Los Olvidos

La marea parecía más baja porque se podía ver una escollera justo enfrente de los riscos sobre los que el mirador principal de la casa dominaba un paisaje ilimitado. El rejuego de la espuma sobre los escollos,...

1 de enero, 2021 los olvidos

La marea parecía más baja porque se podía ver una escollera justo enfrente de los riscos sobre los que el mirador principal de la casa dominaba un paisaje ilimitado. El rejuego de la espuma sobre los escollos, semejaba la cabellera de un niño movida por el viento.

Cada vez que me asomaba al mirador mi mente viajaba libremente bajo un efecto hipnótico. Los graznidos de una parvada de pelícanos que descendieron hasta posarse sobre las la escollera y en las salientes del arrecife, me despertaron de mi ensoñación; entonces volví a la habitación principal para seguir explorando los vestigios contenidos en aquellas dos cajas.

Estuve tentado a explorar uno de los álbumes, pero desistí porque es algo que quería hacer con tiempo, con calma y preparado para lo que podría ver.

Mirando la caja con los álbumes puestos uno sobre otro, recreaba anticipadamente sus imágenes pensando en las de mis hermanas, mis papás, en los retratos de mi abuelito con su motocicleta Indian sobre la panga del Amacuzac, o descansando en Iguala yendo siempre hacia Acapulco.

Nuestra fascinación por Acapulco había sido heredada, pero también había nacido de las experiencias propias. Para mí llegó un momento en que, recorrer el viejo camino era como ir pasando precisamente las páginas de un álbum. En cada poblado, cada puente, cada paisaje a la vuelta de cada curva, surgía un recuerdo amado, una ilusión, una alegría especial.

Esta forma de sentir tenía sentido porque a fin de cuentas en los álbumes guardamos fotografías de viajes, sitios, ocasiones especiales, eventos dignos de recordarse ya sean alegres o tristes y un largo etcétera. En aquellas dos cajas estaban a mi alcance las vidas de personas que nunca había yo visto, suspendidas para siempre en un preciso instante que supuestamente no se repetiría. 

Pensando estas cosas, me di cuenta que se estaba haciendo tarde y preferí dejar para otro día la continuación de mi viaje al interior de esas dos cajas de cartón. Al disponerme a salir de la habitación, vi el espejo que ya me era conocido desde la ocasión en que leí el diario de Matilda por primera vez.

Lo observé con más detenimiento; puse atención a sus detalles; su marco era de plata, ovalado y en su delgado tallo adornado con muy delicadas incrustaciones de concha nácar, tenía inscrito con letras pequeñas el nombre de Jeri… ¿Quién podría ser Jeri? Ese nuevo nombre se agregaba a las incógnitas que Los Olvidos guardaba celosamente.

Haber vuelto a ver ese espejo justo antes de retirarme, parecía como una invitación a que no me fuera, pero en Los Olvidos no había luz eléctrica más que en el área de servicio y en la habitación que ocupaba ocasionalmente el señor que se había quedado con la casa.

Cuando me di cuenta de haber pensado que se había quedado con la casa, fue como si eso me lo hubiera dicho alguien que estuviera justo ahí en ese momento; o sea que la casa no era de esa persona, es decir, no era verdaderamente SUYA. Podría tener un título legal de propietario pero no era su dueño. Esta idea me llevó a concluir que esa era la razón por la que casi nunca iba y más aún, ni siquiera se había atrevido a amueblarla, sabiendo que no le pertenecía realmente.

Se apoderó de mí un sentimiento de indignación como si ese individuo al que no conocía ni me interesaba conocer, hubiera despojado a los Claymon, pero no únicamente a ellos; sentía yo ganas de haberlos defendido, de haber podido impedir que se las quitaran. Me resultaba inadmisible que un intruso profanara ese sitio que para mí significaba tanto sin poderme explicar por qué. ¿Qué tenía yo que ver con todo eso?

Con el espejo sostenido en mi mano, chocaban en mi interior sentimientos encontrados. Mi percepción del significado íntimo de ese espejo, y mi profundo disgusto por saber que en ese espacio aunque fuera ocasionalmente, se presentaba un extraño que a pesar de poseer un título legal, no tenía nada que estar haciendo ahí, alguien que de verdad era un intruso.

Por primera vez desde que crucé el portón de Los Olvidos sentía no solo el deseo de que esa casa fuera mía para cuidarla y devolverle su esplendor, sino que más bien yo le pertenecía a ella, a ella por completo, con todo lo que la pertenencia significaba.

Al irme dirigiendo hacia la salida, cada paso me costaba un verdadero esfuerzo; no me quería ir; ¡me quería quedar! Seguí caminando con dificultad, imaginando que alguien me decía que permaneciera un poco más, que volviera sobre mis pasos y abriera el álbum más pequeño y viera las fotografías que esperaban volver a ser vistas; que el sol todavía no se pondría por al menos otra hora más. Esta conversación que parecía estar sosteniendo conmigo mismo me daba la sensación de que era con alguien más que me estaba suplicando, porque no era el momento para salir de ahí.

No escuchaba yo ninguna voz, no estaba hablando sólo, según yo, estaba inmerso en una vertiginosa introspección, pero había algo o alguien que encendía mi debate interno. Era una inercia que al demorar mi salida no se imponía ni me manipulaba; era una apenas perceptible pero clarísima invitación a permanecer.

Encontré a Don Marcelino sobre la explanada justo debajo de la saliente para la orquesta.

– ¿Ya de salida joven?

– Sí, don Marcelino; por cierto, ¿sabe usted algo del espejo de mano que hay en la caja donde estan guardados los álbumes?

– No tengo idea joven, como tampoco tengo idea de las demás cosas. ¿Cuándo piensa volver?

– ¿No lo comprometo con el dueño si se entera que estoy viniendo de metiche?

– Ese señor, mi patrón, como ya le dije, casi ni viene y su sobrino siempre me avisa con tiempo. Usted siga viniendo cuando quiera.

Sin saber por qué, se me ocurrió preguntarle por el perfume que había encontrado su esposa.

– ¿Don Marcelino, de pura curiosidad cree que su señora me permitiría probar el perfume que conserva?

– ¡Claro joven! Nada más que hay que tener cuidado con los olores.

– ¿A qué se refiere, don Marcelino?

– Los olores son como imanes que atraen recuerdos lejanos; remueven los rincones olvidados de la memoria; ¿a poco nunca le ha pasado que un olor lo transporta sin darse ni cuenta? Y no le digo nada más de perfumes sino de comida, o el aroma de un café, o de las flores; de inmediato lo llevan a uno a un lugar o a un momento más rápido que cualquier otra cosa.

– No lo había pensado, don Marcelino.

– Pues piénselo mi joven, porque no es que ese perfume sea algo peligroso, sino que no es cosa de olerlo así nada más y ya. Pero no me haga mucho caso, a la mejor son ideas mías sin más significado.

– No, don Marcelino, los aromas si lo transportan a uno.

Llegamos al portón platicando todo esto; Don Marcelino me abrió y nos despedimos.

Como no había forma de que yo le avisara cuándo quería yo ir de nuevo, le pregunté si estaría bien que volviera  el fin de semana siguiente.

– Venga cuando quiera joven, siempre hay alguien que le puede abrir, ya sea yo, mi señora o alguna de mis hijas… Lo veo como si estuviera usted triste mi joven.

– No sé, don Marcelino, son muchas cosas. Me da tristeza que la casa esté tan abandonada, que su patrón ni la mantenga y ni sepa lo que tiene en realidad.

– En eso tiene razón joven, el patrón no tiene ni idea…

– A ver si le quito un rato la próxima vez que venga y me invita usted a platicar allá abajo donde estuvimos antes.

– Claro, joven, con mucho gusto.

Una vez más durante el camino a mi casa, fui pensando en lo que dijo don Marcelino sobre los olores; nada más de pensar en tener el diario entre mis manos, revivía el sutil aroma que despedían sus hojas.

Entonces comencé a preguntarme si el perfume que tenía la esposa de don Marcelino sería el mismo que se percibía en el diario o seria otro; pero si fuera el mismo, presentía yo que su efecto probable, me ligaría con su fuerza a las palabras que habitaban ese diario y a través de esas palabras, con la que las escribió, con Matilda Claymon.

De pronto me invadió una sensación de júbilo, dando por hecho que al abrir el pequeño frasco que guardaba la esposa de don Marcelino, se me descubrirían todos los secretos guardados en Los Olvidos, que se me abriría la verdadera puerta de entrada…

Comentarios


object(WP_Query)#16106 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(59644) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "31-08-2022" ["before"]=> string(10) "28-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(59644) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "31-08-2022" ["before"]=> string(10) "28-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#16102 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#16104 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#16103 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "31-08-2022" ["before"]=> string(10) "28-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-08-31 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-09-28 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (59644) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#16105 (24) { ["ID"]=> int(83376) ["post_author"]=> string(3) "123" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-15 10:13:19" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-15 15:13:19" ["post_content"]=> string(6878) "Un duelo a muerte ha de llevarse a cabo.  El escenario son los parajes que se extienden desde el glaciar Beardmore hasta el mar de Ross, un horizonte yermo, tan hostil como el desierto, pero éste recubierto de nieve.  Los rivales que se enfrentan, al estilo del salvaje oeste, son un caballero y explorador inglés llamado Russell E. Swift y un marino y explorador noruego llamado Rjoa Andersen. Ambos tienen sobrada experiencia y están conscientes que el nombre del vencedor permanecerá escrito, por siempre, en los anales de la historia.  La elección de las armas resultará preponderante. El inglés y su equipo eligen ropa de lana, cortavientos, trineos motorizados y amurskis (ponis de Manchuria); el noruego, pieles y trineos tirados por perros con arneses dispuestos en forma de abanico (contrario a la guía central que se utiliza en Alaska).  La gloria y la muerte aguardan para ser repartidas, aunque de manera caprichosa.   Prima Pars: 80 grados S.  La tierra es blanca y llana, cubierta de una densa niebla hasta donde alcanza la vista, con algunos manchones oscuros esparcidos aleatoriamente sobre la superficie. Unos cuantos picos se asoman en el horizonte y los gélidos vientos azotan piernas, brazos y rostros con extrema violencia.  El combate se intuye equilibrado en primera instancia. Los británicos establecen su base invernal donde colocan alimentos (harina de avena, manteca de cerdo, proteína de res, proteína vegetal, whisky y azúcar) y diversos suministros mecánicos en un sitio por demás propicio y el camino que han de recorrer es desde hace años conocido. El noruego y su grupo (abastecidos de filetes de foca, grasa animal y vegetal, vodka, margarina y chocolate) se encuentran varios kilómetros al este y su trayectoria los llevará por tierras, hasta ese momento, desconocidas.  Pero esto pronto cambia. Los caballos, débiles e incapaces de adaptarse al clima polar comienzan a generar problemas para Swift, ralentizando la marcha. Se sobrevienen discusiones entre los miembros del equipo y alguien realiza la sugerencia de sacrificarlos y almacenar su carne. El capitán escucha, se niega y ordena seguir adelante.  Andersen y su grupo, mientras tanto, han comenzado su periplo y les llevan ahora una ventaja de trescientos cuarenta kilómetros. Parece probable, y posible, que logren evitar durante el camino de regreso el mal tiempo que comienza a gestarse.  Pars Secunda: 87 grados, 34” sur Seis meses después, cinco de los ponis han muerto por el frío y uno de los trineos motorizados se ha perdido. A pesar de los aciagos incidentes, los ingleses mantienen el buen ánimo.  El capitán Swift, desde el interior de su tienda a la que azotan los furibundos vientos y con los miembros entumecidos, bebe un sorbo de destilado y ordena que sean sólo cuatro (Watson, Yeats, Foster y Owens) los hombres que le acompañen durante el trayecto final mientras los otros deberán volver hasta la base. La marcha que emprenden ambos contingentes, después de despedirse, es lenta y fatigosa, con un clima que empeora con cada hora transcurrida.  Cuando los cinco alcanzan el punto fijado trece días más tarde, el duelo termina. Se encuentran con que el grupo liderado por Andersen ha conquistado el polo un mes antes y deben estar ya recorriendo el camino de vuelta. Ahora derrotados, sin fuerzas y con los pies muy cerca del congelamiento, deben recorrer los mil trescientos kilómetros de regreso.   Pars Tertia: 82 grados 30” Sur.  Los británicos levantan su último campamento con más de seiscientos kilómetros aún por recorrer. Foster ha muerto al pie del glaciar, tras una aparatosa caída.  Es el marzo más frío del que se tiene registro, el termómetro marca los -47 grados centígrados y la tormenta hace imposible dar un sólo paso, por lo que los cuatro se atrincheran en su tienda con apenas combustible para preparar una jarra de té. A todos, el cuerpo los martiriza.  Les aqueja el escorbuto, la ceguera de las nieves, la gangrena y aún y cuando no lo mencionen a viva voz, el desánimo.   Yeats, incapaz de caminar debido a una vieja herida de guerra a la que las gélidas temperaturas transfiguran en insoportable dolor, se dirige a los demás para decirles que va a salir y quizás lo haga por algún tiempo. Todos comprenden a qué se refiere.  Pocos días más tarde el capitán, con gran esfuerzo, dedica sus últimas horas a escribir cartas de despedida dirigidas a todos aquellos involucrados en la expedición: sus superiores en la marina, familiares, etc. Cuando el aceite del mechero se agota, la oscuridad se cierne sobre ellos y lo único que resta es esperar.  Recuperarán sus cuerpos ocho meses después.  Post data El funeral en Gran Bretaña de Swift, Watson y Owens gozará de toda la pompa y circunstancia que se otorga a aquellos que fracasan grandiosamente, convirtiendo su travesía en una tragedia de carácter nacional. No hay júbilo, pero si condecoraciones póstumas y cañonazos de honor.   A Russell Swift le corresponden pues la muerte y la gloria; a Rjoa Andersen, tras su regreso, sólo el desdén a pesar de su innegable victoria. En los brindis de la Geographical Society donde se celebra su hazaña, se mencionará insistentemente a los canes y poco, su experiencia o pericia.  Los historiadores revisarán el actuar del capitán inglés a lo largo de las décadas posteriores, tachándole a veces de héroe, por su valentía y otras de villano, por sus elecciones, sin llegar a un acuerdo.  El explorador noruego, por otro lado, habita desde el año de 1913 en los libros de historia.   " ["post_title"]=> string(10) "TERRA NOVA" ["post_excerpt"]=> string(54) "“Fortuna multis dat nimis, satis nulli”. -Marziale" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(10) "terra-nova" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-15 10:13:19" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-15 15:13:19" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83376" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#16127 (24) { ["ID"]=> int(83624) ["post_author"]=> string(2) "39" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-22 12:48:37" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-22 17:48:37" ["post_content"]=> string(5879) "Agradezco la invitación de mí estimada amiga Mayela Rodríguez, Conductora del Programa de Radio “Mujer” de la Universidad Pedro de Gante Campus Constituyentes de la ciudad de Monterrey, Nuevo León el cual se transmite cada lunes a las 3 pm. Radio 1390 AM y Facebook live: @RadioUPGoficial. La participación de la mujer es determinante para el desarrollo social, desde formar parte del núcleo familiar hasta ser un referente en la economía y liderazgos. Cada historia nos cuenta una enseñanza. Cada mujer tiene detrás de sí esperanza, tenacidad y amor por sí misma, por los suyos. Porque todas las historias merecen ser contadas, en este programa les damos espacio para elloMayela Rodríguez. En el programa tuve la oportunidad de compartir con nuestra audiencia los aspectos o episodios importantes desde mi niñez, el gusto por la historia, las letras, idiomas, medios de comunicación, formación académica. Recuerdo que cuando era una niña, cada vez que en casa teníamos la oportunidad de viajar, mi papá Sr. Rafael siempre nos llevaba a museos y gustaba de contarnos la historia de los diferentes lugares y después de ello ya me dejaba jugar y andar dando saltos en los alrededores, realmente a esa edad aproximadamente ocho años lo que más quería era ¡jugar!  Mi madre Sra. Gloria le encantaba leer el periódico en voz alta, buscaba dar la entonación a lo que leía. La influencia de los padres de familia en la formación de los hijos es muy importante; de ahí mi gusto por las letras, historia y cultura”. Perfil de Mayela Rodríguez Conductora, Psicóloga, especialista en Salud Ocupacional. Terapeuta con más de 15 años de experiencia, tallerista y conferencista en temas de Desarrollo personal y manejo de emociones. Directora de Operaciones del Centro de Evaluación, Desarrollo y Formación A.C. Facebook @mayelarodriguezpsicologia i  Instagram: mayerodriguezpsi  Gracias a la Universidad Pedro de Gante y mi amigo Contador Público Fernando Garza por la invitación. Link para ver el programa https://www.facebook.com/RadioUPGoficial/  SINTONIZA LA MEJOR ESTACION DE RADIO EN LINEA Facebook: Radio Upg  https://www.facebook.com/RadioUPGoficial Twitter: Radio upg oficial https://twitter.com/UPGRadioOficial... YouTube: Radio Upg https://www.youtube.com/channel/UCDAnYvTTcLLOv2uhPWQOeYA Instagram: Radio Upg oficial  https://www.instagram.com/radioupgoficial/?hl=es-la   Contacto ORCID ID https://orcid.org/0000-0002-5708-428X [email protected] www.facebook.com/angelica.murillo.5496 https://www.facebook.com/RIEHMTY IG dra.angelicamg www.ruizhealytimes.com" ["post_title"]=> string(27) "Programa Mujer en UPG radio" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(27) "programa-mujer-en-upg-radio" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-22 12:48:37" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-22 17:48:37" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83624" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#16105 (24) { ["ID"]=> int(83376) ["post_author"]=> string(3) "123" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-15 10:13:19" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-15 15:13:19" ["post_content"]=> string(6878) "Un duelo a muerte ha de llevarse a cabo.  El escenario son los parajes que se extienden desde el glaciar Beardmore hasta el mar de Ross, un horizonte yermo, tan hostil como el desierto, pero éste recubierto de nieve.  Los rivales que se enfrentan, al estilo del salvaje oeste, son un caballero y explorador inglés llamado Russell E. Swift y un marino y explorador noruego llamado Rjoa Andersen. Ambos tienen sobrada experiencia y están conscientes que el nombre del vencedor permanecerá escrito, por siempre, en los anales de la historia.  La elección de las armas resultará preponderante. El inglés y su equipo eligen ropa de lana, cortavientos, trineos motorizados y amurskis (ponis de Manchuria); el noruego, pieles y trineos tirados por perros con arneses dispuestos en forma de abanico (contrario a la guía central que se utiliza en Alaska).  La gloria y la muerte aguardan para ser repartidas, aunque de manera caprichosa.   Prima Pars: 80 grados S.  La tierra es blanca y llana, cubierta de una densa niebla hasta donde alcanza la vista, con algunos manchones oscuros esparcidos aleatoriamente sobre la superficie. Unos cuantos picos se asoman en el horizonte y los gélidos vientos azotan piernas, brazos y rostros con extrema violencia.  El combate se intuye equilibrado en primera instancia. Los británicos establecen su base invernal donde colocan alimentos (harina de avena, manteca de cerdo, proteína de res, proteína vegetal, whisky y azúcar) y diversos suministros mecánicos en un sitio por demás propicio y el camino que han de recorrer es desde hace años conocido. El noruego y su grupo (abastecidos de filetes de foca, grasa animal y vegetal, vodka, margarina y chocolate) se encuentran varios kilómetros al este y su trayectoria los llevará por tierras, hasta ese momento, desconocidas.  Pero esto pronto cambia. Los caballos, débiles e incapaces de adaptarse al clima polar comienzan a generar problemas para Swift, ralentizando la marcha. Se sobrevienen discusiones entre los miembros del equipo y alguien realiza la sugerencia de sacrificarlos y almacenar su carne. El capitán escucha, se niega y ordena seguir adelante.  Andersen y su grupo, mientras tanto, han comenzado su periplo y les llevan ahora una ventaja de trescientos cuarenta kilómetros. Parece probable, y posible, que logren evitar durante el camino de regreso el mal tiempo que comienza a gestarse.  Pars Secunda: 87 grados, 34” sur Seis meses después, cinco de los ponis han muerto por el frío y uno de los trineos motorizados se ha perdido. A pesar de los aciagos incidentes, los ingleses mantienen el buen ánimo.  El capitán Swift, desde el interior de su tienda a la que azotan los furibundos vientos y con los miembros entumecidos, bebe un sorbo de destilado y ordena que sean sólo cuatro (Watson, Yeats, Foster y Owens) los hombres que le acompañen durante el trayecto final mientras los otros deberán volver hasta la base. La marcha que emprenden ambos contingentes, después de despedirse, es lenta y fatigosa, con un clima que empeora con cada hora transcurrida.  Cuando los cinco alcanzan el punto fijado trece días más tarde, el duelo termina. Se encuentran con que el grupo liderado por Andersen ha conquistado el polo un mes antes y deben estar ya recorriendo el camino de vuelta. Ahora derrotados, sin fuerzas y con los pies muy cerca del congelamiento, deben recorrer los mil trescientos kilómetros de regreso.   Pars Tertia: 82 grados 30” Sur.  Los británicos levantan su último campamento con más de seiscientos kilómetros aún por recorrer. Foster ha muerto al pie del glaciar, tras una aparatosa caída.  Es el marzo más frío del que se tiene registro, el termómetro marca los -47 grados centígrados y la tormenta hace imposible dar un sólo paso, por lo que los cuatro se atrincheran en su tienda con apenas combustible para preparar una jarra de té. A todos, el cuerpo los martiriza.  Les aqueja el escorbuto, la ceguera de las nieves, la gangrena y aún y cuando no lo mencionen a viva voz, el desánimo.   Yeats, incapaz de caminar debido a una vieja herida de guerra a la que las gélidas temperaturas transfiguran en insoportable dolor, se dirige a los demás para decirles que va a salir y quizás lo haga por algún tiempo. Todos comprenden a qué se refiere.  Pocos días más tarde el capitán, con gran esfuerzo, dedica sus últimas horas a escribir cartas de despedida dirigidas a todos aquellos involucrados en la expedición: sus superiores en la marina, familiares, etc. Cuando el aceite del mechero se agota, la oscuridad se cierne sobre ellos y lo único que resta es esperar.  Recuperarán sus cuerpos ocho meses después.  Post data El funeral en Gran Bretaña de Swift, Watson y Owens gozará de toda la pompa y circunstancia que se otorga a aquellos que fracasan grandiosamente, convirtiendo su travesía en una tragedia de carácter nacional. No hay júbilo, pero si condecoraciones póstumas y cañonazos de honor.   A Russell Swift le corresponden pues la muerte y la gloria; a Rjoa Andersen, tras su regreso, sólo el desdén a pesar de su innegable victoria. En los brindis de la Geographical Society donde se celebra su hazaña, se mencionará insistentemente a los canes y poco, su experiencia o pericia.  Los historiadores revisarán el actuar del capitán inglés a lo largo de las décadas posteriores, tachándole a veces de héroe, por su valentía y otras de villano, por sus elecciones, sin llegar a un acuerdo.  El explorador noruego, por otro lado, habita desde el año de 1913 en los libros de historia.   " ["post_title"]=> string(10) "TERRA NOVA" ["post_excerpt"]=> string(54) "“Fortuna multis dat nimis, satis nulli”. -Marziale" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(10) "terra-nova" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-15 10:13:19" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-15 15:13:19" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83376" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(19) ["max_num_pages"]=> float(10) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "d7b5437bf3110993ca91bcbb0dba33b0" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

TERRA NOVA

“Fortuna multis dat nimis, satis nulli”. -Marziale

septiembre 15, 2022

Programa Mujer en UPG radio

Agradezco la invitación de mí estimada amiga Mayela Rodríguez, Conductora del Programa de Radio “Mujer” de la Universidad Pedro de Gante Campus...

septiembre 22, 2022




Más de categoría

Cartas a Tora 283

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días...

septiembre 23, 2022

Balduino, Fidei Defensor

“I will not cease from mental fight, /  nor shall my sword sleep in my hand / till we...

septiembre 22, 2022

Programa Mujer en UPG radio

Agradezco la invitación de mí estimada amiga Mayela Rodríguez, Conductora del Programa de Radio “Mujer” de la Universidad Pedro...

septiembre 22, 2022
Brian Palma

Brian de Palma

Brian de Palma es uno de los directores que han revolucionado la manera de hacer cine.

septiembre 22, 2022