Los Olvidos | 7

A pesar de no haber podido platicar con don Marcelino, no me sentía frustrado. El recorrido por la casa había sido un verdadero viaje. Al ir  conduciendo mi auto de regreso a casa de mi mamá, me...

21 de octubre, 2020

A pesar de no haber podido platicar con don Marcelino, no me sentía frustrado. El recorrido por la casa había sido un verdadero viaje. Al ir  conduciendo mi auto de regreso a casa de mi mamá, me di  cuenta de que estaba tarareando la canción de “Kiss me once and kiss me twice…”.

Recordé la letra y me invadió un sentimiento de querer volver, de estar en Los Olvidos nuevamente y no salir de ahí; como si la voz de la mujer que había escuchado sobre la saliente de la terraza fuera un hechizo irresistible. Poco a poco iban regresando a mi memoria  líneas de la tonada:

“No imaginé que alguna vez estuvieras de pie tan cerca de mí…”

Y según iba recordando, la música surgía en mi mente junto a la letra:

“Siento tantas cosas que quisiera decirte, que no pueden esperar a otro día.

Bésame una vez, y otra vez y  luego otra vez, ¡ha pasado tanto  tiempo!”.




La sensación de tibia intimidad que experimentaba, por momentos se hacía más intensa, como si la canción se tratara de mí; de la incontenible necesidad de besar  y ser besado tras una muy larga ausencia…

“No he sentido así en ya ni siquiera recuerdo cuanto, ha pasado tanto, tanto tiempo.

“Nunca sabrás en cuántos sueños has estado conmigo,  ni qué tan vacío parecía todo sin ti”.

Habría podido cerrar los ojos y flotar por encima de Los Olvidos; verla desde lo alto pensando en la joven que había visto pasear por el jardín momentos antes…

Asocié su imagen con la voz que había escuchado en la saliente del corredor, sintiendo que ella era la misma que  apenas si susurraba la canción a mi oído estrechándose suavemente contra mi cuerpo al ritmo de la música…

“Así que bésame una vez, y luego otra vez y una vez más. Ha pasado un largo, largo tiempo”.

Me nació un deseo incontenible de besarla, pero no con arrebato sino apasionada, suave y lentamente; besarla sosteniendo su talle y cerrando los ojos para verla bien y escuchar el oleaje de  su respiración.

De pronto, casi sin darme cuenta,  estaba yo cruzando  bajo el  arco del Club de Pesca y en ese momento se disipó el ensueño regresándome a la realidad.

¿La realidad?

A mi paso por playa Manzanillo, las imágenes parecían cambiar a blanco y negro; el paisaje semejaba los retratos del fotógrafo Pintos.

Un Acapulco exuberante y salvaje; un Acapulco de pelícanos y gaviotas, de pericos y papagayos que mudaban su plumaje de blanco  y negro a estallidos multicolores.

Muy cerca del antiguo malecón vi de repente un hidroplano de Panamerican Airways anclado tranquilamente, mientras los pasajeros se acercaban al muelle a bordo de lanchas de madera con motor fuera de borda.

Los sombreros de ala anchísima de las damas, semejaban ramos de flores silvestres; no se podían ver sus rostros, pero se adivinaba su belleza.

Parecía estar transitando entre dos tiempos, pero no me sobresalté; por el contrario, me dejé llevar gustosamente, hasta el punto que el automóvil parecía conducirse solo.

Cuando el paisaje recuperaba los colores, parecían salidos de algún álbum de la juventud de mis papás; colores que brotaban de revistas antiguas de National  Geographic o de Life.

No pareció transcurrir el tiempo durante mi trayecto de regreso a la casa, pero  cuando llegué  apareció mi mamá que nada más verme me dijo:

-¿Cómo te fue?

No me sentía especialmente comunicativo, pero entendí que habría sido  imposible no contarle todo. Nos sentamos bajo la sombra de su árbol favorito.

En el jardín había garzas blancas que pasaban de camino a la laguna de Tres Palos.

Ya era la hora de la comida, pero nadie tenía hambre, lo bueno del ceviche casero y del cocktail de frutas,  es que puedes asaltar el refrigerador en cualquier momento y servirte a discreción.

La curiosidad mal disimulada de mi mamá se delataba por su hospitalidad inusual. ¿Desde cuándo mi madre me preparaba cubas a mí?

Ha de haber querido que se me soltara la lengua con la combinación y que de verdad le contara yo todo lo que había pasado más  lo que su  imaginación le hubiera insinuado durante la mañana mientras esperaba mi regreso. Deliberadamente me hice el parsimonioso y primero le di un trago a mi cuba diciéndole lo bien que le había quedado.

-No me enrolles niño.

-Cuéntame cómo estuvo la visita a Los Olvidos.

-Pues ahí te va. Para comenzar no estaba don Marcelino.

-¿Entonces no  pudiste entrar?

-No dije eso. La que me abrió fue su esposa y bien amable me dijo que pasara a esperar a don Marcelino que había tenido que salir a un mandado.

-Como no tenía prisa caminé despacio hacia la terraza de los arcos y me detuve en la saliente de la orquesta.

-Me quedé ahí un rato imaginando cómo han de haber sido ahí las fiestas; imaginé a las mujeres con vestidos largos de colores claros y de telas ligeras;  peinadas al estilo de Rita Hayworth,  de Bárbara Hutton o Dolores del Río… ¿Te acuerdas de la canción “Kiss me once” que luego tocas en el piano? Yo creo que de haberla oído tantas veces, tal vez me sugestioné porque me pareció escuchar que la cantaba en  voz muy baja una mujer; una voz baja que, sin embargo, se distinguía de la orquesta cuyos acordes semejaban más bien un  murmullo transportado por la brisa. El hecho de haber estado  en la saliente de la orquesta me transportó mas lejos que lo que conscientemente podría reconocer;  ahora que te lo estoy contando,  me acuerdo de las veces que has dicho lo que es estar enamorado del amor. Me sentía protagonista sin ver a nadie y sin que nadie me mirara o, si acaso, la única que me veía a mí, pero yo no a ella, era la mujer que cantaba tan clara como suavemente.

-¡Caray niño, qué inspirado! Te lo digo en serio: qué bonito lo describes. Hasta puedo sentir lo que sentiste porque además esa canción me encanta. ¿Y no llegó don Marcelino? ¿No recorriste la casa como tenías pensado?

-Claro que si la recorrí y don Marcelino llegó aunque nada más para disculparse y decirme que fuera mañana porque cuando  menos, toda la semana que entra va a estar su patrón con unos invitados.

-¿Y qué más viste?

-Pues fíjate que Don Marcelino dejó algunas habitaciones abiertas para que las pudiera yo ver por dentro. No las vi todas porque además son 12 con sus respectivos baños y algunas tienen, según pude apreciar,  hasta una especie de antesala o salita como si fueran suites.

El vaso de mi cuba libre sudaba como la Yoli de doña Rosita dos días antes. Hice una pausa sin intención de hacerme el interesante sino para ordenar mis ideas mientras saboreaba jugando con los hielos y veía que mi mamá apenas podía contener su curiosidad o reprimir las ganas de que le siguiera contando.

-Yo creo –le dije– que todas las habitaciones deben ser muy parecidas. Todas estan pintadas de blanco en tanto todos los exteriores de la casa tienen el mismo color de El  Mirador. La primera habitación a la que entré, estaba amueblada de todo a todo; pero como ya te dije, no hay sillas de descanso en los corredores ni en la terraza de los arcos ni bajo la pérgola del tercer piso. Imagino que los tendrán almacenados en alguna parte de la casa y que los sacarán cuando haya visitas. Algo que me llamó mucho la atención fue el olor a cedro de las ventanas y las puertas que son iguales a las de La Riviera o de la casa Ralph en La Pinzona.

-¿Y los ventiladores son de techo como en la casa Ralph?

-No, jefa, las habitaciones están orientadas de  tal manera que todo el tiempo les corre brisa porque tienen además ventanas de ambos lados sobre los corredores. Basta con que abran la persianas para que corra el viento y sin la lata de los mosquitos porque los mosquiteros se ven en buen estado. Fíjate que estuve un rato sentado en la primera habitación y cuando  salí pude ver que por el jardín estaba una joven caminando entre las palmeras con un vestido claro muy bonito. Pero en eso escuché la voz de don Marcelino que venía llegando y me distrajo; cuando volví a mirar hacia el palmar ya no estaba la joven. Lo curioso es que cuando le pregunté a don Marcelino si tenía huéspedes o invitados me dijo que no. Don Marcelino gusta de hacer bromas y de observar mucho cuando habla con alguien.  Después que le dije de la joven por el palmar, enigmáticamente me dijo que la casa no parece que tenga vida ¡sino que la tiene! Poco antes de dejarlo me dijo algo que mi papá me había dicho de los conventos y los cuarteles. Mi papá me ha dicho que en los conventos abandonados es frecuente escuchar los rezos de los religiosos, lo mismo que en los antiguos cuarteles ya sin tropas es normal escuchar órdenes  de clarín, pasos marchando, voces de mando y demás sonidos habituales. No es cosa de fantasmas sino de energías persistentes que permanecen. El caso es que poco antes de dejar a don Marcelino,  me dijo que en Los Olvidos hay grabadas muchas cosas: imágenes, recuerdos, murmullos, voces y hasta presencias. No me lo esperaba yo de don Marcelino, pero me dijo que en Los Olvidos puede percibirse como si flotaran por sus corredores juramentos de amor eterno y promesas de enamorados. Todo lo que dijo don Marcelino suena muy bonito, pero ahora que te lo estoy contando,  me viene otra sensación, un sentimiento oscuro como de miedo, como si algo ominoso o muy feo conviviera en Los Olvidos con las huellas hermosas, y  en la combinación prevaleciera la parte oscura, dándole ese aire de nostalgia que ya  se le percibía cuando  la veía yo desde La Sinfonía. Ya se me quitaron las ganas de seguir hablando de tus Olvidos.

-Ahorita que describiste esa especie de nubarrón o de niebla oscura, sentí frio recorriendo mi espalda. Yo no tengo hambre. Si tú tampoco quieres comer, te invito a que nos vayamos caminando al Revolcadero.

Le dije que no tenía hambre y nos fuimos tranquilos y sin prisa, sin decir palabra alguna, hasta  que llegamos a la playa y nos sentamos bajo una palapa esperando a ver la puesta de sol.

Comentarios
object(WP_Query)#18151 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(31027) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "26-03-2021" ["before"]=> string(10) "23-04-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(31027) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "26-03-2021" ["before"]=> string(10) "23-04-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(false) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18152 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18030 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18119 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "26-03-2021" ["before"]=> string(10) "23-04-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-03-26 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-04-23 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (31027) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18036 (24) { ["ID"]=> int(63440) ["post_author"]=> string(2) "73" ["post_date"]=> string(19) "2021-04-06 09:09:24" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-04-06 14:09:24" ["post_content"]=> string(5043) "¿Dónde se extingue el turista para ceder su lugar al viajero? Cada que subo a un avión me hago la misma pregunta. No es que me cause conflicto, de hecho, como decía Alfonso Reyes, si en la naturaleza no hay nada en estado puro, tratando de lo humano, menos aún. Capturado como Jonás en el vientre de la bestia, el pasajero se enfrenta a la duda y al desafío; sabe a dónde llegará, con cierta aproximación aunque nunca precisa, y la hora en que descenderá a tierra, pero no puede prever todo lo que se encontrará. La diferencia entre el turista y el viajero es apenas una inflexión de actitud, un instante, una mirada que crea un cambio en el estar y el ser en un entorno distinto al habitual. El turista envuelve, conquista, desplaza y se apropia del lugar que visita; prístino e inocente puede convertir París en un enorme parque temático donde colecciona las “selfies” obligatorias, los clichés de rigor y los recuerdos consoladores (hasta el Marco Polo más experimentado puede ser víctima de esta tentación y tiene su encanto caer en ella de cuando en cuando). El viajero, en cambio, aunque está hecho de la misma materia que el turista (asombro y curiosidad), sus proporciones cambian y también la preparación y, desde luego, los resultados. El viajero se rinde, sucumbe y se deja maravillar descubriendo aquello que los otros, apenados por un guía pendiente de los minutos que quedan en su horario de servicio, dejan escapar. El turista es el hombre del telescopio: busca las enormidades, se guía por las estrellas y se maravilla con las magnitudes. El viajero, en cambio, pasa por el microscopio: se detienen en los detalles, sigue su intuición y se asombra con las cualidades, esto es, dos maneras distintas, pero no excluyentes, de ver el mundo. El viajero observa los letreros con las nomenclaturas de las calles y no las guías de los hoteles, identifica los monumentos que no aparecen en ningún mapa porque se refieren a sus memorias y a sus lecturas, a lo que la vida le ha regalado y la manera en que la enfrenta; asiste a los espectáculos vedados para el turista: la situación de las sillas en la terraza de los cafés de Europa, por ejemplo, que no dejan de maravillarlo por la enorme sabiduría humana que encierra, las sillas no están envueltas al interior de la mesa como en un café comercial de la Ciudad de México, sino dirigido a la calle pues es ahí donde, al modo Calderón de la Barca, se presenta el gran teatro del mundo. El destino juega con el viajero que, instalado en un café suspira, saca su diario de viaje, planea la jornada y de pronto se da cuenta de que con la pluma en la mano y la libreta abierta se ha convertido, sin querer, en uno de los clichés que el turista anhela ver cuando el camión del tour que ha pagado lo regurgite justo enfrente de la mesa del viajero; para ese momento ya ocupará anónimo lugar en varios álbumes fotográficos del lejano oriente. Pero a su vez, este hombre que ha guardado la libreta, ha leído un poco desea acudir al baño, y entrará al salón, pasará frente a la mesa que solía reservar algún escritor entrañable y bajará las escaleras para aliviarse. Al salir justo enfrente de la puerta del toilette, encuentra una encantadora vitrina en la que se exhiben las mismas tazas, platos, ceniceros y azucareros que acaba de usar; en su alma celebrará una diminuta y colosal batalla en la que el viajero será derrotado por la ambición acumulativa del turista y comparar dos juegos de café para llevar a casa como trofeo de la conquista emprendida esa mañana. El viajero contempla el misterio de la belleza que consiste más en su facilidad de andar por el mundo con una comodidad infinita que en una sofisticación afectada, oficinistas que salen de sus empleos, jubilados que matan la tarde, algún empresario cerrando el último trato del día y el estudiante afanado en su lectura; de pronto su yo turista lo apremia para que corra al espectáculo recomendado sin el que el viaje no estará completo. Y así, este Jeckill y Mr. Hyde, este Jano Bifronte, es cada uno de nosotros, en este viaje hermoso e indefinible al que llamamos la vida. @cesarbc70 " ["post_title"]=> string(19) "Viajeros y turistas" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(19) "viajeros-y-turistas" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-04-07 09:40:30" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-04-07 14:40:30" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=63440" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#18037 (24) { ["ID"]=> int(63431) ["post_author"]=> string(3) "167" ["post_date"]=> string(19) "2021-04-06 08:54:20" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-04-06 13:54:20" ["post_content"]=> string(6062) "En el gremio médico, bien se dice que “el que solamente sabe de medicina, ni de medicina sabe”. Es por ello que el día de hoy en esta columna, haremos honor al Dr. Gianluigi Colalucci, el restaurador más importante del siglo XX, quien el martes 29 de marzo falleció a los 92 años. Mucha gente se puede preguntar cómo se han mantenido centenares de obras del trecento, quattrocento y cinquecento italiano en los Museos Vaticanos. La gran labor no fue del artista, si no, pongamos de ejemplo al fresco de Leonardo da Vinci, ubicado en la Catedral de Santa Maria delle Grazie, en Milán, mundialmente conocido por se la representación más famosa de la escena bíblica de la Última Cena, donde gran parte de los pigmentos y detalles de la obra han desaparecido por tanto una mala técnica usada por el florentino y por la mala calidad de la conservación y restauración de la obra a lo largo de los siglos.  Por otro lado, en el costado derecho de la Basílica de San Pedro, se encuentra la obra pictórica más grande del mundo (abarcando más de 1,100 m2), y cuya restauración, que terminó en 1994, además de ser altamente controversial, les dio una luz nueva a los frescos diseñados por el artista (que para mi es el más grande de todos los tiempos) Michelangelo Buonarroti. Estos frescos, se pensaba, eran opacos, dramáticos, basados en la técnica popularizada en el manierismo “chiaroscuro” y con pocos matices lumínicos, pero cuando el Dr. Colalucci fue nombrado por el Papa Juan Pablo II en 1980 para realizar la restauración más dramática de dicho siglo, se encontraron escenas bíblicas llenas de colores, nítidas, brillantes y absolutamente majestuosas debajo de capas de suciedad y restauraciones pasadas que no beneficiaron a la obra. Un ejemplo clásico para observar el dramatismo de este contraste es la Gioconda del Louvre (oscura, con un tono ocre, sucia) y la del Prado, esta última estando bien conservada y restaurada por el museo español (llena de colores, justo como la vio da Vinci). El Dr. Colalucci puede ser un desconocido por varios lectores de esta pequeña columna hasta el día de hoy, pero en el mundo del arte es un punto de inflexión sobre la forma de restaurar obras tan complicadas (porque recordemos que un fresco es una técnica difícil de hacer, basada en huevo y pigmentos orgánicos, y la ubicación del de Miguel Ángel no es para nada fácil de acceder por su elevación a más de 13.4 metros del espectador), y tan importantes por su valor religioso, artístico y cultural (¡quién no conoce el detalle de la mano de Adán aproximándose a la mano de Dios!), y por ello se merece el más alto respeto del mundo entero. Además, caben mencionar en esta columna varias maravillas que se encuentran en la Sistina, como las decenas de símil a la anatomía humana ubicadas a lo largo del fresco, como la forma de cerebro que se encuentra en la escena de la creación, donde Dios, su manto rojo y sus ángeles forman una silueta casi perfecta de un encéfalo humano, o el parecido exacto de la sibila libia a la de la primera vértebra cervical (llamada “Atlas). Finalmente, quiero hacer la invitación al lector a cuatro cosas: La primera, poder visitar la magnífica réplica de la Capilla Sixtina que viaja por todo México (y que al día de hoy se ubica en Cancún), o una réplica bastante semejante pintada por Don Miguel Macías, ubicada en la Parroquia de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, localizada en la Colonia Moctezuma, de la Alcaldía Venustiano Carranza; segunda, la lectura de Miguel Ángel y yo, libro del Dr. Colalucci sobre la restauración de la Capilla; tercera, a la lectura de varios artículos que se ubican en la parte inferior de la columna, donde se realizan detallados análisis de las pinturas miguelangelinas; y cuarto, a ver las próximas videocolumnas que empezaré a realizar y varios de mis compañeros colaboradores han estado realizando en la plataforma (https://www.youtube.com/watch?v=Lyd8CG0Yo7o) . Referencias:
  1. Colalucci G. Michelangelo Buonarroti: Restoration of the Frescoes on the Vaulted Ceiling and the Last Judgment in the Sistine Chapel. Conservation Science in Cultural Heritage 2016;16(1):89-108.
  2. Colalucci G. On the Science of Art Restoration. World Futures 1994;40(1-3):133-134.
  3. Colalucci G, Plasencia A. Touching the Soul of Michelangelo. MIT Press Scolarship Online 2017; May(1).
  4. Grassi E, Palumnbo P. Seen/Unseen: Michelangelo master of camouflage and deception. Progress in Neuroscience 2013;1(1-4):117-123.
  5. Verlicchi A. Hidden anatomy in the Sistine Chapel ceiling: an overview. Progress in Neuroscience 2013;1(1-4):124-127.
" ["post_title"]=> string(29) "El Restaurador de los Frescos" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(29) "el-restaurador-de-los-frescos" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-04-06 08:54:20" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-04-06 13:54:20" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=63431" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18036 (24) { ["ID"]=> int(63440) ["post_author"]=> string(2) "73" ["post_date"]=> string(19) "2021-04-06 09:09:24" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-04-06 14:09:24" ["post_content"]=> string(5043) "¿Dónde se extingue el turista para ceder su lugar al viajero? Cada que subo a un avión me hago la misma pregunta. No es que me cause conflicto, de hecho, como decía Alfonso Reyes, si en la naturaleza no hay nada en estado puro, tratando de lo humano, menos aún. Capturado como Jonás en el vientre de la bestia, el pasajero se enfrenta a la duda y al desafío; sabe a dónde llegará, con cierta aproximación aunque nunca precisa, y la hora en que descenderá a tierra, pero no puede prever todo lo que se encontrará. La diferencia entre el turista y el viajero es apenas una inflexión de actitud, un instante, una mirada que crea un cambio en el estar y el ser en un entorno distinto al habitual. El turista envuelve, conquista, desplaza y se apropia del lugar que visita; prístino e inocente puede convertir París en un enorme parque temático donde colecciona las “selfies” obligatorias, los clichés de rigor y los recuerdos consoladores (hasta el Marco Polo más experimentado puede ser víctima de esta tentación y tiene su encanto caer en ella de cuando en cuando). El viajero, en cambio, aunque está hecho de la misma materia que el turista (asombro y curiosidad), sus proporciones cambian y también la preparación y, desde luego, los resultados. El viajero se rinde, sucumbe y se deja maravillar descubriendo aquello que los otros, apenados por un guía pendiente de los minutos que quedan en su horario de servicio, dejan escapar. El turista es el hombre del telescopio: busca las enormidades, se guía por las estrellas y se maravilla con las magnitudes. El viajero, en cambio, pasa por el microscopio: se detienen en los detalles, sigue su intuición y se asombra con las cualidades, esto es, dos maneras distintas, pero no excluyentes, de ver el mundo. El viajero observa los letreros con las nomenclaturas de las calles y no las guías de los hoteles, identifica los monumentos que no aparecen en ningún mapa porque se refieren a sus memorias y a sus lecturas, a lo que la vida le ha regalado y la manera en que la enfrenta; asiste a los espectáculos vedados para el turista: la situación de las sillas en la terraza de los cafés de Europa, por ejemplo, que no dejan de maravillarlo por la enorme sabiduría humana que encierra, las sillas no están envueltas al interior de la mesa como en un café comercial de la Ciudad de México, sino dirigido a la calle pues es ahí donde, al modo Calderón de la Barca, se presenta el gran teatro del mundo. El destino juega con el viajero que, instalado en un café suspira, saca su diario de viaje, planea la jornada y de pronto se da cuenta de que con la pluma en la mano y la libreta abierta se ha convertido, sin querer, en uno de los clichés que el turista anhela ver cuando el camión del tour que ha pagado lo regurgite justo enfrente de la mesa del viajero; para ese momento ya ocupará anónimo lugar en varios álbumes fotográficos del lejano oriente. Pero a su vez, este hombre que ha guardado la libreta, ha leído un poco desea acudir al baño, y entrará al salón, pasará frente a la mesa que solía reservar algún escritor entrañable y bajará las escaleras para aliviarse. Al salir justo enfrente de la puerta del toilette, encuentra una encantadora vitrina en la que se exhiben las mismas tazas, platos, ceniceros y azucareros que acaba de usar; en su alma celebrará una diminuta y colosal batalla en la que el viajero será derrotado por la ambición acumulativa del turista y comparar dos juegos de café para llevar a casa como trofeo de la conquista emprendida esa mañana. El viajero contempla el misterio de la belleza que consiste más en su facilidad de andar por el mundo con una comodidad infinita que en una sofisticación afectada, oficinistas que salen de sus empleos, jubilados que matan la tarde, algún empresario cerrando el último trato del día y el estudiante afanado en su lectura; de pronto su yo turista lo apremia para que corra al espectáculo recomendado sin el que el viaje no estará completo. Y así, este Jeckill y Mr. Hyde, este Jano Bifronte, es cada uno de nosotros, en este viaje hermoso e indefinible al que llamamos la vida. @cesarbc70 " ["post_title"]=> string(19) "Viajeros y turistas" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(19) "viajeros-y-turistas" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-04-07 09:40:30" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-04-07 14:40:30" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=63440" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(16) ["max_num_pages"]=> float(8) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "bec55fe4fc87aac49df7bae502b16faa" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Viajeros y turistas

¿Dónde se extingue el turista para ceder su lugar al viajero? Cada que subo a un avión me hago la misma pregunta....

abril 6, 2021

El Restaurador de los Frescos

En el gremio médico, bien se dice que “el que solamente sabe de medicina, ni de medicina sabe”. Es por ello que...

abril 6, 2021




Más de categoría

La SNHGE presenta su revista Academia Semper número 5

La Sociedad Nuevoleonesa de Historia, Geografía y Estadística (SNHGE) presenta con éxito su revista Academia Semper Número 5, con...

abril 22, 2021

El St. Denis mexicano

El Tata Dionisio, capo del narcotráfico de México, comenzó su trayectoria desde un poblado de Sonora que ni en...

abril 21, 2021
Los Olvidos

Los Olvidos - Parte 30

Regresé a Acapulco después de tres semanas que dediqué a atender pendientes de mi despacho para poder  “hacer mi...

abril 21, 2021

Ciudad de mis amores

Hace unas horas terminé de escribir un relato con el pretexto de desmenuzar la Ciudad de México como personaje...

abril 20, 2021