Síndrome de Estocolmo

En la cultura popular se dice que los perros presienten las calamidades y empiezan a comportarse como si estuvieran nerviosos.

26 de octubre, 2022 Síndrome de Estocolmo

Sigo casada, casi ya una década, con él. Además de siempre atraerme un muy raro tipo de magnetismo hacia él, la primera vez que fuimos al cine y ya llegando por unas cervezas a la tiendita, me dijo del privilegio de sus poderes. Me demostró que cada que provocaba el ladrido o aullido de algún perro (de casa o callejeros) del vecindario, dependiendo de a cuáles decidiera importunar, acercándose con su silbatito que los hacía casi enfurecer, pero que solo para ellos era perceptible, sucedía algún tipo de desgracia en determinada parte del mundo o de alguna región del país mismo. Esa noche hizo ladrar a unos cinco perros y aullar a un par de un solo bloque de una de las cuadras. Me adelantó que acaecerían incendios y explosiones en países asiáticos, fundamentalmente. 

En el momento, solo me reía y le decía que ya dejara tranquilos a esos perros, pero él me decía que era parte de sus altísimas responsabilidades escuchar lo que poderes superiores le dictaran a su mente para así cumplir con designios divinos de entes que escapaban al entendimiento humano. El caso es que llegando a mi cuarto y ya muy temprano, al despertar, miraba yo en las noticias una tremenda explosión ocurrida en una ciudad de China, en unas instalaciones que, según entendí, eran algo parecido a una refinería. Me estremecí. “Cuando menos pudiera ser una casualidad” pensé y me calmé. 

Ese mismo día por la noche fui puntual a las nueve, a donde sabía invariablemente estaba la miscelánea y sus cervezas a manera de fiel compañía. Después de unas cuatro o cinco “caguamas” (yo ni una sola me lograba terminar) me acompañó a mi casa no sin antes al caminar y se detuviera en una casa a hacer ladrar un perro. Esta vez, me aseguró, tocaba un fuerte accidente carretero en nuestro país. A la mañana siguiente el noticiero relataba un espantoso choque de dos autobuses de frente en una carretera de Jalisco. Esta vez mi hipótesis de la casualidad no sirvió ya para calmarme.

Y así, desde entonces, hasta mi noviazgo con él y nuestros años de casados, es rara la noche en que no sale a determinadas calles o casas a hacer ladrar o aullar a determinados canes, y rara vez también a gatos. Solo que ahora, pasado el tiempo, no me dice específicamente qué tragedia y en qué lugar sucederá. Solo se limita a asentir con la cabeza y murmurar en extraña lengua frases ininteligibles, dando a entender que él lo sabía, que la voz del poder superhumano se lo había así dictado. 

Siento que aún lo quiero, o será ya costumbre, o no sé, no me gusta pensar en las veces, que ya enojado y pasado de alcoholes me exige que sea agradecida al no hacer ladrar al perro que traería la desgracia y la muerte a mi familia, habiendo ya osado a desobedecer órdenes explícitas y claras en ese sentido un par de veces. Él no trabaja, cuando menos en un trabajo convencional y remunerado. Asegura tener una de las labores más delicadas e influyentes para todo el mundo. Por supuesto que yo me callo, lo trato lo mejor que puedo, así creo proteger a mi familia, así sea sacrificando algunas cosas que el amor y un matrimonio bien avenido demandan.

Comentarios


200 años de la Novena Sinfonía de Beethoven: una obra de arte universal

200 años de la Novena Sinfonía de Beethoven: una obra de arte universal

El gran arte redime de algún modo a la humanidad, hace que tengamos esperanza en ella.

mayo 7, 2024

Volver a la infancia con Gabriela Mistral

Autor: Rosa Amor del Olmo Prof. Dra. Grado Educación. Profesora de Lengua y Literatura, Lectoescritura, Adquisición del lenguaje. Neuropsicología, Universidad Nebrija Tala,...

abril 30, 2024




Más de categoría

¿Cómo se aprende a hacer comentarios de texto?

Autor: María Dolores Alonso-Cortés Fradejas Profesora Titular del Área de Didáctica de la Lengua y la Literatura, Universidad de...

mayo 21, 2024
Leer para vivir Mejor

Leer para vivir Mejor

La lectura es una apuesta para llegar a ser mejores seres humanos.

mayo 21, 2024

Cómo ser un buen profesor: diez consejos

Autor: Fernando Díez Ruiz Associate professor, Faculty of Education and Sport, Universidad de Deusto Ser profesor no es una...

mayo 20, 2024
CARTAS A TORA

CARTAS A TORA 350

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Diariamente le escribe...

mayo 17, 2024