Cartas a Tora I

Resumen: Un alienígena llega a la Ciudad de México y, convertido en gato, llega a vivir a una vecindad. Le escribe a Tora, en su… Resumen: Un alienígena llega a la Ciudad de México y, convertido en...

19 de agosto, 2016 gato

Resumen: Un alienígena llega a la Ciudad de México y, convertido en gato, llega a vivir a una vecindad. Le escribe a Tora, en su…

Resumen: Un alienígena llega a la Ciudad de México y, convertido en gato, llega a vivir a una vecindad. Le escribe a Tora, en su planeta natal, sus impresiones sobre lo que ve en ese lugar. Tiene algo de crítica social y toques de humor.

Querida Tora:

Perdóname por no haberte escrito antes, pero es que no llegué a donde quería, a ese país de que tanto hablan los noticieros y que parece el más importante de este planeta. Al entrar a la atmósfera me topé con una tormenta de iones que me sacó de curso y me vapuleó como no sabes. El caso es que fui a dar a un país que está un poco más abajo, a una ciudad enorme; y en cuanto salí de la nave casi me asfixio. Pero pronto me acostumbré, y ya puedo respirar todos los gases y partículas que tiene el aire sin más problemas que algo de tos y algunos estornudos violentos.

La nave ya no arrancó y la tuve que dejar donde caí, hasta ver qué puedo hacer con ella. Luego supe que ese lugar es el Museo de Arte Moderno; y la gente que la ve se la queda mirando pasmada, y dice que expresa con mucho acierto la angustia intelectual del hombre moderno, ¿Te imaginas?

Aquí la gente es muy rara. Tienen cuatro extremidades que se mueven sin parar. Yo no sé cómo no se pegan al ir caminando por la calle. A mí me veían como un bicho raro, y hasta trataron de matarme con una escoba, creyendo que era un animal peligroso. Así que me convertí en un animal que abunda mucho por aquí, que se mete en todos lados y que parecen apreciar. Ahora soy un gato. Busca en la Enciclopedia Galáctica, para que veas cómo luce ahora tu seguro servidor, y te arrepientas de no haber venido conmigo




Me eché a caminar. Al principio, todo el mundo me pisaba, pero pronto aprendí a esquivarlos, y llegué a un edificio que aquí llaman “vecindad”. Es un edificio lleno de viviendas: en el primer patio están las mejores, con baño propio, y las ocupan los que llaman “ricos”; en el segundo, los baños son comunales y los “pobres”, como llaman a los que viven allí, tienen que tomar turnos para ocuparlos.

Cuando llegué, había una junta de vecinos. Resulta que la dueña de la vecindad ponía un portero, pero ahora los vecinos quieren elegirlo por votación popular. No sabes cómo gritaban; sobre todo, las viejas (no es que tengan muchos años, pero así las llaman todos aquí). Total, que la dueña dijo que sí. Y enseguida uno de los ricos se presentó como candidato, y les prometió resolver el problema de los baños que apestan tanto los dos patios y ya nadie puede respirar bien. También se presentó uno de los pobres, el del 32; pero a ese lo abuchearon porque siempre está tomado y no se entera de nada. Total, que fijaron las elecciones para el domingo siguiente, porque nadie trabaja y todos pueden ir a votar.

El rico empezó su campaña poniendo carteles en las paredes, aunque les tapó las ventanas a todos y hubo un conato de revuelta, que él apaciguó prometiéndoles una ayuda en sus recibos de luz. También llevó unas muchachas que trabajan en un hotel aquí a la vuelta para que regalaran banderines, camisetas y escudos con su nombre (y en lo oscurito ofrecían descuentos a los hombres que las fueran a visitar, pero a las mujeres no; debe ser algún tipo de discriminación que todavía ignoro). Escribieron una cancioncita que sus asistentes cantan en cuanto alguien entra a la vecindad, Y todos los días, a las 12 y a las 6, les endilga un discurso explicando las bondades de su programa político. El discurso es siempre el mismo, pero le pone palabras rimbombantes diferentes cada vez, y los vecinos se quedan con la boca abierta y aplauden a rabiar,

El pobre sale como a las 3, porque se levanta tarde. Reparte vasitos con alguna bebida alcohólica, se sube al estrado y dice “Salud”. También le aplauden mucho.

La del 27, que es muy  belicosa, le exigió al rico que les explicara qué pensaba hacer con el problema de los baños. El respondió que lo ideal era reconstruirlos y hacerlos nuevos; pero que en ese momento no había dinero, y van a tener que esperar un poco. La solución inmediata consiste en que los departamentos nones los usen los días nones, y los pares los días pares. Esto provocó mucha agitación, aunque él insistió en que iba a ser una medida temporal, y que no habrá problemas. Les sugirió que usaran los baños de las fondas cercanas y los del hotel. Los niños pueden usar los de las escuelas; y si no los dejan, entonces deben protestar y denunciar a la escuela ante la SEP por su falta de higiene y de solidaridad social. Luego les dio unos botones muy coloridos que dicen “Contra la Polución”. Nadie sabe qué quiere decir polución, pero se quedaron muy contentos.

En fin, vamos a ver qué pasa el domingo. Yo aquí estoy contento. Por las noches nos reunimos varios gatos en la azotea, y nos la pasamos maullando hasta que la luna se oculta. Hay una gatita rubia que en cuanto me ve levanta la cola y se pasea voluptuosamente delante de mí. Todos se ponen hechos unas fieras, pero yo hago como que no la veo, aunque por dentro me hierva el bofe. ¿Sabes lo que es el bofe? No, ¿verdad? Pues imagínatelo.

Te cuento todo ésto para que veas los peligros a que me expones por no haber venido conmigo. A ver si aprendes a tomar tus propias decisiones y olvidas eso de “No me deja mi mamá”. ¿Pues en qué siglo vive esa señora? Hasta la próxima.

Te quiere

Cocatú

Leona Vicario

¿Quién fue Leona Vicario?

Una mujer con una vida apasionante y totalmente fuera de lo común para su época. Así describen historiadores a Leona Vicario, quien...

·
Zócalo CDMX

¿Por qué le decimos 'zócalo' al Zócalo de la CDMX?

Si le dicen a un mexicano “Nos vemos en el Zócalo”, seguramente no tendrá ninguna duda de dónde encontrarte. “Plaza principal de...

·




Más de categoría
Zócalo CDMX

¿Por qué le decimos 'zócalo' al Zócalo de la CDMX?

Si le dicen a un mexicano “Nos vemos en el Zócalo”, seguramente no tendrá ninguna duda de dónde encontrarte....

·

Crítica Películas Retro Ochenteras

“El verdadero amor es como los espíritus: todos hablan de ellos, pero pocos los han visto.” Francois de La...

·
Alemania

Cinco costumbres alemanas difíciles de comprender

Mudarse a un país nuevo implica conocer nuevas costumbres. El recién llegado puede adoptar algunas como propias, pero hay...

·

Radio Imagen Informativa Monterrey y "La invisibilidad femenina en la Independencia de México 1810-1821"

El 15 de septiembre México celebró 210 años de la Independencia. Por motivo de esta celebración histórica, el miércoles...

·