Cuento para Cecilia (fragmento) |

Es una mañana de abril de 1959. Corre un viento fresco por la gran ciudad blanca. El río que la cruza da un aspecto imperceptible de nostalgia. Hacia el vehículo que espera a las puertas del hotel,...

9 de septiembre, 2020

Es una mañana de abril de 1959.

Corre un viento fresco por la gran ciudad blanca.

El río que la cruza

da un aspecto imperceptible de nostalgia.

Hacia el vehículo que espera

a las puertas del hotel,

se encaminan silenciosos

un niño, su hermana mayor y sus abuelos.

Conforme el vehículo enfila hacia su destino,

el niño, que va sentado adelante,

no se atreve a decir nada, ni a pedir nada.

Sabe que no le han dicho la verdad.

que sin importar lo que sienta,

cuando lleguen al internado,

tendrá que quedarse ahí

(no imagina por cuánto).

Quiere pedir a gritos, y llorando, que no lo dejen.

Pero con una dignidad desconocida,

le contiene una fuerza interior

que hasta entonces descubre.

A su paso, transcurre la ciudad

con sus monumentos impresionantes.

A su vista se extiende un enorme campo

lleno de cruces blancas…

El auto continúa 

y se adentra, finalmente, por una carretera

que atraviesa los campos de Virginia.

Nadie habla en el automóvil.

Se respira un ambiente pesado.

Menos de una hora después de haber salido,

aparece a su izquierda,

un inmenso edifico de ladrillos rojos,

con muchas ventanas.

Sobre un campo rectangular 

que mira hacia la carretera,

se aprecia un viejo cañón verde olivo

que revela, de inmediato,

que se trata de un colegio militar.

Toman por la vereda de acceso

que pasa junto a un río histórico

donde se libraron cruentas batallas 

hace casi un siglo.

Llegan a la puerta principal.

A la derecha, se yergue la “casa de visitas”,

una mansión sureña, que aloja a padres 

de los internos, y a exalumnos, 

que vienen a encontrar sus fantasmas.

Es poco después del mediodía.

El cielo está grisáceo.

El viento ha dejado de correr.

El chofer saca de la cajuela el equipaje del pequeño.

(signo inequívoco de que viene a quedarse).

Conforme vuelve a cerrar el maletero, 

su sonido compacto y seco, produce un vuelco

en el corazón del sobresaltado niño.

La promesa de la noche anterior,

de los días antes del viaje,

ha sido un engaño: “si no te gusta, nos regresamos todos”…

Al entrar al edificio (marcadamente oscuro, en contraste con el número de ventanas que se aprecian en sus fachadas), lo recibe el oficial comandante.

El niño no lo entiende. No habla una palabra de inglés.

Un interno, poco mayor que él, le pide en español, que lo acompañe a conocer las instalaciones.

Sus abuelos y su hermana, parecen quedarse en la oficina, “conversando”, mientras el regresa…

El chico que lo guía, dados unos pocos pasos del recorrido, le advierte que mejor corra de regreso a la oficina, si no quiere perder su última oportunidad de irse de ahí.

De otro modo, ya no tendrá remedio.

Cuando llega a la oficina a encontrarse con “los suyos”, ya se han ido, sin siquiera despedirse de él.

Es el 6 de abril de 1959.

En menos de una semana, habrá dejado de ser el niño ingenuo que llegó.

Después de esa tarde, más pronto de lo que imagina, será condenado a quedarse  ahí  para siempre.

Solamente el amor de Cecilia, que todavía no llega a la tierra, (y que venía huyendo junto con él, desde otra dimensión), podrá rescatarlo, muchos años después.

Mientras tanto, su infancia perdida, seguirá siendo un fantasma errante, entre los muros de ese viejo edificio.

    _____________________________

Acapulco, verano de 1993

[email protected]

Comentarios


object(WP_Query)#18693 (52) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(28923) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "11-01-2023" ["before"]=> string(10) "08-02-2023" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(66) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(28923) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "11-01-2023" ["before"]=> string(10) "08-02-2023" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["update_menu_item_cache"]=> bool(false) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18689 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18691 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18690 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "11-01-2023" ["before"]=> string(10) "08-02-2023" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2023-01-11 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2023-02-08 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (28923) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18692 (24) { ["ID"]=> int(88622) ["post_author"]=> string(2) "77" ["post_date"]=> string(19) "2023-02-07 12:17:03" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2023-02-07 17:17:03" ["post_content"]=> string(5917) "De entrada, debo confesar que soy adicta a un programa televisivo  que procuro ver tarde con tarde. No me genera pudor reconocer que no es mexicano sino español. Se intitula “El cazador”.  Cada edición se lleva a cabo en varios segmentos; diariamente participan cuatro jugadores que se enfrentan, inicialmente a preguntas del sistema, para pasar luego a una fase de enfrentamiento con el cazador o cazadora, donde deberán acertar a preguntas de opción múltiple. Los cinco cazadores son personajes que han ganado de forma extraordinaria  concursos similares, así que tienen un nivel muy elevado de conocimiento. Hecha la pregunta responde el concursante, responde el cazador y finalmente el sistema señala la respuesta correcta, que puede coincidir o no con las respuestas de los otros dos.  De esta manera avanzan casillas para alcanzar una suma de dinero fijada de inicio por el cazador. De no ser cazados, los concursantes pasan a la siguiente fase para volver a enfrentarse al cuestionario del sistema, primero el grupo de finalistas y luego el propio cazador. Si los finalistas ganan, se llevan un bote común que se reparten entre ellos.  Lo que me atrapa de este programa es la variedad de temas que se abordan, de cultura general, arte, deportes o matemáticas, y una buena proporción de preguntas que tienen que ver con España: Historia, geografía, gastronomía, folclore y personajes notables de aquel país.  Una forma muy original de estar reforzando el conocimiento del propio suelo y el amor por sus tradiciones. Quiero recordar en México un par de programas similares: El Doctor IQ que se transmitía inicialmente por radio y en su última etapa por televisión, y El premio de los 64 000 pesos.  Programas que demandaban un nivel de preparación de sus concursantes, llegando a registrarse casos notables. Quizás haya habido algún otro programa que escapa a mi memoria. Durante muchos años dejé de ver televisión, dada la demanda académica o laboral de mi carrera. En la actualidad, soy sincera, de los programas de concurso mexicanos no he visto más que los comerciales, y me resultan, en lo personal, carentes de interés. Da la impresión de que son movidos por un paternalismo absurdo que cuida de “no maltratar” a los concursantes con preguntas difíciles que pudieran ponerlos en evidencia. Empata con esos afanes gubernamentales de tratar con ternura a los alumnos de los distintos niveles, no exigirles exámenes de admisión, no reprobar a ninguno y minimizar los requisitos para la titulación y el trámite de la cédula profesional.  A mí francamente me atemoriza caer en manos de un profesional proveniente de ese sistema apapachador, que no haya aprendido por competencias, cuyo desempeño profesional sea muy pobre. Hablando de conocimiento de nuestro propio país, dudo que la totalidad de alumnos de secundaria sepan cuántas entidades federativas hay en él, cuántas lenguas se hablan en las distintas regiones, o qué fiestas se celebran en las mismas. Es muy común gozar de un día festivo sin cuestionarse qué se está celebrando, o confundir las fechas de la Batalla de Puebla con las del  inicio de la Revolución Mexicana.  

Te puede interesar:

Patrones de consumo de los más jóvenes

Un pueblo que no conoce su patrimonio no está en condiciones de sentirse orgulloso de él ni de luchar por defenderlo. El amor patrio no brota en estas circunstancias, como por generación espontánea.  Tampoco lo hace cuando el conocimiento intenta inyectarse en los alumnos en forma obligatoria y fría, sin poner en hacerlo la pasión  por la historia que se ha ido tejiendo a lo largo de 500 años.  Si no exaltamos  la bravura de nuestros pueblos originarios o no destacamos el valor con que los criollos y mestizos  lucharon por consolidarnos como nación, en la gesta independentista, el amor patrio no florece. En nuestro sistema educativo falta abordar a los grandes personajes como lo que son, no superhéroes con poderes extraordinarios, sino individuos de carne y hueso que entregaron todo por una causa común, superior a sus propias vidas individuales, hasta conseguirlo. Sería fabuloso que la UNAM o el Politécnico, o la Secretaría de Cultura, a través de sus canales televisivos, se diera a la tarea de organizar programas de este tipo, a través de los cuales aprender sobre México resulte un reto interesante, tanto para los concursantes en turno, como para los espectadores en casa. Programas que nos refresquen conceptos académicos que se han empolvado; que fomenten el conocimiento y el amor por lo propio. En el proceso de aprendizaje son las elevadas metas las que llevan al desarrollo de capacidades. Para una educación cívica de calidad, es necesario  que el sistema procure el desarrollo de los ciudadanos sin falsos gestos de compasión. Nadie puede conocer su propio alcance si no es frente a un desafío que se antoje inalcanzable; es entonces cuando un individuo saca la garra y demuestra para sí mismo y para el mundo, de lo que es capaz. Fomentar lo propio, dar a conocer aquellos elementos que nos han formado como nación, brindarles el debido reconocimiento.  Esa es la forma de aumentar el amor patrio y la voluntad para trabajar por el bien de todos.  Espero que llegue el día en que decida dejar de ver “El cazador” para dedicar ese tiempo a seguir un concurso mexicano que me atrape, me ilustre y me ayude a amar más lo nuestro." ["post_title"]=> string(10) "Lo nuestro" ["post_excerpt"]=> string(138) "En nuestro sistema educativo, falta abordar a los grandes personajes como lo que son, no superhéroes, sino individuos de carne y hueso. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(10) "lo-nuestro" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2023-02-07 12:42:58" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2023-02-07 17:42:58" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=88622" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#18723 (24) { ["ID"]=> int(87877) ["post_author"]=> string(3) "194" ["post_date"]=> string(19) "2023-01-18 10:33:47" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2023-01-18 15:33:47" ["post_content"]=> string(4511) "En este 2023, se conmemora el treintavo aniversario de una pequeña joyita del cine noventero: Indecent Proposal. Dirigida por el inglés Adrian Lyne y basada en la novela homónima de Jack Engelhard, la película fue un rotundo éxito de taquilla que dividió opiniones en la crítica especializada. Filmada con esa muy conocida estética publicitaria y videoclipera que brotaba naturalmente de su director (Flashdance, Fatal Attraction y Nine and a Half Weeks), esta cinta de espinoso contenido sacudió la conciencia del espectador, generando uno de los más agudos debates éticos que se han presentado en Hollywood: ¿te acostarías con alguien a cambio de un millón de dólares? Con un guion que mezcla poder y sexo, Indecent Proposal pudo suscitar lecturas engañosas, ya que parte de la prensa cinéfila se empeñó en mandarle al público un mensaje erróneo, llamándola “burda” y “superficial”. Aclaremos que es, ante todo, un filme que denuncia a una sociedad movida por el dinero; por eso mismo su fuerza argumental, que por varios momentos la tiene, reside en tratar con eficacia el tema de la dignidad, además de enfrentar el valor de la fidelidad matrimonial contra ese anhelo capitalista de aprovechar lo que está al alcance de la mano.  Ambientada en el bello estado de California, la cinta es protagonizada por un trío de primer nivel actoral, encabezado por el legendario Robert Redford (Butch Cassidy and the Sundance Kid, The Great Gatsby), seguido por una Demi Moore en el cenit de su carrera profesional, y terminando con Woody Harrelson, que venía de la exitosa serie Cheers, para luego irse a interpretar el papel de su vida:Mickey Knox en Natural Born Killers de Oliver Stone. ​​ La premisa de Indecent Proposal para nada es complicada: un joven matrimonio, enamorado hasta los tuétanos, atraviesa apuros económicos y decide acudir a un casino en Las Vegas para probar suerte y así saldar sus terribles deudas. Al principio consiguen ganar bastante dinero. Entonces dueños de la flor seca del deseo casi cumplido, minutos después olvidan por un momento los pesares que los agobian mientras se restriegan de gusto con un montón de billetes en la cama, abandonándose a un buen coito entre arrugados dólares. Gobernados por una dichosa ilusión, horas más tarde los esposos deciden regresar al casino y pierden todo lo ganado anteriormente. Es ahí donde aparece el multimillonario John Gage, interpretado por Redford, que siendo ya un esclavo de la belleza de Demi Moore, encaprichado le ofrece al marido la friolera de un millón de dólares para pasar una noche colmada de actividad amatoria con su mujer. La pareja en un principio se ofende, ya que saciar las ansias eróticas de un magnate no estaba en sus planes; pero, después de valorarlo, finalmente aceptan el ofrecimiento.  La película sobre la propuesta del millón de dólares excitó tanto la imaginación de los norteamericanos que tuvo una recaudación en taquilla de 106 millones en menos de tres meses. Lo que a algunos les pareció un script muy trivial, a otros les resultó una de las premisas más frescas y de más arrojo que se llevaron a la pantalla grande a finales del siglo pasado.  " ["post_title"]=> string(24) "Una Propuesta Indecorosa" ["post_excerpt"]=> string(148) "La “propuesta indecorosa” encendió tanto la imaginación de los norteamericanos que recaudó en taquilla 106 millones en menos de tres meses. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(24) "una-propuesta-indecorosa" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2023-01-19 01:33:10" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2023-01-19 06:33:10" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=87877" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18692 (24) { ["ID"]=> int(88622) ["post_author"]=> string(2) "77" ["post_date"]=> string(19) "2023-02-07 12:17:03" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2023-02-07 17:17:03" ["post_content"]=> string(5917) "De entrada, debo confesar que soy adicta a un programa televisivo  que procuro ver tarde con tarde. No me genera pudor reconocer que no es mexicano sino español. Se intitula “El cazador”.  Cada edición se lleva a cabo en varios segmentos; diariamente participan cuatro jugadores que se enfrentan, inicialmente a preguntas del sistema, para pasar luego a una fase de enfrentamiento con el cazador o cazadora, donde deberán acertar a preguntas de opción múltiple. Los cinco cazadores son personajes que han ganado de forma extraordinaria  concursos similares, así que tienen un nivel muy elevado de conocimiento. Hecha la pregunta responde el concursante, responde el cazador y finalmente el sistema señala la respuesta correcta, que puede coincidir o no con las respuestas de los otros dos.  De esta manera avanzan casillas para alcanzar una suma de dinero fijada de inicio por el cazador. De no ser cazados, los concursantes pasan a la siguiente fase para volver a enfrentarse al cuestionario del sistema, primero el grupo de finalistas y luego el propio cazador. Si los finalistas ganan, se llevan un bote común que se reparten entre ellos.  Lo que me atrapa de este programa es la variedad de temas que se abordan, de cultura general, arte, deportes o matemáticas, y una buena proporción de preguntas que tienen que ver con España: Historia, geografía, gastronomía, folclore y personajes notables de aquel país.  Una forma muy original de estar reforzando el conocimiento del propio suelo y el amor por sus tradiciones. Quiero recordar en México un par de programas similares: El Doctor IQ que se transmitía inicialmente por radio y en su última etapa por televisión, y El premio de los 64 000 pesos.  Programas que demandaban un nivel de preparación de sus concursantes, llegando a registrarse casos notables. Quizás haya habido algún otro programa que escapa a mi memoria. Durante muchos años dejé de ver televisión, dada la demanda académica o laboral de mi carrera. En la actualidad, soy sincera, de los programas de concurso mexicanos no he visto más que los comerciales, y me resultan, en lo personal, carentes de interés. Da la impresión de que son movidos por un paternalismo absurdo que cuida de “no maltratar” a los concursantes con preguntas difíciles que pudieran ponerlos en evidencia. Empata con esos afanes gubernamentales de tratar con ternura a los alumnos de los distintos niveles, no exigirles exámenes de admisión, no reprobar a ninguno y minimizar los requisitos para la titulación y el trámite de la cédula profesional.  A mí francamente me atemoriza caer en manos de un profesional proveniente de ese sistema apapachador, que no haya aprendido por competencias, cuyo desempeño profesional sea muy pobre. Hablando de conocimiento de nuestro propio país, dudo que la totalidad de alumnos de secundaria sepan cuántas entidades federativas hay en él, cuántas lenguas se hablan en las distintas regiones, o qué fiestas se celebran en las mismas. Es muy común gozar de un día festivo sin cuestionarse qué se está celebrando, o confundir las fechas de la Batalla de Puebla con las del  inicio de la Revolución Mexicana.  

Te puede interesar:

Patrones de consumo de los más jóvenes

Un pueblo que no conoce su patrimonio no está en condiciones de sentirse orgulloso de él ni de luchar por defenderlo. El amor patrio no brota en estas circunstancias, como por generación espontánea.  Tampoco lo hace cuando el conocimiento intenta inyectarse en los alumnos en forma obligatoria y fría, sin poner en hacerlo la pasión  por la historia que se ha ido tejiendo a lo largo de 500 años.  Si no exaltamos  la bravura de nuestros pueblos originarios o no destacamos el valor con que los criollos y mestizos  lucharon por consolidarnos como nación, en la gesta independentista, el amor patrio no florece. En nuestro sistema educativo falta abordar a los grandes personajes como lo que son, no superhéroes con poderes extraordinarios, sino individuos de carne y hueso que entregaron todo por una causa común, superior a sus propias vidas individuales, hasta conseguirlo. Sería fabuloso que la UNAM o el Politécnico, o la Secretaría de Cultura, a través de sus canales televisivos, se diera a la tarea de organizar programas de este tipo, a través de los cuales aprender sobre México resulte un reto interesante, tanto para los concursantes en turno, como para los espectadores en casa. Programas que nos refresquen conceptos académicos que se han empolvado; que fomenten el conocimiento y el amor por lo propio. En el proceso de aprendizaje son las elevadas metas las que llevan al desarrollo de capacidades. Para una educación cívica de calidad, es necesario  que el sistema procure el desarrollo de los ciudadanos sin falsos gestos de compasión. Nadie puede conocer su propio alcance si no es frente a un desafío que se antoje inalcanzable; es entonces cuando un individuo saca la garra y demuestra para sí mismo y para el mundo, de lo que es capaz. Fomentar lo propio, dar a conocer aquellos elementos que nos han formado como nación, brindarles el debido reconocimiento.  Esa es la forma de aumentar el amor patrio y la voluntad para trabajar por el bien de todos.  Espero que llegue el día en que decida dejar de ver “El cazador” para dedicar ese tiempo a seguir un concurso mexicano que me atrape, me ilustre y me ayude a amar más lo nuestro." ["post_title"]=> string(10) "Lo nuestro" ["post_excerpt"]=> string(138) "En nuestro sistema educativo, falta abordar a los grandes personajes como lo que son, no superhéroes, sino individuos de carne y hueso. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(10) "lo-nuestro" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2023-02-07 12:42:58" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2023-02-07 17:42:58" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=88622" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(15) ["max_num_pages"]=> float(8) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "22528ea835865e01d9251bc29d8a6c22" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["allow_query_attachment_by_filename":protected]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
concurso de conocimiento de television

Lo nuestro

En nuestro sistema educativo, falta abordar a los grandes personajes como lo que son, no superhéroes, sino individuos de carne y hueso.

febrero 7, 2023
Una Propuesta Indecorosa

Una Propuesta Indecorosa

La “propuesta indecorosa” encendió tanto la imaginación de los norteamericanos que recaudó en taquilla 106 millones en menos de tres meses.

enero 18, 2023




Más de categoría
concurso de conocimiento de television

Lo nuestro

En nuestro sistema educativo, falta abordar a los grandes personajes como lo que son, no superhéroes, sino individuos de...

febrero 7, 2023
CARTAS A TORA

CARTAS A TORA 299

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Diario le escribe...

febrero 3, 2023
el amante

El abrazo del amante

Sólo espero el abrazo del amante.  Cálido y suave, reconfortante.  La sutil invitación,  para que me recueste y descanse. ...

febrero 2, 2023
CARTAS A TORA 298

CARTAS A TORA 298

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Diario le escribe...

enero 27, 2023