Las pequeñas cosas: elección

“Cada elección tiene su anverso, es decir, una renuncia, por lo que no hay diferencia entre el acto de elegir y el acto de renunciar.”  – Italo Calvino / Escritor italiano / 1923 – 1985   La...

7 de junio, 2021

“Cada elección tiene su anverso, es decir, una renuncia, por lo que no hay diferencia entre el acto de elegir y el acto de renunciar.” 

– Italo Calvino / Escritor italiano / 1923 – 1985

 

La política no es lo mío. No soy especialista en la materia, pero respiro, vivo y siento los efectos políticos en cada paso que doy, no desde el privilegio (como algunos le llaman) y tampoco desde la falta de oportunidades (gracias al esfuerzo de mis padres), sino desde mi condición de ciudadana mexicana. Mi formación en escuelas públicas y el paso por la gloriosa UNAM (aunque se diga lo contrario) hasta que la huelga del año 99 me obligó a emigrar al sistema privado, me hizo adquirir una visión dual de las cosas, un sentido crítico y un análisis del discurso desde mi formación en comunicación y a decir verdad, no hay manera de creer en azules, amarillos, rojos, verdes, naranjas o del color que pinten sus aspiraciones quienes forman la esfera del poder y que (ellos sí) desde el privilegio, pretenden hacer creer que trabajan por y para la población. 

El día de ayer se celebraron las elecciones intermedias en nuestro país y ello me hundió en una serie de reflexiones en torno a la elección, ese acto y efecto de elegir (del latín electio, derivado de electus = elegido), cuyo origen está en el proceso mental que nos permite evaluar las ventajas de múltiples opciones y seleccionar alguna; sin embargo, ¿cómo se ejecuta ese acto en nuestra mente? Existen teorías que afirman que elegimos en función del costo-beneficio que recibimos, lo cual hacemos de forma racional y que, en términos de política, es importante cuestionar: ¿cuál es el beneficio real de elegir entre éste o aquél candidato? O más aún: ¿existe tal beneficio?

Elegimos todo el tiempo, desde la ruta más rápida a la oficina hasta el color de la camisa o blusa que vestimos, el sabor de la bebida que tomamos, la marca de los accesorios que utilizamos, el modelo de auto, etc.  Elegimos de forma racional no solo en relación al beneficio, sino a múltiples factores que incluso pueden ser motivados por el marketing, el estatus o la manipulación. Y es que el acto de elegir no es poca cosa: ¿qué nos motivó a elegir la carrera universitaria?; ¿cómo fue que elegimos a nuestra pareja?; ¿cuál es el factor que determina el próximo destino turístico? Elegimos por moda, por economía, por revancha, por salir del paso, por presión externa o no elegimos y de todas formas, hay una elección de por medio. 

Se dice que “elección es renuncia” porque al elegir renunciamos a las otras posibilidades, pero elegir también implica un acto de diálogo interno y de reflexión si se racionaliza el proceso, o puede ser un simple acto cotidiano, algo de todos los días como elegir ponerse el calzado para salir a la calle y entonces equivale a eso que hemos escuchado de “más vale viejo conocido, que nuevo por conocer”. Nos rodea una vorágine mediática con el fin de manipular nuestras elecciones, vivimos inmersos en un mundo de publicidad y somos atacados virtualmente gracias a los algoritmos que le permiten a Internet conocer nuestras preferencias, gustos, actividades, etc. Elegimos en función de lo que hay, sin posibilidad de explorar más allá o de pedir más opciones porque el mundo está diseñado de esa forma.

Elegir sin evaluar el costo-beneficio no es un acto racional, sino mecánico (o mediático) porque la elección no razonada anula toda posibilidad de exigencia y/o cumplimiento. Las elecciones de la vida son tan solo un breve momento en nuestra historia de vida, pero determinan gran parte de ella, porque elegir no llevar paraguas en un día lluvioso auspicia una empapada y sus respectivas consecuencias, porque es en #laspequeñascosas que la vida toma forma y si no elegimos desde la razón, nos perdemos la posibilidad de algo mejor.

 

Comentarios


object(WP_Query)#18051 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(66481) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "12-07-2022" ["before"]=> string(10) "09-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(66481) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "12-07-2022" ["before"]=> string(10) "09-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18049 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18018 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18008 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "12-07-2022" ["before"]=> string(10) "09-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-07-12 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-08-09 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (66481) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18052 (24) { ["ID"]=> int(80844) ["post_author"]=> string(2) "77" ["post_date"]=> string(19) "2022-07-12 10:34:41" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-07-12 15:34:41" ["post_content"]=> string(7202) "Para quien no lo conoce, Coahuila es, en buena parte, algo así como una gran plancha semidesértica con algunas poblaciones que sobreviven de milagro, tal como sucede con  los floridos cenizos en su región norte o su gobernadora de intenso aroma en el sur. Para quienes vivimos aquí, nuestro estado es un conjunto de sitios mágicos donde la vida se abre camino más allá de toda circunstancia. Este fin de semana tuve la oportunidad de visitar la población de Melchor Múzquiz, localizada al pie de la Sierra Hermosa de Santa Rosa. De acuerdo con los sitios que promueven el turismo, este municipio se distingue por albergar la etnia kikapú en un ejido llamado “El Nacimiento”; a escasos  kilómetros de éste se halla el grupo de “negros mascogos”, cuyo origen muy singular  dejo para una futura colaboración.  Hay además un paseo familiar denominado “La Cascada” y una gastronomía única: Cortes de carne; machacado y deliciosos dulces de leche.  En cuanto al arte, Melchor Múzquiz es cuna de Julio Galán Romo, pintor de renombre internacional que falleció a muy temprana edad. El museo está alojado en un predio de ocho hectáreas en cuya superficie se encuentran distribuidas varias residencias, una cascada, lo que fue la capilla familiar, un colorido corredor donde los visitantes colocan listones con leyendas que señalan de qué lugar visitan el museo. Hay una singular casa de muñecas de dos pisos, en la que un adulto cabe perfectamente, y una fuente en desuso que en lugar de agua tiene zacate, que le provee de una inusual pátina.  La propiedad original perteneció a los abuelos maternos del pintor. Quienes conocieron la infancia del artista coinciden en señalar cuánto influyó este espacio en su vocación.  Podemos imaginarlo de niño corriendo por los largos pasillos, hoy convertidos en galerías, en busca del abuelo, figura importante en su vida.  La casa principal muestra evidencias de que, en vida de sus habitantes, debe de haber sido una mansión señorial, donde se llevaban a cabo grandes tertulias.  De ello da cuenta el amplio recibidor, y hacia la parte posterior, la terraza, la alberca semiolímpica y el chapoteadero que, actualmente, en total desuso, provocan una paradójica sensación de abandono. Dentro de las casas se hallan muebles antiguos de maderas preciosas y piezas de ornamento y relojería antigua. La mampostería china muestra un excelente estado de conservación, a pesar del paso del tiempo. El museo fue inaugurado como tal en 2006, en el décimo aniversario luctuoso del pintor. La propiedad muestra reproducciones de infinidad de sus obras; fotografías del artista, ya sea solo o con personajes de talla internacional.   Nacido en 1958, como tercero de cinco hermanos, Julio abandonó su natal Múzquiz a temprana edad para moverse a la ciudad de Monterrey donde terminó sus estudios básicos y se inscribió en la carrera de arquitectura. De manera temprana abandonó las aulas y se trasladó a la ciudad de Nueva York, en donde comenzó a despuntar en las artes plásticas. En corto tiempo pudo colocar su obra en galerías de gran importancia alrededor del mundo. El tránsito dentro de la quinta-museo se lleva a cabo por simpáticos senderos, algunos señalados por losetas de barro, y rodeados de una vegetación exuberante.  Destacan árboles de gran calado, como nogales, sabinos y encinos, y entre unos y otros gigantes, toda suerte de verdor, cuyo orden caótico lleva a pensar en la percepción que de sí mismo tenía el pintor, cuya creación artística es impelida por esa constante búsqueda de sí mismo, hasta el final.  Los curadores del museo nos regalan transcripciones de palabras expresadas por el pintor. Leyendo entre líneas, tuve la sensación de que él presentía que moriría a una edad temprana y, puede decirse, que preparó a sus seguidores para ese momento.  Galán habla de un proceso de exorcismo de sus propios demonios a través de la pintura, como si plasmarlos sobre el lienzo lo liberara de su influencia, luego de lo cual, de alguna manera, surgirían nuevos demonios para suplantar los exorcizados, como un cuento de nunca acabar. “Mi arte es un espejo, es el filtro que tamiza mi realidad, la uso para vengarme de mi pasado” dice, en una suerte de confesión íntima que prorrumpe como catarsis, pero a la vez lo desnuda de sus vestimentas protectoras. Al lado de estas transcripciones, a lo largo de todas las galerías interiores y exteriores, conviven reproducciones de gran parte de su obra, así como autorretratos, la mayoría en blanco y negro, que dan cuenta de sus correrías y de todos aquellos personajes del mundo artístico con quienes compartió el pan y la sal. Guillermo Sepúlveda, primer galerista de Galán y su principal impulsor, fallecido a inicios de este 2022, da una lectura a profundidad del personaje y  su obra; parece entenderlo, desde sus primeros cuadros hasta los últimos, en los que prima un aparente desorden de los objetos pintados, así como de las técnicas utilizadas para hacerlo. El corredor de los listones provee de un colorido alegre, que contrasta con buena parte de  la temática de la obra.  De igual manera hace la casa de muñecas, la cual posee mobiliario en maderas preciosas a escala infantil. Toda una experiencia sensorial conocer al artista desde este escenario multifacético, para así entender por qué los habitantes de Múzquiz se sienten privilegiados de haberlo acunado. “Me escondo de mis propios reflejos”, dijo alguna vez.  Como visitante del museo me quedo con la sensación de que así es.  El artista que está a punto de cumplir 16 años de su partida física invita a que lo busquemos en esa increíble quinta familiar, que encierra las raíces de su vida y su obra. Crédito de fotografías: Carolina González y la propia autora." ["post_title"]=> string(30) "Julio Galán: un museo de vida" ["post_excerpt"]=> string(212) "Visitar Ciudad Múzquiz, pueblo mágico de Coahuila, es un placer. Descubrir sus riquezas es un deleite. Conocer la quinta-museo del personaje que lo coloca en el arte universal fue una experiencia enriquecedora." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(28) "julio-galan-un-museo-de-vida" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-07-12 10:44:37" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-07-12 15:44:37" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=80844" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17948 (24) { ["ID"]=> int(81741) ["post_author"]=> string(2) "42" ["post_date"]=> string(19) "2022-08-03 11:13:13" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-08-03 16:13:13" ["post_content"]=> string(2966) "Camino de milagro. Esta muleta me da movilidad  es el sostén único de mi pierna derecha. Si estoy con vida, obró en mí un milagro más, sin duda.  Mi gatito anaranjado un buen día amaneció en los amplios jardines de la casa, echado en un puente donde abajo hay un gran lago artificial dónde cultivamos lirios y criamos ornamentales carpas multicolores. Ante mi atónito asombro, me acerqué al escuchar sus ronroneos en altos decibelios, como si de una motocicleta potente se tratara. ¡Cuál sería mi sorpresa al atestiguar su tamaño gigantesco, vamos, un león o un tigre de bengala eran seres diminutos a su lado! –"Michi hermoso, mi Orange, ¿qué te pasó?" – le pregunté, ante lo que siguió un manotazo que me mandó a volar a unos tres metros de altura y a unos cuatro de distancia. Aterrado, ahora sí, corrí, pero a los pocos pasos y apenas metido en medio de una maceta grande con helechos, me pescó con sus enormes garras, parecidas a filosos garfios, de ahí me adiviné en su boca los colmillos y demás dentadura hoces blancas que se movían en todas direcciones, haciéndome sentir como en una lavadora gigante.  Me acordé de mi navaja suiza que estaba dentro de un bolsillo trasero de mis jeans. La saqué y con movimientos rápidos y repetitivos me vi de pronto tirado en la banqueta del otro lado de uno de los muros del jardín que dan a la calle, lleno de una masa viscosa verde. Orange me había escupido y se había echado a correr. Alcancé a verlo subir la montaña mientras la tierra temblaba. Sin duda me quiso comer cual lagartija y prevaleciendo su instinto, sin importarle que yo mismo lo recogí de un basurero, lo alimenté desde recién nacido, le di cariño, techo, alimento y todo tipo de tolerancias.  No sé ya qué sucedió después, de hecho para mi familia y los noticieros yo había tenido un lapsus de locura, quizás por exceso de café (que los médicos al salir del hospital luego de una semana, me prescribieron la prohibición de consumirlo más). Agradezco a Dios el continuar con vida, así sea con ciertas limitantes físicas, pero debo confesar que lo que quizá me tenga más triste sea sentirme como en aquella canción de MECANO al leer un importante diario en su encabezado de nota roja: "Asaltantes con mortales armas hechizas dejan malherido a vecino de la zona del desierto de los leones, al tiempo que su hija llega, apenas a tiempo, para su oportuno auxilio".  A Orange, por cierto, nunca nadie lo volvió a ver jamás, pero cada que desaparece un perro de la zona, no puedo evitar pensar en la posibilidad de que él haya bajado a hacer de las suyas." ["post_title"]=> string(15) "Michigigantismo" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(15) "michigigantismo" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-08-03 11:13:13" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-08-03 16:13:13" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=81741" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18052 (24) { ["ID"]=> int(80844) ["post_author"]=> string(2) "77" ["post_date"]=> string(19) "2022-07-12 10:34:41" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-07-12 15:34:41" ["post_content"]=> string(7202) "Para quien no lo conoce, Coahuila es, en buena parte, algo así como una gran plancha semidesértica con algunas poblaciones que sobreviven de milagro, tal como sucede con  los floridos cenizos en su región norte o su gobernadora de intenso aroma en el sur. Para quienes vivimos aquí, nuestro estado es un conjunto de sitios mágicos donde la vida se abre camino más allá de toda circunstancia. Este fin de semana tuve la oportunidad de visitar la población de Melchor Múzquiz, localizada al pie de la Sierra Hermosa de Santa Rosa. De acuerdo con los sitios que promueven el turismo, este municipio se distingue por albergar la etnia kikapú en un ejido llamado “El Nacimiento”; a escasos  kilómetros de éste se halla el grupo de “negros mascogos”, cuyo origen muy singular  dejo para una futura colaboración.  Hay además un paseo familiar denominado “La Cascada” y una gastronomía única: Cortes de carne; machacado y deliciosos dulces de leche.  En cuanto al arte, Melchor Múzquiz es cuna de Julio Galán Romo, pintor de renombre internacional que falleció a muy temprana edad. El museo está alojado en un predio de ocho hectáreas en cuya superficie se encuentran distribuidas varias residencias, una cascada, lo que fue la capilla familiar, un colorido corredor donde los visitantes colocan listones con leyendas que señalan de qué lugar visitan el museo. Hay una singular casa de muñecas de dos pisos, en la que un adulto cabe perfectamente, y una fuente en desuso que en lugar de agua tiene zacate, que le provee de una inusual pátina.  La propiedad original perteneció a los abuelos maternos del pintor. Quienes conocieron la infancia del artista coinciden en señalar cuánto influyó este espacio en su vocación.  Podemos imaginarlo de niño corriendo por los largos pasillos, hoy convertidos en galerías, en busca del abuelo, figura importante en su vida.  La casa principal muestra evidencias de que, en vida de sus habitantes, debe de haber sido una mansión señorial, donde se llevaban a cabo grandes tertulias.  De ello da cuenta el amplio recibidor, y hacia la parte posterior, la terraza, la alberca semiolímpica y el chapoteadero que, actualmente, en total desuso, provocan una paradójica sensación de abandono. Dentro de las casas se hallan muebles antiguos de maderas preciosas y piezas de ornamento y relojería antigua. La mampostería china muestra un excelente estado de conservación, a pesar del paso del tiempo. El museo fue inaugurado como tal en 2006, en el décimo aniversario luctuoso del pintor. La propiedad muestra reproducciones de infinidad de sus obras; fotografías del artista, ya sea solo o con personajes de talla internacional.   Nacido en 1958, como tercero de cinco hermanos, Julio abandonó su natal Múzquiz a temprana edad para moverse a la ciudad de Monterrey donde terminó sus estudios básicos y se inscribió en la carrera de arquitectura. De manera temprana abandonó las aulas y se trasladó a la ciudad de Nueva York, en donde comenzó a despuntar en las artes plásticas. En corto tiempo pudo colocar su obra en galerías de gran importancia alrededor del mundo. El tránsito dentro de la quinta-museo se lleva a cabo por simpáticos senderos, algunos señalados por losetas de barro, y rodeados de una vegetación exuberante.  Destacan árboles de gran calado, como nogales, sabinos y encinos, y entre unos y otros gigantes, toda suerte de verdor, cuyo orden caótico lleva a pensar en la percepción que de sí mismo tenía el pintor, cuya creación artística es impelida por esa constante búsqueda de sí mismo, hasta el final.  Los curadores del museo nos regalan transcripciones de palabras expresadas por el pintor. Leyendo entre líneas, tuve la sensación de que él presentía que moriría a una edad temprana y, puede decirse, que preparó a sus seguidores para ese momento.  Galán habla de un proceso de exorcismo de sus propios demonios a través de la pintura, como si plasmarlos sobre el lienzo lo liberara de su influencia, luego de lo cual, de alguna manera, surgirían nuevos demonios para suplantar los exorcizados, como un cuento de nunca acabar. “Mi arte es un espejo, es el filtro que tamiza mi realidad, la uso para vengarme de mi pasado” dice, en una suerte de confesión íntima que prorrumpe como catarsis, pero a la vez lo desnuda de sus vestimentas protectoras. Al lado de estas transcripciones, a lo largo de todas las galerías interiores y exteriores, conviven reproducciones de gran parte de su obra, así como autorretratos, la mayoría en blanco y negro, que dan cuenta de sus correrías y de todos aquellos personajes del mundo artístico con quienes compartió el pan y la sal. Guillermo Sepúlveda, primer galerista de Galán y su principal impulsor, fallecido a inicios de este 2022, da una lectura a profundidad del personaje y  su obra; parece entenderlo, desde sus primeros cuadros hasta los últimos, en los que prima un aparente desorden de los objetos pintados, así como de las técnicas utilizadas para hacerlo. El corredor de los listones provee de un colorido alegre, que contrasta con buena parte de  la temática de la obra.  De igual manera hace la casa de muñecas, la cual posee mobiliario en maderas preciosas a escala infantil. Toda una experiencia sensorial conocer al artista desde este escenario multifacético, para así entender por qué los habitantes de Múzquiz se sienten privilegiados de haberlo acunado. “Me escondo de mis propios reflejos”, dijo alguna vez.  Como visitante del museo me quedo con la sensación de que así es.  El artista que está a punto de cumplir 16 años de su partida física invita a que lo busquemos en esa increíble quinta familiar, que encierra las raíces de su vida y su obra. Crédito de fotografías: Carolina González y la propia autora." ["post_title"]=> string(30) "Julio Galán: un museo de vida" ["post_excerpt"]=> string(212) "Visitar Ciudad Múzquiz, pueblo mágico de Coahuila, es un placer. Descubrir sus riquezas es un deleite. Conocer la quinta-museo del personaje que lo coloca en el arte universal fue una experiencia enriquecedora." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(28) "julio-galan-un-museo-de-vida" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-07-12 10:44:37" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-07-12 15:44:37" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=80844" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(13) ["max_num_pages"]=> float(7) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "4aafc42a2b65eb65a12d03a3bc622f43" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Julio Galán: un museo de vida

Visitar Ciudad Múzquiz, pueblo mágico de Coahuila, es un placer. Descubrir sus riquezas es un deleite. Conocer la quinta-museo del personaje que...

julio 12, 2022
Michigigantismo

Michigigantismo

Camino de milagro. Esta muleta me da movilidad  es el sostén único de mi pierna derecha. Si estoy con vida, obró en...

agosto 3, 2022




Más de categoría

Cartas a Tora 277

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días...

agosto 8, 2022

La Asociación de Historiadores, Cronistas y Escritores de Nuevo León “José Servando Teresa de Mier” A. C. presente en el 173º Aniversario de la Fundación de Mier y Noriega

“Existen diferentes maneras de celebrar un momento histórico. Una de ellas es la de utilizarlo como oportunidad para reflexionar...

agosto 4, 2022
Michigigantismo

Michigigantismo

Camino de milagro. Esta muleta me da movilidad  es el sostén único de mi pierna derecha. Si estoy con...

agosto 3, 2022
cartas

CARTAS A TORA 276

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días...

agosto 2, 2022