La vida en rosa ⏐ Días de aliento

El multipremiado escritor, poeta, politólogo y documentalista Iván Uriel Atanacio Medellín, va de la mano de sus novelas, poemarios, producciones de cine, sus vastos conocimientos y sensibilidad extraordinaria, recorriendo el mundo y se abre paso como embajador...

7 de junio, 2021

El multipremiado escritor, poeta, politólogo y documentalista Iván Uriel Atanacio Medellín, va de la mano de sus novelas, poemarios, producciones de cine, sus vastos conocimientos y sensibilidad extraordinaria, recorriendo el mundo y se abre paso como embajador de las letras, de la cultura y el arte. Ganando presencia y prestigio, como ahora ocurre con su más reciente novela Días de aliento, coloca a México en el escenario mundial.

Escrita durante este largo periodo de encierro, tiene sus antecedentes en la trilogía “Apología del encuentro”, y particularmente tiene la razón de ser después de El Muro. Comenzó a tomar forma y estructura durante la pandemia.

Días de aliento es una novela destinada a la reflexión que nos conduce a observar el proceso de transformación que ha tenido el magisterio, apuntes sobre todos aquellos que han estado en la primera línea atendiendo el urgente tema de salud, tocando historias donde los personajes viven con alzheimer, en la vejez. Es también un acercamiento a mirar, como en un caleidoscopio, la violencia en general, la intrafamiliar, donde las protagonistas mujeres deben salvaguardar la vida en el exterior.  Es un homenaje a estos sectores, escrita con mucho dolor y esperanza. 

Las restringidas condiciones con las que vivimos desde el año pasado y hasta nuestros días, no han impedido el prolífico trabajo de Iván Uriel, quien siguiendo de cerca las historias que se han desarrollado durante este tiempo de batalla, profundiza en la vida, el dolor y la esperanza. 

Esta novela se presenta en su primera edición como un libro digital. Es importante que no tuviera fin comercial y forma parte de las lecturas en las universidades de algunos países, mientras El Muro continúa su camino en más eventos. El Muro tiene lecturas pactadas, y nuestro escritor refiere que son experiencias en las que disfruta la convivencia y se regocija el corazón. 

Los enlaces a través de la tecnología brindan la oportunidad de mayor audiencia sin fronteras, mantienen viva la palabra y la cercanía para escucharlos. Confiesa que ha permanecido activo trabajando.

Esta burbuja que por momentos pareció encapsularnos permitió también la gestación del tercer poemario titulado Así del tiempo, que se une a Puntos cardinales y Navegar sin remos, de la que tendremos pormenores más adelante.    

El nombre del escritor Iván Uriel es necesariamente un referente en el tema universal de la migración que ha desarrollado magistralmente en su trilogía El Surco, El Ítamo y, por último, El Muro.

Iván Uriel Atanacio es politólogo egresado de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla y Maestro en Letras Españolas e Hispanoamericanas por la Universidad de Barcelona. 

Al preguntarle sobre sus viajes y visitas a distintas universidades, expresa que cada lugar en el que se presenta merece toda su entrega, emocionado de conocer personas y compartir lecturas.

La literatura es la mayor satisfacción cuando detona reflexión, tratar de comprender el mundo juntos, le apasiona asistir a eventos en su natal Xalapa (Veracruz) en donde también es uno de los coordinadores del Maratón Nacional de Lectura, llevando la bandera de su país a otros continentes se convierte en una obra de todos. Cada lugar tiene su propia problemática, estar sin preferencias políticas o religiosas aceptando ser distintos.

Al preguntarle cómo observa la migración, responde que tiene diferentes acotaciones, es un fenómeno social, político, universal, que está vigente en la historia de la humanidad. 

La migración ha sido un detonante para escribir tomando las distintas causas, en su gran mayoría dolorosas, en ese afán de salir adelante al encuentro de mejores oportunidades, sobrevivir. La obra de Iván Uriel nos conduce a la reflexión constante de los motivos para migrar, como ayudar a la familia, en otros casos por situaciones políticas, persecuciones, racismo, sobrevivencia, sueños, las causas e historias de superación que tienen fuerza.

Hay migraciones distintas en los países y presentarlas en la travesía intercontinental ante colectivos, migrantes, artistas y en universidades, donde a pesar de la distancia compartir las historias con la posibilidad de un diálogo que propicia un contacto directo con expresiones positivas que nos une y enriquece. Escribir sobre migración ha implicado dar un rostro y voz a quien no la tiene; un espacio a los sentimientos y emociones en el que se conjugan la economía y política.

“Mi padre fue migrante, es así que comienzo mi contacto con la migración que se había convertido en un mito, fue comerciante y acompañarlo a las vendimias permitía la cercanía con la gente” declara Iván Uriel. Se siente seguidor de los pasos de sus padres a través del trabajo social, que es vital. Desde niño, Iván Uriel fue testigo de una madre activa, generosa, con grandes ideales, defensora de los derechos humanos y laborales, ella es su motivación para crear personajes femeninos en sus novelas, un homenaje al género.

El Surco es una novela testimonial con una fuerza interior de quien labra la tierra y con sus manos va construyendo su vida. Publicada en 2011 y editada por la Universidad Iberoamericana Puebla. Ha sido adaptada al teatro y como serie fue transmitida en México y Estados Unidos a través de estaciones de radio y aplicaciones digitales gratuitas.

Su apasionante trabajo comenzó con una bitácora migrante, luego Iván Uriel realizó entrevistas siempre de distintas voces para lograr una y convertirla en novela testimonial que de la palabra lleva a la reflexión. El escritor había hecho de esta obra historias por separado que mostró a su maestro Sergio Pitol, quien motivó a Iván Uriel a convertirlo en una novela, y es así como nace su gira Apología del encuentro. 

El Surco fue seleccionada como novela extranjera invitada al Encuentro Nacional de Escritores de Chile, y elegida para celebrar el Día Internacional de la Lengua Materna por parte de INALI, México. El Surco está en la Literatura Mexicana del Siglo XX de la UNAM y ocupa un espacio en universidades internacionales como Stanford.

La segunda entrega fue El Ítamo, que es una novela de ficción editada por la Universidad Veracruzana y la Universidad Veracruzana Intercultural, está basada en la cosmovisión de los pueblos originarios de América Latina, donde los jóvenes han tomado como reflexión encontrar su propio Ítamo, en la otra y en el otro, con un enfoque de género.

Desde una observación muy íntima de sentires El Ítamo es una novela intercultural ubicada en diferentes localidades mostrando cómo se vive la interpretación de la vida, la muerte y la esperanza. 

Esta novela celebró el décimo aniversario de las Universidades Interculturales de los estados de Puebla y Veracruz. El Ítamo Representó a México durante la Semana de Escritores Hispanos organizada por las universidades UMASS, Harvard y Boston University, y el Instituto Cervantes de España. Ha sido comentada en instituciones y colectivos culturales de El Salvador, Francia, España, Holanda, Perú, Chile, Argentina e Irlanda, ha motivado la realización de cortometrajes y ciclos literarios. En 2020 la novela fue traducida al italiano para ser difundida de forma gratuita y digital.

El Muro es la novela con la que cierra la trilogía “Apología del encuentro” que tiene su propia estructura, editada por la Academia Literaria de la Ciudad de México, la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla y la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla. Esta novela une testimonio y ficción, donde la identidad es un tema fundamental más allá de las causas, una humanidad que se mueve no solo físicamente sino en las ideas, necesitamos derribar las barreras para unirnos más allá de la política o la orientación religiosa, que caigan los muros con la posibilidad de encontrarnos en la esperanza. 

La Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México fue uno de los escenarios donde El Muro fue presentada y en la Biblioteca Carlos Fuentes, de Xalapa. Las reflexiones de la novela han sido compartidas en portales digitales en México, San Luis Potosí, Oaxaca, Monterrey, Xalapa, Barcelona, Zaragoza en España, Lyon en Francia, Dublín en Irlanda, Estados Unidos y Santiago en Chile.

Multifacético y humanista, Iván Uriel ha estado presente en diferentes proyectos sociales como la alfabetización en zonas de alta marginación en Veracruz, desarrollando trabajo social. Es pionero del presupuesto participativo y de los diagnósticos sociales como herramienta de elaboración de políticas públicas participativas. 

De su carrera ha tomado a las ciencias políticas para comprender y profundizar. Sus documentales han estado enfocados a favor de los derechos humanos de las mujeres. “Día de descanso” muestra a las trabajadoras del hogar, reconociendo sus derechos laborales, empoderándose y en continua capacitación los días domingo que son jornadas distintas en la que se dan el tiempo para reunirse y organizar actividades que les permiten también el desarrollo humano. 

“Día de descanso” fue reconocido y seleccionado en la categoría “Mejor documental internacional” del Festival Internacional en Derechos Humanos de Bogotá (Colombia) y nominado al Premio Guillermo González Camarena por Valor Testimonial. 

Otro documental que realizó el año pasado es “Sueño y lucha” basado en el convenio 189 de la OIT que ratifica la ONU, donde las mujeres trabajadoras son las protagonistas del tema sobre derechos laborales en el mundo, que es tan importante. Estuvo al frente en la dirección del documental “La Voz humana”.

Produjo el documental “Tu ciudad, tus derechos” para la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México, “Hitos: Realidad, ideales y utopías”, documental histórico para la Universidad Iberoamericana, ganador del Mérito al Valor Iconográfico de los premios Pantalla de Cristal.

Es verdad que queda mucho por citar de la gran trayectoria de Iván Uriel Atanacio Medellín, que me resulta imposible en esta primera entrega. Es justo mencionar que Iván Uriel recibió el Mérito Juvenil en la Ciudad de Xalapa, el Mérito Humanitario Hayek (Miami-Ciudad de México), y en nueve ocasiones el Premio Cruz Forjada de la UPAEP, donde le fue otorgado el Premio Abelardo Rodríguez, que se trata de la máxima condecoración universitaria. Le fue otorgado el Premio Aportación a las Letras Mexicanas por el Maratón Nacional de Lectura y Cuento Corto y el gobierno del estado de Veracruz.

Es columnista de Filmakersmovie, sitio iberoamericano ganador en tres ocasiones del Premio Nacional a Mejor Página de Internet en México, donde trabaja acompañado y apoyado siempre por su familia.

Es miembro activo de Hispanic Writers, es miembro honorario de la Sociedad de Escritores de Chile, integrante distinguido de la Academia Literaria de la Ciudad de México.

En 2018, Iván Uriel coordinó el programa “Los retos del español ante el nuevo milenio” organizado por el Instituto Cervantes de España en Lyon, Francia.

Sus novelas han recorrido una gira de más de 12 países. 

Iván Uriel Atanacio Medellín agradece vivir para la literatura, el arte y la cultura, que comparte en otros idiomas generando reflexión para dejar el corazón abierto.

 

Comentarios


object(WP_Query)#18042 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(66473) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "21-07-2022" ["before"]=> string(10) "18-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(66473) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "21-07-2022" ["before"]=> string(10) "18-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18040 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18009 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18002 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "21-07-2022" ["before"]=> string(10) "18-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-07-21 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-08-18 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (66473) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18043 (24) { ["ID"]=> int(81700) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2022-08-02 11:44:25" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-08-02 16:44:25" ["post_content"]=> string(4570) "Querida Tora: Otra vez Pucho. Ese perro se está convirtiendo en el azote de la vecindad. Y es porque su dueña lo consiente mucho, y lo ha envanecido en forma tremenda. Y si no, fíjate en lo que pasó. El otro día, domingo por más señas, la dueña del perro anunció que sacaba a su mascota a pasear. Nada nuevo, pues siempre sale a la puerta de su vivienda y con altavoz anuncia lo mismo. Y es que quiere que nadie estorbe el paso del animalito. Orgullo tonto de la dueña, pues el perro no merece que le abran paso. Pero, en fin, la gente ya se acostumbró a hacerse a un lado para que ella y Pucho pasen muy orondos, como si hicieran algo muy importante. Pero esta vez, el señor del 42 no oyó el anuncio, o prefirió ignorarlo. El caso es que cuando pasó Pucho, él dio un paso hacia atrás, sin verlo, se enredó en su correa y cayó al suelo. El golpe que se dio en la cabeza sonó como el que hacen las piñatas al romperse. Hubo un grito de espanto, y al instante toda la gente que estaba en el patio (Que era mucha) se arremolinó en torno al hombre, a ver qué le había pasado. Pero el del 42 no sólo no hablaba, sino que estaba inconsciente. Le dieron a oler alcohol y hasta amoniaco para hacerlo reaccionar, pero nada. Entonces llamaron a la enfermera. Y mientras ésta llegaba, la dueña de Pucho se acercó también a ver. ¿Pero qué crees que hizo Pucho? Levantó la pata y bañó al hombre con lo que sus riñones necesitaban desechar. Hubo un grito más horrorizado que el primero, y los vecinos empezaron a increpar a la dueña por esa falta de respeto. Ella se excusaba diciendo que no tenía la culpa, que ella no gobernaba los riñones de su mascota. Y se formaron dos grupos; unos defendiendo a la dueña y otros gritándole. En eso trajeron a la enfermera a empujones, porque ella no quería ni acercarse, diciendo que los muertos frescos le daban mucho miedo; que si ya había pasado el velorio, bueno, porque ya estaban seguros todos de que en verdad había muerto el muerto; pero que un muertito reciente podía levantarse y darle un susto. Los vecinos le decían que era su obligación atender al del 42, que para eso se le pagaba; pero ella empezó a gritar y a llamar al portero para que la defendiera. Y ahí estaban todos gritando, pero de pronto… Creo que ya te imaginas lo que pasó. Efectivamente, el del 42 se levantó y pidió un vasito de agua. Antes de que acabara de decirlo, la enfermera ya estaba en el consultorio atrancando la puerta. Y no le abrió a ninguno de los vecinos que fueron a pedirle “algo para las palpitaciones del corazón”. En el patio, la señora del 42 ya estaba regañando a su esposo por dar ese susto a los vecinos y, sobre todo, a ella, que estaba tan malita, y a quien una cosa así podía matar; luego lo acusó de querer deshacerse de ella sin matarla con sus manos, y acusó a la dueña de Pucho por haberse puesto en combinación con él. Para no hacerte el cuento largo, las dos viejas se deschongaron y se dieron una paliza tremenda. Mientras, el pobre hombre, con las piernas temblorosas y pálido como si hubiera tenido una entrevista con Drácula, fue a su vivienda y se tiró en la cama, pidiendo a gritos “un vasito de agua con azúcar para la impresión”. Total, que alguien se lo dio; y en cuanto recuperó las fuerzas regresó al patio, cogió a su mujer por los pelos y se la llevó a su vivienda “para evitar que le hiciera daño a la mamá de Pucho”. En el patio ya estaban los vecinos pegándose; y quién sabe cómo hubiera acabado la cosa, de no ser porque los guaruras los rodearon y empezaron a disparar al aire. Y aunque todos saben que son pistolas de chinampina, poco a poco se fueron calmando. ¿Pero sabes qué fue lo peor? Que Pucho estaba en lo alto de la escalera, viendo cómo todos discutían y se agredían. Yo no sé si los perros son capaces de sonreír, pero a mi me pareció que el desgraciado se estaba riendo de los vecinos. Por lo pronto, la dueña fue a por él y se lo llevó a su paseo habitual, “no se me vaya a tapar”. ¿Qué te parece? Te quiere Cocatú" ["post_title"]=> string(17) "CARTAS A TORA 276" ["post_excerpt"]=> string(180) "Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas a Tora, su amada, quien lo espera en una galaxia no muy lejana." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-276" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-08-02 11:44:25" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-08-02 16:44:25" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=81700" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17943 (24) { ["ID"]=> int(82173) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2022-08-15 10:13:01" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-08-15 15:13:01" ["post_content"]=> string(5709) ""Vita brevis, ars longa, occasio praeceps, experimentum periculosum, iudicium difficile”. Hipócrates (460 a.C. – 370 a.C.), médico de la antigua Grecia.  La doctrina es larga; la vida, breve; la ocasión, fugaz; la experiencia, insegura; el juicio, difícil... Y el confinamiento que vivimos hace más de dos años nos enfrentó a una realidad de muchas aristas que nos mostró lo que ocurre detrás de los procesos creativos en el arte. De esta forma, músicos, actores, bailarines, escritores y otros artistas se subieron al tren tecnológico para seguir creando y compartiendo con ese público que tanto cuesta atraer, educar y mantener presente en cada expresión y manifestación artística, pero lo lograron a pesar de la distancia y aprovechando al máximo los recursos de la tecnología. Largo ha sido el camino para la recuperación de la cotidianidad y si en México los artistas no viven de la cultura, en tiempos pandémicos la situación es todavía más difícil; sin embargo, el arte no sólo nos salvó de la reclusión, el miedo y la incertidumbre, sino que ahora se ofrece como el medio para dar salida a todas las emociones y experiencias guardadas en esta guerra contra el mortal virus porque el arte no surge por generación espontánea sino que es un proceso meditativo, contemplativo, se requiere de estudio, observación, de adentrarse en el mundo de lo subjetivo y sentir, sentirlo todo profundamente para dar lugar a la creación. El primer acto público al que asistí este año fue una obra de teatro en el Centro Cultural del Bosque “Pedro Melenas y otras historias para niños desobedientes” (Abril, 2022) y la decisión fue inspirada por el anhelo de que mi hijo (de ochos años) fuera retomando el contacto y la interacción social perdidos. La experiencia fue maravillosa porque el espectáculo fue una especie de cabaret para niños con música, danza y teatro juntos En julio, me reencontré con el teatro para ver “Van Gogh. Un girasol contra el mundo” (Mario Iván Martínez) y fue entonces que la reflexión y la obsesión por ese “algo más” que es parte inherente de la vida me abordó, porque el teatro es un arte vivo, existe una conexión especial que se da entre actor-público en tanto que su materia prima son las emociones y todos entendemos ese lenguaje aunque lo tengamos limitado.  El artista, escribió Ernesto Sábato, “es el loco que gracias a su demencia, a su incapacidad de adaptación, a su rebeldía, ha conservado los atributos más preciosos del ser humano”, así como lo hizo Van Gogh en su vida y obra y quizá por eso es que resulta fascinante adentrarse en ese mundo de amor genuino y obsesión creativa. Eugene Ionesco (dramaturgo francés) escribió: “Si es absolutamente necesario que el arte o el teatro sirvan para algo, será para enseñar a la gente que hay actividades que no sirven para nada y que es indispensable que las haya”. Quizá por eso se dice que nadie vive del arte, al considerarse algo inútil e improductivo; sin embargo, es lo único capaz de despertar en los espectadores la esencia humana que poco a poco se diluye entre los ríos de la sociedad líquida en la que vivimos actualmente. Finalmente, el día de ayer volvimos a encontrarnos con Mario Iván en su ya clásica puesta en escena de Cri-Cri, en un renovado espectáculo infantil a manera de homenaje por quince años de trayectoria como embajador de la obra de Francisco Gabilondo Soler. De forma magistral, la obra logra una conexión entre generaciones al ser tan válida para niños como para adultos y abuelitos, además de haber logrado resaltar la genialidad de Gabilondo en cada composición musical y de sentir muy cercana la presencia y la generosidad de un artista tan completo como lo es Mario Iván. Esto es lo que hace falta en una realidad violenta, sumida en el miedo y la incertidumbre porque es primordial preservar la inocencia infantil y mostrarles que el arte tiene todo que ver con #laspequeñascosas de la vida que le dan sentido y la hacen bella. Hace falta más, mucho más y todos los esfuerzos deben estar en las infancias porque de ellos es el futuro y el arte es el mejor camino, recordemos que, la vida es breve. A manera de colofón: esta semana no pude evitar recordar aquélla canción popular de “La Bartola” (Chava Flores): “Mira Bartola, ahí te dejo esos tres pesos. Pagas la renta, el teléfono y la luz…”. No es mi estilo instalarme en la queja pero el poder adquisitivo no sólo ha disminuido sino que hay un descontrol inaudito en los precios y desabasto de productos. Lo digo como emprendedora que se ha mantenido a flote a pesar de la crisis y la pandemia y de quien depende el sustento de ocho familias además de la propia; situación que agota sobremanera. Es verdad que el dinero no alcanza aunque sea suficiente para vivir sólo por hoy sin saber qué pasará mañana. No tengo otros datos ni estadísticas por eso mi comentario es a título personal y a nivel experiencia, lo cual no lo convierte en verdad absoluta pero sí, cada día me identifico más con la Bartola. " ["post_title"]=> string(32) "Las pequeñas cosas: vita brevis" ["post_excerpt"]=> string(183) "Largo ha sido el camino para la recuperación de la cotidianidad y si en México los artistas no viven de la cultura, en tiempos pandémicos la situación es todavía más difícil. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(30) "las-pequenas-cosas-vita-brevis" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-08-15 10:13:01" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-08-15 15:13:01" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=82173" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18043 (24) { ["ID"]=> int(81700) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2022-08-02 11:44:25" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-08-02 16:44:25" ["post_content"]=> string(4570) "Querida Tora: Otra vez Pucho. Ese perro se está convirtiendo en el azote de la vecindad. Y es porque su dueña lo consiente mucho, y lo ha envanecido en forma tremenda. Y si no, fíjate en lo que pasó. El otro día, domingo por más señas, la dueña del perro anunció que sacaba a su mascota a pasear. Nada nuevo, pues siempre sale a la puerta de su vivienda y con altavoz anuncia lo mismo. Y es que quiere que nadie estorbe el paso del animalito. Orgullo tonto de la dueña, pues el perro no merece que le abran paso. Pero, en fin, la gente ya se acostumbró a hacerse a un lado para que ella y Pucho pasen muy orondos, como si hicieran algo muy importante. Pero esta vez, el señor del 42 no oyó el anuncio, o prefirió ignorarlo. El caso es que cuando pasó Pucho, él dio un paso hacia atrás, sin verlo, se enredó en su correa y cayó al suelo. El golpe que se dio en la cabeza sonó como el que hacen las piñatas al romperse. Hubo un grito de espanto, y al instante toda la gente que estaba en el patio (Que era mucha) se arremolinó en torno al hombre, a ver qué le había pasado. Pero el del 42 no sólo no hablaba, sino que estaba inconsciente. Le dieron a oler alcohol y hasta amoniaco para hacerlo reaccionar, pero nada. Entonces llamaron a la enfermera. Y mientras ésta llegaba, la dueña de Pucho se acercó también a ver. ¿Pero qué crees que hizo Pucho? Levantó la pata y bañó al hombre con lo que sus riñones necesitaban desechar. Hubo un grito más horrorizado que el primero, y los vecinos empezaron a increpar a la dueña por esa falta de respeto. Ella se excusaba diciendo que no tenía la culpa, que ella no gobernaba los riñones de su mascota. Y se formaron dos grupos; unos defendiendo a la dueña y otros gritándole. En eso trajeron a la enfermera a empujones, porque ella no quería ni acercarse, diciendo que los muertos frescos le daban mucho miedo; que si ya había pasado el velorio, bueno, porque ya estaban seguros todos de que en verdad había muerto el muerto; pero que un muertito reciente podía levantarse y darle un susto. Los vecinos le decían que era su obligación atender al del 42, que para eso se le pagaba; pero ella empezó a gritar y a llamar al portero para que la defendiera. Y ahí estaban todos gritando, pero de pronto… Creo que ya te imaginas lo que pasó. Efectivamente, el del 42 se levantó y pidió un vasito de agua. Antes de que acabara de decirlo, la enfermera ya estaba en el consultorio atrancando la puerta. Y no le abrió a ninguno de los vecinos que fueron a pedirle “algo para las palpitaciones del corazón”. En el patio, la señora del 42 ya estaba regañando a su esposo por dar ese susto a los vecinos y, sobre todo, a ella, que estaba tan malita, y a quien una cosa así podía matar; luego lo acusó de querer deshacerse de ella sin matarla con sus manos, y acusó a la dueña de Pucho por haberse puesto en combinación con él. Para no hacerte el cuento largo, las dos viejas se deschongaron y se dieron una paliza tremenda. Mientras, el pobre hombre, con las piernas temblorosas y pálido como si hubiera tenido una entrevista con Drácula, fue a su vivienda y se tiró en la cama, pidiendo a gritos “un vasito de agua con azúcar para la impresión”. Total, que alguien se lo dio; y en cuanto recuperó las fuerzas regresó al patio, cogió a su mujer por los pelos y se la llevó a su vivienda “para evitar que le hiciera daño a la mamá de Pucho”. En el patio ya estaban los vecinos pegándose; y quién sabe cómo hubiera acabado la cosa, de no ser porque los guaruras los rodearon y empezaron a disparar al aire. Y aunque todos saben que son pistolas de chinampina, poco a poco se fueron calmando. ¿Pero sabes qué fue lo peor? Que Pucho estaba en lo alto de la escalera, viendo cómo todos discutían y se agredían. Yo no sé si los perros son capaces de sonreír, pero a mi me pareció que el desgraciado se estaba riendo de los vecinos. Por lo pronto, la dueña fue a por él y se lo llevó a su paseo habitual, “no se me vaya a tapar”. ¿Qué te parece? Te quiere Cocatú" ["post_title"]=> string(17) "CARTAS A TORA 276" ["post_excerpt"]=> string(180) "Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas a Tora, su amada, quien lo espera en una galaxia no muy lejana." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-276" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-08-02 11:44:25" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-08-02 16:44:25" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=81700" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(19) ["max_num_pages"]=> float(10) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "195a3629ecf2e0a3a5b6239d2f91a165" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
cartas

CARTAS A TORA 276

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas...

agosto 2, 2022
Las pequeñas cosas: vita brevis

Las pequeñas cosas: vita brevis

Largo ha sido el camino para la recuperación de la cotidianidad y si en México los artistas no viven de la cultura,...

agosto 15, 2022




Más de categoría
El ataque contra Salman Rushdie es un ataque a la humanidad

El ataque contra Salman Rushdie es un ataque a la humanidad

El atentado contra Salman Rushdie también es un ataque contra la libertad de expresión, uno de los pilares fundamentales...

agosto 17, 2022
gente en juicio dibujo

El origen religioso de libertad e igualdad

Libertad e igualdad se necesitan y condicionan. Una sin la otra conduce a sociedades disfuncionales y a la infelicidad...

agosto 16, 2022
Las pequeñas cosas: vita brevis

Las pequeñas cosas: vita brevis

Largo ha sido el camino para la recuperación de la cotidianidad y si en México los artistas no viven...

agosto 15, 2022

La Sociedad Nuevoleonesa de Historia, Geografía y Estadística, AC presenta su Revista ROEL

La Sociedad Nuevoleonesa de Historia, Geografía y Estadística AC presentó su edición institucional de la Revista ROEL Conmemorativa con...

agosto 12, 2022