CARTAS A TORA 287

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Diario le escribe cartas a Tora, su amada, quien lo espera en una galaxia no muy lejana.

21 de octubre, 2022 CARTAS A TORA 297

Querida Tora:

Ando medio triste. Es que la señora del 47 es muy buena gente, y me da muy rico de comer, pero se ha puesto enferma. Anda levantada, y hace todo lo posible para que nadie se dé cuenta, pero se empieza a notar cansada. El otro día le dijo a su comadre del 48 que se lo iba a decir a su marido, pero como que no se animaba, Por fin, anoche habló con él. Yo me enteré de que ya se había decidido, y me fui a acostar en su ventana del dormitorio. Allí oí todo.

-Viejo – le dijo – Me siento mal.

-Pos yo te veo muy bien – respondió él, mirándola de arriba abajo con ojos libidinosos.

(Te pongo todo lo que dijeron para que puedas juzgar mejor).

-Estoy muy cansada, me duele el pecho, tengo unas bolitas por aquí….

-¡Me encantan tus bolitas! – rugió él, echándosele encima.

-¡No! ¡´pérate! – se defendió ella – Me salieron unas bolitas en el pecho.

-¿En las chichis?

Ella asintió levemente, entre quejosa y avergonzada.

-Pos hable bien, y llame a las cosas por su nombre.

-Me salieron aquí, y a veces como que me quieren doler. Dame para ir al doctor.

-¿Estás loca?

-¿Por qué?

-¿Le vas a pagar a alguien para que te agarre las chichis?

-Es doctor.

-Pero es hombre, y te las va a agarrar por todos lados; y luego le va a ir a contar a sus compas, y todos se van a reir de mi.

-¿Por qué?

-Pos porque son hombres, y para eso están.

-No es cierto.

-¿No? Luego te va a querer “desaminar” más a fondo, y te va a meter la mano entre las piernas. Y después de la mano, será otra cosa.

-Ay, no lo creo.

-Mira, yo sé más que tú.  A la vieja del Gúmer ya se lo hicieron, y el Gúmer se lo tuvo que tundir, y el que está en la cárcel es el Gúmer. ¿Tu quieres que yo vaya a dar a la cárcel?

-Ay, ni Dios lo quiera.

-Pos tu tampoco. No, es muy peligroso que un doctor te vea de las chichis.

-¿Y una doctora?

-Es lo mismo. Entre las doctoras hay muchas machorras; y si no lo son, se vuelven machorras. No, mejor ve con la enfermera de la vecindad, a ver qué te da. Pero que no te toque.

La enfermera no la tocó, porque el marido estuvo allí, vigilándole las manos; y apenas se acercaban a  los pechos de su señora, le daba un manotazo. Cuando acabó el examen, la enfermera le puso unos chiquiadores de ruda con papa blanca “porque el caso es delicado”, y la mandó a su casa.

Total, que la mujer está cada día más flaca y más débil. El marido le dijo que se iba a fijar cuando le agarrara las chichis si notaba algo extraño; pero cuando se las agarra, está pensando siempre en otra cosa, y se le olvida.

Yo les he llevado libros y folletos que reparten en la calle sobre el cáncer de mama. ¿Pero sabes lo que logré? Que el marido haya prohibido comprar papel higiénico, “al fin que todos los días les echan por debajo de la puerta hartos papeles que no sirven para nada”. Y es que a su mujer no le importa nada. Al fin que en la colonia de junto tiene otra.

Te quiere 

Cocatú

 

Comentarios


object(WP_Query)#18810 (52) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(84853) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "04-01-2023" ["before"]=> string(10) "01-02-2023" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(66) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(84853) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "04-01-2023" ["before"]=> string(10) "01-02-2023" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["update_menu_item_cache"]=> bool(false) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18814 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18812 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18813 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "04-01-2023" ["before"]=> string(10) "01-02-2023" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2023-01-04 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2023-02-01 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (84853) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18811 (24) { ["ID"]=> int(87428) ["post_author"]=> string(3) "194" ["post_date"]=> string(19) "2023-01-05 11:05:15" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2023-01-05 16:05:15" ["post_content"]=> string(5184) "Estás últimas dos semanas, junto con la audaz fotógrafa Selene Morales*, me di a la tarea de armar una ruta de antojitos en la CDMX, y recorrer cinco establecimientos en la zona donde radico.  “Tengo gustos simples, me satisfago con lo mejor” dijo el irlandés Oscar Wilde; y sí, así pienso también yo. Entonces, aquí le comparto a los lectores de “Ruiz-Healy Times”, mi primera ruta de antojitos de este 2023, para que vayan a degustar exquisitas especialidades de la cocina tradicional mexicana. 1) Pieladero de Guadalajara (Hamburgo #332):  La muy sabrosa Torta Ahogada es su platillo principal, y puede ir rellena de carnitas o camarón; otra opción que vale muchísimo la pena probar, es la magnífica Carne en su Jugo que preparan. Todo un deleite. Además, su menú ofrece también tacos de Barbacoa, y para terminar, de postre, está la Jericalla, distintiva de Jalisco.  2) Tacos Laredo (Oaxaca #92):  Los tacos más famosos de Monterrey ahora en la Ciudad de México, listos para recibirte y ofrecerte su Papa Asada de Chicharrón, su Taco Campechano y su Planchada de Pastor. Todos platillos deliciosos. 3) Los Panchos (Tolstoi #9):  Taquería emblemática de la CDMX, con más de 75 años de éxito. Un lugar lleno de historia y cuyos imperdibles son los Tacos de Carnitas, el Mole de Olla, y su sublime Petrolera Gratinada de Bisteck. Una joya culinaria colmada de nostalgia, en Polanco.  4) ChamucoMX (Fernando Montes de Oca #30): Los Esquites más chidos y cool que probaras en esta ciudad. Sus diferentes toppings incluyen Chicharrón Norteño, Cacahuates, Suadero, Camarón y Ramen. El precio es muy accesible. No dejen de ir, se ubican en la colonia Condesa.  5) El Culichilango (Av Universidad #275)  Un verdadero hallazgo, un lugar fresco, de calidad y buen sazón. La atención del personal de primer nivel. Sus platillos estrella son Los Aguachiles, El Molcajete y El Ceviche. Muy recomendable. Tienen dos sucursales más, igual en la delegación Benito Juárez.  *Todas las fotos mostradas son cortesía de Selene Morales." ["post_title"]=> string(28) "Ruta de Antojitos en la CDMX" ["post_excerpt"]=> string(72) "“Nadie puede ser sensato con el estómago vacío” - George Elliot " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(28) "ruta-de-antojitos-en-la-cdmx" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2023-01-05 11:05:15" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2023-01-05 16:05:15" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=87428" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#18784 (24) { ["ID"]=> int(88215) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2023-01-27 10:55:22" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2023-01-27 15:55:22" ["post_content"]=> string(7481) "Querida Tora: El otro día nos enteramos de que la señora Sura (te acuerdas quién es, ¿verdad? La adivina o cartomanciana o como la quieras llamar) tiene una hija. No la conocíamos porque la tenía interna en una escuela; pero ya terminó la preparatoria, y la tuvo que sacar. Los primeros días todo fueron fiestas y alegría e invitaciones a la muchacha de todas las jóvenes de la vecindad, y todo iba muy bien. Pero… Ay, esos peros. Resulta que a la semana de haber llegado, la muchacha le dijo a doña Sura que tenía novio. La mujer puso el grito en el cielo (no sé qué tiene el cielo que ver en el asunto, ni cómo hacen para poner un grito tan lejos, pero así se dice) “¿Cómo es posible? – dijo – Estabas en un internado muy serio, rodeada de monjas, de mujeres muy estrictas. ¿Cómo pudiste conocer a un muchacho?”. Fue un disgusto terrible para la mujer, pero tuvo que aceptar el hecho consumado, y le dijo que quería conocerlo.  Estuvieron como quince días buscando una fecha apropiada para la entrevista, pero siempre surgía algún inconveniente. Era la muchacha quien cancelaba las citas; no sé si le daba pena o vergüenza o qué, pero era ella la que impedía que doña Sura conociera al susodicho. A mi me intrigaba ese proceder, y un día que iba a ver al novio la seguí, a ver si averiguaba lo que pasaba. Y tuve suerte, porque se vieron en un café, y él le preguntó a ella qué pasaba, por qué no podía concertarse esa cita. ¿Y sabes qué contestó ella? Que porque tenía miedo de que a su mamá no le gustara y le ordenara dejarlo. “¿Y me dejarías?”, preguntó él. “Por supuesto que no”, contestó la chava, “pero se crearía una situación muy violenta”. Él insistió, pero no llegaron a nada. Sin embargo, el día siguiente el chavo se presentó en la vecindad y fue directamente a la vivienda de doña Sura. Ella le puso mala cara (y no sabes lo fe que se ve cuando pone mala cara), pero lo hizo pasar (“Por cortesía”, dijo a su atribulada hija cuando le preguntó por qué). Yo corrí a meterme en la vivienda por la ventana de la azotehuela, porque la cosa prometía.

Te puede interesar:

CARTAS A TORA 297

El muchacho dijo todo lo que dicen los que se encuentran en situación parecida, e hizo todos los juramentos de costumbre. “Nada nuevo”, pensé, “Este se va al rato, y no vuelve. Y la única que va a sufrir es la muchacha”. Pero me equivoqué. Doña Sura lo atendió como yo nunca creí que fuera capaz de atender a un pretendiente de su hija, pues hasta le ofreció un cafecito con pastel de chocolate. Y ya los dos chavos creían que no habría obstáculos para su amor, cuando doña Sura le pidió que le dejara leerle las cartas. La chava se entusiasmó porque su mamá no le lee las cartas gratis a nadie, y creyó que ya empezaba a considerarlo parte de la familia. Pero en cuanto colocó las cartas sobre la mesa, lanzó un grito porque en ellas veía (según dijo textualmente) la muerte, el horror y el espanto. Y empezó a enumerar el terrible futuro que esperaba a su hija si se casaba con ese chavo: iba a perder el trabajo, la iba a embarazar y a abandonarla, el bebé se le iba a morir (“La boca se te haga chicharrón”, estuve a punto de decirle en voz alta), él se vería implicado en un robo a mano armada e iría a dar a la cárcel, ella iba a rodar muy abajo y, en fin, todas las desgracias que ocurrían a las jóvenes rebeldes en las películas de la Edad de Oro del Cine Mexicano.  La chica se levantó, airada, y dijo que nada de eso era cierto, porque vio al chavo pálido y tembloroso; que a su mamá le encantaba predecir cosas malas, pero que eso no podía ser cierto, porque ellos se amaban, y contra el amor nadie puede (cursi, pero lo dijo a gritos, para que la oyeran bien las vecinas que estaban amontonadas junto a sus ventanas. Doña Sura afirmó que ella venía de familia de profetas, y que sus predicciones siempre se cumplían; y volvió a echar las cartas una y otra vez, hasta que entre ellas apareció el rey de Bastos, y señalando el garrote que lleva, declaró que esa era la peor carga que le podía salir a alguien (pero al chavo le salió hasta la cuarta o quinta vez que le echó las cartas), y dijo a su hija que no se burlara de ella, porque entonces la cosa sería peor para todos; y se levantó enfurecida, enorme en esa túnica negra que tanto le gusta usar y con voz salida de los infiernos dijo al chavo “No pasarás”, y cayó desvanecida. Varias de las vecinas se desmayaron también, y hubo que llevarlas a la enfermería (por cierto, que la enfermera se negó a atenderlas, “no le fuera a  caer a ella también alguna maldición”). Las que no se desmayaron empezaron a gritar, algunas se hincaron a rezar; y los gritos se oían ya en la vecindad de junto. Llamaron al portero, pero él se negó a aparecer, “porque él no creía en esas cosas”, y corrió a meterse debajo de la cama. Y los guaruras, ni hablar: el que no tenía que ir al baño, le tenía que hablar a su mamá, y todos desaparecieron. La situación se estaba saliendo de control, pues algunos ya habían ido a llamar al gendarme de la esquina, a pesar de que no podría hacer nada; pero peor era quedarse ahí parados, esperando quién sabe qué horror. Y decidí intervenir. Sin pensarlo dos veces, me metí entre los pies de doña Sura y la hice caer del banquito al que se había subido para parecer más grande, y logré que se cayera. Lanzó un grito horrible, pero en cuanto cayó se quedó callada, callada, como muerta. Pero no estaba muerta. Tardó varios minutos en volver a la conciencia, y lo primero que dijo fue “¿Dónde estoy?” ¿Y qué crees? El chavo dijo: “Si no sabe dónde está, menos puede saber lo que va a ser de nosotros en el futuro”, y le dio la mano a la chava. Ya iban a salir, pero doña Sura se recuperó y pidió a su hija que no se fuera así, y le rogó que hiciera las cosas bien y se casara. La chava accedió, pidió al novio que le diera esa noche para hablar con su mamá y que volviera al día siguiente. Y así lo hicieron. Madre e hija hablaron hasta altas horas de la noche. Doña Sura dijo que temía perderla, que era lo único bueno que había hecho en su vida y que no quería que se fuera. La chava le dijo que no la perdía, que estarían siempre en contacto, que necesitaba la guía de su experiencia y de su sabiduría y que su esposo sería como un hijo para ella. La mujer comprendió a los jóvenes y les ofreció su apoyo (tampoco podía hacer otra cosa, so pena de quedarse sola), y hasta fijaron una fecha tentativa de boda. Así, el asunto se resolvió satisfactoriamente para todos. Pero el portero no salió en toda la noche de la portería. Te quiere Cocatú" ["post_title"]=> string(17) "CARTAS A TORA 298" ["post_excerpt"]=> string(173) "Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Diario le escribe cartas a Tora, su amada, quien lo espera en una galaxia no muy lejana. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-298" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2023-01-27 10:55:22" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2023-01-27 15:55:22" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=88215" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18811 (24) { ["ID"]=> int(87428) ["post_author"]=> string(3) "194" ["post_date"]=> string(19) "2023-01-05 11:05:15" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2023-01-05 16:05:15" ["post_content"]=> string(5184) "Estás últimas dos semanas, junto con la audaz fotógrafa Selene Morales*, me di a la tarea de armar una ruta de antojitos en la CDMX, y recorrer cinco establecimientos en la zona donde radico.  “Tengo gustos simples, me satisfago con lo mejor” dijo el irlandés Oscar Wilde; y sí, así pienso también yo. Entonces, aquí le comparto a los lectores de “Ruiz-Healy Times”, mi primera ruta de antojitos de este 2023, para que vayan a degustar exquisitas especialidades de la cocina tradicional mexicana. 1) Pieladero de Guadalajara (Hamburgo #332):  La muy sabrosa Torta Ahogada es su platillo principal, y puede ir rellena de carnitas o camarón; otra opción que vale muchísimo la pena probar, es la magnífica Carne en su Jugo que preparan. Todo un deleite. Además, su menú ofrece también tacos de Barbacoa, y para terminar, de postre, está la Jericalla, distintiva de Jalisco.  2) Tacos Laredo (Oaxaca #92):  Los tacos más famosos de Monterrey ahora en la Ciudad de México, listos para recibirte y ofrecerte su Papa Asada de Chicharrón, su Taco Campechano y su Planchada de Pastor. Todos platillos deliciosos. 3) Los Panchos (Tolstoi #9):  Taquería emblemática de la CDMX, con más de 75 años de éxito. Un lugar lleno de historia y cuyos imperdibles son los Tacos de Carnitas, el Mole de Olla, y su sublime Petrolera Gratinada de Bisteck. Una joya culinaria colmada de nostalgia, en Polanco.  4) ChamucoMX (Fernando Montes de Oca #30): Los Esquites más chidos y cool que probaras en esta ciudad. Sus diferentes toppings incluyen Chicharrón Norteño, Cacahuates, Suadero, Camarón y Ramen. El precio es muy accesible. No dejen de ir, se ubican en la colonia Condesa.  5) El Culichilango (Av Universidad #275)  Un verdadero hallazgo, un lugar fresco, de calidad y buen sazón. La atención del personal de primer nivel. Sus platillos estrella son Los Aguachiles, El Molcajete y El Ceviche. Muy recomendable. Tienen dos sucursales más, igual en la delegación Benito Juárez.  *Todas las fotos mostradas son cortesía de Selene Morales." ["post_title"]=> string(28) "Ruta de Antojitos en la CDMX" ["post_excerpt"]=> string(72) "“Nadie puede ser sensato con el estómago vacío” - George Elliot " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(28) "ruta-de-antojitos-en-la-cdmx" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2023-01-05 11:05:15" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2023-01-05 16:05:15" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=87428" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(15) ["max_num_pages"]=> float(8) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "867ce23df17ba7677b4ef0233f188ebc" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["allow_query_attachment_by_filename":protected]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Ruta de Antojitos en la CDMX

“Nadie puede ser sensato con el estómago vacío” - George Elliot

enero 5, 2023
CARTAS A TORA 298

CARTAS A TORA 298

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Diario le escribe cartas a Tora,...

enero 27, 2023




Más de categoría
CARTAS A TORA 298

CARTAS A TORA 298

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Diario le escribe...

enero 27, 2023
fotografia de klaus nomi

Klaus Nomi: el alienígena de Bowie

Tras su muerte, Klaus Nomi se convirtió en una figura de culto en lugares tan dispares como Nueva York...

enero 26, 2023
Toma de protesta José Reséndiz Balderas

Toma de Protesta de la nueva Junta Directiva 2023-2024 “José Reséndiz Balderas” de la SNHGE

El pasado sábado 21 de enero tuvo lugar la Asamblea General Extraordinaria en su carácter Solemne donde se llevó...

enero 26, 2023
textos de maria del carmen maqueo

Gramática de la vida

Ésta es nuestra obligación hacia el niño; darle un rayo de luz y seguir nuestro camino. -María Montessori.

enero 24, 2023