¡La lectura me salvó! 

El 23 de abril pasado se celebró, como todos los años, el Día Internacional del Libro. Como es conocido, se conmemora en ese día porque coincide con la fecha de la muerte de Miguel de Cervantes Saavedra...

28 de abril, 2021

El 23 de abril pasado se celebró, como todos los años, el Día Internacional del Libro. Como es conocido, se conmemora en ese día porque coincide con la fecha de la muerte de Miguel de Cervantes Saavedra y William Shakespeare. Es común que durante estas fechas se organicen ferias de libros y campañas para promover la lectura. 

Sí, me refiero a esas famosas campañas a favor de la lectura, en las que se enlistan una serie de atributos que obtendremos de manera casi mágica gracias a los libros:

“Leer te hará más listo”; 

“Leer te hará exitoso”;   

“Leer te hará más guapo”.

Debo admitir que dichas campañas pueden ser más intimidantes que seductoras. Por ejemplo, muchos promotores, como intelectuales o escritores (cuyas buenas intenciones no pongo en duda) en entrevistas suelen aparecer con libreros rellenos detrás de ellos. Por ello, entiendo que alguien pueda pensar algo más o menos así:

  “¿Para ser un lector necesito una biblioteca? ¡Santo cielo!”. 

Realizar un análisis de las campañas para fomentar la lectura es todo un rollo: hay quienes están a favor y hay quienes consideran que son inútiles y, en el mejor de los casos, ineficaces y fuera de la realidad de los mexicanos. Como en toda discusión, ambos lados tienen argumentos fuertes y débiles. 

Por eso, hoy no vengo a echarle un rollo para convencerlo de que se vuelva un lector empedernido de la noche a la mañana. Tampoco vengo a compartirle la proverbial foto mía con libreros llenos detrás de mí. Mucho menos vengo a criticarle sus hábitos lectores. Eso lo sabrá usted y nadie más puede decirle si está bien o mal. 

Si usted disfruta de la lectura, ¡perfecto!

Si no, ¡también! 

Afortunadamente, vivimos en un país libre. 

Sin embargo, me gustaría contarle una humilde y personal experiencia que tuve con la lectura durante un momento muy oscuro de mi vida y cómo, de cierto modo, me salvó.  

I’ve got the blues

Como George Orwell se describió en uno de sus ensayos, yo también fui un niño solitario y tímido. En mis ratos libres entre tarea y tarea, solía tomar libros de Arthur Conan Doyle y Julio Verne de la colección de mi madre (ediciones de pasta blanda, que quedaban bastante cachiporreadas después de leerlas) y pasaba las tardes imaginando las hazañas de Sherlock Holmes y las aventuras de Phileas Fogg. Durante  muchas tardes de mi infancia y adolescencia, ellos fueron mis amigos con quienes viajaba al mismísimo centro de la Tierra o con quienes resolvía crímenes en las calles de Londres.

¡Suena cursi, pero así fue para mí!

A partir de esos días, el hábito de la lectura me siguió durante gran parte de mi vida; sin embargo, por allá de 2014, empecé a distanciarme de la lectura. En parte, por las obligaciones laborales, en parte por la familia, en parte por no encontrar algún libro que encendiera esa llama dentro de mi corazón como antes. En mi burbuja cotidiana y citadina, empecé a extrañar esas historias que me transportaban a otros mundos y me hacían olvidarme del trajín diario.

Leer ya no era lo mismo de antes.

Fast forward a 2017. No fue un año bueno para mí. Es más, diría que fue uno de los más duros en memoria reciente: terminé una relación complicada que casi quiebra mi espíritu. Después, me alejé de mis amigos y conocidos y comencé a sentirme aislado y solitario. El trabajo era lo único que me mantenía conectado con este mundo. Inevitablemente, cual Titánic de carne y hueso, me dirigí al peor iceberg con el que se puede encontrar una persona aislada y con el espíritu quebrantado: una crisis depresiva profunda.

Sabía que era momento de buscar ayuda profesional.  Por cierto, si usted atraviesa por algo similar, ¡busque ayuda!  Para no hacerle el rollo muy largo, en esas terapias, una de las tareas que me asignó la doctora fue buscar algo que me apasionara. “Leer”, le dije a mi terapista. “Pero justo ahora, doctora, no hay alguna lectura que me llame la atención como antes”. La doctora me motivó para que buscara algún libro nuevo, que experimentara de nuevo con mi antigua pasión lectora. 

Así fue como me encontré con un sitio de comedia estadounidense. En él, había varios podcasts en donde se reseñaban libros de Kurt Vonnegut. Por ejemplo, Breakfast of Champions, Sirens of Titan, Timequake, Hocus Pocus y God Bless You, Mr. Rosewater. Parecían historias únicas, dignas de volver a tomar un libro. Así que me propuse algo: conseguir alguna de esas novelas y averiguar si Kurt Vonnegut y yo teníamos química. 

¡Solos nunca más!

Meses después, logré salir de mi crisis depresiva a base de terapia y libros. En esto último quiero centrar la atención: leer a Kurt Vonnegut cambió mi vida por dos razones. En primera, porque leer Sirens of Titan me encontré con un pasaje que enmarcaré algún día para nunca olvidarlo: 

 A purpose of human life, no matter who is controlling it, is to love whoever is around to be loved.

Porque a veces olvidamos que esa es una de las razones por las que estamos en el planeta. Leer a Vonnegut y sus relatos llenos de humanidad fue algo que ayudó a sentirme un poco menos solo en el mundo. Hay quienes dicen que leer es un acto “solitario y egoísta”. Bueno, eso depende del enfoque que cada uno le dé. Leer la obra de Kurt Vonnegut me permitió, a través de foros y las redes sociales, conocer a varias personas alrededor del mundo, quienes se convirtieron en amigos míos. Poco a poco, se diría, me uní a una especie de familia extendida con miembros alrededor del mundo. 

La segunda razón por la que leer a Kurt Vonnegut me ayudó a salir de mi crisis depresiva fue porque su obra me recordó que las pequeñas acciones hacen una gran diferencia en el mundo. Leer God Bless You, Mr. Rosewater de Kurt Vonnegut fue mi call to action, uno más poderoso que el de cualquier influencer, youtuber o booktuber. Esta novela trata sobre Eliot Rosewater, un veterano de guerra millonario, quien decide abandonar Nueva York y dirigir la fundación Rosewater en una ciudad olvidada de Indiana. Ahí, Eliot decide que su propósito será “proveer de una cantidad ilimitada de amor y limitadas cantidades de dinero” a todo aquel que necesite.   

Cuando terminé de leer esta novela quise ser como Rosewater. También quise que hubiese más personas como él en el mundo, que toman acción y deciden hacer cosas para mejorar el mundo. Así, con mis limitados recursos (al fin y al cabo, yo no provengo de una familia rica) decidí tomar acción: encontré aquellas causas con las que empaticé y que requerían ayuda y decidí apoyarlas.

Así fue como descubrí que la lectura puede salvarnos y proveernos de un sentido en la vida cuando más lo estamos buscando. Al menos, así pasó conmigo. Espero que usted no tenga que atravesar por una crisis depresiva para disfrutar de la lectura; sin embargo, si por alguna razón le ocurre, quiero decirle dos cosas. En primer lugar, que usted no está solo: muchos hemos pasado por algo así y siempre estaremos para apoyarnos. Y segundo, no menosprecie el valor que puede tener el arte en nuestros momentos difíciles y oscuros. El arte, en cualquiera de sus formas, es capaz de proveernos de humanidad. Y más aún: es capaz de regalarnos una “familia extendida” en los momentos en los que más la necesitamos para apoyarnos.

Comentarios

Google-news
object(WP_Query)#18557 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(64621) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "22-04-2022" ["before"]=> string(10) "20-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(64621) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "22-04-2022" ["before"]=> string(10) "20-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18555 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18565 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18566 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "22-04-2022" ["before"]=> string(10) "20-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(467) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-04-22 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-05-20 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (64621) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18552 (24) { ["ID"]=> int(78103) ["post_author"]=> string(3) "180" ["post_date"]=> string(19) "2022-04-22 10:59:04" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-04-22 15:59:04" ["post_content"]=> string(8334) "El 23 de abril de cada año se celebra el día internacional del libro. En esa fecha recordamos que antes de Wikipedia y Netflix existían esas cosas chistosas de papel llamadas libros, los cuales usábamos para aprender y entretenernos, a veces hasta las dos cosas al mismo tiempo. ¿Qué loco, no? Esos eran buenos tiempos, cuando los escritores no eran considerados como “creadores de contenido”.    Con este espíritu lector en mente, en lugar de echarme un rollo acerca de la belleza de la literatura y sus efectos positivos, vengo a recomendar 12 libros por si usted quiere comenzar un reto de lectura y echarse una obra cada mes durante un año. ¡La diversión estará garantizada en casa con esta selección totalmente aleatoria de títulos chidos! Aquí va la lista:   12 reglas para la vida: un antídoto al caos, de Jordan B. Peterson. ¿Convive usted actualmente con algún adolescente rijoso y desobediente? No se diga más. Esta obra, del famoso psicólogo y autor canadiense, es lo que usted necesita. Dele este libro al chamaco en cuestión y disfrute de los efectos secundarios. Por ejemplo, el lector realizará actos radicales como caminar derecho y con los hombros hacia atrás, ordenar su casa y encontrar un significado a su vida. Nada mal, ¿eh? Acid house, de Irvine Welsh. Cuentos cortos, brutales, directos y groseros, de la pluma del autor de Trainspotting. Así que corra por él a su librería de confianza, ¡antes de que los censores modernos le echen el ojo y lo quemen por usar lenguaje subido de tono! Crimen y castigo, de Fiódor Dostoyevski. Si usted cree que el capitalismo y eso de las deudas es algo nuevo (Capitalism sucks!) le sorprenderá lo actual que resulta esta obra del genio ruso. ¡Advertencia! No es recomendable para aquellos que tengan algún tipo de deuda monetaria. En serio.  Desde el jardín, de Jerzy Kosinski. Esta novela narra la híper ficticia y superinverosímil historia de cómo un hombre que no sabe leer ni escribir llega, a base de puras frases huecas (las cuales algunos consideran como joyas de sabiduría), hasta el nivel más alto de la política de Estados Unidos. Menos mal que eso nunca ha pasado, ni pasará en ningún lado del mundo. ¡Mucho menos en México! Drácula, de Bram Stoker. Es una novela que usted puede recomendar a algún adolescente, quien probablemente será familiar con otras historias de vampiros, como «Crepúsculo» (¡Dios lo libre!). La historia de Jonathan Harker es interesante por sí misma. Sin embargo, esta novela sirve para que la juventud sepa que, en alguna época remota, SÍ existieron las cartas, ¡y hasta las usábamos para comunicarnos! Lo cual nos lleva a la pregunta inevitable: de haber escrito la novela en esta época, ¿qué servicio de mensajería habría escogido Stoker: Whatsapp o Telegram? ¡El debate en familia está servido! El bebé de Rosemary, de Ira Levin. Esta es una de las mejores historias de horror del siglo XX, acerca de la llegada del mismísimo…bueno, no quiero hacerle spoilers. Para maximizar el efecto de la historia, léala de noche y solo. Allá usted si decide hacerlo sin una Biblia cerca.  El llano en llamas, de Juan Rulfo. Vale la pena leerlo porque, de que está bueno, está bueno, especialmente por la descripción del México posrevolucionario. Pero, más que nada, léalo para que en alguna reunión social evite usted el perro oso de decir que esta colección de cuentos es una «gran novela» Ensayo sobre la ceguera, de José Saramago. Esta es una recomendación especial para aquellas personas que tengan una redacción un tanto…mejorable. Así, después de leer esta obra del Nobel portugués, esa persona hipotética que SIEMPRE omite los signos ortográficos, podrá argüir «¡es que estoy copiando el estilo de Saramago!».  Grandes esperanzas, de Charles Dickens. Escogí esta por ser una de las novelas más famosas de la historia. En realidad, cualquier obra del oriundo de Portsmouth es una buena elección. En una época anterior a esta, en la que recibimos una docena de películas de Marvel al año (¿o son dos docenas? ¡Ya perdí la cuenta!), la chaviza decimonónica se entretenía leyendo las historias del Dickensverso. A la chaviza actual le digo: si no han visto al menos una adaptación de Cuento de navidad, no han vivido. El universo creado por Dickens, que no le pide nada al Marvel Cinematic Universe, es en donde habitan personajes inolvidables como Ebenezer Scrooge, Jacob Marley, Uriah Heep, Philip Pirrip, Oliver Twist, Fagin y muchos más. Dicho sea de paso, este universo no es ajeno al cine: sus obras se han adaptado a la pantalla grande y chica ¡cerca de 100 veces! ¡Tomen eso, Thanos y los Vengadores, a ver si alguien los recuerda en el siguiente siglo!  La metamorfosis, de Franz Kafka. Esta es una excelente recomendación para todos aquellos que nos hemos sentido como unos insectos en el trabajo o en la familia, ya que empatizaremos de inmediato con Gregorio Samsa. Al terminar de leer la obra, usted podrá decir «tuve un mal día en el trabajo, ¡pero al menos no me he convertido en un monstruoso insecto como el Goyo ese!».  La rebelión de Atlas, de Ayn Rand. Esta es una de las obras más amadas por los conservadores estadounidenses (o eso dicen). Este libro tiene una ventaja: después de leerlo, puede usarlo para colocar encima su celular, tablet o incluso una lámpara de tan grandote que está. Además, usted ganará puntos extra en su karma lector si, en el mismo mes, se chuta La broma infinita de David Foster Wallace y En busca del tiempo perdido de Marcel Proust.  A la mitad del camino, de Andrés Manuel López Obrador. Incluí este título al final porque las probabilidades de que lo consiga son exactamente del menos cero por ciento. ¿Por qué, preguntará usted? Porque su autor es una fábrica de best sellers y cada nueva obra se agota en un tris. No por nada López, quien ahora compagina su faceta de escritor con la de ser el presidente de cierta república, ha podido vivir de sus libros durante más de veinte años, sin necesidad de tener otro trabajo. Con sus regalías, ¡hasta pudo fundar un partido político, mire usted!  ¡Espero que con estos títulos chidillos comience usted con el reto de lectura 2022-2023!" ["post_title"]=> string(55) "12 recomendaciones para el Día Internacional del Libro" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(54) "12-recomendaciones-para-el-dia-internacional-del-libro" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-04-22 10:59:04" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-04-22 15:59:04" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=78103" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#18479 (24) { ["ID"]=> int(78107) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2022-04-22 12:46:06" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-04-22 17:46:06" ["post_content"]=> string(3978) "Querida Tora: Hoy te voy a contar de un señor que vino a vivir al 4. Parece que tiene algo de dinero, y siempre anda muy bien vestido. Pero tiene un problema: es obeso. No como quien dice llenito o gordito, sino obeso, lo que se dice obeso. Enseguida le echó el ojo a la chica del 17; pero a ella no le gusta nada su volumen. La familia de la chica se ilusionó con la idea de emparentar con un rico, pero ella se resistía, se resistía. La madre le dijo que lo invitara a cenar, pero ella se negó. Fue tanta la insistencia de la mujer que al fin aceptó con una condición: que ella iba a preparar la cena y que no estuviera nadie de la familia en la casa. La madre aceptó, y el día señalado se fue con toda la familia a casa de una comadre, la del 28, porque no quería alejarse demasiado de la hija, no fuera que la necesitara; y desde allí la vio afanarse todo el día en la cocina, barrer y trapear la casa y el corredor que lleva a ella, poner la mesa (que lo hizo justo como ella le había enseñado utilizando un Manual de Buenas Costumbres) y vestirse con gusto y placer. A las ocho en punto llegó el galán, todo tembloroso porque había tenido que subir una escalera de 19 escalones, y sus carnes protestaban por el esfuerzo (pero se dijo que la llevaría a vivir a su vivienda, que está en la planta baja). Llamó al timbre, y la chica le abrió enseguida, toda sonrisas (La madre le tomó fotos a distancia y luego se fue a la ventana del comedor de su amiga, desde el cual se ve el comedor de su casa, para ver lo más posible de la entrevista). La muchacha llevó al pretendiente a la mesa inmediatamente (Quería que la entrevista fuera corta) y le sirvió un “Bloody Susy de Aceite de Hígado de Bacalao”, que al señor le supo a “diablos coronados pasteurizados” (No lo dijo, pero se le vio en la cara). Luego le sirvió una Sopa de Jugo de Cerdo al Perfume de Eneldo; pero venía muy caliente, porque en cuanto se enfriaba se convertía en lo que verdaderamente era: manteca. Por supuesto, el hombre no pudo tomar ni una cucharada, a pesar de que el eneldo disimulaba un poco la sensación grasosa de la manteca. Y como plato fuerte le dio Costillas de Cordero a las Tres Mentas con Ensalada de Geranios y Hierbas de Olor (las hierbas eran pasto del solar vecino con todos los aromas de dicho lugar; y las costillas, huesos adornados con una tirita de carne chamuscada). El hombre se sintió desilusionado, pues si esa iba a ser su comida de todos los días, no tardaría en perder la lozanía que tanto trabajo le había costado adquirir, y ya no esperó al postre (que aquí, entre nos, era piloncillo machacado con crema agria…pero muy agria, por la descomposición de las grasas, que ya iba en el sexto día), así que se despidió pretextando una ligera indisposición emotiva. Dije bien: emotiva, porque las emociones desordenadas que el banquete le había suscitado le impedían hasta pensar en la comida. La chica se quedó muy contenta por haber despachado al pretendiente; pero la madre le dio una paliza por ”desperdiciar así a un pretendiente muy acomodado”. Pero a ella no le importó, y se fue a besarse con el del 48, que hace tiempo la pretende. EL del 4 se fue de la vecindad, al darse cuenta de la jugarreta que le habían hecho. Oí que se puso a dieta para no tener más el problema de su obesidad, pero ya no supe qué más le pasó. ¿Qué te parece lo que son estas muchachas cuando las quieren obligar a casarse contra su voluntad? Te quiere  Cocatú" ["post_title"]=> string(17) "CARTAS A TORA 264" ["post_excerpt"]=> string(190) "Un alienígena arriba a la Ciudad de México y, convertido en gato, llega a vivir a una vecindad. Le escribe a Tora, quien lo espera en su planeta natal, sus impresiones de lo que ahí ve. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-264" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-04-22 12:46:06" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-04-22 17:46:06" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=78107" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18552 (24) { ["ID"]=> int(78103) ["post_author"]=> string(3) "180" ["post_date"]=> string(19) "2022-04-22 10:59:04" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-04-22 15:59:04" ["post_content"]=> string(8334) "El 23 de abril de cada año se celebra el día internacional del libro. En esa fecha recordamos que antes de Wikipedia y Netflix existían esas cosas chistosas de papel llamadas libros, los cuales usábamos para aprender y entretenernos, a veces hasta las dos cosas al mismo tiempo. ¿Qué loco, no? Esos eran buenos tiempos, cuando los escritores no eran considerados como “creadores de contenido”.    Con este espíritu lector en mente, en lugar de echarme un rollo acerca de la belleza de la literatura y sus efectos positivos, vengo a recomendar 12 libros por si usted quiere comenzar un reto de lectura y echarse una obra cada mes durante un año. ¡La diversión estará garantizada en casa con esta selección totalmente aleatoria de títulos chidos! Aquí va la lista:   12 reglas para la vida: un antídoto al caos, de Jordan B. Peterson. ¿Convive usted actualmente con algún adolescente rijoso y desobediente? No se diga más. Esta obra, del famoso psicólogo y autor canadiense, es lo que usted necesita. Dele este libro al chamaco en cuestión y disfrute de los efectos secundarios. Por ejemplo, el lector realizará actos radicales como caminar derecho y con los hombros hacia atrás, ordenar su casa y encontrar un significado a su vida. Nada mal, ¿eh? Acid house, de Irvine Welsh. Cuentos cortos, brutales, directos y groseros, de la pluma del autor de Trainspotting. Así que corra por él a su librería de confianza, ¡antes de que los censores modernos le echen el ojo y lo quemen por usar lenguaje subido de tono! Crimen y castigo, de Fiódor Dostoyevski. Si usted cree que el capitalismo y eso de las deudas es algo nuevo (Capitalism sucks!) le sorprenderá lo actual que resulta esta obra del genio ruso. ¡Advertencia! No es recomendable para aquellos que tengan algún tipo de deuda monetaria. En serio.  Desde el jardín, de Jerzy Kosinski. Esta novela narra la híper ficticia y superinverosímil historia de cómo un hombre que no sabe leer ni escribir llega, a base de puras frases huecas (las cuales algunos consideran como joyas de sabiduría), hasta el nivel más alto de la política de Estados Unidos. Menos mal que eso nunca ha pasado, ni pasará en ningún lado del mundo. ¡Mucho menos en México! Drácula, de Bram Stoker. Es una novela que usted puede recomendar a algún adolescente, quien probablemente será familiar con otras historias de vampiros, como «Crepúsculo» (¡Dios lo libre!). La historia de Jonathan Harker es interesante por sí misma. Sin embargo, esta novela sirve para que la juventud sepa que, en alguna época remota, SÍ existieron las cartas, ¡y hasta las usábamos para comunicarnos! Lo cual nos lleva a la pregunta inevitable: de haber escrito la novela en esta época, ¿qué servicio de mensajería habría escogido Stoker: Whatsapp o Telegram? ¡El debate en familia está servido! El bebé de Rosemary, de Ira Levin. Esta es una de las mejores historias de horror del siglo XX, acerca de la llegada del mismísimo…bueno, no quiero hacerle spoilers. Para maximizar el efecto de la historia, léala de noche y solo. Allá usted si decide hacerlo sin una Biblia cerca.  El llano en llamas, de Juan Rulfo. Vale la pena leerlo porque, de que está bueno, está bueno, especialmente por la descripción del México posrevolucionario. Pero, más que nada, léalo para que en alguna reunión social evite usted el perro oso de decir que esta colección de cuentos es una «gran novela» Ensayo sobre la ceguera, de José Saramago. Esta es una recomendación especial para aquellas personas que tengan una redacción un tanto…mejorable. Así, después de leer esta obra del Nobel portugués, esa persona hipotética que SIEMPRE omite los signos ortográficos, podrá argüir «¡es que estoy copiando el estilo de Saramago!».  Grandes esperanzas, de Charles Dickens. Escogí esta por ser una de las novelas más famosas de la historia. En realidad, cualquier obra del oriundo de Portsmouth es una buena elección. En una época anterior a esta, en la que recibimos una docena de películas de Marvel al año (¿o son dos docenas? ¡Ya perdí la cuenta!), la chaviza decimonónica se entretenía leyendo las historias del Dickensverso. A la chaviza actual le digo: si no han visto al menos una adaptación de Cuento de navidad, no han vivido. El universo creado por Dickens, que no le pide nada al Marvel Cinematic Universe, es en donde habitan personajes inolvidables como Ebenezer Scrooge, Jacob Marley, Uriah Heep, Philip Pirrip, Oliver Twist, Fagin y muchos más. Dicho sea de paso, este universo no es ajeno al cine: sus obras se han adaptado a la pantalla grande y chica ¡cerca de 100 veces! ¡Tomen eso, Thanos y los Vengadores, a ver si alguien los recuerda en el siguiente siglo!  La metamorfosis, de Franz Kafka. Esta es una excelente recomendación para todos aquellos que nos hemos sentido como unos insectos en el trabajo o en la familia, ya que empatizaremos de inmediato con Gregorio Samsa. Al terminar de leer la obra, usted podrá decir «tuve un mal día en el trabajo, ¡pero al menos no me he convertido en un monstruoso insecto como el Goyo ese!».  La rebelión de Atlas, de Ayn Rand. Esta es una de las obras más amadas por los conservadores estadounidenses (o eso dicen). Este libro tiene una ventaja: después de leerlo, puede usarlo para colocar encima su celular, tablet o incluso una lámpara de tan grandote que está. Además, usted ganará puntos extra en su karma lector si, en el mismo mes, se chuta La broma infinita de David Foster Wallace y En busca del tiempo perdido de Marcel Proust.  A la mitad del camino, de Andrés Manuel López Obrador. Incluí este título al final porque las probabilidades de que lo consiga son exactamente del menos cero por ciento. ¿Por qué, preguntará usted? Porque su autor es una fábrica de best sellers y cada nueva obra se agota en un tris. No por nada López, quien ahora compagina su faceta de escritor con la de ser el presidente de cierta república, ha podido vivir de sus libros durante más de veinte años, sin necesidad de tener otro trabajo. Con sus regalías, ¡hasta pudo fundar un partido político, mire usted!  ¡Espero que con estos títulos chidillos comience usted con el reto de lectura 2022-2023!" ["post_title"]=> string(55) "12 recomendaciones para el Día Internacional del Libro" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(54) "12-recomendaciones-para-el-dia-internacional-del-libro" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-04-22 10:59:04" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-04-22 15:59:04" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=78103" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(8) ["max_num_pages"]=> float(4) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "0da200247d540a6aabf33e8983bc6f74" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

12 recomendaciones para el Día Internacional del Libro

El 23 de abril de cada año se celebra el día internacional del libro. En esa fecha recordamos que antes de Wikipedia...

abril 22, 2022

CARTAS A TORA 264

Un alienígena arriba a la Ciudad de México y, convertido en gato, llega a vivir a una vecindad. Le escribe a Tora,...

abril 22, 2022




Más de categoría

CARTAS A TORA 267

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días...

mayo 13, 2022

CARTAS A TORA 266

Un alienígena arriba a la Ciudad de México y, convertido en gato, llega a vivir a una vecindad. Le...

mayo 6, 2022
Songs for Drella, un tributo musical a Andy Warhol

Songs for Drella, un tributo musical a Andy Warhol

Reseña de “Songs for Drella”.

mayo 2, 2022
CARTAS A TORA

CARTAS A TORA 265

Un alienígena arriba a la Ciudad de México y, convertido en gato, llega a vivir a una vecindad. Le...

abril 29, 2022