Ni Colón ni Tlali: Cuitláhuac y Temilotzin

Cuitláhuac y Temilotzin son dos personajes que deberían de ser considerados para sustituir el Monumento a Cristóbal Colón en Paseo de la Reforma. A continuación se explica el porqué.

22 de septiembre, 2021 dibujo guerra españoles contra indios

 Se anunció que se debatirá qué monumento(s) sustituirá a Cristóbal Colón en la CDMX. Cabe recordar que la cabeza de la mujer con rasgos indígenas pseudocubistas (más bien de apariencia alienígena) simplemente no agradó a la mayoría. El comité de monumentos y obras artísticas en espacios públicos de la CDMX será el encargado de tomar la decisión definitiva.

 Al que esto escribe le gustaría que se tomen como figuras icónicas aquellas que llenan de gloria el pasado, y por lo tanto presente y futuro de nuestra nación. El caso del revuelo de la figura de Cristóbal Colón, que no será removida sino reubicada a un lugar más “ad hoc” al personaje, como lo es la Explanada de las Américas, se justifica.  En cambio no hay consenso sobre qué estatua lo sustituirá. Se debe tratar de personajes que reflejen lo más glorioso de nuestras raíces.

Asimismo hay dos personajes clave en el período de “La Conquista” (el choque de dos Civilizaciones que no podía, bajo ninguna circunstancia resultar terso sino cómo lo fue): se trata del Tlatoani (Emperador) Cuitláhuac y el Tlacatecatl (comandante de hombres, o general) Temilotzin. El primero es hermano de Moctezuma Xocoyotzin y Tlatoani al momento del arribo de los españoles, es un héroe olvidado, el único Tlatoani, de los tres en ese periodo histórico que resultó triunfante ante el invasor. Y es que desde la llegada a México-Tenochtitlan de Cortés y sus huestes, éste comenzó a dudar seriamente del carácter mágico profético de los extraños seres que habían llegado por las costas de oriente en enormes “casas flotantes”; no se trataba del regreso de Quetzalcóatl como afirmaban los oráculos, sino de simples seres humanos. Esto lo confirmó al constatar sus mundanas alianzas con pueblos indígenas, como los tlaxcaltecas. Por ello fue partidario de combatirlos, a diferencia de las cavilaciones de Moctezuma al respecto.

Los aspectos más relevantes de Cuitláhuac fueron el hecho de pretender la creación de una gran confederación de Pueblos indígenas para combatir al enemigo, que ya adivinaba el cómo común, siendo así el primer líder quizás en tener una vaga pero firme idea, de lo que hoy es México ( tres siglos antes de lo que fue la Independencia). Luego de la matanza del Templo Mayor, él se encargó de acaudillar una resistencia exitosa, de la cual se derivó la famosa “Noche triste” o “Noche victoriosa” para los mexicanos, al tiempo que el pueblo repudiaba a su rey Moctezuma, llegando incluso a asesinarlo a pedradas al presentarlo los europeos a su gente, con el afán fallido de calmar la rebelión. ¿Sería también una suerte de golpe de Estado las decisiones del a la postre coronado Emperador Cuitlahuac? Eso nunca lo sabremos, pero dado lo brutal de la coyuntura histórica no es imposible. 

El hasta en ese momento, señor de Iztapalapa, expulsó a los invasores sin piedad, obteniendo una victoria militar tan contundente que fue elegido sucesor de Moctezuma II, llegando la Ciudad de Tenochtitlan a comenzar a retomar una vida normal, mientras Cuitlahuac comenzaba a organizar sus milicias con la idea siempre en mente de unir política y militarmente a la mayor cantidad de Señoríos indígenas a partir de ese momento. El 30 de junio de 1520, día de la Noche Victoriosa, tendría que ser recordado más y conmemorado, pero no es así. Lugar más que común es el nombre del último Tlatoani, Cuauhtémoc, que en el breve reinado de Cuitláhuac (80 días antes de sucumbir por el arma biológica estratégica y circunstancial, que fue la mortal epidemia por viruela) fungía como el Teotecuhtli (guardián de ídolos y templos) que resultó ser el último Tlatoani y defensor de México Tenochtitlan, pero hay un hecho incontrovertible: por más heroico que haya también sido el guerrero y rey en cuestión, a la postre sucumbió y recibió un sinfín de suplicios y humillaciones. El único Tlatoani triunfador, así haya sido de forma efímera es Cuitlahac, y se le ha borrado de la Historia Oficial. ¿No sería deseable y más que digno, elevar el rango de importancia de Cuitláhuac, el triunfador, a cuando menos el que gozan los (necesariamente derrotados) Moctezuma y Cuauhtémoc?

En cuanto al otro de nuestros héroes casi olvidados, se encuentra el Tlacatecatl Temilotzin, guerrero formado desde niño en  el Calmecac de Tlatelolco. Señor de Tzicatlán y férreo líder militar al servicio de sus dos Tlatoanis y amigos, Cuitláhuac y Cuauhtémoc, figura clave en sus campañas militares de defensa, fue exitoso siempre en las batallas que encabezó y resultó triunfante. También fue poeta, combinaba dos actividades tan disímbolas con maestría, como lo son el arte de la guerra y la poesía; con una alta visión de sí mismo, que se adivina en un fragmento de uno de sus poemas: “(…) Soy enviado de Dios, soy poseedor de las flores, yo soy Temilotzin, he venido a hacer amigos aquí…”. Ya caído el Imperio Mexica, Temilotzin sobrevivió combatiendo hasta el final. Fue capturado por Cortés y como era un hombre tan valioso por ser un guerrero brillante, el invasor consideró llevarlo ante el Emperador Carlos V,  a manera de trofeo, junto con gran cantidad de otros tesoros ya expoliados. Temilotzin era de una estatura moral que nunca habría permitido tal humillación, así que tras seis días de navegación, saltó del barco en el que se le transportaba. Se dice que nadó rumbo al poniente, tragándoselo las aguas del océano. El suicidio fue el único final digno que encontró. Voces románticas lo señalan como el primer poeta que cometió suicidio en lo que hoy es el Continente americano.

Curiosamente es muy poco lo que consta en los registros históricos que dejaron los españoles, tanto de Cuitláhuac como de Temilotzin. Cabe destacar que fueron personajes históricos demasiado incómodos para ellos.

Comentarios
object(WP_Query)#17652 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(70704) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "07-11-2021" ["before"]=> string(10) "05-12-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(70704) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "07-11-2021" ["before"]=> string(10) "05-12-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17651 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17658 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17661 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "07-11-2021" ["before"]=> string(10) "05-12-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-11-07 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-12-05 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (70704) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17648 (24) { ["ID"]=> int(73105) ["post_author"]=> string(2) "59" ["post_date"]=> string(19) "2021-12-02 11:39:37" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-12-02 16:39:37" ["post_content"]=> string(3083) "Las edades de Lulú es una de las novelas más importantes de la literatura española de los últimos cincuenta años. Fue la primera novela publicada por Almudena Grandes y le valió el premio “La Sonrisa Vertical” y una fama instantánea. La novela apareció en librerías en 1989 y de inmediato fue llevada a la pantalla por Bigas Luna. Almudena Grandes es el caso de la escritora que con una primera novela alcanza reconocimiento universal. Las edades de Lulú narra la historia de una chica, su despertar sexual y sus andanzas eróticas. Lulú tiene un hermano que se llama Marcelo, y éste tiene un mejor amigo que se llama Pablo. Pablo y Marcelo son unos diez años mayores que Lulú. Desde que era niña, Lulú ha estado siempre enamorada de Pablo. Pablo iniciará en el sexo a la adolescente Lulú, y a lo largo de los siguientes quince años explorarán juntos el erotismo, se casarán, tendrán una hija (Inés) y vivirán una vida llena de sensualidad y de experimentación que los llevará al borde de la auto destrucción. Pablo es tan adicto a los placeres sensuales que es capaz de inducir a Lulú al incesto. La convence de hacer un trío, ella vendada de los ojos: la tercera persona es el propio hermano de Lulú (Marcelo). Al darse cuenta de lo ocurrido, Lulú se horroriza y rompe con Pablo. Ya sola, Lulú no logrará liberarse del impulso sexual y explorará el submundo de Madrid en busca de placeres tan prohibidos y tan peligrosos que su vida se verá en riesgo. No obstante, el amor de ella y Pablo es indestructible. El amor todo lo perdona, todo lo puede y todo lo redime. Generaciones de españoles crecieron con Las edades de Lulú. Yo también, y eso de algún modo me convirtió, no sé aún si para bien o para mal, en lo que soy desde el punto de vista de la sexualidad. Una novela que marcó toda una época, al mismo tiempo metáfora de la libertad y crítica del franquismo, creo que su lectura es imprescindible. Yo llegué a ella por la película de Bigas Luna, porque a principios de los 1990 yo era fanático del cine español (Almodóvar, Álex de la Iglesia, Carlos Saura, Julio Medem, el propio Bigas Luna, etcétera). No hay que perderse tampoco el film. En él un muy joven Javier Bardem hace una de sus primeras apariciones en la pantalla grande. La mejor forma de rendir homenaje a un escritor es leer sus obras. Hace unos días falleció, víctima del cáncer, Almudena Grandes. Su partida deja un hueco en las letras de España. Hay que leerla. El mejor punto de partida es, sin lugar a dudas, Las edades de Lulú." ["post_title"]=> string(89) "Somos lo que leemos – Las edades de Lulú, la imprescindible novela de Almudena Grandes" ["post_excerpt"]=> string(130) "Título: Las edades de Lulú; Autora: Almudena Grandes (España); Tusquets, 1989; 288 páginas; Mi calificación: 4.5 puntos de 5." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(83) "somos-lo-que-leemos-las-edades-de-lulu-la-imprescindible-novela-de-almudena-grandes" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-12-02 11:39:37" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-12-02 16:39:37" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=73105" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17605 (24) { ["ID"]=> int(73075) ["post_author"]=> string(2) "73" ["post_date"]=> string(19) "2021-12-01 10:59:05" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-12-01 15:59:05" ["post_content"]=> string(4186) "En 1947 Blanche Dubois, la protagonista de Un tranvía llamado deseo dio vida a una de las mejores frases de Tennessee Williams y tal vez, a una de las verdades más lacerantes y profundas de la existencia: “siempre he dependido de la bondad de los extraños”.  Parte central de ese hecho encarna nuestro ser desvalido frente a la naturaleza y el entorno, a esa bondad le llamamos compasión y consiste en la facultad de sentir con el otro, de acompañarlo en su dolor y, en ese sentido, procurar evitarlo o mitigarlo de alguna manera. Creo, que en este siglo, en lo que va de él, con toda la diversidad a la que hemos dado aliento, encontraremos de todo entre las mujeres y los hombres, pero lo más escaso será la compasión. Hace unos días, platicando sobre el género futurista con algunos amigos, honré la memoria cinematográfica de uno de los libros más logrados de la ciencia ficción, Blade Runner de Ridley Scott, basada en la novela ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? de Philip Dick. Ambas, obras magníficas. El hecho es que los autores sitúan los hechos en noviembre de 2021; del mismo modo en que en su época, “1984” de Orwell, despertó mi curiosidad y conforme a lo que podría esperarse me puse a cazar los aciertos y desaciertos de su predicción. Me encuentro con que hoy muchos se han detenido en el hecho de que en nuestro 2021 no hay los coches voladores de Scott y de Dick. Tal vez, ahora ya mucho más viejo, no sean esos detalles los que atraigan mi atención, sino algunos aspectos de fondo.  En 1984 yo tenía 14 años, hoy tengo 50; el mensaje de ambos momentos me llega, pues, en circunstancias muy distintas. Entiendo ahora, por ejemplo, que tanto el libro como la película son un alegato sobre la muerte de la compasión y, en eso sí que acertaron aunque sus ciudades futuristas no se parezcan a las nuestras de la actualidad. Para exterminar a los “replicantes”, sus verdugos se basan en una prueba que mide la capacidad de empatía, esto es, de compasión, los androides no pueden generar emociones, cuando se identifica ello, son retirados. El problema comienza cuando Nexus, la nueva generación de replicantes, viene con memorias humanas incluidas y son capaces de generar emociones, algunos de ellos ni siquiera saben que son robots sofisticados; a cambio de su humanidad se les ha programado para vivir cuatro años. No contaré la trama, desde luego, pero sí debo apuntar que es la compasión del más cruel de los replicantes el que le permite vivir a Rick Deckard, el más afamado de los exterminadores de robots y es su propia compasión la que le permite vivir a Rachael, la replicante que tiene que enfrentarse a la realidad de no ser humana y es gracias a la compasión de Gaff, el colega de la policía que Deckard y Rachael pueden comprometerse en un amor sin esperanzas. Todo en medio de la banalización de la muerte y el dolor en una sociedad donde la compasión está muriendo. Asistimos furibundamente alegres a los linchamientos en las redes sociales. Cualquier traspié, cualquier defecto, cualquier error, aunque no sea cierto, es suficiente para abonar con la ofensa, la denuncia, el señalamiento o sencillamente con el silencio; respondemos con furia enorme cuando se trata de atacar al que ha expresado ideas que no nos gustan, al que quiere vivir diferente o vaya, con humano derecho, al que se ha equivocado. Celebrábamos antes nuestras libertades, ahora celebramos cuando hemos hecho callar a alguien; temas que no se tocan, cosas que no se dicen y, si me apuran y volvemos a Dick, pronto habrá cosas que no se deban pensar.  " ["post_title"]=> string(28) "Blade Runner y la compasión" ["post_excerpt"]=> string(216) "A 53 años de la publicación de “¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?”, la distopía de Philip K. Dick es cada día más real: perdemos nuestra humanidad en una sociedad cada vez menos empática. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(27) "blade-runner-y-la-compasion" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-12-01 11:01:06" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-12-01 16:01:06" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=73075" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17648 (24) { ["ID"]=> int(73105) ["post_author"]=> string(2) "59" ["post_date"]=> string(19) "2021-12-02 11:39:37" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-12-02 16:39:37" ["post_content"]=> string(3083) "Las edades de Lulú es una de las novelas más importantes de la literatura española de los últimos cincuenta años. Fue la primera novela publicada por Almudena Grandes y le valió el premio “La Sonrisa Vertical” y una fama instantánea. La novela apareció en librerías en 1989 y de inmediato fue llevada a la pantalla por Bigas Luna. Almudena Grandes es el caso de la escritora que con una primera novela alcanza reconocimiento universal. Las edades de Lulú narra la historia de una chica, su despertar sexual y sus andanzas eróticas. Lulú tiene un hermano que se llama Marcelo, y éste tiene un mejor amigo que se llama Pablo. Pablo y Marcelo son unos diez años mayores que Lulú. Desde que era niña, Lulú ha estado siempre enamorada de Pablo. Pablo iniciará en el sexo a la adolescente Lulú, y a lo largo de los siguientes quince años explorarán juntos el erotismo, se casarán, tendrán una hija (Inés) y vivirán una vida llena de sensualidad y de experimentación que los llevará al borde de la auto destrucción. Pablo es tan adicto a los placeres sensuales que es capaz de inducir a Lulú al incesto. La convence de hacer un trío, ella vendada de los ojos: la tercera persona es el propio hermano de Lulú (Marcelo). Al darse cuenta de lo ocurrido, Lulú se horroriza y rompe con Pablo. Ya sola, Lulú no logrará liberarse del impulso sexual y explorará el submundo de Madrid en busca de placeres tan prohibidos y tan peligrosos que su vida se verá en riesgo. No obstante, el amor de ella y Pablo es indestructible. El amor todo lo perdona, todo lo puede y todo lo redime. Generaciones de españoles crecieron con Las edades de Lulú. Yo también, y eso de algún modo me convirtió, no sé aún si para bien o para mal, en lo que soy desde el punto de vista de la sexualidad. Una novela que marcó toda una época, al mismo tiempo metáfora de la libertad y crítica del franquismo, creo que su lectura es imprescindible. Yo llegué a ella por la película de Bigas Luna, porque a principios de los 1990 yo era fanático del cine español (Almodóvar, Álex de la Iglesia, Carlos Saura, Julio Medem, el propio Bigas Luna, etcétera). No hay que perderse tampoco el film. En él un muy joven Javier Bardem hace una de sus primeras apariciones en la pantalla grande. La mejor forma de rendir homenaje a un escritor es leer sus obras. Hace unos días falleció, víctima del cáncer, Almudena Grandes. Su partida deja un hueco en las letras de España. Hay que leerla. El mejor punto de partida es, sin lugar a dudas, Las edades de Lulú." ["post_title"]=> string(89) "Somos lo que leemos – Las edades de Lulú, la imprescindible novela de Almudena Grandes" ["post_excerpt"]=> string(130) "Título: Las edades de Lulú; Autora: Almudena Grandes (España); Tusquets, 1989; 288 páginas; Mi calificación: 4.5 puntos de 5." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(83) "somos-lo-que-leemos-las-edades-de-lulu-la-imprescindible-novela-de-almudena-grandes" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-12-02 11:39:37" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-12-02 16:39:37" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=73105" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(11) ["max_num_pages"]=> float(6) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "d6f81d5233201760938cb33677f0439c" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Somos lo que leemos – Las edades de Lulú, la imprescindible novela de Almudena Grandes

Título: Las edades de Lulú; Autora: Almudena Grandes (España); Tusquets, 1989; 288 páginas; Mi calificación: 4.5 puntos de 5.

diciembre 2, 2021
Blade Runner y la compasión

Blade Runner y la compasión

A 53 años de la publicación de “¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?”, la distopía de Philip K. Dick es cada día...

diciembre 1, 2021




Más de categoría

Somos lo que leemos – Las edades de Lulú, la imprescindible novela de Almudena Grandes

Título: Las edades de Lulú; Autora: Almudena Grandes (España); Tusquets, 1989; 288 páginas; Mi calificación: 4.5 puntos de 5.

diciembre 2, 2021
Blade Runner y la compasión

Blade Runner y la compasión

A 53 años de la publicación de “¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?”, la distopía de Philip K. Dick...

diciembre 1, 2021
¿Qué pasó con Baby Annette?

¿Qué pasó con Baby Annette?

Crítica epistolar de la película Annette, dirigida por Léos Carax y estrenada recientemente.

diciembre 1, 2021

La actividad filosófica: defendiendo la verdad en un mundo plagado por la mentira

Ante un mundo donde las mentiras, supersticiones y el pensamiento mágico se presentan de manera atractiva, la filosofía juega...

noviembre 26, 2021