Los Olvidos | Parte 17

Doña Rosita permaneció en silencio con esa fotografía sostenida en sus delicadas manos, con evidente cariño, con el cariño y el cuidado con que se sostiene algo que se atesora. Pude notar que para ella, yo había...

4 de diciembre, 2020 los olvidos

Doña Rosita permaneció en silencio con esa fotografía sostenida en sus delicadas manos, con evidente cariño, con el cariño y el cuidado con que se sostiene algo que se atesora. Pude notar que para ella, yo había desaparecido de la escena y que a través de esa imagen, ella se encontraba en la terraza del Mirador reviviendo  la última ocasión que había visto a aquella joven, a su niña Matilda… Ni siquiera se me ocurrió pedirle que me diera  la fotografía porque estaba  en las mejores manos. 

No queriendo interrumpir sus pensamientos, tomé mi puro del escritorio de Don Alejandro y me fui sin despedirme. Me dirigí a pie al Hotel Mirador,  no bajé  a La Perla sino que fui directamente a la terraza; a la misma terraza donde aquella fotografía había sido tomada.

Me recliné en una silla,  encendí mi puro y reviví la imagen que se quedó en manos de doña Rosita. Leí una vez más la placa develada por don Carlos Barnard conmemorando el inicio del Mirador: La visión no es locura. Los clavadistas escalaban  los riscos con  pasmosa facilidad para luego lanzarse en un ritual que a pesar de repetirse  todos los días desde hacía muchísimo tiempo, cada vez era nuevo, nunca era rutinario.

Desde El Mirador solo alcanzaba a verse la proa de Los Olvidos siempre adentrándose en el mar, pero sin abandonar sus palmares. Era un instante entre el atardecer y la noche,  que todavía no delataba la oscuridad que luego la envolvería. 

El humo de mi puro al disiparse, formaba imágenes que yo jugaba a identificar como se hace con las  nubes esculpidas al capricho del viento. Me sentía cobijado por la suave comprensión de doña Rosita sabiendo que ella adivinaba lo que ocurría no nada más en mi mente,  sino en mi alma, en mi corazón.

Detrás de mí, en el lobby se escuchaba la música del piano;  me dejé llevar a bordo de una lenta fantasía que podía yo confeccionar a mi gusto, sin barreras de tiempo ni de nada. En mi confusión, mi mente jugaba conmigo haciéndome pensar que mi conexión con esa época suspendida en Los Olvidos, podía deberse a que yo me hubiera desprendido de ese entonces hacia el  presente, o que ese pasado tan vivo, me atrajera hasta  el punto de pertenecerle.




Estuve pensando (queriendo adivinar) qué otras confidencias encontraría yo si tenía el valor de seguir leyendo los diarios.  Reconocí ante mí mismo que  las otras veces que recientemente había yo ido a Los Olvidos, no había querido asomarme de nuevo al jardín; mucho menos había yo vuelto a caminar entre las palmeras que resguardaban la ladera noroeste de la casa. Era verdad  que pensaba todo eso, ¿Pero por qué? 

Permanecí en El Mirador inmerso en mis pensamientos hasta que vi encenderse las antorchas de los clavadistas y por un momento volví al presente. Tres jóvenes “hombres águila” se lanzaron en perfecta coordinación iluminando su trayecto por los brevísimos instantes que mediaban desde el altar de la Virgen de Guadalupe hasta la entrada del mar.

Comenzaba a hacerse tarde. Me levanté de mi asiento y fui hacia El Faro por mi coche para  irme a mi casa. Conduje hacia la Costera por el antiguo camino de la Quebrada. Llevaba conmigo la imagen de doña Rosita, todavía  conmovido por la forma en que se había emocionado al ver el pequeño retrato; cómo se humedecieron sus ojos y con cuánto cuidado lo sostuvo con sus dos manos.

Me dio gusto haber hablado con doña Rosita; me dio gusto que volviera a ver a la niña que quería tanto; haberle dado esa fotografía  era un verdadero reencuentro. Esa joven, casi seguro había estado en El Faro y más que probablemente habría pasado largos ratos charlando con Doña Rosita en el vestíbulo en un tiempo en que los personajes retratados en el mural del fotógrafo Pintos,  seguían yendo y viniendo entre El Mirador y El Faro… entre sus risas, sus juegos, sus sueños y Los Olvidos.

Escucharla pronunciar el nombre de la joven que había conocido desde pequeña, me había emocionado hasta el punto que no supe ni pude decirle nada más; no solamente no era necesario que dijera yo nada, sino  que haber hablado habría sido una intromisión.

Durante mi camino de regreso a casa, celebré haber ido con doña Rosita y además comprendí que ella también tenía una conexión especial con Los Olvidos. Con su sonrisa me había dicho más que suficiente; esa sonrisa era una invitación que prometía llevarme  de su mano a visitar la época de la que ella había sido parte y testigo; era una invitación a entrar y convivir con sus amigos del mural en el que ella siempre tendría sus brillantes trenzas negras y relucientes, hechas dos chongos enmarcando la belleza y la luz  que nunca había abandonado su cara.

Sentí su tristeza cuando mencionó que la fotografía que le mostré, había sido tomada el último día que ella vio a su niña; a esa niña venida desde las islas brumosas en el extremo más remoto de otro oceano distinto, donde las mismas aguas que envuelven al mundo, besan las orillas de Europa. Pude percibir su tranquila alegría de volverla a ver esa tarde, después de tantos años.  Sé que don Marcelino estaría conforme con que doña Rosita se quedara  con esa foto que estaba mejor en sus manos que olvidada en un viejo diario.

Hasta antes de ir al Faro esa tarde, yo solamente sabía que el diario que había yo leído, le pertenecía a alguien que se firmaba M.C., pero esa tarde, doña Rosita me había dado la clave para ponerle el nombre a la joven de la imagen y para saber que esa misma joven había entregado sus sentimientos del 29 de junio de 1942, en la primera página de ese diario.

Seguramente doña Rosita sabría también quién era el joven retratado en la terraza de El Mirador. Para ser sincero, hubo momentos en los que, sentado en aquella terraza,  escuchando el piano y jugando a adivinar figuras con el humo de mi puro, tuve envidia y habría querido ser yo el que estaba al lado de ella, ahí, aquella tarde en   aquél Acapulco.

Todos estos pensamientos me acompañaron en el camino de regreso a través de una costera con afortunadamente poquísimo  tráfico. Al comenzar a descender hacia la glorieta de Puerto Marqués bajé las ventanas de mi coche y el cálido aliento de la noche todavía joven, me trajo el inconfundible aroma salado del mar cercano.

El sutil  sonido del viento entrando por las ventanas abiertas, semejaba el  suspiro de doña Rosita ante su reencuentro con su niña… su querida niña.  Saber su nombre me había regalado una luz de certidumbre para mi inquietud. Ahora tenía  la  certeza de que aquella niña que hoy se había reencontrado con doña Rosita, era la joven  que había escrito en los diarios dejados atrás en Los Olvidos; esos diarios que  habían sido encontrados cuando tenían que haberlo sido y no antes, ni por alguien distinto de quienes los encontraron junto con los otros vestigios…

Las palabras contenidas en esos diarios me hicieron evocar los mensajes que los náufragos  guardan en botellas que encomiendan a las corrientes marinas para ser encontrados en lejanías impredecibles pero siempre por las personas a las que estaban dirigidos.

Ya casi para llegar a la casa,  cambié de ruta y fui al Revolcadero. La playa estaba totalmente vacía. Me senté sobre el suelo para dejar que se apoderara de mí el estruendo de las olas, que me besara el viento salpicado de sal; que me acariciara la tersura de la arena húmeda; que me sonrieran las  luciérnagas altísimas, luceros brillantes   que se asomaban juguetones haciéndole guiños a la luna creciente. Después de estar ahí por algún tiempo, dejé de resistirme a pronunciar el nombre de la joven que había yo  llevado a reencontrarse con doña Rosita:

Matilda…

Matilda Claymon…

M.C.

 

Comentarios
object(WP_Query)#17582 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(58720) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "25-05-2021" ["before"]=> string(10) "22-06-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(58720) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "25-05-2021" ["before"]=> string(10) "22-06-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17555 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17541 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17548 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "25-05-2021" ["before"]=> string(10) "22-06-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-05-25 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-06-22 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (58720) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17574 (24) { ["ID"]=> int(67028) ["post_author"]=> string(2) "94" ["post_date"]=> string(19) "2021-06-18 08:24:02" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-06-18 13:24:02" ["post_content"]=> string(6943) "Este texto da cuenta de la conformación de la Capital de la República, desde su fundación como Ciudad de México, la formación y transformación de cuarteles en 13 municipalidades, la conversión de éstas en delegaciones políticas, la fragmentación de la correspondiente a la Ciudad De México en cuatro nuevas Delegaciones, hasta la promulgación de la Constitución vigente del 5 de febrero de 2017, donde el Distrito Federal desaparece y retoma el nombre de la sede se sus antiguos poderes. La CDMX, antes Distrito Federal, ha sido sujeta a muy diversos ejercicios para asegurar su gobernabilidad. Siendo desde la época de la conquista, Tenochtitlan el corazón de imperio azteca, Hernán Cortes, funda el Ayuntamiento de México en Coyoacán, de ahí el nombre oficial de la Ciudad de México a partir de 1585. El nombre de Ciudad de México se mantuvo y por su tamaño, en 1782 el Virrey Martin Mayorga la dividió en 8 cuarteles mayores y 32 menores, con el ánimo, como lo estableció la Constitución de Cádiz de 1812, de generar “gobiernos de cercanía” con jefes políticos que eran el conducto para la relación de Ayuntamientos y jefes superiores. Al triunfo de la Independencia, la Ciudad de México, y ya en 1824 con la Constitución de ese año, se determinó “Elegir el lugar de residencia de los poderes de la federación”. Así el congreso decretó el 18 de noviembre de 1824, la creación del Distrito Federal, tomando como centro la plaza de la Constitución de la Ciudad de México en un radio de 8380 metros. El Distrito Federal se integró por la unión de varias villas y pueblos y se inició la división territorial del mismo para constituir una sola unidad geopolítica, pero integrada en el año de 1903 por 13 municipalidades. En 1928, una Reforma Constitucional suprime el sistema municipal en el Distrito Federal y su Gobierno se encomienda al Presidente de la República y los habitantes del mismo pierden en términos absolutos sus derechos políticos. Así, se crea el Departamento del Distrito Federal, encomendándose su gobierno al Presidente de la República, quien lo ejercerá mediante la designación de un Jefe del Departamento del Distrito Federal. En otras palabras, se le confiere al Ejecutivo la facultad de nombrarlo y/o removerlo libremente. Entonces, las 13 municipalidades pasaron a ser “Delegaciones”, donde la Ciudad de México era la sede de los poderes del D.F. y las otras 12 se conservaron sin cambios. En 1970 la división territorial establecida en la Ley Orgánica de 1941 se modifica.  El Distrito Federal y sus entonces 7 millones de habitantes empezaron a recuperar sus derechos políticos en 1987, año en que se crea la Asamblea de Representantes, integrada por 40 representantes electos por el principio de mayoría relativa vía distritos electorales uninominales y 26 Representantes de representación proporcional. La vida democrática en el Distrito Federal estaba ya en marcha y en 1997, en un ejercicio plural y democrático cuando es electo el primer Jefe de Gobierno del Distrito Federal: el Ing.  Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano. Asimismo se mantienen sus 16 Delegaciones y de tener una Asamblea de Representantes, pasa a tener una Asamblea Legislativa. En el año 2017 el 5 de Febrero, se publica y entra en vigor la nueva Constitución donde se cambia el nombre al Distrito Federal por el de Ciudad de México, que en 1970, siendo la Capital del Distrito Federal, se convirtió en 4 Delegaciones. En esa misma Constitución se modifica el término “Delegaciones” y se crean las “Alcaldías”. El propósito de la Reforma fue transitar del modelo de un Distrito Federal a una Ciudad Capital con autonomía Constitucional similar al resto de las Entidades Federativas. La Ciudad de México cuenta ahora con 16 Alcaldías y un Congreso local. Se busca darle gobernabilidad en condiciones cada día más complejas a los 9 millones de habitantes que aquí radicamos, población que tiende a reducirse en forma irreversible anualmente, baste señalar que en el censo del 2010 éramos 8.8 millones de habitantes, en una superficie de 1493 km2 el 1% del total de la superficie del país. El fenómeno de urbanización, de expansión incontrolada por siglos desde su fundación, provocó el actual caos, pues los esquemas de gobernabilidad instrumentados a través de los siglos no previeron ni planearon el rumbo. Una razón es que desde 1782 con el primer Virrey, la Cd. De México y sus cuarteles no sumaban más de 47 mil habitantes concentrados, la mitad en lo que hoy conocemos como el “Centro histórico” y la otra mitad en villas, pueblos y rancherías dispersas en ese enorme territorio que abarcaba el valle de México. El primer plano “ ygnográfico de la Cd. de México” se formuló en 1794 por el Arq. Ignacio Castera, quien por instrucciones del Conde de Revillagigedo Virrey de 1789 a 1796, emprendió una amplia acción de mejoras a la Cd. de México: abasto de agua, drenaje, saneamiento, empedrado de calles, “se incluye la construcción del acueducto de Chapultepec”. En su calidad de Maestro Mayor de la ciudad, levantó dos planos que aún se conservan de una ciudad que contaba con 25 mil habitantes en una superficie de 5 km2 (500 hectáreas). El primer intento serio en el siglo XX de planificar la Ciudad de México se llevó a cabo en 1927 por el Arq. Carlos Contreras Elizondo después de los intentos porfiristas que abrazaron firmemente la modernización del país y de su Ciudad Capital. El plano regulador de 1927 era muy ambicioso y logró grandes avances en materia de vialidad, obras hidráulicas, parques y jardines, viviendas, etc. La rápida urbanización de la ciudad, la migración del campo a la urbe a partir de los años 50 del siglo pasado, generaron grandes retos que hoy, a casi 500 años de su fundación, la ciudad sigue enfrentando. Las Alcaldías son trozos de ciudad cuya gobernabilidad es cada día más compleja ante la fracturación de los mandos políticos. Lee: EL TRANSPORTE PÚBLICO INFORMAL | Ruiz-Healy Times (ruizhealytimes.com)" ["post_title"]=> string(57) "LAS ALCALDÍAS DE LA CDMX , TROZOS DE CIUDAD INSEPARABLES" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(54) "las-alcaldias-de-la-cdmx-trozos-de-ciudad-inseparables" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-06-18 08:27:20" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-06-18 13:27:20" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=67028" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17612 (24) { ["ID"]=> int(66274) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2021-06-04 00:10:44" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-06-04 05:10:44" ["post_content"]=> string(4604) "Querida Tora1: El muchacho del 43 se hizo novio de una de las del 37, una muchacha muy bonita y (aparentemente) muy seria. A toda la vecindad le cayó bien el noviazgo y muchas de las chavas hasta los veían con envidia. El muchacho es serio, estudioso y trabajador. Te preguntarás: ¿qué más podía pedir ella? Pues ahora verás. Un día, después de platicar los dos un buen rato, el chavo ya se iba a su vivienda, pero se detuvo a hablar con el del 4, que es muy amigo suyo, y se entretuvo un rato. Entonces, fíjate que llegó uno de los niños del 42 a decirle que su novia se estaba besuqueando con  uno de los ninis de la azotea. “¿Dónde?”, preguntó él, más incrédulo que enojado. “En la segunda escalera”, le contestó el niño. Y allá va el muchacho a la segunda escalera, con  cara de pocos amigos (que no es cierto, porque tiene muchos). Lo siguió el niño con todos sus cuates, que son bastantes.  Al ver a tanta gente en movimiento, se les unieron todas las viejas que estaban en el patio, así que a la segunda escalera llegó algo así como una manifestación de obreros descontentos con sus sueldos. Y, efectivamente, la chava se estaba besuqueando con  el nini más sucio y más peludo de todos. En cuanto vio llegar al novio, la chava empujó al otro y le dijo que no fuera mandado, que ella era una mujer leal y honrada. Pero nadie le creyó porque ya habían visto que la forma en que se besaban y no tenía nada de forzado. El nini lo único que hizo fue reírse, enseñando sus dientes amarillos y cariados. Los vecinos los observaban en suspenso, esperando la decisión del chavo del 43, que tardaba en producirse. Ya algunos empezaban a decir  “Mátala”, “Escúpela” y otras lindezas por el estilo, y el del 54 empujaba al chavo para provocar la pelea. ¿Pero qué crees que hizo el muchacho? Se sentó en la escalera, puso a la infiel acostada sobre sus rodillas, le levantó la falda (ante el horror de propios y extraños) y le dio una paliza como no le habían dado desde que era una bebita salvaje e indómita. Ella lloraba y juraba que el nini la había sorprendido, que había abusado de su fuerza bruta (yo creo que eso es mentira porque el pobre está más flaco que un palo de escoba) y que ella solo lo quería a él. Al chavo no le importó, y siguió tundiéndola, hasta que la dejó en la imposibilidad absoluta de sentarse en tres días, por lo menos. Ella se fue corriendo (con dificultades, porque todo le dolía), y él agradeció a la concurrencia su apoyo en un trance tan difícil. Pero entonces, ¿qué crees que pasó? Que el nini se adelantó, enseñando los dientes y hasta las anginas, a decirle que era un cobarde, que pegarle a una mujer era un acto vergonzoso, y que por qué no se enfrentaba a él. El chavo ni corto ni perezoso, le dijo que tenía que castigar a la pérfida delante de todos, para que luego no dijera que él la había abandonado sin motivo, pero que no le tenía miedo. Y le dio un puñetazo que no le causó lesiones permanentes porque cayó en blandito (en la panza del gordo del 26, para ser más preciso). Total, que el chavo se convirtió en el ídolo de los muchachos de la vecindad, y el nini tuvo que irse, porque cada vez que aparecía en el patio lo abucheaban y lo apedreaban. A la muchacha no, porque su madre y su padre son muy atravesados, y nadie quería tener una “plática” con ellos. Pero se hizo de muy mala fama. ¿Y crees que le sigue llorando al chavo del 42? No hay duda que hay gente a la que le gusta la mala vida, y que nunca aprende. Ten por seguro que en la vecindad no va a conseguir otro novio, y tendrá que emigrar a otras latitudes, a menos que quiera quedarse para vestir santos (o para desvestir ninis, que no sé qué cosa sea peor). Saca tus conclusiones de esta historia que te acabo de contar que, aunque sencilla, me parece muy ilustrativa. Te quiere: Cocatú  1Contexto: Un alienígena arriba a la Ciudad de México y, convertido en gato, llega a vivir a una vecindad. Le escribe a Tora, quien lo espera en su planeta natal, sus impresiones sobre lo que ve en ese lugar. Su correspondencia tiene algo de crítica social y toques de humor." ["post_title"]=> string(17) "CARTAS A TORA 227" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-227" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-06-03 22:26:45" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-06-04 03:26:45" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=66274" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17574 (24) { ["ID"]=> int(67028) ["post_author"]=> string(2) "94" ["post_date"]=> string(19) "2021-06-18 08:24:02" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-06-18 13:24:02" ["post_content"]=> string(6943) "Este texto da cuenta de la conformación de la Capital de la República, desde su fundación como Ciudad de México, la formación y transformación de cuarteles en 13 municipalidades, la conversión de éstas en delegaciones políticas, la fragmentación de la correspondiente a la Ciudad De México en cuatro nuevas Delegaciones, hasta la promulgación de la Constitución vigente del 5 de febrero de 2017, donde el Distrito Federal desaparece y retoma el nombre de la sede se sus antiguos poderes. La CDMX, antes Distrito Federal, ha sido sujeta a muy diversos ejercicios para asegurar su gobernabilidad. Siendo desde la época de la conquista, Tenochtitlan el corazón de imperio azteca, Hernán Cortes, funda el Ayuntamiento de México en Coyoacán, de ahí el nombre oficial de la Ciudad de México a partir de 1585. El nombre de Ciudad de México se mantuvo y por su tamaño, en 1782 el Virrey Martin Mayorga la dividió en 8 cuarteles mayores y 32 menores, con el ánimo, como lo estableció la Constitución de Cádiz de 1812, de generar “gobiernos de cercanía” con jefes políticos que eran el conducto para la relación de Ayuntamientos y jefes superiores. Al triunfo de la Independencia, la Ciudad de México, y ya en 1824 con la Constitución de ese año, se determinó “Elegir el lugar de residencia de los poderes de la federación”. Así el congreso decretó el 18 de noviembre de 1824, la creación del Distrito Federal, tomando como centro la plaza de la Constitución de la Ciudad de México en un radio de 8380 metros. El Distrito Federal se integró por la unión de varias villas y pueblos y se inició la división territorial del mismo para constituir una sola unidad geopolítica, pero integrada en el año de 1903 por 13 municipalidades. En 1928, una Reforma Constitucional suprime el sistema municipal en el Distrito Federal y su Gobierno se encomienda al Presidente de la República y los habitantes del mismo pierden en términos absolutos sus derechos políticos. Así, se crea el Departamento del Distrito Federal, encomendándose su gobierno al Presidente de la República, quien lo ejercerá mediante la designación de un Jefe del Departamento del Distrito Federal. En otras palabras, se le confiere al Ejecutivo la facultad de nombrarlo y/o removerlo libremente. Entonces, las 13 municipalidades pasaron a ser “Delegaciones”, donde la Ciudad de México era la sede de los poderes del D.F. y las otras 12 se conservaron sin cambios. En 1970 la división territorial establecida en la Ley Orgánica de 1941 se modifica.  El Distrito Federal y sus entonces 7 millones de habitantes empezaron a recuperar sus derechos políticos en 1987, año en que se crea la Asamblea de Representantes, integrada por 40 representantes electos por el principio de mayoría relativa vía distritos electorales uninominales y 26 Representantes de representación proporcional. La vida democrática en el Distrito Federal estaba ya en marcha y en 1997, en un ejercicio plural y democrático cuando es electo el primer Jefe de Gobierno del Distrito Federal: el Ing.  Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano. Asimismo se mantienen sus 16 Delegaciones y de tener una Asamblea de Representantes, pasa a tener una Asamblea Legislativa. En el año 2017 el 5 de Febrero, se publica y entra en vigor la nueva Constitución donde se cambia el nombre al Distrito Federal por el de Ciudad de México, que en 1970, siendo la Capital del Distrito Federal, se convirtió en 4 Delegaciones. En esa misma Constitución se modifica el término “Delegaciones” y se crean las “Alcaldías”. El propósito de la Reforma fue transitar del modelo de un Distrito Federal a una Ciudad Capital con autonomía Constitucional similar al resto de las Entidades Federativas. La Ciudad de México cuenta ahora con 16 Alcaldías y un Congreso local. Se busca darle gobernabilidad en condiciones cada día más complejas a los 9 millones de habitantes que aquí radicamos, población que tiende a reducirse en forma irreversible anualmente, baste señalar que en el censo del 2010 éramos 8.8 millones de habitantes, en una superficie de 1493 km2 el 1% del total de la superficie del país. El fenómeno de urbanización, de expansión incontrolada por siglos desde su fundación, provocó el actual caos, pues los esquemas de gobernabilidad instrumentados a través de los siglos no previeron ni planearon el rumbo. Una razón es que desde 1782 con el primer Virrey, la Cd. De México y sus cuarteles no sumaban más de 47 mil habitantes concentrados, la mitad en lo que hoy conocemos como el “Centro histórico” y la otra mitad en villas, pueblos y rancherías dispersas en ese enorme territorio que abarcaba el valle de México. El primer plano “ ygnográfico de la Cd. de México” se formuló en 1794 por el Arq. Ignacio Castera, quien por instrucciones del Conde de Revillagigedo Virrey de 1789 a 1796, emprendió una amplia acción de mejoras a la Cd. de México: abasto de agua, drenaje, saneamiento, empedrado de calles, “se incluye la construcción del acueducto de Chapultepec”. En su calidad de Maestro Mayor de la ciudad, levantó dos planos que aún se conservan de una ciudad que contaba con 25 mil habitantes en una superficie de 5 km2 (500 hectáreas). El primer intento serio en el siglo XX de planificar la Ciudad de México se llevó a cabo en 1927 por el Arq. Carlos Contreras Elizondo después de los intentos porfiristas que abrazaron firmemente la modernización del país y de su Ciudad Capital. El plano regulador de 1927 era muy ambicioso y logró grandes avances en materia de vialidad, obras hidráulicas, parques y jardines, viviendas, etc. La rápida urbanización de la ciudad, la migración del campo a la urbe a partir de los años 50 del siglo pasado, generaron grandes retos que hoy, a casi 500 años de su fundación, la ciudad sigue enfrentando. Las Alcaldías son trozos de ciudad cuya gobernabilidad es cada día más compleja ante la fracturación de los mandos políticos. Lee: EL TRANSPORTE PÚBLICO INFORMAL | Ruiz-Healy Times (ruizhealytimes.com)" ["post_title"]=> string(57) "LAS ALCALDÍAS DE LA CDMX , TROZOS DE CIUDAD INSEPARABLES" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(54) "las-alcaldias-de-la-cdmx-trozos-de-ciudad-inseparables" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-06-18 08:27:20" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-06-18 13:27:20" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=67028" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(21) ["max_num_pages"]=> float(11) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "a52dac76ed08597cadb05e650f30972b" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
ALCALDÍAS DE LA CDMX

LAS ALCALDÍAS DE LA CDMX , TROZOS DE CIUDAD INSEPARABLES

Este texto da cuenta de la conformación de la Capital de la República, desde su fundación como Ciudad de México, la formación...

junio 18, 2021
tora cartas

CARTAS A TORA 227

Querida Tora1: El muchacho del 43 se hizo novio de una de las del 37, una muchacha muy bonita y (aparentemente) muy...

junio 4, 2021




Más de categoría
MAESTRO JUAN HERNÁNDEZ 3

La vida en rosa ⏐ La voz de los pueblos indígenas

Qué somos sino lengua, palabra con la que se crea todo, así como Dios al séptimo día o como...

junio 22, 2021
don Ignacio Ramírez Calzada

A 203 años del nacimiento de don Ignacio Ramírez Calzada

Juan Ignacio Paulino Ramírez Calzada nació en San Miguel el Grande, Guanajuato, el 22 de junio de 1818 y falleció en  la Ciudad...

junio 22, 2021
Somos lo que leemos - El ruido del tiempo: cuando el arte se enfrenta al totalitarismo

Somos lo que leemos - El ruido del tiempo: cuando el arte se enfrenta al totalitarismo

El ruido del tiempo (The noise of time) Julian Barnes (Reino Unido) Anagrama. 200p Mi calificación: 4 de 5...

junio 18, 2021
CARTAS A TORA 229

CARTAS A TORA 229

Querida Tora1: Hay un muchacho en el 48, que hace poco llegó en calidad de hijo único con mamá...

junio 18, 2021