CARTAS A TORA 192

Querida Tora:  Creo que nunca te había hablado de la familia del 19: papá, mamá y tres hijos. El señor era un gordo, feo, grosero y enojón que trataba a todos a patadas. No sabes cómo se...

21 de agosto, 2020 cartas

Querida Tora:

 Creo que nunca te había hablado de la familia del 19: papá, mamá y tres hijos. El señor era un gordo, feo, grosero y enojón que trataba a todos a patadas. No sabes cómo se quejaba la señora con las amigas; y más de una vez lo denunció en la Delegación por malos tratos y violencia inusitada (así dijo, pero nadie sabe lo que eso significa).

Pues el señor hizo un coraje, y se murió. Y así, de repente, casi  se convierte en santo. La mujer empezó a llorar en el momento del deceso, que serían las ocho de la mañana, y veinticuatro horas después seguía llorando (ya se le notaba una cierta baja de peso). La niña tuvo varios ataques de depresión, que creímos que la íbamos a enterrar con el papá; y los dos muchachos se sentaron en un rincón, y ahí se estuvieron toda la noche, sin siquiera ir al baño. 

La señora, en medio de su aflicción, se dio maña para hacerle un altarcito al difunto: un retrato de cuerpo entero (de cuando era joven y aún lucía), con dos o tres floreros llenos de flores blancas Y un letrero: Hijo Devoto, Esposo Maravilloso, Padre Ejemplar. Los vecinos (Y yo entre ellos) se preguntaban por qué habían puesto un letrero tan alejado de la realidad. Solo los del 41 se alegraron de conocer al señor de joven y comprobar “que estaba muy bueno” (no sabes la cantidad de bromas que corrieron toda por la noche entre los asistentes al velorio por ese motivo).

Hubo un momento muy delicado en el momento en que se lo llevaban para cremarlo, pues la señora estuvo a punto de desmayarse en medio de un ataque de alaridos; la tuvieron  que sujetar entre cuatro, y por poco se los lleva. A la niña no la llevaron a la ceremonia porque estaba muy pálida y casi no podía abrir los ojos. Los muchachos sí fueron como valientes representantes de una familia destrozada.

Las cenizas las trajeron a la vivienda, y las colocaron en el altarcito, “para tenerlo unos días más entre nosotros”. Pero pasaron los nueve días del primer luto, y…

Al décimo día, la señora salió vestida de rojo y se fue bailar con un “amigo de toda la vida”, los hijos invitaron a sus cuates de la escuela y organizaron una tocada en todo lo alto. 

Cuando regresó la señora, a altas horas de la madrugada y con paso vacilante, se puso a gritar en el patio que al fin habían conquistado la libertad; que el duelo y el entierro se lo habían ordenado “las buenas costumbres”, pero que vivir con su marido había sido vivir en el infierno sin haber pecado nunca. Y se desnudó para que todos vieran los moretones y las cicatrices que la convivencia le había dejado. Luego obligó a sus hijos a hacer lo mismo. Ellos obedecieron  alegremente, pues tenían alcoholizado hasta el pelo; y aquello amenazó con convertirse en una orgía delirante, con tanto adolescente alborotado como había en la vecindad en ese momento. Pero no ocurrió nada de eso, porque todos cayeron de pronto desmayados, y los tuvieron que llevar al hospital.

Cuando los trajeron de vuelta, la señora pidió perdón  a los vecinos por todo lo ocurrido, y se retiró con sus hijos a su vivienda. Y fue cierto. Nunca más han dado motivo de escándalo (hasta el momento; pero quién sabe en el futuro, con esos antecedentes).

El día siguiente, todos los adornos mortuorios fueron a dar a la basura. Con  excepción del retrato del señor, que los del 44 rescataron antes de que pasara el carro y lo colgaron en un cuartito que tienen lleno de recuerdos “personales”. El letrero apareció roto en pedazos; pero yo alcancé a ver que donde habían puesto “Hijo Devoto” ahora decía “De la Tiznada”. Y las cenizas se fueron por el caño.

Total, que fue una semana muy entretenida.

Te quiere,

Cocatú

Comentarios


object(WP_Query)#18750 (52) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(27784) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "09-11-2022" ["before"]=> string(10) "07-12-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(66) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(27784) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "09-11-2022" ["before"]=> string(10) "07-12-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["update_menu_item_cache"]=> bool(false) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18754 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18752 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18753 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "09-11-2022" ["before"]=> string(10) "07-12-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-11-09 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-12-07 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (27784) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18751 (24) { ["ID"]=> int(86350) ["post_author"]=> string(3) "180" ["post_date"]=> string(19) "2022-12-02 12:25:38" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-12-02 17:25:38" ["post_content"]=> string(5443) "Este noviembre terminó con una noticia triste para los fanáticos del rock clásico, ya que se dio a conocer la noticia de que Christine McVie (1943 - 2022), miembro de la legendaria banda Fleetwood Mac, falleció el 30 de noviembre de 2022, a los 79 años.  Nacida como Christine Perfect en 1943, la tecladista, vocalista y compositora tomó el apellido de John McVie (bajista de la banda), quien fue su esposo de 1968 a 1976 y comenzó a tocar con la agrupación desde el álbum Kiln House de 1970. Sin embargo, lo más probable es que la mayoría del gran público la recuerde como la tercera gran compositora de Fleetwood Mac durante los años de gloria, desde el álbum homónimo de 1975 hasta el álbum Tango in the Night de 1987.  El periodo de 1975 a 1987 coincidió con la llegada de Stevie Nicks y Lindsey Buckingham, quienes inyectaron vida a una banda que estaba a punto de colapsar. Con ambos músicos estadounidenses, la banda, que inició como una conjunto hardcore de blues (y luego tuvo una época más cercana al folk), se convirtió en el grupo de pop rock que el mundo ama y conoce. Sin embargo, ante los talentos innegables de Nicks y Buckingham, Christine McVie fue a Mac lo que Harrison fue a los Beatles: una integrante más bien modesta, un tanto en el fondo, pero como contrapunto perfecto a la expresividad roquera de Buckingham y a la extravagancia mística de Nicks. Las aportaciones de Christine McVie ayudaron a moldear el sonido definitivo del grupo en  la misma medida que las composiciones de sus compañeros.  Para todos aquellos interesados en McVie, los álbumes Fleetwood Mac (1975), Rumours (1977), Tusk (1979), Mirage (1982) y Tango in the Night (1987) es donde se pueden encontrar se pueden encontrar sus mejores aportaciones al mundo de la música. Aunque tampoco se debe dejar de lado el menospreciado Behind the Mask (1990) y sus álbumes solistas (Christine Perfect de 1970, Christine McVie de 1984, In the Meantime de 2004) y la última colaboración que tuvo con su antiguo compañero de banda en el álbum que se conoce como Buckingham McVie de 2017. Dichos álbumes, aunque no son tan esenciales como la saga de Fleetwood Mac, son dignas adiciones a la colección de todo melómano.  Las aportaciones de McVie al catálogo de la agrupación no palidecen y muchas de ellas han llegado al proverbial museo dorado del rock. Esto, en gran parte, se debe a que Christine era capaz de componer canciones que expresan un amplio rango de emociones. ¿Cómo resistirse al optimismo y vitalidad de la melodía de Don’t Stop (la cual incluso fue utilizada por Bill Clinton en su campaña presidencial)? ¿Cómo no sentir el anhelo de amor en Oh Daddy? ¿O la nostalgia de la hermosa balada Wish You Were Here? Tener tantos clásicos merecidos en el mismo grupo en el que están Buckingham y Nicks es un logro que no debe ser ignorado.    Otra leyenda más del rock que nos deja este año 2022. Aunque podríamos seguir platicando de la obra de Christine McVie, lo que procede en estos casos es dejar que la música hable por sí sola. Así que a darle play, estimable lector, a los álbumes mencionados en este texto. En las inmortales palabras de ABBA, thank you for the music, Christine McVie, esa que, de alguna forma u otra, ha formado parte del soundtrack de la vida de muchos de nosotros. " ["post_title"]=> string(39) "Gracias por la música, Christine McVie" ["post_excerpt"]=> string(91) "Homenaje a Christine McVie por su reciente fallecimiento el 30 de noviembre de este año. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(37) "gracias-por-la-musica-christine-mcvie" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-12-02 12:25:38" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-12-02 17:25:38" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=86350" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#18724 (24) { ["ID"]=> int(86335) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2022-12-02 11:37:46" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-12-02 16:37:46" ["post_content"]=> string(6290) "Querida Tora: Lo que te voy a contar ahora sucedió hace algún tiempo, pero creo que vale la pena que lo conozcas. Fue porque los vecinos quisieron organizar un festival para el Día de las Madres para celebrar a todas las madres de la vecindad, y la Mocha se encargó de que los niños aprendieran los bailes y las canciones que les dedicaron. Resultó todo muy bonito, y tanto las vecinas como los vecinos quedaron muy contentos. Tanto así, que unos días después, entre todos le compraron a la Mocha un ramo de flores y fue una comitiva a entregárselo. Y durante varios días, quien encontrara a la Mocha en el patio o las escaleras la detenía para felicitarla. Hasta ahí, todo iba muy bien. ¿Pero qué crees? El portero se puso celoso ¿De qué? De nada, porque él no organiza festivales ni cosa que se le parezca. Pero empezó a decir que a él no lo detenían para felicitarlo por nada, a pesar de lo bien que llevaba la administración de la vecindad, ni le daban las gracias por los lavaderos (Que siguen en ruinas) o por los baños (Sigue en pie la norma de Un Día Sin Baño); y todo eso le pareció injusto. En consecuencia, se puso a pensar qué hacer para que los vecinos lo trataran igual (O mejor) que a la Mocha. Lo primero que se le ocurrió fue que los vecinos hicieran una manifestación para vitorearlo y para dar gracias al cielo de que hubiera nacido  y estuviera trabajando para ellos, pero el patio no es muy propio para esas marchas multitudinarias que a él le gustaría organizar. Pensó también en un convivio, pero le saldría muy cara la beberecua, y ni modo de darles un tecito con unas galletitas. Una comida era peligrosa, porque seguro que hacían mole, y su intestino no estaba para comer cosas irritantes, porque luego se pasaba la noche en el baño, y eso era indigno de su posición. Por fin, decidió que lo mejor era hacer una encuesta, porque así, ni siquiera sabrían los vecinos quién la había organizado o contratado. Él prefería la manifestación, pero… Los vecinos no sabían lo que era una encuesta. El les dijo que no temieran, que no les iban a cobrar nada; que se trataba de contestar unas preguntas muy sencillas. Y los vecinos aceptaron. Y sí, a los pocos días se presentaron en la vecindad unos señores muy trajeados que pasaron a todas las viviendas y les hicieron dos o tres preguntas que a nada comprometían y que ni siquiera el del 37 se negó a contestar. Luego, el portero les informó que el domingo siguiente los esperaba en el patio, a las doce en punto, para comunicarles el resultado de la encuesta. Huelga decir que todos estaban nerviosos, esperando (y temiendo) el resultado de la encuesta; y antes de las doce ya estaba al patio a rebosar, porque las familias acudieron enteras, hasta con los bebés. A la hora señalada apareció el portero con todos sus guaruras y la Flor en todo el esplendor de su vestuario. Y empezó a decir que esa encuesta se hizo porque la gente se lo pidió (los vecinos se miraron unos a otros, seguros de que ninguno de ellos había abierto la boca al respecto); pero que era muy necesaria para aclarar las cosas, porque en la vecindad corrían muchos rumores y era necesario saber quién era quién y qué quería cada uno de ellos. Esto intrigó mucho a los vecinos, y ya ansiaban conocer el resultado de aquella encuesta (un chavo que ya está en la Prepa les había explicado lo que la palabra significaba y, quien más quien menos, se sentía erudito en la materia. Y con su voz más engolada y más artificial, el portero empezó a enumerar los resultados de la encuesta: ¿Quién es la persona más sabia y más hábil de la vecindad? Respuesta: el señor portero. ¿Quién es la persona que mejor ha administrado la vecindad? El señor portero. ¿Quién es el que resuelve todos los problemas que se le presentan a la vecindad y a los vecinos? El señor portero. ¿Quién es el más simpático, el más cálido y el más humanitario de cuantos viven en la vecindad? No quiero repetir la respuesta. ¿Quién es el más progresista, el más emprendedor y el más activo de los vecinos? Lo mismo. ¿Quién los instruye sobre la forma de vivir en comunidad, quién los guía en las tomas de decisiones acertadas? ¿Quién te imaginas? ¿Quién es el más guapo de todos? Ya sabes quién. Los vecinos se quedaron aleluya (eso quiere decir que no entendieron nada, pero sin decirlo). Se miraban unos a otros, tratando de recordar las preguntas que les habían hecho. Viendo el portero su indecisión, les dijo que las encuestas deducen de preguntas al parecer inofensivas ciertos datos; y que esos datos son luego interpretados por una persona o grupo de expertos del segmento social de que se trate. Y que esos jueces (así los llamó por falta de una mejor palabra) tenían que ser ajenos al grupo para no caer en favoritismos ni errores; y que en este caso, el juez había sido una persona que conoce bien a la vecindad, que ha convivido con los vecinos, pero que no vive allí. Y señaló a la Flor. Los guaruras rompieron en atronador aplauso, que los vecinos no tuvieron más remedio que imitar. Y cuando ya de plano les dolían las manos, el portero hizo seña a sus guaruras de que terminaran, y disolvió la asamblea. Luego él, los muchachos y la juez del caso se encerraron en la portería a tomar unas copas para celebrar el éxito del evento (pero no invitaron a nadie). ¿Qué te parece lo que puede hacer una vanidad herida? Te quiere Cocatú" ["post_title"]=> string(19) "Cartas a Tora - 292" ["post_excerpt"]=> string(171) "Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Diario le escribe cartas a Tora, su amada, quien lo espera en una galaxia no muy lejana." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-292" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-12-02 13:13:05" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-12-02 18:13:05" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=86335" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18751 (24) { ["ID"]=> int(86350) ["post_author"]=> string(3) "180" ["post_date"]=> string(19) "2022-12-02 12:25:38" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-12-02 17:25:38" ["post_content"]=> string(5443) "Este noviembre terminó con una noticia triste para los fanáticos del rock clásico, ya que se dio a conocer la noticia de que Christine McVie (1943 - 2022), miembro de la legendaria banda Fleetwood Mac, falleció el 30 de noviembre de 2022, a los 79 años.  Nacida como Christine Perfect en 1943, la tecladista, vocalista y compositora tomó el apellido de John McVie (bajista de la banda), quien fue su esposo de 1968 a 1976 y comenzó a tocar con la agrupación desde el álbum Kiln House de 1970. Sin embargo, lo más probable es que la mayoría del gran público la recuerde como la tercera gran compositora de Fleetwood Mac durante los años de gloria, desde el álbum homónimo de 1975 hasta el álbum Tango in the Night de 1987.  El periodo de 1975 a 1987 coincidió con la llegada de Stevie Nicks y Lindsey Buckingham, quienes inyectaron vida a una banda que estaba a punto de colapsar. Con ambos músicos estadounidenses, la banda, que inició como una conjunto hardcore de blues (y luego tuvo una época más cercana al folk), se convirtió en el grupo de pop rock que el mundo ama y conoce. Sin embargo, ante los talentos innegables de Nicks y Buckingham, Christine McVie fue a Mac lo que Harrison fue a los Beatles: una integrante más bien modesta, un tanto en el fondo, pero como contrapunto perfecto a la expresividad roquera de Buckingham y a la extravagancia mística de Nicks. Las aportaciones de Christine McVie ayudaron a moldear el sonido definitivo del grupo en  la misma medida que las composiciones de sus compañeros.  Para todos aquellos interesados en McVie, los álbumes Fleetwood Mac (1975), Rumours (1977), Tusk (1979), Mirage (1982) y Tango in the Night (1987) es donde se pueden encontrar se pueden encontrar sus mejores aportaciones al mundo de la música. Aunque tampoco se debe dejar de lado el menospreciado Behind the Mask (1990) y sus álbumes solistas (Christine Perfect de 1970, Christine McVie de 1984, In the Meantime de 2004) y la última colaboración que tuvo con su antiguo compañero de banda en el álbum que se conoce como Buckingham McVie de 2017. Dichos álbumes, aunque no son tan esenciales como la saga de Fleetwood Mac, son dignas adiciones a la colección de todo melómano.  Las aportaciones de McVie al catálogo de la agrupación no palidecen y muchas de ellas han llegado al proverbial museo dorado del rock. Esto, en gran parte, se debe a que Christine era capaz de componer canciones que expresan un amplio rango de emociones. ¿Cómo resistirse al optimismo y vitalidad de la melodía de Don’t Stop (la cual incluso fue utilizada por Bill Clinton en su campaña presidencial)? ¿Cómo no sentir el anhelo de amor en Oh Daddy? ¿O la nostalgia de la hermosa balada Wish You Were Here? Tener tantos clásicos merecidos en el mismo grupo en el que están Buckingham y Nicks es un logro que no debe ser ignorado.    Otra leyenda más del rock que nos deja este año 2022. Aunque podríamos seguir platicando de la obra de Christine McVie, lo que procede en estos casos es dejar que la música hable por sí sola. Así que a darle play, estimable lector, a los álbumes mencionados en este texto. En las inmortales palabras de ABBA, thank you for the music, Christine McVie, esa que, de alguna forma u otra, ha formado parte del soundtrack de la vida de muchos de nosotros. " ["post_title"]=> string(39) "Gracias por la música, Christine McVie" ["post_excerpt"]=> string(91) "Homenaje a Christine McVie por su reciente fallecimiento el 30 de noviembre de este año. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(37) "gracias-por-la-musica-christine-mcvie" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-12-02 12:25:38" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-12-02 17:25:38" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=86350" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(19) ["max_num_pages"]=> float(10) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "8b350832841a1adc31dd633c4b0eab0a" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["allow_query_attachment_by_filename":protected]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
Gracias por la música, Christine McVie

Gracias por la música, Christine McVie

Homenaje a Christine McVie por su reciente fallecimiento el 30 de noviembre de este año.

diciembre 2, 2022
cartas

Cartas a Tora - 292

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Diario le escribe cartas a Tora,...

diciembre 2, 2022




Más de categoría

Reflexiones en torno a la FIL Guadalajara 2022

Trabajemos porque la palabra escrita sea el mejor vehículo de comunicación.

diciembre 6, 2022
Feria Internacional del Libro de Guadalajara

Feria Internacional del Libro de Guadalajara

Desde 1987 se celebra la Feria Internacional del Libro de Guadalajara. Y se ha convertido en el mayor referente...

diciembre 6, 2022
Gracias por la música, Christine McVie

Gracias por la música, Christine McVie

Homenaje a Christine McVie por su reciente fallecimiento el 30 de noviembre de este año.

diciembre 2, 2022
cartas

Cartas a Tora - 292

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Diario le escribe...

diciembre 2, 2022