El Tornaviaje Eterno

Estoy cierto y sin mínima duda de que lo que en sueños se me revela desde niño es cierto. La moneda de plata de ocho reales que mis tíos encontraron en el cuarto de hospital donde nací...

26 de agosto, 2021 Tornaviaje Eterno

Estoy cierto y sin mínima duda de que lo que en sueños se me revela desde niño es cierto. La moneda de plata de ocho reales que mis tíos encontraron en el cuarto de hospital donde nací y pasé mis dos primeras noches es tan solo una de las evidencias que sustentan mi convicción al respecto.  En vida anterior a esta fui un marinero español, cercano al Capitán Fray Andrés de Urdaneta, que pasó en lo que hoy es  Manila (Filipinas) –para ser preciso, de 1564 a 1565–. En esos meses conocí a una princesa nativa, el amor de mi vida, el más puro y verdadero. El emprender la aventura de regreso resultaba tan incierto, el ansiado “’tornaviaje”, que terminaría por crearse una ruta conveniente entre Asia, Europa y la Nueva España, ya que el regreso era de poco más de tres meses, en promedio. Naturalmente, esto aumentaba el número de muertes por escorbuto, tormentas y los obvios motines hacia el seno de las tripulaciones. Tan solo baste el dato de que la sola distancia de dicho recorrido representaba el triple del viaje primero en que Colón se encontró con las islas del Caribe.

Tras medio siglo de intentos frustrados, Malaespina y un servidor teníamos tanto la información como la intuición suficientes para intentarlo, subiendo a más de 40 grados de latitud, a la altura de Japón, y encontrar así una corriente favorable a nuestros afanes, lo cual resultó un acierto. La travesía se redujo a cosa de cuatro meses, lo que inauguró una ruta comercial de tres siglos de duración y que, en los hechos, unió al mundo entero.

Mi prometida y yo no podíamos separarnos estando ella dispuesta a correr ese tamaño de riesgo disfrazada de marinero y ambos recluidos en una cámara cercana a la del Capitán De Legazpi. Emprendimos la salida del archipiélago filipino. a travesía fue accidentada, máxime en lo que al escorbuto se refiere, pereciendo una parte considerable de la tripulación. Mi princesa Bangka enfermó casi llegando a avistar la costa, no soportando el suplicio, pereció justo ya frente la Bahía de San Bernabé (hoy San José del Cabo) a las costas de la península de Baja California, considerada una isla para entonces. Ahí mismo, el capellán del barco ofició las exequias y el cuerpo fue lanzado al mar, justo cuando sentía desfallecer mi cuerpo, teniendo yo aún la fe en la providencia de poder arribar a Acapulco con vida, aunque con el alma ya muerta debido a mi irreparable pérdida, justo a un día de la tan anhelada llegada también la muerte tocó a mi puerta. Mi cuerpo fue lanzado al mar justo a la entrada de la Bahía de Acapulco, el día de Dios de 5 de Octubre de 1565.

Casi cinco Siglos después sé que reencarné muy cerca de la última morada de mi anterior cuerpo, justo en la Ciudad mexicana de Acapulco ya en tierra firme, claro está. Y por sueños claros y señales de la vida, sé que mi amada princesa lo hizo también, permitiendo Dios que coincidieran de nuevo nuestras almas en este plano para cumplir con nuestro ciclo y designio divino. Ella vive en Baja California, y gracias a las nuevas tecnologías de hoy sé quién es. Un día cada vez menos lejano, nos reuniremos para continuar para la eternidad con eso tan poderoso, a lo que alguna vez el inmenso mar logró unir, tan solo para poco después, poner en una relativa larga pausa.

Comentarios
object(WP_Query)#18568 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(69771) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "28-08-2021" ["before"]=> string(10) "25-09-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(69771) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "28-08-2021" ["before"]=> string(10) "25-09-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18567 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18576 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18579 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "28-08-2021" ["before"]=> string(10) "25-09-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-08-28 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-09-25 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (69771) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18564 (24) { ["ID"]=> int(70572) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2021-09-17 13:17:12" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-09-17 18:17:12" ["post_content"]=> string(5632) "Querida Tora: El otro día amaneció la señora del 28 en un grito; ¡a su hijo le había salido una planta en una oreja! ¿Te imaginas la conmoción que hubo en la vecindad? La reacción inmediata de la mayoría de las viejas fue prohibir a sus hijos que se juntaran con el del 28, no se les fuera a pegar. Y es que el chamaco se veía muy curioso, con unas hojitas asomándose por la oreja, mientras él lloraba a moco tendido porque le dolía. Lo primero que hicieron  fue llevarlo al Seguro Vecinal; pero la enfermera, en cuanto lo vio, pegó un grito de horror y se refugió detrás del estante de las inyecciones. La madre le exigía que atendiera a su niño, pero ella no se atrevía a acercársele. Y estuvieron gritándose mutuamente indecencias, hasta que llegó el portero, con sus guaruras por delante, y aparentando una serenidad que no sentía. En cuanto lo vio, la infeliz madre se fue sobre él, exigiéndole que pusiera remedio a la situación. ¿Y sabes lo le contestó el…? No sé si llamarlo “desgraciado” o “pobrecito”, pues los dos adjetivos se le aplican, porque lo que contestó fue que iba a llamar al Instituto Nacional de Antropología e Historia. Todos se quedaron con los ojos, cuadrados. ¿Para qué llamar al INAH (Lo pongo así porque es más corto)? El pobre hombre les endilgó un discurso lleno de imprecisiones en torno a la responsabilidad de las instituciones públicas de hacer frente a la adversidad, cuando la realidad es que dijo ese nombre porque fue el más largo que se le ocurrió, aunque en realidad no sepa para qué sirve. Ahí intervino el del 42, un maestro viejo y cursi, que dijo que había que llamar al Museo de Historia Natural,  porque allí tienen (O tenían ) en exhibición corderos con dos cabezas, niños con cabezas hidro…hidro no sé qué; en fin, fenómenos de todo tipo. La madre se le fue encima, exigiendo que no llamara fenómeno a su hijo, y tuvieron que sujetarla entre los ocho guaruras, que quedaron un poco maltratados por su atrevimiento. Otro maestro, más “moderno”, opinó que el niño era el producto de la cruza de su padre (Que se anda metiendo en todos lados) con algún árbol del baldío cercano en una noche de borrachera y desenfreno, o de su madre con un arbusto chiquito y cachondo; y que no habría más problema que el resultado de la cruza resultara, como las mulas, estéril. Tanto el padre como la madre se le fueron  encima, y no te digo cómo le dejaron los ojos, porque seguro que te lo imaginas. Mientras tanto, el portero ya estaba  elucubrando un plan para exhibir al niño en una urna, en la ventana de la portería que da a la calle, con un letrero que dijera “Niño-planta. Tercera generación (No sé por qué eso de la tercera generación). Vuelva a verlo dentro de ocho días, cuando le empiecen a salir florecitas”, y cobrar un peso por cada minuto de observación. Y ese dinero iba a emplearlo en obras de restauración de la vecindad, que ya estaba un poco deteriorada por el uso y abuso que hacían los inquilinos de ella (En realidad, estaba pensando en comprarle a la Flor un abriguito de pieles para las noches que sale tarde del cabaret y tiene que regresar a su casa en el Metro). Pero el padre le dijo que nones, que si alguien iba a explotar “la desgracia del chilpayate”, ese era él, que con valor y tesón lo había engendrado y que ahora tendría que cuidarlo toda la vida, porque ¿qué iba a hacer el pobre con su infortunio? (Palabra que había aprendido recientemente). En eso estaban, cuando los interrumpió el niño, que corría velozmente hacia ellos llevando una ramita en la mano. Se las mostró triunfalmente, diciendo que el Botellita, el chavo del 58, se la había arrancado. Y todos se lanzaron a perseguir al Botellita, furiosos porque les había estropeado el negocio. No lo alcanzaron, porque ese chavo es capaz de ganar cualquier maratón. Sólo quedó la madre con  su hijo, queriendo averiguar por qué le había salido esa plantita. La cosa era muy sencilla: jugando con el Botellita, precisamente, se había metido un frijol en la oreja y no se lo pudo sacar; no dijo nada por miedo a que lo regañaran; y seguramente con  la oscuridad, el calorcito y un poco de agua que le entró, el frijol empezó a germinar. El padre quería meterle otro frijol para poderlo exhibir, pero el chamaco no se dejó alcanzar, diciendo que le dolía mucho; entonces le dijo que le metería una lenteja, que es más chica que un frijol, pero ni así se dejó el chamaco. Y tuvieron que irse para su casa, lamentando la pérdida de un buen negocio (El portero, más que el padre). Creo que la cosa terminó bien, aunque el padre no se cansa de llamar “desagradecido” al hijo. Pero ya se le pasará. Y si no, ya te contaré lo que suceda. Te quiere Cocatú 1 Contexto: Un alienígena arriba a la Ciudad de México y, convertido en gato, llega a vivir a una vecindad. Le escribe a Tora, quien lo espera en su planeta natal, sus impresiones sobre lo que ve en ese lugar. Su correspondencia tiene algo de crítica social y toques de humor." ["post_title"]=> string(17) "CARTAS A TORA 241" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-241" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-09-17 13:17:12" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-09-17 18:17:12" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=70572" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#18523 (24) { ["ID"]=> int(69920) ["post_author"]=> string(2) "42" ["post_date"]=> string(19) "2021-09-01 08:53:28" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-09-01 13:53:28" ["post_content"]=> string(10002) "A principios del mes de Julio del año 1054, el astrólogo de la corte (astronomía y astrología eran una misma ciencia) anunció la repentina aparición de una nueva estrella en el firmamento: el más grande astro visto desde la tierra, sólo por debajo, en tamaño y luminosidad del sol y la luna, y muy por encima de Venus. La interpretación del ministerio astronómico fue más o menos la siguiente: “su brillo es tan grande (...) lo cual significa que en el trono hay una persona de enorme valía”. El astrólogo de la corte recibió por parte del Emperador, como es de suponerse, todo tipo de felicitaciones y mercedes. Testimonios en tierras árabes quedaron también asentados; cosa de un milenio después, científicos desvelaron su naturaleza: se trataba aquella estrella, visible incluso de día por alrededor de un mes, y en el cielo nocturno por prácticamente dos años, hasta su difuminación, de la percepción en la Tierra de la explosión de una estrella, una 'supernova' (SN1054) cuyos rastros hoy aún son localizables en lo que se conoce como la Nebulosa del Cangrejo.  De hecho, supuso el descubrimiento de una nueva caracterización del citado fenómeno, denominada "supernova de captura de electrones", y que se ha convertido en una de las estructuras astronómicas más estudiadas y analizadas más allá de nuestro propio sistema solar. Todo esto se dio a una distancia calculada en alrededor de 6500 años luz de nuestro pequeño punto azul en la inmensidad.      EUROPA   Y   AMÉRICA Un evento de esta magnitud, sin duda, causó estupor en todas partes del mundo en aquella  época, pero a diferencia de los abundantes registros existentes en el continente asiático, en Europa no existen testimonios registrados de tan inusual hecho. En Europa se explica fácilmente, debido a la férrea censura de la Iglesia católica medieval que, bajo el manto de sus oscurantistas dogmas, era su exclusivo monopolio todo lo concerniente a lo que se refería a los cielos. Solo hay un muy pequeño indicio de aquello, y es el escudo de la localidad española de Teruel, que sin tener una certeza absoluta, se atribuye a aquel fenómeno: un toro y una estrella. La conclusión más aceptada, es que se trata de una representación de la SN1054 junto a la constelación de Tauro. En América los dos únicos indicios claros de expresiones del registro del fenómeno astronómico no se ubican en lo que se conoce como Mesoamérica, sino mucho más al norte: una en Nuevo México (Estados Unidos), en un sitio denominado cómo Peñasco Blanco. Se trata de un grande petroglifo en el Cañón del Chaco, que supone un marcador astronómico, esto en lo que fuera hacia los Siglos X y XI un importante asentamiento de la Cultura Ananazi, que tuvo vastos conocimientos en la materia. La otra evidencia está en lo que hoy es el estado de Durango, (México), tratándose de otra suerte de marcador astronómico, grabado este en piedra volcánica, conocido como “Tuitán”, que asemeja claramente un mapa detallado de la bóveda celeste, consignando la aparición del año 1054; la Cultura asentada ahí se conocía como chalchihuiteña, con supuestas influencias teotihuacanas. MESOAMÉRICA Y LA  SISTEMÁTICA DESTRUCCIÓN  DE  SUS  CÓDICES Existen evidencias de la observación del hombre prehistórico de las fases lunares, de hasta unos 30 000 años de antigüedad. Los pueblos mesoamericanos fueron grandes estudiosos de lo que en el espacio exterior se miraba, desde los ciclos solares hasta eclipses, pasando por todo tipo de avistamientos, ya fueran esperados o espontáneos, sin embargo, paradójicamente los registros de todo esto no son muchos, de hecho prácticamente se circunscriben algunas estelas con glifos mayas y a la orientación de lo que queda de sus grandes Ciudades. En cuánto a los códices, baste decir que solo sobreviven 15 elaborados en tiempos prehispánicos, y 400 de tradiciones orales ahí consignadas, mandadas a recoger por Frailes franciscanos, ya en las primeras décadas del periodo colonial. La destrucción de los códices que llevaron a cabo los europeos, contrario a lo que podía pensarse, no son ni de lejos, lo único responsable de su desaparición, sino que se tiene constancia de que esto fue una práctica sistemática; además de que en los días más álgidos de batallas por la denominada Conquista, hordas de tlaxcaltecas entraron a destruir la Biblioteca de Texcoco, "la Atenas de América", cuna de los acolhuas, descendientes del Rey poeta Nezahualcóyotl. De los amoxcalli (casas de libros) de la Gran Tenochtitlan no se tiene mayor noticia de su destino. Por tanto, los códices ordenados por los clérigos españoles, no pueden sino tener múltiples omisiones y un sesgo de la visión del mundo que ellos tenían por única: la judeocristiana. Si nos remontamos 200 años hacía atrás de la Conquista, durante la década de los años veinte del siglo XIV, cuando se forma la llamada Triple Alianza entre los señoríos de Tenochtitlan, Texcoco y Tacuba, y se derrota a la entonces Ciudad hegemónica en el Anáhuac, Azcapotzalco, los mexicas destruyen tanto los códices de dicha Ciudad como los propios, la razón: ninguno consignaba la grandeza histórica que ellos mismos pretendían proyectar a partir de ese momento. La "Historia oficial" tenochca debe imponerse, y así se interviene la realidad, modificando la Historia con fines políticos y propagandísticos. El lugar común de que la Historia la escriben los vencedores, se impone en el caso del que sería el gran Imperio de México Tenochtitlan. La noche del 12 de Julio de 1562, una hoguera se levantaba sobre Maní (a unos 100 Km de distancia de Mérida) en Yucatán, en ella ardían objetos sagrados de toda índole, incluyendo sus milenarios códices, que contenía su Historia, vida y cosmovisión e identidad. Años después, hacia 1575, se imprimen unos textos escritos por el propio Fraile Diego de Landa, mismo que ordenó semejante oprobio antes relatado, hecho que llevó inclusive a algunos naturales al suicidio, conocidos como "Relación de cosas notables de Yucatán"; sin embargo y como en el caso del centro de lo que hoy es México, éstos eran imprecisos, por decir lo menos; casi cinco Siglos después, científicos (tanto mexicanos y extranjeros) expertos en la Civilización Maya, lo corroboran, afirmando que los escritos de Landa son "inexactos y prácticamente inútiles".     ¿FUE LA SN1054 UN AGENTE PRECIPITADOR DE IMPORTANTES ACONTECIMIENTOS? Ante la evidente relación de todo lo que acontecía en el ámbito terrestre a las observaciones cósmicas, que se pueden resumir en una famosa sentencia Maya que reza: "según el cielo, así es el mundo", queda la incógnita de las implicaciones que habría tenido la inesperada y abrupta aparición de una estrella de esas dimensiones en el firmamento, que podía verse de forma clara incluso a la luz del sol, como lo fue la multicitada SN1054, ya que todo fenómeno celeste tenía un gran peso específico en todos los aspectos y decisiones concernientes a la mitología, religión, guerras, migraciones y demás, dónde hoy se sabe que importantes sitios arqueológicos fueron, por su ubicación y características, observatorios astronómicos. Se miraba, pues, todo movimiento en la bóveda celeste, con paciencia y devoción divinas, de ahí su impactante exactitud en sus cálculos calendáricos, por ejemplo.  La decadencia de los grandes asentamientos mayas, durante los Siglos X y XI, fue multifactorial, se sabe: guerras, sequías, epidemias e incluso deforestación debieron haber sido la causa. Todo esto desembocó en la abrupta decisión de migrar de las regiones del interior, donde habían florecido sus antepasados a las costeras, donde había fuentes de agua dulce seguras como lagunas y cenotes. Aquí llama la atención un hecho, que es la fecha en la que se ubican dichos movimientos migratorios: alrededor del año 1050 d.c., justo por los meses en los que hizo su aparición la SN1054.  En la Ciudad prehispánica de Xochicalco, hoy Morelos, se tienen también claramente identificados cambios relevantes alrededor del año de la Supernova, en 1054, estos reflejados en los espacios construidos, la ya de por sí Ciudad con tradición de gentes de alto saber astronómico, que registraron cambios radicales en el comportamiento de sus habitantes, todo esto, aproximadamente, de los años 1000 al 1100. Se tiene conocimiento de esfuerzos por parte de sus pobladores de limitar drásticamente los espacios de acceso a la Ciudad, llegando por momentos a cerrarla, llevándose a cabo inusuales expresiones hacia adentro, como colocar esqueletos colgados de los techos de algunos pórticos. El año 1100 d.c. es el que está registrado como el último en el que la Ciudad sobrevivió como tal, porque en ese mismo año, un poderoso incendio generalizado (deliberado) terminó en definitiva con ella.  Los dos anteriores párrafos nos llevan aquí a tres preguntas: ¿qué sucedió justo en esos años en las grandes Ciudades mayas del interior y también en Xochicalco para sus misteriosos finales?; ¿acaso tendría alguna influencia en estos dos relevantes hechos históricos la aparición, en el 1054, de la gran estrella supernova?; ¿cuánto no sabemos ni tendremos siquiera cercano conocimiento, de hechos y aspectos importantísimos en el devenir histórico las Civilizaciones que en estas tierras nos antecedieron? Quizás nunca lo sabremos con exactitud." ["post_title"]=> string(48) "Mesoamérica y la estrella gigante del año 1054" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(46) "mesoamerica-y-la-estrella-gigante-del-ano-1054" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-09-01 08:53:28" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-09-01 13:53:28" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=69920" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18564 (24) { ["ID"]=> int(70572) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2021-09-17 13:17:12" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-09-17 18:17:12" ["post_content"]=> string(5632) "Querida Tora: El otro día amaneció la señora del 28 en un grito; ¡a su hijo le había salido una planta en una oreja! ¿Te imaginas la conmoción que hubo en la vecindad? La reacción inmediata de la mayoría de las viejas fue prohibir a sus hijos que se juntaran con el del 28, no se les fuera a pegar. Y es que el chamaco se veía muy curioso, con unas hojitas asomándose por la oreja, mientras él lloraba a moco tendido porque le dolía. Lo primero que hicieron  fue llevarlo al Seguro Vecinal; pero la enfermera, en cuanto lo vio, pegó un grito de horror y se refugió detrás del estante de las inyecciones. La madre le exigía que atendiera a su niño, pero ella no se atrevía a acercársele. Y estuvieron gritándose mutuamente indecencias, hasta que llegó el portero, con sus guaruras por delante, y aparentando una serenidad que no sentía. En cuanto lo vio, la infeliz madre se fue sobre él, exigiéndole que pusiera remedio a la situación. ¿Y sabes lo le contestó el…? No sé si llamarlo “desgraciado” o “pobrecito”, pues los dos adjetivos se le aplican, porque lo que contestó fue que iba a llamar al Instituto Nacional de Antropología e Historia. Todos se quedaron con los ojos, cuadrados. ¿Para qué llamar al INAH (Lo pongo así porque es más corto)? El pobre hombre les endilgó un discurso lleno de imprecisiones en torno a la responsabilidad de las instituciones públicas de hacer frente a la adversidad, cuando la realidad es que dijo ese nombre porque fue el más largo que se le ocurrió, aunque en realidad no sepa para qué sirve. Ahí intervino el del 42, un maestro viejo y cursi, que dijo que había que llamar al Museo de Historia Natural,  porque allí tienen (O tenían ) en exhibición corderos con dos cabezas, niños con cabezas hidro…hidro no sé qué; en fin, fenómenos de todo tipo. La madre se le fue encima, exigiendo que no llamara fenómeno a su hijo, y tuvieron que sujetarla entre los ocho guaruras, que quedaron un poco maltratados por su atrevimiento. Otro maestro, más “moderno”, opinó que el niño era el producto de la cruza de su padre (Que se anda metiendo en todos lados) con algún árbol del baldío cercano en una noche de borrachera y desenfreno, o de su madre con un arbusto chiquito y cachondo; y que no habría más problema que el resultado de la cruza resultara, como las mulas, estéril. Tanto el padre como la madre se le fueron  encima, y no te digo cómo le dejaron los ojos, porque seguro que te lo imaginas. Mientras tanto, el portero ya estaba  elucubrando un plan para exhibir al niño en una urna, en la ventana de la portería que da a la calle, con un letrero que dijera “Niño-planta. Tercera generación (No sé por qué eso de la tercera generación). Vuelva a verlo dentro de ocho días, cuando le empiecen a salir florecitas”, y cobrar un peso por cada minuto de observación. Y ese dinero iba a emplearlo en obras de restauración de la vecindad, que ya estaba un poco deteriorada por el uso y abuso que hacían los inquilinos de ella (En realidad, estaba pensando en comprarle a la Flor un abriguito de pieles para las noches que sale tarde del cabaret y tiene que regresar a su casa en el Metro). Pero el padre le dijo que nones, que si alguien iba a explotar “la desgracia del chilpayate”, ese era él, que con valor y tesón lo había engendrado y que ahora tendría que cuidarlo toda la vida, porque ¿qué iba a hacer el pobre con su infortunio? (Palabra que había aprendido recientemente). En eso estaban, cuando los interrumpió el niño, que corría velozmente hacia ellos llevando una ramita en la mano. Se las mostró triunfalmente, diciendo que el Botellita, el chavo del 58, se la había arrancado. Y todos se lanzaron a perseguir al Botellita, furiosos porque les había estropeado el negocio. No lo alcanzaron, porque ese chavo es capaz de ganar cualquier maratón. Sólo quedó la madre con  su hijo, queriendo averiguar por qué le había salido esa plantita. La cosa era muy sencilla: jugando con el Botellita, precisamente, se había metido un frijol en la oreja y no se lo pudo sacar; no dijo nada por miedo a que lo regañaran; y seguramente con  la oscuridad, el calorcito y un poco de agua que le entró, el frijol empezó a germinar. El padre quería meterle otro frijol para poderlo exhibir, pero el chamaco no se dejó alcanzar, diciendo que le dolía mucho; entonces le dijo que le metería una lenteja, que es más chica que un frijol, pero ni así se dejó el chamaco. Y tuvieron que irse para su casa, lamentando la pérdida de un buen negocio (El portero, más que el padre). Creo que la cosa terminó bien, aunque el padre no se cansa de llamar “desagradecido” al hijo. Pero ya se le pasará. Y si no, ya te contaré lo que suceda. Te quiere Cocatú 1 Contexto: Un alienígena arriba a la Ciudad de México y, convertido en gato, llega a vivir a una vecindad. Le escribe a Tora, quien lo espera en su planeta natal, sus impresiones sobre lo que ve en ese lugar. Su correspondencia tiene algo de crítica social y toques de humor." ["post_title"]=> string(17) "CARTAS A TORA 241" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-241" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-09-17 13:17:12" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-09-17 18:17:12" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=70572" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(20) ["max_num_pages"]=> float(10) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "292135a3752b1764bfa32659d7d4c125" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
CARTAS A TORA 228

CARTAS A TORA 241

Querida Tora: El otro día amaneció la señora del 28 en un grito; ¡a su hijo le había salido una planta en...

septiembre 17, 2021

Mesoamérica y la estrella gigante del año 1054

A principios del mes de Julio del año 1054, el astrólogo de la corte (astronomía y astrología eran una misma ciencia) anunció...

septiembre 1, 2021




Más de categoría

CARTAS A TORA 242

Un alienígena arriba a la Ciudad de México y, convertido en gato, llega a vivir a una vecindad. Le...

septiembre 24, 2021
dante estatua

Dante, a 700 años de su fallecimiento

En este artículo se ofrecen múltiples ejemplos de la influencia de Dante en la historia del arte, en homenaje...

septiembre 22, 2021
Día Nacional de la Lucha Libre y del Luchador Profesional

Día Nacional de la Lucha Libre y del Luchador Profesional

En este artículo se da cuenta de la importancia de la lucha libre y sus protagonistas como íconos culturales...

septiembre 22, 2021
dibujo guerra españoles contra indios

Ni Colón ni Tlali: Cuitláhuac y Temilotzin

Cuitláhuac y Temilotzin son dos personajes que deberían de ser considerados para sustituir el Monumento a Cristóbal Colón en...

septiembre 22, 2021