Para que las ideas fluyan en libertad: Gracias, Eduardo Ruiz–Healy

El gran músico alemán del siglo XIII, Meister Erhart, dijo en cierta ocasión: “Si la única oración que dices en toda tu vida es “Gracias”, ésta será suficiente”. El gran músico alemán del siglo XIII, Meister Erhart,...

2 de agosto, 2018 13139285_1724263097853404_4699108622924253229_n

El gran músico alemán del siglo XIII, Meister Erhart, dijo en cierta ocasión: “Si la única oración que dices en toda tu vida es “Gracias”, ésta será suficiente”.

El gran músico alemán del siglo XIII, Meister Erhart, dijo en cierta ocasión: “Si la única oración que dices en toda tu vida es “Gracias”, ésta será suficiente”.

Estimado Eduardo Ruiz–Healy, como el agradecimiento es la memoria del corazón, deseo externar mi gratitud por la oportunidad que me brindas para formar parte de tu gran equipo de colaboradores desde el 14 de julio 2016; han transcurrido un poco más de dos fructíferos años.

¿Sabes?, hace unos escasos días, comentaba con una gran amiga, Francine, que en cierta ocasión en una entrevista de Facundo Cabral le preguntaron qué opinión le merecía el concepto de “trabajo”, y dijo:

“El trabajo tiene dos connotaciones: la primera es que el “trabajo” puede ser una bendición cuando tú haces un trabajo, oficio que te gusta, que estas convencido de ello pero también y segundo, el “trabajo” se puede convertir en una maldición cuando desempeñas cierta profesión u oficio con desagrado.”

Retomando las palabras del gran Facundo Cabral, somos personas bendecidas porque hacemos lo que nos gusta -lo que nos apasiona- trabajando en todo tiempo para llevar la información a nuestros estimados lectores, audiencia; mientras que algunos disfrutan de sus merecidas vacaciones, nosotros seguimos aquí con gran satisfacción, comunicando los diferentes sucesos en nuestro mundo.




Eduardo, estoy muy feliz y no cabe duda de que la gratitud lo cambia todo. Más que eso, nos cambia a nosotros mismos, una forma de autoconocernos y de reconocer a los otros, eleva nuestro espíritu, cambia nuestra perspectiva y suaviza nuestros corazones.

Gracias a toda la gente que nos sigue y lee nuestras columnas. Eduardo, quisiera escribir mucho más, pero de pronto la lluvia se asoma en mis ojos y no me permite ver con claridad para seguir redactando.

Creo que la gratitud nos ayuda a apreciar lo que sí tenemos, en lugar de enfocarnos en lo que no tenemos. Hoy, tengo este espacio para decirte:

¡Gracias, Eduardo Ruiz–Healy, por permitir que las ideas fluyan en libertad!

 

Tu amiga,

            Angélica Murillo Garza

Comentarios

Viaje a la utopía

Ï Decía Julio Cortázar que de un tiempo para acá los libros son el único lugar donde se puede estar en paz....

diciembre 29, 2020

Nicolás Flamel y la pandemia

Hace unos cuantos días, encontré publicada una entrevista a la doctora Mardia López Alarcón, jefa de la Unidad de Investigación Médica en...

enero 5, 2021




Más de categoría

Fallece el historiador J. Jesús Ávila Ávila

Lic. J. Jesús Ávila Ávila Q.E.P.D. El problema del Covid-19 ha cobrado muchas víctimas y ha cubierto de dolor...

enero 14, 2021

La distopía llama a la puerta

Desde el Renacimiento algunos autores escribieron libros de sueños imposibles, sociedades perfectas, armónicas que sucedían en lugares lejanos o...

enero 12, 2021
los olvidos

Los Olvidos - Parte 20

Llegué al centro de Acapulco como a las nueve y media de la mañana. Las aves se arremolinaban en...

enero 8, 2021

CARTAS A TORA 208 |

Querida Tora En el 52 vive una familia compuesta por el padre, la madre y una hija como de...

enero 8, 2021