Cine argentino y el gran Messi

Dueño de una corta obra fílmica, a principios de este siglo la fama del director Juan José Campanella, oriundo de Buenos Aires, había quedado marcada mundialmente con esa joya cinematográfica que es El hijo de la novia; la cual, ocho años después, en una hazaña digna de ser...

15 de diciembre, 2022

Dueño de una corta obra fílmica, a principios de este siglo la fama del director Juan José Campanella, oriundo de Buenos Aires, había quedado marcada mundialmente con esa joya cinematográfica que es El hijo de la novia; la cual, ocho años después, en una hazaña digna de ser destacada quedó eclipsada por su soberbia El secreto de sus ojos, que le entregó el Oscar a mejor película extranjera.

Basada en La pregunta de sus ojos del también argentino Eduardo Sacheri, ganador del premio literario Alfaguara en 2016la cinta nos cuenta casi la misma historia que la novela: el ex empleado de juzgados  Benjamín Esposito decide escribir un libro sobre un crimen que se cometió más de 20 años atrás. 

Los cambios más significativos en dicha adaptación son: un romance que es más conmovedor en la pantalla grande, algunos nombres y los destinos finales de sus personajes. Además de que se incluye el tema futbolístico, tan poderoso y gozado en América Latina. 

Sacheri, quien también escribió el guion del filme, ha declarado a la prensa que su historia habla del castigo y la justicia cuestionable en nuestro continente donde la impunidad es cosa de cada día. Los tres protagonistas son Soledad Villamil, Guillermo Francella y el extraordinario intérprete Ricardo Darín (Nueve Reinas, Sammy y yo, El hijo de la novia, Luna de Avellaneda, XXY y Relatos Salvajes), cuyo enorme talento se ha ido destacando a lo largo de cinco décadas sobre los escenarios y los sets fílmicos.  

Hoy, trece años después, justo a finales de 2022, Darín se encuentra otra vez en boca de todo el ambiente cinematográfico mundial, ya que su más reciente trabajo Argentina 1985, el cual ya le entregó el distinguido Premio Coral de la Habana, y que es protagonizada también por la joven promesa porteña Juan Pedro Lanzani, y dirigida por Santiago Mitre; recién ha sido nominada para los Globos de Oro, como mejor película extranjera. 

Inspirada en hechos reales, la película aborda con eficacia el épico juicio en contra de la dictadura militar argentina, a mediados de la década de los ochenta. Todas las actuaciones son gloriosas y el guión, que habla sobre un grupo de abogados que lucha en contra del poder, atreviéndose contra todo pronóstico y bajo amenazas constantes,  a derrocar a varios y perversos miembros de su ejército nacional, fluye con mucho dinamismo durante los 140 minutos que tiene de duración. 

Así, pues, se ve otro Oscar en el mes de febrero para los argentinos. Así como, también, este próximo domingo se ve otra Copa del Mundo para ellos igual. 

Lionel Messi, a sus treinta y cinco años de edad, está jugando mejor que nunca; es un verdadero deleite verlo en la cancha, repartiendo el juego y sacando, como un verdadero mago de su sombrero, genialidades que lo hacen el jugador más importante de nuestra época. 

Algo que me gustaría recomendar en estas fechas, en estos días, es que, desde la comodidad del hogar, celebren el fútbol y el cine de Argentina, ya que son dos actividades en las que realmente están destacando. Y a cualquier que no esté de acuerdo con lo que menciono, me atrevería a decirle: : 

“¿Qué mirás Bobo? Andá pa´ allá

Comentarios


object(WP_Query)#18807 (52) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(86800) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "12-01-2023" ["before"]=> string(10) "09-02-2023" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(66) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(86800) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "12-01-2023" ["before"]=> string(10) "09-02-2023" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["update_menu_item_cache"]=> bool(false) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18811 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18809 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18810 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "12-01-2023" ["before"]=> string(10) "09-02-2023" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2023-01-12 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2023-02-09 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (86800) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18808 (24) { ["ID"]=> int(87991) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2023-01-20 10:35:02" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2023-01-20 15:35:02" ["post_content"]=> string(4943) "Querida Tora: No sabes la que se armó el otro día en la vecindad. Y fue por una cosa muy personal, muy privada, pero que una de las protagonistas empezó a propagar a gritos un domingo a mediodía, cuando el patio estaba lleno de gente (yo creo que calculó muy bien el día y la hora, para ver si conseguía apoyo de algunos vecinos). Pero ahorita vas a ver lo que pasó. En el 10 hay unos vecinos nuevos, un matrimonio joven que tiene un niño de meses, que se han hecho muy populares en la vecindad, precisamente porque el bebé está bonito y es muy simpático, y todos lo quieren ver y hacerle gracias para que se ría. Pues en eso estaban los vecinos, cuando entró una muchacha bastante guapa (más que guapa, era lo que aquí llaman “muy buena”) y se lanzó sobre el papá del bebé diciendo “Mi amor”, “Tesoro mío”, “¡Por fin te encontré!”, y le echó los brazos al cuello y lo besó en la boca como besan en las películas porno las artistas (según me han contado, porque a mi no me consta). Imagínate el desconcierto de todos; pero, sobre todo, el de la esposa, que no sabía qué hacer ni qué decir. Pero al cabo de un rato, le jaló el cabello a la mujer para separarla del muchacho y la increpó de fea forma. Pero ella le dio una bofetada que sonó a estampido de llanta que truena, y dijo que venía “por el amor de su vida”. Enseguida se armó un argüende tremendo, en el que todo el mundo hablaba y nadie se entendía. Al fin, sonó un estampido (de verdad, un estampido de pistola, aunque fuera de chinampinas), que logró el silencio. Y el portero se plantó en el centro del tumulto y exigió a la muchacha que se explicara. La chica dijo que ella y el chavo habían sido novios desde la primaria, pero tres años antes ella lo había dejado porque le habían ofrecido un mejor puesto de trabajo fuera de la ciudad; y para aceptarlo tuvo que romper con él. Y que se había ido con el corazón destrozado. Pero el trabajo ya se había acabado (nunca explicó qué clase de trabajo era), y ahora volvía por su verdadero amor. Esto arrancó suspiros y grititos de muchas de las viejas de la vecindad, sobre todo de las más afectas a las telenovelas. Pero hubo muchas que dijeron que eso no era justo, que ya había perdido su oportunidad. La del 10 protestó, diciendo que ella tenía un hijo del chavo, que ya habían armado su vida, que estaban contentos y que se querían. La que regresó del misterioso trabajo dijo que ella tenía derechos de antigüedad, que había cometido un error al dejarlo, pero que quería rehacer su vida y ser feliz; y que estaba dispuesta a luchar por conseguirlo. Entonces, el chavo le dijo que la había querido mucho, pero que eso ya pertenecía al pasado; que quería a su esposa y a su hijo, y le pidió que lo dejara seguir su vida, ahora que ya había alcanzado la paz. Pero la muchacha le dijo que a quien amaba era a ella, que la esposa era un error sin importancia; y el bebé, un obstáculo que un hospicio podía resolver. ¡Y que se quita la blusa! Esta vez, el griterío fue de los “caballeros”, que lo menos que hicieron  fue decir al del 10 que la chava estaba mejor que su esposa, que dejara a ésta o que se que se quedara con las dos, que es lo que hacen los hombres de verdad. Entonces, él pidió que se callaran; y cuando lo logró, apoyado por las pistolas de los guaruras (que aunque de chinampinas, son impresionantes) le puso la blusa a su ex y la condujo a la calle. Luego, pidió al portero que cerraran las puertas de la vecindad. Y la muchacha esa se quedó en la calle, gritando y exigiendo que le devolvieran a su verdadero amor, hasta que se quedó dormida en la banqueta. Y esa misma noche, los chavos del 10 y su bebé abandonaron la vecindad con destino desconocido, para evitar otros incidentes como el de ese día. Yo les doy la razón: es mejor cortar por lo sano. Porque la ex volvió a ir, pero nadie supo decirle a dónde se habían ido los chavos. Quién sabe lo que sería de ella. Me quedé un poco triste al comprobar que, a veces, la gente toma  decisiones que las perjudican. Pero más triste es ver que algunas quieren hacer su voluntad, pasando por encima de los demás y atropellando principios universales. ¿O será que ellas no tienen principios? Te lo dejo para que lo pienses. Te quiere Cocatú

Te puede gustar:

Cartas a Tora 296

" ["post_title"]=> string(17) "CARTAS A TORA 297" ["post_excerpt"]=> string(172) "Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Diario le escribe cartas a Tora, su amada, quien lo espera en una galaxia no muy lejana " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-297" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2023-01-20 10:43:43" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2023-01-20 15:43:43" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=87991" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#18773 (24) { ["ID"]=> int(87778) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2023-01-16 10:58:24" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2023-01-16 15:58:24" ["post_content"]=> string(5540) "Querida Tora: Te voy a contar algo muy gracioso que sucedió el otro día. Bueno, gracioso para mi, aunque no tanto para las personas a quienes les ocurrió. Y que creo que, con el pasar de los días, también ya han de haber visto la gracia, después del mal rato que pasaron (ni tan malo, la verdad, pero les gusta hacer montañas de todos los granitos que se encuentran). Resulta que los vecinos se volvieron a acordar de todas las obras que están pendientes en la vecindad (los baños, los lavaderos, las escaleras, lo de siempre), y empezaron a correr rumores por todos los rincones. El portero (siempre el portero. No sé por qué, pero tiene que aparecer en todo) quiso acallarlos, y se le ocurrió organizar una función de cine para un sábado en la noche. La gente se entusiasmó; y más porque les iba a pasar una película vieja, de esas de las que el cine mexicano siempre ha estado muy orgulloso porque hacen llorar mucho. Todos se apuntaron para asistir, y media hora antes de la función ya estaba el patio abarrotado; y hasta la gente de la azotea se había acomodado para ver la película. El señor del 37, ese que es tan bravero, llegó con su mujer, creyendo que le hacía un favor. Pero la señora sufría un dolor de cabeza que la tenía medio atontada, y se sentó junto a él sin apenas saludar a las vecinas; y en cuanto empezó la película se le acostó en el hombro, con la intención de dormirse. No lo logró del todo, porque el señor se levantó como a la media hora para ir al baño (pero tenía que ir hasta su vivienda, por lo que tardó bastante. Te digo esto para que comprendas mejor lo que pasó). La señora intentó ver la película, pero apenas podía abrir los ojos, y no veía la hora de que el marido volviera. Pero el que llegó fue el señor del 48 (tarde, como de costumbre), y al ver asiento vacío, se sentó en él. Ella sintió que había alguien, e inmediatamente se recargó en su hombro y empezó a roncar. El del 48 intentó quitársela, pero no podía; por más que la empujaba, ella volvía a apoyarse en su hombro. Por fin la dejó estar, aunque algo incómodo, y se dispuso a ver la segunda mitad de la película. Y al cabo de un rato, regresó el marido. Vio a su mujer con la cabeza apoyada en el hombro del señor del 48, y empezó a gritar con su voz aguardentosa y estridente. Le dedicó todos los insultos que puedas imaginarte, y muchos más que yo nunca había oído. Luego se metió entre las filas de asombrados vecinos, tomó al del 48 por el cuello y lo levantó en vilo, diciendo que lo iba a tirar desde la azotea, para que aprendiera a no “mancillar la honra de los hombres honrados”. La función se detuvo, todos los espectadores se levantaron, alarmados, y el portero apareció al fondo, tratando de imponer el orden. Pero el del 37 no escuchaba ni las protestas de inocencia de su mujer ni las súplicas del pobre tipo del 48, que ya se veía desparramado por el piso del patio. La misma excitación de los espectadores impedía al del 37 avanzar, pues se vio rodeado por una masa humana que le impedía pasar, y que le decía que escuchara a los presuntos “culpables” antes de hacer algo de lo que podría arrepentirse. El del 37 contestó que el arrepentimiento era cosa de los pusilánimes (Yo no lo creía capaz de conocer una palabra tan poco común y más aún de pronunciarla, pero lo hizo), y que a los violadores se les debía aplicar “el castigo más ejemplar de todos”. A una indicación del portero, los guaruras los rodearon; pero él, sabedor de que las pistolas son de juguete, se las quitó y las rompió a mordidas (aunque sin tragarse los pedazos porque, según dijo después, el plástico le provocaba accesos de diarrea). En tantos dimes y diretes, ya había llegado a las escaleras, y hubiera cumplido su amenaza si no se lo impide… ¿quién dirás? ¡La Mocha! Esta señora (“Señorita”, como siempre se apresura a corregirnos) parece haberse convertido en el ángel guardián de la vecindad. En este caso, se le plantó delante al del 37 (Cosa que ni los vecinos, ni los guaruras, ni mucho menos el portero se habían atrevido a hacer), y le exigió que soltara al señor del 48 con una voz que hasta a mi me impresionó. El del 37 se la quedó mirando con furia; pero ella le sostuvo la mirada y le obligó a bajar los ojos y a soltar al pobre hombre. La Mocha le dijo que había sido un error, y el bravero ese dijo con  voz apenas audible “Perdón, señora” (Señorita, exigió ella), y se fue a sentar a su sitio, donde empezó a gritar “Cácaro. ¡Cácarooo!” y a incitar a la gente a sentarse. Su esposa le dijo que se iba a acostar a la vivienda, y el contestó “Que te alivies”. A los cinco minutos se reanudó la función, y los vecinos pudieron llorar a gusto durante la media hora que faltaba (menos el del 48, que prefirió tomarse unos sedantes e irse a dormir). Si quieres extraer una moraleja del incidente, es que hay que saber cómo hablar a la gente que está alterada por alguna emoción violenta. Parece muy sencillo, pero a ver quién es capaz de hacerlo. Te quiere Cocatú" ["post_title"]=> string(17) "Cartas a Tora 296" ["post_excerpt"]=> string(171) "Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Diario le escribe cartas a Tora, su amada, quien lo espera en una galaxia no muy lejana." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-296" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2023-01-19 02:07:27" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2023-01-19 07:07:27" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=87778" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18808 (24) { ["ID"]=> int(87991) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2023-01-20 10:35:02" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2023-01-20 15:35:02" ["post_content"]=> string(4943) "Querida Tora: No sabes la que se armó el otro día en la vecindad. Y fue por una cosa muy personal, muy privada, pero que una de las protagonistas empezó a propagar a gritos un domingo a mediodía, cuando el patio estaba lleno de gente (yo creo que calculó muy bien el día y la hora, para ver si conseguía apoyo de algunos vecinos). Pero ahorita vas a ver lo que pasó. En el 10 hay unos vecinos nuevos, un matrimonio joven que tiene un niño de meses, que se han hecho muy populares en la vecindad, precisamente porque el bebé está bonito y es muy simpático, y todos lo quieren ver y hacerle gracias para que se ría. Pues en eso estaban los vecinos, cuando entró una muchacha bastante guapa (más que guapa, era lo que aquí llaman “muy buena”) y se lanzó sobre el papá del bebé diciendo “Mi amor”, “Tesoro mío”, “¡Por fin te encontré!”, y le echó los brazos al cuello y lo besó en la boca como besan en las películas porno las artistas (según me han contado, porque a mi no me consta). Imagínate el desconcierto de todos; pero, sobre todo, el de la esposa, que no sabía qué hacer ni qué decir. Pero al cabo de un rato, le jaló el cabello a la mujer para separarla del muchacho y la increpó de fea forma. Pero ella le dio una bofetada que sonó a estampido de llanta que truena, y dijo que venía “por el amor de su vida”. Enseguida se armó un argüende tremendo, en el que todo el mundo hablaba y nadie se entendía. Al fin, sonó un estampido (de verdad, un estampido de pistola, aunque fuera de chinampinas), que logró el silencio. Y el portero se plantó en el centro del tumulto y exigió a la muchacha que se explicara. La chica dijo que ella y el chavo habían sido novios desde la primaria, pero tres años antes ella lo había dejado porque le habían ofrecido un mejor puesto de trabajo fuera de la ciudad; y para aceptarlo tuvo que romper con él. Y que se había ido con el corazón destrozado. Pero el trabajo ya se había acabado (nunca explicó qué clase de trabajo era), y ahora volvía por su verdadero amor. Esto arrancó suspiros y grititos de muchas de las viejas de la vecindad, sobre todo de las más afectas a las telenovelas. Pero hubo muchas que dijeron que eso no era justo, que ya había perdido su oportunidad. La del 10 protestó, diciendo que ella tenía un hijo del chavo, que ya habían armado su vida, que estaban contentos y que se querían. La que regresó del misterioso trabajo dijo que ella tenía derechos de antigüedad, que había cometido un error al dejarlo, pero que quería rehacer su vida y ser feliz; y que estaba dispuesta a luchar por conseguirlo. Entonces, el chavo le dijo que la había querido mucho, pero que eso ya pertenecía al pasado; que quería a su esposa y a su hijo, y le pidió que lo dejara seguir su vida, ahora que ya había alcanzado la paz. Pero la muchacha le dijo que a quien amaba era a ella, que la esposa era un error sin importancia; y el bebé, un obstáculo que un hospicio podía resolver. ¡Y que se quita la blusa! Esta vez, el griterío fue de los “caballeros”, que lo menos que hicieron  fue decir al del 10 que la chava estaba mejor que su esposa, que dejara a ésta o que se que se quedara con las dos, que es lo que hacen los hombres de verdad. Entonces, él pidió que se callaran; y cuando lo logró, apoyado por las pistolas de los guaruras (que aunque de chinampinas, son impresionantes) le puso la blusa a su ex y la condujo a la calle. Luego, pidió al portero que cerraran las puertas de la vecindad. Y la muchacha esa se quedó en la calle, gritando y exigiendo que le devolvieran a su verdadero amor, hasta que se quedó dormida en la banqueta. Y esa misma noche, los chavos del 10 y su bebé abandonaron la vecindad con destino desconocido, para evitar otros incidentes como el de ese día. Yo les doy la razón: es mejor cortar por lo sano. Porque la ex volvió a ir, pero nadie supo decirle a dónde se habían ido los chavos. Quién sabe lo que sería de ella. Me quedé un poco triste al comprobar que, a veces, la gente toma  decisiones que las perjudican. Pero más triste es ver que algunas quieren hacer su voluntad, pasando por encima de los demás y atropellando principios universales. ¿O será que ellas no tienen principios? Te lo dejo para que lo pienses. Te quiere Cocatú

Te puede gustar:

Cartas a Tora 296

" ["post_title"]=> string(17) "CARTAS A TORA 297" ["post_excerpt"]=> string(172) "Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Diario le escribe cartas a Tora, su amada, quien lo espera en una galaxia no muy lejana " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-297" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2023-01-20 10:43:43" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2023-01-20 15:43:43" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=87991" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(15) ["max_num_pages"]=> float(8) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "cddaaae4f617bc33a044b6bda4e26ce0" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["allow_query_attachment_by_filename":protected]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
CARTAS A TORA 297

CARTAS A TORA 297

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Diario le escribe cartas a Tora,...

enero 20, 2023
CARTAS A TORA 297

Cartas a Tora 296

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Diario le escribe cartas a Tora,...

enero 16, 2023




Más de categoría
concurso de conocimiento de television

Lo nuestro

En nuestro sistema educativo, falta abordar a los grandes personajes como lo que son, no superhéroes, sino individuos de...

febrero 7, 2023
CARTAS A TORA

CARTAS A TORA 299

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Diario le escribe...

febrero 3, 2023
el amante

El abrazo del amante

Sólo espero el abrazo del amante.  Cálido y suave, reconfortante.  La sutil invitación,  para que me recueste y descanse. ...

febrero 2, 2023
CARTAS A TORA 298

CARTAS A TORA 298

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Diario le escribe...

enero 27, 2023