Cartas a Tora 279 |

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas a Tora, su amada, quien lo espera en una galaxia no muy lejana.

26 de agosto, 2022 CARTAS A TORA 304

Querida Tora:

Tuvimos en la vecindad un caso que no debió haber sucedido, pero que sucedió. Para evitarlo, bastaba con que la gente hubiera estudiado un poco para darse cuenta de que lo ocurrido no tenía más fundamento que la torpe credulidad de la ignorancia. Pero sucedió y afectó gravemente a varias personas.

La cosa empezó un día que la vecina del 28, una señora de media edad, empezó a quejarse públicamente de que su marido le era infiel con la del 18, con la del 39, con la del 43 y con la del 56. No, con la del 56 no, porque ya tiene más de 60 años y siempre está borracha (Aunque a lo mejor por eso… Pero son especulaciones, y más vale no hacerles caso).

Su gran amiga, la del 15, la llevó con doña Sura y le expuso el problema. Y la ¿bruja?, ¿adivina?, ¿cartomanciana? (No sé cómo llamarla) le prometió resolvérselo en dos o tres días, si hacía exactamente lo que ella le dijera. Y la del 28 aceptó. (Lo sé porque yo asistí a esa consulta, y lo escuché todo con mis propias orejas).

Lo primero que hizo doña Sura fue darle una figura muy rara, que a veces parece un hombre desnudo y a veces una flauta sin agujeros, y le dijo que se lo pusiera en los calzones durante la noche. Pero resulta que el marido duerme con los calzones puestos, y la mujer no se atrevió a meterle la mano durante el sueño. Luego, doña Sura le dijo que aprovechara el momento en que se bañaba; pero el señor se baña más bien poco, y deja los calzones dentro del baño, y ella no se atrevía a meterse en sus intimidades. Por fin resolvió el problema poniéndome la figura esa en la boca y diciéndome que lo echara en los calzones. Yo me hice de rogar, para que no se diera cuenta de que la entiendo muy bien; pero esa señora me da unos pellejos muy buenos, y decidí obedecerla. Y cuando el hombre salió de bañarse, se encontró con la figura esa.

No sabes cómo se puso. Empezó a gritar que le estaban haciendo brujería (Lo cual era cierto), y que querían volverlo impotente (Esa es una de las cosas que los machos de aquí temen más que a la muerte). Esa parte era verdad: se supone que la figura esa vuelve impotente al hombre a quien se la pongan en los calzones. Pues el hombre salió corriendo en busca de la mujer que encontrara más a mano (Que era su esposa), y ¿qué crees? No le pudo hacer nada. Se echó a llorar. Pero poquito, porque a la esposa ya no le gustaba. Entonces, se fue corriendo a buscar a la del 39. Pero la mujer estaba dando de comer a sus hijos, y no quiso ir con él ni a la puerta. La del 43 le dijo que había hecho promesa de abstenerse, porque quería tener un hijo (A mi me pareció contradictorio, pero ella sabrá lo que hace). La del 56 estaba inconsciente por el alcohol ingerido; y aunque al del 28 eso no le importó, no se le pudo acercar por el olor que despedía. Entonces salió a la calle, dispuesto a tirarse a la primera mujer que encontrara; pero esa mujer fue una policía que se lo llevó detenido por faltas a la moral.

La esposa pagó la multa y lo sacó. Y cuando llegaron a la casa le dijo que eso era para que no anduviera por ahí de coscolino; y que ella le iba a dar algo para que pudiera funcionar, pero sólo cuando ella quisiera. El hombre, a la desesperada, aceptó. Y la mujer le dio un bebedizo que aparentemente lo curó. Pero sólo por un ratito, el suficiente para que se pudiera tirar a su mujer. Porque en cuanto terminó, el fulano corrió al hotel de al lado, donde hay mujeres que se alquilan a buenos precios… y ya no pudo hacer nada.

El bebedizo ese lo proporcionó también doña Sura, pero lo único que tiene es agua con sal en cantidades apabullantes. Sabe muy mal, pero el señor cree que con eso se cura, y se lo atiza de un solo trago. Le funciona porque él cree que le va a funcionar, así como cree que la figura en sus calzones lo volvió impotente. Por eso te dije al principio que bastaba con que la gente hubiera estudiado un poco para resolver el problema; pero aquí ninguno de los señores ha estudiado más allá de tercero o cuarto de primaria (Con  la excepción del chavo del 7, que es abogado; y aún así, quién sabe), por lo tanto, es muy fácil engañarlos. Pero este señor también tiene sus recursos, y se las ha ingeniado para robarle algo del bebedizo a la esposa; lo va juntando en una botellita, y de vez en cuando se echa un trago y corre al hotel de al lado, para no perder tiempo en convencer a nadie. La del 18, la del 39 y la del 43 lo extrañan mucho, pero él no les hace caso cuando pasa a su lado. La del 56 no lo extraña, porque hace varias semanas que no se da cuenta ni siquiera de que está viva.

Pero la señora está contenta, aunque sabe que el marido va a veces con las mariposillas nocturnas, como afectuosamente les dice, “porque así me deja descansar un poco”. ¿Quién la entiende? Primero se queja de una cosa, y ahora de lo contrario. Pero así es esa mujer. Nos veremos (Algún día).

Te quiere

Cocatú

  1. D. No te preocupes por mí. La figura esa no me hizo el menor daño. Ya lo comprobé. Pero no te he sido infiel. Te lo juro.
Comentarios


Cómo aprende a leer nuestro cerebro: de la mecánica lectora a la comprensión

Autor: Sergi Grau Carrión Profesor e investigador de Tecnologías Digitales, Universitat de Vic – Universitat Central de Catalunya. Autor: Josep M Serra...

mayo 28, 2024
CARTAS A TORA

CARTAS A TORA 352

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Diariamente le escribe cartas a Tora,...

junio 7, 2024




Más de categoría

Cómo queda el mapa político mexicano y cuáles son los retos de una democracia todavía frágil

Autor: Juan Jesús Ramírez Ramírez Coordinador de Lic. Estudios Políticos y Gobierno, Universidad de Guadalajara Mientras Europa vive los...

junio 12, 2024

Dios, ron y cubilete

“Dios no juega a los dados” –Albert Einstein.

junio 12, 2024
CARTAS A TORA

CARTAS A TORA 352

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Diariamente le escribe...

junio 7, 2024
kafka

¿Qué nos dice Kafka de nuestro mundo en el siglo XXI?

Autor: Miguel Antón Moreno Profesor de filosofía. Facultad de Ciencias Sociales y Humanidades., UNIR – Universidad Internacional de La...

junio 6, 2024