fiscal en la libre expresión del que emprende. Se ha ignorado la inversión como vértice de la pirámide que el presidente decidió invertir para apuntalar su base en una creencia o imaginaria absurda de recomposición de una economía, pensando que el consumo de los de abajo, tomando su retórica, nutriría mercados internos desgastados. En este aspecto, habría que añadir que el desgaste fue producido por esta endémica postura y la recesión en puerta ya asomaba su rostro antes de la pandemia. Las malas decisiones de este gobierno en turno han provocado una contracción del producto, han orientado políticas públicas en sentido contrario al universo creador de la globalidad de la que formamos parte, no solamente en trayectoria de décadas, en papel formal y suscrito con las potencias del norte. Al parecer se ignora o se soslaya este precepto de adhesión formal, que por cierto cabe mencionar, es ineludible.  Ahora bien, del estanco en la producción al camino franco de la recuperación, México crece, al menos la tasa que se espera ronda el 5% anual. No es una tasa despreciable pero no corresponde al equilibrio esperado en las fuerzas productivas de la nación. La verdadera dinámica radica en el sector exportador y este a su vez se nutre de una inercia de crecimiento de la economía norteamericana. Tenemos entonces un aliento en la demanda pero no de todos los sectores que quisiéramos impulsar; no todo es manufactura como tampoco todo es perecedero. El problema que enfrenta México de momento es de temporalidad. En las áreas delicadas en las que el gobierno tiene alguna injerencia, México las está padeciendo porque no conforman una línea de pensamiento o guía sólida y precisa; la obtusa visión de revivir actividades monopólicas proscritas, afecta desde el mensaje de un gobierno carente de concepción global hasta la determinación de grados de inversión. Las adhesiones y muestras de empatía con naciones en franco declive económico y social, invade la percepción que obliga a la mira del norte. México no debe situar sus prerrogativas en un costo de oportunidad como si las alternativas no estuvieran presentes. Lo están, están en tratados formales y signados.  Toda fase de crecimiento desde luego es bienvenida pero toda fase de crecimiento requiere de capitalización, de renovación de planta y equipo; finalmente, toda fase de capitalización requiere de reglas claras y de un clima de certeza jurídica y de un ambiente propicio y armónico, responsabilidad de las autoridades. México no lo tiene de momento y tal vez no lo obtenga en un plazo corto; la recomposición del Congreso augura un futuro promisorio y equilibrado en la función presupuestal y en la libre dispensa de regulaciones y autonomía. Del llamado a la inversión sería incorrecto e irresponsable mencionar la existencia de seguridades con esta transición. La yuxtaposición del gasto público y la disposición del mismo mediante eufemismos y contradicciones en el discurso oficial, ha mermado la confianza del capital.  Se reitera, México crece en su dinámica de exportación y ayuda a la recomposición del producto, pero deja atrás, en un compás de espera, un proyecto integral en materia de especialización y ventajas comparativas con otros bloques y mercados. Se entiende el proceso gradual, lo que no se entiende es la disparidad de objetivos con esta transición. No existe una visión conjunta.     " ["post_title"]=> string(43) "Acerca del Crecimiento de Nuestra Economía" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(42) "acerca-del-crecimiento-de-nuestra-economia" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-04-19 13:44:03" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-04-19 18:44:03" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=64254" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18126 (24) { ["ID"]=> int(64832) ["post_author"]=> string(2) "12" ["post_date"]=> string(19) "2021-05-03 11:32:31" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-05-03 16:32:31" ["post_content"]=> string(6794) "Por décadas hemos escuchado la acepción de “pueblo” como algo que relaciona la concepción de gobierno y gobernados, como algo que estrecha un vínculo de identificación y automáticamente enlaza un sistema de cobertura, de protección, un manto verbal que vela por la desprotección y el abuso. Es curioso observar que la recepción de “pueblo” en el supuesto pueblo, jamás ha redimido una sola causa bajo el esquema social. Jamás en la historia del pronunciamiento que privilegia un sentido social doctrinario, ha resultado benéfico para la población a la que va dirigido este mensaje redentor. O sector de la población, podríamos reorientar esta aseveración. Como pretenda contemplarse, el Socialismo que difunde este mensaje, como lo conocemos y conocemos sus pasos en la historia, es una doctrina basada en la recolección de voluntades para expresarlas con una sola voz y una sola guía. De esa voz se desprendería la interpretación de todas las sensaciones y pulsaciones de lo material que nutre la subsistencia colectiva. La comuna se desechó por improcedente y por atentar a la progresión y escala de la ambición individual. El Socialismo interpretó el vacío de una comunidad y la insatisfacción individual para ubicar satisfactores si no comunes, aspiraciones, que en el marco de recepción del individuo, acercaban la tentadora oferta de los grupos de poder. En todas las sociedades, inevitablemente surgen las preponderancias y los liderazgos. Es en estas circunstancias en donde las voces arrolladoras de los fenómenos sociales hacen o crean una conciencia imaginaria de redención. Si las cosas que controla el capital en la eterna búsqueda de la permanencia dan un tropiezo, sea por la competencia, sea por mercados o sea por inoperancia de los costos, se inserta la voz que alienta la intemperancia y el reto. Es en ese momento en donde surge el lenguaje que trastoca el estricto orden económico para suplirlo por la tersura y aparente suavidad de la cobertura social, la misma que nunca cumple por adelantar los beneficios al costo de la interrupción de los factores de producción. Así ha sido en la historia moderna, así ha sido origen y destino de la llamada lucha social. No podemos confundir, ni debemos, las reglamentaciones y derechos del trabajador en la historia moderna, la protección sindical y beneficios que ha otorgado el orden jurídico y la legislación. La lucha social en la gran mayoría de las rebeliones que enarbolan preceptos de igualdad y otros de sustitución de fuerzas productivas, no contemplan el verdadero sustento y ritmo de la creación de riqueza. La igualdad es imposible cuando las economías progresistas han estimulado el conocimiento y el talento creativo para multiplicar el beneficio del orden de las ideas y multiplicar la calidad y precio de los satisfactores. La igualdad es una concepción filosófica que nutre la percepción y aspiración de mejora en calidad de vida y condiciones de libertad. Sin esta última jamás existiría una percepción de igualdad y circunstancias de mejoría individual y colectiva. El Socialismo confunde el llamado a la igualdad con la pérdida de escalas muy por encima de la organización de grupos que claman la desestimación de logros consolidados en el trabajo y en la especialización. En otras palabras, el Socialismo llama a la regresión, a la sumisión del capital y del avance económico para situar sus conceptos en la dispersión del capital acumulado. Llama a la injustificada manutención de manos rebeldes y ociosas para llenarlas del despojo de manos productivas. Retomamos la expresión de “pueblo” para adelantar ciertas prerrogativas y datos que arroja la actuación encaminada a nutrir esa semejanza imaginaria llamada pueblo. Veamos si el esfuerzo de esta transición que pretendió llamarse transformadora ha visto por la economía de su pueblo. Si iniciamos con la obra faraónica en un sentido macroeconómico, sumemos la cancelación de Texcoco con una cuenta de deuda que no existía de 170 000 millones; podemos continuar con las pérdidas de Pemex en 2019 por 346 000 millones y después cancelar la cervecera con un costo de 23 000 millones. El aeropuerto que pretende cubrir la devastadora cancelación de uno de orden mundial costará si en algún momento se termina y opera, 260 000 millones. Dos Bocas está costando sin visos de conclusión, 166 000 millones. Por último, al menos de obra, no de errores, el Tren Maya con un costo impredecible  ha derrochado 150 000 millones.  Velar por el pueblo y derrochar cantidades que jamás tendrán regreso en materia de inversión, resulta una concepción difícil de interpretar. El simple riesgo del dinero público es ya en si un agravante a cualquier intento de protección. Aventurar proyectos sin conciencia ni beneficio para la nación es una tarea equivocada de origen. La deuda que ha soportado esta vorágine responde a una proporción del producto jamás imaginada en la historia moderna. Comprometer el producto de la nación, riqueza de los mexicanos en su totalidad, hace de esta administración un vehículo ignominioso por encima de cualquier nivel de responsabilidad. La ética gubernamental está superada ante este abuso intolerable.  Sigamos con nuestro examen de protección que enarbola esta transición: el abandono a la empresa privada provocó un millón de cierres definitivos; el consecuente desempleo se situó en pérdidas laborales permanentes de 600 000 posiciones, el aumento de pobres ronda la cifra de doce millones en esta gestión. Si consideramos la dádiva y la dispersión de riqueza sin padrón, observamos una liquidez atemporal y atípica que ya refleja la impetuosidad del reparto de dinero en una demanda también atípica para situar una inflación del 6% a tasa anual para dañar la canasta básica muy por encima de la inflación promedio. Eso es lo que obtiene el “pueblo”, eso es la protección que animó el voto de este gobierno populista, eso impulsó el llamado a la esperanza.  El margen de maniobra real del presidente y sus desatinos no podrá competir jamás con el producto emanado de manos privadas pero el daño que ha ocasionado es generacional. Tenemos un presidente que pretende resolver por la vía de la imposición, por la vía de la pérdida patrimonial. A esas acciones no pueden llamárseles acciones protectoras del “pueblo”. " ["post_title"]=> string(29) "La Economía del “Pueblo”" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(22) "la-economia-del-pueblo" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-05-03 11:32:31" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-05-03 16:32:31" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=64832" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(17) ["max_num_pages"]=> float(9) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "2df4b6a08f456bd2a02b170d85daad83" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

La Economía del “Pueblo”

Por décadas hemos escuchado la acepción de “pueblo” como algo que relaciona la concepción de gobierno y gobernados, como algo que estrecha...

mayo 3, 2021

Acerca del Crecimiento de Nuestra Economía

Otra vez el repaso del Producto Interno Bruto para medir nuestra economía, otra vez el incesante peregrinaje de las cifras que corroboran,...

abril 19, 2021




Más de categoría

¿MÉXICO REQUIERE UNA NUEVA REFORMA ENERGÉTICA?

La reforma energética mexicana que surgió en 2008 destacó por el surgimiento de la Comisión Nacional de Hidrocarburos como...

mayo 14, 2021
Empresas Unicornio

Nuevos modelos empresariales: Empresas Unicornio

El mundo empresarial ha manifestado una transformación sumamente interesante. Ahora es muy común ver emprendedores jóvenes con proyectos que...

mayo 14, 2021

MÉXICO - ¡LA MIOPÍA A LAS SEÑALES MUNDIALES!

En menos de 365 días, México ha tenido una exposición a las oscilaciones de las tendencias energéticas y económicas...

mayo 11, 2021

Costos

De la confirmación de la Auditoría Superior de la Federación, que el costo de cancelar el aeropuerto de Texcoco...

mayo 10, 2021