Cuento para Cecilia (fragmento) |

Es una mañana de abril de 1959. Corre un viento fresco por la gran ciudad blanca. El río que la cruza da un aspecto imperceptible de nostalgia. Hacia el vehículo que espera a las puertas del hotel,...

9 de septiembre, 2020

Es una mañana de abril de 1959.

Corre un viento fresco por la gran ciudad blanca.

El río que la cruza

da un aspecto imperceptible de nostalgia.

Hacia el vehículo que espera

a las puertas del hotel,




se encaminan silenciosos

un niño, su hermana mayor y sus abuelos.

Conforme el vehículo enfila hacia su destino,

el niño, que va sentado adelante,

no se atreve a decir nada, ni a pedir nada.

Sabe que no le han dicho la verdad.

que sin importar lo que sienta,

cuando lleguen al internado,

tendrá que quedarse ahí

(no imagina por cuánto).

Quiere pedir a gritos, y llorando, que no lo dejen.

Pero con una dignidad desconocida,

le contiene una fuerza interior

que hasta entonces descubre.

A su paso, transcurre la ciudad

con sus monumentos impresionantes.

A su vista se extiende un enorme campo

lleno de cruces blancas…

El auto continúa 

y se adentra, finalmente, por una carretera

que atraviesa los campos de Virginia.

Nadie habla en el automóvil.

Se respira un ambiente pesado.

Menos de una hora después de haber salido,

aparece a su izquierda,

un inmenso edifico de ladrillos rojos,

con muchas ventanas.

Sobre un campo rectangular 

que mira hacia la carretera,

se aprecia un viejo cañón verde olivo

que revela, de inmediato,

que se trata de un colegio militar.

Toman por la vereda de acceso

que pasa junto a un río histórico

donde se libraron cruentas batallas 

hace casi un siglo.

Llegan a la puerta principal.

A la derecha, se yergue la “casa de visitas”,

una mansión sureña, que aloja a padres 

de los internos, y a exalumnos, 

que vienen a encontrar sus fantasmas.

Es poco después del mediodía.

El cielo está grisáceo.

El viento ha dejado de correr.

El chofer saca de la cajuela el equipaje del pequeño.

(signo inequívoco de que viene a quedarse).

Conforme vuelve a cerrar el maletero, 

su sonido compacto y seco, produce un vuelco

en el corazón del sobresaltado niño.

La promesa de la noche anterior,

de los días antes del viaje,

ha sido un engaño: “si no te gusta, nos regresamos todos”…

Al entrar al edificio (marcadamente oscuro, en contraste con el número de ventanas que se aprecian en sus fachadas), lo recibe el oficial comandante.

El niño no lo entiende. No habla una palabra de inglés.

Un interno, poco mayor que él, le pide en español, que lo acompañe a conocer las instalaciones.

Sus abuelos y su hermana, parecen quedarse en la oficina, “conversando”, mientras el regresa…

El chico que lo guía, dados unos pocos pasos del recorrido, le advierte que mejor corra de regreso a la oficina, si no quiere perder su última oportunidad de irse de ahí.

De otro modo, ya no tendrá remedio.

Cuando llega a la oficina a encontrarse con “los suyos”, ya se han ido, sin siquiera despedirse de él.

Es el 6 de abril de 1959.

En menos de una semana, habrá dejado de ser el niño ingenuo que llegó.

Después de esa tarde, más pronto de lo que imagina, será condenado a quedarse  ahí  para siempre.

Solamente el amor de Cecilia, que todavía no llega a la tierra, (y que venía huyendo junto con él, desde otra dimensión), podrá rescatarlo, muchos años después.

Mientras tanto, su infancia perdida, seguirá siendo un fantasma errante, entre los muros de ese viejo edificio.

    _____________________________

Acapulco, verano de 1993

[email protected]

Comentarios

Las enmiendas a la Carta Magna

Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos Colección Archivo Casasola (1945) Fuente: Fototeca Nacional.  Este 5 febrero se conmemora el 104 Aniversario...

febrero 5, 2021
Los Olvidos

Los Olvidos | Parte 25

Tan pronto como terminé de leer estas palabras de Matilda Claymon, las releí una y otra vez más, cada vez con mayor...

febrero 17, 2021




Más de categoría

CARTAS A TORA 215

Querida Tora: ¿Te acuerdas de la señora que tiene un perro muy cursi? Pues volvieron a ser protagonistas de...

marzo 5, 2021

Día del Patrimonio de Nuevo León se vivirá desde casa de manera virtual

La celebración anual de la edición del Día del Patrimonio de Nuevo León, será una fiesta cultural diferente ya...

marzo 4, 2021
guillermo-prieto-pradillo

Un gran poeta y político

Guillermo Prieto Pradillo nació el 10 de febrero de 1818 en la Ciudad de México, y falleció en Tacubaya el 2 de marzo...

marzo 3, 2021
Los Olvidos

LA CASA DE  LOS OLVIDOS | PARTE 26

   Julio Chavezmontes   ___________________________________ Después de haber leído las dos últimas entradas del diario de Matilda Claymon (la de...

marzo 3, 2021