CARTAS A TORA 235

Querida Tora1: Hubo un problema en el Seguro Vecinal por desabasto de medicamentos (léase ruda). Ya antes había pasado algo así, pero ahora fue peor. Hubo una especie de epidemia de gripa en la vecindad y, naturalmente,...

6 de agosto, 2021 CARTAS A TORA 228

Querida Tora1:

Hubo un problema en el Seguro Vecinal por desabasto de medicamentos (léase ruda). Ya antes había pasado algo así, pero ahora fue peor.

Hubo una especie de epidemia de gripa en la vecindad y, naturalmente, todos los afectados acudieron  al Seguro Vecinal. Pero a los dos días ya no tenía la enfermera con qué hacer los chiquiadores, y en el patio no se oían más que accesos de tos y gritos de rabia. Cómo sería la cosa, que el portero se alarmó y fue a deliberar con la enfermera sobre lo que podían hacer. Ella le dijo que comprara unas plantitas de ruda para cultivarlas allí mismo, pero el portero dijo que no, que el proveedor le había dicho que le pasara a la Flor para un fin de semana, y que a ese no le compraría nunca nada. Ella dijo que buscara otro, y el portero aceptó (aparentemente).

Digo “aparentemente”, porque lo que hizo fue pedir (mejor dicho, ordenar) a sus guaruras que le buscaran un sustituto de la ruda. Los muchachos tuvieron que obedecer y se fueron al mercado donde venden artículos para brujería a consultar a las expertas. Un rato después volvieron, diciendo que podían emplear papas. “Papas fritas sencillas, ¿verdad? Nada de onduladas o con queso ni ninguna otra cosa, ¿verdad? ¿O son  cocidas o en  puré?”. Los muchachos dijeron que eso no lo habían preguntado, y tuvieron  que volver al mercado, con  la orden de regresar “pero enseguidita”, porque las toses se oyen ya en la vecindad más cercana, y no quería que cundiera la alarma.

Regresaron enseguida con una solución que al portero agradó mucho: “crudas y con cáscara”. Y enseguida los puso a pelar un kilo que tenía en la cocina. Se lo dió a la enfermera y le dijo que eso tenía que alcanzarle para curar a toda la vecindad, “porque eran muy efectivas para los males respiratorios”

Se hizo una cola impresionante ante la enfermera, y todos salían muy contentos, creyéndose curados ya del mal. Pero no a todos les dio resultado. Y no faltaron los vecinos sabihondos que afirmaban que las papas tenían que ser blancas; otros que no, que amarillas; o que debían ser papas alfa, o de las chiquitas que le ponen al pavo al horno, o las que ya están empezando a germinar; y hubo hasta quien dijo que tenían que ser papas deshidratadas. La cosa fue subiendo de tono, y un día (domingo en la tarde, por cierto), fueron a manifestarse ante la portería, en momentos en que el portero estaba comiendo con la Flor en sus habitaciones. 

Al cabo de mucho rato, el portero salió a ver qué era tanto griterío. Y al enterarse del problema montó en cólera (ya te he contado antes lo que eso significa), y les dijo que en vez de protestar debían agradecerle que se hubiera molestado tanto en encontrarles un medicamento tan bueno; que si no se habían curado con él era porque no querían, pues su eficacia estaba probada en todo el mundo; que se aplicaran otra dosis; y que si eso no daba resultado, que se aguantaran, que de todas formas se iban a curar; y si no se curaban era porque ya les había llegado la hora, y cuando eso sucede no hay chiquiadores de nada que sean efectivos. Y se encerró en la portería.

Los vecinos tuvieron que irse a sus casas y resignarse a tomarse un tecito de cualquier cosa, porque cuando el portero se pone así no se puede hacer nada. Y sí, la mayoría se curaron. Con el tiempo. Pero algunos la pasaron muy mal, y tres o cuatro se convencieron de que les había llegado la última hora y se despidieron de parientes y amigos. Pero a esos les hicieron  un funeral muy bonito.

En la azotea andan todas las gatas muy alborotadas, porque ha aparecido un gato negro y grandote (otro más; yo no sé de dónde salen tantos gatos grandes y negros). A ver si no hay allí una epidemia de partos.

Bueno, mi vida, me despido hasta la próxima.

Te quiere

Cocatú

 1Contexto: Un alienígena arriba a la Ciudad de México y, convertido en gato, llega a vivir a una vecindad. Le escribe a Tora, quien lo espera en su planeta natal, sus impresiones sobre lo que ve en ese lugar. Su correspondencia tiene algo de crítica social y toques de humor.

Comentarios


object(WP_Query)#18015 (52) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(68949) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "04-11-2022" ["before"]=> string(10) "02-12-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(66) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(68949) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "04-11-2022" ["before"]=> string(10) "02-12-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["update_menu_item_cache"]=> bool(false) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18019 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18017 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18018 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "04-11-2022" ["before"]=> string(10) "02-12-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-11-04 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-12-02 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (68949) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18016 (24) { ["ID"]=> int(85490) ["post_author"]=> string(2) "77" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-09 11:47:24" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-09 16:47:24" ["post_content"]=> string(6424) "Leer un libro equivale a dialogar con  alguien que ve la vida desde otra perspectiva. Ya sea la actual o la histórica, de modo de enriquecer nuestra visión de las cosas. He estado leyendo Futurofobia, el libro más reciente del español Héctor García Barnés. La primera vez que tuve conocimiento de su publicación quise leerlo, cuestión que se facilita mediante la versión electrónica, para quienes no residimos en las grandes metrópolis. Desde los epígrafes iniciales nos atrapa hablando de dos términos que campean a lo largo del ensayo: Apocalipsis y nostalgia.  De inmediato nos introduce de manera ágil y clara a esos conceptos que hoy se hallan tan de moda y que a ratos son utilizados más como lugares comunes que otra cosa: distopía, metaverso y alguna otra que escapa a este primer abordaje.  Nos lleva de la mano a ver el momento actual que todos estamos viviendo, tras el enclaustramiento sanitario provocado por la pandemia.  A ratos este mundo se antoja desalentador. En la primera parte de la obra se llama nuestra atención respecto a algo que vivimos, muy probablemente sin acaso percatarnos de ello: dado que sentimos que el futuro nos ha sido arrebatado, volvemos con nostalgia al pasado, nos aferramos a él como a una tabla de salvación para no perecer en el agitado oleaje de la realidad. El autor ha nacido en los años ochenta del siglo pasado, pero aun así se toma la delicadeza de tener en cuenta a los nacidos a mediados de ese siglo, quienes hemos tenido que aprender a apropiarnos de la tecnología, puesto que no nacimos con el chip integrado, como las generaciones  del cambio de milenio. El autor parte de su España natal, que fue golpeada por cambios políticos, económicos y de inseguridad, desde Franco para acá.  Su óptica es, sin embargo, aplicable a cualquier otro rincón del mundo: El pesimismo de las actuales generaciones nos lleva a percepciones y decisiones fatalistas, desde el supuesto de que, si algo cambia, es para peor.  A partir de ello atisbé una luz, en este caso para mi amado México, comenzando así a entender por qué gran parte de la ciudadanía se aferra a aceptar, hasta con alivio, patrones de gobierno obsoletos que habrán de llevarnos de la mano en medio de este caos de inicios de siglo.  La libertad es vista como el riesgo innecesario de resultar dañados en el vuelo, invitándonos entonces a anhelar la seguridad de la jaula, donde nada puede ocurrirnos, así perdamos la capacidad de extender las alas para volar con libertad. “Rebajar las expectativas se impuso como un imperativo moral” afirma el autor. Hace hincapié en que a esta actitud de pseudoparálisis se acompaña el temor de perderlo todo, como ya ha venido sucediendo con salud, vidas y oportunidades laborales, entre otras cosas. Pudiera afirmarse, de modo temerario, que hemos optado por el pesimismo, actitud mental que finalmente no habrá de decepcionarnos. La esperanza ha sido cancelada como tesis de ilusos que tarde o temprano  habrán de estrellarse contra el duro suelo de la realidad. La ilusión, simplemente, no tiene cabida en esta corriente de pensamiento. Es interesante cómo la “futurofobia” mueve las fichas en el ajedrez político en Oriente y Occidente. Partiendo de la tesis de que el mundo está condenado a su extinción, surgen las figuras de los salvadores que prometen sacarnos de las tinieblas de la noche hacia ese mundo luminoso que todos anhelamos. Grandes aliados de estos propósitos populistas son los medios de difusión masiva, muy en particular las redes sociales, a las cuales se puede acceder desde el teléfono móvil más básico a cualquier hora del día.  Esperemos descubrir qué sorpresas nos tiene Elon  Musk con su compra de Twitter, pero de momento esta red ha servido para ideologizar y polarizar a los mexicanos, como ningún otro medio lo había conseguido. Un elemento que acompaña a este pesimismo, según la tesis del autor, es el cinismo.  Habla de un hedonismo cínico, que lleva a emprender acciones de diversa índole, así sean alejadas de los cánones ciudadanos éticos, y que a ratos se traduce en una risa irónica frente a los proyectos ilusos de quienes se niegan a aceptar este estado de cosas.  De momento viene a mi mente la sonrisa hasta sardónica de algún político cuando se le ha cuestionado acerca de tópicos que debe hallar incómodos, y evita responder de esta forma no verbal.  Nadie podría negar que la emergencia sanitaria con su cuota de desgaste orgánico y muerte, muy de la mano del encierro obligatorio, haya cobrado su cuota entre quienes seguimos aquí, capoteando los temores, las incertidumbres y los pensamientos sombríos de cada día.  Este estado de ánimo ha sido un caldo de cultivo para muchas expresiones, como es el caso de las películas y series fatalistas.  Su éxito radica justo en eso, en reafirmarnos que el mundo va de mal en peor, y que somos afortunados de que los zombis no nos estén contaminando su naturaleza pútrida cuando salimos a la tienda de la esquina.  Muy en lo particular entendí mucho de esa tendencia de los espectadores, cuando yo querría descansar viendo historias optimistas con finales esperanzadores. El punto clave de Futurofobia es que invita a cuestionarnos como lectores, qué es lo que queremos para nuestra propia vida: Si estamos dispuestos a dejarnos llevar por la marea-contramarea del pesimismo, o si somos capaces de aprender a surcar las olas.  Si aceptamos ser invadidos por la epidemia maligna del pesimismo, o si somos capaces de plantarnos en tierra firme y comenzar a forjar una vida auténtica que, además de  mi persona, pueda ser útil para quienes me rodean. Un libro nos abre los ojos; nos permite bregar de un modo distinto.  Lanzar al mar las redes en la confianza de obtener una buena pesca. " ["post_title"]=> string(21) "Barcas ¿a la deriva?" ["post_excerpt"]=> string(153) "¿Está cancelado nuestro futuro o existen opciones esperanzadoras dentro del caos? ¿De qué modo nos invita García Barnés a reflexionar sobre ello? " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(18) "barcas-a-la-deriva" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-09 11:47:24" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-09 16:47:24" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=85490" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17988 (24) { ["ID"]=> int(86219) ["post_author"]=> string(3) "194" ["post_date"]=> string(19) "2022-12-01 11:05:25" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-12-01 16:05:25" ["post_content"]=> string(4995) "Basada en la novela más leída y alabada del prestigioso escritor inglés Ian McEwan (galardonado con el Premio Shakespeare en 1999 y miembro distintivo de la famosa generación británica ochentera, compuesta nada más y nada menos que por Rushdie, Ishiguro, Amis y Barnes), la película de 2007 comienza narrándonos el verano de 1935 en la enorme casa de campo de la familia Tallis, en Inglaterra. Todo parece ir bien hasta que la hija menor, Briony, una adolescente de 13 años precoz e imaginativa, comienza a generar en su cabeza un concepto retorcido de la relación que existe entre su hermana mayor Cecilia y Robbie Turner, el brillante hijo de la sirvienta y protegido de sus patrones. Ver a su hermana mayor salir de una fuente vestida solo con su transparente ropa interior ante la atenta mirada de Robbie, le provoca a Briony confusión, celos e irritación. Eso y leer por equivocación una carta cargada de alto voltaje erótico e irrumpir en la biblioteca de la hacienda justo cuando Robbie y Cecilia (bellísima en un sensual y elegante vestido verde) se dejaban llevar por la lujuria, distorsiona la mente de la niña, y la llevan a creer que Robbie es un degenerado de quinta, de tal forma que, cuando una violación sexual es cometida en la casa de campo,  ella acusa al joven de un crimen que no ha cometido, y es llevado preso ante el desasosiego de  Cecilia, hecho que altera dramáticamente el curso de sus vidas.  Las actuaciones de Keira Knightley como Cecilia, James McAvoy como Robbie y Saoirse Ronan como Briony, están estupendas; apoyados, también, por un excelente grupo de actores secundarios, entre los que se encuentran Brenda Blethyn, Juno Temple y Benedict Cumberbatch. Nominada a siete premios de la Academia, entre ellos mejor película, la adaptación cinematográfica de Atonement, que este año celebra su quinceavo  aniversario, logra transmitir en buena parte de sus dos horas muchas de las sensaciones, emociones y elaboraciones intelectuales del libro original. Se puede aseverar que, al final, el muy respetado guionista  Christopher Hampton (Dangerous Liasons y Mary Reilly), sí consigue plasmar en la pantalla lo que Ian McEwan quiso expresar en su texto.   Con un manejo de cámara exquisito y con la gran habilidad de armar una producción de rotunda calidad, especialmente en la escenografía y los vestuarios, el director Joe Wright (Pride & Prejudice) se reafirmaba con su segundo largometraje, como uno de los mejores cineastas del nuevo milenio. Su muy atrevido plano-secuencia de cinco minutos rodado en la playa francesa de Dunkerque con más de mil extras, es un verdadero ejercicio de virtuosismo, toda una joya cinematográfica. Lástima que su carrera se fuera a pique con las pésimas adaptaciones que después filmó de Anna Karenina y Peter Pan, para luego volver al éxito con The Darkest Hour y Cyrano.            Con la perspectiva que da el paso del tiempo, se puede considerar que el mayor logro de Atonement es la reflexión que le entrega al espectador sobre la posibilidad de la expiación, del pago de nuestras culpas y pecados, de un pasado que condena. El retrato moral acerca de la mentira y sus efectos devastadores es planteado brutalmente; el desenlace  de la trama es dolorosa e inolvidable, además de que la segunda guerra mundial se nos muestra de una manera cruda e intensa." ["post_title"]=> string(9) "Atonement" ["post_excerpt"]=> string(125) "Nominada a siete premios de la Academia, entre ellos mejor película, Atonement este año celebra su quinceavo aniversario. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(9) "atonement" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-12-01 11:05:25" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-12-01 16:05:25" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=86219" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18016 (24) { ["ID"]=> int(85490) ["post_author"]=> string(2) "77" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-09 11:47:24" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-09 16:47:24" ["post_content"]=> string(6424) "Leer un libro equivale a dialogar con  alguien que ve la vida desde otra perspectiva. Ya sea la actual o la histórica, de modo de enriquecer nuestra visión de las cosas. He estado leyendo Futurofobia, el libro más reciente del español Héctor García Barnés. La primera vez que tuve conocimiento de su publicación quise leerlo, cuestión que se facilita mediante la versión electrónica, para quienes no residimos en las grandes metrópolis. Desde los epígrafes iniciales nos atrapa hablando de dos términos que campean a lo largo del ensayo: Apocalipsis y nostalgia.  De inmediato nos introduce de manera ágil y clara a esos conceptos que hoy se hallan tan de moda y que a ratos son utilizados más como lugares comunes que otra cosa: distopía, metaverso y alguna otra que escapa a este primer abordaje.  Nos lleva de la mano a ver el momento actual que todos estamos viviendo, tras el enclaustramiento sanitario provocado por la pandemia.  A ratos este mundo se antoja desalentador. En la primera parte de la obra se llama nuestra atención respecto a algo que vivimos, muy probablemente sin acaso percatarnos de ello: dado que sentimos que el futuro nos ha sido arrebatado, volvemos con nostalgia al pasado, nos aferramos a él como a una tabla de salvación para no perecer en el agitado oleaje de la realidad. El autor ha nacido en los años ochenta del siglo pasado, pero aun así se toma la delicadeza de tener en cuenta a los nacidos a mediados de ese siglo, quienes hemos tenido que aprender a apropiarnos de la tecnología, puesto que no nacimos con el chip integrado, como las generaciones  del cambio de milenio. El autor parte de su España natal, que fue golpeada por cambios políticos, económicos y de inseguridad, desde Franco para acá.  Su óptica es, sin embargo, aplicable a cualquier otro rincón del mundo: El pesimismo de las actuales generaciones nos lleva a percepciones y decisiones fatalistas, desde el supuesto de que, si algo cambia, es para peor.  A partir de ello atisbé una luz, en este caso para mi amado México, comenzando así a entender por qué gran parte de la ciudadanía se aferra a aceptar, hasta con alivio, patrones de gobierno obsoletos que habrán de llevarnos de la mano en medio de este caos de inicios de siglo.  La libertad es vista como el riesgo innecesario de resultar dañados en el vuelo, invitándonos entonces a anhelar la seguridad de la jaula, donde nada puede ocurrirnos, así perdamos la capacidad de extender las alas para volar con libertad. “Rebajar las expectativas se impuso como un imperativo moral” afirma el autor. Hace hincapié en que a esta actitud de pseudoparálisis se acompaña el temor de perderlo todo, como ya ha venido sucediendo con salud, vidas y oportunidades laborales, entre otras cosas. Pudiera afirmarse, de modo temerario, que hemos optado por el pesimismo, actitud mental que finalmente no habrá de decepcionarnos. La esperanza ha sido cancelada como tesis de ilusos que tarde o temprano  habrán de estrellarse contra el duro suelo de la realidad. La ilusión, simplemente, no tiene cabida en esta corriente de pensamiento. Es interesante cómo la “futurofobia” mueve las fichas en el ajedrez político en Oriente y Occidente. Partiendo de la tesis de que el mundo está condenado a su extinción, surgen las figuras de los salvadores que prometen sacarnos de las tinieblas de la noche hacia ese mundo luminoso que todos anhelamos. Grandes aliados de estos propósitos populistas son los medios de difusión masiva, muy en particular las redes sociales, a las cuales se puede acceder desde el teléfono móvil más básico a cualquier hora del día.  Esperemos descubrir qué sorpresas nos tiene Elon  Musk con su compra de Twitter, pero de momento esta red ha servido para ideologizar y polarizar a los mexicanos, como ningún otro medio lo había conseguido. Un elemento que acompaña a este pesimismo, según la tesis del autor, es el cinismo.  Habla de un hedonismo cínico, que lleva a emprender acciones de diversa índole, así sean alejadas de los cánones ciudadanos éticos, y que a ratos se traduce en una risa irónica frente a los proyectos ilusos de quienes se niegan a aceptar este estado de cosas.  De momento viene a mi mente la sonrisa hasta sardónica de algún político cuando se le ha cuestionado acerca de tópicos que debe hallar incómodos, y evita responder de esta forma no verbal.  Nadie podría negar que la emergencia sanitaria con su cuota de desgaste orgánico y muerte, muy de la mano del encierro obligatorio, haya cobrado su cuota entre quienes seguimos aquí, capoteando los temores, las incertidumbres y los pensamientos sombríos de cada día.  Este estado de ánimo ha sido un caldo de cultivo para muchas expresiones, como es el caso de las películas y series fatalistas.  Su éxito radica justo en eso, en reafirmarnos que el mundo va de mal en peor, y que somos afortunados de que los zombis no nos estén contaminando su naturaleza pútrida cuando salimos a la tienda de la esquina.  Muy en lo particular entendí mucho de esa tendencia de los espectadores, cuando yo querría descansar viendo historias optimistas con finales esperanzadores. El punto clave de Futurofobia es que invita a cuestionarnos como lectores, qué es lo que queremos para nuestra propia vida: Si estamos dispuestos a dejarnos llevar por la marea-contramarea del pesimismo, o si somos capaces de aprender a surcar las olas.  Si aceptamos ser invadidos por la epidemia maligna del pesimismo, o si somos capaces de plantarnos en tierra firme y comenzar a forjar una vida auténtica que, además de  mi persona, pueda ser útil para quienes me rodean. Un libro nos abre los ojos; nos permite bregar de un modo distinto.  Lanzar al mar las redes en la confianza de obtener una buena pesca. " ["post_title"]=> string(21) "Barcas ¿a la deriva?" ["post_excerpt"]=> string(153) "¿Está cancelado nuestro futuro o existen opciones esperanzadoras dentro del caos? ¿De qué modo nos invita García Barnés a reflexionar sobre ello? " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(18) "barcas-a-la-deriva" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-09 11:47:24" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-09 16:47:24" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=85490" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(18) ["max_num_pages"]=> float(9) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "619926cb1ec9e85344e5daea26bbef7f" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["allow_query_attachment_by_filename":protected]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Barcas ¿a la deriva?

¿Está cancelado nuestro futuro o existen opciones esperanzadoras dentro del caos? ¿De qué modo nos invita García Barnés a reflexionar sobre ello?

noviembre 9, 2022

Atonement

Nominada a siete premios de la Academia, entre ellos mejor película, Atonement este año celebra su quinceavo aniversario.

diciembre 1, 2022




Más de categoría
cartas

Cartas a Tora - 292

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Diario le escribe...

diciembre 2, 2022

Atonement

Nominada a siete premios de la Academia, entre ellos mejor película, Atonement este año celebra su quinceavo aniversario.

diciembre 1, 2022

Somos lo que leemos – “La mujer de tu prójimo”, un explosivo libro sobre la liberación sexual

Título: La mujer de tu prójimo. Autor: Gay Talese. Editorial: Debate. 538 páginas. Mi calificación: 4 de 5 estrellas.

noviembre 25, 2022

Capitanes y Banksy: actividades chilangas muy recomendables

El deporte conocido como ráfaga regresó a tierra chilangas este mes de noviembre con su poderoso equipo “Capitanes”, cuya...

noviembre 25, 2022