Cartas a Tora XXII

Querida Tora: Hubo otra junta del Consejo con el “Administrador” para lo del agujero en el patio, y por poco acaban a golpes. ¿Te imaginas…   Querida Tora:          Hubo otra junta del Consejo con el “Administrador”...

27 de enero, 2017

Querida Tora: Hubo otra junta del Consejo con el “Administrador” para lo del agujero en el patio, y por poco acaban a golpes. ¿Te imaginas…

 

Querida Tora:

         Hubo otra junta del Consejo con el “Administrador” para lo del agujero en el patio, y por poco acaban a golpes. ¿Te imaginas a una de las viejas pegándole al portero? Pues casi. Resulta que el Administrador presentó varios presupuestos, y el chavo del 7 sólo uno. Los del Administrador estaban muy altos; según él, porque el material era de primerísima y porque los trabajadores eran de excelencia. El del chavo no era el más barato, pero eran precios medianos y materiales y trabajadores de cierta calidad. Los del Consejo se inclinaron por él; pero el Administrador rebatió todos sus puntos, y casi los convence. Cuando la discusión se puso dura pidió un receso; y le dijo al chavo (en lo oscurito, como a él le gustan las cosas) que sí, que los precios estaban inflados, pero que quería ese sobrante para aplicarlo a algunas otras obras de las que la vecindad está muy necesitada. El muchacho le dijo que no, que cada obra debía cotizarse en forma individual. No sabes de qué color se puso el Administrador; le preguntó si no confiaba en él, y el chavo le dijo que en ese tipo de cosas no confiaba en nadie; también le reclamó que lo estaba calumniando, y el del 7 le respondió que quería que los vecinos revisaran todas las cuentas y quedaran satisfechos de ellas. Tuvo que intervenir la que te digo que es muy mocha para que el Administrador no tuviera un infarto (ella era enfermera, hasta que le dio por irse a meter a la iglesia todo el día). Lo del infarto era un cuento, porque cuando se fueron los del Consejo el Administrador llamó a la Flor de Humo y Terciopelo. Yo pensé que era para que le bajara el entripado; pero no, era para tenderle una trampa al del 7, ¿tu crees?

Resulta que dos días antes de firmar el contrato para el arreglo del patio regresaba el chavo de su trabajo (está en el Ministerio Público de la Delegación, que es un trabajo de cierto prestigio) y ya cerca de aquí vio que dos rufianes golpeaban a una mujer. ¡Y allá se lanzó a defenderla! Yo, al principio, me dije “Ya se lo llevó la fregada”.

Paréntesis cultural.- La fregada no es una mujer a quien hayan fregado como a un piso sucio. Es algo así como una mujer (no seas mal pensada). Mejor dicho, un personaje… un ente que no existe, pero que está siempre tratando de llevarse a todo el mundo. ¿Por qué o como? Porque le da la gana; se lleva a todos los que son golpeados (física o moralmente), maltratados, desgraciados o fastidiados por alguien o por algo. ¿Cómo? Como se pueda. Si supieras a cuántos se ha llevado esa señora (o señorita, no lo sé ni me importa) a los largo delos años… Y pocas veces los devuelve en buen estado; casi siempre acaban pa´l arrastre.

Te tendría que explicar eso de “pa’l arrastre”, pero si lo hago no voy a poder terminar esta carta. Que te baste (al menos por ahora) saber que significa que alguien está como para que lo saquen a rastras, porque ya no puede ni tenerse en pie.




 Fin del paréntesis.

Yo no sé cómo estuvo la cosa, pero en cuanto el del 7 intervino, los fulanos esos echaron a correr. Yo creo que vieron su determinación y su empuje, y se acobardaron. El caso es que el chavo levantó a la mujer, la llevó a una fonda y le disparó uin caldo de gallina, que es cosa sabrosa y nutritiva.

Paréntesis chiquito.- Aquí, “disparar” significa invitar algo. No puedo entrar en detalles a estas horas de la noche.

Y regresamos a la carta.

Entonces me di cuenta de que esa “pobre” mujer era la Flor, y comprendí que todo era un plan para apoderarse de la voluntad del chavo. ¿Qué cómo lo supe? Pues la Flor tenía un moretón en el brazo; yo lo lamí y desapareció (por cierto que sabía a medicina, y me puse mal del estómago). Y enseguida, ella le puso la mano en el brazo, y luego en la pierna. Pero el chavo separó su silla, hizo que se acabara el caldo y le dio cinco pesos para que regresara a su casa en Metro, aunque él tuviera que irse caminando a la Delegación el día siguiente. No, si no es tonto; enseguida se dio cuenta de sus intenciones: conquistarlo y mandarlo a la Fregada (asi, con mayúscula, que es más fuerte).

En cuanto el chavo se fue, salió el Portero de la cocina de la fonda y le dio dos cachetadotas a la Flor, que casi se le cayeron los poquitos pétalos que le quedan, y gritó que ahora le iba a salir todo más caro. A ella sí se la llevó la Fregada, porque nuestro mejor llamado portero le dijo que no la volvería a llamar para ningún trabajito delicado, y que haría bien en dedicarse a fregar pisos. El dueño de la fonda la contrató enseguida como mesera, con la condición de que llevara vestidos muy ceñidos y con muy poca tela (preferiblemente ninguna) por arriba (en inglés tiene un nombre especial, pero ¿para qué te lo digo, si no sabes inglés?) El caso es que la Flor tuvo mucho éxito, y ya es medio dueña de la fonda, en vez de andar por ahí causando lástimas como cantante.

Tuvieron que firmar el contrato con las personas que escogió el del 7, y ya hasta llevaron parte del material para tapar el agujero. El Administrador no quiso encargarse de vigilar que no se lo roben, y los Consejeros se han estado alternando con ese fin. El lunes próximo empezarán a trabajar, y dicen que en tres días habrán terminado. Ojalá, porque con la lluvia del otro día el agujero se convirtió en laguna, y encontraron ahogado al perro del 13, que ya estaba viejo y cansado. Su dueña se puso como loca, y exigió que le dieran otro perro, v al final se conformó con que al muertito lo enterraran en una maceta con conchitas y le plantaran un maguey encima.

Total, la calma volvió a la vecindad. Pero yo no me fío del portero. Algo está tramando, porque todas las noches sale humo de la portería. ¡Brujería? ¿O será la cena que le preparan? No lo sé, pero de él se puede esperar todo.

Te quiere,

         Cocatú

Tour de Cine Francés

La edición número 24 del Tour de Cine Francés llega a México

A partir del ocho de octubre de este año, dará inicio la edición 24 del Tour de Cine Francés, la cual estará...

·
Polacos

'La pequeña Polonia': el santuario mexicano para polacos en la Segunda Guerra Mundial

México recibió hace 77 años a cientos de polacos que huían de la Segunda Guerra Mundial y del horror en campos de...

·




Más de categoría

Albert Speer y su Ley de Ruinas

Yo no lo sé de cierto –decía Sabines– pero creo que hay que reflexionar un poquito sobre la idea...

·

Las mentiras con las que nos engañamos. Una reseña de la película The Devil All the Time

Lo más importante que debe contener una buena trama de thriller es, sin lugar a dudas, motivaciones perversas que...

·

Las series y películas que no hay que ver

“El tiempo es la cosa más valiosa que una persona puede gastar”.  –Theophrastus  En esta ocasión, quiero hablarles de...

·
Bosque de Finlandia

Bosques de Finlandia: cofres llenos de tesoros

A los finlandeses les encantan sus bosques. Según una encuesta de 2017, el 46% se dedica a recolectar bayas,...

·