Cartas a Tora XCVI

Querida Tora: Querida Tora:          Las cosas están bastante tranquilas estos días. El portero ya se calmó, y no cita a los vecinos a tantas juntas. Pero el otro día hubo un problema en el Seguro Vecinal....

10 de agosto, 2018

Querida Tora:

Querida Tora:

         Las cosas están bastante tranquilas estos días. El portero ya se calmó, y no cita a los vecinos a tantas juntas. Pero el otro día hubo un problema en el Seguro Vecinal.

Resulta que el portero fue con la enfermera “a que le hiciera un chequeo”. Eso dijo. Y en cuanto llegó se encerró con ella. Unos minutos después llegó la señora del 23 muy apurada, con su hijo llorando y deteniéndose el brazo izquierdo, que le colgaba como sin vida, y se puso a llamar a la puerta. Pero no le abrían. La señora siguió llamando y gritando, y se juntaron algunas vecinas. Nada. Alguien dijo que la enfermera estaba adentro, que la había visto unos minutos antes. Entonces, el del 35 propuso romper una ventana para entrar, vista la urgencia del caso. Se me olvidaba decírtelo: el niño se rompió el brazo, y había que atenderlo.

Ya alguien tenía una piedra para romper el vidrio, cuando la puerta se abrió y apareció la enfermera, pidiendo perdón por haberse quedado dormida “porque había pasado muy mala noche”. El portero se quedó en el cuarto del fondo, sin salir (Aquí entre nos, estaba en calzoncillos). Cuando supo lo que pasaba, la enfermera dijo que ella no podía hacer nada, porque eso era una curación mayor; y, además, no tenía yeso. Los vecinos empezaron a gritar, exigiéndole que atendiera al niño, que para eso le pagaban. Ya estaban por meterse a la enfermería, cuando apareció el portero (Ya había tenido tiempo de vestirse), molesto por la falta de yeso. Llamó a uno de sus guaruras y le habló en voz baja. Pero yo oí lo que le decía: que fuera al agujero del patio, y que hasta abajo encontraría algo de material de construcción; seguramente allí habría algo de yeso.

Así lo hizo el muchacho; y volvió al poco rato, arrastrando un costal que parecía muy pesado. Pusieron al niño en una silla; y la enfermera,  sin dejar de protestar porque aquello no le correspondía a ella, se puso a trabajar. El portero sujetó el brazo del niño, porque la madre no podía soportar la situación y se retiró a platicar con las vecinas (Para distraerse, según dijo); y en menos de cinco minutos ya habían entablillado el brazo. El portero entregó el niño a la madre, los echó fuera a todos (Se veía que tenía prisa) y cerró la puerta con todos los cerrojos que tenía.

El niño seguía llorando. La madre le dió una cucharada de azúcar; pero el padre le dió dos trompadas y una patada “para que se portara como hombre”, y se fue a la cantina “para bajarse la preocupación”.

Los vecinos se quedaron cerca de la enfermería, para ver si podían oir algo. Les preocupaba que el portero se hubiera quedado dentro, y temieron que se hubiera puesto enfermo “ahora que empieza a ser presidente del Consejo, y ni siquiera Consejo tenemos”. La Mocha les dijo que no debían andar hurgando en las vidas ajenas, y que mejor harían en dar de comer (O de desayunar, según se viera) a sus esposos. Le chiflaron y le dijeron que se largara, cosa que ella se apresuró  a hacer.

En eso, que llega la Flor (y su prima). Entró a la portería, vió que el portero no estaba, ypreguntó a dónde había ido. Cuando le dijeron que estaba en la enfermería no pareció preocuparse; pero corrió hacia allí y empezó a golpear la puerta y a llamarlo. ¿Y qué crees? Salió enseguida, con los pantalones mal abotonados. En cuanto lo vió, la Flor (y su prima) le arrimó un santo catorrazo (Busca en el diccionario), y a patadas lo bajó a la portería, llenándolo de improperios. Las vecinas quedaron esputrefactas (Creo que ya te dije que esta palabra no existe; pero se oye mejor que la correcta, que es “estupefacta”).; y se dijeron que iban a hacer lo mismo con sus maridos cuando los sorprendieran con la enfermera (O con cualquier otra desgraciada).

Durante mucho rato se oyeron gritos en la portería, y siempre predominaba la voz de la Flor (Y su prima). Luego salió el portero, llamó a su guarura consentido (El feo, ya sabes) y le dijo que fuera a ver a la enfermera y le dijera que estaba bien, que no se preocupara. El muchacho subió enseguida. La enfermera le abrió inmediatamente (Se veía que estaba inquieta), y no salió hasta el amanecer. La del 48, que le llevó un té de tila para que se tranquilizara, dice que oyó quejidos y sollozos; pero no le abrieron, y se tuvo que tomar ella todo el té.

En la noche, el niño seguía llorando. La madre, que ya sabía lo de la tila, pensó que no tenía caso llevarlo a la enfermería, y obligó a su marido (Mareado, como estaba) a llevarlo a un puesto de socorros. Allí le dijeron que lo que le pusieron no era yeso, sino cemento; y que no habían acomodado el hueso, se lo habían dejado chueco; y que tenían mucha suerte de que no tuvieran que operarlo. El padre dijo que los iba a demandar. La madre dijo que cómo iba a demandar al presidente de la vecindad, que a esos no les hacen nada, y que lo mejor era olvidarlo todo. Así que a martillazos le quitaron el cemento al niño; y con lo que le hicieron luego dejó de llorar y se quedó dormido.

Cuando llegaron a la vecindad, la discusión seguía todo grito en la portería, pero  ya a nadie le importaba. Los guaruras daban sus vueltas por el patio o se metían debajo de las escaleras a…. Eso no te interesa, y mejor no te lo digo.

Bueno, mi amor. A ver si la próxima vez tengo algo más interesante que contarte.

Te quiere,

              Cocatú

Comentarios


object(WP_Query)#17908 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(22280) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "06-06-2022" ["before"]=> string(10) "04-07-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(22280) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "06-06-2022" ["before"]=> string(10) "04-07-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17959 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17947 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17945 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "06-06-2022" ["before"]=> string(10) "04-07-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-06-06 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-07-04 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (22280) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17982 (24) { ["ID"]=> int(79797) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2022-06-10 09:25:18" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-06-10 14:25:18" ["post_content"]=> string(4491) "Querida Tora: Hace unos días llegó un nini más a la azotea. Quién sabe de dónde salió, o de quién era amigo; el caso es que ya se aposentó allí. Está fortachón, y dice que es karateca; y para demostrarlo, todo el tiempo anda haciendo movimientos muy amenazantes de karate a todo el que se le pone delante. El caso es que tiene aterrorizados a todos los de la vecindad, y nadie quiere ni encontrárselo en los pasillos o en las escaleras, por miedo a que les haga algo. ¿Y qué crees? El portero se fijó en él, y pensó que le resultaría útil, así que lo contrató como guarura. Le paga muy poco, pero no va a hacer nada más que amenazar a los vecinos, así que lo poco que le da le viene muy bien. Además, que se siente más importante, y ya mira a los otros guaruras por encima del hombro. Por otro lado, a la chava le del 38 le salió un novio. Es un muchacho de la otra calle, que se ve serio y bien portado. A todo el mundo le cayó bien… menos al karateca, que en cuanto lo vio se fue sobre él con una serie de movimientos verdaderamente estremecedores. Pero el muchacho aguantó a pie firme, y ni siquiera se inmutó. Eso enfureció más al karateca, y ahora anda espiando sus entradas a la vecindad para asustarlo (No lo ha logrado, pero él se hace las ilusiones y presume como no tienes idea). La cosa ha ido escalando, y la vecindad entera se ha dado cuenta, así que todo el día están esperando a ver qué pasa de nuevo. Y pasó. Anteayer, el chavo estaba platicando con la novia en el patio, muy tranquilitos los dos, cuando se presenta el karateca y, sin previo aviso va y toca a la muchacha en sus partes nobles. Toda la vecindad lo vio, y fue como si les hubiera pasado una corriente eléctrica de alta intensidad a todos. ¿Qué iba a hacer el chavo? No podía pasar eso por alto. Y no lo pasó. Sin decir palabra tomó al flamante guarura por el cuello (con una sola mano, para más vergüenza) y lo subió al tendedero de la del 18, que está bastante alto, y allí lo dejó colgado. El karateca rugía y se debatía, pero no podía hacer nada, porque el chavo lo enganchó en un clavo muy fuerte que soporta todo el tendedero, y no alcanzaba con las manos ni con los pies. Y allí estuvo un rato, ante la mirada asombrada de toda la vecindad. El chavo siguió platicando con la novia como si no hubiera pasado nada; y, por fin, fue a desenganchar al “interfecto” y le dijo que se fuera pitando, para que no atropellara a nadie. ¿Y qué crees? Le obedeció, pero fue corriendo a meterse en la portería, a darle la queja al portero y a exigirle que castigara al “agresor de la autoridad”. Pero el portero le dijo que si no había sido capaz de resolver el problema por sí solo, “en ese momento dejaba de ser autoridá” y lo echó a la calle, entre las burlas de todos los vecinos. Total, que el nini se fue corriendo, y no se le ha vuelto a ver. Yo pensé que iba a volver con otros “karatecas”, pero ni a eso se atrevió. Entonces, el portero fue a buscar al chavo y le propuso que trabajara de guarura con él. Pero le dijo que no, que estaba estudiando y que no podía perder el tiempo en otras cosas. Más tarde le dijo a la novia que cuando subió al karateca al gancho, éste tenía una mirada de terror tan grande que pensó que a nadie se debe atemorizar así sin un motivo verdadero (y el suyo  había sido verdadero, añadí yo), y lo que el portero pretende es tener a todos asustados. La muchacha estuvo de acuerdo, y los dos se fueron a cenar como todos los días, entre murmullos de aprobación y gritos de alegría. Los únicos que lamentaron lo sucedido fueron los ninis de la azotea, porque el karateca les permitía muchas cosas que los otros guaruras les impedían, como fumar las hierbas que cultivaban, por ejemplo. Pero no había quien los apoyara, y tuvieron que aguantarse. Y pensar que el novio de la del 38 parecía tan poquita cosa… “Caras vemos, corazones no sabemos”, suele decir la gente aquí. Y tienen mucha razón. Te quiere Cocatú" ["post_title"]=> string(17) "CARTAS A TORA 270" ["post_excerpt"]=> string(180) "Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas a Tora, su amada, quien lo espera en una galaxia no muy lejana." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-270" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-06-10 09:25:18" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-06-10 14:25:18" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=79797" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17878 (24) { ["ID"]=> int(80556) ["post_author"]=> string(2) "10" ["post_date"]=> string(19) "2022-07-01 13:17:56" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-07-01 18:17:56" ["post_content"]=> string(5410) "El EP se estrena este 1 de julio en todas las plataformas digitales con cinco canciones. Cada una de ellas es la que le da el nombre ALGUIEN TE RECUERDE. Con producción de Lito de la Isla miembro de Los Rumberos y La Isla Centeno, Fran Diego se conectó con sonidos de pop con un sabor muy latino, que invita a cantarlas y hacerlas propias. “Yo nací en Torreón, Coahuila y después me fui a vivir a Querétaro, luego me vine a estudiar a la Ciudad de México. Empecé a dedicarme al arte visual. En la parte de atrás de los bocetos escribía un texto, luego fui llevando estos textos hacia la canción, me fui clavando más en la métrica poética, y en la lírica, y eventualmente ya tenía canciones escritas. “Me gustaba desde muy chico cantar y tocar la guitarra, pero la verdad es que no tenía algo propio. De repente, con todas las letras que tenía les empecé a meter melodía. Conocí a Lito de la Isla con quien he producido la mayor parte de mis canciones. Él es Productor y parte del grupo de los Rumberos , estas canciones hablan mucho de la identidad, de conocerte a ti mismo y también conocer a tu comunidad, y con este sentido latino le dije a Lito: ‘Quiero que suene algo latino contemporáneo pero no salirme de la estructura pop’,  “Las canciones no hablan de amor a alguien más, pero hablan de amor a ti mismo, de amor propio, amor a tu comunidad o pertenecer Son cinco canciones Y las titulé Alguien te recuerde por una de las canciones. De repente tú te das cuenta de que ha sido inspirado por alguien más, por mucha gente atrás, y no tienes forma de agradecerle porque no los conoces o ya no están, o ya no hay manera de contactarlos, por eso el título Alguien te recuerde enmarca las cinco canciones”. ‒ ¿Te costó trabajo decidir ser cantante? “Suena muy romántico pero la verdad es que fui yendo poco a poquito, una cosa me fue llevando a otra. Acabé la carrera y después empecé haciendo joyería, luego escultura. Iba haciendo bocetos y en la parte de atrás de los bocetos, escribí los textos y eso me fue llevando a la composición, y luego a interpretar mis canciones. Luego me puse a pensar cómo sería la mejor forma de compartirlo. He ido decantando todo este proceso musical, no me puedo deslindar de todo lo demás que hago, la mejor forma ha sido decir ‘tengo un EP, he podido integrar las demás cosas en el proceso y al final’. Luego pensé qué portada le pondré a los sencillos, en estas canciones trato de poner el porqué de la identidad y el porqué de lo que somos, con un sonido superlatino, con imágenes muy sepias y contemporáneas y muy minimalistas. El arte visual al final acompaña a la música, si alguien más las canta, me motiva mucho también”, ‒ ¿Qué es lo que más trabajo te ha costado? “Visualizarme en los siguientes pasos, porque es fácil imaginarte y disfrutar lo que estás haciendo en el momento y ya. Tomo algunas cosas de inspiración de otras personas y hago mi propio rumbo. Para hacer las canciones lo que hago es que me disciplino, me siento y hago sesiones de tres horas, literalmente voy tejiendo palabra por palabra y que hagan sentido. Me doy cuenta de que si me siento y lo hago van avanzando las cosas, éste soy yo, pero si alguien me escucha y me resuena, también puede ser alguien más”. ‒ ¿A qué cantantes admiras? “Jorge Bresler, el uruguayo, tiene sonidos muy latinos, al mismo tiempo habla de él mismo y de su entorno; a René, el de Calle 13, me gusta la forma que suelta versos en rap, ideas y la fluidez, qué tiene esta onda muy latina, es muy desenvuelto; el Canca me gusta mucho, un español que toca como muy flamenco, no se sale de la traducción completamente pero hace algo nuevo. ‒ ¿Qué esperas lograr con éste lanzamiento? “Me gustaría lograr que haya mucha gente que se conmueva por la música, que pueda hacer un proceso de introspección. Con eso creo que valió la pena que fueran compartidas”.

Redes sociales: IG @elecodedefrandiego / FB El Eco de Fran Diego YouTube Fran Diego – Tema / Spotify Fran Di

" ["post_title"]=> string(37) "ENTREVISTA CON EL CANTANTE FRAN DIEGO" ["post_excerpt"]=> string(176) "A propósito del nuevo EP del cantante mexicano Fran Diego, Claudia Blix nos ofrece una entrevista donde se explora su proceso creativo que dio lugar a Alguien te recuerde.  " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(37) "entrevista-con-el-cantante-fran-diego" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-07-01 13:17:56" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-07-01 18:17:56" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=80556" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17982 (24) { ["ID"]=> int(79797) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2022-06-10 09:25:18" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-06-10 14:25:18" ["post_content"]=> string(4491) "Querida Tora: Hace unos días llegó un nini más a la azotea. Quién sabe de dónde salió, o de quién era amigo; el caso es que ya se aposentó allí. Está fortachón, y dice que es karateca; y para demostrarlo, todo el tiempo anda haciendo movimientos muy amenazantes de karate a todo el que se le pone delante. El caso es que tiene aterrorizados a todos los de la vecindad, y nadie quiere ni encontrárselo en los pasillos o en las escaleras, por miedo a que les haga algo. ¿Y qué crees? El portero se fijó en él, y pensó que le resultaría útil, así que lo contrató como guarura. Le paga muy poco, pero no va a hacer nada más que amenazar a los vecinos, así que lo poco que le da le viene muy bien. Además, que se siente más importante, y ya mira a los otros guaruras por encima del hombro. Por otro lado, a la chava le del 38 le salió un novio. Es un muchacho de la otra calle, que se ve serio y bien portado. A todo el mundo le cayó bien… menos al karateca, que en cuanto lo vio se fue sobre él con una serie de movimientos verdaderamente estremecedores. Pero el muchacho aguantó a pie firme, y ni siquiera se inmutó. Eso enfureció más al karateca, y ahora anda espiando sus entradas a la vecindad para asustarlo (No lo ha logrado, pero él se hace las ilusiones y presume como no tienes idea). La cosa ha ido escalando, y la vecindad entera se ha dado cuenta, así que todo el día están esperando a ver qué pasa de nuevo. Y pasó. Anteayer, el chavo estaba platicando con la novia en el patio, muy tranquilitos los dos, cuando se presenta el karateca y, sin previo aviso va y toca a la muchacha en sus partes nobles. Toda la vecindad lo vio, y fue como si les hubiera pasado una corriente eléctrica de alta intensidad a todos. ¿Qué iba a hacer el chavo? No podía pasar eso por alto. Y no lo pasó. Sin decir palabra tomó al flamante guarura por el cuello (con una sola mano, para más vergüenza) y lo subió al tendedero de la del 18, que está bastante alto, y allí lo dejó colgado. El karateca rugía y se debatía, pero no podía hacer nada, porque el chavo lo enganchó en un clavo muy fuerte que soporta todo el tendedero, y no alcanzaba con las manos ni con los pies. Y allí estuvo un rato, ante la mirada asombrada de toda la vecindad. El chavo siguió platicando con la novia como si no hubiera pasado nada; y, por fin, fue a desenganchar al “interfecto” y le dijo que se fuera pitando, para que no atropellara a nadie. ¿Y qué crees? Le obedeció, pero fue corriendo a meterse en la portería, a darle la queja al portero y a exigirle que castigara al “agresor de la autoridad”. Pero el portero le dijo que si no había sido capaz de resolver el problema por sí solo, “en ese momento dejaba de ser autoridá” y lo echó a la calle, entre las burlas de todos los vecinos. Total, que el nini se fue corriendo, y no se le ha vuelto a ver. Yo pensé que iba a volver con otros “karatecas”, pero ni a eso se atrevió. Entonces, el portero fue a buscar al chavo y le propuso que trabajara de guarura con él. Pero le dijo que no, que estaba estudiando y que no podía perder el tiempo en otras cosas. Más tarde le dijo a la novia que cuando subió al karateca al gancho, éste tenía una mirada de terror tan grande que pensó que a nadie se debe atemorizar así sin un motivo verdadero (y el suyo  había sido verdadero, añadí yo), y lo que el portero pretende es tener a todos asustados. La muchacha estuvo de acuerdo, y los dos se fueron a cenar como todos los días, entre murmullos de aprobación y gritos de alegría. Los únicos que lamentaron lo sucedido fueron los ninis de la azotea, porque el karateca les permitía muchas cosas que los otros guaruras les impedían, como fumar las hierbas que cultivaban, por ejemplo. Pero no había quien los apoyara, y tuvieron que aguantarse. Y pensar que el novio de la del 38 parecía tan poquita cosa… “Caras vemos, corazones no sabemos”, suele decir la gente aquí. Y tienen mucha razón. Te quiere Cocatú" ["post_title"]=> string(17) "CARTAS A TORA 270" ["post_excerpt"]=> string(180) "Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas a Tora, su amada, quien lo espera en una galaxia no muy lejana." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-270" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-06-10 09:25:18" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-06-10 14:25:18" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=79797" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(7) ["max_num_pages"]=> float(4) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "544b8c05910566773af278bc93d01b58" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
CARTAS A TORA 270

CARTAS A TORA 270

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas...

junio 10, 2022

ENTREVISTA CON EL CANTANTE FRAN DIEGO

A propósito del nuevo EP del cantante mexicano Fran Diego, Claudia Blix nos ofrece una entrevista donde se explora su proceso creativo...

julio 1, 2022




Más de categoría

ENTREVISTA CON EL CANTANTE FRAN DIEGO

A propósito del nuevo EP del cantante mexicano Fran Diego, Claudia Blix nos ofrece una entrevista donde se explora...

julio 1, 2022

CARTAS A TORA 272

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días...

junio 27, 2022

Mesa de análisis

Ginés Sánchez nos ofrece un cuento que combina teoría cuántica, teoría política e Historia de México.

junio 22, 2022

Una breve charla con Alejandra Junco Lavín, autora de La última oveja del Ángel Exterminador

No voy a mentirles: la pandemia que inició en 2020 estuvo llena de momentos dolorosos; sin embargo, también tuvo...

junio 17, 2022