SINFONIAS MACABRAS

   La tarde en que la vida de mi hijo cambió, parecía una más de una actividad extraescolar en la cual llevaba poco más de dos semanas. Después de sus clases de segundo año de preparatoria, los sábados...

31 de diciembre, 2020
Publicidad
Publicidad

   La tarde en que la vida de mi hijo cambió, parecía una más de una actividad extraescolar en la cual llevaba poco más de dos semanas. Después de sus clases de segundo año de preparatoria, los sábados y domingos dedicaba 10 horas de su tiempo, ya fuera en la noche o en el día, según el turno, como voluntario de la Cruz Roja. El domingo del avionazo en el cerro del Picudo la suya fue de las primeras diez unidades en poder arribar al lugar más cercano del punto del siniestro. Luego era necesario 40 minutos más de camino a pie por brechas y al final por un tramo de selva tupida.

   Al llegar, me contaba él, había, además de la aeronave arrugada como si fuera de papel una parte y la otra reducida a cenizas, un trajín poco útil e infructuoso que terminaba en tres espacios entre los árboles. Lo que le cambió la vida al niño fue algo que nunca logró erradicar de su mente: los distintos tonos de los sonidos de las alarmas de los teléfonos móviles de los familiares y/o amigos que, sabiendo ya seguramente de la tragedia, dada la poca distancia entre el sitio del siniestro y el aeropuerto de destino. A los pocos minutos, me contaban sus compañeros, cayó en un estado parecido al éxtasis, pero con una mezcla de explosión de euforia. Tan es así, que fue la única persona en regresar en calidad de paciente en una de las muchas ambulancias en el monte. Esa misma noche, hacia la madrugada, pudo regresar a dormir a la casa. Incluso al día siguiente se empeñó en asistir al colegio con lujo de sonrisa. 

Las autoridades escolares le llamaron por teléfono a su madre. Mi hijo no dejaba de mantener su mente ausente y con un rictus de felicidad entró al salón de música. Se sentó al piano y tocaba como poseído una hermosa sinfonía que iba de partes alegres a otras tristes y de momento a otras con tonos melancólicos. Lo más extraño de todo es que él jamás tocó el piano. En sus clases de música trataba de empezar a dominar el saxofón. No paraba de tocar, sudando y sin escuchar advertencias, regaños y hasta amenazas. Fue llevado a la enfermería sedado con una pastilla y llevado a la casa por el coordinador de la prepa.

   Ya en la casa nunca volvió a ser el mismo. Durante una semana despertaba a veces feliz, lleno de euforia, otras, invadido de terror. El terapeuta al que lo llevamos nos indicó que padecía de estrés postraumático. La recomendación era enviarlo por un espacio de un mes a una casa en el campo, de mi hermano. Con su tío llegó y poco a poco empezó a mejorar, al punto de que a las dos semanas dormía hasta más de sus ocho horas por noche, incluida una siesta diaria. Sus rutinas eran paseos por la campiña, alimentar a los caballos y montar, hasta que una mañana escuchó un chillido que lo alteró en demasía. Era el ruido taladrante de un cerdo al que un vecino mataba. 

   No hubo más tiempo de nada. En una apacible tranquilidad bajó del caballo y se enfiló con una enorme sonrisa, misma que conservo su cuerpo sin vida cuando lo vi ya en el forense. Mi hijo corrió hacia un desfiladero de casi 40 metros, saltó y cayó directo en las filosas rocas al pie de esa montaña. En la declaración ministerial de mi hermano, alcancé a leer que mi hijo grito sus últimas palabras: 

“¡La música nos hace felices y solo ella nos hará libres!”.


Publicidad
Publicidad


Comentarios
Publicidad
Publicidad
object(WP_Query)#18675 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(59639) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "23-08-2021" ["before"]=> string(10) "20-09-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(59639) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "23-08-2021" ["before"]=> string(10) "20-09-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18566 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18589 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18573 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "23-08-2021" ["before"]=> string(10) "20-09-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-08-23 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-09-20 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (59639) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18569 (24) { ["ID"]=> int(69771) ["post_author"]=> string(2) "42" ["post_date"]=> string(19) "2021-08-26 09:16:00" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-08-26 14:16:00" ["post_content"]=> string(3500) "Estoy cierto y sin mínima duda de que lo que en sueños se me revela desde niño es cierto. La moneda de plata de ocho reales que mis tíos encontraron en el cuarto de hospital donde nací y pasé mis dos primeras noches es tan solo una de las evidencias que sustentan mi convicción al respecto.  En vida anterior a esta fui un marinero español, cercano al Capitán Fray Andrés de Urdaneta, que pasó en lo que hoy es  Manila (Filipinas) –para ser preciso, de 1564 a 1565–. En esos meses conocí a una princesa nativa, el amor de mi vida, el más puro y verdadero. El emprender la aventura de regreso resultaba tan incierto, el ansiado “'tornaviaje”, que terminaría por crearse una ruta conveniente entre Asia, Europa y la Nueva España, ya que el regreso era de poco más de tres meses, en promedio. Naturalmente, esto aumentaba el número de muertes por escorbuto, tormentas y los obvios motines hacia el seno de las tripulaciones. Tan solo baste el dato de que la sola distancia de dicho recorrido representaba el triple del viaje primero en que Colón se encontró con las islas del Caribe. Tras medio siglo de intentos frustrados, Malaespina y un servidor teníamos tanto la información como la intuición suficientes para intentarlo, subiendo a más de 40 grados de latitud, a la altura de Japón, y encontrar así una corriente favorable a nuestros afanes, lo cual resultó un acierto. La travesía se redujo a cosa de cuatro meses, lo que inauguró una ruta comercial de tres siglos de duración y que, en los hechos, unió al mundo entero. Mi prometida y yo no podíamos separarnos estando ella dispuesta a correr ese tamaño de riesgo disfrazada de marinero y ambos recluidos en una cámara cercana a la del Capitán De Legazpi. Emprendimos la salida del archipiélago filipino. a travesía fue accidentada, máxime en lo que al escorbuto se refiere, pereciendo una parte considerable de la tripulación. Mi princesa Bangka enfermó casi llegando a avistar la costa, no soportando el suplicio, pereció justo ya frente la Bahía de San Bernabé (hoy San José del Cabo) a las costas de la península de Baja California, considerada una isla para entonces. Ahí mismo, el capellán del barco ofició las exequias y el cuerpo fue lanzado al mar, justo cuando sentía desfallecer mi cuerpo, teniendo yo aún la fe en la providencia de poder arribar a Acapulco con vida, aunque con el alma ya muerta debido a mi irreparable pérdida, justo a un día de la tan anhelada llegada también la muerte tocó a mi puerta. Mi cuerpo fue lanzado al mar justo a la entrada de la Bahía de Acapulco, el día de Dios de 5 de Octubre de 1565. Casi cinco Siglos después sé que reencarné muy cerca de la última morada de mi anterior cuerpo, justo en la Ciudad mexicana de Acapulco ya en tierra firme, claro está. Y por sueños claros y señales de la vida, sé que mi amada princesa lo hizo también, permitiendo Dios que coincidieran de nuevo nuestras almas en este plano para cumplir con nuestro ciclo y designio divino. Ella vive en Baja California, y gracias a las nuevas tecnologías de hoy sé quién es. Un día cada vez menos lejano, nos reuniremos para continuar para la eternidad con eso tan poderoso, a lo que alguna vez el inmenso mar logró unir, tan solo para poco después, poner en una relativa larga pausa." ["post_title"]=> string(20) "El Tornaviaje Eterno" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(20) "el-tornaviaje-eterno" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-08-26 19:10:23" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-08-27 00:10:23" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=69771" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#18477 (24) { ["ID"]=> int(70116) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2021-09-06 10:38:37" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-09-06 15:38:37" ["post_content"]=> string(4794) "Querida Tora1: Se alborotó el cotarro, como dice la gente. Y es que los vecinos otra vez se acordaron de que no les han arreglado los baños, y que tienen que seguir usando los de las fondas cercanas, con  las molestias y el gasto que eso implica. Por lo tanto, le fueron a exigir al portero que se los arreglara. Pero, como de costumbre, el portero ni los recibió. Entonces, le hicieron una manifestación; y el otro día, cuando regresó de una visita a la Flor, se encontró con que la portería estaba bloqueada y no podía entrar. No sabes cómo se puso. Intentó abrirse paso, pero no se lo permitieron. Entonces les dijo que él era la máxima autoridad en la vecindad, y que no estaba dispuesto a ceder a chantajes de nadie; que a él nadie le hacía “esas cosas”, y que se quitaran o que se atuvieran a las consecuencias. Los guaruras sacaron sus pistolitas, pero él les hizo seña de que las guardaran; y con  toda la dignidad que pudo reunir, fue hacia los baños de la vecindad, porque ya “le andaba”, aunque no quería decirlo. Pero ¿qué crees? Los baños también  estaban bloqueados, y no pudo entrar. Y para mayor burla, el del 34 le dijo que usara los baños de las fondas cercanas, y que les hiciera un consumo para que le dieran permiso para emplearlos. Sin decir palabra, el portero se dirigió al King’s, seguro de que ahí le dejarían usar el baño sin hacer consumo (Acuérdate que el portero es el dueño del King’s, aunque nadie en la vecindad lo sabe). Yo quise ayudar a los vecinos, y corrí al King´s (Soy mucho más veloz que el portero). Cuando llegué, sólo estaba el encargado, porque ya era tarde. Pues me le enfrenté: maullé como nunca, le saqué las uñas, levanté la cola y brinqué encima de él. El pobre está calvo, y le llené de rayas el cuero cabelludo; al grado que el hombre salió corriendo y tropezándose, porque la sangre no le dejaba ver. Y, claro, llega el portero y se encuentra con el lugar cerrado. Hizo un buen entripado, y corrió a la fonda de enfrente. Allí, por supuesto, tuvo que ordenar algo para comer; y dijo que mientras se lo preparaban se iba a lavar las manos. Entró al baño. “se lavó las manos” y se paró en el lavabo para alcanzar la ventana y escapar por ahí, porque no quería que los vecinos se salieran con la suya. Con la novedad de que la cabeza sí le pasó por la ventana, pero la panza no. Por más que lo empujó el guarura que lo acompañó, lo único que consiguió fue rasguñarse los brazos; y que, al escuchar el dueño de la fonda los pujidos que emitía, entrara al baño a decirle que él no permitía cochinadas en su establecimiento, que se fueran a otra parte. Pero antes de que terminara de decirlo se dio cuenta de lo que estaba haciendo, y le dijo que no sólo iba a pagar lo que ya había ordenado, sin que tendría que ordenar, además, unos “machitos” muy apretados (No sé lo que eso sea, pero por la forma en que le dijo, a mi me sonó muy feo). Y que si no lo hacía, lo denunciaría a la policía por “acoso sexual indecente”, El portero, que no quería dar su brazo a torcer, ordenó al guarura que se comiera todo lo que el dueño de la fonda le sirvió (Hasta un postre de cajeta le obligó a comprar). Sólo entonces pudo salir; y los vecinos, que habían presenciado todo, lo dejaron pasar. Y cuando llegó a la portería se encontró con un  cartelón que decía “Ya sabes lo que te puede pasar si no nos arreglas los baños”. Yo estaba muy contento, porque al fin se habían levantado los vecinos a exigir sus derechos. Esa noche se pusieron a celebrar su triunfo ruidosamente; pero el día siguiente, nadie se acordó de pedir al portero que pusiera manos a la obra. Llamarada de petate: eso fue el levantamiento social que yo llevaba tanto tiempo esperando. ¿Volverán los vecinos a exigir sus derechos? ¿Será necesario que surja algún líder de arrastre entre ellos? Será interesante ver lo que pase… si es que algo pasa. Te quiere Cocatú 1 Contexto: Un alienígena arriba a la Ciudad de México y, convertido en gato, llega a vivir a una vecindad. Le escribe a Tora, quien lo espera en su planeta natal, sus impresiones sobre lo que ve en ese lugar. Su correspondencia tiene algo de crítica social y toques de humor." ["post_title"]=> string(17) "CARTAS A TORA 239" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-239" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-09-06 10:39:29" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-09-06 15:39:29" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=70116" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18569 (24) { ["ID"]=> int(69771) ["post_author"]=> string(2) "42" ["post_date"]=> string(19) "2021-08-26 09:16:00" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-08-26 14:16:00" ["post_content"]=> string(3500) "Estoy cierto y sin mínima duda de que lo que en sueños se me revela desde niño es cierto. La moneda de plata de ocho reales que mis tíos encontraron en el cuarto de hospital donde nací y pasé mis dos primeras noches es tan solo una de las evidencias que sustentan mi convicción al respecto.  En vida anterior a esta fui un marinero español, cercano al Capitán Fray Andrés de Urdaneta, que pasó en lo que hoy es  Manila (Filipinas) –para ser preciso, de 1564 a 1565–. En esos meses conocí a una princesa nativa, el amor de mi vida, el más puro y verdadero. El emprender la aventura de regreso resultaba tan incierto, el ansiado “'tornaviaje”, que terminaría por crearse una ruta conveniente entre Asia, Europa y la Nueva España, ya que el regreso era de poco más de tres meses, en promedio. Naturalmente, esto aumentaba el número de muertes por escorbuto, tormentas y los obvios motines hacia el seno de las tripulaciones. Tan solo baste el dato de que la sola distancia de dicho recorrido representaba el triple del viaje primero en que Colón se encontró con las islas del Caribe. Tras medio siglo de intentos frustrados, Malaespina y un servidor teníamos tanto la información como la intuición suficientes para intentarlo, subiendo a más de 40 grados de latitud, a la altura de Japón, y encontrar así una corriente favorable a nuestros afanes, lo cual resultó un acierto. La travesía se redujo a cosa de cuatro meses, lo que inauguró una ruta comercial de tres siglos de duración y que, en los hechos, unió al mundo entero. Mi prometida y yo no podíamos separarnos estando ella dispuesta a correr ese tamaño de riesgo disfrazada de marinero y ambos recluidos en una cámara cercana a la del Capitán De Legazpi. Emprendimos la salida del archipiélago filipino. a travesía fue accidentada, máxime en lo que al escorbuto se refiere, pereciendo una parte considerable de la tripulación. Mi princesa Bangka enfermó casi llegando a avistar la costa, no soportando el suplicio, pereció justo ya frente la Bahía de San Bernabé (hoy San José del Cabo) a las costas de la península de Baja California, considerada una isla para entonces. Ahí mismo, el capellán del barco ofició las exequias y el cuerpo fue lanzado al mar, justo cuando sentía desfallecer mi cuerpo, teniendo yo aún la fe en la providencia de poder arribar a Acapulco con vida, aunque con el alma ya muerta debido a mi irreparable pérdida, justo a un día de la tan anhelada llegada también la muerte tocó a mi puerta. Mi cuerpo fue lanzado al mar justo a la entrada de la Bahía de Acapulco, el día de Dios de 5 de Octubre de 1565. Casi cinco Siglos después sé que reencarné muy cerca de la última morada de mi anterior cuerpo, justo en la Ciudad mexicana de Acapulco ya en tierra firme, claro está. Y por sueños claros y señales de la vida, sé que mi amada princesa lo hizo también, permitiendo Dios que coincidieran de nuevo nuestras almas en este plano para cumplir con nuestro ciclo y designio divino. Ella vive en Baja California, y gracias a las nuevas tecnologías de hoy sé quién es. Un día cada vez menos lejano, nos reuniremos para continuar para la eternidad con eso tan poderoso, a lo que alguna vez el inmenso mar logró unir, tan solo para poco después, poner en una relativa larga pausa." ["post_title"]=> string(20) "El Tornaviaje Eterno" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(20) "el-tornaviaje-eterno" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-08-26 19:10:23" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-08-27 00:10:23" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=69771" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(19) ["max_num_pages"]=> float(10) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "c02b70cc13646e5d0543fa7edc0f8640" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
Tornaviaje Eterno

El Tornaviaje Eterno

Estoy cierto y sin mínima duda de que lo que en sueños se me revela desde niño es cierto. La moneda de...

agosto 26, 2021
CARTAS A TORA 232

CARTAS A TORA 239

Querida Tora1: Se alborotó el cotarro, como dice la gente. Y es que los vecinos otra vez se acordaron de que no...

septiembre 6, 2021




Más de categoría
CARTAS A TORA 228

CARTAS A TORA 241

Querida Tora: El otro día amaneció la señora del 28 en un grito; ¡a su hijo le había salido...

septiembre 17, 2021

Josephine Baker, la francesa de Missouri

En París, cerca de la escuela de Derecho de la Sorbona y del Jardín de Luxemburgo, se levanta el...

septiembre 15, 2021

Francisco Múgica y la sucesión de 1940

El proceso de sucesión presidencial para el sexenio 1940 – 1946 tuvo un serio aspirante. Para muchos era el...

septiembre 15, 2021

A 50 años de Avándaro

Su nombre remite de inmediato a la música pop y a la televisión. Pero hace medio siglo, el productor...

septiembre 15, 2021