¿POR QUÉ PAGAR POR LO QUE ES MÍO?

Alguna vez fui un hombre ambicioso que buscaba la manera más segura y pronta de lograr mis objetivos de fama y riqueza en los estándares más altos que un mortal puede escalar. Era un ser como el...

9 de febrero, 2021

Alguna vez fui un hombre ambicioso que buscaba la manera más segura y pronta de lograr mis objetivos de fama y riqueza en los estándares más altos que un mortal puede escalar. Era un ser como el grueso de la sociedad: con un trabajo modesto y vida limitada económicamente hablando; mi personalidad no brillaba en lo malo menos en lo bueno. Pero mis ambiciones eran de proporciones grandes: buscaba la fama, el poder y el dinero de los hombres más destacados del mundo. Sin embargo, sabía que en el medio que me desenvolvía a lo más que aspiraría era a ser un individuo más pasando por el mundo.
Mi sed codiciosa y egoísta me fue llevando a cometer ilícitos para enriquecerme de una forma rápida y monumental, pero la fama y el poder no me acompañaban, deseaba que todas las miradas estuvieran en mí y que los más poderosos se inclinaran ante mi persona.
Sentado en un bar, pensando que no era suficiente lo que ya había logrado, exclamé en voz alta que vendería mi alma al diablo por obtener el poder y la fama que deseaba. De pronto, un hombre que estaba a mi lado me preguntó: “¿Qué es tan importante como para ofrecer el tesoro más valioso que nos ha dado la vida a satanás?”.
Extrañado por la intromisión del oyente le contesté: “Tengo, como puede ver, el dinero y las comodidades que he deseado; sin embargo, mi vida no la siento completa, pues soy invisible ante los demás y mi aspecto no inspira autoridad. Pienso que para ser un hombre completamente realizado hay que tenerlo todo: dinero, poder y respeto”.
“Pero me gustaría saber –continué– quién está tan interesado en mi comentario. ¿Quién eres tú, insignificante ser, para cuestionar mis deseos de grandeza y superioridad?”. Sonrió y mirándome a los ojos me dijo ser un gran jugador, destacado por retar a las mentes más brillantes y a los hombres más valiosos.
“¿Cuál es tu nombre?”, pregunté. Me contestó: “Mi nombre no importa porque es más común de lo que te imaginas, pero te diré que en mi juego solo entran los más importantes y los más desafiantes, un juego en el que se gana todo o se pierde todo, pero al entrar en el desafío tu destino está marcado. Tú que tienes mucho dinero ¿estarías dispuesto a jugar toda tu riqueza y bienestar por la fama y el poder?”.
Contesté: “Sí, pero ¿cómo estoy seguro de que si gano obtendré lo que me ofreces y no solamente te quedarás con mis riquezas?”. Mi interlocutor afirmó: “La naturaleza de mi juego es muy sencilla, te lo explicare: no juego a ganar sino a que pierda mi retador. De esa manera llega mi triunfo sobre ti”. “Sigo sin entender –le dije al hombre como alguien tan simple puede desafiar a los más valiosos–, tu aspecto es como el de cualquier persona que me rodea: no pareces ser lo que dices”. A lo que él me contestó: “Es porque somos muy parecidos por eso no ves la grandeza de mi ser. Pero te diré que tengo el dinero para comprar al más honesto, las palabras para hacer caer al más inteligente, y la mirada para seducir al más casto”.
Solté una carcajada. Le dije que trataría de creerte y que me respondiera cuándo empezaríamos el juego. La mirada serena del jugador provocó que mi risa cesara y me contesto: “El juego empezó desde que invocaste mi ser”. “Estás loco amigo –le conteste–, ahora me dirás que eres el mismo Lucifer”.
“La incredulidad de tus palabras –prosiguió el hombre– son las que me trajeron a ti, la sed de tus ambiciones invocaron mi persona”. Con temor comenté: “¿Entonces aceptas mi alma a cambio de lo que deseo? ¿Es un trato?”. Me dijo: “Ahora el que ríe soy yo: el trato no existe”. “¿Cómo que no existe? Tú dijiste que jugaríamos tu juego” lo cuestioné. “Mi juego lo empezaste desde el momento que tu ambición fue desmedida tu riqueza ilícita, desde instante que no te importó a quién pisotearas incluyéndote a ti mismo para obtener lo que deseas. Esa es la naturaleza de mi juego”.
Volví a reclamar: “Pero dijiste que pagarías un precio por mi alma”. “Ahora soy yo quien ríe –contestó–, permíteme presentarme: soy de buenos modales y de gran riqueza, te pido un poco de respeto y sensibilidad ante mi persona, ahora te diré dónde estuve. Vi cómo negabas la cuna que te vio nacer, la vergüenza que sentías al mostrar tus raíces. Estuve cuando deseaste la mujer de tu mejor amigo, yo ordené los papeles cuando compraste ilegalmente esa propiedad y te ayudé a quitarle esa venta millonaria a tu compañera, aquella madre soltera que mandaste a la quiebra por arrebatar su trabajo. Estoy presente en cada peso que niegas al necesitado, y si esto no es suficiente, fui cómplice de Eva cuando Adán cometió el pecado. He estado en el principio de los tiempos. Fui quien inspiró el sentimiento de la envidia al desasear lo que no era mío y querer superar a mi creador. Ahora yo te pregunto: ¿por qué pagaría por lo que ya es mío desde el principio?”.
Incrédulo contesté: “Pero no veo tu imagen diabólica”. Sonrío y dijo: “Recuerda que me visto de oveja y mi mejor imagen es la tuya obsérvame y veras que somos idénticos pues soy tu reflejo y estoy hecho imagen y semejanza tuya, esa es la naturaleza de mi juego”.
Pregunté: “Entonces ¿nunca has pagado un precio por un alma; es un mito?”. “Así es la gente, se confunde y caen en mi juego las almas míseras como la tuya. Con cualquier obstáculo pequeño se derrumban y las almas más puras y fuertes las tiento con tragedias y engaños. Pongo en sus manos sus deseos más bajos y banales para hacer que caigan; esas tampoco se pueden comprar, solo se pelea por ellas, pero algunas poseen un carácter y fe tan fuertes que no se doblegan, de esas pocas y como la tuya está lleno mi ejército”.
Una nueva pregunta se vino en mente: “¿Por qué existes entonces?” Con mirada penetrante a los ojos, me dijo adivinando mi pensamiento: “Porque la vida es un balance si hay luz hay obscuridad, hay día hay noche, hay amor hay odio, los dos coexisten porque uno sin el otro no puede vivir y, te vuelvo a repetir, esa es la naturaleza de mi juego. Sin embargo tú tienes la gracia del libre albedrío y es tu responsabilidad como lo uses, al final tú cosecharás el fruto de tus decisiones; yo solo soy el juez de todo el mal que generes”.

Comentarios

Google-news
object(WP_Query)#18567 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(61364) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "25-04-2022" ["before"]=> string(10) "23-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(61364) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "25-04-2022" ["before"]=> string(10) "23-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18565 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18544 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18540 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "25-04-2022" ["before"]=> string(10) "23-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(467) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-04-25 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-05-23 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (61364) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18562 (24) { ["ID"]=> int(78273) ["post_author"]=> string(2) "42" ["post_date"]=> string(19) "2022-04-27 11:23:18" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-04-27 16:23:18" ["post_content"]=> string(3007) "Un golpe que cimbró su existencia misma, seco, inesperado y brusco, lo tiró en el caliente pavimento de aquel día alrededor de las tres y media de la tarde. Escuchó risas mientras no podía incorporarse, hasta que una de las cajeras de la farmacia donde trabajaba como botarga le tendió la mano. No tuvo mayores lesiones que no fueran un par de magulladuras y la pasajera confusión por el impacto. Un grupo de chavos de la prepa cercana fueron quienes le produjeron semejante golpe. Él lo intuyó porque los veía a diario a esa misma hora pasar por docenas, con sus despreocupadas risas y su desgarbado aspecto uniformado, que desbordaba siempre optimismo jovial ante la vida y sus, cada vez más, cotidianas atrocidades.  Pero en su mente sólo él concebía una realidad, la suya, la que acaso es la auténticamente válida para todos. Segundos antes había pateado una lata de refresco vacía que pasó entre dos postes frente al establecimiento farmacéutico, pegadita al derecho para ser exactos, apenas elevadita del piso, y lo más importante, imaginó que el tiro era inalcanzable para cualquier portero. Ese gol hacía que su equipo ganara la final del campeonato de la Liga mexicana; los compañeros, mucho antes que estudiantes inconscientes y crueles, no fueron sino sus compañeros celebrando el gol y el inminente título, al restar sólo simbólicos segundos en el tiempo añadido de la segunda mitad del segundo tiempo extra. Su corazón y ánimo, lejos de estar deprimidos por la felonía preparatoriana, no eran sino exultantes, eufóricos, lo que no extrañó tanto a sus compañeros, Armando siempre estaba de buen talante.  A las dos horas, yendo ya de camino de regreso a su casa, Armando divisó en un basurero improvisado de una esquina lo que era un ventilador viejo. Lo tomó con ambas manos y lo llevó alzado en sus brazos a manera del codiciado trofeo, hasta que, tres cuadras más tarde, llegó a su casa. Ahí el saludo a su madre y hermanos fue el cotidiano: amable y cariñoso. Ante la pregunta acostumbrada de "¿cómo te fue?", respondió que “muy bien”, que incluso quizás había sido uno de los mejores días, sino es que el mejor, de los casi cuatro años que llevaba laborando en la farmacia.  A los dos días, llegó una llamada de su tío, invitándolo a ocupar una vacante en las oficinas administrativas del Club de primera división de su Ciudad, un empleo de oficina, con aire acondicionado y con un sueldo que cuadruplicaba al de botarga más prestaciones que superaban lo generoso. De inmediato lo aceptó, y a los cinco días su vida había cambiado radicalmente para bien. Nada mal su última semana: campeón del fútbol mexicano, con un gol suyo y además un fichaje con un sueldo soñado; muy probablemente, un puñado de días perfectos en su tan feliz, joven y plena vida." ["post_title"]=> string(17) "Un día de gloria" ["post_excerpt"]=> string(46) "A veces la vida recompensa a los soñadores. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(16) "un-dia-de-gloria" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-04-27 11:23:18" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-04-27 16:23:18" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=78273" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#18483 (24) { ["ID"]=> int(78883) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2022-05-13 08:35:15" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-05-13 13:35:15" ["post_content"]=> string(4301) "Querida Tora: Fíjate que la señora (Perdón: señorita, porque no se le conoce hombre alguno) va a cumplir 51 años. Y dijo que como sus papás no le hicieron fiesta de 15 años, se la va a hacer ahora ella, porque 51 es lo mismo que 15, pero al revés. Y no sabes la ola de comentarios que la ocurrencia levantó. Pero ella siguió adelante. La fiesta fue el sábado pasado. Para eso, alquiló el patio de la vecindad (al precio que el portero le puso), y lo decoró con flores en todas las columnas y en todas las ventanas, hielo seco en las escaleras. No podían faltar las nubes de humo de hielo seco, entre las que apareció la feliz festejada como en un mundo irreal, de fantasía, en brazos de su chambelán. Fue difícil conseguir el chambelán que la llevara en brazos, porque a los 51 años no se pesa lo que a los 15, y la festejada tuvo que alquilar un muchacho del gimnasio del barrio para que ejecutara la hazaña. Pero no sabes cómo la envidiaron todas las viejas, que pidieron que el chambelán les diera una vueltecita en brazos a cada una. El muchacho se negó rotundamente, con el pretexto de que no podía cometer abusos en una cosa tan delicada que podría resultar en el “aguadamiento” (así lo dijo el pobre, que se ve que no domina el idioma) de los pectorales, y luego iba a parecer señora madre de muchos hijos. Las viejas se enojaron, y entonces propusieron celebrar una carrera entre sus maridos llevándolas en brazos y el del gimnasio con la cincuenta y un añera, que ganó fácilmente este último, y aún se les rió en las barbas. Sirvieron unos cocteles muy raros, que nadie pudo identificar qué contenían, pero que la festejada afirmó que estaban deliciosos. Las señoras sí se los tomaron; pero los señores los tiraron en las macetas, afirmando que sabían a limonada podrida, excepto los del 41 y el del gimnasio, que los encontraron exquisitos. El número fuerte era el vals, naturalmente. Y ahí apareció la festejada, del brazo del chavo fortachón, tambaleándose sobre sus tacones extra-recontra-altos,  dando vueltas y haciendo piruetas con la gracia de un pato reumático. Y por más que el muchacho la alzaba en brazos (Por eso no quería cargar a las otras, porque era exigirle demasiado), la pobre apenas lograba despegarse del suelo. Pero la señorita lo disfrutó en grado sumo; y cuando los invitados rompieron a aplaudir se le llenaron los ojos de lágrimas y no tenía voz ni para agradecer la ovación. Al chavo le pusieron oxígeno un rato, para que se le regularizara la respiración, pero la cosa no pasó de ahí. Luego vino la cena. Ahí sí se lució la festejada porque, como hizo saber públicamente, todo lo había hecho ella con sus manecitas (Ayudada por su mamá y su abuelita, como debe ser); y fuera de que el mole estaba muy empalagoso, lo demás pasaba bastante bien. Entonces sí sirvieron “cubas” y otras bebidas conocidas, y los señores se reconciliaron con la festejada y su familia, a la cual ya habían mandado muy lejos por no servir “chupe” adecuado. El baile siguió hasta las primeras horas del día siguiente. La festejada se tuvo que quitar los tacones, porque no había manera de mantener el equilibrio más de cinco minutos seguidos, y se puso sus chanclas de diario; pero con esas bailó hasta que se descompuso el tocadiscos, que si no… En fin, que todos se divirtieron mucho. Y lo más importante: la festejada salió con novio: un señor recién llegado a la vecindad que quedó deslumbrado con los ciento veintitrés moñitos que cubrían el vestido de la “muchacha”; y cayó redondito, como si fuera trampa para osos. Mucho de ésto lo oí a las comadres el día siguiente, porque me tomé dos cocteles y me quedé dormido sin darme cuenta. Pero todas esas fiestas de 15 años son iguales, y pasan las mismas cosas, así que no me perdí de nada. Te quiere Cocatú" ["post_title"]=> string(17) "CARTAS A TORA 267" ["post_excerpt"]=> string(180) "Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas a Tora, su amada, quien lo espera en una galaxia no muy lejana." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-267" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-05-13 10:37:47" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-05-13 15:37:47" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=78883" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18562 (24) { ["ID"]=> int(78273) ["post_author"]=> string(2) "42" ["post_date"]=> string(19) "2022-04-27 11:23:18" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-04-27 16:23:18" ["post_content"]=> string(3007) "Un golpe que cimbró su existencia misma, seco, inesperado y brusco, lo tiró en el caliente pavimento de aquel día alrededor de las tres y media de la tarde. Escuchó risas mientras no podía incorporarse, hasta que una de las cajeras de la farmacia donde trabajaba como botarga le tendió la mano. No tuvo mayores lesiones que no fueran un par de magulladuras y la pasajera confusión por el impacto. Un grupo de chavos de la prepa cercana fueron quienes le produjeron semejante golpe. Él lo intuyó porque los veía a diario a esa misma hora pasar por docenas, con sus despreocupadas risas y su desgarbado aspecto uniformado, que desbordaba siempre optimismo jovial ante la vida y sus, cada vez más, cotidianas atrocidades.  Pero en su mente sólo él concebía una realidad, la suya, la que acaso es la auténticamente válida para todos. Segundos antes había pateado una lata de refresco vacía que pasó entre dos postes frente al establecimiento farmacéutico, pegadita al derecho para ser exactos, apenas elevadita del piso, y lo más importante, imaginó que el tiro era inalcanzable para cualquier portero. Ese gol hacía que su equipo ganara la final del campeonato de la Liga mexicana; los compañeros, mucho antes que estudiantes inconscientes y crueles, no fueron sino sus compañeros celebrando el gol y el inminente título, al restar sólo simbólicos segundos en el tiempo añadido de la segunda mitad del segundo tiempo extra. Su corazón y ánimo, lejos de estar deprimidos por la felonía preparatoriana, no eran sino exultantes, eufóricos, lo que no extrañó tanto a sus compañeros, Armando siempre estaba de buen talante.  A las dos horas, yendo ya de camino de regreso a su casa, Armando divisó en un basurero improvisado de una esquina lo que era un ventilador viejo. Lo tomó con ambas manos y lo llevó alzado en sus brazos a manera del codiciado trofeo, hasta que, tres cuadras más tarde, llegó a su casa. Ahí el saludo a su madre y hermanos fue el cotidiano: amable y cariñoso. Ante la pregunta acostumbrada de "¿cómo te fue?", respondió que “muy bien”, que incluso quizás había sido uno de los mejores días, sino es que el mejor, de los casi cuatro años que llevaba laborando en la farmacia.  A los dos días, llegó una llamada de su tío, invitándolo a ocupar una vacante en las oficinas administrativas del Club de primera división de su Ciudad, un empleo de oficina, con aire acondicionado y con un sueldo que cuadruplicaba al de botarga más prestaciones que superaban lo generoso. De inmediato lo aceptó, y a los cinco días su vida había cambiado radicalmente para bien. Nada mal su última semana: campeón del fútbol mexicano, con un gol suyo y además un fichaje con un sueldo soñado; muy probablemente, un puñado de días perfectos en su tan feliz, joven y plena vida." ["post_title"]=> string(17) "Un día de gloria" ["post_excerpt"]=> string(46) "A veces la vida recompensa a los soñadores. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(16) "un-dia-de-gloria" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-04-27 11:23:18" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-04-27 16:23:18" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=78273" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(6) ["max_num_pages"]=> float(3) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "763420903dd39a43ec752371dea315d4" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
Un día de gloria

Un día de gloria

A veces la vida recompensa a los soñadores.

abril 27, 2022

CARTAS A TORA 267

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas...

mayo 13, 2022




Más de categoría

CARTAS A TORA 268

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días...

mayo 20, 2022

CARTAS A TORA 267

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días...

mayo 13, 2022

CARTAS A TORA 266

Un alienígena arriba a la Ciudad de México y, convertido en gato, llega a vivir a una vecindad. Le...

mayo 6, 2022
Songs for Drella, un tributo musical a Andy Warhol

Songs for Drella, un tributo musical a Andy Warhol

Reseña de “Songs for Drella”.

mayo 2, 2022