IV-  LA CASA DE LOS OLVIDOS

Entre paréntesis quiero decirles que conocí a doña Rosa Salas en el Hotel El Faro (el más fresco de Acapulco) a mediados de los  años 70, justamente en el mismo vestíbulo donde la encontré a mi regreso...

12 de octubre, 2020

Entre paréntesis quiero decirles que conocí a doña Rosa Salas en el Hotel El Faro (el más fresco de Acapulco) a mediados de los  años 70, justamente en el mismo vestíbulo donde la encontré a mi regreso de Los Olvidos ese día. En aquella primera ocasión, estaba yo en el vestíbulo del hotel, admirando un mural fotográfico en blanco y negro del fotógrafo Rosendo Pintos,  en el que se veía a Don Carlos Barnard (fundador del Hotel Mirador) y otras personas. Destacaba entre los personajes del retrato, una joven muy hermosa con trenzas sujetas como chongos a ambos lados de la cabeza. Tenía un cabello que brillaba en la fotografía y una personalidad que me hizo comentarle en voz alta al amigo con el que me encontraba:

-¡Que hermosa mujer esa de las trenzas! Le dije.

De pronto sentí que me jalaban la camisa por detrás mientras una voz femenina me decía:

-Gracias por el piropo. Esa joven era yo.

Esa joven era doña Rosa Salas que después de tantos años de haber sido retratada por Pintos,  seguía siendo una mujer distinguida y muy hermosa, con su pelo blanco recogido en un solo chongo en la  parte de atrás de su cabeza.

Volviendo a nuestro encuentro de ese día a mi regreso de Los Olvidos, le pedí que me esperara tantito, que iba yo por un refresco y le pregunté si quería uno.

  •  Pues ya que me lo preguntas hijo, tráeme una Yoli bien fría, por favor.
  • Claro que sí, doña Rosita, vengo de volada.

Más rápido que lo que canta un gallo, estaba yo de vuelta con una Yoli y una Pepsi en aquellas botellas de vidrio que sudaban en cuanto las sacaba uno del refrigerador. Abrimos los refrescos y yo me senté frente a su banca de parota dispuesto a platicarle mi aventura.

-Pues fíjese que vengo de ver una casa que siempre había tenido ganas de visitar porque la he visto por años y siempre me ha dado entre nostalgia y curiosidad. Parece una sirena tendida sobre la península de la Explanada, rodeada de palmeras que semejan esclavos abanicándola. Se ve claramente desde la Sinfonía del mar en dirección hacia Los Flamingos.

-¡Pues tienes buen gusto, niño! Es la casa de Los Olvidos; era de un minero inglés.

-¿Y usted cómo sabe, doña Rosita?

-Vivo en Acapulco desde antes que naciera tu mamá y ya te dije que soy toda oídos. ¿Qué diablura fuiste a hacer ahí?

-Nada de diabluras, doña Rosita. Si no me fui a brincar la barda ni me metí a la mala.  Para comenzar no sabía bien por dónde buscar la entrada, porque no está sobre López Mateos, sino al fondo de un callejón que se llama La Explanada. Siempre había querido ver si me dejaban conocer la casa, y hoy me armé de valor y decidí probar suerte. Gracias a que el portón tiene rendijas entre los tablones de madera de las puertas, pude darme cuenta que era la casa que se ve desde la Sinfonía. Luego toqué el timbre y lo escuché sonar. Muy poco después, vi  que se acercaba a la puerta un señor más bien joven que preguntó quién llamaba. Le dije que una persona curiosa que querría ver si era posible visitar la casa. La verdad me sorprendió su amabilidad porque me abrió sin más, y me invitó a seguirlo para que viera la casa como  si nada.

Le seguí platicando a doña Rosita sobre la terraza de la orquesta y de las peculiaridades acústicas de la arquitectura de la casa. Le conté de la imponente vista que guardaba la casa y me quedé pensativo tomando mi Pepsi. Doña Rosita entonces me dijo:

-Siégueme contando escuincle. No me vayas a dejar picada.

-No, doña Rosita. Lo que pasa es que se va usted a reír de mí.

-¿De cuándo acá eres penoso? ¡Cuéntame!

-Pues fíjese que ya iba yo de salida con el señor que se llama Marcelino y yendo por el jardín ¡me encontré una baldosa de cantera en la que estaba grabada la fecha de mi nacimiento! ¡Me sentí como en película de miedo! ¿Verdad que no es normal que una casa que siempre me ha gustado tanto tenga una baldosa con la inscripción del día en que nací? Hasta  le hice la broma a don Marcelino de que ojala no hubiera otra baldosa con  la fecha en que me voy a petatear…

Entonces doña Rosita soltó una carcajada y me dijo: 

-No le saques güerito. Vete de regreso y busca por el jardín a ver si por ahí dice cuándo te vamos a cafetear…

-No la amuele, doña Rosita, me voy a salar.

-¿Y el señor que te abrió no te dijo por qué  estaba esa fecha marcada en la piedra esa?

-No, doña Rosita, me dijo que luego me contaba, cuando volviera yo. Me pidió que regresara el sábado.

Por un momento, doña Rosita Salas se quedó callada mirándose con el encargado de la recepción (don Alejandro) como si hablaran con  los ojos. Se recargó estirándose como gatito sobre el respaldo de la banca aquella que me encantaba, entrecerró los ojos y luego me miró y comenzó a decirme.

-Cuando Don Carlos Barnard comenzó a construir El Mirador, vimos que estaban trabajando en  la obra de esa famosa casa de Los Olvidos. Tienes razón que parece como una costeña o una sirena tendida disfrutando la vista mientras su novio tritón le da serenata con el canto de las olas. Las palmeras que dices, ya estaban sobre la ladera, y tuvieron la buena idea de no tumbarlas porque además de dar cocos, dan sombra y hacen bonito el paisaje. El Señor Claymon (el dueño de la casa) se daba sus vueltas para visitar a Don Carlos en El Mirador,  se tomaba su café y fumaba puros mirando a los clavadistas. Don Carlos le dio la idea de que pintara Los Olvidos del mismo color que  El Mirador, y así lo hizo. Poco después que Don Emmanuell Claymon comenzara a visitar a Don Carlos, se les pegó un gringo que se llamaba John Harding que también estaba enamorado de Acapulco. Ese gringo terminó construyendo el Hotel Casablanca sobre el cerro de La Pinzona pocos años después y hasta Diego Rivera le pintó un mural muy bonito con imágenes de la selva,  nativos y animales salvajes. Diego Rivera por cierto, me venía a visitar aquí a El Faro cuando vivía en el departamento de arriba el Señor Teddy  Stauffer que me quería mucho y fue el creador de La Perla. Conforme han pasado los años, ha venido más gente a Acapulco y a los turistas que pasean en  lancha para ir a ver los  clavados desde el  mar, los guías y los lancheros les cuentan lo que les pega la gana y los turistas se lo creen todito. A los gringos les encanta que les digan que es la casa del cantante ese, Sinatra; luego les inventan que la familia del presidente Kennedy, que Tarzan y que John Wayne son los dueños. Es la casa con más dueños en todo Acapulco. Yo nada más los oigo y ni los desengaño; total, ¿pa’ qué? Los Olvidos pa’ mi gusto, es la casa más bonita de Acapulco. Lo único malo es la melancolía que la rodea. ¿A ti no te dio nostalgia mientras estabas ahí?

-Ya que lo menciona doña Rosita, desde que veía yo Los Olvidos desde La Sinfonía, me imaginaba yo historias de amor, pero como de amores imposibles o no correspondidos; no sé   bien por qué. Y la verdad es que estando en Los Olvidos cuando me separé de don Marcelino para ir donde me había dicho, sentí como mucha tristeza mientras pasaba por las habitaciones con las ventanas cerradas y los corredores sin un solo mueble.

-Pues yo sí sé- me dijo Doña Rosita- pero no quiero echarle a perder la historia al señor Marcelino que te abrió tan amablemente. Cualquiera diría que en esa casa tan bonita habrán pasado cosas maravillosas y que estará llena de felicidad con tantas fiestas y tanta música y en ese lugar tan hermoso, pero  pues no.

-¿Pero por qué no, Doña Rosita?

-Mira muchacho, prefiero que el señor Marcelino te cuente la historia; no  me sentiría a gusto de saltármelo cuando él ha sido tan amable de abrirte y hasta invitarte a volver. Hay más tiempo que vida hijo. Para que no rezongues nada más te puedo decir que don Emmanuel que se había ido haciendo amigo de mi patrón, don Carlos Barnard, le compartía sus penas y de verdad se achicopalaba y lo desbordaba la tristeza; su tristeza era como una loza sobre su espalda; hasta se encorvó  a pesar de que no era viejo. Ya te contará Don Marcelino, pero para principios de los años  60 ya no volvió. La casa estuvo sola un buen de tiempo, y lo demás que te lo cuente Don Marcelino el sábado. Eso sí güerito, el sábado cuando salgas de Los Olvidos, tráeme otra Yoli bien fría y me cuentas todo lo que pase en la casa y lo que te cuente Don Marcelino. Y ahora ya  vete pa’ tu casa que tu madre ha de estar preocupada de que no pareces. ¿La quieres llamar desde aquí?

-Si me da chance, si Doña Rosita, gracias.

Después de avisarle a mi mamá que estaba bien y que ya iba yo para la casa, me despedí de doña Rosita y de don Alejandro y me  fui para la casa, pero primero pasé  a la panadería de Icacos por unos vidrios que me encargó mi mamá.

 

Comentarios


object(WP_Query)#17765 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(30499) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "14-07-2022" ["before"]=> string(10) "11-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(30499) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "14-07-2022" ["before"]=> string(10) "11-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17767 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17757 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17755 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "14-07-2022" ["before"]=> string(10) "11-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-07-14 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-08-11 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (30499) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17764 (24) { ["ID"]=> int(81524) ["post_author"]=> string(2) "81" ["post_date"]=> string(19) "2022-07-28 12:17:07" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-07-28 17:17:07" ["post_content"]=> string(6610) "En plenas vacaciones, los medios y las redes no descansan y con ellas, la lectura obligada de notas sobre violencia, crisis económica y críticas políticas y sociales, tampoco. Sin embargo, esta pausa de las labores escolares, el tiempo de descanso y la convivencia en familia, son el pretexto perfecto para reflexionar en torno a la oportunidad de transformar la visión (generalmente mala) que tenemos sobre nuestro país, de valorar todo lo bueno que sí nos representa y de resignificar la importancia de conocer y amar nuestra riqueza cultural, como un elemento indispensable para fortalecer la identidad nacional y lograr así, evolucionar como nación y como sociedad. En ese tenor, hablar de identidad necesariamente implica hablar de la totalidad de los valores que nos conforman como individuos y que nos permiten relacionarnos con el mundo. Por tanto, hacer referencia a nuestra identidad nacional no sólo comprende el hecho de haber nacido en un mismo territorio o de compartir los mismos símbolos patrios; en términos sociales, históricos y culturales, esa identidad que nos define como mexicanos se sustenta con mayor profundidad en el origen de las costumbres y tradiciones que son producto de la fusión de dos culturas. Por desgracia y aunque la globalización nos ha traído grandes beneficios en muchos aspectos, las culturas de algunos países han “invadido” (y hasta podríamos decir que se han apoderado) de la identidad cultural de los ciudadanos de otros y esto es un fenómeno que podemos apreciar especialmente entre niños y jóvenes. Es por eso que hoy, educar en valores y con un sentido claro de amor a la patria y a todo lo que la conforma, debe ser una prioridad para las familias y los colegios de nuestro país. Pero... ¿Cómo fortalecer la identidad nacional en nuestros hijos y alumnos? Aunque los modelos educativos actuales contemplan la educación cívica dentro de sus modelos curriculares, la formación más importante que podemos dar a nuestros niños se encuentra en el núcleo familiar (como pilar de los valores que adquieren desde que nacen) y en el empeño que pongamos los colegios en conseguir aprendizajes significativos a partir de la experiencia. Aquí algunas estrategias que podemos poner en práctica para conservar las tradiciones y fortalecer la identidad nacional: Viajar por toda la República para conocer nuestro país, sus tradiciones y cultura, teniendo siempre presente que no podemos dar lo que no tenemos. Fomentar el amor por la tierra, la comida, la música y el idioma. Vivir las tradiciones en familia y convertirlas en momentos de convivencia de calidad. Practicar las costumbres de nuestro país, vivirlas con alegría y, en caso de utilizar sistemas biculturales (colegios), enfatizar la importancia de conservar las propias. En fiestas específicas, enseñar a los niños el simbolismo, significado y usanzas de las fiestas y motivarlos a participar activamente en ellas.  Beneficios de conservar las tradiciones Muchas son las ventajas de conocer, conservar y practicar las tradiciones y costumbres del lugar en el que hemos nacido, entre otras:  La Guelaguetza: una fiesta para aprender a compartir En esta temporada vacacional y, dentro de las muchas tradiciones que nos dan identidad, la Guelaguetza se destaca como un verdadero símbolo de nuestras raíces ancestrales, de la fusión de culturas de que somos producto y de hermandad solidaria y festiva entre los pueblos. La palabra Guelaguetza significa “ofrenda” (del vocablo guendalezaa) y representa la "acción de dar". Es una de las fiestas más importantes del estado de Oaxaca, en la que los pobladores de las siete regiones que conforman el estado, se reúnen para bailar, cantar, mostrar sus trajes típicos y compartir la comida y los productos que los representan. Tiene su origen en la época prehispánica, como parte de un ritual hacia los dioses, pero, como sucede como muchas otras tradiciones, al llegar la evangelización se fusionó con los cultos a la Virgen del Carmen, por lo que siempre se celebra en los dos lunes más cercanos a esta festividad Mariana: al primer lunes de fiesta se le llama “Lunes del cerro” y al segundo, ocho días después, “La octava” (este año las fechas asignadas son 25 de julio y 1ero de agosto). Aunque la fiesta oficial se realiza siempre en el Cerro del Fortín, en la capital de Oaxaca, lo cierto es que durante toda la semana, así como en los días previos y posteriores, la ciudad se llena de colores, sonidos, sabores y alegría, por lo que se convierte en una maravillosa oportunidad para llevar a nuestros hijos a disfrutar y conocer más de su cultura, durante estas vacaciones. Recordar de dónde venimos para saber quiénes somos Rescatar lo mejor de México (en tiempos en los que pareciera que “lo de hoy” es ver sólo lo malo) y enseñar a niños y jóvenes el amor y respeto por sus raíces y tradiciones, es la mejor manera de garantizar que crecerán como ciudadanos amorosos y respetuosos de su país, de sus leyes y de sus costumbres y que serán capaces de construir una sociedad fundamentada en los valores éticos y morales que a nuestro mundo le hacen más falta cada día. Visita nuestra página www.mazenod.edu.mx y descubre uno de los mejores modelos educativos de México, fundamentado en el humanismo, sustentado en la innovación y los valores, y orientado a la formación de ciudadanos bien preparados para enfrentar los desafíos de un mundo global.  " ["post_title"]=> string(95) "Guelaguetza 2022: ¿por qué enseñar a nuestros hijos a conocer y conservar las tradiciones?" ["post_excerpt"]=> string(164) "Educar en valores y con un sentido claro de amor a la patria y a todo lo que la conforma, debe ser una prioridad para las familias y los colegios de nuestro país." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(93) "guelaguetza-2022-por-que-ensen%cc%83ar-a-nuestros-hijos-a-conocer-y-conservar-las-tradiciones" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-07-28 12:22:22" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-07-28 17:22:22" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=81524" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17841 (24) { ["ID"]=> int(81894) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2022-08-08 13:31:27" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-08-08 18:31:27" ["post_content"]=> string(4180) "Querida Tora: Otra del portero. Hace unos días reunió a sus guaruras y les dijo que necesitaba dinero para un fondo de ayuda con propósitos humanitarios. Nadie entendió lo que eso era (sólo el guapito, el que sí terminó la Prepa, dijo que se daba cuenta más o menos de lo que quería decir); y que con ese fin, les iba a retener el diez por ciento de sus salarios (que no son muy altos). Todos protestaron; pero el que paga manda, y más si es el padre o padrino o figura de autoridad. De modo que en la primera semana, les retuvo el diez por ciento a todos. Pero cuando vio la cantidad reunida, se dio cuenta de que era muy pequeña. Es que no estudió más allá de tercero de primaria, y los porcentajes nunca los entendió. Entonces, se les ocurrió cobrar lo mismo a todos los trabajadores que llegaran a la vecindad a hacer algún trabajo. Un  electricista, un plomero, un albañil o cualquier otro que recibiera un pago, le tenía que entregar el diez por ciento, aunque fueran contratados por los vecinos en forma particular. Y para eso instaló una especie de aduana en la puerta, de modo que a las personas que querían entrar se les preguntaba a dónde iban, y por qué: y se les exigía el pago, que los vecinos no tardaron en bautizar como Impuesto que le Sale de las Narices al Portero. Hubo muchas protestas, y en todos los tonos. Pero el portero se mantuvo inconmovible, diciendo que era un mal para obtener un bien, pues los propósitos humanitarios era el fin último de la humanidad, y que así lo habían establecido la ONU y la Sociedad de las Naciones en Marcha Hacia la Gloria (que nunca ha existido, ni existirá). Es curioso, pero cuando la gente no entiende lo que le dicen, se somete. No sé si para que no se den cuenta de que no sabe nada del asunto o porque las palabras los atontan, pero siempre el que habla alto y fuerte se sale con la suya. (Esta es una reflexión mía que a lo mejor no viene al caso, pero no podía dejar de hacerla). Muchos de los trabajadores así asaltados (porque era un asalto en toda forma) se iban sin hacer el trabajo, con lo que los vecinos hacían unos berrinches horribles, porque se les inundaba la vivienda o estaban unos días sin televisión o se les caía el revoque de las paredes. Varios propusieron  emprender una acción legal contra el portero; pero los abogados que consultaron  les dijeron  que perdían el tiempo, que eso no iba a prosperar nunca, y solamente iban a gastar en balde. Total, que andaban desesperados. Empezaron a hacer juntas para hallar una solución al asunto; pero no podían ponerse de acuerdo en nada, y los problemas en las viviendas se acumulaban. Así estuvieron hasta que el chavo del 7, que es abogado y trabaja en el gobierno, les dijo que lo más práctico era que ellos pagaran el diez por ciento que exigía el portero. Todos gritaron “¡No!” con todas las fuerzas de sus pulmones. Pero el chavo insistió en que era lo más práctico y más sencillo, que así resolvían el problema de una vez y sin pleitos, y que eso era lo que habían hecho en otros lugares cuando se les había presentado un problema semejante. (Esto último era mentira, pero impresionó mucho a los vecinos). El caso es que después de mucho discutir, aceptaron la sugerencia del chavo del 7, y se sometieron a la voluntad del portero. A los pocos días, la Flor recibió de regalo, no sólo un fondo, sino unas pantaletas y unas medias de seda, que mucha falta le estaban haciendo. Y el portero quedó ante ella como un potentado. Yo, cada vez que veo al portero, me dan ganas de arañarlo. Pero siempre anda con sus guaruras, y son muchos contra un gato. Ya llegará la ocasión en que lo encuentre solo. Te quiere Cocatú" ["post_title"]=> string(17) "Cartas a Tora 277" ["post_excerpt"]=> string(182) "Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas a Tora, su amada, quien lo espera en una galaxia no muy lejana. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-277" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-08-08 13:31:27" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-08-08 18:31:27" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=81894" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17764 (24) { ["ID"]=> int(81524) ["post_author"]=> string(2) "81" ["post_date"]=> string(19) "2022-07-28 12:17:07" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-07-28 17:17:07" ["post_content"]=> string(6610) "En plenas vacaciones, los medios y las redes no descansan y con ellas, la lectura obligada de notas sobre violencia, crisis económica y críticas políticas y sociales, tampoco. Sin embargo, esta pausa de las labores escolares, el tiempo de descanso y la convivencia en familia, son el pretexto perfecto para reflexionar en torno a la oportunidad de transformar la visión (generalmente mala) que tenemos sobre nuestro país, de valorar todo lo bueno que sí nos representa y de resignificar la importancia de conocer y amar nuestra riqueza cultural, como un elemento indispensable para fortalecer la identidad nacional y lograr así, evolucionar como nación y como sociedad. En ese tenor, hablar de identidad necesariamente implica hablar de la totalidad de los valores que nos conforman como individuos y que nos permiten relacionarnos con el mundo. Por tanto, hacer referencia a nuestra identidad nacional no sólo comprende el hecho de haber nacido en un mismo territorio o de compartir los mismos símbolos patrios; en términos sociales, históricos y culturales, esa identidad que nos define como mexicanos se sustenta con mayor profundidad en el origen de las costumbres y tradiciones que son producto de la fusión de dos culturas. Por desgracia y aunque la globalización nos ha traído grandes beneficios en muchos aspectos, las culturas de algunos países han “invadido” (y hasta podríamos decir que se han apoderado) de la identidad cultural de los ciudadanos de otros y esto es un fenómeno que podemos apreciar especialmente entre niños y jóvenes. Es por eso que hoy, educar en valores y con un sentido claro de amor a la patria y a todo lo que la conforma, debe ser una prioridad para las familias y los colegios de nuestro país. Pero... ¿Cómo fortalecer la identidad nacional en nuestros hijos y alumnos? Aunque los modelos educativos actuales contemplan la educación cívica dentro de sus modelos curriculares, la formación más importante que podemos dar a nuestros niños se encuentra en el núcleo familiar (como pilar de los valores que adquieren desde que nacen) y en el empeño que pongamos los colegios en conseguir aprendizajes significativos a partir de la experiencia. Aquí algunas estrategias que podemos poner en práctica para conservar las tradiciones y fortalecer la identidad nacional: Viajar por toda la República para conocer nuestro país, sus tradiciones y cultura, teniendo siempre presente que no podemos dar lo que no tenemos. Fomentar el amor por la tierra, la comida, la música y el idioma. Vivir las tradiciones en familia y convertirlas en momentos de convivencia de calidad. Practicar las costumbres de nuestro país, vivirlas con alegría y, en caso de utilizar sistemas biculturales (colegios), enfatizar la importancia de conservar las propias. En fiestas específicas, enseñar a los niños el simbolismo, significado y usanzas de las fiestas y motivarlos a participar activamente en ellas.  Beneficios de conservar las tradiciones Muchas son las ventajas de conocer, conservar y practicar las tradiciones y costumbres del lugar en el que hemos nacido, entre otras:  La Guelaguetza: una fiesta para aprender a compartir En esta temporada vacacional y, dentro de las muchas tradiciones que nos dan identidad, la Guelaguetza se destaca como un verdadero símbolo de nuestras raíces ancestrales, de la fusión de culturas de que somos producto y de hermandad solidaria y festiva entre los pueblos. La palabra Guelaguetza significa “ofrenda” (del vocablo guendalezaa) y representa la "acción de dar". Es una de las fiestas más importantes del estado de Oaxaca, en la que los pobladores de las siete regiones que conforman el estado, se reúnen para bailar, cantar, mostrar sus trajes típicos y compartir la comida y los productos que los representan. Tiene su origen en la época prehispánica, como parte de un ritual hacia los dioses, pero, como sucede como muchas otras tradiciones, al llegar la evangelización se fusionó con los cultos a la Virgen del Carmen, por lo que siempre se celebra en los dos lunes más cercanos a esta festividad Mariana: al primer lunes de fiesta se le llama “Lunes del cerro” y al segundo, ocho días después, “La octava” (este año las fechas asignadas son 25 de julio y 1ero de agosto). Aunque la fiesta oficial se realiza siempre en el Cerro del Fortín, en la capital de Oaxaca, lo cierto es que durante toda la semana, así como en los días previos y posteriores, la ciudad se llena de colores, sonidos, sabores y alegría, por lo que se convierte en una maravillosa oportunidad para llevar a nuestros hijos a disfrutar y conocer más de su cultura, durante estas vacaciones. Recordar de dónde venimos para saber quiénes somos Rescatar lo mejor de México (en tiempos en los que pareciera que “lo de hoy” es ver sólo lo malo) y enseñar a niños y jóvenes el amor y respeto por sus raíces y tradiciones, es la mejor manera de garantizar que crecerán como ciudadanos amorosos y respetuosos de su país, de sus leyes y de sus costumbres y que serán capaces de construir una sociedad fundamentada en los valores éticos y morales que a nuestro mundo le hacen más falta cada día. Visita nuestra página www.mazenod.edu.mx y descubre uno de los mejores modelos educativos de México, fundamentado en el humanismo, sustentado en la innovación y los valores, y orientado a la formación de ciudadanos bien preparados para enfrentar los desafíos de un mundo global.  " ["post_title"]=> string(95) "Guelaguetza 2022: ¿por qué enseñar a nuestros hijos a conocer y conservar las tradiciones?" ["post_excerpt"]=> string(164) "Educar en valores y con un sentido claro de amor a la patria y a todo lo que la conforma, debe ser una prioridad para las familias y los colegios de nuestro país." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(93) "guelaguetza-2022-por-que-ensen%cc%83ar-a-nuestros-hijos-a-conocer-y-conservar-las-tradiciones" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-07-28 12:22:22" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-07-28 17:22:22" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=81524" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(14) ["max_num_pages"]=> float(7) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "b440b353a8c536efeab242b73c69299c" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Guelaguetza 2022: ¿por qué enseñar a nuestros hijos a conocer y conservar las tradiciones?

Educar en valores y con un sentido claro de amor a la patria y a todo lo que la conforma, debe ser...

julio 28, 2022

Cartas a Tora 277

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas...

agosto 8, 2022




Más de categoría
Último tango en París

50 años de “Último tango en París”

“Último tango en París”: Director y guionista: Bernardo Bertolucci; Actores: Maria Schneider, Marlon Brando; País: Italia-Francia; Año: 1972; Duración:...

agosto 11, 2022
Inicio de clases en la UNAM

Inicio de clases en la UNAM

Esta semana dio inicio el ciclo escolar 2022-2023 en diversas universidades, entre la que se encuentra nuestra Máxima Casa...

agosto 10, 2022

Fábrica de eruditos

La tecnología de punta facilita infinidad de procesos de conocimiento y comunicación, pero a la vez genera estados emocionales...

agosto 9, 2022

Cartas a Tora 277

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días...

agosto 8, 2022