¿POR QUÉ PAGAR POR LO QUE ES MÍO?

Alguna vez fui un hombre ambicioso que buscaba la manera más segura y pronta de lograr mis objetivos de fama y riqueza en los estándares más altos que un mortal puede escalar. Era un ser como el...

9 de febrero, 2021

Alguna vez fui un hombre ambicioso que buscaba la manera más segura y pronta de lograr mis objetivos de fama y riqueza en los estándares más altos que un mortal puede escalar. Era un ser como el grueso de la sociedad: con un trabajo modesto y vida limitada económicamente hablando; mi personalidad no brillaba en lo malo menos en lo bueno. Pero mis ambiciones eran de proporciones grandes: buscaba la fama, el poder y el dinero de los hombres más destacados del mundo. Sin embargo, sabía que en el medio que me desenvolvía a lo más que aspiraría era a ser un individuo más pasando por el mundo.
Mi sed codiciosa y egoísta me fue llevando a cometer ilícitos para enriquecerme de una forma rápida y monumental, pero la fama y el poder no me acompañaban, deseaba que todas las miradas estuvieran en mí y que los más poderosos se inclinaran ante mi persona.
Sentado en un bar, pensando que no era suficiente lo que ya había logrado, exclamé en voz alta que vendería mi alma al diablo por obtener el poder y la fama que deseaba. De pronto, un hombre que estaba a mi lado me preguntó: “¿Qué es tan importante como para ofrecer el tesoro más valioso que nos ha dado la vida a satanás?”.
Extrañado por la intromisión del oyente le contesté: “Tengo, como puede ver, el dinero y las comodidades que he deseado; sin embargo, mi vida no la siento completa, pues soy invisible ante los demás y mi aspecto no inspira autoridad. Pienso que para ser un hombre completamente realizado hay que tenerlo todo: dinero, poder y respeto”.
“Pero me gustaría saber –continué– quién está tan interesado en mi comentario. ¿Quién eres tú, insignificante ser, para cuestionar mis deseos de grandeza y superioridad?”. Sonrió y mirándome a los ojos me dijo ser un gran jugador, destacado por retar a las mentes más brillantes y a los hombres más valiosos.
“¿Cuál es tu nombre?”, pregunté. Me contestó: “Mi nombre no importa porque es más común de lo que te imaginas, pero te diré que en mi juego solo entran los más importantes y los más desafiantes, un juego en el que se gana todo o se pierde todo, pero al entrar en el desafío tu destino está marcado. Tú que tienes mucho dinero ¿estarías dispuesto a jugar toda tu riqueza y bienestar por la fama y el poder?”.
Contesté: “Sí, pero ¿cómo estoy seguro de que si gano obtendré lo que me ofreces y no solamente te quedarás con mis riquezas?”. Mi interlocutor afirmó: “La naturaleza de mi juego es muy sencilla, te lo explicare: no juego a ganar sino a que pierda mi retador. De esa manera llega mi triunfo sobre ti”. “Sigo sin entender –le dije al hombre como alguien tan simple puede desafiar a los más valiosos–, tu aspecto es como el de cualquier persona que me rodea: no pareces ser lo que dices”. A lo que él me contestó: “Es porque somos muy parecidos por eso no ves la grandeza de mi ser. Pero te diré que tengo el dinero para comprar al más honesto, las palabras para hacer caer al más inteligente, y la mirada para seducir al más casto”.
Solté una carcajada. Le dije que trataría de creerte y que me respondiera cuándo empezaríamos el juego. La mirada serena del jugador provocó que mi risa cesara y me contesto: “El juego empezó desde que invocaste mi ser”. “Estás loco amigo –le conteste–, ahora me dirás que eres el mismo Lucifer”.
“La incredulidad de tus palabras –prosiguió el hombre– son las que me trajeron a ti, la sed de tus ambiciones invocaron mi persona”. Con temor comenté: “¿Entonces aceptas mi alma a cambio de lo que deseo? ¿Es un trato?”. Me dijo: “Ahora el que ríe soy yo: el trato no existe”. “¿Cómo que no existe? Tú dijiste que jugaríamos tu juego” lo cuestioné. “Mi juego lo empezaste desde el momento que tu ambición fue desmedida tu riqueza ilícita, desde instante que no te importó a quién pisotearas incluyéndote a ti mismo para obtener lo que deseas. Esa es la naturaleza de mi juego”.
Volví a reclamar: “Pero dijiste que pagarías un precio por mi alma”. “Ahora soy yo quien ríe –contestó–, permíteme presentarme: soy de buenos modales y de gran riqueza, te pido un poco de respeto y sensibilidad ante mi persona, ahora te diré dónde estuve. Vi cómo negabas la cuna que te vio nacer, la vergüenza que sentías al mostrar tus raíces. Estuve cuando deseaste la mujer de tu mejor amigo, yo ordené los papeles cuando compraste ilegalmente esa propiedad y te ayudé a quitarle esa venta millonaria a tu compañera, aquella madre soltera que mandaste a la quiebra por arrebatar su trabajo. Estoy presente en cada peso que niegas al necesitado, y si esto no es suficiente, fui cómplice de Eva cuando Adán cometió el pecado. He estado en el principio de los tiempos. Fui quien inspiró el sentimiento de la envidia al desasear lo que no era mío y querer superar a mi creador. Ahora yo te pregunto: ¿por qué pagaría por lo que ya es mío desde el principio?”.
Incrédulo contesté: “Pero no veo tu imagen diabólica”. Sonrío y dijo: “Recuerda que me visto de oveja y mi mejor imagen es la tuya obsérvame y veras que somos idénticos pues soy tu reflejo y estoy hecho imagen y semejanza tuya, esa es la naturaleza de mi juego”.
Pregunté: “Entonces ¿nunca has pagado un precio por un alma; es un mito?”. “Así es la gente, se confunde y caen en mi juego las almas míseras como la tuya. Con cualquier obstáculo pequeño se derrumban y las almas más puras y fuertes las tiento con tragedias y engaños. Pongo en sus manos sus deseos más bajos y banales para hacer que caigan; esas tampoco se pueden comprar, solo se pelea por ellas, pero algunas poseen un carácter y fe tan fuertes que no se doblegan, de esas pocas y como la tuya está lleno mi ejército”.
Una nueva pregunta se vino en mente: “¿Por qué existes entonces?” Con mirada penetrante a los ojos, me dijo adivinando mi pensamiento: “Porque la vida es un balance si hay luz hay obscuridad, hay día hay noche, hay amor hay odio, los dos coexisten porque uno sin el otro no puede vivir y, te vuelvo a repetir, esa es la naturaleza de mi juego. Sin embargo tú tienes la gracia del libre albedrío y es tu responsabilidad como lo uses, al final tú cosecharás el fruto de tus decisiones; yo solo soy el juez de todo el mal que generes”.

Comentarios


object(WP_Query)#17971 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(61364) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "04-06-2022" ["before"]=> string(10) "02-07-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(61364) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "04-06-2022" ["before"]=> string(10) "02-07-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17969 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17934 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17931 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "04-06-2022" ["before"]=> string(10) "02-07-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-06-04 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-07-02 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (61364) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17965 (24) { ["ID"]=> int(80015) ["post_author"]=> string(3) "180" ["post_date"]=> string(19) "2022-06-17 13:06:33" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-06-17 18:06:33" ["post_content"]=> string(8682) "No voy a mentirles: la pandemia que inició en 2020 estuvo llena de momentos dolorosos; sin embargo, también tuvo cosas positivas. Hoy quiero compartirles sobre una de estas últimas. Fue durante los últimos meses de 2020 que cayó a mis manos el libro de cuentos La última oveja del Ángel Exterminador, de Alejandra Junco Lavín (Ciudad de México, 1967), el cual fue publicado en 2017. Desde que lo comencé a leer, no pude dejarlo hasta llegar a la última página.  Me volví, como diría la chaviza, un fan de esta autora. Así que fue un enorme gusto para mí tener una breve charla con Alejandra Junco, acerca de los aspectos más importantes de su libro.  Las historias Lo primero que atrae la atención del lector de La última oveja del Ángel Exterminador es la variedad de personajes, los cuales están bien definidos y tienen una voz propia. Aquí encontramos a una joven que encontró el amor desde temprano, pero también hallamos a madres obsesivas y hombres celosos, entre otros.  «Me da mucho gusto haber logrado darle una voz propia a cada personaje», comentó la autora. «En gran parte, se debe a que me pongo a observar a la gente, cómo habla y cuáles son sus preocupaciones. Me pongo a observar todo lo que me rodea en los lugares a los que voy. Considero que esto es muy importante, porque puedes encontrar una situación que parece insignificante a primera vista, pero a la que puedes crearle una historia interesante», relató Junco Lavín.  Cómo se conformó el libro Algunos de los cuentos contenidos en este libro datan de 2007. Mi querido Tote y Migdalia fueron publicados en La pluma del ganso en 2007 y  2008 respectivamente. Tea for Two… fue publicado en Ciclo Literario en 2007 y Cincuenta tonos de güera en Nierika en 2016.   Es decir, las historias abarcan casi una década de trabajo de la autora. A pesar de este hecho, los textos parecen tener una congruencia que no delata este tiempo.  Al respecto, la escritora comentó: «Al notar los temas de los relatos, me di cuenta de que la mayoría trataba sobre cómo a veces nos atoramos con una cierta situación. Por ejemplo, algún problema con nuestros padres o nuestras parejas, en nuestras relaciones personales. Y cómo esas situaciones a veces no nos dejan avanzar y nos quedamos ahí, estancados. Creo que ese es uno de los temas que hilan a la mayoría de los cuentos».  El sentido del humor en la literatura En Catálogo, uno de los textos que aparece en este libro, encontramos una serie de productos geniales (y no les cuento más para que mejor vayan y lo lean ustedes mismos), en donde se muestra la obsesión que tenemos con la imagen personal y el consumo irrefrenable. Este sentido del humor está presente en gran parte de los cuentos y es algo bienvenido en la literatura actual. ¿Pero qué opina Alejandra Junco sobre esto? «¡Claro! El humor es algo fundamental para abordar temas serios. Lo que hay en mis cuentos es un humor negro, muy mío y de mi familia.  Aunque muchos de los temas de los cuentos son profundos, el humor es una parte central en estas historias». La autora fue más allá en este tema: «El humor es una de las herramientas más útiles en la literatura. Por ejemplo, La conjura de los necios [de John Kennedy Toole] es una obra maravillosa e imprescindible del siglo XX. Y cuando lo lees, notas que ahí el autor trata temas muy fuertes, pero que son más fáciles de digerir a través del humor». Cómo ha cambiado el mundo en estos últimos cinco años La última oveja del Ángel Exterminador se publicó hace cinco años. En este tiempo, ¿qué tanto ha cambiado el mundo a los ojos de su autora?  «Bueno, el libro se publicó muy cerca del terremoto [de septiembre de 2017]. Y ahora con la pandemia…en este tiempo hemos vivido situaciones extremas. Aunque ocurrió algo extraño: todo mundo pensaba que vendrían grandes cambios después de la pandemia. Pero cuando ves a Elon Musk pidiéndole a los trabajadores de Tesla que dejen atrás el teletrabajo y vuelvan a las oficinas, te das cuenta de que no fue así. Hay algunas cosas que no cambian a pesar del tiempo. Por ejemplo, los problemas de la condición humana son atemporales y esos seguirán a pesar de todo lo que ocurra». Por ello, los relatos de Alejandra Junco siguen teniendo la misma relevancia que cuando el libro estaba recién publicado.   Algunos consejos para comenzar como escritor ¿Qué aconseja la autora para todos aquellos que quieran ser escritores? «Una de las mejores cosas que pueden hacer es asistir a un taller literario. Esto les ayudará de muchas maneras. Ahí aprenderán un poco más sobre el oficio de escritor y sobre todo podrán compartir sus textos. Así podrán saber si sus historias resuenan con las demás personas, si las historias que están creando resultan interesantes para otros», recomendó Junco Lavín. «Especialmente es importante compartir nuestros textos, porque a veces podemos escribir algo y ahí se queda, guardado en el cajón. Si no compartimos nuestras historias, puede ocurrir que esa gran idea que tuvimos no alcance su potencial completo», concluyó la autora.  Así que, si buscan algo para leer, La última oveja del Ángel Exterminador es un libro de cuentos ideal. Desde los encuentros que nunca volvieron a darse (como el de Some enchanted evening, you may see a stranger…) pasando por la mencionada sátira sobre nuestras obsesiones consumistas (Catálogo), hasta el grand finale de los dos últimos cuentos (englobados en Probadores: un cuento para caballeros y otro para damas), estas narraciones están llenas de momentos profundos, nostálgicos, llenos de humor y reflexiones. Reflexiones que, si hemos de atender a las palabras de su autora, seguirán siendo pertinentes durante un buen tiempo. Puedes adquirir este gran libro por acá y puedes seguir a Alejandra Junco tanto en Facebook como en Instagram para estar al tanto de sus actividades. " ["post_title"]=> string(95) "Una breve charla con Alejandra Junco Lavín, autora de La última oveja del Ángel Exterminador" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(91) "una-breve-charla-con-alejandra-junco-lavin-autora-de-la-ultima-oveja-del-angel-exterminador" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-06-17 13:06:33" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-06-17 18:06:33" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=80015" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17874 (24) { ["ID"]=> int(80008) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2022-06-17 10:48:38" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-06-17 15:48:38" ["post_content"]=> string(4726) "Querida Tora: La chica del 42 cumplió 15 años, y en vez de fiesta el papá le regaló una cantidad de dinero considerable (para las estándares de la vecindad). La chava estaba loca de alegría, y lo primero que hizo fue invitar a todos sus amigos (y algunos que no lo eran) a un café en el King’s, que era lo que le quedaba más a mano. El día siguiente salió a la calle con su dinero, queriendo comprarse un regalo digno de la ocasión tan esperada y anhelada. Y se lo compró: unos zapatos con un tacón altísimo, llenos de pedrería y tiritas de colores, que le costaron el salario de cuatro días de trabajo de su padre. Inmediatamente se los puso, y volvió a invitar a un café a todos los jóvenes que estaban en la vecindad, con la excepción de la chava del 12, a quien no puede ver ni en pintura. Lo malo fue que llovió, y al regresar a la vecindad los zapatos se le empaparon, y se les cayeron algunas de las piedritas que tanto la enorgullecían. Pero no le importó; salió a comprar piedritas, y se las pegó a los zapatos que, aunque no quedaron como eran, todavía causaban un gran impacto. Pero todavía le quedaba dinero. Ya no le alcanzaba para otros zapatos. Ni para un vestido (con las ganas que tenía de un vestido largo de colores negro y blanco que vio en una tienda de departamentos). Entonces dijo :”Para tortas”. Y se llevó al King’s a todos los chavos, incluyendo a los ninis que no habían ido las veces anteriores. Lo pasaron de maravilla, porque los ninis se pusieron a tocar la guitarra y a cantar, y estuvieron hasta las doce de la noche. Y cuando le presentaron la cuenta, la chava se dio cuenta de la terrible realidad: no le alcanzaba para pagar. Y era que todos comieron más tortas de las que les cabían normalmente en el estómago, y las tortas eran más gordas que de costumbre. Eso fue cosa del portero, que al ver el desfile al King’s quiso sacar raja, y ordenó a los cocineros que las llenaran de miga para que se vieran más grandes y las pintaran con colores vegetales para que parecieran más apetitosas. Los muchachos se las comieron sin fijarse ni en lo que les daban, entretenidos con  las música de los ninis y la plática entre ellos (sin contar con algunas caricias pasadas de tono que hubo). La chava se fue corriendo a su casa, a pedirle dinero a su papá, pero él no le quiso dar nada, diciéndole que era increíble que se hubiera gastado todo en tres o cuatro días, sin que le quedara nada a cambio. Ella le dijo que le quedaba la satisfacción de haber invitado a todos sus amigos; y además que, seguramente, el del 38 se le iba a declarar esa noche sin falta. Esto animó al padre, pues el del 38 tenía fama de riquillo, y le dio el dinero. Hubo varios enfermos esa noche, porque el portero ordenó a sus cocineros que pusieran  mucho chile a las tortas, para que no se distinguiera el sabor de los demás ingredientes y así poder engañar a los muchachos. Pero nadie le puso mucha atención al hecho, y al día siguiente todos estaban esperando la nueva invitación de la quinceañera. Pero la invitación no llegó, y los muchachos se sintieron desilusionados. Sobre todo los ninis, que ya se hacían  ilusiones de comer ese día también. Las del 37 se molestaron un poco, y cuando se encontraron  a la chava en el patio le sacaron la lengua; ella les contestó con una majadería, y todo volvió a la normalidad. Lo más triste, sobre todo para la chava y su padre, fue que el del 38 no se le declaró. Por el contrario, pareció ignorarla cuando se cruzó con ella en la escalera. Y más tarde se enteraron de que se le había declarado a la del 12. ¡Nada menos que a la del 12! Y después de comerse las tortas que ella le “disparó” en el King’s. La chava se pasó el día entero llorando, y el padre le dio un manazo por haber sido tan tonta, que ni siquiera con esos zapatos de mujer de Lecturala calle había logrado conquistarlo. En pocos días se olvidó todo el asunto en la vecindad, pero la madre de la chava se tuvo que poner a lavar ajeno para ayudar a su marido a pagar el dinero que le había regalado. ¿Qué te parece? Te quiere Cocatú" ["post_title"]=> string(17) "CARTAS A TORA 271" ["post_excerpt"]=> string(180) "Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas a Tora, su amada, quien lo espera en una galaxia no muy lejana." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-271" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-06-17 10:49:13" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-06-17 15:49:13" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=80008" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17965 (24) { ["ID"]=> int(80015) ["post_author"]=> string(3) "180" ["post_date"]=> string(19) "2022-06-17 13:06:33" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-06-17 18:06:33" ["post_content"]=> string(8682) "No voy a mentirles: la pandemia que inició en 2020 estuvo llena de momentos dolorosos; sin embargo, también tuvo cosas positivas. Hoy quiero compartirles sobre una de estas últimas. Fue durante los últimos meses de 2020 que cayó a mis manos el libro de cuentos La última oveja del Ángel Exterminador, de Alejandra Junco Lavín (Ciudad de México, 1967), el cual fue publicado en 2017. Desde que lo comencé a leer, no pude dejarlo hasta llegar a la última página.  Me volví, como diría la chaviza, un fan de esta autora. Así que fue un enorme gusto para mí tener una breve charla con Alejandra Junco, acerca de los aspectos más importantes de su libro.  Las historias Lo primero que atrae la atención del lector de La última oveja del Ángel Exterminador es la variedad de personajes, los cuales están bien definidos y tienen una voz propia. Aquí encontramos a una joven que encontró el amor desde temprano, pero también hallamos a madres obsesivas y hombres celosos, entre otros.  «Me da mucho gusto haber logrado darle una voz propia a cada personaje», comentó la autora. «En gran parte, se debe a que me pongo a observar a la gente, cómo habla y cuáles son sus preocupaciones. Me pongo a observar todo lo que me rodea en los lugares a los que voy. Considero que esto es muy importante, porque puedes encontrar una situación que parece insignificante a primera vista, pero a la que puedes crearle una historia interesante», relató Junco Lavín.  Cómo se conformó el libro Algunos de los cuentos contenidos en este libro datan de 2007. Mi querido Tote y Migdalia fueron publicados en La pluma del ganso en 2007 y  2008 respectivamente. Tea for Two… fue publicado en Ciclo Literario en 2007 y Cincuenta tonos de güera en Nierika en 2016.   Es decir, las historias abarcan casi una década de trabajo de la autora. A pesar de este hecho, los textos parecen tener una congruencia que no delata este tiempo.  Al respecto, la escritora comentó: «Al notar los temas de los relatos, me di cuenta de que la mayoría trataba sobre cómo a veces nos atoramos con una cierta situación. Por ejemplo, algún problema con nuestros padres o nuestras parejas, en nuestras relaciones personales. Y cómo esas situaciones a veces no nos dejan avanzar y nos quedamos ahí, estancados. Creo que ese es uno de los temas que hilan a la mayoría de los cuentos».  El sentido del humor en la literatura En Catálogo, uno de los textos que aparece en este libro, encontramos una serie de productos geniales (y no les cuento más para que mejor vayan y lo lean ustedes mismos), en donde se muestra la obsesión que tenemos con la imagen personal y el consumo irrefrenable. Este sentido del humor está presente en gran parte de los cuentos y es algo bienvenido en la literatura actual. ¿Pero qué opina Alejandra Junco sobre esto? «¡Claro! El humor es algo fundamental para abordar temas serios. Lo que hay en mis cuentos es un humor negro, muy mío y de mi familia.  Aunque muchos de los temas de los cuentos son profundos, el humor es una parte central en estas historias». La autora fue más allá en este tema: «El humor es una de las herramientas más útiles en la literatura. Por ejemplo, La conjura de los necios [de John Kennedy Toole] es una obra maravillosa e imprescindible del siglo XX. Y cuando lo lees, notas que ahí el autor trata temas muy fuertes, pero que son más fáciles de digerir a través del humor». Cómo ha cambiado el mundo en estos últimos cinco años La última oveja del Ángel Exterminador se publicó hace cinco años. En este tiempo, ¿qué tanto ha cambiado el mundo a los ojos de su autora?  «Bueno, el libro se publicó muy cerca del terremoto [de septiembre de 2017]. Y ahora con la pandemia…en este tiempo hemos vivido situaciones extremas. Aunque ocurrió algo extraño: todo mundo pensaba que vendrían grandes cambios después de la pandemia. Pero cuando ves a Elon Musk pidiéndole a los trabajadores de Tesla que dejen atrás el teletrabajo y vuelvan a las oficinas, te das cuenta de que no fue así. Hay algunas cosas que no cambian a pesar del tiempo. Por ejemplo, los problemas de la condición humana son atemporales y esos seguirán a pesar de todo lo que ocurra». Por ello, los relatos de Alejandra Junco siguen teniendo la misma relevancia que cuando el libro estaba recién publicado.   Algunos consejos para comenzar como escritor ¿Qué aconseja la autora para todos aquellos que quieran ser escritores? «Una de las mejores cosas que pueden hacer es asistir a un taller literario. Esto les ayudará de muchas maneras. Ahí aprenderán un poco más sobre el oficio de escritor y sobre todo podrán compartir sus textos. Así podrán saber si sus historias resuenan con las demás personas, si las historias que están creando resultan interesantes para otros», recomendó Junco Lavín. «Especialmente es importante compartir nuestros textos, porque a veces podemos escribir algo y ahí se queda, guardado en el cajón. Si no compartimos nuestras historias, puede ocurrir que esa gran idea que tuvimos no alcance su potencial completo», concluyó la autora.  Así que, si buscan algo para leer, La última oveja del Ángel Exterminador es un libro de cuentos ideal. Desde los encuentros que nunca volvieron a darse (como el de Some enchanted evening, you may see a stranger…) pasando por la mencionada sátira sobre nuestras obsesiones consumistas (Catálogo), hasta el grand finale de los dos últimos cuentos (englobados en Probadores: un cuento para caballeros y otro para damas), estas narraciones están llenas de momentos profundos, nostálgicos, llenos de humor y reflexiones. Reflexiones que, si hemos de atender a las palabras de su autora, seguirán siendo pertinentes durante un buen tiempo. Puedes adquirir este gran libro por acá y puedes seguir a Alejandra Junco tanto en Facebook como en Instagram para estar al tanto de sus actividades. " ["post_title"]=> string(95) "Una breve charla con Alejandra Junco Lavín, autora de La última oveja del Ángel Exterminador" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(91) "una-breve-charla-con-alejandra-junco-lavin-autora-de-la-ultima-oveja-del-angel-exterminador" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-06-17 13:06:33" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-06-17 18:06:33" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=80015" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(7) ["max_num_pages"]=> float(4) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "57f4d6dda92e906f2f045852c4a448d1" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Una breve charla con Alejandra Junco Lavín, autora de La última oveja del Ángel Exterminador

No voy a mentirles: la pandemia que inició en 2020 estuvo llena de momentos dolorosos; sin embargo, también tuvo cosas positivas. Hoy...

junio 17, 2022

CARTAS A TORA 271

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas...

junio 17, 2022




Más de categoría

ENTREVISTA CON EL CANTANTE FRAN DIEGO

A propósito del nuevo EP del cantante mexicano Fran Diego, Claudia Blix nos ofrece una entrevista donde se explora...

julio 1, 2022

CARTAS A TORA 272

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días...

junio 27, 2022

Mesa de análisis

Ginés Sánchez nos ofrece un cuento que combina teoría cuántica, teoría política e Historia de México.

junio 22, 2022

Una breve charla con Alejandra Junco Lavín, autora de La última oveja del Ángel Exterminador

No voy a mentirles: la pandemia que inició en 2020 estuvo llena de momentos dolorosos; sin embargo, también tuvo...

junio 17, 2022