Cartas a Tora XCVIII

Querida Tora: Querida Tora:          Ayer hubo un escándalo espantoso en la vecindad. Nunca había visto una cosa así. Y es que al capataz de los trabajadores se le ocurrió meterse con la  del 43, que vive...

24 de agosto, 2018

Querida Tora:

Querida Tora:

         Ayer hubo un escándalo espantoso en la vecindad. Nunca había visto una cosa así. Y es que al capataz de los trabajadores se le ocurrió meterse con la  del 43, que vive sola y no tiene problemas, pero de todas maneras. No estoy muy seguro de dónde partió la cosa, Lo que sí sé es que a esa vieja le gusta vestirse y desvestirse con la ventana abierta. Los que viven cerca ya lo saben, y siempre la están acechando. Ella a veces cierra la ventana, cuando el que la espía es el del 46, que le cae muy mal. En cambio, a los del 41 hasta les pide que le ayuden a ponerse las medias. El güero siempre va corriendo; en cambio el otro, el morenito, se hace un poco del rogar. Pero son valores entendidos. Todos sabemos que acabará por ir. Y es que, sea lo que sea, a todo hombre le gusta tocarle las piernas a una mujer. No lo digo por mi. Yo soy gato, no lo olvides.

El caso es que el capataz se dio cuenta, y empezó a subir a ciertas horas y a acodarse en el pasillo para “observar el trabajo desde lo alto”; pero siempre enfrente de la ventana del 43. Y un día que no había nadie por ahí, se metió por la ventana sin dar explicaciones. Los del 41 se encelaron un poco, pero se les pasó pronto (Son muy buenas personas).

A partir de ese día, el capataz sube todas las tardes; y entra al 43 por la puerta, para desesperación de los vecinos. Todos van a pegar la oreja a ver qué pescan; pero se quejan de que no se oye nada. Es que se van hasta el cuarto del fondo, y se mete una toalla en la boca cada uno. No sé de quién fue la idea, pero funciona muy bien.

Así estuvieron como una semana. Pero una tarde llegó una señora muy arreglada (Para los estándares de la vecindad), que subió directamente al 43 y empezó a golpear la puerta y a gritar. Los vecinos salieron, alarmados, y se enteraron de que era la esposa del capataz y que se había enterado de lo que ocurría. ¿Cómo? Nadie sabe, nadie supo.

Al poco rato se oyó ruido dentro de la vivienda, carreras, cuchicheos… Y la señora seguía gritando, llamando a su marido todo lo que te puedas imaginar. Por fin, por la ventana de atrás salió una especie de cuerda hecha con sábanas amarradas; y el capataz se empieza a descolgar, medio desnudo, muy apurado. Pero fue a dar a la azotehuela de la Mocha, que en cuanto lo vió empezó a gritar y corrió a proteger al bebé (¿Te acuerdas? El que nadie quiso y que ella recogió); luego cogió un soplillo y le empezó a pegar. Mucho daño no le hizo, pero lo dejó todo tiznado. Total, que el capataz salió de allí corriendo y se cayó en el agujero.

Allí lo encontró su mujer, y no lo dejaba salir a fuerza de improperios y pedradas. Les dijo a los vecinos (Ya habían salido todos, hasta los del 56, que no hacían más que reírse e hipar) que era un desobligado, un desgraciado, mal padre y mal marido; que lo iba a denunciar, a acusar, a demandar, a exprimir, a quién sabe cuántas cosas más. El hombre intentó contestar; pero era tal la lluvia de insultos que optó por callarse. La del 43 le echó sus ropas, y él se vistió tranquilamente. Para entones, a la mujer se le había agotado el gas (Es una manera de hablar, no creas que es una máquina), y cerró la boca, instante que él aprovechó para salir del agujero y abofetearla. Un grito de horror  brotó de todas las bocas. El capataz redobló el castigo, le torció un brazo y pidió a uno de sus albañiles que se la llevara.

Luego, el capataz enfrentó a los vecinos y les dijo que nunca lo habían humillado tanto, que había vivido muchas situaciones parecidas, pero que nunca lo habían tratado como en esa vecindad; que no quería saber nada de ellos, que se quedaran con su agujero en el patio, porque él no iba a hacer nada. Y cuando le dijeron que quien lo había maltratado era su esposa, dijo que no importaba, que la culpa era de la mala vibra de los vecinos. Y se fue, llevándose a todos los albañiles.

El del 7 le gritó que les devolviera el dinero que ya le habían adelantado. Pero él contestó que ese dinero no compensaba el daño que había sufrido su auto estima. Quisieron echársele encima, pero los albañiles se fueron sobre ellos con los picos y las palas, y golpearon a más de ocho (Muchos más).

Total, tuvo que salir la enfermera a curar a los heridos; y en eso se fue el resto de la tarde.

Esa noche, pasadas las doce, el capataz y su mujer se presentaron en el King’s, que había cerrado temprano. Dentro los esperaba el portero, con una amplia sonrisa. Se estuvieron riendo un buen rato, recordando los incidentes de la tarde. Por fin, el capataz sacó un buen fajo de billetes y los repartió con el portero. Este lo felicitó por el éxito de la estratagema, y lamentó que no pudieran repetirla la semana siguiente; pero añadió que ya se le ocurriría alguna otra forma de quedarse con el dinero que daban los vecinos para reparar el agujero.

¿Qué te parece? Tentado estoy de contarle todo a los vecinos. ¿Pero quién le cree a un gato?

Te quiere,

             Cocatú

Comentarios


object(WP_Query)#17901 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(22422) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "03-06-2022" ["before"]=> string(10) "01-07-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(22422) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "03-06-2022" ["before"]=> string(10) "01-07-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17959 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17947 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17945 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "03-06-2022" ["before"]=> string(10) "01-07-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-06-03 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-07-01 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (22422) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17982 (24) { ["ID"]=> int(80158) ["post_author"]=> string(2) "42" ["post_date"]=> string(19) "2022-06-22 11:08:52" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-06-22 16:08:52" ["post_content"]=> string(4342) "El Profesor Wilkins, en mis tiempos en la facultad de filosofía y letras, por ahí del año de 1994, cayó en el alcoholismo. El motivo aparente fue un experimento fallido: la organización, con cinco alumnos entre los que me incluyo, de formar una mesa de análisis, no de asuntos de la actualidad de entonces, sino de poco más de dos décadas en el pasado. Su finalidad era de analizar y discutir temas acaecidos en el sexenio echeverrista e influir en los hechos ya acontecidos. Por una extraña razón pensaba que haciendo una muy dura crítica, que grabábamos en el estudio de su casa con una moderna cámara de mini videocasetes podíamos incluso cambiar la Historia. Esto, afirmaba él, a razón de que en aquellos años la censura existía y era férrea por parte de la Secretaría de Gobernación.  Con material hemerográfico e información ya desclasificada del Archivo General de la Nación, hacíamos unas críticas muy duras al régimen, implacable diría yo. Mas para desasosiego del Profesor, al acudir a la hemeroteca y a los libelos escritos sobre la coyuntura política de esos tiempos, nada en lo absoluto cambiaba, a pesar de nuestras enérgicas denuncias, sesudas sugerencias y previsión de escenarios potencialmente negativos para el país en el programa video grabado. La guerra sucia en la Costa Grande de Guerrero, las desapariciones forzadas de campesinos y estudiantes y los "accidentes" (así, entrecomillado) de relevantes personajes ligados a la política, el empresariado y liderazgos sociales de entonces, todo eso continuaba asentado en las hemerotecas y las obras escritas dentro del periodo 1970-1976. No cambiaba siquiera en una coma.  Experimento osado y fallido, rotundo y lapidario fracaso consideraba en su trayectoria, el Profesor cayó entonces en una espiral de ausentismo en la Universidad y en su casa. Siendo un muy moderado bebedor social antes, ahora se encontraba entregado a una penosa vida etílica, motivada por el experimento que, decía, convertiría en tesis doctoral. Nada podía sacar al Profesor de la espiral descendente en un agujero tan oscuro como profundo, hasta que me apersoné en una sucia cantina del centro, a eso de marzo de 1995, donde un compañero me aseguró haberlo visto. Así que hasta ahí llegué, lo convencí de llevarlo a mi casa, barbudo y con un traje que se adivinaba con semanas de no cambiar en su vestimenta, ya ahí le mostré una serie de programas de televisión dedicados al análisis y debate político que tenía yo grabados en formato VHS (en años de mucho menos censura oficial ya). Todo lo que ahí se pronosticaba y aún reflejaba los anhelos de la inmensa mayoría de los Ciudadanos no había logrado nada positivo, aun habiéndose grabado y transmitido a millones de personas, todos con días, semanas o meses de anticipación y nada habían todos ellos logrado impedir. Tanto los asesinatos políticos que habían cimbrado a México, la monumental corrupción ya hecha pública y la consecuente crisis económica y financiera que siguió a todos esos acontecimientos trágicos, estaban ahí como una muestra fehaciente de que la tesis doctoral, a realizar multidisciplinariamente en conjunto con dos doctores en física cuántica carecía de un rumbo lo mínimamente viable.  Como el Profesor no podía darse el lujo de perder su casa por el alza bestial en los créditos hipotecarios, era imperativo volver a desempeñar su trabajo de forma impecable, y no sólo eso, buscar más horas para dar sus clases en otros turnos, carreras y universidades. Esto último y el constatar y dejar muy en claro que ni las mesas de análisis de ese entonces, hechas antes de los infortunados acontecimientos, carecían de poder alguno para cambiar para bien ni un ápice la difícil realidad por más que hubiese estado elaborado con una metodología pulcra y un profesionalismo y preparación académica sin par. El Profesor Wilkins, al día de hoy, casi tres décadas después de lo aquí narrado, complementa sus actividades académicas con un trabajo fijo en un programa dedicado al análisis y debate políticos, en una importante cadena de emisoras de radio a nivel nacional." ["post_title"]=> string(17) "Mesa de análisis" ["post_excerpt"]=> string(111) "Ginés Sánchez nos ofrece un cuento que combina teoría cuántica, teoría política e Historia de México. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(16) "mesa-de-analisis" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-06-22 11:08:52" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-06-22 16:08:52" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=80158" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17878 (24) { ["ID"]=> int(79820) ["post_author"]=> string(2) "97" ["post_date"]=> string(19) "2022-06-10 11:24:40" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-06-10 16:24:40" ["post_content"]=> string(2997) "Mi amigo el silencio me acompaña. Las ideas en mi mente comienzan a revolotear, las letras en una danza de armonía bailan en ausencia del sonido. Las palabras dan forma a las oraciones que toman significado en un rincón apartado  de la multitud. Aquí no hay reglas ni censura, todo dentro de mi mente es libertad, cada sentimiento toma forma y hace una historia. A veces esas historias son fantasías que dejan volar el deseo de ser único un ser poderoso e invencible.   También se crean pensamientos llenos de erotismo y sensualidad desmedida. Al igual se forman opiniones cautelosas, inteligentes oraciones que llevan mensajes de reflexión y optimismo.  Las más duras expresiones, las que hablan de la verdad desnuda, la que hiere, incomoda y a veces es muy soez. Esa que no gusta a los líderes, políticos, lastima al que vive en la fantasía.  Así es la literatura, la palabra escrita que no tiene límites, la que se forma en la mente del autor para dar vida a un pensamiento, el cual se transforma en texto para vivir a través de la impresión de sus signos, como idioma de un país, expresión de una sociedad y palabra del autor. La censura es solo para el que no se deleita con su lectura, el que se priva de la belleza del sentimiento escrito. Sin embargo, la literatura al final encuentra su cauce como el agua de la lluvia y el rio que se desborda cuando crece.  En este silencio se forman escritos plasmados en un papel que en ocasiones se ve adornado por el manuscrito de un pensador, quien con deleite e inspiración agita su pluma sobre una libreta, en otras, la modernidad del teclado da rienda suelta a los dedos cual pianista de jazz, mientras la armonía de su sonido es el resultado de un conjunto de palabras que llevan al  pensamiento inteligente. El silencio une mi cita con el sentimiento y la soledad, para que juntos comiencen la aventura transformarse en palabra escrita, palabra que trasciende porque una vez plasmada queda para la posteridad, en el papel y la mente de quien la lee.  La inspiración del vivir el día a día desfogan en un texto con las notas de alguna canción, la fascinación por existir alienta las palabras que describen un capitulo en la vida propia o en la ajena, dignas de contarse con ese toque mágico que solo el autor puede crear.   Así la vida de los libros y escritos puede ser en blanco y negro o un mudo de colores, pero ambos son el reflejo de historias únicas que son contadas según la lente de quien las crea. “ESTA ES LA NATURALEZA DE MI SER”." ["post_title"]=> string(25) "Las palabras del silencio" ["post_excerpt"]=> string(79) "“Donde el silencio quita su apariencia a la vida” Luis Cernuda (1902-1963)." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(25) "las-palabras-del-silencio" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-06-10 11:24:40" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-06-10 16:24:40" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=79820" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17982 (24) { ["ID"]=> int(80158) ["post_author"]=> string(2) "42" ["post_date"]=> string(19) "2022-06-22 11:08:52" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-06-22 16:08:52" ["post_content"]=> string(4342) "El Profesor Wilkins, en mis tiempos en la facultad de filosofía y letras, por ahí del año de 1994, cayó en el alcoholismo. El motivo aparente fue un experimento fallido: la organización, con cinco alumnos entre los que me incluyo, de formar una mesa de análisis, no de asuntos de la actualidad de entonces, sino de poco más de dos décadas en el pasado. Su finalidad era de analizar y discutir temas acaecidos en el sexenio echeverrista e influir en los hechos ya acontecidos. Por una extraña razón pensaba que haciendo una muy dura crítica, que grabábamos en el estudio de su casa con una moderna cámara de mini videocasetes podíamos incluso cambiar la Historia. Esto, afirmaba él, a razón de que en aquellos años la censura existía y era férrea por parte de la Secretaría de Gobernación.  Con material hemerográfico e información ya desclasificada del Archivo General de la Nación, hacíamos unas críticas muy duras al régimen, implacable diría yo. Mas para desasosiego del Profesor, al acudir a la hemeroteca y a los libelos escritos sobre la coyuntura política de esos tiempos, nada en lo absoluto cambiaba, a pesar de nuestras enérgicas denuncias, sesudas sugerencias y previsión de escenarios potencialmente negativos para el país en el programa video grabado. La guerra sucia en la Costa Grande de Guerrero, las desapariciones forzadas de campesinos y estudiantes y los "accidentes" (así, entrecomillado) de relevantes personajes ligados a la política, el empresariado y liderazgos sociales de entonces, todo eso continuaba asentado en las hemerotecas y las obras escritas dentro del periodo 1970-1976. No cambiaba siquiera en una coma.  Experimento osado y fallido, rotundo y lapidario fracaso consideraba en su trayectoria, el Profesor cayó entonces en una espiral de ausentismo en la Universidad y en su casa. Siendo un muy moderado bebedor social antes, ahora se encontraba entregado a una penosa vida etílica, motivada por el experimento que, decía, convertiría en tesis doctoral. Nada podía sacar al Profesor de la espiral descendente en un agujero tan oscuro como profundo, hasta que me apersoné en una sucia cantina del centro, a eso de marzo de 1995, donde un compañero me aseguró haberlo visto. Así que hasta ahí llegué, lo convencí de llevarlo a mi casa, barbudo y con un traje que se adivinaba con semanas de no cambiar en su vestimenta, ya ahí le mostré una serie de programas de televisión dedicados al análisis y debate político que tenía yo grabados en formato VHS (en años de mucho menos censura oficial ya). Todo lo que ahí se pronosticaba y aún reflejaba los anhelos de la inmensa mayoría de los Ciudadanos no había logrado nada positivo, aun habiéndose grabado y transmitido a millones de personas, todos con días, semanas o meses de anticipación y nada habían todos ellos logrado impedir. Tanto los asesinatos políticos que habían cimbrado a México, la monumental corrupción ya hecha pública y la consecuente crisis económica y financiera que siguió a todos esos acontecimientos trágicos, estaban ahí como una muestra fehaciente de que la tesis doctoral, a realizar multidisciplinariamente en conjunto con dos doctores en física cuántica carecía de un rumbo lo mínimamente viable.  Como el Profesor no podía darse el lujo de perder su casa por el alza bestial en los créditos hipotecarios, era imperativo volver a desempeñar su trabajo de forma impecable, y no sólo eso, buscar más horas para dar sus clases en otros turnos, carreras y universidades. Esto último y el constatar y dejar muy en claro que ni las mesas de análisis de ese entonces, hechas antes de los infortunados acontecimientos, carecían de poder alguno para cambiar para bien ni un ápice la difícil realidad por más que hubiese estado elaborado con una metodología pulcra y un profesionalismo y preparación académica sin par. El Profesor Wilkins, al día de hoy, casi tres décadas después de lo aquí narrado, complementa sus actividades académicas con un trabajo fijo en un programa dedicado al análisis y debate políticos, en una importante cadena de emisoras de radio a nivel nacional." ["post_title"]=> string(17) "Mesa de análisis" ["post_excerpt"]=> string(111) "Ginés Sánchez nos ofrece un cuento que combina teoría cuántica, teoría política e Historia de México. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(16) "mesa-de-analisis" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-06-22 11:08:52" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-06-22 16:08:52" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=80158" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(9) ["max_num_pages"]=> float(5) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "82bd0344587ddb9038df43610d621b2c" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Mesa de análisis

Ginés Sánchez nos ofrece un cuento que combina teoría cuántica, teoría política e Historia de México.

junio 22, 2022

Las palabras del silencio

“Donde el silencio quita su apariencia a la vida” Luis Cernuda (1902-1963).

junio 10, 2022




Más de categoría

CARTAS A TORA 272

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días...

junio 27, 2022

Mesa de análisis

Ginés Sánchez nos ofrece un cuento que combina teoría cuántica, teoría política e Historia de México.

junio 22, 2022

Una breve charla con Alejandra Junco Lavín, autora de La última oveja del Ángel Exterminador

No voy a mentirles: la pandemia que inició en 2020 estuvo llena de momentos dolorosos; sin embargo, también tuvo...

junio 17, 2022

CARTAS A TORA 271

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días...

junio 17, 2022