La vida en rosa ⏐Flavia en la cultura: un espacio de vanguardia

Flavia es una galería de arte ubicada en Xalapa. Nidia Sánchez nos da un recorrido por sus salas y por los artistas que la hicieron posible.

26 de octubre, 2021

Flavia es sin duda un espacio de vanguardia comprometido con el arte contemporáneo a manos de sus socios: el maestro Manuel Velázquez, el multipremiado arquitecto Rafael Pardo Ramos y José Antonio Flores.

Flavia es un espacio con un sello único en Xalapa (Veracruz) donde converge lo multidisciplinario. Las continuas exposiciones invitan a dirigir los pasos a este lugar que resulta especial, una ventana al mundo, localizado cerca del parque Los Berros, fascinante recorrido en el que se asoma el arte contemporáneo de artistas locales y nacionales que siguen ganando presencia.

Es necesario hacer un alto para referirnos a Velázquez, no solo porque está al frente como director general de Flavia, sino por su apuntalada carrera. Se trata de un inquietante artista plástico que ha presentado sus obras en exposiciones individuales y colectivas en países como Argentina, Austria, Bélgica, Canadá, Chile, Cuba, Ecuador, Estados Unidos, Eslovaquia, Ghana, Guatemala, Holanda, Italia, Japón, México, Paraguay y Serbia. 

“Para mí la cultura es una noción ampliada de la realidad que nos permite expresarnos. El arte está insertado en todo, nos da herramientas, conocimientos a la par de la ciencia, tiene como característica lo interdisciplinario que hace uso de la religión, la política, filosofía, que en una situación de crisis en toda la humanidad el arte también nos da un cobijo de poder tener un espacio de soledad, reflexión, análisis, donde encontramos otra mirada.

“En Flavia se puede acceder a la educación para fortalecer el rubro de las empresas culturales, estrategias de mercadotecnia para un creador de arte, hemos tenido un nicho de mercado con los arquitectos, el concepto es fortalecer una marca propia, tener una oferta de valor como galería a través de la educación continua”. 

Nuestro artista al frente de Flavia organiza parte de su tiempo para dedicarlo a la investigación sobre arte contemporáneo, economía de la cultura y políticas culturales, estudioso permanente. Es catedrático en la Facultad de Artes Plásticas de la Universidad Veracruzana y en Realia.

Flavia resulta una propuesta innovadora, ¿cómo no podría ser de otra forma, si nos referimos a otro de los socios, el arquitecto Pardo, quien diseñó cuidadosamente la distribución de los espacios?

Manuel de Jesús Velázquez Torres es creador artístico del Sistema Nacional de Creadores de Arte del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (2018-2021).  Es egresado de la Escuela de Artes Plásticas de Chiapas, Licenciado en Artes Plásticas por la Universidad Veracruzana, Maestro en Estudios de Arte por la Universidad Iberoamericana, estuvo a cargo de la dirección de la Escuela de Artes Plásticas del ICACH, en Tuxtla Gutiérrez (Chiapas). En el Instituto Veracruzano de la Cultura estuvo al frente como Subdirector de Planeación, Seguimiento y Evaluación (2013-2016). 

Velázquez es un apasionado de crear obras de gran formato sobre madera. Sus creaciones invitan a las posibilidades escénicas de la escultura, provocando intencionalmente un acercamiento y reconocimiento con el espectador.

Velázquez, quien se ha desempeñado como curador y gestor cultural, aborda la pintura como campo expandido, hace una reflexión de la pintura tridimensional, las posibilidades de la pintura en el arte contemporáneo y su expresión con relación a la arquitectura y al espacio en el que se expone.

Refiere que tradicionalmente se considera a la pintura bidimensional cuando es posible exponer –como ya lo ha hecho– en espacios no convencionales, sacar la obra de los espacios tradicionales y presentarla en lugares donde en teoría no tendrían los espacios, iluminación, condiciones de montaje, y es precisamente esa relación una adherencia a la memoria del lugar.

La permanencia a experimentar con nuevos materiales bien podría ser un referente del maestro Manuel Velázquez, para quien el arte es ideológico, no solo responde a la estética, o a cuestiones emocionales del autor. Manuel Velázquez es fundador del Jardín de las Esculturas de Xalapa, del que fue director en dos periodos (1998-2002, 2010-2013). 

Flavia galería es un hábitat para la cultura a través de los diversos talleres y seminarios que imparten, presentaciones de libros, conciertos, y no podrían faltar las jornadas de arquitectura.

Y esto no es todo, cuentan con una café de especialidad, deliciosas propuestas, en la que si eres inseparable de tus mascotas puedes llevarlos a que compartan contigo en este espacio amigable. El propio Manuel Velázquez adora estas compañías.

Durante tu visita a Flavia además puedes hacer una escala obligada en la tienda de regalos donde puedes encontrar objetos de arte y diseño, piezas útiles elaboradas por artistas, tazas hechas de cerámica, podrás hacer del papel tu cómplice con las libretas, bolsas, playeras, joyería, laudería, entre mucho más que podría decir, lo mejor será acudir si es que visitas Xalapa.

Los productos de diseño hacen más sencillo el acercamiento al trabajo de los artistas ya que los costos son más accesibles que las grandes obras.

Flavia es minimalista en su decoración donde el arte contemporáneo sale a nuestro encuentro.

Nuestro invitado se siente orgulloso de los cuatro años que Flavia cumplió este 2021, con todo lo que significa el reto de esta pandemia, particularmente en la cultura.

“Flavia se encuentra en Jiménez del Campillo número 42, donde se rescata esta visión de la calle empedrada en una construcción de edificio contemporáneo diseñado por Rafael Pardo, quien a través de estos ventanales fortalece estar abierto al público, seguimos vigentes con las puertas abiertas de lunes a sábado de 9 de la mañana a 9 de la noche”. 

El maestro Velázquez invita a que se acerquen a los eventos culturales en Flavia, donde son bienvenidos creadores y amantes de la cultura.

Comentarios


object(WP_Query)#18036 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(71929) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "19-07-2022" ["before"]=> string(10) "16-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(71929) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "19-07-2022" ["before"]=> string(10) "16-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18038 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18028 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18025 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "19-07-2022" ["before"]=> string(10) "16-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-07-19 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-08-16 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (71929) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18035 (24) { ["ID"]=> int(82173) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2022-08-15 10:13:01" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-08-15 15:13:01" ["post_content"]=> string(5709) ""Vita brevis, ars longa, occasio praeceps, experimentum periculosum, iudicium difficile”. Hipócrates (460 a.C. – 370 a.C.), médico de la antigua Grecia.  La doctrina es larga; la vida, breve; la ocasión, fugaz; la experiencia, insegura; el juicio, difícil... Y el confinamiento que vivimos hace más de dos años nos enfrentó a una realidad de muchas aristas que nos mostró lo que ocurre detrás de los procesos creativos en el arte. De esta forma, músicos, actores, bailarines, escritores y otros artistas se subieron al tren tecnológico para seguir creando y compartiendo con ese público que tanto cuesta atraer, educar y mantener presente en cada expresión y manifestación artística, pero lo lograron a pesar de la distancia y aprovechando al máximo los recursos de la tecnología. Largo ha sido el camino para la recuperación de la cotidianidad y si en México los artistas no viven de la cultura, en tiempos pandémicos la situación es todavía más difícil; sin embargo, el arte no sólo nos salvó de la reclusión, el miedo y la incertidumbre, sino que ahora se ofrece como el medio para dar salida a todas las emociones y experiencias guardadas en esta guerra contra el mortal virus porque el arte no surge por generación espontánea sino que es un proceso meditativo, contemplativo, se requiere de estudio, observación, de adentrarse en el mundo de lo subjetivo y sentir, sentirlo todo profundamente para dar lugar a la creación. El primer acto público al que asistí este año fue una obra de teatro en el Centro Cultural del Bosque “Pedro Melenas y otras historias para niños desobedientes” (Abril, 2022) y la decisión fue inspirada por el anhelo de que mi hijo (de ochos años) fuera retomando el contacto y la interacción social perdidos. La experiencia fue maravillosa porque el espectáculo fue una especie de cabaret para niños con música, danza y teatro juntos En julio, me reencontré con el teatro para ver “Van Gogh. Un girasol contra el mundo” (Mario Iván Martínez) y fue entonces que la reflexión y la obsesión por ese “algo más” que es parte inherente de la vida me abordó, porque el teatro es un arte vivo, existe una conexión especial que se da entre actor-público en tanto que su materia prima son las emociones y todos entendemos ese lenguaje aunque lo tengamos limitado.  El artista, escribió Ernesto Sábato, “es el loco que gracias a su demencia, a su incapacidad de adaptación, a su rebeldía, ha conservado los atributos más preciosos del ser humano”, así como lo hizo Van Gogh en su vida y obra y quizá por eso es que resulta fascinante adentrarse en ese mundo de amor genuino y obsesión creativa. Eugene Ionesco (dramaturgo francés) escribió: “Si es absolutamente necesario que el arte o el teatro sirvan para algo, será para enseñar a la gente que hay actividades que no sirven para nada y que es indispensable que las haya”. Quizá por eso se dice que nadie vive del arte, al considerarse algo inútil e improductivo; sin embargo, es lo único capaz de despertar en los espectadores la esencia humana que poco a poco se diluye entre los ríos de la sociedad líquida en la que vivimos actualmente. Finalmente, el día de ayer volvimos a encontrarnos con Mario Iván en su ya clásica puesta en escena de Cri-Cri, en un renovado espectáculo infantil a manera de homenaje por quince años de trayectoria como embajador de la obra de Francisco Gabilondo Soler. De forma magistral, la obra logra una conexión entre generaciones al ser tan válida para niños como para adultos y abuelitos, además de haber logrado resaltar la genialidad de Gabilondo en cada composición musical y de sentir muy cercana la presencia y la generosidad de un artista tan completo como lo es Mario Iván. Esto es lo que hace falta en una realidad violenta, sumida en el miedo y la incertidumbre porque es primordial preservar la inocencia infantil y mostrarles que el arte tiene todo que ver con #laspequeñascosas de la vida que le dan sentido y la hacen bella. Hace falta más, mucho más y todos los esfuerzos deben estar en las infancias porque de ellos es el futuro y el arte es el mejor camino, recordemos que, la vida es breve. A manera de colofón: esta semana no pude evitar recordar aquélla canción popular de “La Bartola” (Chava Flores): “Mira Bartola, ahí te dejo esos tres pesos. Pagas la renta, el teléfono y la luz…”. No es mi estilo instalarme en la queja pero el poder adquisitivo no sólo ha disminuido sino que hay un descontrol inaudito en los precios y desabasto de productos. Lo digo como emprendedora que se ha mantenido a flote a pesar de la crisis y la pandemia y de quien depende el sustento de ocho familias además de la propia; situación que agota sobremanera. Es verdad que el dinero no alcanza aunque sea suficiente para vivir sólo por hoy sin saber qué pasará mañana. No tengo otros datos ni estadísticas por eso mi comentario es a título personal y a nivel experiencia, lo cual no lo convierte en verdad absoluta pero sí, cada día me identifico más con la Bartola. " ["post_title"]=> string(32) "Las pequeñas cosas: vita brevis" ["post_excerpt"]=> string(183) "Largo ha sido el camino para la recuperación de la cotidianidad y si en México los artistas no viven de la cultura, en tiempos pandémicos la situación es todavía más difícil. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(30) "las-pequenas-cosas-vita-brevis" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-08-15 10:13:01" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-08-15 15:13:01" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=82173" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17941 (24) { ["ID"]=> int(81780) ["post_author"]=> string(2) "39" ["post_date"]=> string(19) "2022-08-04 12:33:00" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-08-04 17:33:00" ["post_content"]=> string(7744) "Existen diferentes maneras de celebrar un momento histórico. Una de ellas es la de utilizarlo como oportunidad para reflexionar sobre sus causas, características y efectos. Si ese momento histórico está materializado en un pacto constitucional la ocasión se potencia porque las vicisitudes del momento están destinadas a normar las circunstancias del futuro y a influir en otros contextos históricos, políticos y normativos” (Salazar, p. 11, 2017). El pasado 27 de julio el municipio de Mier y Noriega de Nuevo León celebró con alegría sus primeros 173 años de su fundación. Dentro del marco de instituciones presentes. Destacó la participación de la Asociación de Historiadores, Cronistas y Escritores de Nuevo León “José Servando Teresa de Mier” A.C., en calidad como Presidente de dicha Asociación el Lic. Juvencio Carrizales Torres y Cronista del mencionado municipio así como una servidora Dra. Angélica Murillo Garza. Programa *Bienvenida…Dra. Angélica Murillo Garza. *Participación musical… Grupo “Los Navegantes” Eliseo Hernández Uresti y Lencho Rodríguez Beltrán.  *Cabalgantes de la Asociación de Charros de Mier y Noriega. *Manuel Reyna…Municipio de Dr. Arroyo. *Mensaje (Decreto)…Srita. Fernanda Medellín Carrizales. *Discurso oficial del Lic. Juvencio Carrizales Torres, Presidente de la Asociación de Historiadores, Cronistas y Escritores de Nuevo León, “José Servando Teresa de Mier” A. C. y Cronista del mencionado municipio. *Homenaje Post Mortem Sr. Pedro Carrizales Padrón (9 de septiembre 1926-25 de enero 2022). Un parque de la localidad llevará el nombre de don Pedro Carrizales Padrón. *Clausura. Entrevista Sr. Perfecto Meléndez Villanueva nativo de Mier y Noriega refiere “Algunas personas de manera  errónea dicen que nuestro municipio era una Hacienda en sus albores y no es así. Tal vez como no nacieron en este municipio de ahí el desconocimiento de fechas y nombres”. Guardia de Honor Se llevó una Guardia de Honor en la Escultura de Padre Mier ubicada a la entrada del municipio en la que el Lic. Juvencio mencionó “Mi querido Municipio de Mier y Noriega, su nombre fue en memoria de Fray Servando Teresa de Mier y Noriega, nativo de Monterrey, héroe de la Independencia Nacional. Fue elevado a Villa en un 27 de julio de 1849 de acuerdo al Decreto nùmero51, dado a conocer por el Gobernador en turno ante el Congreso del Estado de dicho año. De allí parte su festejo de 173º Aniversario”. Antecedentes de la Escultura del Padre Mier El Lic. Juvencio enfatizó con orgullo que la Escultura del Padre Mier que se encuentra en la entrada del mencionado municipio fue realizada por el escultor Federico Cantú Favila y fue trasladada a Mier y Noriega por el Lic. Carrizales el 2 de junio de 2004. “Esta escultura es una pieza original de mi amigo Federico Cantú a quien le agradezco sus atenciones a mi municipio. Inicialmente, esta escultura original se colocaría en la Macro Plaza del Centro de Monterrey pero finalmente se pudo contratar el proyecto y gestiones con Federico Cantú y la pieza original quedó destinada para Mier y Noriega y la réplica para Monterrey”. Semblanza   Juvencio Carrizales Torres, nace un 11 de febrero de 1969 en el Municipio de Mier y Noriega, Nuevo León, abogado de profesión, apasionado por la historia y cultura; Cronista del citado municipio, autor de diferentes artículos, ha participado en programas de radio como “Orgullosamente Bárbaros” Canal 28 Nuevo León, trabajó para diferentes periódicos de la localidad entre otros. Actualmente, tiene diferentes proyectos para los habitantes de su tierra querida como lo refiere en las entrevistas. Invitamos al público en general que visite y conozca Mier y Noriega “Las festividades reflejan el nivel de cultura de un pueblo, sus creencias, su fe, su idiosincrasia, su capacidad de organización, en suma su grado de desarrollo en el ámbito material, artístico y espiritual”. (Carrizales, p. 23. 2022). Bibliografía Carrizales Torres, Juvencio (Junio 2022). Mier y Noriega y sus festividades. Revista OFICIO N. 390. Vol. XXXI. Director Arnulfo Vigil [email protected] Salazar Ugarte, Pedro (2017). El municipio mexicano: Génesis, evolución y perspectivas contemporáneas. Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM.  https://www.inehrm.gob.mx/recursos/Libros/elmunicipiomexicano.pdf https://ruizhealytimes.com/cultura-para-todos/vivamos-el-173-aniversario-de-la-fundacion-de-mier-y-noriega-de-nuevo-leon/ Juvencio Carrizales Torres  https://www.facebook.com/juvencio.carrizalestorres  Contacto: ORCID ID https://orcid.org/0000-0002-5708-428X [email protected] www.facebook.com/angelica.murillo.5496 https://www.facebook.com/RIEHMTY IG dra.angelicamg www.ruizhealytimes.com  " ["post_title"]=> string(180) "La Asociación de Historiadores, Cronistas y Escritores de Nuevo León “José Servando Teresa de Mier” A. C. presente en el 173º Aniversario de la Fundación de Mier y Noriega" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(166) "la-asociacion-de-historiadores-cronistas-y-escritores-de-nuevo-leon-jose-servando-teresa-de-mier-a-c-presente-en-el-173o-aniversario-de-la-fundacion-de-mier-y-noriega" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-08-04 12:33:00" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-08-04 17:33:00" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=81780" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18035 (24) { ["ID"]=> int(82173) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2022-08-15 10:13:01" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-08-15 15:13:01" ["post_content"]=> string(5709) ""Vita brevis, ars longa, occasio praeceps, experimentum periculosum, iudicium difficile”. Hipócrates (460 a.C. – 370 a.C.), médico de la antigua Grecia.  La doctrina es larga; la vida, breve; la ocasión, fugaz; la experiencia, insegura; el juicio, difícil... Y el confinamiento que vivimos hace más de dos años nos enfrentó a una realidad de muchas aristas que nos mostró lo que ocurre detrás de los procesos creativos en el arte. De esta forma, músicos, actores, bailarines, escritores y otros artistas se subieron al tren tecnológico para seguir creando y compartiendo con ese público que tanto cuesta atraer, educar y mantener presente en cada expresión y manifestación artística, pero lo lograron a pesar de la distancia y aprovechando al máximo los recursos de la tecnología. Largo ha sido el camino para la recuperación de la cotidianidad y si en México los artistas no viven de la cultura, en tiempos pandémicos la situación es todavía más difícil; sin embargo, el arte no sólo nos salvó de la reclusión, el miedo y la incertidumbre, sino que ahora se ofrece como el medio para dar salida a todas las emociones y experiencias guardadas en esta guerra contra el mortal virus porque el arte no surge por generación espontánea sino que es un proceso meditativo, contemplativo, se requiere de estudio, observación, de adentrarse en el mundo de lo subjetivo y sentir, sentirlo todo profundamente para dar lugar a la creación. El primer acto público al que asistí este año fue una obra de teatro en el Centro Cultural del Bosque “Pedro Melenas y otras historias para niños desobedientes” (Abril, 2022) y la decisión fue inspirada por el anhelo de que mi hijo (de ochos años) fuera retomando el contacto y la interacción social perdidos. La experiencia fue maravillosa porque el espectáculo fue una especie de cabaret para niños con música, danza y teatro juntos En julio, me reencontré con el teatro para ver “Van Gogh. Un girasol contra el mundo” (Mario Iván Martínez) y fue entonces que la reflexión y la obsesión por ese “algo más” que es parte inherente de la vida me abordó, porque el teatro es un arte vivo, existe una conexión especial que se da entre actor-público en tanto que su materia prima son las emociones y todos entendemos ese lenguaje aunque lo tengamos limitado.  El artista, escribió Ernesto Sábato, “es el loco que gracias a su demencia, a su incapacidad de adaptación, a su rebeldía, ha conservado los atributos más preciosos del ser humano”, así como lo hizo Van Gogh en su vida y obra y quizá por eso es que resulta fascinante adentrarse en ese mundo de amor genuino y obsesión creativa. Eugene Ionesco (dramaturgo francés) escribió: “Si es absolutamente necesario que el arte o el teatro sirvan para algo, será para enseñar a la gente que hay actividades que no sirven para nada y que es indispensable que las haya”. Quizá por eso se dice que nadie vive del arte, al considerarse algo inútil e improductivo; sin embargo, es lo único capaz de despertar en los espectadores la esencia humana que poco a poco se diluye entre los ríos de la sociedad líquida en la que vivimos actualmente. Finalmente, el día de ayer volvimos a encontrarnos con Mario Iván en su ya clásica puesta en escena de Cri-Cri, en un renovado espectáculo infantil a manera de homenaje por quince años de trayectoria como embajador de la obra de Francisco Gabilondo Soler. De forma magistral, la obra logra una conexión entre generaciones al ser tan válida para niños como para adultos y abuelitos, además de haber logrado resaltar la genialidad de Gabilondo en cada composición musical y de sentir muy cercana la presencia y la generosidad de un artista tan completo como lo es Mario Iván. Esto es lo que hace falta en una realidad violenta, sumida en el miedo y la incertidumbre porque es primordial preservar la inocencia infantil y mostrarles que el arte tiene todo que ver con #laspequeñascosas de la vida que le dan sentido y la hacen bella. Hace falta más, mucho más y todos los esfuerzos deben estar en las infancias porque de ellos es el futuro y el arte es el mejor camino, recordemos que, la vida es breve. A manera de colofón: esta semana no pude evitar recordar aquélla canción popular de “La Bartola” (Chava Flores): “Mira Bartola, ahí te dejo esos tres pesos. Pagas la renta, el teléfono y la luz…”. No es mi estilo instalarme en la queja pero el poder adquisitivo no sólo ha disminuido sino que hay un descontrol inaudito en los precios y desabasto de productos. Lo digo como emprendedora que se ha mantenido a flote a pesar de la crisis y la pandemia y de quien depende el sustento de ocho familias además de la propia; situación que agota sobremanera. Es verdad que el dinero no alcanza aunque sea suficiente para vivir sólo por hoy sin saber qué pasará mañana. No tengo otros datos ni estadísticas por eso mi comentario es a título personal y a nivel experiencia, lo cual no lo convierte en verdad absoluta pero sí, cada día me identifico más con la Bartola. " ["post_title"]=> string(32) "Las pequeñas cosas: vita brevis" ["post_excerpt"]=> string(183) "Largo ha sido el camino para la recuperación de la cotidianidad y si en México los artistas no viven de la cultura, en tiempos pandémicos la situación es todavía más difícil. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(30) "las-pequenas-cosas-vita-brevis" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-08-15 10:13:01" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-08-15 15:13:01" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=82173" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(17) ["max_num_pages"]=> float(9) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "16e5a42d163bb1a08c36c1c6e3f644f3" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
Las pequeñas cosas: vita brevis

Las pequeñas cosas: vita brevis

Largo ha sido el camino para la recuperación de la cotidianidad y si en México los artistas no viven de la cultura,...

agosto 15, 2022

La Asociación de Historiadores, Cronistas y Escritores de Nuevo León “José Servando Teresa de Mier” A. C. presente en el 173º Aniversario de la Fundación de Mier y Noriega

“Existen diferentes maneras de celebrar un momento histórico. Una de ellas es la de utilizarlo como oportunidad para reflexionar sobre sus causas,...

agosto 4, 2022




Más de categoría
gente en juicio dibujo

El origen religioso de libertad e igualdad

Libertad e igualdad se necesitan y condicionan. Una sin la otra conduce a sociedades disfuncionales y a la infelicidad...

agosto 16, 2022
Las pequeñas cosas: vita brevis

Las pequeñas cosas: vita brevis

Largo ha sido el camino para la recuperación de la cotidianidad y si en México los artistas no viven...

agosto 15, 2022

La Sociedad Nuevoleonesa de Historia, Geografía y Estadística, AC presenta su Revista ROEL

La Sociedad Nuevoleonesa de Historia, Geografía y Estadística AC presentó su edición institucional de la Revista ROEL Conmemorativa con...

agosto 12, 2022
Es un buen tiempo para ser fanático de la saga The Last of Us, una de las propiedades intelectuales más importantes de Sony. En menos de un mes, The Last of US: Part I, un «remake» para PS5 del título que vio la luz en PS3 en el ya lejano 2013, llegará a las tiendas físicas y digitales. ¡Y vaya relajo que se armó dentro de la comunidad por este hecho! Sin embargo, la discusión acerca de si esta nueva versión está justificada (y que salga a precio completo similar a juegos nuevos, es decir, cerca de 70 USD) es tema para otro día. Además, pronto se estrenará una adaptación televisiva de la mano de HBO. Así que, a colación de esto, me gustaría hablar acerca del título desarrollado por Naughty Dog, el cual se ha convertido en una vaca sagrada del gaming en los últimos años. Advertencia: este juego no me gusta mucho. Al menos, no tanto como a la mayoría de los jugadores. Procedo a explicar mis razones. Si he de trazar un paralelo con otra forma de entretenimiento, para mí la devoción que genera The Last of Us me parece tan incomprensible como la que generó el álbum OK Computer de Radiohead a finales del siglo pasado. Es decir, ambas son obras de enorme calidad, con momentos de puro gozo. Sin embargo, si uno ve el panorama de sus respectivos campos, hay obras que resultan tanto o más valiosas y que rara vez reciben el mismo reconocimiento. ¿OK Computer en verdad es el mejor álbum de la misma década de Massive Attack, Aimee Mann, Morphine, Ween, Nirvana y Björk? De la misma forma, ¿The Last of Us es en verdad el mejor videojuego en la misma generación en la que gozamos la trilogía de Bioshock (1,2 e Infinite), Mass Effect, Grand Theft Auto (IV y V), Portal y Metal Gear Solid 4? Así que veamos cada uno de los apartados de The Last of Us. Trama: Un mundo después de la pandemia Comencemos por hablar un poco acerca de la historia, la cual es, para muchos, uno de los atractivos principales del título. La trama nos sitúa en un mundo azotado por un hongo llamado Cordyceps, el cual convierte a los humanos en seres violentos conocidos como los “Infectados” (very creative indeed!). La población está aislada en zonas de cuarentena debido a esto. Joel (el protagonista y a quien controlamos durante el juego) es un contrabandista, quien recibe el encargo de llevar a Ellie, una joven que aparentemente es inmune al hongo, hasta un asentamiento de un grupo rebelde conocido como “Las Luciérnagas”. Hasta ahí nos quedamos con la historia, para no entrar en los famosísimos spoilers para quienes aún no lo hayan jugado y tengan intenciones de hacerlo. Sin embargo, para mí, la historia del videojuego es uno de sus puntos más débiles: pretty standard stuff para un videojuego. Zombies, un entorno postapocalíptico y armas a montones. ¿Acaso no es básicamente la misma premisa que la saga Resident Evil? ¡Oh, perdonen! The Last of Us pretende contar una historia seria, carente, al parecer, de los elementos Over the Top de la saga insignia de Capcom. Esto es otro elemento que me ha dejado un sabor de boca un tanto amargo: la seriedad de la narración que a veces ronda con lo pretencioso. En varios momentos, parece que Naughty Dog nos quiere convencer de que esto no es solamente un juego. “¡Vean! estamos contando una historia harto seria! Sí, hay zombies, pero estamos siendo serios, ¡de veras!”. Calma, Neil Druckmann (el director del juego), ya entendimos. En el aspecto positivo, debo reconocer que la dinámica entre Joel y Ellie (casi como de padre e hija) resulta muy natural y humana, y entiendo que muchos jugadores empaticen con ambos. De hecho, si bien la historia no es nada novedosa, la dirección y el guion brindan algunos momentos enternecedores e intensos. Aspecto técnico: la joya de la corona de PS3 El aspecto técnico de The Last of Us es una de sus mayores ventajas y, siendo uno de los títulos importantes de la generación de PS3, su desarrollo contó con un equipo que ya conocía bien cómo crear videojuegos para la consola de Sony. Las vistas de este Estados Unidos devastado son en verdad gloriosas, con escenarios amplios, definidos y coloridos. La dirección de arte en verdad te hace sentir dentro de este mundo derruido que Naughty Dog creó. La variedad de escenarios no falta: viajaremos por edificios, bosques, alcantarillas y más. El modelado de los personajes también es excelente, con movimientos y expresiones faciales muy naturales. Las escenas también están muy bien dirigidas, lo cual no debería ser sorpresa viniendo de la misma desarrolladora de la serie Uncharted. El aspecto técnico es impecable y derrocha calidad por todos lados. Por ello, aunque el título fue remasterizado para PS4 un año después, el original sigue siendo uno de los que mejor se ven en PS3. Jugabilidad: third person shooter con tintes de horror Ya que dejamos los halagos atrás, entremos en el aspecto de jugabilidad. A ver, creo que una buena definición podría ser: Shooter en tercera persona + ligeros toques de sigilo al estilo de Metal Gear Solid / Assasin’s Creed + leves toques de terror. El control es fluido (aunque algunos jugadores lo encuentran un tanto torpe, para mí está bien) y el modo de juego tiene la variedad justa para no caer en la monotonía, pero no hay algo que The Last of Us haga que no se haya visto en varios títulos más y, en ocasiones, de mejor forma. El avance es lineal, lo cual no es una desventaja en sí misma. Tal vez lo más atractivo sea el aspecto táctico del juego. En ciertas situaciones, debes elegir la forma en la que enfrentarás a los enemigos con los que te encuentras. Aunque, en la mayoría de los casos, el ataque frontal con armas de fuego asegura la muerte de Joel. Las secciones en las que debes ser sigiloso para evitar una muerte instantánea ante cierto tipo de enemigos resultan emocionantes, eso sí. En fin, que el aspecto jugable de The Last of Us, mientras que no es malo o aburrido, tampoco es tremendamente espectacular o innovador y sólo es una excusa para avanzar la historia. Conclusión Para mí, al menos en mi humilde opinión, para que un videojuego entre a ese panteón sagrado de los mejores de todos los tiempos, debe ser uno que empuje al medio un paso más allá, ya sea en aspectos técnicos, narrativos o de innovación. Todos aquellos que jugamos The Legend of Zelda: Ocarina of Time en su época, allá por 1998, tenemos al título de Nintendo en tan alta estima por eso mismo: fue uno de los primeros títulos que aprovechó la tecnología de ese momento (el N64) y, de un solo golpe, mostró el potencial de las aventuras de acción en 3D. En verdad, TLoZ:OoT fue un título cutting edge en su época. Por otro lado, The Last of Us parece más, en el mejor de los casos, la culminación de los videojuegos de disparos en tercera persona con toques cinemáticos. Esta visión la puedo entender, aunque no compartir: como dije, la historia y sus personajes no me parecen nada especiales, además de que hay pocas innovaciones en el aspecto jugable. Lo mejor que puedo decir es que es en verdad un prodigio técnico, que aprovechó al máximo la potencia del PS3. Sin embargo, este resultado es de esperarse al ser uno de los títulos lanzados en el ocaso de la consola. Para mí, a The Last of Us le falta ese algo, esa chispa que me haga ponerlo al mismo nivel de otras obras del videojuego. Fuera de su historia, que resonó con muchas personas, no veo que esta obra de Naughty Dog haya hecho algo que no se haya visto antes.

The Last of Us, ¿la obra maestra de Naughty Dog?

Es un buen tiempo para ser fanático de la saga The Last of Us, una de las propiedades intelectuales...

agosto 12, 2022