Jaufré Rudel 908 años después

Jaufré Rudel de Blaye, en occitano original Jaufrés Rudèls de Blaia, nació en el año 1113 en Blaye, y fallece en el mismo lugar en 1170. Fue un famoso trovador, compositor y poeta en lengua occitana. Llamado “el príncipe de Blaye”,...

20 de enero, 2021

Jaufré Rudel de Blaye, en occitano original Jaufrés Rudèls de Blaia, nació en el año 1113 en Blaye, y fallece en el mismo lugar en 1170. Fue un famoso trovador, compositor y poeta en lengua occitana.

Llamado “el príncipe de Blaye”, villa cercana a Burdeos, en el estuario del Garona, de la que fue señor, era un caballero de la corte de Leonor de Aquitania originario de Saintonge y estuvo relacionado con Alfonso Jordán de Tolosa y con Hugo Bruno VII de Lusignano. Participó en la Segunda Cruzada (11471149), organizada por el rey Luis VII de Francia. Según la leyenda, habría oído hablar de la princesa de Trípoli y se enamoró de oídas, pero perdidamente, de ella. En el curso de la Segunda Cruzada cayó muerto en los brazos de la princesa de Trípoli.

Escribió chansons [canciones] de amor en que habla de «L’amour de loin» [amor lejano], es decir, el amor imposible y sin esperanza, celebrando quizá a la condesa Hodierna de Trípoli, una dama de buen linaje e inaccesible, o según otros a Melisenda, hija del conde Raimundo I, descendiente de los condes de Toulouse, y de Hodierna de Jerusalén, hija a su vez de Balduino du Bourg y de la princesa armenia Morfia; de ella habría oído hablar a algunos peregrinos de Antioquía. Parece que falleció realmente de amor por una dama establecida en Oriente y que, por razones materiales o psicológicas, este amor fue un amor imposible, amour de loin o, en su nativa lengua provenzal, («amor de lonh» o «amor de terra londhana»). Han subsistido seis, según otros ocho poemas de Rudel, de los cuales cuatro poseen notación melódica. Fueron editados por el medievalista Alfred Jeanroy.

La leyenda se recoge en una de las numerosas rasós o vidas de trovadores provenzales que se han transmitido, y dice así: enamorado de oídas, empezó a escribir poemas a esta musa según las reglas del amor cortés, una de las cuales era no mencionar el nombre de la dama. Como su pasión crecía y no se menguaba, se le hizo necesario hacer tan largo viaje para ir a cantarle sus sentimientos de tú a tú, pero el trayecto era largo y costoso, y Jaufré era pobre y además tenía una salud precaria. Se propuso por lo menos que ella supiera de él y confió sus escritos a los caballeros que partían a Tierra Santa y les hacía prometer que los harían llegar a las manos de Melisenda. Tardó años, pero logró ahorrar lo suficiente para embarcarse y conocer a la protagonista de sus pensamientos a la que dedicaba cada verso que escribía.

Se embarcó en Marsella en una nave templaria; pero su salud ya se había quebrantado mucho y las penurias de la travesía le dieron la puntilla; llegó gravemente enfermo a Palestina. Aun así, arribó a Trípoli y se acercó al palacio pidiendo audiencia con la condesa, pero los guardias se rieron de él y le dieron largas. Su insistencia hizo, sin embargo, que la señora supiese de su presencia y murió en sus brazos (como se observa en la imagen, -que se conserva en un museo parisino-) como lo cuenta la reseña biográfica anónima titulada “Vida”:

Él enfermó estando en la nave, y fue llevado a Trípoli, a un albergue y tenido por muerto. Se lo hicieron saber a la Condesa; y ella fue a él, hasta su lecho y lo tomó entre sus brazos. Y él supo que era ella, que era la Condesa y al momento recobró el oído y la respiración, y loaba a Dios que lo había mantenido con vida hasta que la hubo visto. Y así él murió entre sus brazos. Y ella lo hizo sepultar con gran honor en la casa del Temple. Y luego, en aquel mismo día, ella se hizo monja, por el gran dolor que sentía por la muerte de él.

La leyenda de Jaufré Rudel les resultó un tema irresistible a los poetas del Romanticismo. Escribieron sobre él Ludwig UhlandHeinrich HeineRobert Browning (Rudel to the Lady of Tripoli) y Giosuè Carducci (Jaufré Rudel). Algernon Charles Swinburne retomó este tema constantemente desde su The Triumph of Time, en The Death of Rudel y en Rudel in Paradise (también titulado The Golden House) . Inspiró la pieza teatral de Edmond Rostand La Princesse lointaine (La princesa lejana) y la ópera L’amour de loin de Kaija Saariaho, sobre libreto de Amin Maalouf

También el compositor mexicano Ricardo Castro estrenó en 1906 una ópera sobre el tema titulada “La Leyenda de Rudel”, con libreto de Henry Brodi. En 1926, sir Nizamat Jung Bahadur, de Hyde rabad, escribió también un poema de épica culta sobre este tema, Rudel of Blaye. Recientemente, José Guadalajara ha realizado una versión de esta leyenda bajo el personaje de Jorge de Rudelia, trasunto de Jaufré Rudel, en su novela histórica El alquimista del tiempo (2015). Sus mejores composiciones fueron:

  • Belhs m’es l’estius e·l temps floritz 
  • De monte lapis 
  • Lanqand li jorn son lonc en mai  
  • Lan quan lo temps renovelha 
  • No sap chantar qi so non di  
  • Pro ai del chan essenhadors
  • Qan lo rius de la fontana  
  • Qand lo rossignols el foillos  
  • Qui non sap esser chantaire 

Este gran poeta-trovador, en la primera estrofa de su poema “El que no puede ser cantante” (“Qui non sap esser chantaire”), irónicamente nos aconseja que todos los seres humanos deberíamos aprender a cantar para no tener que andarle copiando la tonada a los burros:

El que no puede ser cantante debería rebuznar,

cuando escucha el sonido de la primavera, claro

y cuando por todas partes están los prados multicolor,

y el rocío de la mañana se esparce, ligero, 

sobre la hierba junto al bambú.

Finalmente les diré que, podemos disfrutar escuchando “En mayo cuando los días son largos” (“Lanqand li jorn son lonc en mai“), mediante el enlace: 

NOTAS

https://es.wikipedia.org/wiki/Jaufr%C3%A9_Rudel

Comentarios


object(WP_Query)#16076 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(60425) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "29-08-2022" ["before"]=> string(10) "26-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(60425) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "29-08-2022" ["before"]=> string(10) "26-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#16072 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#16074 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#16073 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "29-08-2022" ["before"]=> string(10) "26-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-08-29 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-09-26 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (60425) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#16075 (24) { ["ID"]=> int(82845) ["post_author"]=> string(3) "194" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-01 11:13:40" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-01 16:13:40" ["post_content"]=> string(4606) "Para Martina, como todo, como siempre…  Directo y sin muchas metáforas o alegorías, surtido de poca paja y hablando siempre de mujeres, sexo, borracheras y drogas, la literatura de Heinrich Karl Bukowski aka Charles Bukowski, a 28 años de su muerte, sigue generando un tremendo entusiasmo entre sus antiguos lectores que lo idolatran; además de tener la gran facilidad de enganchar y atraer a los jóvenes cultos de esta época, que encuentran en su escritura el suficiente punch para sentirse magnetizados hacia la prosa cínica y fresca del “viejo indecente” y sus personajes extravagantes, que no son más que jugadores, bravucones, viciosos, borrachos, desempleados y prostitutas.  Excesos alcohólicos, ambientes sórdidos, pasiones desenfrenadas y dosis mayores de apuestas a los caballos de carreras, colmaron la vida del famoso autor, que nació en Alemania en 1920. Hijo de un militar americano, Bukowski llegó a California junto con toda su familia a los dos años de edad; en ese soleado lugar vivió los mejores y peores momentos de su vida. Se dice que en su juventud, batallando contra un grave caso de acné, era tan penoso que nunca tuvo ni amigos ni novias; entonces, aislado y autodidacta, acúmulo gran cantidad de lectura, que al final, lo llevó a publicar más de cincuenta libros, entre poesía, cuento y novela.  Heredero de Henry Miller y Jack Kerouac, a sus cincuenta años crea a su alter ego literario, llamado Henry Chinaski, que aparece en su primer novela, de nombre Post-Office, y con la que, después de muchos años, pudo renunciar a su trabajo de cartero y dedicarse de lleno a la escritura. Charles Bukowski encontró en sus siguientes novelas (Factótum, Women, Ham on Rye, Hollywood y Pulp) un registro de desparpajo e ironía, que le entregó la fama literaria, utilizando, también, a su ciudad favorita, Los Ángeles, como uno de sus personajes principales.  La mejor adaptación de la obra de Charles a la pantalla grande, que realmente plasma el espíritu sórdido de Bukowski, es Barfly de Barber Schroeder, con Mickey Rourke y una increíble y decadente Faye Dunaway. Y a cuento de todo esto, también se tiene que mencionar una serie que gozó de mucho éxito en la cadena Showtime por ahí de 2007, y que se llamó adecuadamente Californication; en la cual el personaje principal es Hank Moody, un evidente homenaje a Charles Bukowski, un convincente borracho, mujeriego y sinvergüenza interpretado por David Duchovny, que es famoso y muchas veces detestado en el contexto artístico, en el ambiente literario y cinematográfico Angelino, por su actitud retadora e indiferente; pero nunca dejando de ser un cariñoso padre con su adorable hija, ni un lacayo y súbdito de su bellísima ex mujer, Karen.  Estas y otras cosas demuestran que la vida gira sobre un eje podrido”, diría Don Charles Bukowski. “To quote The Clash, should I stay or should I rock the casbah?”, contestaría San Hank Moody. " ["post_title"]=> string(55) "Dream of Californication: Charles Bukowski y Hank Moody" ["post_excerpt"]=> string(170) "El último de los llamados “escritores malditos” de la literatura estadounidense, Charles Bukowski hasta la fecha sigue siendo un autor de culto para muchos lectores." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(54) "dream-of-californication-charles-bukowski-y-hank-moody" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-01 11:35:36" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-01 16:35:36" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=82845" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#16100 (24) { ["ID"]=> int(83662) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-23 11:01:00" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-23 16:01:00" ["post_content"]=> string(4906) "Querida Tora: Estoy muy triste. Y me siento mal. Han pasado algunas cosas difíciles en la vecindad, y en la última tuve participación. Ya no sé si fue por mi voluntad o no; pero lo hice, y aunque todos los días me arrepiento, a veces pienso que hice bien. Te lo voy a contar, y juzga tú, con esa inteligencia tan desarrollada que tienes. Vino una señora a vivir al 63, allá en el fondo, en las viviendas más pequeñas y más incómodas. Era una señora grande (no sé de cuántos años, pero eran muchos). Y trajo a una hija (yo creo que era nieta, por la enorme diferencia de edades que había entre ellas). Pero la muchacha estaba mal, bastante mal: no sostenía la cabeza erguida, no hablaba, las manos no la obedecían, había que ayudarla a comer, y lo único que hacía era sonreír (A veces). Me cayó bien la señora, por la devoción con que la cuidaba y el amor que le tenía, así que de vez en cuando le lamía las manos. En la vecindad también causó buena impresión, y las vecinas la ayudaban cuanto podían. Pero la señora se veía cada día más cansada y con menos fuerzas para atenderla. Además, cada día comían menos, y más mal. La cosa se fue deteriorando, aunque la señora hacía lo posible para que nadie se diera cuenta. Pero era evidente que ya no podía con  el paquete. (Es una  forma de expresión. No es que esté yo llamando “paquete” a la muchacha, no soy tan majadero). Yo empecé a llevarle algo de la comida que me echaban, aunque fueran pellejos. Yo creo que ella se dio cuenta, porque a veces me miraba como con agradecimiento, y se formó una especie de vínculo entre los dos. El caso es que yo pasaba todas las noches a desearles buenas noches (A la manera de los gatos, claro) y ella me acariciaba el lomo y, a veces, hasta me besaba, El caso es que la semana pasada entré como a las diez de la noche y encontré a la muchacha muy inquieta, llena de angustia. Y vi a la señora tirada en el suelo, respirando a duras penas, y casi sin poder moverse; tenia en la mano un frasco de medicinas, y se veía que se la quería dar a la hija (O nieta, o lo que fuera). Yo me acerqué a ayudarle, pero alcancé a leer la etiqueta del frasco, y vi que se trataba de un poderoso veneno. Al instante reaccioné, empujando el frasco fuera del alcance de la señora. Pero ella emitió un quejido tan intenso, tan sobrecogedor, que me quedé paralizado; y vi que con los ojos me decía que se lo diera a la chava. Yo negué con la cabeza (fue algo totalmente inconsciente, te lo juro). Y entonces ella, con voz que apenas se podía oír, dijo: “Me estoy muriendo… No tengo a nadie que se haga cargo de Violeta (así se llamaba la enfermita)… Me la quiero llevar… Su vida ha sido un infierno, y siempre estará mejor en el otro lado…”. Le faltaron las fuerzas, y no pudo decir nada más. Pero con los ojos me suplicaba que la ayudara. Fue muy difícil, pero había una súplica tan profunda, tan fuerte en aquellos ojos, que tuve que obedecer. Y como pude… La verdad, tomé por un momento mi forma original y le di dos pastillas a Violeta con un vaso de agua. ¿Y qué crees? La chava me sonrió como si comprendiera lo que estaba pasando, y hasta me pasó la mano por el lomo (el único gesto consciente que le vi hacer en todo el tiempo que la traté). Y allí me quedé, pensando que, a lo mejor, mi presencia allí les ayudaba a vivir el trance por el que estaban pasando. Y, efectivamente, poco a poco se fueron  quedando quietas, tranquilas, como si ya hubieran obtenido lo que deseaban. Entonces, fui a llamar a uno de los guaruras… No sabía cómo hacerme entender, Pero afortunadamente, la señora había dejado abierta la puerta de la vivienda (Yo creo que lo hizo a propósito, para que las descubrieran lo antes posible). Le mordí el pantalón y quise arrastrarlo al departamento, pero no me hacía caso. Entonces me enfurecí y le mordí la pierna; y como sé que en el fondo me tiene un poco de miedo, lo fui conduciendo a la vivienda (Me llevé un par de puntapiés, pero no me importó), y así fue como la vecindad se enteró de lo que había pasado (Pero no de cómo había pasado). Entre todos los vecinos (y exceptuando al portero, porque los guaruras sí cooperaron) pagaron el entierro. Y hasta guardaron unos días de luto por ellas. Yo me abstuve una semana de maullarle a la luna. No podía hacer otra cosa. Cuando vuelva, ya me dirás lo que piensas del asunto. Te quiere. Cocatú" ["post_title"]=> string(17) "Cartas a Tora 283" ["post_excerpt"]=> string(180) "Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas a Tora, su amada, quien lo espera en una galaxia no muy lejana." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-283" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-23 11:01:00" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-23 16:01:00" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83662" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#16075 (24) { ["ID"]=> int(82845) ["post_author"]=> string(3) "194" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-01 11:13:40" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-01 16:13:40" ["post_content"]=> string(4606) "Para Martina, como todo, como siempre…  Directo y sin muchas metáforas o alegorías, surtido de poca paja y hablando siempre de mujeres, sexo, borracheras y drogas, la literatura de Heinrich Karl Bukowski aka Charles Bukowski, a 28 años de su muerte, sigue generando un tremendo entusiasmo entre sus antiguos lectores que lo idolatran; además de tener la gran facilidad de enganchar y atraer a los jóvenes cultos de esta época, que encuentran en su escritura el suficiente punch para sentirse magnetizados hacia la prosa cínica y fresca del “viejo indecente” y sus personajes extravagantes, que no son más que jugadores, bravucones, viciosos, borrachos, desempleados y prostitutas.  Excesos alcohólicos, ambientes sórdidos, pasiones desenfrenadas y dosis mayores de apuestas a los caballos de carreras, colmaron la vida del famoso autor, que nació en Alemania en 1920. Hijo de un militar americano, Bukowski llegó a California junto con toda su familia a los dos años de edad; en ese soleado lugar vivió los mejores y peores momentos de su vida. Se dice que en su juventud, batallando contra un grave caso de acné, era tan penoso que nunca tuvo ni amigos ni novias; entonces, aislado y autodidacta, acúmulo gran cantidad de lectura, que al final, lo llevó a publicar más de cincuenta libros, entre poesía, cuento y novela.  Heredero de Henry Miller y Jack Kerouac, a sus cincuenta años crea a su alter ego literario, llamado Henry Chinaski, que aparece en su primer novela, de nombre Post-Office, y con la que, después de muchos años, pudo renunciar a su trabajo de cartero y dedicarse de lleno a la escritura. Charles Bukowski encontró en sus siguientes novelas (Factótum, Women, Ham on Rye, Hollywood y Pulp) un registro de desparpajo e ironía, que le entregó la fama literaria, utilizando, también, a su ciudad favorita, Los Ángeles, como uno de sus personajes principales.  La mejor adaptación de la obra de Charles a la pantalla grande, que realmente plasma el espíritu sórdido de Bukowski, es Barfly de Barber Schroeder, con Mickey Rourke y una increíble y decadente Faye Dunaway. Y a cuento de todo esto, también se tiene que mencionar una serie que gozó de mucho éxito en la cadena Showtime por ahí de 2007, y que se llamó adecuadamente Californication; en la cual el personaje principal es Hank Moody, un evidente homenaje a Charles Bukowski, un convincente borracho, mujeriego y sinvergüenza interpretado por David Duchovny, que es famoso y muchas veces detestado en el contexto artístico, en el ambiente literario y cinematográfico Angelino, por su actitud retadora e indiferente; pero nunca dejando de ser un cariñoso padre con su adorable hija, ni un lacayo y súbdito de su bellísima ex mujer, Karen.  Estas y otras cosas demuestran que la vida gira sobre un eje podrido”, diría Don Charles Bukowski. “To quote The Clash, should I stay or should I rock the casbah?”, contestaría San Hank Moody. " ["post_title"]=> string(55) "Dream of Californication: Charles Bukowski y Hank Moody" ["post_excerpt"]=> string(170) "El último de los llamados “escritores malditos” de la literatura estadounidense, Charles Bukowski hasta la fecha sigue siendo un autor de culto para muchos lectores." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(54) "dream-of-californication-charles-bukowski-y-hank-moody" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-01 11:35:36" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-01 16:35:36" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=82845" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(21) ["max_num_pages"]=> float(11) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "383b9a57f8f90f62d87f6131e7bcb935" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
santiago oslo

Dream of Californication: Charles Bukowski y Hank Moody

El último de los llamados “escritores malditos” de la literatura estadounidense, Charles Bukowski hasta la fecha sigue siendo un autor de culto...

septiembre 1, 2022

Cartas a Tora 283

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas...

septiembre 23, 2022




Más de categoría

Cartas a Tora 283

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días...

septiembre 23, 2022

Balduino, Fidei Defensor

“I will not cease from mental fight, /  nor shall my sword sleep in my hand / till we...

septiembre 22, 2022

Programa Mujer en UPG radio

Agradezco la invitación de mí estimada amiga Mayela Rodríguez, Conductora del Programa de Radio “Mujer” de la Universidad Pedro...

septiembre 22, 2022
Brian Palma

Brian de Palma

Brian de Palma es uno de los directores que han revolucionado la manera de hacer cine.

septiembre 22, 2022