Un gran poeta y político

Guillermo Prieto Pradillo nació el 10 de febrero de 1818 en la Ciudad de México, y falleció en Tacubaya el 2 de marzo de 1897; ayer se cumplieron 124 años de su deceso. Hijo de José María Prieto Gamboa y de...

3 de marzo, 2021 guillermo-prieto-pradillo

Guillermo Prieto Pradillo nació el 10 de febrero de 1818 en la Ciudad de México, y falleció en Tacubaya el 2 de marzo de 1897; ayer se cumplieron 124 años de su deceso. Hijo de José María Prieto Gamboa y de Josefa Pradillo y Estañol. Apenas tenía 13 años de edad cuando murió su padre y, debido a ello, la madre perdió la razón. Andrés Quintana Roo fue su benefactor, al conseguirle trabajo en la Aduana y al ayudarlo a ingresar al Colegio de San Juan de Letrán

En 1836, bajo la dirección del propio Quintana Roo, fundó la Academia de Letrán, junto con Manuel Toussaint y con los hermanos José María y Juan Lacunza, cuya característica primordial era “la tendencia a mexicanizar la literatura”. Sus primeros poemas se publicaron en el Calendario de Galván y en la revista El Mosaico Mexicano, en 1837.

Fue secretario de Valentín Gómez Farías y de Anastasio Bustamante; durante el período presidencial de este último comenzó a colaborar como redactor para el Diario Oficial. Durante la primera Intervención francesa en México, se enlistó en la Guardia Nacional. Fue crítico teatral en el periódico El Siglo Diez y Nueve, y con su seudónimo (“Fidel”) publicó la columna llamada “San lunes de Fidel” de 1841 a 1845, de 1848 a 1858, de 1861 a 1863 y de 1867 a 1896.

Colaboró para El Museo Mexicano, de 1843 a 1844; para el Semanario Ilustrado publicó correspondencia satírica; para El Monitor Republicano escribió en 1847 y de 1873 a 1885. Perteneció a El Ateneo Mexicano, del que fue miembro. En 1845, fundó el periódico Don Simplicio, en compañía de Ignacio Ramírez “El Nigromante”. Se unió en la defensa del ejército federal, durante la primera intervención estadounidense en México. En 1849, colaboró para El Álbum Mexicano, y en 1862, para La Chinaca.

Salvó la vida de Juárez en Guadalajara anteponiéndose a su persona y gritando su famosa frase de “Los valientes no asesinan” cuando el conservador Filomeno Bravo había dado la orden a soldados del 5° regimiento de fusilar al presidente. El 11 de abril de 1858 se embarcó en el puerto de Manzanillo junto con Juárez y su gabinete en el vapor John L. Stephens para llegar a Panamá donde cruzaron el país por tierra, pues aún no existía el Canal de Panamá

Luego se dirigieron a La Habana y Nueva Orléans. Después se embarcaron en el vapor Tennessee, con destino al puerto de Veracruz. En San Juan de Ulúa se estableció el gobierno republicano de Juárez. Guillermo Prieto participó en la emisión de las Leyes de Reforma.




Vivió en Cuernavaca durante sus últimos años debido a que sufrió una lesión cardíaca. Regresó a la capital para asistir a los funerales de su hijo. Su segunda esposa fue la Sra. Emilia Golard. Nuestro poeta fue sepultado en la Rotonda de las Personas Ilustres.

Aparte de su obra poética escribió prosa y textos históricos, pero solamente por ahora deseo esbozar sobre tres de sus poemas:

Cómo será el mar

Se integra por 13 estrofas en cuartetos endecasílabos.

Tu nombre ¡oh mar! en mi interior resuena;
despierta mi cansada fantasía:
conmueve, engrandece al alma mía, 
de entusiasmo férvido la llena.

Nada de limitado me comprime, 
cuando imagino contemplar tu seno; 
aludo, melancólico y sereno,
o frente augusta; tu mugir sublime.

[Poema sin título]

Se compone por 26 estrofas, mayormente en cuartetos endecasílabos. 

¡Oh exceso de maldad! Mujer impía,
¿cuándo mi amor sincero fue inconstante?
¿qué vez, responde, hubiste descubierto
a la negra traición en mi semblante?

La lira del amor, sin armonía
yace sorda en mis manos; a sus cuerdas
mi inútil llanto le robó el sonido:
mi bien, te adoraré; pero a lo menos
hónreme tu odio, y líbreme siquiera
de volver a tu seno envilecido.

El siguiente poema fue dedicado a su amigo Manuel Payno [Ciudad de México21 de junio de 1810 – San Ángel Tenanitla1894]; escritor, periodista, político y diplomático. Muy leídas resultan sus novelas Los bandidos de Río Frío y El fistol del Diablo; uno de los principales iniciadores de la novela costumbrista. 

La inmortalidad

Compuesto por 59 estrofas, mayormente en cuartetos endecasílabos.

Sordo al bramar la tormenta
ciego al contemplar el cielo,
te cubrí ¡oh Dios! con el velo
de la lóbrega impiedad.

Mortal, mortal atrevido,
¿te dará la impiedad, necio,
siquiera el odio, el desprecio
de ese Omnipotente Dios?

NOTAS

https://es.wikipedia.org/wiki/Guillermo_Prieto_Pradillo

Comentarios
object(WP_Query)#17571 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(62245) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "22-03-2021" ["before"]=> string(10) "19-04-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(62245) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "22-03-2021" ["before"]=> string(10) "19-04-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(false) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17605 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17584 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17599 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "22-03-2021" ["before"]=> string(10) "19-04-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-03-22 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-04-19 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (62245) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17613 (24) { ["ID"]=> int(63476) ["post_author"]=> string(2) "32" ["post_date"]=> string(19) "2021-04-07 09:27:53" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-04-07 14:27:53" ["post_content"]=> string(18450) "Después de salir ese día de Los Olvidos, no podía dejar de pensar en lo que sucedió. Estuve varios días dándole vueltas a todo, tratando de recordar hasta el mínimo detalle, tratando de interpretar cada gesto de Matilda, cada movimiento, cada sonrisa… ¿Había desaparecido intencionalmente, o qué sucedió? Una y  otra vez revisaba mentalmente el momento en que inhalé el aroma del perfume. Sabía que me había puesto de pie, plenamente consciente de lo que hacía. Recordaba  haberme detenido a ver el palmar y, esta vez, fijándome en el sendero de baldosas sin temor alguno. Tenía muy claramente presente que al momento de inhalar el perfume, recordé  la primera entrada que leí del diario de M.C de junio de 1942, cuando su fotografía se deslizó de entre las páginas. Mi memoria era clara y perfectamente viva. No era una imagen confusa y borrosa como la de los sueños que las más de las veces no tienen sentido y son fragmentados. Yo tenía una memoria secuencial perfectamente clara desde que me puse de pie, bajé  al palmar, lo recorrí con la mirada y decidí conscientemente ir hacia la izquierda en dirección a la proa de la casa. Recordé todos los detalles: desde que hallé a Matilda sentada sobre una roca viendo el mar,  hasta que nos acercamos y nos vimos a los ojos; su respiración, y mi mano a punto de tomar la suya… todo, hasta que desapareció. Tenía yo que comentar esto  con doña Rosita. Pensé en don Alejandro Salas,  siempre presente al pie del teléfono en la recepción de El Faro; pensé que como siempre, escucharía lo que dijéramos, pero no me importaba. Quería ir a ver a doña Rosita y decidí comprarle unos chocolates en el centro y de una vez llevarle dos o tres Yolis. Siempre era más fácil encontrarla después de las cinco de la tarde, de manera que aparecí en El Faro poco antes de las seis   y, gracias a Dios, ahí estaba en su banca, como si nunca se levantara de ahí. - Hola Doña Rosita, le traje unas Yolis y una sorpresita. - ¿Qué sorpresita niño? - Unos chocolates para que se le pase el tiempo más rápido. - ¿Y yo para que voy a querer que se me vaya el tiempo más rápido?  Si se me va más rápido, más rápido voy a entregar el equipo. - No quise decir eso, doña Rosita, quise decir para que no se le haga tan pesado. - Chiquito lindo, si se me hiciera pesado que vinieres, ya te lo habría yo dicho, ¡a poco crees que eres mi penitencia! - Espero que no, doña Rosita. - Pues claro que no pollito; desde que te conozco me has caído en gracia,  siempre inquieto y un poco latoso, pero lindo. - Menos mal, doña Rosita. - Ahora sí volviste rápido, hijito. - Pues sí, doña Rosita, antes me tardé en venir, porque estuve tentado de venir desde el otro día directamente al salir de Los Olvidos. ¿Dónde anda don Alejandro, doña Rosita; no va a venir hoy? - Salió a hacer varias cosas al centro, hijo. Va a tardar un ratito y como no hay tantos huéspedes, puede que se quede un rato en el Pez Vela, tomándose una cerveza… o varias… - ¿Qué te pasó en tus Olvidos, Pequitos? - Creo que lo mejor es que se lo cuente tal y como sucedió para no hacerme bolas. - Y  harás bien, esa es la mejor forma de contar las cosas. - Pude oler el perfume de Matilda. Doña Rosita me escuchaba con atención, pero sobre todo, parecía leer mi cara y cada gesto, cada movimiento, cada expresión corporal mía de la que pudiera formarse el cuadro más completo y preciso posible. - ¿Y qué sucedió? - Como usted me dijo, los olores pueden tener un efecto muy fuerte; apenas moví un poquito la tapa y sin siquiera destapar el frasquito completamente,  el cuarto se llenó del aroma de ese perfume y aunque no perdí la noción ni la consciencia de las cosas, me invadieron sentimientos de anticipación, de curiosidad, de aventura… - Tuve ganas de buscar a su niña Matilda; presentí que por fin podría verla; hablar con ella; saber hasta qué punto era una fantasía o la realidad. - ¡Y dale con la dichosa realidad!; pero no te interrumpo, síguele. - Al dar la vuelta hacia el caminito que conduce a un redondel donde estuve un día con don Marcelino,  ella estaba sentada sobre una peña parecida a la piedra alta frente a Las Hamacas,  donde hay una escultura muy bonita; ¿la conoce? - Sí, mi niño; es de un escultor que vive por la Roqueta; se llama Víctor Salmones. - Bueno, pues la roca donde estaba Matilda se parece  mucho a la de las Hamacas. - ¿Y luego? - Primero ella no se dio cuenta que yo estaba ahí, pero luego volteo hacia donde yo estaba. - ¿Y qué paso? - Se me quedó viendo con un gesto más que amable, ¡y me sonrió! Doña Rosita parecía contenta de escuchar lo que le estaba contando. - Luego  se puso de pie, y se bajó de la peña, ¡y yo no la ayudé!  Vi sus pies descalzos sobre la arena, me vi reflejado en sus ojos, me sonreía,  escuché su respiración;  vi cómo el viento jugaba con su vestido blanco con vivos azules, tendió sus manos hacia mí  ¡hasta  que estuvimos a punto de sujetarnos! No puede haber sido un efecto del perfume por muy poderoso que pudiera ser. ¿O sí? - ¡Claro que no! –La negativa de Doña Rosita fue más que enfática– yo  no te dije que el olor del perfume te fuera a causar alucinaciones; lo que un aroma como ese puede ocasionar, es que tus sentidos sirvan como instrumento de tu alma en vez de inhibir tus sentimientos. No dudo ni por un momento que viste a mi niña Matilde y te aseguro que no fue una aparición o algo que imaginaste. ¿Habrás oído de la telepatía, verdad? - ¡Claro que sí Doña Rosita! - Son cosas que están más que demostradas.  Igual que las gentes que mueven objetos con la fuerza de su mente; eso se llama de otra forma pero no me acuerdo. - Si Doña Rosita, se llama telekinesis.  - ¡Eso  mero! Pues como te dije el otro día, hay muchas cosas que la gente no comprende ni quiere comprender, pero no  por eso son menos reales. Doña Rosita hizo una pausa, destapó una de sus Yolis en botella de vidrio, sudando de fría, como le gustaba, dio un par de tragos y el inevitable aaaaahhhhh… - Caray hijito, de verdad que estas Yolis no tienen igual; ¿verdad? - Sí, doña Rosita, mi hermanita Lourdes, la más chiquita de la casa, siempre  que viene se regresa con sus cocos, sus Yolis y sus vidrios de Icacos. - ¿Qué me puede usted decir de lo que me pasó en Los Olvidos? - Mira Pequitos, como ya estoy suficientemente vieja, puedo aconsejarte más o menos bien, creo yo. - ¡Claro, doña Rosita!, por eso vine, porque usted sabe muchas cosas de Los Olvidos, de los Claymon y de su niña Matilda. - Dime algo hijito. - ¿Cuántos diarios me dijiste que viste en esas cajas de cartón? - Cuatro diarios Doña Rosita, ¿Por qué? - ¿De qué años? - Primero encontré tres diarios, de 1934, 1942 y 1951; luego en la otra caja, donde están los álbumes, encontré otros dos; uno de 1943 y otro que es como una carpeta de hojas sujetas a presión, algunas sin fecha, otras firmadas M.C., y otras que son cartas con su sobre prensado junto con ellas. - Corrígeme si me equivoco, niño, pero creo  que nada más has visto entradas de 1942 y 1943, pero no me has dicho de los otros dos diarios, ni has revisado los álbumes, ¿o sí?  - Así es Doña Rosita, nada más he revisado esos dos diarios hasta ahora. - Me extraña hijito, porque yo en tu lugar hubiera tenido curiosidad de 1951, porque es el año que naciste, ¿verdad? - Así es Doña Rosita. - Pequitos, andas buscando trabajo sin quererlo encontrar. Hay una baldosa con la fecha de tu nacimiento en marzo de  1951 en el sendero que cruza el palmar y de los cuatro diarios que hay, ¿no se te ha ocurrido asomarte a ver si hay  algo sobre el 14 de marzo de 1951??? - Pues no, Doña Rosita… - Caray hijito, de plano no eres nada curioso o le tienes miedo a lo que puedas encontrarte; yo creo que más bien es miedo, porque si no fueras curioso, no andarías aquí trayéndome Yolis y chocolates. Por cierto que, pásame mis chocolates por favor, porque no quiero  que se me vayan a derretir. Le pasé  su cajita con chocolates, y volví a mi lugar frente a ella. Doña Rosita la abrió con la curiosidad de una niñita traviesa, mirándome mientras pasaba sus manos sobre los chocolates envueltos con papel brilloso, de colores vivos. Dio otro sorbo a su Yoli y después de mirarme con ojos de interrogación, me dijo: - ¿Tienes alguna idea del santo que se venera el día de tu cumpleaños? Hice cara de sorpresa porque no tenía yo ni la menor idea, mientras doña Rosita dejaba ver una grande sonrisa que demostraba que no la sorprendía mi silencio. - Hijito, ¿cómo es posible que no sepas quién es tu santo patrono? - Me pescó usted en curva. - Ve a preguntarle al Padre Ángel a la ciudad de los Niños.  No es cierto; puedes preguntarle al Padre Ángel, pero cualquier padre de la catedral o en el Sagrado Corazón de  Costa Azul te puede decir quién es el santo que se celebra el 14 de marzo. ¡Te vas a llevar una sorpresa! - ¿Usted sabe qué santo es?  - Claro que me lo sé, y no es santo, es santa, pero no te lo voy a decir. Ve a averiguar a qué santa te tienes que encomendar; o mejor dicho,  quién es la santa que te ha estado ayudando y tú ni te enteras.  - ¿Y eso es todo, Doña Rosita? - Claro que no, hijo; pero como te vas a dar cuenta, es un dato muy pero muy importante.  - Y yo prefiero que te enteres con algún padrecito. Nada más te advierto que cuando hayas sabido quién es tu santa patrona,  vas a venir corriendo a verme sin preguntarle ni a Alejandro ni a nadie. Y  cuando vengas corriendo,  tráete más chocolatitos de esos, y un par de Yolis. - Pero dígame algo más, no sea malita. - A ver, Pequitos, vamos a ponernos de acuerdo. Primero tienes que averiguar quién es tu santa patrona. Cuando te enteres vas a querer dar de brincos y saltos con la tamaña sorpresa que te vas a llevar. Vas a sentir como que te sacaste el premio gordo de la lotería, y la verdad,  no será para menos.  Aunque estoy segura que vas a venir volando en cuanto sepas lo de tu santa patrona,  nada más te pido que no sea hoy, porque estoy algo cansada y no me la quiero amanecer aquí contigo preguntándome cosas de la niña Matilda. Cuando vengas,  mejor ven por la mañana para que luego te vayas a tus Olvidos a “hacer tu tarea”. - ¿Qué tarea, doña Rosita? - Tu tarea es asomarte al diario de 1934 y al de 1951, y dar un buen recorrido  pos los álbumes para ver que te encuentras. - ¿Qué podría encontrarme en los álbumes, doña Rosita? - Te sorprenderías mi niño.  Cuando hayas terminado de hacer tu tarea,  nos volvemos a sentar a platicar aquí con calmita,  y te voy a compartir algunos secretos. ¿Así está mejor? - Si Doña Rosita, gracias. - Una cosa más, hijito. - Dígame, doña Rosita. - Con estas cosas no se juega, porque no se debe jugar con los sentimientos de nadie; ¿me comprendes? Solo si de verdad quieres hacer esto como Dios manda, merece la pena lo que estás haciendo y lo que te queda por hacer,  que puede ya no ser mucho más.  Yo creo que eres especialmente afortunado y bendecido, hijito; eres un niño bueno y  por eso te quiero; y sé que no  imaginaste ver  a mi niña Matilde; lo que estás viviendo, es algo maravilloso que poquísimas veces ocurre. Vívelo de verdad. Cuando terminó de decirme esto, doña Rosita se quedó mirándome con dulzura y un brillo de gusto en  sus ojos. Luego se incorporó un poco sobre su banca favorita, y me dijo: - ¿No me gané mi beso? Me acerqué a ella y le di un beso en cada mano y otro en la frente. Al salir de El Faro, el aire fresco de la noche invitaba a caminar por la plaza casi desierta; los grillos que no podían faltar, hacían a las luciérnagas bailar al ritmo de sus  chicharras; algunas mariposas tardías revoloteaban en torno a la luz de las farolas, mientras la luna resplandecía trazando un sendero sobre al mar que festejaba su luz cantándole una serenata en los acantilados.  " ["post_title"]=> string(22) "Los Olvidos | Parte 28" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(20) "los-olvidos-parte-28" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-04-07 09:27:53" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-04-07 14:27:53" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=63476" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17542 (24) { ["ID"]=> int(63021) ["post_author"]=> string(2) "39" ["post_date"]=> string(19) "2021-03-25 14:30:25" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-03-25 19:30:25" ["post_content"]=> string(5246) "En México la educación superior ya sea pública o privada es costosa, implica pagar colegiaturas, rectoría, así como el trámite de titulación al concluir la formación inicial. Luego, los profesionales optan por realizar estudios de posgrado para potenciar su formación continua y especializarse en diversas áreas de conocimiento a través de estudios de especialización, maestría y doctorado. Pero ¿cuánto cuesta titularse en México?  El Mtro. Arturo A. Sánchez Molina, quien tiene dos posgrados (Enseñanza en Ciencias Sociales e Historia), mencionó que los costos de titulación varían de acuerdo con el nivel que se requiere certificar, así como de la modalidad de educación (pública o privada) y la Institución de Educación Superior (IES).  Las IES públicas o privadas establecen los costos de trámites de titulación. Los elevados costos imposibilitan a muchos de los universitarios pagar dicha cantidad, quedándose una gran parte de ellos en calidad de Pasantes.  En instituciones como la UNAM, el IPN o la UAM el precio de los trámites de titulación es de aproximadamente 2000 pesos. En IES como el Instituto Universitarios de las Américas y el Caribe S.C, y la  Universidad ETAC (Estudios Tecnológicos y Avanzados para la Comunidad) los costos de titulación para especialidad o maestría oscilan entre 14 000 y 15 000 pesos. Cabe aclarar que los costos aumentan cada año con la inflación. Asimismo, la cédula electrónica representa un gasto extra para los estudiantes de IES, puesto que se tramita aparte y tiene un costo de 1359 pesos para licenciatura, maestría y doctorado. En el año 2019 la Secretaría de Educación de Nuevo León estableció por Decreto la reducción de costos de títulos universitarios. Este se publicó en el Periódico Oficial de Estado el 7 de agosto de 2019. En él se expresa que las universidades en la entidad solamente podrán cobrar un máximo de 1886 pesos. El artículo 185 de la Ley Federal de Derechos, en su artículo 185, Fracción IV, se establece que el "Registro de título profesional, de diploma de especialidad y de grado académico" tiene un costo de 943 pesos, por lo que al interpretar el artículo, se obtiene que el trámite no deberá exceder los 1886 pesos con sesenta centavos".  La Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) en su portal web emitió un comunicado  que refiere al cumplimiento del Acuerdo que establece el tabulador general para regular el cobro del título profesional en el estado. Recordemos que los costos de títulos oscilaban entre 15 000 y 25 000 pesos o más. Ahora, se mantiene un costo fijo para licenciatura, especialidad, maestría y doctorado en esta universidad.  La UNAM es una de las IES que establece costos de trámite de título en tres formatos y con costos fijos para cada uno. De acuerdo con el portal web de la Dirección General de Administración Escolar (DGAE), el trámite para expedición de título pergamino piel de cabra tiene un costo de 999 pesos, mientras que el título imitación piel con medidas de seguridad cuesta 499 pesos. El título en papel seguridad equivale a 1 peso. Referencias  https://www.uanl.mx/tramites/costo-tramite-titulo-profesional/ https://www.dgae.unam.mx/titulosgrados/titulacion.html http://www.bypseguro.com/blog/cuanto-cuesta-titularse-en-mexico/ https://www.gob.mx/tramites/ficha/expedicion-de-cedula-profesional-electronica/SEP6534   Contactos Mtro. Arturo Alexander Sánchez Molina  [email protected]   @Dra_AngelicaMG [email protected] www.facebook.com/angelica.murillo.5496 https://www.facebook.com/RIEHMTY IG dra.angelicamg www.ruizhealytimes.com  " ["post_title"]=> string(38) "¿Cuánto cuesta titularse en México?" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(33) "cuanto-cuesta-titularse-en-mexico" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-03-26 00:34:07" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-03-26 05:34:07" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=63021" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17613 (24) { ["ID"]=> int(63476) ["post_author"]=> string(2) "32" ["post_date"]=> string(19) "2021-04-07 09:27:53" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-04-07 14:27:53" ["post_content"]=> string(18450) "Después de salir ese día de Los Olvidos, no podía dejar de pensar en lo que sucedió. Estuve varios días dándole vueltas a todo, tratando de recordar hasta el mínimo detalle, tratando de interpretar cada gesto de Matilda, cada movimiento, cada sonrisa… ¿Había desaparecido intencionalmente, o qué sucedió? Una y  otra vez revisaba mentalmente el momento en que inhalé el aroma del perfume. Sabía que me había puesto de pie, plenamente consciente de lo que hacía. Recordaba  haberme detenido a ver el palmar y, esta vez, fijándome en el sendero de baldosas sin temor alguno. Tenía muy claramente presente que al momento de inhalar el perfume, recordé  la primera entrada que leí del diario de M.C de junio de 1942, cuando su fotografía se deslizó de entre las páginas. Mi memoria era clara y perfectamente viva. No era una imagen confusa y borrosa como la de los sueños que las más de las veces no tienen sentido y son fragmentados. Yo tenía una memoria secuencial perfectamente clara desde que me puse de pie, bajé  al palmar, lo recorrí con la mirada y decidí conscientemente ir hacia la izquierda en dirección a la proa de la casa. Recordé todos los detalles: desde que hallé a Matilda sentada sobre una roca viendo el mar,  hasta que nos acercamos y nos vimos a los ojos; su respiración, y mi mano a punto de tomar la suya… todo, hasta que desapareció. Tenía yo que comentar esto  con doña Rosita. Pensé en don Alejandro Salas,  siempre presente al pie del teléfono en la recepción de El Faro; pensé que como siempre, escucharía lo que dijéramos, pero no me importaba. Quería ir a ver a doña Rosita y decidí comprarle unos chocolates en el centro y de una vez llevarle dos o tres Yolis. Siempre era más fácil encontrarla después de las cinco de la tarde, de manera que aparecí en El Faro poco antes de las seis   y, gracias a Dios, ahí estaba en su banca, como si nunca se levantara de ahí. - Hola Doña Rosita, le traje unas Yolis y una sorpresita. - ¿Qué sorpresita niño? - Unos chocolates para que se le pase el tiempo más rápido. - ¿Y yo para que voy a querer que se me vaya el tiempo más rápido?  Si se me va más rápido, más rápido voy a entregar el equipo. - No quise decir eso, doña Rosita, quise decir para que no se le haga tan pesado. - Chiquito lindo, si se me hiciera pesado que vinieres, ya te lo habría yo dicho, ¡a poco crees que eres mi penitencia! - Espero que no, doña Rosita. - Pues claro que no pollito; desde que te conozco me has caído en gracia,  siempre inquieto y un poco latoso, pero lindo. - Menos mal, doña Rosita. - Ahora sí volviste rápido, hijito. - Pues sí, doña Rosita, antes me tardé en venir, porque estuve tentado de venir desde el otro día directamente al salir de Los Olvidos. ¿Dónde anda don Alejandro, doña Rosita; no va a venir hoy? - Salió a hacer varias cosas al centro, hijo. Va a tardar un ratito y como no hay tantos huéspedes, puede que se quede un rato en el Pez Vela, tomándose una cerveza… o varias… - ¿Qué te pasó en tus Olvidos, Pequitos? - Creo que lo mejor es que se lo cuente tal y como sucedió para no hacerme bolas. - Y  harás bien, esa es la mejor forma de contar las cosas. - Pude oler el perfume de Matilda. Doña Rosita me escuchaba con atención, pero sobre todo, parecía leer mi cara y cada gesto, cada movimiento, cada expresión corporal mía de la que pudiera formarse el cuadro más completo y preciso posible. - ¿Y qué sucedió? - Como usted me dijo, los olores pueden tener un efecto muy fuerte; apenas moví un poquito la tapa y sin siquiera destapar el frasquito completamente,  el cuarto se llenó del aroma de ese perfume y aunque no perdí la noción ni la consciencia de las cosas, me invadieron sentimientos de anticipación, de curiosidad, de aventura… - Tuve ganas de buscar a su niña Matilda; presentí que por fin podría verla; hablar con ella; saber hasta qué punto era una fantasía o la realidad. - ¡Y dale con la dichosa realidad!; pero no te interrumpo, síguele. - Al dar la vuelta hacia el caminito que conduce a un redondel donde estuve un día con don Marcelino,  ella estaba sentada sobre una peña parecida a la piedra alta frente a Las Hamacas,  donde hay una escultura muy bonita; ¿la conoce? - Sí, mi niño; es de un escultor que vive por la Roqueta; se llama Víctor Salmones. - Bueno, pues la roca donde estaba Matilda se parece  mucho a la de las Hamacas. - ¿Y luego? - Primero ella no se dio cuenta que yo estaba ahí, pero luego volteo hacia donde yo estaba. - ¿Y qué paso? - Se me quedó viendo con un gesto más que amable, ¡y me sonrió! Doña Rosita parecía contenta de escuchar lo que le estaba contando. - Luego  se puso de pie, y se bajó de la peña, ¡y yo no la ayudé!  Vi sus pies descalzos sobre la arena, me vi reflejado en sus ojos, me sonreía,  escuché su respiración;  vi cómo el viento jugaba con su vestido blanco con vivos azules, tendió sus manos hacia mí  ¡hasta  que estuvimos a punto de sujetarnos! No puede haber sido un efecto del perfume por muy poderoso que pudiera ser. ¿O sí? - ¡Claro que no! –La negativa de Doña Rosita fue más que enfática– yo  no te dije que el olor del perfume te fuera a causar alucinaciones; lo que un aroma como ese puede ocasionar, es que tus sentidos sirvan como instrumento de tu alma en vez de inhibir tus sentimientos. No dudo ni por un momento que viste a mi niña Matilde y te aseguro que no fue una aparición o algo que imaginaste. ¿Habrás oído de la telepatía, verdad? - ¡Claro que sí Doña Rosita! - Son cosas que están más que demostradas.  Igual que las gentes que mueven objetos con la fuerza de su mente; eso se llama de otra forma pero no me acuerdo. - Si Doña Rosita, se llama telekinesis.  - ¡Eso  mero! Pues como te dije el otro día, hay muchas cosas que la gente no comprende ni quiere comprender, pero no  por eso son menos reales. Doña Rosita hizo una pausa, destapó una de sus Yolis en botella de vidrio, sudando de fría, como le gustaba, dio un par de tragos y el inevitable aaaaahhhhh… - Caray hijito, de verdad que estas Yolis no tienen igual; ¿verdad? - Sí, doña Rosita, mi hermanita Lourdes, la más chiquita de la casa, siempre  que viene se regresa con sus cocos, sus Yolis y sus vidrios de Icacos. - ¿Qué me puede usted decir de lo que me pasó en Los Olvidos? - Mira Pequitos, como ya estoy suficientemente vieja, puedo aconsejarte más o menos bien, creo yo. - ¡Claro, doña Rosita!, por eso vine, porque usted sabe muchas cosas de Los Olvidos, de los Claymon y de su niña Matilda. - Dime algo hijito. - ¿Cuántos diarios me dijiste que viste en esas cajas de cartón? - Cuatro diarios Doña Rosita, ¿Por qué? - ¿De qué años? - Primero encontré tres diarios, de 1934, 1942 y 1951; luego en la otra caja, donde están los álbumes, encontré otros dos; uno de 1943 y otro que es como una carpeta de hojas sujetas a presión, algunas sin fecha, otras firmadas M.C., y otras que son cartas con su sobre prensado junto con ellas. - Corrígeme si me equivoco, niño, pero creo  que nada más has visto entradas de 1942 y 1943, pero no me has dicho de los otros dos diarios, ni has revisado los álbumes, ¿o sí?  - Así es Doña Rosita, nada más he revisado esos dos diarios hasta ahora. - Me extraña hijito, porque yo en tu lugar hubiera tenido curiosidad de 1951, porque es el año que naciste, ¿verdad? - Así es Doña Rosita. - Pequitos, andas buscando trabajo sin quererlo encontrar. Hay una baldosa con la fecha de tu nacimiento en marzo de  1951 en el sendero que cruza el palmar y de los cuatro diarios que hay, ¿no se te ha ocurrido asomarte a ver si hay  algo sobre el 14 de marzo de 1951??? - Pues no, Doña Rosita… - Caray hijito, de plano no eres nada curioso o le tienes miedo a lo que puedas encontrarte; yo creo que más bien es miedo, porque si no fueras curioso, no andarías aquí trayéndome Yolis y chocolates. Por cierto que, pásame mis chocolates por favor, porque no quiero  que se me vayan a derretir. Le pasé  su cajita con chocolates, y volví a mi lugar frente a ella. Doña Rosita la abrió con la curiosidad de una niñita traviesa, mirándome mientras pasaba sus manos sobre los chocolates envueltos con papel brilloso, de colores vivos. Dio otro sorbo a su Yoli y después de mirarme con ojos de interrogación, me dijo: - ¿Tienes alguna idea del santo que se venera el día de tu cumpleaños? Hice cara de sorpresa porque no tenía yo ni la menor idea, mientras doña Rosita dejaba ver una grande sonrisa que demostraba que no la sorprendía mi silencio. - Hijito, ¿cómo es posible que no sepas quién es tu santo patrono? - Me pescó usted en curva. - Ve a preguntarle al Padre Ángel a la ciudad de los Niños.  No es cierto; puedes preguntarle al Padre Ángel, pero cualquier padre de la catedral o en el Sagrado Corazón de  Costa Azul te puede decir quién es el santo que se celebra el 14 de marzo. ¡Te vas a llevar una sorpresa! - ¿Usted sabe qué santo es?  - Claro que me lo sé, y no es santo, es santa, pero no te lo voy a decir. Ve a averiguar a qué santa te tienes que encomendar; o mejor dicho,  quién es la santa que te ha estado ayudando y tú ni te enteras.  - ¿Y eso es todo, Doña Rosita? - Claro que no, hijo; pero como te vas a dar cuenta, es un dato muy pero muy importante.  - Y yo prefiero que te enteres con algún padrecito. Nada más te advierto que cuando hayas sabido quién es tu santa patrona,  vas a venir corriendo a verme sin preguntarle ni a Alejandro ni a nadie. Y  cuando vengas corriendo,  tráete más chocolatitos de esos, y un par de Yolis. - Pero dígame algo más, no sea malita. - A ver, Pequitos, vamos a ponernos de acuerdo. Primero tienes que averiguar quién es tu santa patrona. Cuando te enteres vas a querer dar de brincos y saltos con la tamaña sorpresa que te vas a llevar. Vas a sentir como que te sacaste el premio gordo de la lotería, y la verdad,  no será para menos.  Aunque estoy segura que vas a venir volando en cuanto sepas lo de tu santa patrona,  nada más te pido que no sea hoy, porque estoy algo cansada y no me la quiero amanecer aquí contigo preguntándome cosas de la niña Matilda. Cuando vengas,  mejor ven por la mañana para que luego te vayas a tus Olvidos a “hacer tu tarea”. - ¿Qué tarea, doña Rosita? - Tu tarea es asomarte al diario de 1934 y al de 1951, y dar un buen recorrido  pos los álbumes para ver que te encuentras. - ¿Qué podría encontrarme en los álbumes, doña Rosita? - Te sorprenderías mi niño.  Cuando hayas terminado de hacer tu tarea,  nos volvemos a sentar a platicar aquí con calmita,  y te voy a compartir algunos secretos. ¿Así está mejor? - Si Doña Rosita, gracias. - Una cosa más, hijito. - Dígame, doña Rosita. - Con estas cosas no se juega, porque no se debe jugar con los sentimientos de nadie; ¿me comprendes? Solo si de verdad quieres hacer esto como Dios manda, merece la pena lo que estás haciendo y lo que te queda por hacer,  que puede ya no ser mucho más.  Yo creo que eres especialmente afortunado y bendecido, hijito; eres un niño bueno y  por eso te quiero; y sé que no  imaginaste ver  a mi niña Matilde; lo que estás viviendo, es algo maravilloso que poquísimas veces ocurre. Vívelo de verdad. Cuando terminó de decirme esto, doña Rosita se quedó mirándome con dulzura y un brillo de gusto en  sus ojos. Luego se incorporó un poco sobre su banca favorita, y me dijo: - ¿No me gané mi beso? Me acerqué a ella y le di un beso en cada mano y otro en la frente. Al salir de El Faro, el aire fresco de la noche invitaba a caminar por la plaza casi desierta; los grillos que no podían faltar, hacían a las luciérnagas bailar al ritmo de sus  chicharras; algunas mariposas tardías revoloteaban en torno a la luz de las farolas, mientras la luna resplandecía trazando un sendero sobre al mar que festejaba su luz cantándole una serenata en los acantilados.  " ["post_title"]=> string(22) "Los Olvidos | Parte 28" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(20) "los-olvidos-parte-28" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-04-07 09:27:53" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-04-07 14:27:53" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=63476" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(15) ["max_num_pages"]=> float(8) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "66587dd0eeb2ca6e4d41228f0328d08c" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
Los Olvidos

Los Olvidos | Parte 28

Después de salir ese día de Los Olvidos, no podía dejar de pensar en lo que sucedió. Estuve varios días dándole vueltas...

abril 7, 2021
¿Cuánto cuesta titularse en México?

¿Cuánto cuesta titularse en México?

En México la educación superior ya sea pública o privada es costosa, implica pagar colegiaturas, rectoría, así como el trámite de titulación...

marzo 25, 2021




Más de categoría

CARTAS A TORA 220

Querida Tora: Hay una familia que vive en el 51, muy tranquila, muy agradable. El señor, sobre todo, es...

abril 16, 2021

Recordando al General y Político Francisco J. Múgica

Francisco José Múgica Velázquez  nació en Tingüindín (Michoacán) el 3 de septiembre de 1884, y falleció en la Ciudad de México el...

abril 14, 2021
Los Olvidos

LOS OLVIDOS | Parte 29 

A las 8.30 de la mañana del día siguiente, estaba yo en la sacristía del Sagrado Corazón de Costa...

abril 14, 2021

SANEAR EL AMBIENTE

Las cifras se tornan espeluznantes. Cada año tenemos un mayor número de homicidios dolosos y en algunos lugares, la...

abril 13, 2021