Los Olvidos | Parte 27

Estaba trabajando en mi despacho de Barranca del Muerto, cuando de pronto se me ocurrió llamar a don Benito, el cuidador de la casa Ralph en Acapulco. Le pedí a mi secretaria, Rosario, que pidiera a la...

10 de marzo, 2021 Los Olvidos

Estaba trabajando en mi despacho de Barranca del Muerto, cuando de pronto se me ocurrió llamar a don Benito, el cuidador de la casa Ralph en Acapulco.

Le pedí a mi secretaria, Rosario, que pidiera a la operadora que la comunicara  a Acapulco al 2 24 04 con quien contestara, porque no recordaba yo el apellido de Don Benito. Diez  minutos después,  nos llamó la operadora indicando que la conferencia estaba lista.

Al otro lado de la línea contestó Doña Esperanza, la esposa de Benito.

Hola Doña Esperanza, soy Pecos. ¿Cómo está? 

¡Qué milagro niño! ¿Cómo estás?

Bien, ¿Y ustedes?




Igual hijo, ¿en qué te puedo servir?

Quisiera hablar con Don Benito; ¿anda por ahí?

Sí, hijo, ahorita te lo paso.

Unos instantes después escuché los pasos que se acercaban hasta que Don Benito tomó la bocina y dijo:

Hola Pecos, ¿y ese milagro?

Quería preguntarle Don Benito si de casualidad conoce usted la casa de Los Olvidos; la que se ve desde la terracita de donde están ustedes viendo hacia el mar abierto sobre la izquierda hasta el final, donde termina la caletita de playa Angosta.

¡Claro que sí, Pecos! ¿Qué quieres con esa casa?

Fíjese que no tienen teléfono y quisiera avisarle a don Marcelino de la Rosa el cuidador, que voy este viernes a Acapulco y quisiera ver si va a estar ahí el sábado.

Yo soy amigo de Apolinar y Vicenta, los cuidadores de la casa Bourás que es la única otra casa en el callejón de la Explanada. Apolinar  me presentó a Marcelino hace tiempo, así que nos conocemos.

¿Entonces se lo encargo de favor?

Con mucho gusto, Pecos, a ver si también te das una escapada y vienes a saludarnos un ratito. Si vienes le encargo a Esperanza que te haga una cocada.

Gracias, don Benito, claro que voy, ¡quién se resiste a esa tentación!

¿Le digo entonces que de parte tuya le aviso que querrías verlo el sábado?

Por favor, don Benito.

Entendido, Pecos. Si quieres llámame mañana a mediodía y te digo qué me dijo el cuidador.

Al día siguiente volví a llamar y Benito me confirmó que había ido a Los Olvidos a ver a Don Marcelino y que le dijo que estaría ahí cuando yo fuera el sábado a verlo.

Dos días después, el viernes, emprendí el camino hacia Acapulco de nuevo.

El sábado temprano, llegué a Los Olvidos y según había dicho, don Marcelino abrió la puerta y me saludó con la amabilidad de siempre.

¿Cómo esta joven? Don Benito me vino a ver el miércoles para avisarme que quería usted venir hoy. No es necesario que mande avisar, pero si quiere hacerlo no hay ningún problema, y le agradezco la amabilidad.

¿Cómo han estado ustedes?

Bien, joven, gracias a Dios, aquí como siempre, trabajando y todos bien.

Por cierto que el perfume que me dijo el otro día, lo dejó mi señora sobre el tocador en la recámara principal.

Ah, qué bien, lo cierto es que me da curiosidad. Y no me vaya  a decir que la curiosidad mató al gato ¿eh, don Marcelino?

Don Marcelino dejó aflorar una sonrisa  y nada más respondió que él no había dicho nada de gatos muertos ni nada parecido.

¿Cuándo platicamos, don Marcelino? ¿Se acuerda que quedamos de bajar al redondel donde platicamos la otra vez?

Sí joven, claro que me acuerdo, pero si no es por una cosa es por otra que ando ocupado y no se ha podido. ¿Cuántos días va a andar por acá esta vez?

Hasta el martes o miércoles.

Entonces si quiere, hoy cuando se vaya,  nos ponemos de acuerdo para ir al redondel, como usted le dice.

¿Y cómo le dice usted a ese lugar?

Yo no le puse el nombre joven,  antes había una puerta para poder bajar ahí, y la llave dice “el escondite”. Lo de escondite ha de haber sido un decir, porque ahí nadie se escondería, se ve de todas partes; yo creo que el dueño le puso así porque ahí se alejaba de la casa y como usted ya vio, se puede estar en privado sin que nadie lo moleste.

Eso sí tiene sentido; entonces cuando se pueda bajamos al escondite a platicar.

No se diga más joven, y ahora lo dejo que vaya a su mirador.

Gracias, don Marcelino; ahora todo mundo me dice de mis olvidos, mi Acapulco, mi mirador… Ojalá así fuera.

Ojalá joven…

Subí a la habitación principal y me asomé a “mi mirador”

En la escollera había pescadores de ostras acompañados por las inevitables parvadas de gaviotas que aprovechaban la ocasión para darse un banquete con los sobrantes que ellos dejaban a su alcance.

Unos  instantes después, regresé a la habitación y me senté donde siempre. Frente a mí, sobre el tocador, había un pequeño frasco octagonal; al frente tenía grabado en relieve la marca Robe  Noire bajo la cual había otra inscripción que decía Guerlain. El tapón del pequeño frasco  era de cristal opaco (esmerilado) muy fino, además de hermético. Eso explicaba que después de treinta años todavía conservara poco más de la mitad de su contenido.

El perfume era de color oro más bien claro; el cuello del tapón estaba adornado con un fino cordón trenzado, color cobre oscuro, rematado por un sello de lacre verde esmeralda con las iniciales R.N.

Lo tomé con mucho cuidado pero no intenté destaparlo ni acercarlo a mi nariz. Solamente lo sostuve entre mis manos que dejé apoyadas a la altura de mis rodillas. Antes de aflojar un poco la tapa, volví a dejar el frasquito sobre el tocador y cerré la  puerta que daba hacia el mirador, para que al abrirlo no  se escapara el aroma llevado por el viento que entraba libremente a la habitación.

Una vez de regreso en mi sitio, tomé el perfume de nuevo e intenté girar muy suavemente la tapa, con la intención de abrir una mínima rendija, lo indispensable para poder apreciarlo. Pude  sentir cómo sin mayor esfuerzo, el hermetismo cedía, liberando un aroma delicadísimo que de inmediato revivió en mis sentidos el que había yo percibido muy apenas en el diario de Matilda que había yo leído al principio de mis visitas a Los Olvidos.

Bien  había dicho Don Marcelino y con razón, ¡cuidado con los aromas! El olor inconfundible me transportó al día que leí la primera entrada de aquél diario; el día que el pequeño retrato con Matilda y su primo Ryan se deslizó de entre sus páginas; el día que sin casi darme cuenta,  tuve celos de ella.

Me puse de pie; salí de la habitación. Bajé al corredor del segundo piso y me recliné sobre la barandilla que daba hacia el jardín,  las palmeras se mecían al ritmo de una suave brisa,  pude ver claramente el estrecho sendero de baldosas que atravesaba el palmar en dirección a la “proa”  y  se perdía dando vuelta hacia la escalinata que conducía al escondite; por el otro lado, en dirección a la “popa” de la casa, seguía en línea recta hasta adentrarse en el corredor de la planta baja hacia  la entrada principal. Se me había impregnado su perfume; acerqué las palmas de mis manos a mi cara para inhalarlo; la fascinación hizo que mi corazón latiera  más deprisa al ligarlo con el aroma que percibí en el diario de M.C la primera vez que lo leí.

Asocie su fragancia con la imagen de Matilda Claymon junto a sus padres en la fotografía bajo el cristal del mostrador en la recepción del Victoria en Taxco, en la que llevaba un vestido distinto al del retrato que se deslizó de entre las páginas de su diario cuando la vi por primera vez. Estaba seguro de haber visto ese mismo vestido en otro sitio sin poder precisar dónde.  De pronto recordé a la joven que caminaba por el palmar en Los Olvidos la vez que  don Marcelino me distrajo y al volver la vista al jardín, no había nadie ya.

Mi corazón inexplicablemente, comenzó a latir más rápido; sentí la necesidad de bajar al jardín sin saber por qué. Bajé tan calmadamente como pude. Recorrí el palmar con la vista sin saber claramente lo que quería yo ver, pretendiendo en vano ignorar la voz interior que parecía reclamarme:

¿Cómo no vas a saber lo que quieres ver; a quién  quieres ver?

Chocaban dentro de mí el temor y la ilusión; el entusiasmo y la incertidumbre. ¿Qué hacer? ¿Hacia dónde caminar? No quería encontrar a Marcelino ni a su esposa ni a sus hijas…

Yo mismo me preguntaba: ¿a quién crees que estás buscando?

Y otra voz me apremiaba: ¡búscala! ¡Sabes de sobra que si quieres la puedes encontrar!

Por un instante pude recuperar algo de calma y cerciorarme de que no estaba en el jardín ni en el corredor más allá hacia la entrada de la casa. Entonces, siguiendo un impulso, caminé hacia la izquierda en  dirección al mar, para dar la vuelta hacia el estrecho camino  que descendía  al escondite…

¡De pronto, a poca distancia, algunas decenas de metros si acaso, pude ver a la joven con el mismo vestido que llevaba la primera vez que la vi en el palmar. Estaba sentada sobre una roca  mirando el mar; su cabello suelto se mecía suavemente, igual que las palmeras en su jardín.

No parecía haber advertido mi presencia. 

Permanecí estático contemplándola, esperando que, a esa distancia, no pudiera escuchar  los latidos de mi corazón  que me habrían delatado.

¿Qué podría yo decirle si me acercaba? ¿Cómo podría yo explicarle mi presencia si ella tomaba la iniciativa y me preguntaba qué estaba yo haciendo en su casa?

No podía dar ni un paso hacia ella, ni dar marcha atrás.

Quería que me tragara la tierra; quería correr hacia ella y…

¿Y luego qué?

¿Decirle qué?

De pronto dejó de mirar hacia el mar y volvió la vista hacia donde estaba yo.

Sentí su mirada; vi su sonrisa…

Se puso de pie y continuó sonriéndome mientras sostenía su mirada sobre mí.

¡Se dispuso a caminar a donde estaba yo petrificado!

Debería haberme acercado a ofrecerle ayuda para bajar de la roca, ¡pero no pude!

¡No  me atreví!

No podía creer mi buena suerte ni mi estupidez.

¿Quedarme parado como estaca?

¡Cómo era posible!

¡Sólo hubiera faltado que saliera yo corriendo!

Sin mayor esfuerzo descendió de la roca y comenzó  a andar en dirección mía. 

¿Qué podría yo decirle que no sonara totalmente idiota?

Se detuvo un instante y volvió a mirar  al mar; estaba yo grabándome su imagen hasta el último detalle: su esbeltez; su señorío; su natural frescura, su simpatía y su espontaneidad.

Era increíblemente joven; no tendría más de 18 o 19 años cuando mucho. Cualquier descripción que yo pudiera hacer se quedaría lejísimos de lo que estaba viendo. Sentía mi alma absolutamente limpia por el solo hecho de estarla mirando así, de poder sentir lo que estaba sintiendo por ella.

No había en mí,  lugar para nada que no fuera auténtico, noble, limpio y totalmente sincero. En este solo instante estaba transcurriendo una eternidad y un suspiro; una vida entera en unos cuantos segundos.

Volvió sus increíbles ojos azules de nuevo hacia mí; sonreía sosteniéndome la mirada expresándome su simpatía sin decir una sola palabra. En ese momento recordé cuando la vi desde la cubierta del primer piso algún tiempo antes, caminando por el palmar; en aquella ocasión había yo sentido un impulso incontenible por bajar al jardín, alcanzarla, y  besarla; deseos  de sujetarla por la cintura y estrecharla muy suavemente contra mi pecho; había deseado mirarla con mis ojos cerrados y escuchar el suave oleaje de su respiración.

Ahora por fin la tenía frente a mí; me sabía reflejado en sus increíbles ojos azules sosteniéndome la mirada con una inexplicable intimidad; leyéndonos el alma a través de  los ojos. Comencé a caminar hacia ella que permanecía de pie con su silueta perfilada contra el horizonte; me sonrió nuevamente y de pronto se desvaneció frente a mí como un espejismo. 

Solamente oía yo el mar contra los acantilados; estaba yo sentado frente al tocador; la puerta hacia el mirador permanecía cerrada, pero la puerta de acceso a la habitación que yo había cerrado tras de mí al entrar, estaba abierta. No era posible que todo esto  hubiera sido solamente un sueño.

No me sentía como si hubiera acabado de despertarme.

Porque además la miré con absoluta claridad;  escuché los pasos de sus pies descalzos  sobre la tierra húmeda entre las peñas; vi su vestido ceñirse a su cuerpo movido por el viento. Vi su sonrisa y el brillo cercanísimo de sus ojos; escuché su respiración; miré su cabello rubio volar libremente resaltando la belleza de sus facciones que aprecié hasta grabármelas; vi la fresca humedad de sus labios y la perfecta blancura de su sonrisa; ¡todo fue absolutamente real!, tan real como el roce de sus manos con las mías.  Tan real como  la primera vez que la vi caminando por  el palmar, cuando ella no me vio a mí.

¿Qué había sucedido?

¿Fue real, o fue una ensoñación?

¿Podría ser tal la fuerza de un perfume para que su aroma surtiera semejante efecto?

Me sorprendía no tener una sensación de vacío ni de frustración; haber estado tan cerca; tan verdaderamente a punto de por fin sentirla, sujetarla, oírla, permanecer; sin embargo, su presencia permanecía.  Una sensación de  total intensidad me dominaba por  completo; no me sentía frustrado ni triste sino increíblemente sereno y además feliz, verdaderamente encantado, hecho un niño al que se le acaba de permitir ingresar al mundo de fantasías que resultan ser verdad y verdad al alcance de su mano.

Comencé a permitirme disfrutar la inexplicable felicidad de que ella me hubiera mirado a los ojos directamente con una manifiesta complicidad; con alegría de verme frente a ella; ella divertida con mi indecisión, comprendiendo mi sorpresa y mi dificultad para asimilar el impacto de algo a la vez tan deseado y tan sorpresivo;  algo que estaba llamado a suceder desde que crucé la puerta de Los Olvidos por primera vez.

Habíamos recorrido un larguísimo camino hasta este fugaz encuentro, pero al fin, el encuentro había ocurrido. Había  iniciado ese camino  a partir de mi fascinación infantil  por aquella casa tendida sobre la península cobijada por un vasto palmar que se veía desde la terraza de la casa Ralph por la que yo siempre había  sentido tanto cariño.

Un recorrido que tenía que pasar a través de la entrada de Los Olvidos cuyo portón se me abrió cuando tenía que habérseme abierto, como lo había dicho don Marcelino en su lenguaje críptico de acertijos y sonrisas. Ese camino pasaba por aquel corredor desde el que vi a aquella joven por primera vez.

La ruta que debía seguir, me fue revelada por doña Rosita Salas, cuando me regaló el significado de  las iniciales M.C, dándole vida a la imagen de la muy joven Matilda Claymon dentro de mí. Desde entonces, los acontecimientos habían tomado el curso que estaban llamados a tomar. 

No fue casualidad que el retrato de Matilda Claymon se deslizara de entre las páginas de su diario dejándome ver su  imagen tomada por don Carlos Barnard en la terraza de El Mirador, cuando sentí celos sin entender por qué podía importarme tanto como me importaba.

A lo largo de mi viaje hasta el rincón donde me había encontrado con Matilda, había ido encontrando guías inesperados como Antonio Castillo, amigo de Emmanuell Claymon y amigo mío,  que me aconsejó no dejarme frenar por la creencia errónea de que el pasado, el presente y el futuro son dimensiones separadas entre sí.

No olvidaba yo al señor que vendía  nieves que, cuando supo lo lejos que iba yo a ir en mi bicicleta, insistió en que se trataba de ir a ver a una novia que yo negué tener pero que, sin embargo,  no impidió que al despedirnos me deseara suerte con la novia de todas maneras, sonriéndome con la  picardía de alguien que supiera leer secretos.

Un guía involuntario en ese recorrido había sido mi abuelo, cuya propia jornada se había entrecruzado con la de Emmanuell Claymon varias veces a través de dos océanos y varias islas; desde Sussex y Notingham hasta las minas de Zimapán para culminar en Los Olvidos.

En Los Olvidos ocurrían demasiadas cosas encaminadas en el mismo sentido como para ser resultado de una sucesión de casualidades desconectadas entre sí.

La baldosa con la fecha de mi nacimiento no era ninguna casualidad, como mi encuentro con Matilda Claymon no había sido un sueño ni un espejismo.

Desde tiempo atrás acariciaba yo la idea de que, en la misma forma que yo pensaba en ella e iba descubriendo señales y vestigios que me llevaban a encontrarla, ella también tendría que haber llegado a ese punto de nuestro encuentro, habiendo seguido señales mías.

¿Pero qué señales podría yo haberle dejado sin darme cuenta?

El caso es que tras nuestro encuentro, supe a ciencia cierta que no le era yo indiferente; supe que las cartas, las postales, los diarios, los álbumes y el perfume, eran parte fundamental de las señales dejadas por ella  para que yo pudiera seguirla.

Estaba seguro de que esto era solamente el principio, porque nada de lo ocurrido tendría sentido para desvanecerse en un encuentro efímero. Sabía que no estaba yo solo en esta búsqueda; sabía que ambos estábamos juntos desde mucho tiempo atrás; desde que comenzó la sed, la premonición, mi nostalgia aparentemente sin motivo, mis ensoñaciones desde las noches en mi internado.

El hechizo había comenzado en la terracita de la entrañable casa Ralph con la que me ligaban tantos recuerdos desde mi infancia; ahora, viendo hacia atrás,  me quedaba claro que Los Olvidos me había atraído desde muy pequeño, aumentando su influjo sobre las ilusiones de mi adolescencia, hasta que por fin llamé a su portón cuando tenía que haber llamado, como me dijo Don Marcelino.

Estaba yo seguro que descifraríamos la forma de volver a encontrarnos, pero ella no volvería a desaparecer y no volveríamos a separarnos. Lo que acababa de sucederme, era algo que solamente podía yo compartirle a Doña Rosita Salas,  y a nadie más. A Doña Rosita no tendría yo que decirle demasiadas cosas; no me sorprendería que ella supiera por adelantado lo que yo quería correr a decirle. Ella no solamente sabría mis sentimientos, sino que los comprendería y además me ayudaría a comprenderlos yo mismo. Don Antonio Castillo me había compartido que ni el pasado ni el presente son dimensiones ajenas entre sí; que pretender separarlos era un error. Doña Rosita sin duda,  podría ayudarme a saber cómo trasponer ese umbral.

Súbitamente vino a mi memoria el maravilloso libro de Antoine de Saint Exuperie, donde el zorro le enseña al principito que lo esencial es invisible para los ojos, que solo puede verse claramente con los ojos del corazón. Al ponerme de pie para salir de la habitación, me di cuenta que tenía arena en mis huaraches, y al ir bajando hacia la terraza de los arcos, había rastros de arena en los escalones.

Al darme cuenta de eso,  sentí que se me escapaba una sonrisa al saber que muy pronto volveríamos a vernos…

Comentarios
object(WP_Query)#17702 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(62441) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "13-04-2021" ["before"]=> string(10) "11-05-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(62441) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "13-04-2021" ["before"]=> string(10) "11-05-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(false) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18183 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17710 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18147 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "13-04-2021" ["before"]=> string(10) "11-05-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-04-13 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-05-11 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (62441) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18054 (24) { ["ID"]=> int(64774) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2021-04-30 12:44:01" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-04-30 17:44:01" ["post_content"]=> string(4594) "Querida Tora: Fíjate que se iban a venir a vivir a la vecindad unos recién casados. Alquilaron la vivienda, y la fueron amueblando y decorando despacito, con mucho amor (según dijeron, y yo no tengo por qué dudarlo). Todos los vecinos los esperábamos ya para darles una gran bienvenida el día de la boda. ¿Pero qué crees? Que llegó ella sola, vestida de novia, con cara de pocos (o ningunos, amigos); se encerró en la vivienda y se echó a llorar. ¿Y sabes por qué? Porque unos minutos antes de entrar a la iglesia se presentó una señora con tres niños y le dijo que estaba casada con el “novio” (así, entre comillas, para que se note más la mentira) y que esos eran sus hijos. El “novio” se enfureció, le pegó a la señora, corrió a los niños, y les dijo que no se metieran en su vida, que no tenían derecho a ello; que él los seguiría manteniendo, y eso era lo único que debía importarles. La mayoría de los invitados estaban indignados, pero hubo algunos que hasta le aplaudieron. Pero la novia no aguantó, así que le metió el ramo en la boca al fulanito ese, y lo tiró por las escaleras. Y se vino a la vecindad, dispuesta a emprender una vida nueva, aunque fuera sola. Pero como había renunciado a su trabajo antes de casarse, no tenía ni para comer. Los vecinos le ayudaron; ella aceptó por necesidad, pero pronto les dijo que ya no necesitaba su ayuda. ¿Y sabes lo que hizo? Puso en su vivienda una exposición de todo lo relacionado con su boda, y abrió una exhibición. El vestido de novia estaba en el centro, en el lugar de honor, iluminado por un reflector dorado, lo que le daba un aspecto casi irreal. En una mesita, lo que quedó del ramo luego de que se lo sacaron al “novio” de la boca, que todavía se veían las marcas de los dientes, y que fue uno de los objetos más apreciados. En otra mesita, los boletos de avión para la luna de miel. Y como casi ninguno de los vecinos había visto nunca un boleto de avión, causaron verdadera sensación porque, como dijo la del 32, “parece mentira que esos papelitos puedan mandarte a volar”. En lo que nadie se fijó es que eran para un vuelo “México-Toluca-México”, un vuelo que no existe (yo creo que el “novio” los hizo en persona para impresionar a la muchacha, pero se le pasó la mano). Al lado estaban las arras que, como ninguno de los dos tenía posibilidades, eran moneditas de 50 centavos; los anillos, apenas una bandita de metal blanco (yo creo que eran de plástico, pero no quise sacarlos de su error, porque ¡pobre muchacha!). Había una muestra de los manjares que iban a servir en el banquete; que no duraron mucho, porque los curiosos se los comieron en un descuido de la chica. Estaba también el vestido que le hicieron a su sobrinita para que le llevara la cola, que hizo llorar a la del 37, que es tan bronca, porque le recordaba cuando ella le llevó la cola a su mamá el día que se casó. El tocado era de flores verdaderas, y se marchitó en un par de días; pero allí permaneció, como “símbolo del amor asesinado por un desaprensivo”, en palabras de la novia ofendida. A la salida había una alcancía de cochinito (que fue el primer regalo que le hizo el “novio”), para que los visitantes depositaran su cooperación, con lo que la chica pensaba vivir hasta encontrar un trabajo. Así logró mantenerse unos días. Pero no contaba con el portero, que en cuanto se enteró de que ahí se manejaba dinero fue a pedir su parte, con el pretexto tan usado de que estaba lucrando con los bienes comunes de los vecinos, y que debía pagar un impuesto por ello. La chica se negó, y los vecinos la apoyaron. El conflicto escaló rápidamente, y el portero amenazó con mandar a sus guaruras a destruir la exposición y castigar a la ofensora, aunque sin especificar qué tipo de castigo le iba a aplicar (pero yo ya me lo imagino, porque la muchacha está guapita). Pero ella no se amilanó, y esa misma noche recogió sus cosas y, ayudada por varios vecinos, las metió a un taxi y se fue en busca de un lugar que le ofreciera mejores condiciones de vida. Qué triste, ¿verdad?, que no puedas vivir en un lugar que te gusta, nada más porque alguien dice que tienes que pagar impuestos. Pero así es la vida, mi amor; y no podemos hacer otra cosa. Te quiere, Cocatú" ["post_title"]=> string(19) "CARTAS A TORA, 222," ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-222" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-05-03 11:23:40" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-05-03 16:23:40" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=64774" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#18006 (24) { ["ID"]=> int(64698) ["post_author"]=> string(2) "39" ["post_date"]=> string(19) "2021-04-29 14:32:27" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-04-29 19:32:27" ["post_content"]=> string(10240) "A 100 días del MPC Óscar Tamez Rodríguez Presidente de la Sociedad Nuevoleonesa de Historia, Geografía y Estadística Junta Directiva 2021-2022, llevando a cabo su primera Sesión Ordinaria el 30 de enero, Óscar Tamez señaló " logrado concretar los objetivos de fortalecer la función académica, divulgación, estudio e investigación que tiene la SNHGE en Nuevo León en sus disciplinas promoviendo los trabajos e investigación entre los Socios de Número e investigadores interesados en la temática, conforme a las fortalezas profesionales y académicas y a partir del rescate de los momentos históricos que han marcado nuestra sociedad".  Logros de las Comisiones  Comisiones Académicas: Historia, Geografía, Estadística, Genealogía, Historia de la Educación, Interdisciplinariedad de la Historia, Historia de Economía y Productividad, Formación y Capacitación, Historia de las Mujeres y Estudios de Género, Didáctica de la Historia y Geografía, Comunicación y Divulgación, Medalla al Mérito Histórico, La Argumentación de la Historia, Admisión de Socios, Historia Oral, Microhistoria y crónica, Editorial, Estudios Regionales y Locales, Historia de la Cultura, Historia de la Radio. Comisiones Administrativas: Asistencia y Control, Relaciones Públicas, Honor y Justicia, Relaciones Internacionales, Vinculación Agrupaciones y Archivos, Archivo y Biblioteca, Apoderado Legal, Legislación y Documentos Básicos, Historia Gráfica, Digital y Redes, Logística y Protocolo. Expansión y Vinculación Estratégica: Consejo de Expresidentes, Corresponsalías. Comisión Medalla de Acero al Mérito Histórico "Capitán Alonso de León".- Presidente Mtro. Héctor Jaime Treviño Villarreal, Galardonados a recibir de la Medalla de Acero al Mérito Histórico Capitán Alonso de León a Mtra. Elda Feliz González, Lic. Alberto Casillas Hernández y Josefina Vázquez Vera en los ámbitos: Local, Nacional e Internacional.   Comisión de Admisión de Socios.- Presidente Lic. Francisco Valdez Tamez Ingreso del Lic. Hernán Gpe. Ledezma Almaguer, Lic. Pablo A. García González y Lic. Kassandra Donají Sifuentes Zúñiga. *Comisión de Estudios Interdisciplinarios de la Historia.- Es una innovación en esta Directiva, presidida por Dra. Ludivina Cantú Ortiz, Coloquio: Historia y Literatura en tres contextos: Conquista, Reforma y Revolución, Reconocimiento a las Mujeres que han hecho historia a nivel estatal, nacional e internacional. *Comisión de Historia Oral, Microhistoria y Crónica.- Es una innovación, Presidente Dr. Juan Antonio Vázquez Juárez, rescate de la información fotográfica de las actividades de los miembros de la SNHGE por Juan R. Garza Guajardo, Rescate de la Historia Oral de Historia de Vida de los Herrerenses por Óscar A. Rodríguez Castillo e Impulso de la Historia Oral por el Presidente de dicha Comisión. Convenios y Presentación de libros- Realizados con el Centro de Historia Oral de Nuevo León, Participación con la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística, Presentaciones de libros "Las relaciones Individuales de Trabajo" del Lic. Héctor S. Maldonado Pérez, "Don Emigdio Manuel García Flores" del Ing. Clemente Rendón de la Garza, 3 Museos con la participación del Dr. Romeo Flores Caballero, Participación en Canal 28 Nuevo León, Hacienda San Pedro "Celso Garza Guajardo" de la UANL. *Comisión de Comunicación.- Es una innovación, Presidenta Dra. Angélica Murillo Garza, coordinación con historiadores(as) participantes para participar por medio de grabación de videos sobre "Nuevo León en la Historia" en el marco del Día del Patrimonio de Nuevo León, producción de videos, Coordinación de contenidos y participación de videos de historiadores para televisión, Responsable de Actualización de la Revista Academia Semper, Elaboración y Actualización del Directorio de Socios de Número, Conferencia "El Censo de Población 1940 como instrumento de las políticas públicas" en el Congreso "Diseño y Construcción del Estado Social Mexicano de 1940-1964" de la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística. *Comisión Editorial.- Presidente Dr. Mario Treviño Villarreal, las Revistas Academia Semper y Roel Revista Academia Semper,  periodicidad bimestral con una publicación de más de 40 artículos, Revista ROEL periodicidad semestral ISBN: 978-607-98695-6-4 *Comisión de Historia de Economía y Productividad.- Presidente Lic. Alberto Casillas, Presentación del libro Historia y Patrimonio Industrial de la Fama, N.L. *Comisión de Genealogía.- Presidente Lic. Benicio Samuel Sánchez García, realización del Taller de Genealogía "Mis primeras 4 Generaciones". *Comisión de Historia Gráfica y Redes Sociales.- Presidente Arq. Félix Torres, redirección de la página de la SNHGE, en las estadísticas reflejan que aumentó significativamente los parámetros de participación social. *Comisión Historia de la Educación.- Presidente Mtro. Arturo Delgado Moya, coordinación del "Origen y la Evolución de Escuelas Normales". *Corresponsalías.- Toma de Protesta de los Presidentes de las Corresponsalías de: Allende, Jorge H. Salazar; Linares, Armando Leal Ríos, Sabinas, Mireya Chapa Chapa, Santa Catarina, Jorge Santiago Alanís Tamez Corresponsalía Noreste, Lucio A. Tijerina de la Garza,  Montemorelos, José de Jesús Martínez Perales,  García, Antonio Flores Treviño y Santiago, Benjamín Valdez Fernández. *Actualización académica.- Curso "Redacción y citación en publicaciones académicas" basado en el libro Fundamentos para Escritores Principiantes autor Óscar Tamez Rodríguez, Curso sobre "Importancia de los Registros INDAUTOR", Conferencia "Haciendo realidad el derecho a la igualdad de las mujeres" por Dra. Myrna E. García Barrera, "Historia Presente: El Gobierno de Jorge Treviño" a cargo del Mtro. Héctor Jaime Treviño Villarreal, "La importancia en la democracia y diferencias entre libertad de pensamiento y expresión" por Óscar Tamez Rodríguez, Homenaje a Jesús Ávila, 200 Aniversario del uso de los colores en la Bandera Nacional, Participación en la  XXI Edición Trofeo Regio. Comisión de Archivo y Biblioteca.- Presidente Lic. Alberto Casillas, se incrementó el acervo bibliográfico: libro Reflexiones sobre la Revolución Mexicana 110-100 editada por la Gran Logia Centenaria del Estado de Nuevo León con 22 artículos con la participación de varios consocios: Arturo Berrueto González; María de los Ángeles Valdez Tamez, María Luisa Santos Escobedo, José de Jesús Martínez Perales, Mario Treviño Villarreal, Angélica Murillo Garza, Héctor Jaime Treviño Villarreal y Benicio Samuel Sánchez García.  Libro Carvajal su ruta al Congreso del autor Óscar Tamez Rodríguez, impreso por el Centro de Historia Oral de Nuevo León, de la Serie: La Pájara Pinta No. 7. Felicidades al Presidente de la SNHGE, Óscar Tamez Rodríguez e integrantes de la Junta Directiva, socios(as) por los logros obtenidos! Contacto: @Dra_AngelicaMG [email protected] www.facebook.com/angelica.murillo.5496" ["post_title"]=> string(77) "Los primeros 100 días de MPC Óscar Tamez Rodríguez, presidente de la SNHGE" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(73) "los-primeros-100-dias-de-mpc-oscar-tamez-rodriguez-presidente-de-la-snhge" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-04-30 11:12:39" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-04-30 16:12:39" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=64698" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18054 (24) { ["ID"]=> int(64774) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2021-04-30 12:44:01" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-04-30 17:44:01" ["post_content"]=> string(4594) "Querida Tora: Fíjate que se iban a venir a vivir a la vecindad unos recién casados. Alquilaron la vivienda, y la fueron amueblando y decorando despacito, con mucho amor (según dijeron, y yo no tengo por qué dudarlo). Todos los vecinos los esperábamos ya para darles una gran bienvenida el día de la boda. ¿Pero qué crees? Que llegó ella sola, vestida de novia, con cara de pocos (o ningunos, amigos); se encerró en la vivienda y se echó a llorar. ¿Y sabes por qué? Porque unos minutos antes de entrar a la iglesia se presentó una señora con tres niños y le dijo que estaba casada con el “novio” (así, entre comillas, para que se note más la mentira) y que esos eran sus hijos. El “novio” se enfureció, le pegó a la señora, corrió a los niños, y les dijo que no se metieran en su vida, que no tenían derecho a ello; que él los seguiría manteniendo, y eso era lo único que debía importarles. La mayoría de los invitados estaban indignados, pero hubo algunos que hasta le aplaudieron. Pero la novia no aguantó, así que le metió el ramo en la boca al fulanito ese, y lo tiró por las escaleras. Y se vino a la vecindad, dispuesta a emprender una vida nueva, aunque fuera sola. Pero como había renunciado a su trabajo antes de casarse, no tenía ni para comer. Los vecinos le ayudaron; ella aceptó por necesidad, pero pronto les dijo que ya no necesitaba su ayuda. ¿Y sabes lo que hizo? Puso en su vivienda una exposición de todo lo relacionado con su boda, y abrió una exhibición. El vestido de novia estaba en el centro, en el lugar de honor, iluminado por un reflector dorado, lo que le daba un aspecto casi irreal. En una mesita, lo que quedó del ramo luego de que se lo sacaron al “novio” de la boca, que todavía se veían las marcas de los dientes, y que fue uno de los objetos más apreciados. En otra mesita, los boletos de avión para la luna de miel. Y como casi ninguno de los vecinos había visto nunca un boleto de avión, causaron verdadera sensación porque, como dijo la del 32, “parece mentira que esos papelitos puedan mandarte a volar”. En lo que nadie se fijó es que eran para un vuelo “México-Toluca-México”, un vuelo que no existe (yo creo que el “novio” los hizo en persona para impresionar a la muchacha, pero se le pasó la mano). Al lado estaban las arras que, como ninguno de los dos tenía posibilidades, eran moneditas de 50 centavos; los anillos, apenas una bandita de metal blanco (yo creo que eran de plástico, pero no quise sacarlos de su error, porque ¡pobre muchacha!). Había una muestra de los manjares que iban a servir en el banquete; que no duraron mucho, porque los curiosos se los comieron en un descuido de la chica. Estaba también el vestido que le hicieron a su sobrinita para que le llevara la cola, que hizo llorar a la del 37, que es tan bronca, porque le recordaba cuando ella le llevó la cola a su mamá el día que se casó. El tocado era de flores verdaderas, y se marchitó en un par de días; pero allí permaneció, como “símbolo del amor asesinado por un desaprensivo”, en palabras de la novia ofendida. A la salida había una alcancía de cochinito (que fue el primer regalo que le hizo el “novio”), para que los visitantes depositaran su cooperación, con lo que la chica pensaba vivir hasta encontrar un trabajo. Así logró mantenerse unos días. Pero no contaba con el portero, que en cuanto se enteró de que ahí se manejaba dinero fue a pedir su parte, con el pretexto tan usado de que estaba lucrando con los bienes comunes de los vecinos, y que debía pagar un impuesto por ello. La chica se negó, y los vecinos la apoyaron. El conflicto escaló rápidamente, y el portero amenazó con mandar a sus guaruras a destruir la exposición y castigar a la ofensora, aunque sin especificar qué tipo de castigo le iba a aplicar (pero yo ya me lo imagino, porque la muchacha está guapita). Pero ella no se amilanó, y esa misma noche recogió sus cosas y, ayudada por varios vecinos, las metió a un taxi y se fue en busca de un lugar que le ofreciera mejores condiciones de vida. Qué triste, ¿verdad?, que no puedas vivir en un lugar que te gusta, nada más porque alguien dice que tienes que pagar impuestos. Pero así es la vida, mi amor; y no podemos hacer otra cosa. Te quiere, Cocatú" ["post_title"]=> string(19) "CARTAS A TORA, 222," ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-222" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-05-03 11:23:40" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-05-03 16:23:40" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=64774" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(21) ["max_num_pages"]=> float(11) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "32be6d8da6b32fd0376616ab746cb03c" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
tora cartas

CARTAS A TORA, 222,

Querida Tora: Fíjate que se iban a venir a vivir a la vecindad unos recién casados. Alquilaron la vivienda, y la fueron...

abril 30, 2021

Los primeros 100 días de MPC Óscar Tamez Rodríguez, presidente de la SNHGE

A 100 días del MPC Óscar Tamez Rodríguez Presidente de la Sociedad Nuevoleonesa de Historia, Geografía y Estadística Junta Directiva 2021-2022, llevando...

abril 29, 2021




Más de categoría

La palabra es un juguete

Tras bambalinas, como se dice en el mundo del teatro, es el lugar donde se cocinan las obras del...

mayo 11, 2021

El mes de Maia

Mayo es el quinto mes del año en el calendario gregoriano y tiene 31 días; pero era el tercer mes en el antiguo calendario romano, donde enero...

mayo 10, 2021

CARTAS A TORA 223

Querida Tora: Va a haber un sorteo de la lotería, con un premio gordo muy importante (¿por qué gordo...

mayo 7, 2021

Club Rotario reconoce a coleccionista en Acapulco

(Boletín de prensa) El promotor cultural, escritor y periodista acapulqueño Ginés Sánchez Ramírez se hizo acreedor de un reconocimiento,...

mayo 5, 2021