Cartas a Tora LXXIX

Querida Tora… Querida Tora:          El otro día amaneció la vecindad llena de carteles que anunciaban el “Gran Concurso Femenil de la Canción Vernácula”. Y como nadie sabía lo que “vernácula” significa, corrieron a preguntarle al portero....

23 de marzo, 2018

Querida Tora…

Querida Tora:

         El otro día amaneció la vecindad llena de carteles que anunciaban el “Gran Concurso Femenil de la Canción Vernácula”. Y como nadie sabía lo que “vernácula” significa, corrieron a preguntarle al portero. El tampoco lo sabía, pero lo puso en los carteles porque  en los teatros ponen siempre  “La mejor intérprete de la canción vernácula”, “La reina de la canción vernácula”, y cosas por el estilo, y se le hizo bonito organizar un concurso de eso; pero añadió que podían cantar lo que quisieran, siempre y cuando fueran canciones autóctonas. Nadia sabía tampoco lo que eso significaba, pero les sonó medio folklórico y se quedaron muy contentas, porque esas canciones sí se las saben.

Y es que casi todas las viejas de la vecindad cantan mientras se bañan (No me preguntes por qué, pues no veo la relación entre el agua y los gorgoritos). Algunas cantan también mientras hacen la comida; pero en esos casos casi siempre se les queman los guisotes, y los maridos les han prohibido cantar en ese momento. Pero en este caso no valieron las prohibiciones, y los señores se tuvieron que ir a comer a las cantinas cercanas (Son más baratas que el King’s), y a los niños los distrajeron con la televisión hasta la hora de cenar. Y así fue que todo el día se oía cantar en la vecindad; rancheras, boleros, baladas y canciones de ardidos transformadas en canciones de ardidas.

Esa noche (Era sábado) nos pasaron una película llamada “Cabaretera”. Hubieras visto el éxito que tuvo, y ya  todas querían vestirse como la estrella, que enseñaba más de lo que ocultaba y sufría como descosida. Las viejas se aprendieron todas las canciones de la película y se olvidaron de todas las demás, porque decían que esas podían interpretarse con mucho sentimiento. Y al rato ya no les importaba cantar, sino hacer llorar a sus familias al decir las letras de las canciones. A los tres días, maridos e hijos estaban hartos, y amenazaron con irse de las casas si no dejaban a un lado los ensayos, al menos durante las comidas. Lograron que las viejas les hicieran caso, y hubo un poco de paz en todos los hogares; pero en cuanto ellos se iban, las mujeres volvían a la carga con más ganas, y la vecindad entera se cimbraba al ritmo de aquellas desgracias musicales. Porque no había una sola canción que fuera alegre: todas eran mujeres maltratadas, engañadas o abandonadas, mujeres que sufrían por un mal hombre o un hijo desagradecido, madres abnegadas que sólo conocían la felicidad en el instante de la muerte.

Todas las viejas se inscribieron al concurso. Todas se sentían capaces de ganarlo. No les gustó tener que pagar una inscripción; pero, como les dijo el portero, tenían que pagar publicidad, arreglo del patio, y comprar los premios, y eso no le correspondía pagarlo a él. Todas pagaron, y en unos días se compuso el programa. Había tantas concursantes que tuvieron que empezar a las nueve de la mañana para poder terminar a las doce de la noche; y eso que no aceptaron a la familia del 58, que son ocho mujeres que quisieron inscribirse tarde, porque no se decidían sobre qué canción “interpretar”. Además, la Flor del Mal y su prima iban a aparecer como “artistas invitadas”, para animar a las concursantes y proporcionarles ”un modelo a seguir” (Como si necesitaran a quién imitar. La del 33 hasta le copió un vestido a María Victoria para ponerse “a tono” con su canción).

No quieras saber los nervios de todas el día del concurso; ni las escenas que se suscitaron con los maridos hambrientos o con los hijos que no podían hacer la tarea solos. Hubo tragedias, como la de la señora del 18, que  encargó al marido agonizante con una tía lejana, y que al volver (Derrotada, por supuesto) los encontró en la cama, muy contentos, comiendo chilaquiles del King’s. O como la del 37, que el marido le prometió que si quedaba en buen lugar se irían a Las Vegas; y sí, se fue a Las Vegas, pero con una muchacha del hotel, y a la esposa la mandó a Tenosique a visitar a su madre, que ya está muy vieja y muy cansada.

El día del concurso llegó gente de todas las vecindades cercanas, que aplaudieron a rabiar a todas las concursantes; pero,  sobre todo, a la del 14, que cantó “Noches de Ronda” con un sentimiento rayano en la locura  (Según dijo luego su marido, el pobre).

El jurado estaba compuesto por el portero y sus guaruras, quienes decidieron dar por unanimidad el primer premio a la Flor. Hubieras visto el griterío que se armó, porque la Flor estaba como “estrella invitada”. Pero el portero dijo que la Flor era una profesional, que nadie había cantado como ella, y que no darle el premio era insultar a una figura internacional de la canción vernácula y un insulto para la sensibilidad del jurado. El público se aplacó a medias, impresionado por esas palabras. Hubo otro conato de bronca cuando dieron el segundo premio a la prima de la Flor “por la entrega y la pasión contenida que permeó su interpretación”, que aplacaron repartiendo unos chupitos de tequila. El tercer lugar se declaró desierto; y después todas las concursantes recibieron un diploma hecho en computadora “por su valiosa participación” en el concurso que, quien más, quien menos, colocaron junto a la puerta de su vivienda, donde todo el mundo pudiera verlo nada más entrar.

Esa noche ninguna de las concursantes durmió, emocionadas todavía por la recepción que el público le hizo y por los aplausos que le dedicó, y soñando (Despierta, por supuesto) con llegar a cantar algún día en un cabaret de verdad.

La Flor y su prima se llevaron todo el dinero de las inscripciones, y luego se lo agradecieron al portero como ellas saben hacerlo.

¿Qué te parece?

Te quiere,

              Cocatú

Comentarios
object(WP_Query)#18587 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(20014) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "28-08-2021" ["before"]=> string(10) "25-09-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(20014) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "28-08-2021" ["before"]=> string(10) "25-09-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18586 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18593 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18679 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "28-08-2021" ["before"]=> string(10) "25-09-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-08-28 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-09-25 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (20014) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18583 (24) { ["ID"]=> int(70332) ["post_author"]=> string(2) "80" ["post_date"]=> string(19) "2021-09-10 14:20:02" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-09-10 19:20:02" ["post_content"]=> string(5236) "El actor francés Jean-Paul Belmondo (1933-2021) falleció este lunes en su casa a los 88 años, según ha informado la agencia de noticias France-Presse, que cita al abogado del intérprete. En Belmondo se unifican las dos grandes líneas del cine francés, que son también las del cine europeo. Por un lado fue un icono de la modernidad que trajo consigo la Nouvelle Vague y que rodó con los grandes de su tiempo como con su descubridor Jean-Luc Godard, pero también con François Truffaut, Alain Resnais, Claude Chabrol y Jean-Pierre Melville (con el maestro del polar filmó tres películas). Por otro lado, el del eterno caradura, el del feo ligón y pícaro a la francesa, el protagonista de películas taquilleras pensadas para el gran público. Le gustaba protagonizar sus propias secuencias de acción, y que eso se viera en pantalla: de esa faceta nacen títulos como El magnífico, El incorregible, El profesional, El hombre de Río o El clan de los marselleses. En su país, además, el mito de Belmondo va unida al del otro grande de su tiempo, Alain Delon. Fueron amigos, y nunca hubo rivalidad, sino una camaradería que les sirvió incluso para retroalimentarse en títulos como Borsalino Uno de dos, tras haber coincidido de jóvenes en Una rubia peligrosa (1958), cuando ambos empezaban. Belmondo, que sufrió en 2001 un accidente cerebrovascular, ha fallecido, según su abogado, “apagándose tranquilamente”. En 2016, con el León de Oro de Honor del festival de Venecia, aseguraba: “Mi secreto es no pensar en el pasado. Yo pienso en el mañana. A lo largo de mi vida lo he hecho y lo he tenido todo. No tengo remordimientos. He hecho todo lo que quería hacer y hoy amo las cosas que tengo: la vida, el sol y el mar”. De su carisma innegable levanta testimonio el discurso de Sophie Marceau ese día en Venecia: Con ella había rodado Simpático y caradura en 1984: “Cincuenta años de carrera y 130 millones de espectadores te convierten en un campeón de la taquilla (…) y un profesional del amor. Me acuerdo cuando me cogiste en tus brazos. Y me acuerdo también de Ursula Andress, Jean Seberg, Anna Karina, Catherine Deneuve, Annie Girardot, Emmanuelle Riva (…) Incluso vestido con sotana, te las llevabas a todas por delante”. Nacido en 1933 en Neuilly-sur-Seine, en la periferia burguesa de París, Belmondo era hijo de artistas: un escultor de origen italiano y una pintora que solía tomarlo como modelo para sus lienzos. Mal alumno, aficionado al fútbol y boxeador profesional durante su juventud, Belmondo quería ser actor desde adolescente, y por ello fue a una escuela privada de interpretación. Fue rechazado por el Conservatorio de Arte Dramático de París en tres ocasiones, pero cuando por fin entró en 1952 se convirtió en uno de sus alumnos más carismáticos. La leyenda asegura que en su tercer año, tras una actuación ante un jurado del Conservatorio, sintió que no se había valorado su trabajo con la puntuación adecuada y se despidió del tribunal con una peineta. Y se fue antes de ser expulsado, dejando tras de sí la revuelta estudiantil de sus compañeros. Tres años después, se cruzó con un joven cineasta por la calle. Era Jean-Luc Godard. Le propuso rodar un cortometraje en un pequeño piso de alquiler. “Dudé sobre sus intenciones reales”, explicó una vez al diario Libération. “Le respondí que el cine no me interesaba nada de nada”. Ante su insistencia, aceptó. Rodaron el corto Charlotte et son Jules, una primera colaboración que daría pie a otras más célebres, como Al final de la escapada y Pierrot, el loco" ["post_title"]=> string(42) "Muere el actor francés Jean-Paul Belmondo" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(41) "muere-el-actor-frances-jean-paul-belmondo" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-09-10 14:20:02" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-09-10 19:20:02" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=70332" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#18541 (24) { ["ID"]=> int(70473) ["post_author"]=> string(2) "73" ["post_date"]=> string(19) "2021-09-15 12:09:40" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-09-15 17:09:40" ["post_content"]=> string(5515) "En París, cerca de la escuela de Derecho de la Sorbona y del Jardín de Luxemburgo, se levanta el Panthéon, un augusto edificio catedralicio pero laico; en su frontispicio se lee una frase que podríamos traducir así: A los grandes hombres, la patria reconociente… o agradecida. Es un lugar enorme, desde su altísima cúpula pende el famoso Péndulo de Foucault que en el siglo XIX instaló ahí el científico de ese apellido para demostrar la rotación de la Tierra. Lugar hermoso como pocos, fue construido para honrar las reliquias de Santa Genoveva, santa patrona y protectora de París, pero los hechos de la revolución transformaron el edificio en un lugar de peregrinación laica y en efecto, resguarda las reliquias de quienes han hecho la historia de Francia, ahí se encuentran, entre otros Victor Hugo y Voltaire, Jean Moulin y André Malraux, Émile Zola y Marie Curie. Desde noviembre próximo reposará ahí Josephine Baker. El amable lector tal vez no la conozca. La descubrí hace algunos años por comunicación directa del vicio jazzístico en el que me educó mi padre; pero la Baker fue mucho más que la primera mujer, afroamericana del sur profundo, que triunfó en París, que enloqueció a quienes la escucharon y la vieron bailar y que hizo famosa aquella divina canción, cuyo título en español es revelador, “tengo dos amores, París y mi país…”; mucho más porque fue miembro destacado de la resistencia contra el invasor nazi. Al morir se le dispensaron honores militares y se le confirió la condecoración de la Croix de Guerre; valiente y hábil, inteligente y sensible, participó en la marcha sobre Washington en la lucha por los derechos civiles, y a la muerte de Luther King se le ofreció la dirigencia del movimiento, cosa que rechazó, los únicos reflectores que disfrutó y permitió fueron los del escenario. Pero, además, se trata de un ser humano extraordinario. Adoptó 12 hijos de distintas etnias y nacionalidades, venezolanos y sirios, judíos y asiáticos, a ellos, con los que vivió y educó, llamó la tribu del arcoíris y demostró, como siempre lo dijo, que si a personas de los más diversos orígenes se les educa con el mismo amor y cariño, necesariamente crecerán como hermanos. No hay discurso más claro ni más contundente en la historia de la tolerancia, el amor y la fraternidad. Admiro mucho ese genio de la civilización francesa por el que la historia de su cultura es la de la Patria, sin estancos ni falsas divisiones, Victor Hugo es tanto el legislador como el autor y no hay compartimentos en su legado; Baker nació en Missouri y es tan, pero tan francesa, que dormirá el sueño eterno cerca de Curie que había nacido en Polonia; un genio al que la diplomacia cultural le nació muy joven, muy pronto en el desarrollo de su vida política y que se volvió parte de su esencia diplomática, su respuesta a la expansión norteamericana en América latina durante la segunda posguerra no fueron misiles ni misiones encubiertas, fue el Instituto Francés de América Latina que todavía hoy sirve para irradiar cultura, cine, letras y la seducción amable que no es la de la ideología sino la de la cultura porque ese mismo genio que permite ahora elevar al máximo honor a una mujer que, en su tiempo fuera víctima de toda marginalidad posible: mujer, vedette y afroamericana, es el que les autoriza a difundir su cultura como política de Estado, sin importar cómo se comportará su legislativo en dos años o quién ejercerá la presidencia, sino dialogando con su arte y su civilización que aspiran, más allá de cualquier periodo de gobierno, a ser eterna, la Francia Eterna. Eso, para mí, no sé para usted, es el sentido de una auténtica diplomacia cultural, lejos de las arenas del rencor y la conveniencia de corto plazo. Pero, más allá de eso, la propia idea de qué es la identidad nacional, el debate entre quienes somos y cómo nos vemos, pasa por apertura al diálogo y por el espejo del otro. Es cierto que las raíces son importantes, pero lo son más los frutos; es fundamental saber quién fue mi abuelo pero, como decía Lincoln, me importa más saber quién será su nieto. Mientras no partamos de la serenidad y de la aceptación de los hechos no podremos asimilar que cuanto nos ha ocurrido a través de las generaciones es el camino de lo que ya no tiene remedio, pero construirnos en todas las voces, manteniendo las memorias y aprendiendo que no somos una mexicanidad sino muchas no podremos definirnos más allá de los discursos pendencieros e ideologizados; no somos los aztecas ni los mayas, no somos los colonizadores ni los conquistadores, somos los que hemos decidido quedarnos y jugárnosla por este territorio que es también una constitución y una promesa de mañana, somos los de la periferia, los excluidos y los que ejercen el dominio; somos los que queremos dialogar con todos para entender que en realidad; somos un pacto de permanencia y no un paquete genético. No podemos olvidar que en la segunda guerra mundial muchos judíos se enteraron que lo eran cuando los nazis les avisaron, que no nos pase, que no confundamos grupo sanguíneo ni carga genética con identidad nacional porque eso, la pertenencia, es mucho más que sangre y derrota.    @cesarbc70" ["post_title"]=> string(40) "Josephine Baker, la francesa de Missouri" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(39) "josephine-baker-la-francesa-de-missouri" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-09-15 12:12:33" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-09-15 17:12:33" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=70473" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18583 (24) { ["ID"]=> int(70332) ["post_author"]=> string(2) "80" ["post_date"]=> string(19) "2021-09-10 14:20:02" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-09-10 19:20:02" ["post_content"]=> string(5236) "El actor francés Jean-Paul Belmondo (1933-2021) falleció este lunes en su casa a los 88 años, según ha informado la agencia de noticias France-Presse, que cita al abogado del intérprete. En Belmondo se unifican las dos grandes líneas del cine francés, que son también las del cine europeo. Por un lado fue un icono de la modernidad que trajo consigo la Nouvelle Vague y que rodó con los grandes de su tiempo como con su descubridor Jean-Luc Godard, pero también con François Truffaut, Alain Resnais, Claude Chabrol y Jean-Pierre Melville (con el maestro del polar filmó tres películas). Por otro lado, el del eterno caradura, el del feo ligón y pícaro a la francesa, el protagonista de películas taquilleras pensadas para el gran público. Le gustaba protagonizar sus propias secuencias de acción, y que eso se viera en pantalla: de esa faceta nacen títulos como El magnífico, El incorregible, El profesional, El hombre de Río o El clan de los marselleses. En su país, además, el mito de Belmondo va unida al del otro grande de su tiempo, Alain Delon. Fueron amigos, y nunca hubo rivalidad, sino una camaradería que les sirvió incluso para retroalimentarse en títulos como Borsalino Uno de dos, tras haber coincidido de jóvenes en Una rubia peligrosa (1958), cuando ambos empezaban. Belmondo, que sufrió en 2001 un accidente cerebrovascular, ha fallecido, según su abogado, “apagándose tranquilamente”. En 2016, con el León de Oro de Honor del festival de Venecia, aseguraba: “Mi secreto es no pensar en el pasado. Yo pienso en el mañana. A lo largo de mi vida lo he hecho y lo he tenido todo. No tengo remordimientos. He hecho todo lo que quería hacer y hoy amo las cosas que tengo: la vida, el sol y el mar”. De su carisma innegable levanta testimonio el discurso de Sophie Marceau ese día en Venecia: Con ella había rodado Simpático y caradura en 1984: “Cincuenta años de carrera y 130 millones de espectadores te convierten en un campeón de la taquilla (…) y un profesional del amor. Me acuerdo cuando me cogiste en tus brazos. Y me acuerdo también de Ursula Andress, Jean Seberg, Anna Karina, Catherine Deneuve, Annie Girardot, Emmanuelle Riva (…) Incluso vestido con sotana, te las llevabas a todas por delante”. Nacido en 1933 en Neuilly-sur-Seine, en la periferia burguesa de París, Belmondo era hijo de artistas: un escultor de origen italiano y una pintora que solía tomarlo como modelo para sus lienzos. Mal alumno, aficionado al fútbol y boxeador profesional durante su juventud, Belmondo quería ser actor desde adolescente, y por ello fue a una escuela privada de interpretación. Fue rechazado por el Conservatorio de Arte Dramático de París en tres ocasiones, pero cuando por fin entró en 1952 se convirtió en uno de sus alumnos más carismáticos. La leyenda asegura que en su tercer año, tras una actuación ante un jurado del Conservatorio, sintió que no se había valorado su trabajo con la puntuación adecuada y se despidió del tribunal con una peineta. Y se fue antes de ser expulsado, dejando tras de sí la revuelta estudiantil de sus compañeros. Tres años después, se cruzó con un joven cineasta por la calle. Era Jean-Luc Godard. Le propuso rodar un cortometraje en un pequeño piso de alquiler. “Dudé sobre sus intenciones reales”, explicó una vez al diario Libération. “Le respondí que el cine no me interesaba nada de nada”. Ante su insistencia, aceptó. Rodaron el corto Charlotte et son Jules, una primera colaboración que daría pie a otras más célebres, como Al final de la escapada y Pierrot, el loco" ["post_title"]=> string(42) "Muere el actor francés Jean-Paul Belmondo" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(41) "muere-el-actor-frances-jean-paul-belmondo" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-09-10 14:20:02" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-09-10 19:20:02" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=70332" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(20) ["max_num_pages"]=> float(10) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "84090f1d86bca8b9163310fb51e33e88" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Muere el actor francés Jean-Paul Belmondo

El actor francés Jean-Paul Belmondo (1933-2021) falleció este lunes en su casa a los 88 años, según ha informado la agencia de noticias France-Presse,...

septiembre 10, 2021

Josephine Baker, la francesa de Missouri

En París, cerca de la escuela de Derecho de la Sorbona y del Jardín de Luxemburgo, se levanta el Panthéon, un augusto...

septiembre 15, 2021




Más de categoría

CARTAS A TORA 242

Un alienígena arriba a la Ciudad de México y, convertido en gato, llega a vivir a una vecindad. Le...

septiembre 24, 2021
dante estatua

Dante, a 700 años de su fallecimiento

En este artículo se ofrecen múltiples ejemplos de la influencia de Dante en la historia del arte, en homenaje...

septiembre 22, 2021
Día Nacional de la Lucha Libre y del Luchador Profesional

Día Nacional de la Lucha Libre y del Luchador Profesional

En este artículo se da cuenta de la importancia de la lucha libre y sus protagonistas como íconos culturales...

septiembre 22, 2021
dibujo guerra españoles contra indios

Ni Colón ni Tlali: Cuitláhuac y Temilotzin

Cuitláhuac y Temilotzin son dos personajes que deberían de ser considerados para sustituir el Monumento a Cristóbal Colón en...

septiembre 22, 2021