Un libro histórico

Nunca dejará de asombrarme la riqueza del patrimonio cultural de nuestro país: desde las piedrecillas pulidas por la constante caricia del agua, hasta los grandes minerales de la cueva chihuahuense de Naica. Desde los grandes cuadros de...

23 de agosto, 2022

Nunca dejará de asombrarme la riqueza del patrimonio cultural de nuestro país: desde las piedrecillas pulidas por la constante caricia del agua, hasta los grandes minerales de la cueva chihuahuense de Naica. Desde los grandes cuadros de la Guelaguetza, hasta las pequeñas comunidades dispersas a los pies de las sierras, en todo ello encontramos testimonio de lo que ha sido nuestra identidad nacional.

Hoy quiero referirme a la etnia kikapú, de los pocos grupos humanos en la frontera norte del país que poseen doble nacionalidad y que, en buena parte hablan tres idiomas. Provenientes originalmente de la Región de los Grandes lagos, donde hoy se asienta Quebec, llegaron a instalarse en el municipio de Melchor Múzquiz, Coahuila, entre la zona de los minerales y de la Sierra Hermosa de Santa Rosa. Este grupo originario ha tenido enormes cambios en los últimos cinco lustros, a partir de la introducción del casino en la ciudad de Eagle Pass (Texas), al que se han seguido otros polos de desarrollo turístico regional. El hermetismo con que se llevaban a cabo las ceremonias dentro de la comunidad ha tenido una expansión. Ello ha permitido que los visitantes conozcan las danzas rituales de la etnia, pero a la vez me parece que dichas ceremonias rituales han perdido mucho de su carácter sacramental.

Como coahuilense, debo confesar, conocía poco si no es que nada de estos grupos asentados en El Nacimiento, sitio donde nace el Río Sabinas, en las faldas de la Sierra Hermosa de Santa Rosa.  Fue a través del trabajo de campo que durante su vida profesional llevó a cabo mi esposo, el antropólogo social José Guadalupe Ovalle durante sus últimos veinte años de vida. A través suyo, y en muy distintos escenarios, fui conociendo lo que este grupo venía aportando a la región.  Proveniente de la región sureste de Canadá, en su calidad de recolectores-cazadores, vinieron descendiendo hasta  Oklahoma en la Unión Americana y Coahuila en nuestro país, sitios donde, a la fecha, siguen migrando periódicamente dos veces al año, por cuestiones laborales.  Sin embargo, la creación de empleos en el polo de desarrollo turístico en la región de La Rosita Valley, condado aledaño a Eagle Pass, ha ido modificando los usos y costumbres del grupo. Los mayores de sesenta años conservan  la lengua y las tradiciones religiosas originales del grupo, no así las jóvenes generaciones quienes se han ido incorporando al mundo laboral de los Estados Unidos en ramas diversas a la agrícola, que llevaba –o sigue llevando—a padres y abuelos a Oklahoma y Colorado cada seis meses, a la recolección. De hecho, en la ribera del Bravo, justo debajo de donde cruza el Puente Internacional Número 1 entre Piedras Negras y la ciudad de Eagle Pass, en lo que ahora se ha convertido en un campo deportivo, hubo por muchos años un caserío kikapú en el cual pernoctaban los migrantes temporales provenientes de El Nacimiento, con rumbo a las labores de recolección. Se movilizaban como unidades familiares en las que se incluían a los abuelos, padres e hijos. En esos tiempos los kikapú tenían pase libre a los Estados Unidos; hoy en día tienen que presentar su “green card” que los acredita como ciudadanos, pero siguen teniendo la doble nacionalidad.

Los algonquinos, asentados en Quebec, grupo de donde derivaron los kikapúes, fueron atravesando territorio norteamericano desplazados por los iroqueses, quienes  pugnaban con ellos por la caza y comercio de pieles, que vendían a los colonizadores europeos.  De este modo es como en 1795 alcanzaron las riberas de los ríos San Angelo y Sabinas, en lo que hoy corresponde a San Antonio Texas, y solicitaron un permiso de asentamiento ante las autoridades de la Nueva España.  Se los concedieron poniéndoles como condición que ayudaran a repeler las hordas bárbaras que amenazaban, tanto a los presidios militares como a las misiones religiosas a lo largo de la frontera. En particular en el corredor entre Guerrero, Coahuila y lo que hoy corresponde a San Antonio (Texas).

Pese a grandes movimientos civiles y militares, de los que hablaremos en otra oportunidad, a la fecha en la región de El Nacimiento, en el municipio de Melchor Múzquiz, al norte de Coahuila, hay un grupo de kikapúes, algunos mayores asentados en forma permanente, y otros  que migran dos veces al año. Además de un grupo de negros conocidos como “mascogos”, a escasos kilómetros de los anteriores, y de los cuales ya habrá ocasión de hablar  en otra entrega.   Todo ello rumbo a la sierra que llega a Maderas del Carmen en el lado mexicano, y al “Big Bend”, en su correspondiente texano, donde siguen existiendo especies autóctonas como venado cola blanca, berrendos y osos, entre otras muchas especies.

Regresando a lo comentado en un principio: mi esposo sintió particular fascinación por el grupo kikapú al cual tantas veces vio pasar por su natal Sabinas, o escuchaba hablar en su lengua, o descubrió cuán poco había escrito al respecto. Se propuso dedicar su vida profesional al estudio de este grupo que se considera como uno de los 68 que, de acuerdo con el INEGI; hablan una lengua distinta al español. A pesar de que Coahuila ocupa el 0.2% (2020) de hablantes indígenas, sí se corre el riesgo de que estas lenguas se extingan, producto de la aculturación que sufre la población viviendo entre dos países. Como dijo mi hijo Amaury durante la presentación  del libro póstumo de su papá bajo la edición de la Dra. Ana Bella Pérez Castro, y que lleva por título Kikapúes: los que andan por la tierra, editado por CONACULTA, la UAZ y la UAC en 1999: “Mamá, es un libro histórico, pues las condiciones del grupo kikapú que dieron lugar a este estudio, nunca volverán a ser las mismas”.  ¡Y vaya que dijo bien!

Comentarios


object(WP_Query)#16266 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(82477) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "05-09-2022" ["before"]=> string(10) "03-10-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(82477) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "05-09-2022" ["before"]=> string(10) "03-10-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#16270 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#16268 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#16269 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "05-09-2022" ["before"]=> string(10) "03-10-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-09-05 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-10-03 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (82477) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#16267 (24) { ["ID"]=> int(83376) ["post_author"]=> string(3) "123" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-15 10:13:19" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-15 15:13:19" ["post_content"]=> string(6878) "Un duelo a muerte ha de llevarse a cabo.  El escenario son los parajes que se extienden desde el glaciar Beardmore hasta el mar de Ross, un horizonte yermo, tan hostil como el desierto, pero éste recubierto de nieve.  Los rivales que se enfrentan, al estilo del salvaje oeste, son un caballero y explorador inglés llamado Russell E. Swift y un marino y explorador noruego llamado Rjoa Andersen. Ambos tienen sobrada experiencia y están conscientes que el nombre del vencedor permanecerá escrito, por siempre, en los anales de la historia.  La elección de las armas resultará preponderante. El inglés y su equipo eligen ropa de lana, cortavientos, trineos motorizados y amurskis (ponis de Manchuria); el noruego, pieles y trineos tirados por perros con arneses dispuestos en forma de abanico (contrario a la guía central que se utiliza en Alaska).  La gloria y la muerte aguardan para ser repartidas, aunque de manera caprichosa.   Prima Pars: 80 grados S.  La tierra es blanca y llana, cubierta de una densa niebla hasta donde alcanza la vista, con algunos manchones oscuros esparcidos aleatoriamente sobre la superficie. Unos cuantos picos se asoman en el horizonte y los gélidos vientos azotan piernas, brazos y rostros con extrema violencia.  El combate se intuye equilibrado en primera instancia. Los británicos establecen su base invernal donde colocan alimentos (harina de avena, manteca de cerdo, proteína de res, proteína vegetal, whisky y azúcar) y diversos suministros mecánicos en un sitio por demás propicio y el camino que han de recorrer es desde hace años conocido. El noruego y su grupo (abastecidos de filetes de foca, grasa animal y vegetal, vodka, margarina y chocolate) se encuentran varios kilómetros al este y su trayectoria los llevará por tierras, hasta ese momento, desconocidas.  Pero esto pronto cambia. Los caballos, débiles e incapaces de adaptarse al clima polar comienzan a generar problemas para Swift, ralentizando la marcha. Se sobrevienen discusiones entre los miembros del equipo y alguien realiza la sugerencia de sacrificarlos y almacenar su carne. El capitán escucha, se niega y ordena seguir adelante.  Andersen y su grupo, mientras tanto, han comenzado su periplo y les llevan ahora una ventaja de trescientos cuarenta kilómetros. Parece probable, y posible, que logren evitar durante el camino de regreso el mal tiempo que comienza a gestarse.  Pars Secunda: 87 grados, 34” sur Seis meses después, cinco de los ponis han muerto por el frío y uno de los trineos motorizados se ha perdido. A pesar de los aciagos incidentes, los ingleses mantienen el buen ánimo.  El capitán Swift, desde el interior de su tienda a la que azotan los furibundos vientos y con los miembros entumecidos, bebe un sorbo de destilado y ordena que sean sólo cuatro (Watson, Yeats, Foster y Owens) los hombres que le acompañen durante el trayecto final mientras los otros deberán volver hasta la base. La marcha que emprenden ambos contingentes, después de despedirse, es lenta y fatigosa, con un clima que empeora con cada hora transcurrida.  Cuando los cinco alcanzan el punto fijado trece días más tarde, el duelo termina. Se encuentran con que el grupo liderado por Andersen ha conquistado el polo un mes antes y deben estar ya recorriendo el camino de vuelta. Ahora derrotados, sin fuerzas y con los pies muy cerca del congelamiento, deben recorrer los mil trescientos kilómetros de regreso.   Pars Tertia: 82 grados 30” Sur.  Los británicos levantan su último campamento con más de seiscientos kilómetros aún por recorrer. Foster ha muerto al pie del glaciar, tras una aparatosa caída.  Es el marzo más frío del que se tiene registro, el termómetro marca los -47 grados centígrados y la tormenta hace imposible dar un sólo paso, por lo que los cuatro se atrincheran en su tienda con apenas combustible para preparar una jarra de té. A todos, el cuerpo los martiriza.  Les aqueja el escorbuto, la ceguera de las nieves, la gangrena y aún y cuando no lo mencionen a viva voz, el desánimo.   Yeats, incapaz de caminar debido a una vieja herida de guerra a la que las gélidas temperaturas transfiguran en insoportable dolor, se dirige a los demás para decirles que va a salir y quizás lo haga por algún tiempo. Todos comprenden a qué se refiere.  Pocos días más tarde el capitán, con gran esfuerzo, dedica sus últimas horas a escribir cartas de despedida dirigidas a todos aquellos involucrados en la expedición: sus superiores en la marina, familiares, etc. Cuando el aceite del mechero se agota, la oscuridad se cierne sobre ellos y lo único que resta es esperar.  Recuperarán sus cuerpos ocho meses después.  Post data El funeral en Gran Bretaña de Swift, Watson y Owens gozará de toda la pompa y circunstancia que se otorga a aquellos que fracasan grandiosamente, convirtiendo su travesía en una tragedia de carácter nacional. No hay júbilo, pero si condecoraciones póstumas y cañonazos de honor.   A Russell Swift le corresponden pues la muerte y la gloria; a Rjoa Andersen, tras su regreso, sólo el desdén a pesar de su innegable victoria. En los brindis de la Geographical Society donde se celebra su hazaña, se mencionará insistentemente a los canes y poco, su experiencia o pericia.  Los historiadores revisarán el actuar del capitán inglés a lo largo de las décadas posteriores, tachándole a veces de héroe, por su valentía y otras de villano, por sus elecciones, sin llegar a un acuerdo.  El explorador noruego, por otro lado, habita desde el año de 1913 en los libros de historia.   " ["post_title"]=> string(10) "TERRA NOVA" ["post_excerpt"]=> string(54) "“Fortuna multis dat nimis, satis nulli”. -Marziale" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(10) "terra-nova" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-15 10:13:19" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-15 15:13:19" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83376" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#16242 (24) { ["ID"]=> int(83085) ["post_author"]=> string(2) "39" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-08 12:25:15" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-08 17:25:15" ["post_content"]=> string(7664) "La Sociedad Nuevoleonesa de Historia, Geografía y Estadística, A.C., Presidente MCP. Òscar Tamez Rodríguez, presentó el libro “Cuartelazo y Traición, Crónica de una Tragedia” por su autor Dr. Héctor Joel Velarde Mora. Siempre se ha creído que la historia de un personaje de cierta época, representa la historia de esa época. En realidad, es la época la que ha diseñado la personalidad de cada personaje y con ello sus accionesHéctor Joel Velarde. En el libro se dan “cita tanto los hechos como los hombres que los protagonizaron, lo que sucede en el país antes y después del cuartelazo, los acontecimientos y distanciamientos entre protagonistas y antagonistas y pone en claro que la suma de las contiendas regionales, si bien culmina es una revolución que libera al país del yugo porfirista, también lo tiñe de sangre y trae consigo consecuentes rupturas”. En el Prólogo Margarito Cuellar menciona “Cuartelazo y Traición se nutre de momentos culminantes: los discursos incendiarios, los planes de liberación y las proclamas, las batallas armadas, las circunstancias internas y externas que aceleraron retardan la revolución… El autor enfatiza “¿Fue un golpe militar o fueron dos? ¿Huerta estaba involucrado en la rebelión de Reyes? ¿Qué tanto influyeron los diplomáticos extranjeros?...Sin Madero y sus hombres no habría revolución ni las posibilidades de una democracia…Mucho se ha escrito sobre Francisco Madero, el apóstol de la revolución, pero hacía falta un trabajo de divulgación como el que ahora nos ofrece Héctor Joel Velarde Mora…” El libro está organizado en 13 capítulos, presenta la sección de Resultados y Citas bibliográficas.
Capítulo Título 
Prólogo por Magrito Cuéllar
I Introducción
II La revolución maderista
III El pensamiento de Madero
IV El plan de San Luis
V Madero presidente
VI La intervención extranjera
VII El cuartelazo
VIII La traición
IX La tragedia
X El pacto de la embajada
XI Las renuncias
XII El Informe Hale
XIII Los protagonistas
XIV Resultados
XV Citas bibliográficas  
  La Coordinación estuvo a cargo del Mtro. Luis Enrique Pérez Castro; la presentación por Margarito Cuellar y del Dr. Juan Carlos Tolentino Socio de Número de la SNHGE.  “Es un trabajo muy especializado, el título Cuartelazo y Traición; lo de cuartelazo, sabemos lo que es desde un punto de vista militar; la traición en esta palabra encierra no solamente la traición desde el punto de vista de que Madero fue traicionado en este libro ustedes van a encontrar la traición de todos contra todos, no se escapa un solo personaje  de este libro que no haya traicionado y me refiero inclusive hasta el paladín de la democracia nuestro ilustre presidente Francisco I. Madero también él fue parte de la práctica política de prometer y no cumplir en muchos aspectos…es un libro académicamente recomendable que contiene 127 citas bibliográficas” señaló el  Dr. Juan Carlos Tolentino. Semblanza Héctor Joel Velarde nacido en Mazatlán, Sinaloa, ha vivido media vida en la Ciudad de México y la otra mitad en Monterrey, Nuevo León. Médico Neumólogo, con preferencia por la Neumología Pediátrica, ha sido profesor universitario buena parte de su vida. Hizo una Maestría en Gestión de Calidad en Instituciones de Salud, lo que le permitió tener posiciones directivas en el IMSS, recibió el Premio Agapito González como Promotor Nacional de la Calidad. Ha participado como autor de varios capítulos de libros de Medicina y es autor del libro Asma en Pediatría.  SNHGE https://www.facebook.com/HistoriadoresNuevoleoneses/videos/598708828597342   H Joel Velarde     https://www.facebook.com/hjoel.velarde.7   Contacto ORCID ID https://orcid.org/0000-0002-5708-428X [email protected] www.facebook.com/angelica.murillo.5496 https://www.facebook.com/RIEHMTY IG dra.angelicamg www.ruizhealytimes.com  " ["post_title"]=> string(58) "“Cuartelazo y Traición” presenta Héctor Joel Velarde" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(50) "cuartelazo-y-traicion-presenta-hector-joel-velarde" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-08 12:25:51" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-08 17:25:51" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83085" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#16267 (24) { ["ID"]=> int(83376) ["post_author"]=> string(3) "123" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-15 10:13:19" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-15 15:13:19" ["post_content"]=> string(6878) "Un duelo a muerte ha de llevarse a cabo.  El escenario son los parajes que se extienden desde el glaciar Beardmore hasta el mar de Ross, un horizonte yermo, tan hostil como el desierto, pero éste recubierto de nieve.  Los rivales que se enfrentan, al estilo del salvaje oeste, son un caballero y explorador inglés llamado Russell E. Swift y un marino y explorador noruego llamado Rjoa Andersen. Ambos tienen sobrada experiencia y están conscientes que el nombre del vencedor permanecerá escrito, por siempre, en los anales de la historia.  La elección de las armas resultará preponderante. El inglés y su equipo eligen ropa de lana, cortavientos, trineos motorizados y amurskis (ponis de Manchuria); el noruego, pieles y trineos tirados por perros con arneses dispuestos en forma de abanico (contrario a la guía central que se utiliza en Alaska).  La gloria y la muerte aguardan para ser repartidas, aunque de manera caprichosa.   Prima Pars: 80 grados S.  La tierra es blanca y llana, cubierta de una densa niebla hasta donde alcanza la vista, con algunos manchones oscuros esparcidos aleatoriamente sobre la superficie. Unos cuantos picos se asoman en el horizonte y los gélidos vientos azotan piernas, brazos y rostros con extrema violencia.  El combate se intuye equilibrado en primera instancia. Los británicos establecen su base invernal donde colocan alimentos (harina de avena, manteca de cerdo, proteína de res, proteína vegetal, whisky y azúcar) y diversos suministros mecánicos en un sitio por demás propicio y el camino que han de recorrer es desde hace años conocido. El noruego y su grupo (abastecidos de filetes de foca, grasa animal y vegetal, vodka, margarina y chocolate) se encuentran varios kilómetros al este y su trayectoria los llevará por tierras, hasta ese momento, desconocidas.  Pero esto pronto cambia. Los caballos, débiles e incapaces de adaptarse al clima polar comienzan a generar problemas para Swift, ralentizando la marcha. Se sobrevienen discusiones entre los miembros del equipo y alguien realiza la sugerencia de sacrificarlos y almacenar su carne. El capitán escucha, se niega y ordena seguir adelante.  Andersen y su grupo, mientras tanto, han comenzado su periplo y les llevan ahora una ventaja de trescientos cuarenta kilómetros. Parece probable, y posible, que logren evitar durante el camino de regreso el mal tiempo que comienza a gestarse.  Pars Secunda: 87 grados, 34” sur Seis meses después, cinco de los ponis han muerto por el frío y uno de los trineos motorizados se ha perdido. A pesar de los aciagos incidentes, los ingleses mantienen el buen ánimo.  El capitán Swift, desde el interior de su tienda a la que azotan los furibundos vientos y con los miembros entumecidos, bebe un sorbo de destilado y ordena que sean sólo cuatro (Watson, Yeats, Foster y Owens) los hombres que le acompañen durante el trayecto final mientras los otros deberán volver hasta la base. La marcha que emprenden ambos contingentes, después de despedirse, es lenta y fatigosa, con un clima que empeora con cada hora transcurrida.  Cuando los cinco alcanzan el punto fijado trece días más tarde, el duelo termina. Se encuentran con que el grupo liderado por Andersen ha conquistado el polo un mes antes y deben estar ya recorriendo el camino de vuelta. Ahora derrotados, sin fuerzas y con los pies muy cerca del congelamiento, deben recorrer los mil trescientos kilómetros de regreso.   Pars Tertia: 82 grados 30” Sur.  Los británicos levantan su último campamento con más de seiscientos kilómetros aún por recorrer. Foster ha muerto al pie del glaciar, tras una aparatosa caída.  Es el marzo más frío del que se tiene registro, el termómetro marca los -47 grados centígrados y la tormenta hace imposible dar un sólo paso, por lo que los cuatro se atrincheran en su tienda con apenas combustible para preparar una jarra de té. A todos, el cuerpo los martiriza.  Les aqueja el escorbuto, la ceguera de las nieves, la gangrena y aún y cuando no lo mencionen a viva voz, el desánimo.   Yeats, incapaz de caminar debido a una vieja herida de guerra a la que las gélidas temperaturas transfiguran en insoportable dolor, se dirige a los demás para decirles que va a salir y quizás lo haga por algún tiempo. Todos comprenden a qué se refiere.  Pocos días más tarde el capitán, con gran esfuerzo, dedica sus últimas horas a escribir cartas de despedida dirigidas a todos aquellos involucrados en la expedición: sus superiores en la marina, familiares, etc. Cuando el aceite del mechero se agota, la oscuridad se cierne sobre ellos y lo único que resta es esperar.  Recuperarán sus cuerpos ocho meses después.  Post data El funeral en Gran Bretaña de Swift, Watson y Owens gozará de toda la pompa y circunstancia que se otorga a aquellos que fracasan grandiosamente, convirtiendo su travesía en una tragedia de carácter nacional. No hay júbilo, pero si condecoraciones póstumas y cañonazos de honor.   A Russell Swift le corresponden pues la muerte y la gloria; a Rjoa Andersen, tras su regreso, sólo el desdén a pesar de su innegable victoria. En los brindis de la Geographical Society donde se celebra su hazaña, se mencionará insistentemente a los canes y poco, su experiencia o pericia.  Los historiadores revisarán el actuar del capitán inglés a lo largo de las décadas posteriores, tachándole a veces de héroe, por su valentía y otras de villano, por sus elecciones, sin llegar a un acuerdo.  El explorador noruego, por otro lado, habita desde el año de 1913 en los libros de historia.   " ["post_title"]=> string(10) "TERRA NOVA" ["post_excerpt"]=> string(54) "“Fortuna multis dat nimis, satis nulli”. -Marziale" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(10) "terra-nova" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-15 10:13:19" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-15 15:13:19" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83376" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(18) ["max_num_pages"]=> float(9) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "266d9787e1bdfbf4e91480e9cb1fe82f" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

TERRA NOVA

“Fortuna multis dat nimis, satis nulli”. -Marziale

septiembre 15, 2022

“Cuartelazo y Traición” presenta Héctor Joel Velarde

La Sociedad Nuevoleonesa de Historia, Geografía y Estadística, A.C., Presidente MCP. Òscar Tamez Rodríguez, presentó el libro “Cuartelazo y Traición, Crónica de...

septiembre 8, 2022




Más de categoría
CARTAS A TORA 270

CARTAS A TORA 284

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Diario le escribe...

septiembre 30, 2022

Ar Gorle, occidente de Bretaña

“Aunque uno sepa que hasta los remotos / confines de los piélagos ignotos / le seguirá el cortejo de...

septiembre 29, 2022

Un domingo común

Breve cuento de terror.

septiembre 29, 2022

Cartas a Tora 283

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días...

septiembre 23, 2022