Cuento para Cecilia (fragmento) |

Es una mañana de abril de 1959. Corre un viento fresco por la gran ciudad blanca. El río que la cruza da un aspecto imperceptible de nostalgia. Hacia el vehículo que espera a las puertas del hotel,...

9 de septiembre, 2020

Es una mañana de abril de 1959.

Corre un viento fresco por la gran ciudad blanca.

El río que la cruza

da un aspecto imperceptible de nostalgia.

Hacia el vehículo que espera

a las puertas del hotel,




se encaminan silenciosos

un niño, su hermana mayor y sus abuelos.

Conforme el vehículo enfila hacia su destino,

el niño, que va sentado adelante,

no se atreve a decir nada, ni a pedir nada.

Sabe que no le han dicho la verdad.

que sin importar lo que sienta,

cuando lleguen al internado,

tendrá que quedarse ahí

(no imagina por cuánto).

Quiere pedir a gritos, y llorando, que no lo dejen.

Pero con una dignidad desconocida,

le contiene una fuerza interior

que hasta entonces descubre.

A su paso, transcurre la ciudad

con sus monumentos impresionantes.

A su vista se extiende un enorme campo

lleno de cruces blancas…

El auto continúa 

y se adentra, finalmente, por una carretera

que atraviesa los campos de Virginia.

Nadie habla en el automóvil.

Se respira un ambiente pesado.

Menos de una hora después de haber salido,

aparece a su izquierda,

un inmenso edifico de ladrillos rojos,

con muchas ventanas.

Sobre un campo rectangular 

que mira hacia la carretera,

se aprecia un viejo cañón verde olivo

que revela, de inmediato,

que se trata de un colegio militar.

Toman por la vereda de acceso

que pasa junto a un río histórico

donde se libraron cruentas batallas 

hace casi un siglo.

Llegan a la puerta principal.

A la derecha, se yergue la “casa de visitas”,

una mansión sureña, que aloja a padres 

de los internos, y a exalumnos, 

que vienen a encontrar sus fantasmas.

Es poco después del mediodía.

El cielo está grisáceo.

El viento ha dejado de correr.

El chofer saca de la cajuela el equipaje del pequeño.

(signo inequívoco de que viene a quedarse).

Conforme vuelve a cerrar el maletero, 

su sonido compacto y seco, produce un vuelco

en el corazón del sobresaltado niño.

La promesa de la noche anterior,

de los días antes del viaje,

ha sido un engaño: “si no te gusta, nos regresamos todos”…

Al entrar al edificio (marcadamente oscuro, en contraste con el número de ventanas que se aprecian en sus fachadas), lo recibe el oficial comandante.

El niño no lo entiende. No habla una palabra de inglés.

Un interno, poco mayor que él, le pide en español, que lo acompañe a conocer las instalaciones.

Sus abuelos y su hermana, parecen quedarse en la oficina, “conversando”, mientras el regresa…

El chico que lo guía, dados unos pocos pasos del recorrido, le advierte que mejor corra de regreso a la oficina, si no quiere perder su última oportunidad de irse de ahí.

De otro modo, ya no tendrá remedio.

Cuando llega a la oficina a encontrarse con “los suyos”, ya se han ido, sin siquiera despedirse de él.

Es el 6 de abril de 1959.

En menos de una semana, habrá dejado de ser el niño ingenuo que llegó.

Después de esa tarde, más pronto de lo que imagina, será condenado a quedarse  ahí  para siempre.

Solamente el amor de Cecilia, que todavía no llega a la tierra, (y que venía huyendo junto con él, desde otra dimensión), podrá rescatarlo, muchos años después.

Mientras tanto, su infancia perdida, seguirá siendo un fantasma errante, entre los muros de ese viejo edificio.

    _____________________________

Acapulco, verano de 1993

[email protected]

Nazismo

¿Alemanes sabían del Holocausto? Documental muestra esta premisa

Una mayoría de alemanes sabía que el Holocausto estaba siendo perpetrado durante la Segunda Guerra Mundial, destacaron este jueves (03.09.2020) los productores...

·

Las series y películas que no hay que ver

“El tiempo es la cosa más valiosa que una persona puede gastar”.  –Theophrastus  En esta ocasión, quiero hablarles de las series o...

·




Más de categoría
Palacio de Bellas Artes

Palacio de Bellas Artes cumple 86 años

En el Centro Histórico de la CDMX, en plena Alameda Central, se yergue majestuoso unos de los edificios más...

·
Mafalda

'Mafalda', a 56 años de su nacimiento

Mafalda sigue siendo una especie de conciencia latinoamericana, que porfiadamente pone el dedo en la llaga desde hace más...

·

Albert Speer y su Ley de Ruinas

Yo no lo sé de cierto –decía Sabines– pero creo que hay que reflexionar un poquito sobre la idea...

·

Las mentiras con las que nos engañamos. Una reseña de la película The Devil All the Time

Lo más importante que debe contener una buena trama de thriller es, sin lugar a dudas, motivaciones perversas que...

·