El cielo sí se abre

La edad es una gran injusticia, pero la vida es así, ya decía Óscar Wilde con su inefable humor negro, que la vida no es justa, lo cual es muy bueno para muchos de nosotros. Quienes establecimos...

18 de agosto, 2021

La edad es una gran injusticia, pero la vida es así, ya decía Óscar Wilde con su inefable humor negro, que la vida no es justa, lo cual es muy bueno para muchos de nosotros. Quienes establecimos en la juventud lazos de amistad con personas mayores no teníamos en mente que las probabilidades apuntaban a que los perderíamos de manera irremediable algún día, lo mismo sucede con nuestros maestros, con aquellos que el paso del tiempo y de los hechos los convierten en válvulas de nuestra moral –como decía Alfonso Reyes– y parte de nuestro modo de entender el mundo. Así se va estructurando nuestro pensamiento y por eso también resulta odiosa la idea de que un padre pierda a su hijo.

Apenas ayer supimos de la partida de Fernando Curiel Defossé; entre el fárrago de las actividades, las prisas y las preocupaciones, la noticia me llegó en forma de un aviso en los servicios noticiosos del mi teléfono, la manera más cruel y anónima de enterarse; luego vinieron los mensajes de los amigos que tuvimos el privilegio, dulce y enorme, de conocerlo. En medio del café donde me encontraba, en un parque que estaba lleno de gente y de súbito se quedó vacío, en una ciudad ruidosa que enmudeció de pronto. Fernando, el amigo cortés, el maestro deferente y atento, el crítico, el escritor, se había ido y no nos habíamos despedido, no nos habíamos vuelto a ver desde poco antes de la pandemia. Me sentí solo, muy solo, como se sienten los que han perdido la llave de una antigua habitación donde se guardan recuerdos muy queridos y a la que, desde ese momento, no podrán entrar sino forzando la cerradura.

La Capilla Alfonsina, de la que dice su director, don Javier Garciadiego, es el lugar más bonito de la Ciudad de México, se me ha ido convirtiendo del escenario de vida y encuentro que fue en mis días de formación y de diálogo en torno a la obra y vida de don Alfonso en lo que el poeta israelí Yehuda Amijai llamó un puerto en las orillas de la eternidad. Desde ahí veo partir a mis amigos y maestros, a los que me enseñaron, sin merecerlo y a veces sin honrarlo, el culto por las palabras. Primero Antonio Castañeda, fino y enorme poeta; luego Emmanuel Carballo, sin cuya presencia las letras mexicanas del siglo XX habrían sido distintas; después Alicia Reyes, dejando un vacío en el corazón que nada ni nadie podrá llenar nunca, con ella Minerva Margarita Villarreal, a quien el reconocimiento le llegó a tiempo pero cuya poesía con toda su belleza era apenas una función de su belleza interior y ayer, Fernando. Los veo, desde mi corazón los veo en sus veleros que abren surcos en el agua plácida del océano sin fin, se alejan hacia el milenio de olvido al que todos estamos destinados pero lo hacen muy lento porque mi memoria aún los retiene agitando un pañuelo blanco, señal de mi despedida. Menguada y diezmada la tribu de los fieles alfonsinos, mis amigos y mis maestros.

A Fernando lo conocí ahí, en la Capilla, se mostró atento y deferente con mi trabajo, apenas comenzaba a transformar mi admiración por Reyes en objeto de estudio, leía mis ensayos y apuntaba correcciones, me hacía preguntas y me ayudó a publicar el primero. Curiel, con su libro El cielo no se abre, fue pionero en el análisis de los diarios de Alfonso Reyes y rompió con la inercia silenciosa de aquel primer diario parcial que se editó en Guanajuato hace muchos años. Premio Villaurrutia y Revueltas, el aplauso le resbalaba igual que la crítica; elegante, sereno y pulcro, verlo era experimentar ese bienestar al que aspiran todos quienes se acercan a la cultura. Y se fue, así en silencio, con la serenidad de quien supo hacer bien su tarea y que sin pensar en la eternidad pudo sonreír al embarcar sabiendo que muchos lo recordamos.

Me sentí entonces, mirando la partida del amigo desde una pantalla de cristal en la palma de mi mano que ya nada sería como antes, que vivir es caminar a una especie de orfandad y que parte de la tragedia que vivimos es que muy pronto, mucho más de lo que hubiéramos imaginado, se nos está llenando la existencia de fantasmas, que muy pronto, como decía Marguerite Duras, fue demasiado tarde.

A Fernando le gustaba reír, no era amigo de discursos largos pero sí de discusiones delicadas; le atraían los hechos históricos y los convertía en anécdotas de esas que se pueden guardar en el bolsillo; le gustaba reír, he dicho, pero no cultivaba la carcajada, así también eran sus letras y también por eso, entre otras cosas, lo queríamos tanto sus amigos.

Me veo así, desde el puente de mando de la Capilla Alfonsina, así imaginaba el viejo don Alfonso al mezzanine donde escribía y desde donde, “Oh Captain, my Captain” de Whitman, zarpó para siempre; veo ahí a Garciadiego con la mano firme y suave en el timón de la memoria de la obra de Reyes, a Héctor Perea, a Alberto Enriquez Perea, a Antonio Ramos, a muchos que nos despedimos de Fernando, nos miramos de reojo porque todos traemos en el bolsillo del chaleco, un “Sol de Monterrey” y un boleto donde no consta fecha ni orden, pero sí la disposición de embarque.

Hasta la vista, Fernando Curiel Defossé, con la frase de los clásicos que amabas, que la tierra te sea leve, que tu navegar plácido y gozoso y que algún día, con todos los amigos, volvamos a brindar en Ítaca por la salud del viejo don Alfonso.

César Benedicto Callejas

Escritor. Abogado.

@cesarbc70

Comentarios


object(WP_Query)#18005 (52) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(69424) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "01-11-2022" ["before"]=> string(10) "29-11-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(66) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(69424) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "01-11-2022" ["before"]=> string(10) "29-11-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["update_menu_item_cache"]=> bool(false) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18009 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18007 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18008 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "01-11-2022" ["before"]=> string(10) "29-11-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-11-01 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-11-29 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (69424) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18006 (24) { ["ID"]=> int(85203) ["post_author"]=> string(3) "189" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-01 12:17:41" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-01 17:17:41" ["post_content"]=> string(8058) "Algo que me parecería muy sencillo, como lo es dar mi humilde opinión sobre una película, ha resultado por demás complicado. Como si quisiera explicar el secreto de la vida y basándome en el catecismo escolar, he ido de lo simple a lo más complicado; leí y vi cualquier cantidad de críticas y entrevistas al director y los personajes, tratando de encontrar empatía. Al final de este sencillo pero exhaustivo ejercicio puedo reconocer que no lo logre. Y eso es Bardo, creo que el director se sentiría satisfecho con la confusión que ocasionó  en mí y con la falta de argumentos con la que me quedé. Bardo es una película en la que la historia va de la realidad a la ficción y de regreso, porque al final Alejandro González Iñárritu obtiene el mismo resultado de lo que pareciera ser el hilo conductor de la película y ese creo que es el verdadero final: un final abierto. Todos queremos saber qué tiene que decir Alejandro González Iñárritu, cuál es su nueva propuesta, de antemano sabemos que viene con una producción millonaria y que después de sus multipremiadas cintas será muy difícil reinventarse y sorprender a la audiencia. Yo como todos tenía muchas expectativas y ninguna, siendo la única asistente en la sala (siempre voy al cine a la hora de la comida los sábados que es cuando puedo escaparme un rato). Confieso que cuando vi en escena a Daniel Giménez Cacho, escuché su voz y me di cuenta de que era el protagonista, la perspectiva me cambió, apagué el celular, dejé a un lado las palomitas y me reacomodé en mi butaca sabiendo que lo que venía sería muy bueno. La primera frase que saltó a mi cabeza, “México no es un país, es un estado de ánimo”, me lo confirmó. Puedo decir mil cosas sobre el viaje que representa dejarse poseer por esta historia sin historia y esta secuencia de viñetas y cuadros, algunos precisos y otros desdibujados, abstractos, o perfectos como un retrato, falsos, de mal gusto, artísticos, que van de lo absurdo, lo fantástico, lo teatral, escalofriante, cómico, estruendoso, íntimo, espectral, erótico, ridícula, nostálgico, incisivo pero sobre todo irracional. Podría usar una sola palabra para conceptualizar y entender lo que es Bardo y esa idea es “Onírico”. Bardo es un sueño, un sueño inmersivo en el que el director atrapa a su espectador y le explica sin mayor pretensión cómo es la vida vista desde su interior y hacia su interior. Si bien la crítica lo ha acusado de pretencioso, narcisista y egocéntrico, olvida la crítica que cualquier obra de arte es un diálogo del artista sobre sí mismo. Esta es y no es la excepción, admiradora como lo soy de Alejandro González Iñárritu desde su lejano en el tiempo mas no en la memoria programa del “Pavo Asesino”, creo, sin temor a estar tan equivocada, que es un profesional en la materia, mucho más que un genio. Toda una vida dedicada al cine le han dado los elementos para crear con la mano izquierda y un piano en la otra una película de manufactura impecable, de un manejo de la cámara, el sonido, la edición y todo lo que en cine se conoce como Arte con maestría digna de todos los premios y reconocimientos. Él admira y reconoce abiertamente que en una especie de homenaje emula a grandes directores, escritores, pintores y músicos que sin duda han marcado no solo su carrera sino su vida privada y su historia, como nos ha pasado a todos, somos una colección de lo que hemos visto, escuchado, sentido y también de lo que nos han contado. No vacila en aceptar la influencia que tienen en él y en su trabajo Fellini, Godard, Luis Buñuel, Julio Cortázar, Jorge Luis Borges, Vivian Mayer, Magritte, Giorgio de  Chirico por mencionar sólo algunos. Tal vez la locura, la locura verdadera o sea  algo no adquirible, con la que se nace y se potencializa con los años,  la genialidad que otorga muchas veces una condición mental que no es tan disfrutable para quien la vive pero sí apetecible para quien la admira en el trabajo del artista. Es algo que tal vez no se pueda adquirir ni con todo el estudio del mundo, pero sí se puede buscar en el interior, si puede una persona introspectar lo suficiente para sumergirse hasta lo más profundo de los miedos y sentimientos y encontrar estas escenas extrañas y a veces muy difíciles de explicar, pero que hablan a la perfección para quien las quiere entender sobre la psique de cada persona. Todos hemos soñado cosas inverosímiles, es más, empezando por mí que siempre he considerado ser una persona que vive dos realidades simultáneas pero iguales en importancia cada día; una que va de todo lo que sueño o vivo a mi manera desde que pongo la cabeza en la almohada y otra a partir de qué abro los ojos al exterior. Y en esos sueños o distintas realidades como en los de todos, se combinan  los elementos de una forma fantástica y absurda. Todos podemos contar el clásico sueño sin pies ni cabeza en la que regresamos a la casa de la infancia, pero que ahora es una especie de playa contenida por paredes; o el sueño en el que caminamos tratando de avanzar en un espacio inhóspito en el que diferentes elementos se combinan para impedir nuestro paso. Eso es Bardo, la historia y la particular forma de contarla de Alejandro González sin mayor pretensión que eso, decir cómo él vive su personal realidad. Y el final es abierto y en él participamos todos los espectadores. Con el aplauso o el juicio estamos dando un final distinto para cada quién y en el que el protagonista, Silverio Gama, el alter ego de González Iñárritu, vuelve a ser el blanco de todas las opiniones y proyecciones. Por supuesto que recomiendo ver la película, es una cátedra en todo el tema técnico, en la que por mucho lo más destacable me pareció la extraordinaria actuación de Daniel Giménez Cacho, actor de altísima factura, verdadero orgullo nacional, que logra entender los requerimientos del guion y a su vez imprime su propia realidad en cada escena. Bardo es algo detenido en el tiempo, es un lugar sin lugar, es la ausencia de la razón y la lógica. Bardo vive dentro de todos nosotros, por muy trabajados que nos sintamos en cuestiones emocionales. Bardo enoja y emociona, da ternura, indignación, risa; es incongruente, repetitiva, ácida, nostálgica, profundamente emotiva, neurótica, humana. Si tuviese que resumir todas mis ideas y sensaciones en pocas palabras diría que Bardo es el más que justificable intento de Alejandro González Iñárritu por decirnos cómo se siente, a través del ejercicio de extroversión, tratar de entender quién es él." ["post_title"]=> string(46) "Bardo, falsa crónica de unas cuantas verdades" ["post_excerpt"]=> string(154) "“Bardo” enoja y emociona, da ternura, indignación, risa; es incongruente, repetitiva, ácida, nostálgica, profundamente emotiva, neurótica, humana." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(44) "bardo-falsa-cronica-de-unas-cuantas-verdades" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-01 12:17:41" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-01 17:17:41" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=85203" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17975 (24) { ["ID"]=> int(85342) ["post_author"]=> string(3) "194" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-04 11:36:30" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-04 16:36:30" ["post_content"]=> string(2386) "La música es una increíble expresión que el ser humano tiene a su alcance para crearla o disfrutarla; ya que en ella, se le permite manifestar hasta sus más profundos sentimientos.  La melodía, el canto, las líricas y sus ritmos, pueden tomar tantas formas a su vez, que parecen no guardar relación unas con otras; pero todas juntas tienen como principal aspiración llegar a la belleza y al valor que significa comunicarse con las masas; logrando, así, una sublime conexión entre intérpretes y público.  Ubicado en Milán 14, colonia Juárez, el Parker and Lenox no solo es un escenario de jazz, o uno de los recintos jazzeros más reconocidos en la CDMX; ahí hay gran música, y se  enfoca en que se aprecie en su máximo esplendor en un acto en vivo, y se goce de este mismo derrochando sentimientos únicos, efímeros e irrepetibles, con buenos cócteles y rica comida de por medio…  Este mismo grupo, encabezado por su director Jordi Funtantet, planean para el 11 de febrero de 2023, el Festival Boutique M-Jazz, en el Parque Bicentenario; el cual contará con un line-up de primer nivel, que tiene como headliners a Robert Glasper, Richard Bona y The comet is coming; quienes marcan el rumbo de la línea musical que lleva el jazz moderno mundialmente.  Además de estos tres artistas internacionales, el festival boutique M-Jazz, contará por el lado mexicano con La Orquesta Nacional de Jazz de México, que interpretará la música del gran compositor Juan Garcia Esquivel; y también estarán en el escenario desde Oaxaca Los Pream  y el reconocido dueto Barrera-Limas.  No se lo pueden perder. " ["post_title"]=> string(25) "Parker and Lenox y M-Jazz" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(25) "parker-and-lenox-y-m-jazz" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-04 11:36:30" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-04 16:36:30" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=85342" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18006 (24) { ["ID"]=> int(85203) ["post_author"]=> string(3) "189" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-01 12:17:41" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-01 17:17:41" ["post_content"]=> string(8058) "Algo que me parecería muy sencillo, como lo es dar mi humilde opinión sobre una película, ha resultado por demás complicado. Como si quisiera explicar el secreto de la vida y basándome en el catecismo escolar, he ido de lo simple a lo más complicado; leí y vi cualquier cantidad de críticas y entrevistas al director y los personajes, tratando de encontrar empatía. Al final de este sencillo pero exhaustivo ejercicio puedo reconocer que no lo logre. Y eso es Bardo, creo que el director se sentiría satisfecho con la confusión que ocasionó  en mí y con la falta de argumentos con la que me quedé. Bardo es una película en la que la historia va de la realidad a la ficción y de regreso, porque al final Alejandro González Iñárritu obtiene el mismo resultado de lo que pareciera ser el hilo conductor de la película y ese creo que es el verdadero final: un final abierto. Todos queremos saber qué tiene que decir Alejandro González Iñárritu, cuál es su nueva propuesta, de antemano sabemos que viene con una producción millonaria y que después de sus multipremiadas cintas será muy difícil reinventarse y sorprender a la audiencia. Yo como todos tenía muchas expectativas y ninguna, siendo la única asistente en la sala (siempre voy al cine a la hora de la comida los sábados que es cuando puedo escaparme un rato). Confieso que cuando vi en escena a Daniel Giménez Cacho, escuché su voz y me di cuenta de que era el protagonista, la perspectiva me cambió, apagué el celular, dejé a un lado las palomitas y me reacomodé en mi butaca sabiendo que lo que venía sería muy bueno. La primera frase que saltó a mi cabeza, “México no es un país, es un estado de ánimo”, me lo confirmó. Puedo decir mil cosas sobre el viaje que representa dejarse poseer por esta historia sin historia y esta secuencia de viñetas y cuadros, algunos precisos y otros desdibujados, abstractos, o perfectos como un retrato, falsos, de mal gusto, artísticos, que van de lo absurdo, lo fantástico, lo teatral, escalofriante, cómico, estruendoso, íntimo, espectral, erótico, ridícula, nostálgico, incisivo pero sobre todo irracional. Podría usar una sola palabra para conceptualizar y entender lo que es Bardo y esa idea es “Onírico”. Bardo es un sueño, un sueño inmersivo en el que el director atrapa a su espectador y le explica sin mayor pretensión cómo es la vida vista desde su interior y hacia su interior. Si bien la crítica lo ha acusado de pretencioso, narcisista y egocéntrico, olvida la crítica que cualquier obra de arte es un diálogo del artista sobre sí mismo. Esta es y no es la excepción, admiradora como lo soy de Alejandro González Iñárritu desde su lejano en el tiempo mas no en la memoria programa del “Pavo Asesino”, creo, sin temor a estar tan equivocada, que es un profesional en la materia, mucho más que un genio. Toda una vida dedicada al cine le han dado los elementos para crear con la mano izquierda y un piano en la otra una película de manufactura impecable, de un manejo de la cámara, el sonido, la edición y todo lo que en cine se conoce como Arte con maestría digna de todos los premios y reconocimientos. Él admira y reconoce abiertamente que en una especie de homenaje emula a grandes directores, escritores, pintores y músicos que sin duda han marcado no solo su carrera sino su vida privada y su historia, como nos ha pasado a todos, somos una colección de lo que hemos visto, escuchado, sentido y también de lo que nos han contado. No vacila en aceptar la influencia que tienen en él y en su trabajo Fellini, Godard, Luis Buñuel, Julio Cortázar, Jorge Luis Borges, Vivian Mayer, Magritte, Giorgio de  Chirico por mencionar sólo algunos. Tal vez la locura, la locura verdadera o sea  algo no adquirible, con la que se nace y se potencializa con los años,  la genialidad que otorga muchas veces una condición mental que no es tan disfrutable para quien la vive pero sí apetecible para quien la admira en el trabajo del artista. Es algo que tal vez no se pueda adquirir ni con todo el estudio del mundo, pero sí se puede buscar en el interior, si puede una persona introspectar lo suficiente para sumergirse hasta lo más profundo de los miedos y sentimientos y encontrar estas escenas extrañas y a veces muy difíciles de explicar, pero que hablan a la perfección para quien las quiere entender sobre la psique de cada persona. Todos hemos soñado cosas inverosímiles, es más, empezando por mí que siempre he considerado ser una persona que vive dos realidades simultáneas pero iguales en importancia cada día; una que va de todo lo que sueño o vivo a mi manera desde que pongo la cabeza en la almohada y otra a partir de qué abro los ojos al exterior. Y en esos sueños o distintas realidades como en los de todos, se combinan  los elementos de una forma fantástica y absurda. Todos podemos contar el clásico sueño sin pies ni cabeza en la que regresamos a la casa de la infancia, pero que ahora es una especie de playa contenida por paredes; o el sueño en el que caminamos tratando de avanzar en un espacio inhóspito en el que diferentes elementos se combinan para impedir nuestro paso. Eso es Bardo, la historia y la particular forma de contarla de Alejandro González sin mayor pretensión que eso, decir cómo él vive su personal realidad. Y el final es abierto y en él participamos todos los espectadores. Con el aplauso o el juicio estamos dando un final distinto para cada quién y en el que el protagonista, Silverio Gama, el alter ego de González Iñárritu, vuelve a ser el blanco de todas las opiniones y proyecciones. Por supuesto que recomiendo ver la película, es una cátedra en todo el tema técnico, en la que por mucho lo más destacable me pareció la extraordinaria actuación de Daniel Giménez Cacho, actor de altísima factura, verdadero orgullo nacional, que logra entender los requerimientos del guion y a su vez imprime su propia realidad en cada escena. Bardo es algo detenido en el tiempo, es un lugar sin lugar, es la ausencia de la razón y la lógica. Bardo vive dentro de todos nosotros, por muy trabajados que nos sintamos en cuestiones emocionales. Bardo enoja y emociona, da ternura, indignación, risa; es incongruente, repetitiva, ácida, nostálgica, profundamente emotiva, neurótica, humana. Si tuviese que resumir todas mis ideas y sensaciones en pocas palabras diría que Bardo es el más que justificable intento de Alejandro González Iñárritu por decirnos cómo se siente, a través del ejercicio de extroversión, tratar de entender quién es él." ["post_title"]=> string(46) "Bardo, falsa crónica de unas cuantas verdades" ["post_excerpt"]=> string(154) "“Bardo” enoja y emociona, da ternura, indignación, risa; es incongruente, repetitiva, ácida, nostálgica, profundamente emotiva, neurótica, humana." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(44) "bardo-falsa-cronica-de-unas-cuantas-verdades" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-01 12:17:41" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-01 17:17:41" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=85203" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(20) ["max_num_pages"]=> float(10) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "7ad4f354ebec0d40079071012e39082f" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["allow_query_attachment_by_filename":protected]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Bardo, falsa crónica de unas cuantas verdades

“Bardo” enoja y emociona, da ternura, indignación, risa; es incongruente, repetitiva, ácida, nostálgica, profundamente emotiva, neurótica, humana.

noviembre 1, 2022

Parker and Lenox y M-Jazz

La música es una increíble expresión que el ser humano tiene a su alcance para crearla o disfrutarla; ya que en ella,...

noviembre 4, 2022




Más de categoría

Somos lo que leemos – “La mujer de tu prójimo”, un explosivo libro sobre la liberación sexual

Título: La mujer de tu prójimo. Autor: Gay Talese. Editorial: Debate. 538 páginas. Mi calificación: 4 de 5 estrellas.

noviembre 25, 2022

Capitanes y Banksy: actividades chilangas muy recomendables

El deporte conocido como ráfaga regresó a tierra chilangas este mes de noviembre con su poderoso equipo “Capitanes”, cuya...

noviembre 25, 2022
CARTAS A TORA 228

CARTAS A TORA 291

Querida Tora: Ahora hay un campeonato internacional de futbol (ese juego en que le pegan patadas a una pelota,...

noviembre 25, 2022

Brebaje olímpico

Historia de amor.

noviembre 23, 2022