Escobar, la traición al buen cine

La nueva cinta del director de Los lunes al sol y Familia, llega a las pantallas para comprobar que hasta los mejores, van a evacuar de vez en cuando. La nueva cinta del director de Los lunes...

10 de agosto, 2018 escobar-traicion-poster

La nueva cinta del director de Los lunes al sol y Familia, llega a las pantallas para comprobar que hasta los mejores, van a evacuar de vez en cuando.

  • La nueva cinta del director de Los lunes al sol y Familia, llega a las pantallas para comprobar que hasta los mejores, van a evacuar de vez en cuando

Escobar, la traición (Loving Pablo, 2017, Fernando León de Aranoa) tenía todo para ser la mejor película sobre narcotráfico que se hubiera hecho: Uno de los mejores directores españoles, un elenco de primera, un presupuesto holgado y una historia bastante interesante, pero, por desgracia, el resultado tiene demasiadas cosas en contra y muy pocas a favor.

Empezando por lo positivo, hay que reconocer que es la primera biopic que toca la vida de Pablo Escobar Gaviria, el más legendario narcotraficante de la historia, y si bien el personaje había sido tomado en varios proyectos como Get Shorty (1995, Barry Sonnenfeld), Blow (2001, Ted Demme, en la que curiosamente, también aparece Penélope Cruz) o Escobar: Paradise Lost (2014, Andrea Di Stefano), nunca se habían dado a la tarea de contar la historia del ascenso y caída del oscuro colombiano en la pantalla grande. En esta ocasión se hace tomando como pretexto la novela Amando a Pablo, odiando a Escobar, en la que la periodista Virginia Vallejo narra su experiencia como amante del psicótico criminal. Para la adaptación, el actor Javier Barderm, que aquí funge como protagonista y productor, invita a su amigo, el excelente director, Fernando León de Aranoa, para que se encargue del guión y la dirección.

La cinta cuenta con una excelente fotografía, así como una extraordinaria ambientación y unas muy bien montadas escenas de acción. El elenco es encabezado por una impactante actuación de Bardem, quien en un excesivo tour de forcé, recrea la decadencia moral y física del narcotraficante, pero, por desgracia, Penélope Cruz, como Vallejo, parece no encontrar a su personaje y se la pasa demostrando que lo suyo es pegar gritos y que el inglés nada más no se le da.

Y hasta aquí lo positivo. Para comenzar, si bien es la primera cinta que recrea la vida de Escobar, por desgracia es una historia más conocida y contada que la del mismo Jesucristo, en la televisión. Sobre el tema se han realizado “n” cantidad de obras audiovisuales. La lista comienza con Pablo Escobar: King of Cocaine (1998, Steven Dupler), Los Archivos Privados de Pablo Escobar (2003, Marc De Beaufort), Pablo of Medellin (2007, Jorge Granier), Pecados de mi padre (2010, Nicolas Entel), entre otros documentales, así como las series y telenovelas Escobar, el patrón del mal, Bloque de búsqueda y sobre todo, la inefable Narcos, que puede verse en Netflix. Por lo mismo, nada de lo que se cuenta en la cinta impresiona y en la desesperación de contar algo diferente, León de Aranoa decide jugar con la sordidez y el exceso. Uno de los momentos más lamentables del filme es cuando Escobar le regala a Vallejo un estuche de joyería con una pistola y ella le comenta que no le va a servir de nada. Él le escupe uno de los parlamentos más ridículos de la historia del cine, en la que le narra lo que pasará si la captura la policía o el ejército, diciéndole con lujo de detalles todos los escenarios posibles.

Quizá el más grave de los problemas que presenta la producción, es que está hablada en inglés. Algo ridículo, si se piensa que está totalmente financiada en España, con actores españoles, y ubicada en Colombia. Y aunque ésto, según Aranoa, fue porque de otra manera no se hubiera podido obtener el dinero para hacerla, provoca momentos de verdadera pena ajena – Óscar Jaenada, por ejemplo, se le nota muy incómodo con el lenguaje, además que por desgracia, el look que utilizaron no deja de distraer al pensar que Luisito Rey, además de maltratar a su hijo vendía cocaína.

Otra situación muy triste es que no hay una definición en el tratamiento del personaje de Virginia Vallejo. La periodista fue durante muchos años amante de Escobar, cubría casi todos los eventos del narcotraficante durante su época de apogeo, cuando intentaba ser congresista. Según su versión, gracias a ella se pudo capturar al capo y es del conocimiento popular que se benefició bastante de su relación con el criminal. En la adaptación de Fernando León de Aranoa, éste, como guionista, no se atreve a presentar a la periodista como una arribista y tampoco como una víctima de las circunstancias. Esa falta de decisión ocasiona que nunca se pueda empatizar con ella y vuelve más atractivo al también fallido personaje del llamado Patrón del mal. También, otro que se nota incómodo es el director, quien no parece encontrar el ritmo requerido para interesar al espectador. Esto quizá porque el también creador de algunas de las mejores cintas hechas en España (Familia, 1996; Barrio, 1998, Los lunes al sol, 2002 y Princesas, 2005) evidentemente está más familiarizado con el ritmo íntimo y pausado de sus anteriores trabajos. Algo que llama la atención es que el realizador había trabajado anteriormente en el documental Caminantes (2001), una estimable obra que intentaba retratar la figura de Rafael Sebastián Guillén, mejor conocido como el “Subcomandante Marcos” y el ejército zapatista. Quizá en esto y en su acercamiento a la miseria de su patria en la mayoría de sus ejercicios fílmicos, podría hallarse el porqué intentó echar un vistazo a la vida del polémico narcotraficante, porque su existencia explica parte de la descomposición social en Latinoamérica. Sin embargo, al parecer, no entiende nada de lo que ve y lo deja al nivel de un simple retrato, como las fotos de destripados en los periódicos que te prestan los boleros.

Aunque la ambientación es excelente, es inevitable no compararla con lo mostrado en Narcos, al grado que parece una edición de material de descarte de la producción de Netflix. Todo lo que pasa parece que ya lo vimos pero con Al Pacino, Marlon Brando, Robert de Niro, etc. Aunque la intención de Aranoa era realizar el Scarface (1983, Brian De Palma) de los “millennials”, por desgracia no se logra y se vuelve una más de los múltiples trabajos sobre el narcotráfico que se están realizando, vamos, ni siquiera llega a ser la peor. Perdita Durango (1997, Álex de la Iglesia), fue otra cinta española que intentaba adentrarse al mundo de la droga, el narcotráfico, la trata de blancas y demás bellezas que forman el día a día en la frontera mexicana. Resultó un fracaso a pesar de contar con un director que en ese momento contaba con cierto prestigio, además de tener un elenco internacional de primera (también estaba Bardem, por cierto) y basarse en un bestseller del polémico Barry Gifford. Lo menciono porque resultó un fracaso monumental, básicamente porque todos los involucrados, aparentemente, no entendían ni jota de lo que estaban tratando de representar, y algo de eso se siente en Escobar, la traición. De alguna manera, al cine español no se le da eso de adentrarse al narcotráfico, quizá porque es una realidad que les queda muy lejana.

https://www.youtube.com/watch?v=x3YKC6BOCnE

Comentarios


object(WP_Query)#18058 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(22276) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "06-06-2022" ["before"]=> string(10) "04-07-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(22276) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "06-06-2022" ["before"]=> string(10) "04-07-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17983 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17948 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17946 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "06-06-2022" ["before"]=> string(10) "04-07-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-06-06 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-07-04 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (22276) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17979 (24) { ["ID"]=> int(79797) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2022-06-10 09:25:18" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-06-10 14:25:18" ["post_content"]=> string(4491) "Querida Tora: Hace unos días llegó un nini más a la azotea. Quién sabe de dónde salió, o de quién era amigo; el caso es que ya se aposentó allí. Está fortachón, y dice que es karateca; y para demostrarlo, todo el tiempo anda haciendo movimientos muy amenazantes de karate a todo el que se le pone delante. El caso es que tiene aterrorizados a todos los de la vecindad, y nadie quiere ni encontrárselo en los pasillos o en las escaleras, por miedo a que les haga algo. ¿Y qué crees? El portero se fijó en él, y pensó que le resultaría útil, así que lo contrató como guarura. Le paga muy poco, pero no va a hacer nada más que amenazar a los vecinos, así que lo poco que le da le viene muy bien. Además, que se siente más importante, y ya mira a los otros guaruras por encima del hombro. Por otro lado, a la chava le del 38 le salió un novio. Es un muchacho de la otra calle, que se ve serio y bien portado. A todo el mundo le cayó bien… menos al karateca, que en cuanto lo vio se fue sobre él con una serie de movimientos verdaderamente estremecedores. Pero el muchacho aguantó a pie firme, y ni siquiera se inmutó. Eso enfureció más al karateca, y ahora anda espiando sus entradas a la vecindad para asustarlo (No lo ha logrado, pero él se hace las ilusiones y presume como no tienes idea). La cosa ha ido escalando, y la vecindad entera se ha dado cuenta, así que todo el día están esperando a ver qué pasa de nuevo. Y pasó. Anteayer, el chavo estaba platicando con la novia en el patio, muy tranquilitos los dos, cuando se presenta el karateca y, sin previo aviso va y toca a la muchacha en sus partes nobles. Toda la vecindad lo vio, y fue como si les hubiera pasado una corriente eléctrica de alta intensidad a todos. ¿Qué iba a hacer el chavo? No podía pasar eso por alto. Y no lo pasó. Sin decir palabra tomó al flamante guarura por el cuello (con una sola mano, para más vergüenza) y lo subió al tendedero de la del 18, que está bastante alto, y allí lo dejó colgado. El karateca rugía y se debatía, pero no podía hacer nada, porque el chavo lo enganchó en un clavo muy fuerte que soporta todo el tendedero, y no alcanzaba con las manos ni con los pies. Y allí estuvo un rato, ante la mirada asombrada de toda la vecindad. El chavo siguió platicando con la novia como si no hubiera pasado nada; y, por fin, fue a desenganchar al “interfecto” y le dijo que se fuera pitando, para que no atropellara a nadie. ¿Y qué crees? Le obedeció, pero fue corriendo a meterse en la portería, a darle la queja al portero y a exigirle que castigara al “agresor de la autoridad”. Pero el portero le dijo que si no había sido capaz de resolver el problema por sí solo, “en ese momento dejaba de ser autoridá” y lo echó a la calle, entre las burlas de todos los vecinos. Total, que el nini se fue corriendo, y no se le ha vuelto a ver. Yo pensé que iba a volver con otros “karatecas”, pero ni a eso se atrevió. Entonces, el portero fue a buscar al chavo y le propuso que trabajara de guarura con él. Pero le dijo que no, que estaba estudiando y que no podía perder el tiempo en otras cosas. Más tarde le dijo a la novia que cuando subió al karateca al gancho, éste tenía una mirada de terror tan grande que pensó que a nadie se debe atemorizar así sin un motivo verdadero (y el suyo  había sido verdadero, añadí yo), y lo que el portero pretende es tener a todos asustados. La muchacha estuvo de acuerdo, y los dos se fueron a cenar como todos los días, entre murmullos de aprobación y gritos de alegría. Los únicos que lamentaron lo sucedido fueron los ninis de la azotea, porque el karateca les permitía muchas cosas que los otros guaruras les impedían, como fumar las hierbas que cultivaban, por ejemplo. Pero no había quien los apoyara, y tuvieron que aguantarse. Y pensar que el novio de la del 38 parecía tan poquita cosa… “Caras vemos, corazones no sabemos”, suele decir la gente aquí. Y tienen mucha razón. Te quiere Cocatú" ["post_title"]=> string(17) "CARTAS A TORA 270" ["post_excerpt"]=> string(180) "Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas a Tora, su amada, quien lo espera en una galaxia no muy lejana." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-270" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-06-10 09:25:18" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-06-10 14:25:18" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=79797" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17877 (24) { ["ID"]=> int(79820) ["post_author"]=> string(2) "97" ["post_date"]=> string(19) "2022-06-10 11:24:40" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-06-10 16:24:40" ["post_content"]=> string(2997) "Mi amigo el silencio me acompaña. Las ideas en mi mente comienzan a revolotear, las letras en una danza de armonía bailan en ausencia del sonido. Las palabras dan forma a las oraciones que toman significado en un rincón apartado  de la multitud. Aquí no hay reglas ni censura, todo dentro de mi mente es libertad, cada sentimiento toma forma y hace una historia. A veces esas historias son fantasías que dejan volar el deseo de ser único un ser poderoso e invencible.   También se crean pensamientos llenos de erotismo y sensualidad desmedida. Al igual se forman opiniones cautelosas, inteligentes oraciones que llevan mensajes de reflexión y optimismo.  Las más duras expresiones, las que hablan de la verdad desnuda, la que hiere, incomoda y a veces es muy soez. Esa que no gusta a los líderes, políticos, lastima al que vive en la fantasía.  Así es la literatura, la palabra escrita que no tiene límites, la que se forma en la mente del autor para dar vida a un pensamiento, el cual se transforma en texto para vivir a través de la impresión de sus signos, como idioma de un país, expresión de una sociedad y palabra del autor. La censura es solo para el que no se deleita con su lectura, el que se priva de la belleza del sentimiento escrito. Sin embargo, la literatura al final encuentra su cauce como el agua de la lluvia y el rio que se desborda cuando crece.  En este silencio se forman escritos plasmados en un papel que en ocasiones se ve adornado por el manuscrito de un pensador, quien con deleite e inspiración agita su pluma sobre una libreta, en otras, la modernidad del teclado da rienda suelta a los dedos cual pianista de jazz, mientras la armonía de su sonido es el resultado de un conjunto de palabras que llevan al  pensamiento inteligente. El silencio une mi cita con el sentimiento y la soledad, para que juntos comiencen la aventura transformarse en palabra escrita, palabra que trasciende porque una vez plasmada queda para la posteridad, en el papel y la mente de quien la lee.  La inspiración del vivir el día a día desfogan en un texto con las notas de alguna canción, la fascinación por existir alienta las palabras que describen un capitulo en la vida propia o en la ajena, dignas de contarse con ese toque mágico que solo el autor puede crear.   Así la vida de los libros y escritos puede ser en blanco y negro o un mudo de colores, pero ambos son el reflejo de historias únicas que son contadas según la lente de quien las crea. “ESTA ES LA NATURALEZA DE MI SER”." ["post_title"]=> string(25) "Las palabras del silencio" ["post_excerpt"]=> string(79) "“Donde el silencio quita su apariencia a la vida” Luis Cernuda (1902-1963)." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(25) "las-palabras-del-silencio" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-06-10 11:24:40" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-06-10 16:24:40" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=79820" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17979 (24) { ["ID"]=> int(79797) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2022-06-10 09:25:18" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-06-10 14:25:18" ["post_content"]=> string(4491) "Querida Tora: Hace unos días llegó un nini más a la azotea. Quién sabe de dónde salió, o de quién era amigo; el caso es que ya se aposentó allí. Está fortachón, y dice que es karateca; y para demostrarlo, todo el tiempo anda haciendo movimientos muy amenazantes de karate a todo el que se le pone delante. El caso es que tiene aterrorizados a todos los de la vecindad, y nadie quiere ni encontrárselo en los pasillos o en las escaleras, por miedo a que les haga algo. ¿Y qué crees? El portero se fijó en él, y pensó que le resultaría útil, así que lo contrató como guarura. Le paga muy poco, pero no va a hacer nada más que amenazar a los vecinos, así que lo poco que le da le viene muy bien. Además, que se siente más importante, y ya mira a los otros guaruras por encima del hombro. Por otro lado, a la chava le del 38 le salió un novio. Es un muchacho de la otra calle, que se ve serio y bien portado. A todo el mundo le cayó bien… menos al karateca, que en cuanto lo vio se fue sobre él con una serie de movimientos verdaderamente estremecedores. Pero el muchacho aguantó a pie firme, y ni siquiera se inmutó. Eso enfureció más al karateca, y ahora anda espiando sus entradas a la vecindad para asustarlo (No lo ha logrado, pero él se hace las ilusiones y presume como no tienes idea). La cosa ha ido escalando, y la vecindad entera se ha dado cuenta, así que todo el día están esperando a ver qué pasa de nuevo. Y pasó. Anteayer, el chavo estaba platicando con la novia en el patio, muy tranquilitos los dos, cuando se presenta el karateca y, sin previo aviso va y toca a la muchacha en sus partes nobles. Toda la vecindad lo vio, y fue como si les hubiera pasado una corriente eléctrica de alta intensidad a todos. ¿Qué iba a hacer el chavo? No podía pasar eso por alto. Y no lo pasó. Sin decir palabra tomó al flamante guarura por el cuello (con una sola mano, para más vergüenza) y lo subió al tendedero de la del 18, que está bastante alto, y allí lo dejó colgado. El karateca rugía y se debatía, pero no podía hacer nada, porque el chavo lo enganchó en un clavo muy fuerte que soporta todo el tendedero, y no alcanzaba con las manos ni con los pies. Y allí estuvo un rato, ante la mirada asombrada de toda la vecindad. El chavo siguió platicando con la novia como si no hubiera pasado nada; y, por fin, fue a desenganchar al “interfecto” y le dijo que se fuera pitando, para que no atropellara a nadie. ¿Y qué crees? Le obedeció, pero fue corriendo a meterse en la portería, a darle la queja al portero y a exigirle que castigara al “agresor de la autoridad”. Pero el portero le dijo que si no había sido capaz de resolver el problema por sí solo, “en ese momento dejaba de ser autoridá” y lo echó a la calle, entre las burlas de todos los vecinos. Total, que el nini se fue corriendo, y no se le ha vuelto a ver. Yo pensé que iba a volver con otros “karatecas”, pero ni a eso se atrevió. Entonces, el portero fue a buscar al chavo y le propuso que trabajara de guarura con él. Pero le dijo que no, que estaba estudiando y que no podía perder el tiempo en otras cosas. Más tarde le dijo a la novia que cuando subió al karateca al gancho, éste tenía una mirada de terror tan grande que pensó que a nadie se debe atemorizar así sin un motivo verdadero (y el suyo  había sido verdadero, añadí yo), y lo que el portero pretende es tener a todos asustados. La muchacha estuvo de acuerdo, y los dos se fueron a cenar como todos los días, entre murmullos de aprobación y gritos de alegría. Los únicos que lamentaron lo sucedido fueron los ninis de la azotea, porque el karateca les permitía muchas cosas que los otros guaruras les impedían, como fumar las hierbas que cultivaban, por ejemplo. Pero no había quien los apoyara, y tuvieron que aguantarse. Y pensar que el novio de la del 38 parecía tan poquita cosa… “Caras vemos, corazones no sabemos”, suele decir la gente aquí. Y tienen mucha razón. Te quiere Cocatú" ["post_title"]=> string(17) "CARTAS A TORA 270" ["post_excerpt"]=> string(180) "Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas a Tora, su amada, quien lo espera en una galaxia no muy lejana." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-270" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-06-10 09:25:18" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-06-10 14:25:18" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=79797" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(7) ["max_num_pages"]=> float(4) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "8b9d47a2756e355c0294ba0eb65b045d" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
CARTAS A TORA 270

CARTAS A TORA 270

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas...

junio 10, 2022

Las palabras del silencio

“Donde el silencio quita su apariencia a la vida” Luis Cernuda (1902-1963).

junio 10, 2022




Más de categoría

ENTREVISTA CON EL CANTANTE FRAN DIEGO

A propósito del nuevo EP del cantante mexicano Fran Diego, Claudia Blix nos ofrece una entrevista donde se explora...

julio 1, 2022

CARTAS A TORA 272

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días...

junio 27, 2022

Mesa de análisis

Ginés Sánchez nos ofrece un cuento que combina teoría cuántica, teoría política e Historia de México.

junio 22, 2022

Una breve charla con Alejandra Junco Lavín, autora de La última oveja del Ángel Exterminador

No voy a mentirles: la pandemia que inició en 2020 estuvo llena de momentos dolorosos; sin embargo, también tuvo...

junio 17, 2022