Escobar, la traición al buen cine

La nueva cinta del director de Los lunes al sol y Familia, llega a las pantallas para comprobar que hasta los mejores, van a evacuar de vez en cuando. La nueva cinta del director de Los lunes...

10 de agosto, 2018 escobar-traicion-poster

La nueva cinta del director de Los lunes al sol y Familia, llega a las pantallas para comprobar que hasta los mejores, van a evacuar de vez en cuando.

  • La nueva cinta del director de Los lunes al sol y Familia, llega a las pantallas para comprobar que hasta los mejores, van a evacuar de vez en cuando

Escobar, la traición (Loving Pablo, 2017, Fernando León de Aranoa) tenía todo para ser la mejor película sobre narcotráfico que se hubiera hecho: Uno de los mejores directores españoles, un elenco de primera, un presupuesto holgado y una historia bastante interesante, pero, por desgracia, el resultado tiene demasiadas cosas en contra y muy pocas a favor.

Empezando por lo positivo, hay que reconocer que es la primera biopic que toca la vida de Pablo Escobar Gaviria, el más legendario narcotraficante de la historia, y si bien el personaje había sido tomado en varios proyectos como Get Shorty (1995, Barry Sonnenfeld), Blow (2001, Ted Demme, en la que curiosamente, también aparece Penélope Cruz) o Escobar: Paradise Lost (2014, Andrea Di Stefano), nunca se habían dado a la tarea de contar la historia del ascenso y caída del oscuro colombiano en la pantalla grande. En esta ocasión se hace tomando como pretexto la novela Amando a Pablo, odiando a Escobar, en la que la periodista Virginia Vallejo narra su experiencia como amante del psicótico criminal. Para la adaptación, el actor Javier Barderm, que aquí funge como protagonista y productor, invita a su amigo, el excelente director, Fernando León de Aranoa, para que se encargue del guión y la dirección.

La cinta cuenta con una excelente fotografía, así como una extraordinaria ambientación y unas muy bien montadas escenas de acción. El elenco es encabezado por una impactante actuación de Bardem, quien en un excesivo tour de forcé, recrea la decadencia moral y física del narcotraficante, pero, por desgracia, Penélope Cruz, como Vallejo, parece no encontrar a su personaje y se la pasa demostrando que lo suyo es pegar gritos y que el inglés nada más no se le da.

Y hasta aquí lo positivo. Para comenzar, si bien es la primera cinta que recrea la vida de Escobar, por desgracia es una historia más conocida y contada que la del mismo Jesucristo, en la televisión. Sobre el tema se han realizado “n” cantidad de obras audiovisuales. La lista comienza con Pablo Escobar: King of Cocaine (1998, Steven Dupler), Los Archivos Privados de Pablo Escobar (2003, Marc De Beaufort), Pablo of Medellin (2007, Jorge Granier), Pecados de mi padre (2010, Nicolas Entel), entre otros documentales, así como las series y telenovelas Escobar, el patrón del mal, Bloque de búsqueda y sobre todo, la inefable Narcos, que puede verse en Netflix. Por lo mismo, nada de lo que se cuenta en la cinta impresiona y en la desesperación de contar algo diferente, León de Aranoa decide jugar con la sordidez y el exceso. Uno de los momentos más lamentables del filme es cuando Escobar le regala a Vallejo un estuche de joyería con una pistola y ella le comenta que no le va a servir de nada. Él le escupe uno de los parlamentos más ridículos de la historia del cine, en la que le narra lo que pasará si la captura la policía o el ejército, diciéndole con lujo de detalles todos los escenarios posibles.

Quizá el más grave de los problemas que presenta la producción, es que está hablada en inglés. Algo ridículo, si se piensa que está totalmente financiada en España, con actores españoles, y ubicada en Colombia. Y aunque ésto, según Aranoa, fue porque de otra manera no se hubiera podido obtener el dinero para hacerla, provoca momentos de verdadera pena ajena – Óscar Jaenada, por ejemplo, se le nota muy incómodo con el lenguaje, además que por desgracia, el look que utilizaron no deja de distraer al pensar que Luisito Rey, además de maltratar a su hijo vendía cocaína.

Otra situación muy triste es que no hay una definición en el tratamiento del personaje de Virginia Vallejo. La periodista fue durante muchos años amante de Escobar, cubría casi todos los eventos del narcotraficante durante su época de apogeo, cuando intentaba ser congresista. Según su versión, gracias a ella se pudo capturar al capo y es del conocimiento popular que se benefició bastante de su relación con el criminal. En la adaptación de Fernando León de Aranoa, éste, como guionista, no se atreve a presentar a la periodista como una arribista y tampoco como una víctima de las circunstancias. Esa falta de decisión ocasiona que nunca se pueda empatizar con ella y vuelve más atractivo al también fallido personaje del llamado Patrón del mal. También, otro que se nota incómodo es el director, quien no parece encontrar el ritmo requerido para interesar al espectador. Esto quizá porque el también creador de algunas de las mejores cintas hechas en España (Familia, 1996; Barrio, 1998, Los lunes al sol, 2002 y Princesas, 2005) evidentemente está más familiarizado con el ritmo íntimo y pausado de sus anteriores trabajos. Algo que llama la atención es que el realizador había trabajado anteriormente en el documental Caminantes (2001), una estimable obra que intentaba retratar la figura de Rafael Sebastián Guillén, mejor conocido como el “Subcomandante Marcos” y el ejército zapatista. Quizá en esto y en su acercamiento a la miseria de su patria en la mayoría de sus ejercicios fílmicos, podría hallarse el porqué intentó echar un vistazo a la vida del polémico narcotraficante, porque su existencia explica parte de la descomposición social en Latinoamérica. Sin embargo, al parecer, no entiende nada de lo que ve y lo deja al nivel de un simple retrato, como las fotos de destripados en los periódicos que te prestan los boleros.

Aunque la ambientación es excelente, es inevitable no compararla con lo mostrado en Narcos, al grado que parece una edición de material de descarte de la producción de Netflix. Todo lo que pasa parece que ya lo vimos pero con Al Pacino, Marlon Brando, Robert de Niro, etc. Aunque la intención de Aranoa era realizar el Scarface (1983, Brian De Palma) de los “millennials”, por desgracia no se logra y se vuelve una más de los múltiples trabajos sobre el narcotráfico que se están realizando, vamos, ni siquiera llega a ser la peor. Perdita Durango (1997, Álex de la Iglesia), fue otra cinta española que intentaba adentrarse al mundo de la droga, el narcotráfico, la trata de blancas y demás bellezas que forman el día a día en la frontera mexicana. Resultó un fracaso a pesar de contar con un director que en ese momento contaba con cierto prestigio, además de tener un elenco internacional de primera (también estaba Bardem, por cierto) y basarse en un bestseller del polémico Barry Gifford. Lo menciono porque resultó un fracaso monumental, básicamente porque todos los involucrados, aparentemente, no entendían ni jota de lo que estaban tratando de representar, y algo de eso se siente en Escobar, la traición. De alguna manera, al cine español no se le da eso de adentrarse al narcotráfico, quizá porque es una realidad que les queda muy lejana.

https://www.youtube.com/watch?v=x3YKC6BOCnE

Comentarios


object(WP_Query)#18075 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(22276) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "27-04-2022" ["before"]=> string(10) "25-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(22276) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "27-04-2022" ["before"]=> string(10) "25-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18000 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17965 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17963 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "27-04-2022" ["before"]=> string(10) "25-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-04-27 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-05-25 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (22276) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17996 (24) { ["ID"]=> int(78687) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2022-05-06 10:25:21" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-05-06 15:25:21" ["post_content"]=> string(4058) "Querida Tora: El otro día todos despertamos con un alboroto en el patio. Varias de las viejas se estaban juntando para ir a la Gran Barata Anual de una tienda de departamentos muy importante. Quien más, quien menos, decía que el año anterior había comprado un vestido o un juego de ropa interior o unas sábanas con un 70% de descuento, y que había que aprovechar. Así que todas estaban reuniendo sus centavitos o pidiendo prestado a quien  se dejara para correr a la tienda. Las más “ricas” llevaban tarjeta de crédito, que pensaban emplear hasta el tope, aunque luego tuvieran que pasar todo el año pagando las compras y los intereses por pagos no hechos a tiempo. Cómo sería la cosa que el portero, en contra de su costumbre, se presentó en el patio antes de las diez de la mañana. Y sin desayunar. En primer lugar les dijo a las señoras que era una falta de respeto a la autoridad no dejarla dormir sus horas, y luego exigió saber la causa del alboroto. Y cuando se enteró, explotó. No sabes cómo se puso. Lo primero que les dijo fue que eran unas insensatas (pero con palabras más contundentes), y que para qué querían dos pares de zapatos si con uno les bastaba. “No se pueden poner más de uno, ¿no se han dado cuenta?”, les dijo, con cara de estarse dirigiendo a enfermas mentales. “Eso que están haciendo es querer apantallar a los demás, tratar de aparentar lo que no son. ¿Para qué quieren unos zapatos azules, si los negros van con todo?”. Y así siguió, poniéndoles ejemplos de lo que era la vanidad humana. “Es como el que tiene dos coches, por aquello del Hoy no Circula. ¿Acaso no pueden viajar en Metro, o en Metrobús, o en camión? La ciudad tiene muchos medios de transporte baratos y eficientes, y el tiempo empleado en el recorrido les sirve de descanso del ajetreo diario, porque pueden ir contemplando las bellezas que los turistas ven con tanto gusto. ¿O alguno de ustedes se ha fijado en todo lo que ofrece la ciudad? Apuesto a que ninguno ha visitado esos monumentos que los turistas tanto aprecian”. (Eso, aquí entre nos, es verdad). Pero el portero no menciona las incomodidades de ir apretujados en vagones sucios y malolientes (No siempre, pero muchas veces); y correr por los pasillos del Metro en manada, como si fueran reses que llevan al matadero. Aparte de que si viajas en el Metro no ves ninguna belleza histórica ni moderna. “Todo eso es aspiracionista” concluyó. Las señoras se quedaron incapaces de contestar. En primer lugar, porque no saben lo que quiere decir “aspiracionista”. Y a propósito: no sé si la palabra existe. Lo voy a consultar en el diccionario. Pero por otro lado, ¿por qué no han de aspirar las señoras a tener más? Es cierto que no se pueden poner más de un par de zapatos al mismo tiempo; pero hay vestidos que les quedan mejor con zapatos rojos o azules que con negros. ¿Y por qué no han de querer verse mejor que las demás? Es el mismo sentimiento que puede llevarlos a querer vivir en una vecindad más limpia, más bonita; o hasta en un departamento moderno, con todos los servicios que tienen. ¿Por qué no han de querer aspirar a más? Yo me lo pregunto, pero no sé qué contestarme. Ojalá alguien pudiera hacerlo por mi. Intenta contestarla tú, mi amor, que tienes tanta experiencia en compras. A ver qué opinas. Te voy a oír con mucho respeto y mucho amor. Te lo prometo. Pues el portero se encerró en su reducto, lleno de orgullo por el sermón que les había echado a las señoras. Y llamó a uno de sus guaruras (El más bonito, como siempre); y le dijo que le buscara un coche rojo, porque ya le había aburrido el negro. ¿Qué te parece? Te quiere Cocatú" ["post_title"]=> string(17) "CARTAS A TORA 266" ["post_excerpt"]=> string(188) "Un alienígena arriba a la Ciudad de México y, convertido en gato, llega a vivir a una vecindad. Le escribe a Tora, quien lo espera en su planeta natal, sus impresiones de lo que ahí ve." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-266" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-05-06 10:25:21" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-05-06 15:25:21" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=78687" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17900 (24) { ["ID"]=> int(79170) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2022-05-20 11:54:49" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-05-20 16:54:49" ["post_content"]=> string(3892) "Querida Tora: Fíjate que la enfermera del Seguro Vecinal se le insubordinó al portero, y ya no le da sus “cuidados paliativos” cuando la Flor no puede atenderlo. ¿Y sabes por qué fue? ¡Por amor! Suena raro, ¿verdad? Pues así fue: de película de la Edad de Oro del cine mexicano. Resulta que la enfermera se puso a jugar con la computadora que tiene en el consultorio, y entró en contacto con un individuo ya de cierta edad, viudo y solo, que solicitaba “acercamiento con fines amorosos con mujer de más de 40 años, educada, responsable y religiosa”. No es que la enfermera cumpla con todo eso (sobre todo con lo religioso), pero la mujer contestó, y se empezaron a escribir regularmente. Y llegó el momento en que el hombre le pidió una cita a la enfermera. Ella aceptó inmediatamente, y le dijo que se verían esa tarde en el King’s (Nunca se arrepentirá suficientemente de esa imprudencia). Y es que a mediodía fue el portero a decirle que la Flor se había ido a una gira, y que solicitaba sus servicios para esa noche y las cuatro noches siguientes. ¡Y ella le dijo que no! Ya te imaginarás el coraje que hizo el portero, quien subió corriendo al Seguro, cerró por dentro con llave y quiso obligar a la enfermera a satisfacer sus necesidades. Pero ella se defendió más que dignamente, y le dijo que mientras tuviera algún tipo de interés por un hombre no iba a ceder a sus “molestas insinuaciones”; y para remachar el asunto, le dijo que tenía un pretendiente muy en serio, y que esa tarde lo iba a conocer en el King’s. Y lo amenazó con gritar si no la dejaba en paz (Igualito que en aquellas películas). Temeroso de un escándalo, el portero se fue, con la cola  entre las patas. Pero se fue al King’s (Te acordarás que es el dueño oculto, ¿no?). Y dio orden a todo el mundo de que si veían a la enfermera con algún hombre le pusieran (a él, nada más) el veneno más fuerte que encontraran (Así, con esas palabras). Lo bueno fue que los empleados se asustaron con la palabra “veneno”; y cuando vieron al hombre que llegaba con la enfermera se limitaron a poner en su plato un coctel de todos los chiles que tenían en existencia. La entrevista entre los novios (Ya podíamos llamarlos así) transcurrió en santa paz y cordialidad, y la enfermera ya se sentía transportada a otro mundo. Pero entonces, el coctel empezó a hacer efecto, y el señor tuvo que ir corriendo al baño. Estuvo allí dentro casi una hora, y cuando salió estaba pálido y ojeroso, y con la cara roja de vergüenza. Y lo único que pudo hacer fue pedir perdón a la enfermera por aquella indisposición del cuerpo y volverse corriendo al baño, de donde no salió hasta el día siguiente, y en ambulancia. La enfermera fue a visitarlo al hospital, pero no le permitieron pasar a verlo, pues estaba muy avergonzado (Y débil, por supuesto). Y cuando volvió por segunda vez, el hombre se había ido sin dejar dirección. Y en internet tampoco lo pudo encontrar ya. Parece mentira lo que una enfermedad puede causar a espíritus apocados, que tronchó aquella flor que empezaba a germinar (Ya estoy yo también como las películas de que te hablé). Total, que la enfermera tuvo que aceptar las pretensiones del portero, que la amenazó con despedirla si  se volvía a negar; y se quedó más amargada que nunca. ¿Te imaginas cómo va a tratar a los enfermos de la vecindad? Te quiere Cocatú" ["post_title"]=> string(17) "CARTAS A TORA 268" ["post_excerpt"]=> string(180) "Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas a Tora, su amada, quien lo espera en una galaxia no muy lejana." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-268" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-05-20 11:54:49" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-05-20 16:54:49" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=79170" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17996 (24) { ["ID"]=> int(78687) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2022-05-06 10:25:21" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-05-06 15:25:21" ["post_content"]=> string(4058) "Querida Tora: El otro día todos despertamos con un alboroto en el patio. Varias de las viejas se estaban juntando para ir a la Gran Barata Anual de una tienda de departamentos muy importante. Quien más, quien menos, decía que el año anterior había comprado un vestido o un juego de ropa interior o unas sábanas con un 70% de descuento, y que había que aprovechar. Así que todas estaban reuniendo sus centavitos o pidiendo prestado a quien  se dejara para correr a la tienda. Las más “ricas” llevaban tarjeta de crédito, que pensaban emplear hasta el tope, aunque luego tuvieran que pasar todo el año pagando las compras y los intereses por pagos no hechos a tiempo. Cómo sería la cosa que el portero, en contra de su costumbre, se presentó en el patio antes de las diez de la mañana. Y sin desayunar. En primer lugar les dijo a las señoras que era una falta de respeto a la autoridad no dejarla dormir sus horas, y luego exigió saber la causa del alboroto. Y cuando se enteró, explotó. No sabes cómo se puso. Lo primero que les dijo fue que eran unas insensatas (pero con palabras más contundentes), y que para qué querían dos pares de zapatos si con uno les bastaba. “No se pueden poner más de uno, ¿no se han dado cuenta?”, les dijo, con cara de estarse dirigiendo a enfermas mentales. “Eso que están haciendo es querer apantallar a los demás, tratar de aparentar lo que no son. ¿Para qué quieren unos zapatos azules, si los negros van con todo?”. Y así siguió, poniéndoles ejemplos de lo que era la vanidad humana. “Es como el que tiene dos coches, por aquello del Hoy no Circula. ¿Acaso no pueden viajar en Metro, o en Metrobús, o en camión? La ciudad tiene muchos medios de transporte baratos y eficientes, y el tiempo empleado en el recorrido les sirve de descanso del ajetreo diario, porque pueden ir contemplando las bellezas que los turistas ven con tanto gusto. ¿O alguno de ustedes se ha fijado en todo lo que ofrece la ciudad? Apuesto a que ninguno ha visitado esos monumentos que los turistas tanto aprecian”. (Eso, aquí entre nos, es verdad). Pero el portero no menciona las incomodidades de ir apretujados en vagones sucios y malolientes (No siempre, pero muchas veces); y correr por los pasillos del Metro en manada, como si fueran reses que llevan al matadero. Aparte de que si viajas en el Metro no ves ninguna belleza histórica ni moderna. “Todo eso es aspiracionista” concluyó. Las señoras se quedaron incapaces de contestar. En primer lugar, porque no saben lo que quiere decir “aspiracionista”. Y a propósito: no sé si la palabra existe. Lo voy a consultar en el diccionario. Pero por otro lado, ¿por qué no han de aspirar las señoras a tener más? Es cierto que no se pueden poner más de un par de zapatos al mismo tiempo; pero hay vestidos que les quedan mejor con zapatos rojos o azules que con negros. ¿Y por qué no han de querer verse mejor que las demás? Es el mismo sentimiento que puede llevarlos a querer vivir en una vecindad más limpia, más bonita; o hasta en un departamento moderno, con todos los servicios que tienen. ¿Por qué no han de querer aspirar a más? Yo me lo pregunto, pero no sé qué contestarme. Ojalá alguien pudiera hacerlo por mi. Intenta contestarla tú, mi amor, que tienes tanta experiencia en compras. A ver qué opinas. Te voy a oír con mucho respeto y mucho amor. Te lo prometo. Pues el portero se encerró en su reducto, lleno de orgullo por el sermón que les había echado a las señoras. Y llamó a uno de sus guaruras (El más bonito, como siempre); y le dijo que le buscara un coche rojo, porque ya le había aburrido el negro. ¿Qué te parece? Te quiere Cocatú" ["post_title"]=> string(17) "CARTAS A TORA 266" ["post_excerpt"]=> string(188) "Un alienígena arriba a la Ciudad de México y, convertido en gato, llega a vivir a una vecindad. Le escribe a Tora, quien lo espera en su planeta natal, sus impresiones de lo que ahí ve." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-266" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-05-06 10:25:21" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-05-06 15:25:21" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=78687" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(6) ["max_num_pages"]=> float(3) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "0f74c8bd67c8da5a93a55b076134bde3" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

CARTAS A TORA 266

Un alienígena arriba a la Ciudad de México y, convertido en gato, llega a vivir a una vecindad. Le escribe a Tora,...

mayo 6, 2022

CARTAS A TORA 268

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas...

mayo 20, 2022




Más de categoría

CARTAS A TORA 268

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días...

mayo 20, 2022

CARTAS A TORA 267

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días...

mayo 13, 2022

CARTAS A TORA 266

Un alienígena arriba a la Ciudad de México y, convertido en gato, llega a vivir a una vecindad. Le...

mayo 6, 2022
Songs for Drella, un tributo musical a Andy Warhol

Songs for Drella, un tributo musical a Andy Warhol

Reseña de “Songs for Drella”.

mayo 2, 2022