No me esperes despierta… 

De pronto, patria, vértigo y angustia, Miedo, distancia, huecos y vacíos, De pronto lágrimas… Todo se disipa al ver brillar el sol de tus volados. Saberte, imaginarte entre mis brazos; Acudir a tu encuentro, acariciarte, oler tus...

17 de junio, 2021

De pronto, patria, vértigo y angustia,

Miedo, distancia, huecos y vacíos,

De pronto lágrimas…

Todo se disipa al ver brillar el sol de tus volados.

Saberte, imaginarte entre mis brazos;

Acudir a tu encuentro, acariciarte, oler tus humedades y tu polvo,

Y tus resequedades,

La injusticia.

De pronto Patria; delirio de tres silabas,

Te vuelves coro abrumador en mi alma

Porque me acompañaste en mi destierro

Cargando tu sabor y mis recuerdos,

Tu música, tus rincones y mis duelos.

has traído conmigo por donde quiera

Mi orgullo de tu piel sobre mis huesos

Tus trompos, tus canicas, tus baleros.

Patria y voz en el eco de mis gritos

Que desafían al mar que nos separa;

Sabes que desde niño te he adorado;

Que te llevo marcada como a fuego

En el cuerpo y el alma.

Cuántas veces arena entre tus dedos,

 He salido de ti con mis hermanos;

Prófugo entre migrantes;

La dolorosa Eucaristía del hambre

Hambre e incertidumbre

Incertidumbre y miedo.

Eres patria, camión por el desierto,

Cargada de pesadillas y de anhelos.

Nunca me fui de ti;

Tus raíces se tejen bajo tierra 

Entre los huesos amados de mis muertos,

Que nutren las manzanas de tus huertos.

Tu nombre en las batallas y en los júbilos

Por los patios vacíos de mi regreso

Y esta vejez que apenas amanece

 Sobre los claroscuros del silencio.

Me imaginaba envuelto con tus besos,

 Mientras corría tu llanto por mis sienes,

 Y yo miraba oscuros los insomnios solo pensando en ti…

Con ansias de abrazar tus litorales y de cruzar el río de tus regresos.

Vuelven a ti mi joven y mi niño

Vuelve a ti mi nostalgia y se derrite

Al calor de volverte a ver de nuevo.

Patria de organilleros y de magos;

 De héroes y de quimeras;

Vuelan mis golondrinas a tus costas;

 A tus senos nevados.

Me imagino volviendo a ti

Por el mismo desierto que he cruzado,

Asido a tus canciones entonadas para que no olvidaras que soy tu hijo; Para que no olvidaras mi esperanza.

Tierra de Guadalupe y de San Judas; 

Tu  imagen no se borra en la distancia

Tu amor no se marchita con los años. 

Te llevo en mi, con orgullo en las heridas/

Que se abrieron al irme y añorarte;

Estas en mis arrugas y en los callos

De estas manos que sueñan con tocarte.

Vértigo de volver

De haberme ido,

Nunca saldrás de mí porque te amo

En tu crisol de lágrimas y abrazos,

Calaveras de azúcar y cohetones

Te recuerdo sonriendo en tus balcones.

En la inmensa distancia de estos años

Han llorado tus nubes a mi lado tu grito pertinaz multiplicado

Caleidoscopio de canciones y relámpagos

Me acercan a tu espera y tu vigilia.

Quería llegar a ti;  no morir lejos.

Volverme polvo sobre del suelo amado de tu norte;

Morir en ti como renace el trigo.

No me esperes despierta patria mía/ permite que te lleve serenata/

Y que vierta en tu suelo todo el llanto que no ha sido llorado.

No me esperes despierta patria mía; deja que te me acerque por la noche,

Y te diga al oído que te amo; y me acueste a tu lado ya sin miedo,

Sabiéndome arropado en tu paisaje.

 

Stahringen Am Bodensee

Baden Wurttemberg, 

Alemania

Verano  2011

     ______________________________________

 

Comentarios


object(WP_Query)#17685 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(66998) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "03-06-2022" ["before"]=> string(10) "01-07-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(66998) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "03-06-2022" ["before"]=> string(10) "01-07-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17687 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17677 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17674 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "03-06-2022" ["before"]=> string(10) "01-07-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-06-03 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-07-01 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (66998) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17691 (24) { ["ID"]=> int(79550) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2022-06-03 09:27:14" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-06-03 14:27:14" ["post_content"]=> string(4469) "Querida Tora: ¿Te he hablado alguna vez de la señora del 43? Creo que no. Es una señora tranquila, que no se mete con nadie. Pero yo no sé por qué, se peleó con  la del 37. Yo creo que fue culpa de la del 37, que es de armas tomar, pero no me consta. El caso es que la del 37 hizo un entripado que no se le pasaba. Y lo que se le ocurrió fue darle a su hijo mayor un sobre con unos polvitos de una substancia que se llama “pica pica” (Ya te imaginarás qué es lo que hace); le dijo que se pusiera en lo alto de la escalera, y que cada vez que viera pasar a la del 43 le echara un poco de ese polvo. Al escuincle, que es la piel del diablo, le faltó tiempo para irse a colocar en el puesto de ataque; y obedeció a su madre en todo lo que le dijo. La pobre señora del 43 tuvo un rato muy malo; pero se le pasó el efecto del polvo, y pudo reanudar su vida. Pero al chamaco del 37 le pareció poca la diversión, y ya andaba pensando a quién le echaba el “pica pica”; y estaba en el patio, caminando distraído, cuando llegó el portero y le estorbó el paso. Y el portero, tan atento como siempre, le dio un coscorrón y le dijo que se fuera a papar moscas a otro lado. En vez de enojarse, el chavo se alegró, porque ya tenía una víctima. Pero le pareció poco echarle el polvo desde lo alto de la escalera “porque se desperdiciaba mucho”. Entonces buscó a su compinche, el del 62, que es igual o peor que él, y le pidió que fuera a distraer al portero. Ni tardo ni perezoso, el del 62 fue a preguntarle al portero una sarta de tonterías, que lo tuvieron entretenido varios minutos. Y el del 37 aprovechó para colarse en su recámara y rociar todos los calzoncillos que encontró con el mentado “pica pica”. Tuvieron que esperar a que el portero se cambiara de ropa para ver el efeto que le hacía, pero la espera tuvo su recompensa cuando lo vieron  retorcerse y rascarse como si un ejército de pulgas lo atacara. La cosa se puso tan mal, que los guaruras tuvieron  que abandonar sus puestos de vigilancia para ir a rascarlo; y emplearon diferentes objetos para ello, pues el ardor no cedía. Entonces, el portero fue a ver a la enfermera. La mujer, al ver lo enrojecido que estaba, le dijo que se pusiera clara de huevo y que se bañara. Pero el portero se ofendió, porque le estaba diciendo sucio; y dijo que de bañarse nada, que le diera alguna píldora para aplacar el picor. La enfermera le dio una aspirina, aunque le dijo que era una “hormona contra la urticaria” de última generación. Con la clara de huevo, el ardor disminuyó un poco; pero al día siguiente le volvió con más ímpetu. Ya desesperado, el portero fue a ver a doña Sura; y le dijo que aunque no creía en sus poderes, le diera algún mejunje para aliviarse. Doña Sura lo estudió detenidamente; y al fin  le dijo que el único remedio para su problema era darse un baño largo con agua lo más caliente posible y que se rascara con un buen estropajo. El portero, indignado, se fue sin pagarle y se encerró en la portería a darse contra las paredes, a ver si el dolor superaba al picor y poder olvidarse de éste. Pero era al contrario, porque al golpear la piel enrojecida el dolor era más intenso. Por fin, y a pesar de todos sus miedos, se bañó. Se acostó inmediatamente y se tapó todo lo que pudo, “no se fuera a resfriar”. Pero soportó el castigo, y hasta se creyó aliviado. Pero cuando se volvió a vestir, la comezón se reanudó. Entonces, con todo el dolor de su corazón (y de su bolsillo) mandó que quemaran toda su ropa, y se compró otra nueva (pura ropa de marca, a ver si esa no lo rozaba). Con  eso ya pudo vivir como lo hacía normalmente. Pero decidió que, a partir de ese día, se iba a bañar por lo menos, por lo menos, cada quince días. El chamaco del 37 y su compinche ya se habían aburrido del “pica pica”, porque a todos les hacía lo mismo, y ya estaban viendo qué inventaban para entretenerse, por lo que lo dejaron en paz. ¿Qué te parece? Te quiere Cocatú" ["post_title"]=> string(17) "CARTAS A TORA 269" ["post_excerpt"]=> string(180) "Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas a Tora, su amada, quien lo espera en una galaxia no muy lejana." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-269" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-06-03 09:27:14" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-06-03 14:27:14" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=79550" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17757 (24) { ["ID"]=> int(80015) ["post_author"]=> string(3) "180" ["post_date"]=> string(19) "2022-06-17 13:06:33" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-06-17 18:06:33" ["post_content"]=> string(8682) "No voy a mentirles: la pandemia que inició en 2020 estuvo llena de momentos dolorosos; sin embargo, también tuvo cosas positivas. Hoy quiero compartirles sobre una de estas últimas. Fue durante los últimos meses de 2020 que cayó a mis manos el libro de cuentos La última oveja del Ángel Exterminador, de Alejandra Junco Lavín (Ciudad de México, 1967), el cual fue publicado en 2017. Desde que lo comencé a leer, no pude dejarlo hasta llegar a la última página.  Me volví, como diría la chaviza, un fan de esta autora. Así que fue un enorme gusto para mí tener una breve charla con Alejandra Junco, acerca de los aspectos más importantes de su libro.  Las historias Lo primero que atrae la atención del lector de La última oveja del Ángel Exterminador es la variedad de personajes, los cuales están bien definidos y tienen una voz propia. Aquí encontramos a una joven que encontró el amor desde temprano, pero también hallamos a madres obsesivas y hombres celosos, entre otros.  «Me da mucho gusto haber logrado darle una voz propia a cada personaje», comentó la autora. «En gran parte, se debe a que me pongo a observar a la gente, cómo habla y cuáles son sus preocupaciones. Me pongo a observar todo lo que me rodea en los lugares a los que voy. Considero que esto es muy importante, porque puedes encontrar una situación que parece insignificante a primera vista, pero a la que puedes crearle una historia interesante», relató Junco Lavín.  Cómo se conformó el libro Algunos de los cuentos contenidos en este libro datan de 2007. Mi querido Tote y Migdalia fueron publicados en La pluma del ganso en 2007 y  2008 respectivamente. Tea for Two… fue publicado en Ciclo Literario en 2007 y Cincuenta tonos de güera en Nierika en 2016.   Es decir, las historias abarcan casi una década de trabajo de la autora. A pesar de este hecho, los textos parecen tener una congruencia que no delata este tiempo.  Al respecto, la escritora comentó: «Al notar los temas de los relatos, me di cuenta de que la mayoría trataba sobre cómo a veces nos atoramos con una cierta situación. Por ejemplo, algún problema con nuestros padres o nuestras parejas, en nuestras relaciones personales. Y cómo esas situaciones a veces no nos dejan avanzar y nos quedamos ahí, estancados. Creo que ese es uno de los temas que hilan a la mayoría de los cuentos».  El sentido del humor en la literatura En Catálogo, uno de los textos que aparece en este libro, encontramos una serie de productos geniales (y no les cuento más para que mejor vayan y lo lean ustedes mismos), en donde se muestra la obsesión que tenemos con la imagen personal y el consumo irrefrenable. Este sentido del humor está presente en gran parte de los cuentos y es algo bienvenido en la literatura actual. ¿Pero qué opina Alejandra Junco sobre esto? «¡Claro! El humor es algo fundamental para abordar temas serios. Lo que hay en mis cuentos es un humor negro, muy mío y de mi familia.  Aunque muchos de los temas de los cuentos son profundos, el humor es una parte central en estas historias». La autora fue más allá en este tema: «El humor es una de las herramientas más útiles en la literatura. Por ejemplo, La conjura de los necios [de John Kennedy Toole] es una obra maravillosa e imprescindible del siglo XX. Y cuando lo lees, notas que ahí el autor trata temas muy fuertes, pero que son más fáciles de digerir a través del humor». Cómo ha cambiado el mundo en estos últimos cinco años La última oveja del Ángel Exterminador se publicó hace cinco años. En este tiempo, ¿qué tanto ha cambiado el mundo a los ojos de su autora?  «Bueno, el libro se publicó muy cerca del terremoto [de septiembre de 2017]. Y ahora con la pandemia…en este tiempo hemos vivido situaciones extremas. Aunque ocurrió algo extraño: todo mundo pensaba que vendrían grandes cambios después de la pandemia. Pero cuando ves a Elon Musk pidiéndole a los trabajadores de Tesla que dejen atrás el teletrabajo y vuelvan a las oficinas, te das cuenta de que no fue así. Hay algunas cosas que no cambian a pesar del tiempo. Por ejemplo, los problemas de la condición humana son atemporales y esos seguirán a pesar de todo lo que ocurra». Por ello, los relatos de Alejandra Junco siguen teniendo la misma relevancia que cuando el libro estaba recién publicado.   Algunos consejos para comenzar como escritor ¿Qué aconseja la autora para todos aquellos que quieran ser escritores? «Una de las mejores cosas que pueden hacer es asistir a un taller literario. Esto les ayudará de muchas maneras. Ahí aprenderán un poco más sobre el oficio de escritor y sobre todo podrán compartir sus textos. Así podrán saber si sus historias resuenan con las demás personas, si las historias que están creando resultan interesantes para otros», recomendó Junco Lavín. «Especialmente es importante compartir nuestros textos, porque a veces podemos escribir algo y ahí se queda, guardado en el cajón. Si no compartimos nuestras historias, puede ocurrir que esa gran idea que tuvimos no alcance su potencial completo», concluyó la autora.  Así que, si buscan algo para leer, La última oveja del Ángel Exterminador es un libro de cuentos ideal. Desde los encuentros que nunca volvieron a darse (como el de Some enchanted evening, you may see a stranger…) pasando por la mencionada sátira sobre nuestras obsesiones consumistas (Catálogo), hasta el grand finale de los dos últimos cuentos (englobados en Probadores: un cuento para caballeros y otro para damas), estas narraciones están llenas de momentos profundos, nostálgicos, llenos de humor y reflexiones. Reflexiones que, si hemos de atender a las palabras de su autora, seguirán siendo pertinentes durante un buen tiempo. Puedes adquirir este gran libro por acá y puedes seguir a Alejandra Junco tanto en Facebook como en Instagram para estar al tanto de sus actividades. " ["post_title"]=> string(95) "Una breve charla con Alejandra Junco Lavín, autora de La última oveja del Ángel Exterminador" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(91) "una-breve-charla-con-alejandra-junco-lavin-autora-de-la-ultima-oveja-del-angel-exterminador" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-06-17 13:06:33" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-06-17 18:06:33" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=80015" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17691 (24) { ["ID"]=> int(79550) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2022-06-03 09:27:14" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-06-03 14:27:14" ["post_content"]=> string(4469) "Querida Tora: ¿Te he hablado alguna vez de la señora del 43? Creo que no. Es una señora tranquila, que no se mete con nadie. Pero yo no sé por qué, se peleó con  la del 37. Yo creo que fue culpa de la del 37, que es de armas tomar, pero no me consta. El caso es que la del 37 hizo un entripado que no se le pasaba. Y lo que se le ocurrió fue darle a su hijo mayor un sobre con unos polvitos de una substancia que se llama “pica pica” (Ya te imaginarás qué es lo que hace); le dijo que se pusiera en lo alto de la escalera, y que cada vez que viera pasar a la del 43 le echara un poco de ese polvo. Al escuincle, que es la piel del diablo, le faltó tiempo para irse a colocar en el puesto de ataque; y obedeció a su madre en todo lo que le dijo. La pobre señora del 43 tuvo un rato muy malo; pero se le pasó el efecto del polvo, y pudo reanudar su vida. Pero al chamaco del 37 le pareció poca la diversión, y ya andaba pensando a quién le echaba el “pica pica”; y estaba en el patio, caminando distraído, cuando llegó el portero y le estorbó el paso. Y el portero, tan atento como siempre, le dio un coscorrón y le dijo que se fuera a papar moscas a otro lado. En vez de enojarse, el chavo se alegró, porque ya tenía una víctima. Pero le pareció poco echarle el polvo desde lo alto de la escalera “porque se desperdiciaba mucho”. Entonces buscó a su compinche, el del 62, que es igual o peor que él, y le pidió que fuera a distraer al portero. Ni tardo ni perezoso, el del 62 fue a preguntarle al portero una sarta de tonterías, que lo tuvieron entretenido varios minutos. Y el del 37 aprovechó para colarse en su recámara y rociar todos los calzoncillos que encontró con el mentado “pica pica”. Tuvieron que esperar a que el portero se cambiara de ropa para ver el efeto que le hacía, pero la espera tuvo su recompensa cuando lo vieron  retorcerse y rascarse como si un ejército de pulgas lo atacara. La cosa se puso tan mal, que los guaruras tuvieron  que abandonar sus puestos de vigilancia para ir a rascarlo; y emplearon diferentes objetos para ello, pues el ardor no cedía. Entonces, el portero fue a ver a la enfermera. La mujer, al ver lo enrojecido que estaba, le dijo que se pusiera clara de huevo y que se bañara. Pero el portero se ofendió, porque le estaba diciendo sucio; y dijo que de bañarse nada, que le diera alguna píldora para aplacar el picor. La enfermera le dio una aspirina, aunque le dijo que era una “hormona contra la urticaria” de última generación. Con la clara de huevo, el ardor disminuyó un poco; pero al día siguiente le volvió con más ímpetu. Ya desesperado, el portero fue a ver a doña Sura; y le dijo que aunque no creía en sus poderes, le diera algún mejunje para aliviarse. Doña Sura lo estudió detenidamente; y al fin  le dijo que el único remedio para su problema era darse un baño largo con agua lo más caliente posible y que se rascara con un buen estropajo. El portero, indignado, se fue sin pagarle y se encerró en la portería a darse contra las paredes, a ver si el dolor superaba al picor y poder olvidarse de éste. Pero era al contrario, porque al golpear la piel enrojecida el dolor era más intenso. Por fin, y a pesar de todos sus miedos, se bañó. Se acostó inmediatamente y se tapó todo lo que pudo, “no se fuera a resfriar”. Pero soportó el castigo, y hasta se creyó aliviado. Pero cuando se volvió a vestir, la comezón se reanudó. Entonces, con todo el dolor de su corazón (y de su bolsillo) mandó que quemaran toda su ropa, y se compró otra nueva (pura ropa de marca, a ver si esa no lo rozaba). Con  eso ya pudo vivir como lo hacía normalmente. Pero decidió que, a partir de ese día, se iba a bañar por lo menos, por lo menos, cada quince días. El chamaco del 37 y su compinche ya se habían aburrido del “pica pica”, porque a todos les hacía lo mismo, y ya estaban viendo qué inventaban para entretenerse, por lo que lo dejaron en paz. ¿Qué te parece? Te quiere Cocatú" ["post_title"]=> string(17) "CARTAS A TORA 269" ["post_excerpt"]=> string(180) "Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas a Tora, su amada, quien lo espera en una galaxia no muy lejana." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-269" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-06-03 09:27:14" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-06-03 14:27:14" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=79550" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(9) ["max_num_pages"]=> float(5) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "f6dbacc19faddefc74462555e261b9be" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

CARTAS A TORA 269

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas...

junio 3, 2022

Una breve charla con Alejandra Junco Lavín, autora de La última oveja del Ángel Exterminador

No voy a mentirles: la pandemia que inició en 2020 estuvo llena de momentos dolorosos; sin embargo, también tuvo cosas positivas. Hoy...

junio 17, 2022




Más de categoría

CARTAS A TORA 272

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días...

junio 27, 2022

Mesa de análisis

Ginés Sánchez nos ofrece un cuento que combina teoría cuántica, teoría política e Historia de México.

junio 22, 2022

Una breve charla con Alejandra Junco Lavín, autora de La última oveja del Ángel Exterminador

No voy a mentirles: la pandemia que inició en 2020 estuvo llena de momentos dolorosos; sin embargo, también tuvo...

junio 17, 2022

CARTAS A TORA 271

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días...

junio 17, 2022