Cartas a Tora XXIX

Querida Tora… Querida Tora:          ¿Qué crees? Taparon el hoyo del patio. Ya se puede pasar como al principio. Nadie lo podíamos creer. Un día llegaron como treinta trabajadores, y se pusieron a llenar el hoyo con todo...

16 de marzo, 2017

Querida Tora…

Querida Tora:

         ¿Qué crees? Taparon el hoyo del patio. Ya se puede pasar como al principio. Nadie lo podíamos creer. Un día llegaron como treinta trabajadores, y se pusieron a llenar el hoyo con todo lo que encontraron; hasta la tierra de las macetas le echaron (con todo y plantas, para terminar más pronto). La del 2 estaba negra de coraje, pero luego dijo que por el bien de la vecindad sacrificaba sus plantas. Los que sí se enojaron mucho fueron el sobrino del que vivía en el 41 (¿Te acuerdas de él?) y su amigo. Sí, acuérdate que en las horas de mucho tránsito en la azotea pasaban a las vecinas en brazos a cambio de unos pesos. Pues se quedaron sin trabajo, y van a tener que ir a buscar cómo ganar dinero en otra parte.

Y no sabes qué aprisa acabaron. El hoyo lo llenaron el primer día; al siguiente pusieron unas losas de piedra iguales a las que tenía antes, y al tercero ya se podía pasar. Pero no pasó nadie hasta el domingo, porque el sábado iban a hacer una inauguración. Todos dieron sus cuotas, pero no alcanzaba para la inauguración. Entonces, los que tienen dotes artísticas (casi todos dijeron tenerlas) se ofrecieron a hacer un programa de variedades. Así, la señora del 8 cantó un bolero muy sentido. Los del 37 hicieron un número de excéntricos musicales que les salió muy mal, pero de todas formas se lo agradecieron. El señor del 32, que es más serio que un nopal sin espinas, contó chistes; eran chistes muy viejos, muy tontos, pero de todas formas se los rieron. La mocha recitó una poesía que a nadie le gustó, porque hablaba del amor a Dios y era muy espiritual, y que a mi me pareció preciosa. Hubo un trío, que cada uno cantaba una canción distinta, y que abuchearon mucho. Luego, un prestidigitador que quiso desaparecer a la vieja del 38, pero en vez de eso apareció a otra igual de gritona; y ahora, cuando se pelean, nadie puede dormir. Los inquilinos empezaron a enojarse de verdad, y ya iban a golpear al portero, como administrador que no sabía organizar festivales; pero él los calmó anunciando a la estrella, a la única, a la incomparable ¡Flor del Mal!

Y que sale la Flor, más desnuda que vestida. Y todos los señores empiezan a chiflar y a aullar, y se suben al escenario a manosearla. Pero entonces… Tengo que reconocer que el chavo del 7 es chiquito, pero muy hombrecito. Se les paró enfrente y sacó una pistola y dijo que el primero que la tocara se llevaría un plomazo. Y el segundo, también. Y el tercero y todos los demás. Alguien le gritó que no le iban a alcanzar las balas; pero él sacó una ametralladora y dio unos tiros al aire. Los obligó a sentarse y a escucharla cantar. Ella dijo que iba a cantar en francés, lo cual les pareció muy sexy y aplaudieron a rabiar. La vieja estaba borracha, y no se le entendía nada; pero como allí nadie habla francés, nadie se enteró de que no se le entendía. Luego le pidieron que cantara en alemán. El portero le empujó un vaso de tequila y la aventó al escenario. Ella cantó lo mismo que antes, pero más borracha, y el éxito fue inenarrable. La pobre Flor casi se marchita con tantas felicitaciones y el chavo se la tuvo que llevar para que pudiera respirar. Se tuvieron que refugiar en el hotel, porque ya venían de otras vecindades a ver por qué tanto ruido, y ya no salieron en toda la noche.

Quien sí lo pasó mal fue la mamá del chavo, porque al no encontrarlo a él, la gente fue a felicitarla a ella, que nunca se había sentido tan apenada como ese día. Lo peor fue cuando el del 11, que es mecapalero (una especie de cargador. No preguntes más, porque se me va la inspiración), la tomó en brazos y la arrojó al aire varias veces; y cuando se cansó la dejó caer. La pobre señora se tuvo que ir a acostar sin cenar y pasó muy mala noche.

Hubo una cena traída del King’s, que se puso muy pomadoso (¿Eh? ¿Qué tal?) con unos “Stuffed Chiles with Nogada Sauce and Verdolagas in Jelly and Bayo Beans”. Todos estaban encantados y brindaron a la salud del portero (Administrador, los corrigió él) y del chavo del 7, aunque no estuviera, y dijeron que los querían para siempre, que nunca admitirían que se los cambiaran.

Como a la una de la mañana pasaron la charola para recoger cooperaciones y pagar la cena, y todo el mundo dio todo lo que tenía, pues habían olvidado el valor del dinero. Y se fueron a dormir muy contentos, pensando que todo en esta vida se arregla, tarde o temprano.

Y sí, al día siguiente los citaron a junta. Y el chavo (el portero no se quiso arriesgar) les dijo que ya tenían contratado el equipo para arreglar los baños y que empezarían en cuanto recogieran las cuotas. La mocha, en nombre del Consejo, les pidió que las entregaran pronto para proceder inmediatamente al arreglo de los baños y poder vivir como Dios manda. Tardaron una semana en reunir las cuotas (algunos se atrasaron; los de siempre, pero la Flor dijo que ella se encargaría de cobrarles). Y, por fin, les anunciaron que el lunes siguiente empezarían la obra. Lo primero que tenían que hacer era excavar un agujero en el patio. Un escalofrío recorrió el cuerpo de todos. Acababan de tapar un hoyo, ¿y ya iban a hacer otro? Hubo un conato de insubordinación, pero llegó un ingeniero a explicar que la única manera de llegar al drenaje era hacer un hoyo en el patio; que si tenían suerte y daban con el daño pronto, sólo sería un agujero pequeño. Y los convenció.

Ya están excavando. Tenemos tierra hasta en la azotea y el tránsito en ella está peor que nunca. Los del 41 están felices. Vamos a ver qué pasa.

Te quiere,

                 Cocatú

Comentarios


object(WP_Query)#18016 (52) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(14615) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "05-11-2022" ["before"]=> string(10) "03-12-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(66) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(14615) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "05-11-2022" ["before"]=> string(10) "03-12-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["update_menu_item_cache"]=> bool(false) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18020 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18018 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18019 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "05-11-2022" ["before"]=> string(10) "03-12-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-11-05 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-12-03 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (14615) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18017 (24) { ["ID"]=> int(85411) ["post_author"]=> string(2) "59" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-07 14:39:38" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-07 19:39:38" ["post_content"]=> string(3237) "No sabía qué libro de Camus compartir con ustedes. Sí, uno de Camus, porque en noviembre (hoy) se conmemora su natalicio. Estaba entre La peste, El extranjero y Los justos. Finalmente me decanté por Los justos, pues, además de ser una obra de teatro, el planteamiento es tan profundo que harían falta varios volúmenes de filosofía para explicarlo: ¿es posible fundamentar el bien sin Dios?  Los pensadores religiosos, principalmente los católicos, dirían que no. Y he ahí la famosa frase de Dostoievsky (“Los hermanos Karamazov”) que suelen citar, “Si Dios no existe, todo está permitido”, lo cual, a contrario sensu, significa que Dios es el fundamento último del bien, de modo que, suponiendo su no existencia, no habría forma de distinguir el bien del mal. Los existencialistas, especialmente Sartre y Camus, pensaron que esta máxima era falsa, y se propusieron demostrarlo, cada uno a su modo: Sartre y su idea de que el existencialismo es un humanismo (dado que era ateo, habría que afinar el sentido de la frase y decir que el existencialismo ateo es un humanismo, o, en corto, que el ateísmo es un humanismo); y Camus, a través de Los justos. Muy brevemente: unos terroristas planean el asesinato de un alto funcionario del Zar, que representa la injusticia y la opresión que vive el pueblo ruso. Kaliayev se encargará de arrojar la bomba. Llegado el momento, Kaliayev es incapaz de lanzar la bomba porque el funcionario va acompañado de sus pequeños sobrinos. Kaliayev, que es ateo y terrorista, no es capaz de matar también a los niños, a fin de cuentas inocentes, porque aún en estas circunstancias tan extremas, sabe que matar a un inocente es intrínsecamente malo, aunque se trate de un efecto no querido en sí mismo, sino implícito irremediablemente en la acción justa de quitar la vida a un tirano.  El contraargumento lógico que esgrime Federov, su compañero terrorista, es que si tanto le preocupan a Kaliayev las vidas de los niños inocentes, no haber matado al funcionario del Zar, aunque hubieren muerto dos niños, implicará que muchos niños más del pueblo morirán por causa de la opresión y la injusticia. Y además, cuando los inocentes sobrinos del funcionario crezcan, oprimirán al pueblo y matarán a muchos niños, igual que el tío. ¿Vale más la vida de esos niños, sobrinos del opresor y destinados a ser también opresores, que la vida de los niños oprimidos de Rusia? A través de esta obra de teatro Camus mostrará que, aún si Dios no existiera, es posible fundamentar el bien." ["post_title"]=> string(100) "Somos lo que leemos | “Los justos” de Camus: ¿es posible fundamentar el bien desde el ateísmo?" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(97) "somos-lo-que-leemos-%e2%8f%90-los-justos-de-camus-es-posible-fundamentar-el-bien-desde-el-ateismo" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-07 14:48:06" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-07 19:48:06" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=85411" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17986 (24) { ["ID"]=> int(86335) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2022-12-02 11:37:46" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-12-02 16:37:46" ["post_content"]=> string(6290) "Querida Tora: Lo que te voy a contar ahora sucedió hace algún tiempo, pero creo que vale la pena que lo conozcas. Fue porque los vecinos quisieron organizar un festival para el Día de las Madres para celebrar a todas las madres de la vecindad, y la Mocha se encargó de que los niños aprendieran los bailes y las canciones que les dedicaron. Resultó todo muy bonito, y tanto las vecinas como los vecinos quedaron muy contentos. Tanto así, que unos días después, entre todos le compraron a la Mocha un ramo de flores y fue una comitiva a entregárselo. Y durante varios días, quien encontrara a la Mocha en el patio o las escaleras la detenía para felicitarla. Hasta ahí, todo iba muy bien. ¿Pero qué crees? El portero se puso celoso ¿De qué? De nada, porque él no organiza festivales ni cosa que se le parezca. Pero empezó a decir que a él no lo detenían para felicitarlo por nada, a pesar de lo bien que llevaba la administración de la vecindad, ni le daban las gracias por los lavaderos (Que siguen en ruinas) o por los baños (Sigue en pie la norma de Un Día Sin Baño); y todo eso le pareció injusto. En consecuencia, se puso a pensar qué hacer para que los vecinos lo trataran igual (O mejor) que a la Mocha. Lo primero que se le ocurrió fue que los vecinos hicieran una manifestación para vitorearlo y para dar gracias al cielo de que hubiera nacido  y estuviera trabajando para ellos, pero el patio no es muy propio para esas marchas multitudinarias que a él le gustaría organizar. Pensó también en un convivio, pero le saldría muy cara la beberecua, y ni modo de darles un tecito con unas galletitas. Una comida era peligrosa, porque seguro que hacían mole, y su intestino no estaba para comer cosas irritantes, porque luego se pasaba la noche en el baño, y eso era indigno de su posición. Por fin, decidió que lo mejor era hacer una encuesta, porque así, ni siquiera sabrían los vecinos quién la había organizado o contratado. Él prefería la manifestación, pero… Los vecinos no sabían lo que era una encuesta. El les dijo que no temieran, que no les iban a cobrar nada; que se trataba de contestar unas preguntas muy sencillas. Y los vecinos aceptaron. Y sí, a los pocos días se presentaron en la vecindad unos señores muy trajeados que pasaron a todas las viviendas y les hicieron dos o tres preguntas que a nada comprometían y que ni siquiera el del 37 se negó a contestar. Luego, el portero les informó que el domingo siguiente los esperaba en el patio, a las doce en punto, para comunicarles el resultado de la encuesta. Huelga decir que todos estaban nerviosos, esperando (y temiendo) el resultado de la encuesta; y antes de las doce ya estaba al patio a rebosar, porque las familias acudieron enteras, hasta con los bebés. A la hora señalada apareció el portero con todos sus guaruras y la Flor en todo el esplendor de su vestuario. Y empezó a decir que esa encuesta se hizo porque la gente se lo pidió (los vecinos se miraron unos a otros, seguros de que ninguno de ellos había abierto la boca al respecto); pero que era muy necesaria para aclarar las cosas, porque en la vecindad corrían muchos rumores y era necesario saber quién era quién y qué quería cada uno de ellos. Esto intrigó mucho a los vecinos, y ya ansiaban conocer el resultado de aquella encuesta (un chavo que ya está en la Prepa les había explicado lo que la palabra significaba y, quien más quien menos, se sentía erudito en la materia. Y con su voz más engolada y más artificial, el portero empezó a enumerar los resultados de la encuesta: ¿Quién es la persona más sabia y más hábil de la vecindad? Respuesta: el señor portero. ¿Quién es la persona que mejor ha administrado la vecindad? El señor portero. ¿Quién es el que resuelve todos los problemas que se le presentan a la vecindad y a los vecinos? El señor portero. ¿Quién es el más simpático, el más cálido y el más humanitario de cuantos viven en la vecindad? No quiero repetir la respuesta. ¿Quién es el más progresista, el más emprendedor y el más activo de los vecinos? Lo mismo. ¿Quién los instruye sobre la forma de vivir en comunidad, quién los guía en las tomas de decisiones acertadas? ¿Quién te imaginas? ¿Quién es el más guapo de todos? Ya sabes quién. Los vecinos se quedaron aleluya (eso quiere decir que no entendieron nada, pero sin decirlo). Se miraban unos a otros, tratando de recordar las preguntas que les habían hecho. Viendo el portero su indecisión, les dijo que las encuestas deducen de preguntas al parecer inofensivas ciertos datos; y que esos datos son luego interpretados por una persona o grupo de expertos del segmento social de que se trate. Y que esos jueces (así los llamó por falta de una mejor palabra) tenían que ser ajenos al grupo para no caer en favoritismos ni errores; y que en este caso, el juez había sido una persona que conoce bien a la vecindad, que ha convivido con los vecinos, pero que no vive allí. Y señaló a la Flor. Los guaruras rompieron en atronador aplauso, que los vecinos no tuvieron más remedio que imitar. Y cuando ya de plano les dolían las manos, el portero hizo seña a sus guaruras de que terminaran, y disolvió la asamblea. Luego él, los muchachos y la juez del caso se encerraron en la portería a tomar unas copas para celebrar el éxito del evento (pero no invitaron a nadie). ¿Qué te parece lo que puede hacer una vanidad herida? Te quiere Cocatú" ["post_title"]=> string(19) "Cartas a Tora - 292" ["post_excerpt"]=> string(171) "Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Diario le escribe cartas a Tora, su amada, quien lo espera en una galaxia no muy lejana." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-292" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-12-02 13:13:05" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-12-02 18:13:05" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=86335" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18017 (24) { ["ID"]=> int(85411) ["post_author"]=> string(2) "59" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-07 14:39:38" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-07 19:39:38" ["post_content"]=> string(3237) "No sabía qué libro de Camus compartir con ustedes. Sí, uno de Camus, porque en noviembre (hoy) se conmemora su natalicio. Estaba entre La peste, El extranjero y Los justos. Finalmente me decanté por Los justos, pues, además de ser una obra de teatro, el planteamiento es tan profundo que harían falta varios volúmenes de filosofía para explicarlo: ¿es posible fundamentar el bien sin Dios?  Los pensadores religiosos, principalmente los católicos, dirían que no. Y he ahí la famosa frase de Dostoievsky (“Los hermanos Karamazov”) que suelen citar, “Si Dios no existe, todo está permitido”, lo cual, a contrario sensu, significa que Dios es el fundamento último del bien, de modo que, suponiendo su no existencia, no habría forma de distinguir el bien del mal. Los existencialistas, especialmente Sartre y Camus, pensaron que esta máxima era falsa, y se propusieron demostrarlo, cada uno a su modo: Sartre y su idea de que el existencialismo es un humanismo (dado que era ateo, habría que afinar el sentido de la frase y decir que el existencialismo ateo es un humanismo, o, en corto, que el ateísmo es un humanismo); y Camus, a través de Los justos. Muy brevemente: unos terroristas planean el asesinato de un alto funcionario del Zar, que representa la injusticia y la opresión que vive el pueblo ruso. Kaliayev se encargará de arrojar la bomba. Llegado el momento, Kaliayev es incapaz de lanzar la bomba porque el funcionario va acompañado de sus pequeños sobrinos. Kaliayev, que es ateo y terrorista, no es capaz de matar también a los niños, a fin de cuentas inocentes, porque aún en estas circunstancias tan extremas, sabe que matar a un inocente es intrínsecamente malo, aunque se trate de un efecto no querido en sí mismo, sino implícito irremediablemente en la acción justa de quitar la vida a un tirano.  El contraargumento lógico que esgrime Federov, su compañero terrorista, es que si tanto le preocupan a Kaliayev las vidas de los niños inocentes, no haber matado al funcionario del Zar, aunque hubieren muerto dos niños, implicará que muchos niños más del pueblo morirán por causa de la opresión y la injusticia. Y además, cuando los inocentes sobrinos del funcionario crezcan, oprimirán al pueblo y matarán a muchos niños, igual que el tío. ¿Vale más la vida de esos niños, sobrinos del opresor y destinados a ser también opresores, que la vida de los niños oprimidos de Rusia? A través de esta obra de teatro Camus mostrará que, aún si Dios no existiera, es posible fundamentar el bien." ["post_title"]=> string(100) "Somos lo que leemos | “Los justos” de Camus: ¿es posible fundamentar el bien desde el ateísmo?" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(97) "somos-lo-que-leemos-%e2%8f%90-los-justos-de-camus-es-posible-fundamentar-el-bien-desde-el-ateismo" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-07 14:48:06" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-07 19:48:06" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=85411" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(19) ["max_num_pages"]=> float(10) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "14fd6603eb3ed153298337823c018d17" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["allow_query_attachment_by_filename":protected]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Somos lo que leemos | “Los justos” de Camus: ¿es posible fundamentar el bien desde el ateísmo?

No sabía qué libro de Camus compartir con ustedes. Sí, uno de Camus, porque en noviembre (hoy) se conmemora su natalicio. Estaba...

noviembre 7, 2022
cartas

Cartas a Tora - 292

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Diario le escribe cartas a Tora,...

diciembre 2, 2022




Más de categoría
Gracias por la música, Christine McVie

Gracias por la música, Christine McVie

Homenaje a Christine McVie por su reciente fallecimiento el 30 de noviembre de este año.

diciembre 2, 2022
cartas

Cartas a Tora - 292

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Diario le escribe...

diciembre 2, 2022

Atonement

Nominada a siete premios de la Academia, entre ellos mejor película, Atonement este año celebra su quinceavo aniversario.

diciembre 1, 2022

Somos lo que leemos – “La mujer de tu prójimo”, un explosivo libro sobre la liberación sexual

Título: La mujer de tu prójimo. Autor: Gay Talese. Editorial: Debate. 538 páginas. Mi calificación: 4 de 5 estrellas.

noviembre 25, 2022