La Facultad de Ciencias Humanas de la UABC presentó con éxito el libro “Educación Superior en Prospectiva”

Imagen 1. Presentación del libro Educación Superior en Prospectiva. Fuente: Live Ciencias Humanas UABC, 27 de mayo de 2021. La Universidad Autónoma de Baja California a través de la Facultad de Ciencias Humanas, el pasado 27 de...

3 de junio, 2021

Imagen 1. Presentación del libro Educación Superior en Prospectiva. Fuente: Live Ciencias Humanas UABC, 27 de mayo de 2021.

La Universidad Autónoma de Baja California a través de la Facultad de Ciencias Humanas, el pasado 27 de mayo, efectuó la presentación del libro Educación Superior en Prospectiva, obra coordinada por la Doctora Zaira Navarrete Cazales y los Doctores Jorge Eduardo Martínez Iñiguez y Jesús Adolfo Soto Curiel. Los comentarios de esta presentación estuvieron a cargo de las Doctoras Yessica Martínez Soto y Eilen Oviedo González, con una moderación por parte de la Doctora Araceli Benítez Arzate. 

En la presentación se hizo una reseña muy puntual y crítica acerca de cada uno de los capítulos que conforman la obra citada. Las comentaristas hicieron alusión a los temas principales que rodean al libro como: la calidad de la educación superior, las transiciones generadas de una oferta presencial a una a distancia, las trayectorias académicas que siguen tanto docentes como estudiantes, las tendencias y las tareas de la formación en el nivel superior para acceder a una educación exitosa, los procesos de constitución de competencias y habilidades investigativas, la gestión educativa, el desarrollo de habilidades socioemocionales y los retos del nuevo milenio en cuanto a la conformación de competencias técnicas y humanas. Cada uno de los temas abordados por las doctoras puntualizó las secuencias lógicas presentadas en los textos de los autores, que se van relacionando y dando respuesta a cada una de las problemáticas planteadas en los diferentes trabajos de investigación, recuperando un análisis profundo de los hallazgos más relevantes en los 24 capítulos que conforman el libro. Es así como se expuso la importancia de tomar en cuenta los procesos de evaluación para valorar la calidad de la enseñanza en las Instituciones de Educación Superior (IES), que hacen referencia a la oferta, la demanda y la pertinencia del currículo que se muestra en cada una de ellas, haciendo una revisión profunda y sofisticada de los procesos de enseñanza-aprendizaje que se llevan a cabo al interior de los centros escolares. A su vez, se planteó la transición que se presenta entre la formación presencial y a distancia, misma que requiere de un análisis de la infraestructura, el uso de las herramientas digitales, las políticas que guían el trabajo docente y el desarrollo de habilidades para el manejo de las Tecnologías de la Información y la Comunicación. 

El tema de la igualdad y la equidad en la constitución de sistemas educativos para llegar a una formación exitosa fue un punto abordado por las comentaristas, quienes señalaron la importancia que plantean los textos hacia el análisis de los temas de diversidad con un enfoque inclusivo, en donde las IES deben tener presente desafíos relacionados con la autonomía, la mejora de la infraestructura, la recuperación de las universidades públicas y el tránsito hacia medios de formación más flexibles.  Aunado a lo anterior, se retomó el tema de la importancia de educar hacia la investigación desarrollando competencias tanto de alumnos como de docentes encaminadas hacia la constitución de habilidades investigativas, cognitivas, colaborativas y de manejo de la información, que son esenciales en este campo del saber científico.  Las comentaristas hicieron alusión a la relevancia de las habilidades socioemocionales y cómo éstas impactan de manera significativa tanto en los docentes como en los estudiantes, resaltando que los profesores no solo deben estar capacitados para impartir su asignatura sino también para atender situaciones relacionadas con el área emocional y afectiva. Finalmente, tanto la Dra. Yessica como la Dra. Eilen mencionaron las razones sustanciales por las que es fundamental leer la obra Educación Superior en Prospectiva, recuperando que es un libro que pretende observar las realidades que se viven en las universidades a través de experiencias que no solo hacen alusión al ámbito nacional sino también al internacional, generando con ello procesos de reflexión, análisis y discusión. En esta obra se refleja una integración de fuentes que permite a los lectores reconocer las diferentes estrategias y metodologías a partir de las cuales se han abordado las problemáticas presentadas en este nivel educativo.  A manera de cierre de la presentación, se abrió un espacio de preguntas y respuestas en el cual participaron tanto los coordinadores del libro como las comentaristas, en donde se enfatizó las aportaciones de la obra para el conocimiento del nivel educativo estudiado, así como la necesidad de hacer posible una formación a distancia que parta del análisis de los recursos con los que se cuentan, tanto humanos como materiales; a su vez se reflexionó sobre la manera en la que el contexto actual ha generado una adaptación de la educación en línea y a distancia por medio de diversos medios, plataformas y modalidades haciendo que esta labor de enseñanza y aprendizaje no se detenga a pesar de la contingencia sanitaria. La presentación finalizó con la invitación hacia la lectura del libro. Puede adquirirse de manera digital en las páginas web de la Facultad de Ciencias Humanas y en la de la Sociedad Mexicana de Educación Comparada; y en formato físico en las librerías y centros de distribución de la editorial Plaza y Valdés, así como en bibliotecas y repositorios de diversas universidades del país.

Referencia:

Navarrete-Cazales, Z., Martínez-Iñiguez, J. E., & Soto-Curiel, J. A. (Coords.) (2020). Educación Superior en Prospectiva. México: Plaza y Valdés / Sociedad Mexicana de Educación Comparada / UABC. 388pp. http://fch.mxl.uabc.mx/wp-content/uploads/2019/09/Educaci%C3%B3nSuperiorI%C3%B1iguez.pdf 




Contacto

@Dra_AngelicaMG

[email protected]

www.facebook.com/angelica.murillo.5496

https://www.facebook.com/RIEHMTY

IG dra.angelicamg

www.ruizhealytimes.com

Comentarios
object(WP_Query)#17512 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(66252) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "21-05-2021" ["before"]=> string(10) "18-06-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(66252) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "21-05-2021" ["before"]=> string(10) "18-06-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17495 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17481 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17488 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "21-05-2021" ["before"]=> string(10) "18-06-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-05-21 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-06-18 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (66252) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17504 (24) { ["ID"]=> int(66138) ["post_author"]=> string(2) "73" ["post_date"]=> string(19) "2021-06-01 12:04:02" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-06-01 17:04:02" ["post_content"]=> string(6775) "Hay cosas que uno sabe hacer y otras que nos resultan imposibles; en mi caso, el amable lector tendrá la generosidad de saber que me esfuerzo todos los días por escribir de la mejor manera y de dominar mi idioma, una lucha eterna cuyos resultados mejoran o empeoran, avanzan y retroceden al ritmo en que voy conociendo nuestra lengua, un camino que nunca termina. Tengo cierta facilidad para los idiomas, pocas cosas me causan tanta admiración como aquellos que pueden hablar 15 o 16 lenguas, saltar de una a otra sin perder el hilo de la conversación ni la concentración cuando lo hacen. Hay algo que nunca podré hacer y debo reconocerlo, por más que quiera y por más que lo intente jamás poder cantar; aunque pueda citar a Cervantes diciendo a través del Quijote que quien canta las penas espanta, o recordar a León Felipe afirmando que si la España territorial se había quedado con la el trigo y la pistola, la peregrina se había llevado la canción. El hecho es que mi voz fue diseñada para dar clases, para dictar conferencias, sobre todo para platicar –la charla es un don que agradezco– pero que nació imposibilitada para cantar; por eso, en cuanto escucho una voz melodiosa, mi goce carece de límites tanto como mi admiración. Ya desde muy joven sentí atracción por aquellas canciones que denunciaban la realidad, me cautivaron la voz de Miriam Makeba en Sudáfrica, la de Melina Mercouri en Grecia, de Moustaki en Francia, las de la lucha por los derechos civiles en el sur de Estados Unidos y en mi propia en Latinoamérica Inti-Illimani o los Folcloristas, cuya música señalábamos con la nebulosa expresión: música de protesta;  después la nueva trova, Silvio y Pablo; todo aquello que en una larga y hermosa evolución en todo el continente llegó a tocar las puertas de la Ciudad de México con Fernando Delgadillo y su canción informal. Víctor Jara y Violeta Parra me enseñaron la grandeza de nuestro continente por su resistencia contra la opresión y la dictadura, en México Oscar Chávez se burlaba de la casita del Pedregal y me daba entender que el mundo no estaba bien por más que pareciera y por más que las apariencias dijeron otra cosa. Hace unos días, en un servicio de streaming, pude ver una película que trataba sobre los últimos días de Billie Holliday, en particular sobre su relación con la canción Strange Fruit,  aquel poema que un miembro del Partido Comunista de los Estados Unidos, Abel Meeropol, escribió para hablar de los linchamientos en el sur profundo de los Estados Unidos; el mismo que adoptó y crió a los hijos de los Rosenberg.   La crítica denominó a Strange Fruit la canción del siglo y si bien este tipo de etiquetas nunca hacen justicia ni a todas las canciones ni a todas las circunstancias, deja en claro la profunda marca que dejaron en la conciencia colectiva de estadounidenses de todas las etnias, de latinoamericanos y ciudadanos de todo el mundo, una canción y un poema hermosos y al mismo tiempo brutales; cito un poco de memoria para recrear la emoción que tuve hace tantos años la primera vez que escuché aquella canción. Hablan de un árbol en el romántico y bucólico sur de los Estados Unidos, con flores cómo magnolias aromáticas y cuyos extraños frutos son cuerpos de negros que se balancean pendiendo de sus ramas, sangre las hojas y sangre la raíces, frutos de bocas torcidas y ojos desorbitados para que se los coman los cuervos,  para que caigan y se pudran al sol con el aroma de los hombres que después del linchamiento son quemados. A Billie Holiday le costó no solamente la cárcel, sino también la persecución y hasta la muerte entonar esta canción en varias ocasiones. El hecho es que hasta la fecha el acta contra el linchamiento no ha sido probada en el Senado de los Estados Unidos aunque pesan ya sobre ella más de 60 años de haber sido propuesta.   Y es que en cuanto literatura y canción se refiere, los procesos son lentos pero irrefrenables; la conciencia colectiva comienza a través de la poesía y de la música, se organiza en la conciencia y en la voz participativa, el efecto de un poema contado de boca a oído, versificado en la penumbra de una alcoba o cantado en un colegio o en una marcha, acumula una cantidad de energía suficiente para generar cambios políticos y sociales,  algo que los políticos acostumbrados al mercadeo electrónico de la sonrisa, la mentada y la payasada digital, suelen no considerar porque siempre están lejos de ver en la cultura y en el arte una fuerza capaz de cambio.   Recuerdo la voz de Mercedes Sosa cantando sobre los desaparecidos que danzan solos, recordándole a Pinochet que su madre danza también en soledad y entonces pienso en todos cuantos están pasando en soledad este momento en nuestro país y en todo el continente, tantos y tantos marginales que no alcanzan los beneficios de la cultura y que muy pronto se verán también exiliados de la tecnología; la tarea de la canción, del poema, del libro, del teatro y el cine, es integrar, formar conciencia y con crear comunidades más compactas a través del uso de palabras y valores comunes, de anhelos compartidos y en ese sentido, ganarle la carrera al futuro.   Hace mucho tiempo, los escritores latinoamericanos identificados como el Boom, se dieron a pensar cómo caricaturizar nuestras sociedades de dictadores, los viejos y los nuevos, los contemporáneos y los decimonónicos para, de esa manera, dotar de palabras y voces al deseo de una sociedad en democracia; hoy parece que es voz se hubiera acabado, sin embargo, está ahí, en los libros que leemos todos los días y en las canciones que nos regalan belleza, en los artesanos infatigables.    Lo que nuestros artistas están haciendo ahora es plantear la posibilidad de una sociedad de ciudadanos en la que hagamos unos por otros lo que el Estado no quiere o no puede hacer, democratizar la tecnología, las fuentes de ingreso, el contacto directo entre todos, en fin dar el paso a la conciencia de la igualdad que hoy, como en tiempos de Holliday, es lo que más nos falta." ["post_title"]=> string(32) "Canciones, esos frutos extraños" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(30) "canciones-esos-frutos-extranos" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-06-01 12:11:54" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-06-01 17:11:54" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=66138" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17547 (24) { ["ID"]=> int(66276) ["post_author"]=> string(2) "59" ["post_date"]=> string(19) "2021-06-04 00:10:45" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-06-04 05:10:45" ["post_content"]=> string(3188) "Somos lo que leemos La mujer de la falda violeta Natsuko Imamura (Japón) Duomo Ediciones (España) 192 pp Una novela sobre la indiferencia Mi calificación: 3 de 5 estrellas. Desde hace algunas décadas me hice fanático de la literatura japonesa: Tanizaki, Kawabata, Oe, Mishima, Murakami, Yoshimoto, Kawakami… y ahora la muy joven Natsuko Imamura. La narrativa nipona contemporánea, a mi juicio, podría tener un elemento común –y opiáceo– en sus escritores: la soledad. Lo cual no deja de ser paradójico: siendo un país tan densamente poblado, con áreas metropolitanas entre las más grandes del mundo, donde, como dice la canción de Mecano: “entre miles de tornillos viven… y en un metro hay dos…”. Siendo un país tan habitado, los personajes de las letras japonesas suelen encontrarse unidos en soledades que hielan la sangre. Es el caso de La mujer de la falda violeta de Imamura. Es la historia de una mujer que vive aislada en la ciudad más grande del mundo; una mujer que no se relaciona con nadie y que apenas habla. Es tan extraña que los niños en el parque la molestan y se inventan juegos con ella, como tocarla en el hombro y salir corriendo. Esta mujer, cuya existencia es irrelevante e indiferente –he ahí el aspecto trágico–, se vuelve la obsesión de la narradora, una obsesión que la termina convirtiendo en ella. Nadie sabe el nombre de la mujer de la falda violeta, nadie sabe quién es. La narradora, de algún modo alter ego de aquella mujer, se transfigurará en su voyeuse. También vive aislada y su vida es vacía e irrelevante. Viste una rebeca amarilla, y así como el anonimato y la casi no-existencia de la mujer de la falda violeta se traduce en esa prenda característica, así la narradora se pierde en la no-existencia de la indiferencia, a tal grado que ella misma se asume como “la mujer de la rebeca amarilla”, y no alguien con nombre, apellido e historia. A veces no es fácil seguir a los narradores japoneses. Conozco muchas personas que después de leerlos se quedan con esa sensación de no saber qué decir. Tal vez, si mi reseña es certera, pueda servir de guía para encontrar el sentido en las palabras de esta notable obra literaria sobre la indiferencia de ser diferente, sobre lo difícil que es encontrar un lugar en el mundo, sobre el aniquilamiento del ser en medio de las inmensas masas vivientes que son las ciudades. Recomiendo esta novela a todos ustedes, dilectos amigos." ["post_title"]=> string(86) ""Somos lo que leemos" | La mujer de la falda violeta: una novela sobre la indiferencia" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(81) "somos-lo-que-leemos-la-mujer-de-la-falda-violeta-una-novela-sobre-la-indiferencia" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-06-05 19:47:49" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-06-06 00:47:49" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=66276" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17504 (24) { ["ID"]=> int(66138) ["post_author"]=> string(2) "73" ["post_date"]=> string(19) "2021-06-01 12:04:02" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-06-01 17:04:02" ["post_content"]=> string(6775) "Hay cosas que uno sabe hacer y otras que nos resultan imposibles; en mi caso, el amable lector tendrá la generosidad de saber que me esfuerzo todos los días por escribir de la mejor manera y de dominar mi idioma, una lucha eterna cuyos resultados mejoran o empeoran, avanzan y retroceden al ritmo en que voy conociendo nuestra lengua, un camino que nunca termina. Tengo cierta facilidad para los idiomas, pocas cosas me causan tanta admiración como aquellos que pueden hablar 15 o 16 lenguas, saltar de una a otra sin perder el hilo de la conversación ni la concentración cuando lo hacen. Hay algo que nunca podré hacer y debo reconocerlo, por más que quiera y por más que lo intente jamás poder cantar; aunque pueda citar a Cervantes diciendo a través del Quijote que quien canta las penas espanta, o recordar a León Felipe afirmando que si la España territorial se había quedado con la el trigo y la pistola, la peregrina se había llevado la canción. El hecho es que mi voz fue diseñada para dar clases, para dictar conferencias, sobre todo para platicar –la charla es un don que agradezco– pero que nació imposibilitada para cantar; por eso, en cuanto escucho una voz melodiosa, mi goce carece de límites tanto como mi admiración. Ya desde muy joven sentí atracción por aquellas canciones que denunciaban la realidad, me cautivaron la voz de Miriam Makeba en Sudáfrica, la de Melina Mercouri en Grecia, de Moustaki en Francia, las de la lucha por los derechos civiles en el sur de Estados Unidos y en mi propia en Latinoamérica Inti-Illimani o los Folcloristas, cuya música señalábamos con la nebulosa expresión: música de protesta;  después la nueva trova, Silvio y Pablo; todo aquello que en una larga y hermosa evolución en todo el continente llegó a tocar las puertas de la Ciudad de México con Fernando Delgadillo y su canción informal. Víctor Jara y Violeta Parra me enseñaron la grandeza de nuestro continente por su resistencia contra la opresión y la dictadura, en México Oscar Chávez se burlaba de la casita del Pedregal y me daba entender que el mundo no estaba bien por más que pareciera y por más que las apariencias dijeron otra cosa. Hace unos días, en un servicio de streaming, pude ver una película que trataba sobre los últimos días de Billie Holliday, en particular sobre su relación con la canción Strange Fruit,  aquel poema que un miembro del Partido Comunista de los Estados Unidos, Abel Meeropol, escribió para hablar de los linchamientos en el sur profundo de los Estados Unidos; el mismo que adoptó y crió a los hijos de los Rosenberg.   La crítica denominó a Strange Fruit la canción del siglo y si bien este tipo de etiquetas nunca hacen justicia ni a todas las canciones ni a todas las circunstancias, deja en claro la profunda marca que dejaron en la conciencia colectiva de estadounidenses de todas las etnias, de latinoamericanos y ciudadanos de todo el mundo, una canción y un poema hermosos y al mismo tiempo brutales; cito un poco de memoria para recrear la emoción que tuve hace tantos años la primera vez que escuché aquella canción. Hablan de un árbol en el romántico y bucólico sur de los Estados Unidos, con flores cómo magnolias aromáticas y cuyos extraños frutos son cuerpos de negros que se balancean pendiendo de sus ramas, sangre las hojas y sangre la raíces, frutos de bocas torcidas y ojos desorbitados para que se los coman los cuervos,  para que caigan y se pudran al sol con el aroma de los hombres que después del linchamiento son quemados. A Billie Holiday le costó no solamente la cárcel, sino también la persecución y hasta la muerte entonar esta canción en varias ocasiones. El hecho es que hasta la fecha el acta contra el linchamiento no ha sido probada en el Senado de los Estados Unidos aunque pesan ya sobre ella más de 60 años de haber sido propuesta.   Y es que en cuanto literatura y canción se refiere, los procesos son lentos pero irrefrenables; la conciencia colectiva comienza a través de la poesía y de la música, se organiza en la conciencia y en la voz participativa, el efecto de un poema contado de boca a oído, versificado en la penumbra de una alcoba o cantado en un colegio o en una marcha, acumula una cantidad de energía suficiente para generar cambios políticos y sociales,  algo que los políticos acostumbrados al mercadeo electrónico de la sonrisa, la mentada y la payasada digital, suelen no considerar porque siempre están lejos de ver en la cultura y en el arte una fuerza capaz de cambio.   Recuerdo la voz de Mercedes Sosa cantando sobre los desaparecidos que danzan solos, recordándole a Pinochet que su madre danza también en soledad y entonces pienso en todos cuantos están pasando en soledad este momento en nuestro país y en todo el continente, tantos y tantos marginales que no alcanzan los beneficios de la cultura y que muy pronto se verán también exiliados de la tecnología; la tarea de la canción, del poema, del libro, del teatro y el cine, es integrar, formar conciencia y con crear comunidades más compactas a través del uso de palabras y valores comunes, de anhelos compartidos y en ese sentido, ganarle la carrera al futuro.   Hace mucho tiempo, los escritores latinoamericanos identificados como el Boom, se dieron a pensar cómo caricaturizar nuestras sociedades de dictadores, los viejos y los nuevos, los contemporáneos y los decimonónicos para, de esa manera, dotar de palabras y voces al deseo de una sociedad en democracia; hoy parece que es voz se hubiera acabado, sin embargo, está ahí, en los libros que leemos todos los días y en las canciones que nos regalan belleza, en los artesanos infatigables.    Lo que nuestros artistas están haciendo ahora es plantear la posibilidad de una sociedad de ciudadanos en la que hagamos unos por otros lo que el Estado no quiere o no puede hacer, democratizar la tecnología, las fuentes de ingreso, el contacto directo entre todos, en fin dar el paso a la conciencia de la igualdad que hoy, como en tiempos de Holliday, es lo que más nos falta." ["post_title"]=> string(32) "Canciones, esos frutos extraños" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(30) "canciones-esos-frutos-extranos" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-06-01 12:11:54" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-06-01 17:11:54" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=66138" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(17) ["max_num_pages"]=> float(9) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "6330b48a83959673a310beba3538a799" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Canciones, esos frutos extraños

Hay cosas que uno sabe hacer y otras que nos resultan imposibles; en mi caso, el amable lector tendrá la generosidad de...

junio 1, 2021

"Somos lo que leemos" | La mujer de la falda violeta: una novela sobre la indiferencia

Somos lo que leemos La mujer de la falda violeta Natsuko Imamura (Japón) Duomo Ediciones (España) 192 pp Una novela sobre la...

junio 4, 2021




Más de categoría

No me esperes despierta... 

De pronto, patria, vértigo y angustia, Miedo, distancia, huecos y vacíos, De pronto lágrimas… Todo se disipa al ver...

junio 17, 2021
CARTAS A TORA 228

CARTAS A TORA 228

Querida Tora 1: Fíjate que en el King’s el servicio está de lo peor y los empleados, cada día...

junio 11, 2021
LOS ROSTROS DEL ARTE POPULAR 

LOS ROSTROS DEL ARTE POPULAR 

Tantoyuca, Ver.- Flaviana, mujer generosa, entre canastos coloridos y grillos pintados sueña con una casa de block, pero todo...

junio 10, 2021

¿Quién fue Ernesto Blunac?

Desfallecientes se mostraban ya las postreras ventiscas invernales de 1875, cuando se hallaba de regreso en La Paz el...

junio 9, 2021