Cartas a Tora IV

Esto de ser gatos tiene sus bemoles, a pesar de la independencia que me da. Esto de ser gatos tiene sus bemoles, a pesar de la independencia que me da. Y es que los gatos tenemos un...

12 de septiembre, 2016

Esto de ser gatos tiene sus bemoles, a pesar de la independencia que me da.

Esto de ser gatos tiene sus bemoles, a pesar de la independencia que me da. Y es que los gatos tenemos un enemigo nato: los perros. Siempre nos están echando bronca. La señora del 42 tiene un perro grande, con unos dientes enormes, que la tiene tomada conmigo. La señora lo saca con su correa, y el perro va tan tranquilo; pero me ve en el patio, se acerca silenciosamente, y cuando ya está a un paso de distancia, rompe a ladrar estrepitosamente. La adrenalina me corre por todo el cuerpo, me dan palpitaciones y se me sube la presión. Pero me voy a la azotea, me tiro al sol, y cierro los ojos para descansar. La gatita rubia viene siempre a atenderme, y me da unos lengüetazos que me calman poco a poco. Todo dentro de los límites de la estricta decencia. Pero la verdad es que sí necesito esos lengüetazos; son casi tan buenos como tus caricias después de que me encajas un coraje. Que no quiero ni pensar en todos los que me estás guardando para cuando nos volvamos a ver.

Aquí la vida sigue igual, como dice la canción, el otro día hubo un escándalo con el mandilón del 31. La vieja se siente muy popoff, pero en el fondo no tiene educación. Y si no lo crees, fíjate lo que hizo. Les dijo a las vecinas que su marido iba a emprender un “bisnes” muy bueno. A todos nos extrañó, porque sabíamos que trabajaba de “viene-viene” en un parque cercano. Pues resulta que el marido regresa con tacuche nuevo, y hasta una corbata de colores bien estrafalarios, y anuncia a todos que le habían traspasado un puesto de películas piratas frente a un conjunto de cines; ahí iba a vender las películas más barato de lo que costaba el boleto del cine, y se iba a hinchar de dinero. Enseguida le compró un vestido a su vieja, y se fueron a cenar “Brooklyn Gorditas” en el “King’s”. Al regreso, les dijo que el que quisiera trabajar con él tenía las puertas abiertas; les iba a pagar comisión sobre lo que vendieran y, además, les iba a enseñar a hacer negocios. Tres días le duró el gusto, porque los de los cines le echaron encima a las autoridades, y lo obligaron a irse. En el jaleo que se armó las películas se mojaron o se rompieron. Eso fue lo que él creyó; pero yo sé de buena fuente que sus ayudantes han abierto sendos puestos en un mercado. Su vieja se enojó, le dijo que era un dejado y un perdedor, y lo echó de la vivienda. Ahora vive en el cuarto de azotea de los del 8, pero no tiene ni muebles. Lo bueno es que la sirvienta del 10 lo invita a dormir en su cuarto; parece ser que tiene muchos cobertores, y hasta una manta eléctrica. Cuando se enteró, la vieja fue al cuarto de la sirvienta, sacó al mandilón por los pelos y se lo llevó a su vivienda, diciendo que lo necesitaba para barrer y trapear la casa. La que salió perdiendo (al principio) fue la sirvienta, porque la señora del 8 la corrió por cusca (cuando lo que estaba haciendo era una obra de misericordia); pero el señor, que es muy buena gente, le consiguió una vivienda en otra vecindad, y hasta se la está pagando, y va todas las tardes a visitarla un rato para que no se aburra.

No sé cómo vaya a acabar lo de los baños. En las noches muchos los quieren utilizar, porque las fonditas están cerradas, menos el “King’s”, que está abierto toda la noche. Pero les da flojera vestirse y tomarse un café, porque dicen que después no pueden dormir. Total, que les dan unos pesos a los vigilantes. Y el del 43, que tiene incontinencia, se conectó una manguera que va a la coladera; y así, hasta se ahorra los pañales.

Otro problema que van a tener es el de los lavaderos, como ya te dije. Están muy mal: no hay agua más que a ratitos; están llenos de hoyos, y por ahí se les van los calcetines y hasta los calzones; y son muy pocos para tantas viviendas. Total, que el portero los citó a una junta para tratar el asunto. Creo que va a ser el domingo “para que todos puedan ir”. Lo malo es que los domingos muchos señores no están en condiciones de hablar de cosas serias. Pero, bueno, vamos a ver qué pasa.

                  Te quiere, y te recuerda,




                                             Cocatú

Comentarios

CCXLVI Aniversario del natalicio de Carlos María de Bustamante

Carlos María de Bustamante nació en Antequera (Oaxaca) el 4 de noviembre de 1774. Hoy se cumplen 246 años de su natalicio. Murió en la Ciudad de...

noviembre 4, 2020

A propósito de la FIL Guadalajara 

La literatura existe porque el mundo no basta.  -Fernando Pessoa Para estas fechas, infinidad de editores, libreros, autores y traductores estarían terminando ...

noviembre 17, 2020




Más de categoría

 Crítica Serie: The Crown 

“El problema es que tengo el tipo de cara que si no estoy sonriendo, entonces todos dicen, ´Oh, ¿No...

noviembre 24, 2020

“Su destino está a la izquierda”

Nuevos personajes se avizoran en el horizonte, algunos ya son tan habituales que ni siquiera nos damos cuenta de...

noviembre 24, 2020

Los Olvidos | Parte 15

Antes de llegar a la casa me detuve en el Pierre Marqués   para poner mis ideas en orden....

noviembre 23, 2020

CARTAS A TORA 203

Querida Tora: Fíjate que ya volvió el chavo del 7. Bueno, siempre ha vivido aquí; pero estaba muy ocupado...

noviembre 20, 2020