CARTAS A TORA 273

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas a Tora, su amada, quien lo espera en una galaxia no muy lejana.

8 de julio, 2022 CARTAS A TORA

Querida Tora:

Fíjate que el señor del 55 se puso enfermo del intestino, y en una de sus urgencias quiso utilizar el baño que hicieron para los guaruras. Pero no le permitieron entrar. Por más que rogó, él y toda su familia, no le permitieron pasar. Entonces se fue corriendo al King’s; pero no llegó, y tuvo un percance en plena calle. Llegaron los policías, y se lo querían llevar. “Al corralón”, decía uno de ellos, un chavito que apenas tiene la sombra de un bigote. Y no servía que le explicaran que el corralón es para coches. El insistía “¡Al corralón!, al corralón!”.

Por fin, no se lo llevaron (dinero de por medio), pero le hicieron limpiar todo el “mobiliario urbano” que había ensuciado. Entonces, la familia quiso llegar a un acuerdo con el portero para que le permitiera usar el baño de los guaruras por tratarse de “verdaderas emergencias”. Después de muchas audiencias, interrumpidas por carreras al King’s, el portero accedió, pero con sus condiciones. Primero, el señor tuvo que someterse a un examen médico con el doctor que el portero dijera. La familia aceptó (tuvo que pagar la consulta). Después tuvo que pagar una credencial que tardó varios días en estar lista, a pesar de que la hicieron los guaruras con cartoncillo y engrudo. Esa credencial la firmó la enfermera (Hubo que pagar la “molestia” que se le infligió a la mujer). Y después, cada vez que el hombre quisiera usar el baño, tenía que recabar la firma de tres guaruras (Y pagar cada una de esas molestias).

La primera vez que el del 55 quiso usar el baño, todo fue muy bien; y el hombre se sintió muy aliviado por las facilidades que le habían dado. Pero la segunda vez, el primer guarura con el que fue le dijo que la enfermera tenía que ponerle a la credencial una palomita en una casilla especial. Y la enfermera estaba ocupada en dar el tratamiento paliativo al portero, y tuvo que esperar, con grave peligro de ensuciar el ”mobiliario urbano” de la vecindad (léase escaleras y pasillo). En otra ocasión, sólo pudo conseguir a dos guaruras, porque los otros estaban en junta con el portero y no se les podía molestar. Pero él sí los molestó, porque la naturaleza no espera ni consiente a nadie. Total, que a los pocos días tenía que pagar a los guaruras por cada molestia que les infligía, y a la familia ya le resultaba más barato internar al enfermo en un hospital de medio pelo; pero entonces tenían que dejar a una persona al cuidado del enfermo, y esa persona tenía que faltar a trabajar, lo que iba en perjuicio de los ingresos familiares.

Luego, pensaron en comprar un excusado portátil, pero no cabía en ninguna parte. Pensaron ponerlo en el pasillo; pero el portero les dijo que si lo hacían tendrían que pagar una renta por el espacio que ocupara. Y entre eso y la limpieza, les resultaba muy difícil manejarlo.

También se les ocurrió tener siempre un taxi a la puerta de la vecindad, dispuesto a llevarlo al King’s o a cualquier otra fonda de los alrededores; pero también les salía muy caro. Además de que el taxista enseguida empezó a enamorar a la chava del 3, y la familia puso el grito en el cielo porque “cómo un taxista se iba a casar con su princesita”. (Aunque el taxista nunca habló de casamiento; y tampoco la “princesita”).

La solución la dio la madre del enfermo; y, en realidad, era muy sencilla: cambiarse a otra vecindad, a una vivienda que tuviera baño privado. Les iba a salir más cara la renta, pero eso se compensaba con no tener que gastar en las fondas para que les permitieran usar el baño, no tener que tomar taxis para llevar al señor a otro lado, no tener que pagar las “molestias” infligidas a enfermera y guaruras, y muchos otros gastos hormiga.

Y así se resolvió el problema. Y todos los que abusaron durante tanto tiempo del pobre enfermo se quedaron con un palmo de narices y lamentando la falta de aquellos ingresos tan fáciles que tuvieron. Pero era un abuso, ¿no te parece? A mi me indignó mucho la forma en que los vecinos, empezando por el portero, trataron a ese hombre. Pero eso es la humanidad.

Te quiere

Cocatú

Comentarios


object(WP_Query)#16266 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(80734) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "06-09-2022" ["before"]=> string(10) "04-10-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(80734) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "06-09-2022" ["before"]=> string(10) "04-10-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#16270 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#16268 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#16269 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "06-09-2022" ["before"]=> string(10) "04-10-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-09-06 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-10-04 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (80734) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#16267 (24) { ["ID"]=> int(83662) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-23 11:01:00" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-23 16:01:00" ["post_content"]=> string(4906) "Querida Tora: Estoy muy triste. Y me siento mal. Han pasado algunas cosas difíciles en la vecindad, y en la última tuve participación. Ya no sé si fue por mi voluntad o no; pero lo hice, y aunque todos los días me arrepiento, a veces pienso que hice bien. Te lo voy a contar, y juzga tú, con esa inteligencia tan desarrollada que tienes. Vino una señora a vivir al 63, allá en el fondo, en las viviendas más pequeñas y más incómodas. Era una señora grande (no sé de cuántos años, pero eran muchos). Y trajo a una hija (yo creo que era nieta, por la enorme diferencia de edades que había entre ellas). Pero la muchacha estaba mal, bastante mal: no sostenía la cabeza erguida, no hablaba, las manos no la obedecían, había que ayudarla a comer, y lo único que hacía era sonreír (A veces). Me cayó bien la señora, por la devoción con que la cuidaba y el amor que le tenía, así que de vez en cuando le lamía las manos. En la vecindad también causó buena impresión, y las vecinas la ayudaban cuanto podían. Pero la señora se veía cada día más cansada y con menos fuerzas para atenderla. Además, cada día comían menos, y más mal. La cosa se fue deteriorando, aunque la señora hacía lo posible para que nadie se diera cuenta. Pero era evidente que ya no podía con  el paquete. (Es una  forma de expresión. No es que esté yo llamando “paquete” a la muchacha, no soy tan majadero). Yo empecé a llevarle algo de la comida que me echaban, aunque fueran pellejos. Yo creo que ella se dio cuenta, porque a veces me miraba como con agradecimiento, y se formó una especie de vínculo entre los dos. El caso es que yo pasaba todas las noches a desearles buenas noches (A la manera de los gatos, claro) y ella me acariciaba el lomo y, a veces, hasta me besaba, El caso es que la semana pasada entré como a las diez de la noche y encontré a la muchacha muy inquieta, llena de angustia. Y vi a la señora tirada en el suelo, respirando a duras penas, y casi sin poder moverse; tenia en la mano un frasco de medicinas, y se veía que se la quería dar a la hija (O nieta, o lo que fuera). Yo me acerqué a ayudarle, pero alcancé a leer la etiqueta del frasco, y vi que se trataba de un poderoso veneno. Al instante reaccioné, empujando el frasco fuera del alcance de la señora. Pero ella emitió un quejido tan intenso, tan sobrecogedor, que me quedé paralizado; y vi que con los ojos me decía que se lo diera a la chava. Yo negué con la cabeza (fue algo totalmente inconsciente, te lo juro). Y entonces ella, con voz que apenas se podía oír, dijo: “Me estoy muriendo… No tengo a nadie que se haga cargo de Violeta (así se llamaba la enfermita)… Me la quiero llevar… Su vida ha sido un infierno, y siempre estará mejor en el otro lado…”. Le faltaron las fuerzas, y no pudo decir nada más. Pero con los ojos me suplicaba que la ayudara. Fue muy difícil, pero había una súplica tan profunda, tan fuerte en aquellos ojos, que tuve que obedecer. Y como pude… La verdad, tomé por un momento mi forma original y le di dos pastillas a Violeta con un vaso de agua. ¿Y qué crees? La chava me sonrió como si comprendiera lo que estaba pasando, y hasta me pasó la mano por el lomo (el único gesto consciente que le vi hacer en todo el tiempo que la traté). Y allí me quedé, pensando que, a lo mejor, mi presencia allí les ayudaba a vivir el trance por el que estaban pasando. Y, efectivamente, poco a poco se fueron  quedando quietas, tranquilas, como si ya hubieran obtenido lo que deseaban. Entonces, fui a llamar a uno de los guaruras… No sabía cómo hacerme entender, Pero afortunadamente, la señora había dejado abierta la puerta de la vivienda (Yo creo que lo hizo a propósito, para que las descubrieran lo antes posible). Le mordí el pantalón y quise arrastrarlo al departamento, pero no me hacía caso. Entonces me enfurecí y le mordí la pierna; y como sé que en el fondo me tiene un poco de miedo, lo fui conduciendo a la vivienda (Me llevé un par de puntapiés, pero no me importó), y así fue como la vecindad se enteró de lo que había pasado (Pero no de cómo había pasado). Entre todos los vecinos (y exceptuando al portero, porque los guaruras sí cooperaron) pagaron el entierro. Y hasta guardaron unos días de luto por ellas. Yo me abstuve una semana de maullarle a la luna. No podía hacer otra cosa. Cuando vuelva, ya me dirás lo que piensas del asunto. Te quiere. Cocatú" ["post_title"]=> string(17) "Cartas a Tora 283" ["post_excerpt"]=> string(180) "Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas a Tora, su amada, quien lo espera en una galaxia no muy lejana." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-283" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-23 11:01:00" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-23 16:01:00" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83662" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#16243 (24) { ["ID"]=> int(83624) ["post_author"]=> string(2) "39" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-22 12:48:37" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-22 17:48:37" ["post_content"]=> string(5879) "Agradezco la invitación de mí estimada amiga Mayela Rodríguez, Conductora del Programa de Radio “Mujer” de la Universidad Pedro de Gante Campus Constituyentes de la ciudad de Monterrey, Nuevo León el cual se transmite cada lunes a las 3 pm. Radio 1390 AM y Facebook live: @RadioUPGoficial. La participación de la mujer es determinante para el desarrollo social, desde formar parte del núcleo familiar hasta ser un referente en la economía y liderazgos. Cada historia nos cuenta una enseñanza. Cada mujer tiene detrás de sí esperanza, tenacidad y amor por sí misma, por los suyos. Porque todas las historias merecen ser contadas, en este programa les damos espacio para elloMayela Rodríguez. En el programa tuve la oportunidad de compartir con nuestra audiencia los aspectos o episodios importantes desde mi niñez, el gusto por la historia, las letras, idiomas, medios de comunicación, formación académica. Recuerdo que cuando era una niña, cada vez que en casa teníamos la oportunidad de viajar, mi papá Sr. Rafael siempre nos llevaba a museos y gustaba de contarnos la historia de los diferentes lugares y después de ello ya me dejaba jugar y andar dando saltos en los alrededores, realmente a esa edad aproximadamente ocho años lo que más quería era ¡jugar!  Mi madre Sra. Gloria le encantaba leer el periódico en voz alta, buscaba dar la entonación a lo que leía. La influencia de los padres de familia en la formación de los hijos es muy importante; de ahí mi gusto por las letras, historia y cultura”. Perfil de Mayela Rodríguez Conductora, Psicóloga, especialista en Salud Ocupacional. Terapeuta con más de 15 años de experiencia, tallerista y conferencista en temas de Desarrollo personal y manejo de emociones. Directora de Operaciones del Centro de Evaluación, Desarrollo y Formación A.C. Facebook @mayelarodriguezpsicologia i  Instagram: mayerodriguezpsi  Gracias a la Universidad Pedro de Gante y mi amigo Contador Público Fernando Garza por la invitación. Link para ver el programa https://www.facebook.com/RadioUPGoficial/  SINTONIZA LA MEJOR ESTACION DE RADIO EN LINEA Facebook: Radio Upg  https://www.facebook.com/RadioUPGoficial Twitter: Radio upg oficial https://twitter.com/UPGRadioOficial... YouTube: Radio Upg https://www.youtube.com/channel/UCDAnYvTTcLLOv2uhPWQOeYA Instagram: Radio Upg oficial  https://www.instagram.com/radioupgoficial/?hl=es-la   Contacto ORCID ID https://orcid.org/0000-0002-5708-428X [email protected] www.facebook.com/angelica.murillo.5496 https://www.facebook.com/RIEHMTY IG dra.angelicamg www.ruizhealytimes.com" ["post_title"]=> string(27) "Programa Mujer en UPG radio" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(27) "programa-mujer-en-upg-radio" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-22 12:48:37" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-22 17:48:37" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83624" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#16267 (24) { ["ID"]=> int(83662) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-23 11:01:00" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-23 16:01:00" ["post_content"]=> string(4906) "Querida Tora: Estoy muy triste. Y me siento mal. Han pasado algunas cosas difíciles en la vecindad, y en la última tuve participación. Ya no sé si fue por mi voluntad o no; pero lo hice, y aunque todos los días me arrepiento, a veces pienso que hice bien. Te lo voy a contar, y juzga tú, con esa inteligencia tan desarrollada que tienes. Vino una señora a vivir al 63, allá en el fondo, en las viviendas más pequeñas y más incómodas. Era una señora grande (no sé de cuántos años, pero eran muchos). Y trajo a una hija (yo creo que era nieta, por la enorme diferencia de edades que había entre ellas). Pero la muchacha estaba mal, bastante mal: no sostenía la cabeza erguida, no hablaba, las manos no la obedecían, había que ayudarla a comer, y lo único que hacía era sonreír (A veces). Me cayó bien la señora, por la devoción con que la cuidaba y el amor que le tenía, así que de vez en cuando le lamía las manos. En la vecindad también causó buena impresión, y las vecinas la ayudaban cuanto podían. Pero la señora se veía cada día más cansada y con menos fuerzas para atenderla. Además, cada día comían menos, y más mal. La cosa se fue deteriorando, aunque la señora hacía lo posible para que nadie se diera cuenta. Pero era evidente que ya no podía con  el paquete. (Es una  forma de expresión. No es que esté yo llamando “paquete” a la muchacha, no soy tan majadero). Yo empecé a llevarle algo de la comida que me echaban, aunque fueran pellejos. Yo creo que ella se dio cuenta, porque a veces me miraba como con agradecimiento, y se formó una especie de vínculo entre los dos. El caso es que yo pasaba todas las noches a desearles buenas noches (A la manera de los gatos, claro) y ella me acariciaba el lomo y, a veces, hasta me besaba, El caso es que la semana pasada entré como a las diez de la noche y encontré a la muchacha muy inquieta, llena de angustia. Y vi a la señora tirada en el suelo, respirando a duras penas, y casi sin poder moverse; tenia en la mano un frasco de medicinas, y se veía que se la quería dar a la hija (O nieta, o lo que fuera). Yo me acerqué a ayudarle, pero alcancé a leer la etiqueta del frasco, y vi que se trataba de un poderoso veneno. Al instante reaccioné, empujando el frasco fuera del alcance de la señora. Pero ella emitió un quejido tan intenso, tan sobrecogedor, que me quedé paralizado; y vi que con los ojos me decía que se lo diera a la chava. Yo negué con la cabeza (fue algo totalmente inconsciente, te lo juro). Y entonces ella, con voz que apenas se podía oír, dijo: “Me estoy muriendo… No tengo a nadie que se haga cargo de Violeta (así se llamaba la enfermita)… Me la quiero llevar… Su vida ha sido un infierno, y siempre estará mejor en el otro lado…”. Le faltaron las fuerzas, y no pudo decir nada más. Pero con los ojos me suplicaba que la ayudara. Fue muy difícil, pero había una súplica tan profunda, tan fuerte en aquellos ojos, que tuve que obedecer. Y como pude… La verdad, tomé por un momento mi forma original y le di dos pastillas a Violeta con un vaso de agua. ¿Y qué crees? La chava me sonrió como si comprendiera lo que estaba pasando, y hasta me pasó la mano por el lomo (el único gesto consciente que le vi hacer en todo el tiempo que la traté). Y allí me quedé, pensando que, a lo mejor, mi presencia allí les ayudaba a vivir el trance por el que estaban pasando. Y, efectivamente, poco a poco se fueron  quedando quietas, tranquilas, como si ya hubieran obtenido lo que deseaban. Entonces, fui a llamar a uno de los guaruras… No sabía cómo hacerme entender, Pero afortunadamente, la señora había dejado abierta la puerta de la vivienda (Yo creo que lo hizo a propósito, para que las descubrieran lo antes posible). Le mordí el pantalón y quise arrastrarlo al departamento, pero no me hacía caso. Entonces me enfurecí y le mordí la pierna; y como sé que en el fondo me tiene un poco de miedo, lo fui conduciendo a la vivienda (Me llevé un par de puntapiés, pero no me importó), y así fue como la vecindad se enteró de lo que había pasado (Pero no de cómo había pasado). Entre todos los vecinos (y exceptuando al portero, porque los guaruras sí cooperaron) pagaron el entierro. Y hasta guardaron unos días de luto por ellas. Yo me abstuve una semana de maullarle a la luna. No podía hacer otra cosa. Cuando vuelva, ya me dirás lo que piensas del asunto. Te quiere. Cocatú" ["post_title"]=> string(17) "Cartas a Tora 283" ["post_excerpt"]=> string(180) "Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas a Tora, su amada, quien lo espera en una galaxia no muy lejana." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-283" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-23 11:01:00" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-23 16:01:00" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83662" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(17) ["max_num_pages"]=> float(9) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "cf98e81cbb086a7a3e862dd1087bf843" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Cartas a Tora 283

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas...

septiembre 23, 2022

Programa Mujer en UPG radio

Agradezco la invitación de mí estimada amiga Mayela Rodríguez, Conductora del Programa de Radio “Mujer” de la Universidad Pedro de Gante Campus...

septiembre 22, 2022




Más de categoría
CARTAS A TORA 270

CARTAS A TORA 284

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Diario le escribe...

septiembre 30, 2022

Ar Gorle, occidente de Bretaña

“Aunque uno sepa que hasta los remotos / confines de los piélagos ignotos / le seguirá el cortejo de...

septiembre 29, 2022

Un domingo común

Breve cuento de terror.

septiembre 29, 2022

Cartas a Tora 283

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días...

septiembre 23, 2022