CARTAS A TORA CXC

Querida Tora: Creo que 190 se escribe CXC en  números romanos, pero ¿qué crees? No estoy seguro. ¿Qué te parece si de ahora en adelante numero mis cartas con  números arábigos (normales, para que me entiendas)? No...

7 de agosto, 2020 cartas

Querida Tora:

Creo que 190 se escribe CXC en  números romanos, pero ¿qué crees? No estoy seguro. ¿Qué te parece si de ahora en adelante numero mis cartas con  números arábigos (normales, para que me entiendas)? No sé a quién recurrir para que me informe cómo emplear los números romanos. Además, ya me cansé de escribir tantas letras; los números arábigos son más prácticos, ¿verdad?

Hoy te voy a contar lo que le pasó a la señora (perdón, señorita. Ella es muy particular respecto al tratamiento) del 17.  Es una mujer ya mayorcita (por eso lo de señora, porque yo aún no sabía su historia), muy correcta, muy seria (en el buen sentido de la palabra, porque con las amigas es hasta bromista). ¿Y qué crees que le pasó? Se enamoró como una idiota  (y nunca mejor empleada la palabra) de uno de los ninis que viven en la azotea.

Dije lo de idiota porque, en primer lugar, le lleva más de 20 años. ¿Te imaginas lo que eso es entre una mujer y un hombre? Y luego, porque estaba dispuesta a hacer lo que él dijera, aún en desdoro de su buena reputación. Lo seguía a todas partes (ella suponía que disimuladamente, pero toda la vecindad se daba cuenta); le hacía pasteles, lo invitaba a comer (siempre aceptaba porque, si algo necesita el niño son sus tres comidas diarias), lo llevaba al cine (muy correctamente, por cierto), y una vez hasta lo invitó al teatro (el fulanito se aburrió, porque cantaban mucho). En fin, que empezaron a correr apuestas en la vecindad sobre el momento en que se convertiría en señora.

Claro que él se lo propuso más de una vez, pero ella no consintió. Y cuando los vecinos lo veían salir del 17 después de las diez de la noche y correr al hotel de la esquina, ya sabían que habían perdido la apuesta de ese día. Así siguieron las cosas hasta que una noche la señorita se armó de valor y subió a la azotea dispuesta a todo (confieso que yo estaba seriamente preocupado). Llegó hasta el cuarto del “novio” (lo llamaré así a falta de una palabra más adecuada), y se metió sin  llamar. Pero salió inmediatamente, asustada, humillada y arrepentida. ¿Sabes por qué? Porque el  niño estaba en la cama con una sirvienta que trabaja en la vecindad de al lado. Él salió corriendo, desnudo como estaba, y le pidió perdón. Ella no se lo quiso dar; le dijo que era un  lascivo, un lujurioso, un abusivo y un desgraciado (la puritita verdad), y se fue.

Llegó a su vivienda hecha un  diluvio de lágrimas, y se tiró en la cama, la cual empapó en pocos minutos. Y se fue quedando dormida poco a poco, sin  darse cuenta. Me dio tanta lástima, que me acosté con  ella.




No, no, ¡no! Mucho cuidado con  lo que estás pensando, que te conozco. Yo soy incapaz de traicionarte así. En primer lugar, fue un acto de humanidad pura, exenta de todo pensamiento impuro. Me puse a su lado para que tuviera alguien (¿o será algo?) que abrazar, algo que la hiciera sentir menos sola (que, en el fondo, es su más grave problema), y me puse a ronronear. Y puedo asegurarte que fue eso lo que la ayudó a dormir, lo que la consoló en su aflicción. Ni como gato ni como alienígena podía yo hacer otra cosa en su cama. Y conste que te cuento esto para que entiendas lo que soy y lo mucho que te quiero, que ni aún en esas condiciones era yo capaz de aprovecharme de una pobre mujer herida. Y no hagas caso de lo que te digan tu mamá ni el desgraciado ese que te ronda, queriendo aprovechar mi ausencia.

Y no te digo más. La señorita del 17 sigue con su vida ejemplar, y ya ni siquiera voltea a ver al nini de la azotea, a pesar de que él le pasa por las narices a todas las sirvientas del barrio.

Te quiere,

Cocatú

Personal médico

"Arte que sana" para ayudar a personal que combate el COVID-19

Con el fin de recaudar fondos para la compra de equipos de protección para personal médico y enfermería que lucha contra el...

·

Crítica Películas Retro Ochenteras

“El verdadero amor es como los espíritus: todos hablan de ellos, pero pocos los han visto.” Francois de La Rochefoucauld CRíTICA: Hoy...

·




Más de categoría
Zócalo CDMX

¿Por qué le decimos 'zócalo' al Zócalo de la CDMX?

Si le dicen a un mexicano “Nos vemos en el Zócalo”, seguramente no tendrá ninguna duda de dónde encontrarte....

·

Crítica Películas Retro Ochenteras

“El verdadero amor es como los espíritus: todos hablan de ellos, pero pocos los han visto.” Francois de La...

·
Alemania

Cinco costumbres alemanas difíciles de comprender

Mudarse a un país nuevo implica conocer nuevas costumbres. El recién llegado puede adoptar algunas como propias, pero hay...

·

Radio Imagen Informativa Monterrey y "La invisibilidad femenina en la Independencia de México 1810-1821"

El 15 de septiembre México celebró 210 años de la Independencia. Por motivo de esta celebración histórica, el miércoles...

·