Los Olvidos | Parte 27

Estaba trabajando en mi despacho de Barranca del Muerto, cuando de pronto se me ocurrió llamar a don Benito, el cuidador de la casa Ralph en Acapulco. Le pedí a mi secretaria, Rosario, que pidiera a la...

10 de marzo, 2021 Los Olvidos

Estaba trabajando en mi despacho de Barranca del Muerto, cuando de pronto se me ocurrió llamar a don Benito, el cuidador de la casa Ralph en Acapulco.

Le pedí a mi secretaria, Rosario, que pidiera a la operadora que la comunicara  a Acapulco al 2 24 04 con quien contestara, porque no recordaba yo el apellido de Don Benito. Diez  minutos después,  nos llamó la operadora indicando que la conferencia estaba lista.

Al otro lado de la línea contestó Doña Esperanza, la esposa de Benito.

Hola Doña Esperanza, soy Pecos. ¿Cómo está? 

¡Qué milagro niño! ¿Cómo estás?

Bien, ¿Y ustedes?




Igual hijo, ¿en qué te puedo servir?

Quisiera hablar con Don Benito; ¿anda por ahí?

Sí, hijo, ahorita te lo paso.

Unos instantes después escuché los pasos que se acercaban hasta que Don Benito tomó la bocina y dijo:

Hola Pecos, ¿y ese milagro?

Quería preguntarle Don Benito si de casualidad conoce usted la casa de Los Olvidos; la que se ve desde la terracita de donde están ustedes viendo hacia el mar abierto sobre la izquierda hasta el final, donde termina la caletita de playa Angosta.

¡Claro que sí, Pecos! ¿Qué quieres con esa casa?

Fíjese que no tienen teléfono y quisiera avisarle a don Marcelino de la Rosa el cuidador, que voy este viernes a Acapulco y quisiera ver si va a estar ahí el sábado.

Yo soy amigo de Apolinar y Vicenta, los cuidadores de la casa Bourás que es la única otra casa en el callejón de la Explanada. Apolinar  me presentó a Marcelino hace tiempo, así que nos conocemos.

¿Entonces se lo encargo de favor?

Con mucho gusto, Pecos, a ver si también te das una escapada y vienes a saludarnos un ratito. Si vienes le encargo a Esperanza que te haga una cocada.

Gracias, don Benito, claro que voy, ¡quién se resiste a esa tentación!

¿Le digo entonces que de parte tuya le aviso que querrías verlo el sábado?

Por favor, don Benito.

Entendido, Pecos. Si quieres llámame mañana a mediodía y te digo qué me dijo el cuidador.

Al día siguiente volví a llamar y Benito me confirmó que había ido a Los Olvidos a ver a Don Marcelino y que le dijo que estaría ahí cuando yo fuera el sábado a verlo.

Dos días después, el viernes, emprendí el camino hacia Acapulco de nuevo.

El sábado temprano, llegué a Los Olvidos y según había dicho, don Marcelino abrió la puerta y me saludó con la amabilidad de siempre.

¿Cómo esta joven? Don Benito me vino a ver el miércoles para avisarme que quería usted venir hoy. No es necesario que mande avisar, pero si quiere hacerlo no hay ningún problema, y le agradezco la amabilidad.

¿Cómo han estado ustedes?

Bien, joven, gracias a Dios, aquí como siempre, trabajando y todos bien.

Por cierto que el perfume que me dijo el otro día, lo dejó mi señora sobre el tocador en la recámara principal.

Ah, qué bien, lo cierto es que me da curiosidad. Y no me vaya  a decir que la curiosidad mató al gato ¿eh, don Marcelino?

Don Marcelino dejó aflorar una sonrisa  y nada más respondió que él no había dicho nada de gatos muertos ni nada parecido.

¿Cuándo platicamos, don Marcelino? ¿Se acuerda que quedamos de bajar al redondel donde platicamos la otra vez?

Sí joven, claro que me acuerdo, pero si no es por una cosa es por otra que ando ocupado y no se ha podido. ¿Cuántos días va a andar por acá esta vez?

Hasta el martes o miércoles.

Entonces si quiere, hoy cuando se vaya,  nos ponemos de acuerdo para ir al redondel, como usted le dice.

¿Y cómo le dice usted a ese lugar?

Yo no le puse el nombre joven,  antes había una puerta para poder bajar ahí, y la llave dice “el escondite”. Lo de escondite ha de haber sido un decir, porque ahí nadie se escondería, se ve de todas partes; yo creo que el dueño le puso así porque ahí se alejaba de la casa y como usted ya vio, se puede estar en privado sin que nadie lo moleste.

Eso sí tiene sentido; entonces cuando se pueda bajamos al escondite a platicar.

No se diga más joven, y ahora lo dejo que vaya a su mirador.

Gracias, don Marcelino; ahora todo mundo me dice de mis olvidos, mi Acapulco, mi mirador… Ojalá así fuera.

Ojalá joven…

Subí a la habitación principal y me asomé a “mi mirador”

En la escollera había pescadores de ostras acompañados por las inevitables parvadas de gaviotas que aprovechaban la ocasión para darse un banquete con los sobrantes que ellos dejaban a su alcance.

Unos  instantes después, regresé a la habitación y me senté donde siempre. Frente a mí, sobre el tocador, había un pequeño frasco octagonal; al frente tenía grabado en relieve la marca Robe  Noire bajo la cual había otra inscripción que decía Guerlain. El tapón del pequeño frasco  era de cristal opaco (esmerilado) muy fino, además de hermético. Eso explicaba que después de treinta años todavía conservara poco más de la mitad de su contenido.

El perfume era de color oro más bien claro; el cuello del tapón estaba adornado con un fino cordón trenzado, color cobre oscuro, rematado por un sello de lacre verde esmeralda con las iniciales R.N.

Lo tomé con mucho cuidado pero no intenté destaparlo ni acercarlo a mi nariz. Solamente lo sostuve entre mis manos que dejé apoyadas a la altura de mis rodillas. Antes de aflojar un poco la tapa, volví a dejar el frasquito sobre el tocador y cerré la  puerta que daba hacia el mirador, para que al abrirlo no  se escapara el aroma llevado por el viento que entraba libremente a la habitación.

Una vez de regreso en mi sitio, tomé el perfume de nuevo e intenté girar muy suavemente la tapa, con la intención de abrir una mínima rendija, lo indispensable para poder apreciarlo. Pude  sentir cómo sin mayor esfuerzo, el hermetismo cedía, liberando un aroma delicadísimo que de inmediato revivió en mis sentidos el que había yo percibido muy apenas en el diario de Matilda que había yo leído al principio de mis visitas a Los Olvidos.

Bien  había dicho Don Marcelino y con razón, ¡cuidado con los aromas! El olor inconfundible me transportó al día que leí la primera entrada de aquél diario; el día que el pequeño retrato con Matilda y su primo Ryan se deslizó de entre sus páginas; el día que sin casi darme cuenta,  tuve celos de ella.

Me puse de pie; salí de la habitación. Bajé al corredor del segundo piso y me recliné sobre la barandilla que daba hacia el jardín,  las palmeras se mecían al ritmo de una suave brisa,  pude ver claramente el estrecho sendero de baldosas que atravesaba el palmar en dirección a la “proa”  y  se perdía dando vuelta hacia la escalinata que conducía al escondite; por el otro lado, en dirección a la “popa” de la casa, seguía en línea recta hasta adentrarse en el corredor de la planta baja hacia  la entrada principal. Se me había impregnado su perfume; acerqué las palmas de mis manos a mi cara para inhalarlo; la fascinación hizo que mi corazón latiera  más deprisa al ligarlo con el aroma que percibí en el diario de M.C la primera vez que lo leí.

Asocie su fragancia con la imagen de Matilda Claymon junto a sus padres en la fotografía bajo el cristal del mostrador en la recepción del Victoria en Taxco, en la que llevaba un vestido distinto al del retrato que se deslizó de entre las páginas de su diario cuando la vi por primera vez. Estaba seguro de haber visto ese mismo vestido en otro sitio sin poder precisar dónde.  De pronto recordé a la joven que caminaba por el palmar en Los Olvidos la vez que  don Marcelino me distrajo y al volver la vista al jardín, no había nadie ya.

Mi corazón inexplicablemente, comenzó a latir más rápido; sentí la necesidad de bajar al jardín sin saber por qué. Bajé tan calmadamente como pude. Recorrí el palmar con la vista sin saber claramente lo que quería yo ver, pretendiendo en vano ignorar la voz interior que parecía reclamarme:

¿Cómo no vas a saber lo que quieres ver; a quién  quieres ver?

Chocaban dentro de mí el temor y la ilusión; el entusiasmo y la incertidumbre. ¿Qué hacer? ¿Hacia dónde caminar? No quería encontrar a Marcelino ni a su esposa ni a sus hijas…

Yo mismo me preguntaba: ¿a quién crees que estás buscando?

Y otra voz me apremiaba: ¡búscala! ¡Sabes de sobra que si quieres la puedes encontrar!

Por un instante pude recuperar algo de calma y cerciorarme de que no estaba en el jardín ni en el corredor más allá hacia la entrada de la casa. Entonces, siguiendo un impulso, caminé hacia la izquierda en  dirección al mar, para dar la vuelta hacia el estrecho camino  que descendía  al escondite…

¡De pronto, a poca distancia, algunas decenas de metros si acaso, pude ver a la joven con el mismo vestido que llevaba la primera vez que la vi en el palmar. Estaba sentada sobre una roca  mirando el mar; su cabello suelto se mecía suavemente, igual que las palmeras en su jardín.

No parecía haber advertido mi presencia. 

Permanecí estático contemplándola, esperando que, a esa distancia, no pudiera escuchar  los latidos de mi corazón  que me habrían delatado.

¿Qué podría yo decirle si me acercaba? ¿Cómo podría yo explicarle mi presencia si ella tomaba la iniciativa y me preguntaba qué estaba yo haciendo en su casa?

No podía dar ni un paso hacia ella, ni dar marcha atrás.

Quería que me tragara la tierra; quería correr hacia ella y…

¿Y luego qué?

¿Decirle qué?

De pronto dejó de mirar hacia el mar y volvió la vista hacia donde estaba yo.

Sentí su mirada; vi su sonrisa…

Se puso de pie y continuó sonriéndome mientras sostenía su mirada sobre mí.

¡Se dispuso a caminar a donde estaba yo petrificado!

Debería haberme acercado a ofrecerle ayuda para bajar de la roca, ¡pero no pude!

¡No  me atreví!

No podía creer mi buena suerte ni mi estupidez.

¿Quedarme parado como estaca?

¡Cómo era posible!

¡Sólo hubiera faltado que saliera yo corriendo!

Sin mayor esfuerzo descendió de la roca y comenzó  a andar en dirección mía. 

¿Qué podría yo decirle que no sonara totalmente idiota?

Se detuvo un instante y volvió a mirar  al mar; estaba yo grabándome su imagen hasta el último detalle: su esbeltez; su señorío; su natural frescura, su simpatía y su espontaneidad.

Era increíblemente joven; no tendría más de 18 o 19 años cuando mucho. Cualquier descripción que yo pudiera hacer se quedaría lejísimos de lo que estaba viendo. Sentía mi alma absolutamente limpia por el solo hecho de estarla mirando así, de poder sentir lo que estaba sintiendo por ella.

No había en mí,  lugar para nada que no fuera auténtico, noble, limpio y totalmente sincero. En este solo instante estaba transcurriendo una eternidad y un suspiro; una vida entera en unos cuantos segundos.

Volvió sus increíbles ojos azules de nuevo hacia mí; sonreía sosteniéndome la mirada expresándome su simpatía sin decir una sola palabra. En ese momento recordé cuando la vi desde la cubierta del primer piso algún tiempo antes, caminando por el palmar; en aquella ocasión había yo sentido un impulso incontenible por bajar al jardín, alcanzarla, y  besarla; deseos  de sujetarla por la cintura y estrecharla muy suavemente contra mi pecho; había deseado mirarla con mis ojos cerrados y escuchar el suave oleaje de su respiración.

Ahora por fin la tenía frente a mí; me sabía reflejado en sus increíbles ojos azules sosteniéndome la mirada con una inexplicable intimidad; leyéndonos el alma a través de  los ojos. Comencé a caminar hacia ella que permanecía de pie con su silueta perfilada contra el horizonte; me sonrió nuevamente y de pronto se desvaneció frente a mí como un espejismo. 

Solamente oía yo el mar contra los acantilados; estaba yo sentado frente al tocador; la puerta hacia el mirador permanecía cerrada, pero la puerta de acceso a la habitación que yo había cerrado tras de mí al entrar, estaba abierta. No era posible que todo esto  hubiera sido solamente un sueño.

No me sentía como si hubiera acabado de despertarme.

Porque además la miré con absoluta claridad;  escuché los pasos de sus pies descalzos  sobre la tierra húmeda entre las peñas; vi su vestido ceñirse a su cuerpo movido por el viento. Vi su sonrisa y el brillo cercanísimo de sus ojos; escuché su respiración; miré su cabello rubio volar libremente resaltando la belleza de sus facciones que aprecié hasta grabármelas; vi la fresca humedad de sus labios y la perfecta blancura de su sonrisa; ¡todo fue absolutamente real!, tan real como el roce de sus manos con las mías.  Tan real como  la primera vez que la vi caminando por  el palmar, cuando ella no me vio a mí.

¿Qué había sucedido?

¿Fue real, o fue una ensoñación?

¿Podría ser tal la fuerza de un perfume para que su aroma surtiera semejante efecto?

Me sorprendía no tener una sensación de vacío ni de frustración; haber estado tan cerca; tan verdaderamente a punto de por fin sentirla, sujetarla, oírla, permanecer; sin embargo, su presencia permanecía.  Una sensación de  total intensidad me dominaba por  completo; no me sentía frustrado ni triste sino increíblemente sereno y además feliz, verdaderamente encantado, hecho un niño al que se le acaba de permitir ingresar al mundo de fantasías que resultan ser verdad y verdad al alcance de su mano.

Comencé a permitirme disfrutar la inexplicable felicidad de que ella me hubiera mirado a los ojos directamente con una manifiesta complicidad; con alegría de verme frente a ella; ella divertida con mi indecisión, comprendiendo mi sorpresa y mi dificultad para asimilar el impacto de algo a la vez tan deseado y tan sorpresivo;  algo que estaba llamado a suceder desde que crucé la puerta de Los Olvidos por primera vez.

Habíamos recorrido un larguísimo camino hasta este fugaz encuentro, pero al fin, el encuentro había ocurrido. Había  iniciado ese camino  a partir de mi fascinación infantil  por aquella casa tendida sobre la península cobijada por un vasto palmar que se veía desde la terraza de la casa Ralph por la que yo siempre había  sentido tanto cariño.

Un recorrido que tenía que pasar a través de la entrada de Los Olvidos cuyo portón se me abrió cuando tenía que habérseme abierto, como lo había dicho don Marcelino en su lenguaje críptico de acertijos y sonrisas. Ese camino pasaba por aquel corredor desde el que vi a aquella joven por primera vez.

La ruta que debía seguir, me fue revelada por doña Rosita Salas, cuando me regaló el significado de  las iniciales M.C, dándole vida a la imagen de la muy joven Matilda Claymon dentro de mí. Desde entonces, los acontecimientos habían tomado el curso que estaban llamados a tomar. 

No fue casualidad que el retrato de Matilda Claymon se deslizara de entre las páginas de su diario dejándome ver su  imagen tomada por don Carlos Barnard en la terraza de El Mirador, cuando sentí celos sin entender por qué podía importarme tanto como me importaba.

A lo largo de mi viaje hasta el rincón donde me había encontrado con Matilda, había ido encontrando guías inesperados como Antonio Castillo, amigo de Emmanuell Claymon y amigo mío,  que me aconsejó no dejarme frenar por la creencia errónea de que el pasado, el presente y el futuro son dimensiones separadas entre sí.

No olvidaba yo al señor que vendía  nieves que, cuando supo lo lejos que iba yo a ir en mi bicicleta, insistió en que se trataba de ir a ver a una novia que yo negué tener pero que, sin embargo,  no impidió que al despedirnos me deseara suerte con la novia de todas maneras, sonriéndome con la  picardía de alguien que supiera leer secretos.

Un guía involuntario en ese recorrido había sido mi abuelo, cuya propia jornada se había entrecruzado con la de Emmanuell Claymon varias veces a través de dos océanos y varias islas; desde Sussex y Notingham hasta las minas de Zimapán para culminar en Los Olvidos.

En Los Olvidos ocurrían demasiadas cosas encaminadas en el mismo sentido como para ser resultado de una sucesión de casualidades desconectadas entre sí.

La baldosa con la fecha de mi nacimiento no era ninguna casualidad, como mi encuentro con Matilda Claymon no había sido un sueño ni un espejismo.

Desde tiempo atrás acariciaba yo la idea de que, en la misma forma que yo pensaba en ella e iba descubriendo señales y vestigios que me llevaban a encontrarla, ella también tendría que haber llegado a ese punto de nuestro encuentro, habiendo seguido señales mías.

¿Pero qué señales podría yo haberle dejado sin darme cuenta?

El caso es que tras nuestro encuentro, supe a ciencia cierta que no le era yo indiferente; supe que las cartas, las postales, los diarios, los álbumes y el perfume, eran parte fundamental de las señales dejadas por ella  para que yo pudiera seguirla.

Estaba seguro de que esto era solamente el principio, porque nada de lo ocurrido tendría sentido para desvanecerse en un encuentro efímero. Sabía que no estaba yo solo en esta búsqueda; sabía que ambos estábamos juntos desde mucho tiempo atrás; desde que comenzó la sed, la premonición, mi nostalgia aparentemente sin motivo, mis ensoñaciones desde las noches en mi internado.

El hechizo había comenzado en la terracita de la entrañable casa Ralph con la que me ligaban tantos recuerdos desde mi infancia; ahora, viendo hacia atrás,  me quedaba claro que Los Olvidos me había atraído desde muy pequeño, aumentando su influjo sobre las ilusiones de mi adolescencia, hasta que por fin llamé a su portón cuando tenía que haber llamado, como me dijo Don Marcelino.

Estaba yo seguro que descifraríamos la forma de volver a encontrarnos, pero ella no volvería a desaparecer y no volveríamos a separarnos. Lo que acababa de sucederme, era algo que solamente podía yo compartirle a Doña Rosita Salas,  y a nadie más. A Doña Rosita no tendría yo que decirle demasiadas cosas; no me sorprendería que ella supiera por adelantado lo que yo quería correr a decirle. Ella no solamente sabría mis sentimientos, sino que los comprendería y además me ayudaría a comprenderlos yo mismo. Don Antonio Castillo me había compartido que ni el pasado ni el presente son dimensiones ajenas entre sí; que pretender separarlos era un error. Doña Rosita sin duda,  podría ayudarme a saber cómo trasponer ese umbral.

Súbitamente vino a mi memoria el maravilloso libro de Antoine de Saint Exuperie, donde el zorro le enseña al principito que lo esencial es invisible para los ojos, que solo puede verse claramente con los ojos del corazón. Al ponerme de pie para salir de la habitación, me di cuenta que tenía arena en mis huaraches, y al ir bajando hacia la terraza de los arcos, había rastros de arena en los escalones.

Al darme cuenta de eso,  sentí que se me escapaba una sonrisa al saber que muy pronto volveríamos a vernos…

Comentarios
object(WP_Query)#17576 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(62441) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "23-03-2021" ["before"]=> string(10) "20-04-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(62441) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "23-03-2021" ["before"]=> string(10) "20-04-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(false) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17685 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17584 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17692 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "23-03-2021" ["before"]=> string(10) "20-04-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-03-23 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-04-20 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (62441) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17740 (24) { ["ID"]=> int(63739) ["post_author"]=> string(2) "60" ["post_date"]=> string(19) "2021-04-14 13:14:00" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-04-14 18:14:00" ["post_content"]=> string(13812) "Francisco José Múgica Velázquez  nació en Tingüindín (Michoacán) el 3 de septiembre de 1884, y falleció en la Ciudad de México el 12 de abril de 1954. Anteayer se cumplieron 67 años de su deceso.  Este personaje, más conocido como Francisco J. Múgica, fue un militar y político. Participó en la Revolución mexicana siendo general de división; fue constituyente en 1917 y gobernador de los estados de Tabasco y Michoacán, así como del entonces Territorio de Baja California Sur y de las Islas Marías, además de titular de las Secretarías de Economía Nacional y Comunicaciones y Obras Públicas durante el gobierno de Lázaro Cárdenas Fue redactor del Manifiesto a la Nación que leyó en cadena nacional el presidente Cárdenas al decretar la expropiación petrolera. Fundamentalmente, su trabajo se enfocó a los artículos referentes a temas de religión, política, economía y educación de la constitución. Su ideología quedó plasmada en los artículos 3º, 27º y 123º de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. Francisco J. Múgica fue el sucesor natural de Cárdenas en la presidencia: firme izquierdista; creyente en las grandes reformas de Cárdenas (Reforma Agraria, Educación Socialista, Unidad Obrera, Nacionalización de la Industria); autor intelectual, o al menos el inspirador, de muchas de esas reformas. Su elección como sucesor, en fin, auguraba la continuidad de la política cardenista. Sin embargo, Múgica era mucho más radical que Cárdenas; quienes lo apoyaban lo veían como el gran consolidador de la obra social cardenista, mientras que sus opositores lo veían como un gran peligro que convertiría a México en una copia de la Unión Soviética. Francisco J. Múgica renunció a la Secretaría de Comunicaciones para hacer su precampaña y para que no hubiera dudas de que no habría ningún tipo de desvío de recursos públicos a la misma. Empezó una gira por el país, para entrar en contacto directo con obreros y campesinos, algunos dirigentes y caciques (como gobernadores y alcaldes) del PRM vieron esto como un peligro, por lo que fue obstaculizado en sus recorridos y saboteados sus partidarios. Múgica pidió una elección interna democrática y transparente para la libre selección del candidato, también propuso un debate abierto de programas entre los aspirantes, pero no fue escuchado. Ante la sucesión presidencial de 1940 dos personajes de la derecha ganaban adeptos rumbo a las elecciones del año siguiente: Joaquín Amaro y Juan Andrew Almazán; Cárdenas comprendió entonces que la candidatura de Múgica no sería bien recibida por el país ni por el extranjero; se necesitaba una candidatura de centro, menos radical, que lograra unificar a la dividida población y, sobre todo, que le quitara banderas al opositor Almazán. Esto lo representaba la candidatura de Manuel Ávila Camacho, el secretario de la Defensa Nacional; Múgica no tuvo otra opción que retirar su precandidatura y sumarse a la de Ávila Camacho, con quien tuvo una relación cercana. Pasadas las elecciones, que con graves conflictos y un sonado fraude electoral consiguieron dar la victoria a Ávila Camacho sobre Almazán. El presidente Ávila Camacho le ofreció un puesto en su gabinete, pero el General Múgica lo rechazó; sin embargo, por su trayectoria y poder, tampoco podía ser dejado fuera del gobierno. La solución fue designarlo gobernador del territorio de Baja California Sur, una de las zonas más alejadas, subdesarrolladas y poco pobladas del país. Ahora bien, el Gral. Francisco J. Múgica gobernó nuestro territorio (capital La Paz) de 1940 a 1946. A pesar de ser buen gobernante, en el año 1944 apareció entre los lugareños el Frente de Unificación Sudcaliforniano (FUS), que exigía al gobierno central un gobernante nativo. Por su parte, a Fco. J. Múgica, que era un hombre íntegro, le pareció noble tal reclamo y renunció al cargo, relevándolo el también Gral. de División Agustín Olachea Avilés, nacido en el poblado Todos Santos (a 82 km al sur de La Paz), quien ya había gobernado de 1929 a 1931.  Una de las mayores actividades que se realizaron durante la administración mugiquense fue la creación de obras de infraestructura hidráulica para el campesinado, a través de la entonces Comisión Nacional de Irrigación (CNI); organismo creado en 1926 durante la administración del Presidente Plutarco Elías Calles, actualmente CONAGUA. Su marco legal descansaba en la “Ley sobre Irrigación con Aguas Federales” (1926) y en la “Ley de Aguas de Propiedad Federal” (1934). La Comisión Nacional de Irrigación dependía de la Secretaría de Agricultura y Fomento, siendo el primer presidente de esta institución el ingeniero Luis L. León, siendo el lema de este organismo "Por la grandeza de México".   Solamente para darnos una ligera idea, de la importancia que a la construcción de estas obras le imprimió el Gral. J. Múgica a nuestro apartado y olvidado territorio, el inventario practicado el 1 de diciembre de 1943, tocante al rubro EXPLOSIVOS Y SUS DERIVADOS, mostraba la siguiente e impresionante existencia:  
  • 383 Cajas de dinamita
  • 12,958 Piezas de fulminantes # 6
  • 344 Rollos de cañuela blanca.
  • 100 Piezas de estopín # 8
Concluyendo, tuvieron que pasar treinta años de su deceso y, finalmente el 17 de diciembre de 1984, el Congreso decretó: “ARTÍCULO ÚNICO. Inscríbase en letras de oro, en lugar de honor del Recinto de la Honorable Cámara de Diputados, el nombre de FRANCISCO J. MUGICA”.  Muchos sudcalifornianos jamás olvidaremos a nuestro gobernante.  Aquí en La Paz (Baja California Sur) sobre la calle Aquiles Serdán aún existe la casona donde radicó durante su mandato, precisamente a una cuadra de la calle Revolución. ¡Vaya, qué histórica conjunción! Merecida y orgullosamente, una escuela y una de las más importantes arterias de la ciudad llevan su nombre.   NOTAS   https://es.wikipedia.org/wiki/Francisco_Jos%C3%A9_M%C3%BAgica Archivo Histórico PABLO L. MARTÍNEZ, La Paz, B.C.S." ["post_title"]=> string(54) "Recordando al General y Político Francisco J. Múgica" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(51) "recordando-al-general-y-politico-francisco-j-mugica" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-04-14 13:22:15" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-04-14 18:22:15" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=63739" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17739 (24) { ["ID"]=> int(63047) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2021-03-26 09:52:52" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-03-26 14:52:52" ["post_content"]=> string(5401) "Querida Tora: Fíjate que llegó a la vecindad una señora nueva (en el buen sentido de la palabra), que inmediatamente nos intrigó a todos. Es muy misteriosa. Llegó como con veinte maletas, ocho baúles y un número infinito de bultos, todos de diferentes colores y formas, algunos hasta brillantes y que parecían llenos de estrellas. No sabes cómo la miraron las chismosas de la vecindad (en una palabra, todas). Yo también. Y me metí a su vivienda, a ver qué era todo aquello. Así, a la entrada, colgó cortinas y puso luces de colores. En el centro, una mesa con una bola de cristal encima, varios juegos de naipes, un recipiente con agua, una varita (¿mágica?), una calavera, un sapo verde disecado y no sé cuántas cosas más. Enseguida me dije: Esta es una adivina, ¿Y qué crees? Adiviné. Al principio no dijo nada, y se limitaba a andar por el patio sin  hablar con nadie. Si acaso, contestaba los saludos con una inclinación de cabeza. Pero yo me di cuenta de que oía con  atención todo lo que se decía a su alrededor. Y un día en que estaba el patio rebosante de gente y de chismes, se interpuso en el camino de la señora del 44, una mujer muy poquita cosa y muy asustadiza, y le dijo con voz potente y hueca: “¡Cuidado! Cuídate de ese hombre, que te va a llevar por el camino de la perdición”. La pobre mujer se estremeció de arriba abajo (eso no es muy meritorio, porque es chaparrita), se encerró en su casa; y en la tarde que la fue a visitar un señor que ya es habitual, lo echó con cajas destempladas, a gritos y tirándole cuanto encontró a mano. Y no me lo vas a creer, pero luego les dijo a las vecinas que ese hombre era agente de una casa de lenocinio (consulta el diccionario, porque a mí me da pena decirte lo que significa) y que se la quería llevar. Excuso decirte que todas las viejas la felicitaron por haber tenido el valor de echarlo de su casa y de su vida. A raíz de eso, las vecinas empezaron a hacerle plática, y a visitarla. Y al poco tiempo, ya iban a consultarle sus problemas y a pedirle que les echara la buenaventura. Ella accedía, complacida, y les cobraba por el “servicio” (porque de algo tenía que vivir; que si no, se las echaba gratis, porque le caían muy bien). En unas cuantas semanas, se hacían  colas a la puerta de la vivienda de Madame Sura (así dice que se llama, pero debe ser un nombre “artístico”). Y también venían de las vecindades cercanas. ¿Y el portero?, te preguntarás. El portero se presentó una noche, bastante tarde (para que no se dieran cuenta los vecinos) y le dijo que en la vecindad no podía lucrar; y que si lo hacía, justo era que compartiera sus ganancias con él. Y le fijó una cuota por cada persona que la visitara. Madame Sura no se inmutó, sino que entró en trance (o sea, se puso patitiesa y habló con voz ronca) y le dijo que el domingo tendría su respuesta. El portero se puso pesado con que quería una respuesta inmediata; pero la voz de Madame Sura se hizo casi un  rugido, echó chispas por los ojos y le dijo que no la presionara. El portero se impresionó mucho, aunque lo disimuló bastante bien, y le dijo que la esperaba hasta el domingo, pero no más. Yo me pasé esos días en la vivienda de la Madame, pues quería ver lo que iba a preparar para el domingo. Pero ella siguió con sus paseos por el patio, aunque sí noté que platicaba más con las vecinas, y cuando llegaba a su casa escribía algunas notas y pasaba algunos ratos pensativa. Y llegó el domingo. Precisamente, el portero había citado a los vecinos a junta para discutir alguna tontería, así que estaban casi todos en el patio, sentaditos, esperando las palabras de la “autoridad máxima”. Y a las doce en punto, cuando el patio hervía de expectación, apareció Madame Sura, que por cierto se veía más alta (aquí entre nos, se puso unos tacones enormes, que no se le notaban porque llevaba una falda muy larga) y más desmelenada que nunca, y de un salto se plantó en el estrado, frente al portero. Este como que se chiveó (Diccionario Folklórico, por favor) un poco, pero aguantó como un buen torero y hasta la miró con ojos centelleantes (se había puesto un poco de diamantina en los párpados para la ocasión). Entonces, Madame Sura hizo unos giros rápidos, en que le revolotearon todas las túnicas y trapos que se había puesto, y con voz salida de las entrañas de la tierra, dijo: -Cuidado con lo que haces, cuidado con lo que pides. Los hados te han sido favorables, pero se te pueden voltear. Y si exiges más de lo que debes, te secarás por completo, y ya no podrás regar a ninguna Flor. Ni siquiera a una hierbita. El portero se quedó pálido, porque precisamente la Flor lo estaba esperando en la portería, y venía bastante alegre y jacarandosa, y no quiso ni  imaginar lo que pasaría si se quedaba seco. Así que canceló la junta, alegando una leve indisposición, se tomó unos cuantos alipuses (te imaginas lo que son, ¿no?) y puso en acción la regadera. Sin embargo, no se volvió a acercar a la Madame; la saludaba muy atentamente cuando se la encontraba en el patio, y la dejó hacer su negocio tranquilamente, Lo que puede una amenaza bien dicha, ¿verdad? Bueno, mi amor, pórtate bien, y hasta la próxima. Te quiere, Cocatú  " ["post_title"]=> string(17) "CARTAS A TORA 218" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-218" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-03-26 09:52:52" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-03-26 14:52:52" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=63047" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17740 (24) { ["ID"]=> int(63739) ["post_author"]=> string(2) "60" ["post_date"]=> string(19) "2021-04-14 13:14:00" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-04-14 18:14:00" ["post_content"]=> string(13812) "Francisco José Múgica Velázquez  nació en Tingüindín (Michoacán) el 3 de septiembre de 1884, y falleció en la Ciudad de México el 12 de abril de 1954. Anteayer se cumplieron 67 años de su deceso.  Este personaje, más conocido como Francisco J. Múgica, fue un militar y político. Participó en la Revolución mexicana siendo general de división; fue constituyente en 1917 y gobernador de los estados de Tabasco y Michoacán, así como del entonces Territorio de Baja California Sur y de las Islas Marías, además de titular de las Secretarías de Economía Nacional y Comunicaciones y Obras Públicas durante el gobierno de Lázaro Cárdenas Fue redactor del Manifiesto a la Nación que leyó en cadena nacional el presidente Cárdenas al decretar la expropiación petrolera. Fundamentalmente, su trabajo se enfocó a los artículos referentes a temas de religión, política, economía y educación de la constitución. Su ideología quedó plasmada en los artículos 3º, 27º y 123º de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. Francisco J. Múgica fue el sucesor natural de Cárdenas en la presidencia: firme izquierdista; creyente en las grandes reformas de Cárdenas (Reforma Agraria, Educación Socialista, Unidad Obrera, Nacionalización de la Industria); autor intelectual, o al menos el inspirador, de muchas de esas reformas. Su elección como sucesor, en fin, auguraba la continuidad de la política cardenista. Sin embargo, Múgica era mucho más radical que Cárdenas; quienes lo apoyaban lo veían como el gran consolidador de la obra social cardenista, mientras que sus opositores lo veían como un gran peligro que convertiría a México en una copia de la Unión Soviética. Francisco J. Múgica renunció a la Secretaría de Comunicaciones para hacer su precampaña y para que no hubiera dudas de que no habría ningún tipo de desvío de recursos públicos a la misma. Empezó una gira por el país, para entrar en contacto directo con obreros y campesinos, algunos dirigentes y caciques (como gobernadores y alcaldes) del PRM vieron esto como un peligro, por lo que fue obstaculizado en sus recorridos y saboteados sus partidarios. Múgica pidió una elección interna democrática y transparente para la libre selección del candidato, también propuso un debate abierto de programas entre los aspirantes, pero no fue escuchado. Ante la sucesión presidencial de 1940 dos personajes de la derecha ganaban adeptos rumbo a las elecciones del año siguiente: Joaquín Amaro y Juan Andrew Almazán; Cárdenas comprendió entonces que la candidatura de Múgica no sería bien recibida por el país ni por el extranjero; se necesitaba una candidatura de centro, menos radical, que lograra unificar a la dividida población y, sobre todo, que le quitara banderas al opositor Almazán. Esto lo representaba la candidatura de Manuel Ávila Camacho, el secretario de la Defensa Nacional; Múgica no tuvo otra opción que retirar su precandidatura y sumarse a la de Ávila Camacho, con quien tuvo una relación cercana. Pasadas las elecciones, que con graves conflictos y un sonado fraude electoral consiguieron dar la victoria a Ávila Camacho sobre Almazán. El presidente Ávila Camacho le ofreció un puesto en su gabinete, pero el General Múgica lo rechazó; sin embargo, por su trayectoria y poder, tampoco podía ser dejado fuera del gobierno. La solución fue designarlo gobernador del territorio de Baja California Sur, una de las zonas más alejadas, subdesarrolladas y poco pobladas del país. Ahora bien, el Gral. Francisco J. Múgica gobernó nuestro territorio (capital La Paz) de 1940 a 1946. A pesar de ser buen gobernante, en el año 1944 apareció entre los lugareños el Frente de Unificación Sudcaliforniano (FUS), que exigía al gobierno central un gobernante nativo. Por su parte, a Fco. J. Múgica, que era un hombre íntegro, le pareció noble tal reclamo y renunció al cargo, relevándolo el también Gral. de División Agustín Olachea Avilés, nacido en el poblado Todos Santos (a 82 km al sur de La Paz), quien ya había gobernado de 1929 a 1931.  Una de las mayores actividades que se realizaron durante la administración mugiquense fue la creación de obras de infraestructura hidráulica para el campesinado, a través de la entonces Comisión Nacional de Irrigación (CNI); organismo creado en 1926 durante la administración del Presidente Plutarco Elías Calles, actualmente CONAGUA. Su marco legal descansaba en la “Ley sobre Irrigación con Aguas Federales” (1926) y en la “Ley de Aguas de Propiedad Federal” (1934). La Comisión Nacional de Irrigación dependía de la Secretaría de Agricultura y Fomento, siendo el primer presidente de esta institución el ingeniero Luis L. León, siendo el lema de este organismo "Por la grandeza de México".   Solamente para darnos una ligera idea, de la importancia que a la construcción de estas obras le imprimió el Gral. J. Múgica a nuestro apartado y olvidado territorio, el inventario practicado el 1 de diciembre de 1943, tocante al rubro EXPLOSIVOS Y SUS DERIVADOS, mostraba la siguiente e impresionante existencia:  
  • 383 Cajas de dinamita
  • 12,958 Piezas de fulminantes # 6
  • 344 Rollos de cañuela blanca.
  • 100 Piezas de estopín # 8
Concluyendo, tuvieron que pasar treinta años de su deceso y, finalmente el 17 de diciembre de 1984, el Congreso decretó: “ARTÍCULO ÚNICO. Inscríbase en letras de oro, en lugar de honor del Recinto de la Honorable Cámara de Diputados, el nombre de FRANCISCO J. MUGICA”.  Muchos sudcalifornianos jamás olvidaremos a nuestro gobernante.  Aquí en La Paz (Baja California Sur) sobre la calle Aquiles Serdán aún existe la casona donde radicó durante su mandato, precisamente a una cuadra de la calle Revolución. ¡Vaya, qué histórica conjunción! Merecida y orgullosamente, una escuela y una de las más importantes arterias de la ciudad llevan su nombre.   NOTAS   https://es.wikipedia.org/wiki/Francisco_Jos%C3%A9_M%C3%BAgica Archivo Histórico PABLO L. MARTÍNEZ, La Paz, B.C.S." ["post_title"]=> string(54) "Recordando al General y Político Francisco J. Múgica" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(51) "recordando-al-general-y-politico-francisco-j-mugica" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-04-14 13:22:15" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-04-14 18:22:15" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=63739" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(14) ["max_num_pages"]=> float(7) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "c13a3a7dcebb2068f8ac6a0a00323eaf" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Recordando al General y Político Francisco J. Múgica

Francisco José Múgica Velázquez  nació en Tingüindín (Michoacán) el 3 de septiembre de 1884, y falleció en la Ciudad de México el 12 de abril de 1954....

abril 14, 2021
cartas a tora

CARTAS A TORA 218

Querida Tora: Fíjate que llegó a la vecindad una señora nueva (en el buen sentido de la palabra), que inmediatamente nos intrigó...

marzo 26, 2021




Más de categoría

CARTAS A TORA 220

Querida Tora: Hay una familia que vive en el 51, muy tranquila, muy agradable. El señor, sobre todo, es...

abril 16, 2021

Recordando al General y Político Francisco J. Múgica

Francisco José Múgica Velázquez  nació en Tingüindín (Michoacán) el 3 de septiembre de 1884, y falleció en la Ciudad de México el...

abril 14, 2021
Los Olvidos

LOS OLVIDOS | Parte 29 

A las 8.30 de la mañana del día siguiente, estaba yo en la sacristía del Sagrado Corazón de Costa...

abril 14, 2021

SANEAR EL AMBIENTE

Las cifras se tornan espeluznantes. Cada año tenemos un mayor número de homicidios dolosos y en algunos lugares, la...

abril 13, 2021