Bardo, falsa crónica de unas cuantas verdades

“Bardo” enoja y emociona, da ternura, indignación, risa; es incongruente, repetitiva, ácida, nostálgica, profundamente emotiva, neurótica, humana.

1 de noviembre, 2022

Algo que me parecería muy sencillo, como lo es dar mi humilde opinión sobre una película, ha resultado por demás complicado. Como si quisiera explicar el secreto de la vida y basándome en el catecismo escolar, he ido de lo simple a lo más complicado; leí y vi cualquier cantidad de críticas y entrevistas al director y los personajes, tratando de encontrar empatía. Al final de este sencillo pero exhaustivo ejercicio puedo reconocer que no lo logre.

Y eso es Bardo, creo que el director se sentiría satisfecho con la confusión que ocasionó  en mí y con la falta de argumentos con la que me quedé. Bardo es una película en la que la historia va de la realidad a la ficción y de regreso, porque al final Alejandro González Iñárritu obtiene el mismo resultado de lo que pareciera ser el hilo conductor de la película y ese creo que es el verdadero final: un final abierto.

Todos queremos saber qué tiene que decir Alejandro González Iñárritu, cuál es su nueva propuesta, de antemano sabemos que viene con una producción millonaria y que después de sus multipremiadas cintas será muy difícil reinventarse y sorprender a la audiencia.

Yo como todos tenía muchas expectativas y ninguna, siendo la única asistente en la sala (siempre voy al cine a la hora de la comida los sábados que es cuando puedo escaparme un rato). Confieso que cuando vi en escena a Daniel Giménez Cacho, escuché su voz y me di cuenta de que era el protagonista, la perspectiva me cambió, apagué el celular, dejé a un lado las palomitas y me reacomodé en mi butaca sabiendo que lo que venía sería muy bueno. La primera frase que saltó a mi cabeza, “México no es un país, es un estado de ánimo”, me lo confirmó.

Puedo decir mil cosas sobre el viaje que representa dejarse poseer por esta historia sin historia y esta secuencia de viñetas y cuadros, algunos precisos y otros desdibujados, abstractos, o perfectos como un retrato, falsos, de mal gusto, artísticos, que van de lo absurdo, lo fantástico, lo teatral, escalofriante, cómico, estruendoso, íntimo, espectral, erótico, ridícula, nostálgico, incisivo pero sobre todo irracional.

Podría usar una sola palabra para conceptualizar y entender lo que es Bardo y esa idea es “Onírico”. Bardo es un sueño, un sueño inmersivo en el que el director atrapa a su espectador y le explica sin mayor pretensión cómo es la vida vista desde su interior y hacia su interior.

Si bien la crítica lo ha acusado de pretencioso, narcisista y egocéntrico, olvida la crítica que cualquier obra de arte es un diálogo del artista sobre sí mismo. Esta es y no es la excepción, admiradora como lo soy de Alejandro González Iñárritu desde su lejano en el tiempo mas no en la memoria programa del “Pavo Asesino”, creo, sin temor a estar tan equivocada, que es un profesional en la materia, mucho más que un genio.

Toda una vida dedicada al cine le han dado los elementos para crear con la mano izquierda y un piano en la otra una película de manufactura impecable, de un manejo de la cámara, el sonido, la edición y todo lo que en cine se conoce como Arte con maestría digna de todos los premios y reconocimientos.

Él admira y reconoce abiertamente que en una especie de homenaje emula a grandes directores, escritores, pintores y músicos que sin duda han marcado no solo su carrera sino su vida privada y su historia, como nos ha pasado a todos, somos una colección de lo que hemos visto, escuchado, sentido y también de lo que nos han contado. No vacila en aceptar la influencia que tienen en él y en su trabajo Fellini, Godard, Luis Buñuel, Julio Cortázar, Jorge Luis Borges, Vivian Mayer, Magritte, Giorgio de  Chirico por mencionar sólo algunos.

Tal vez la locura, la locura verdadera o sea  algo no adquirible, con la que se nace y se potencializa con los años,  la genialidad que otorga muchas veces una condición mental que no es tan disfrutable para quien la vive pero sí apetecible para quien la admira en el trabajo del artista. Es algo que tal vez no se pueda adquirir ni con todo el estudio del mundo, pero sí se puede buscar en el interior, si puede una persona introspectar lo suficiente para sumergirse hasta lo más profundo de los miedos y sentimientos y encontrar estas escenas extrañas y a veces muy difíciles de explicar, pero que hablan a la perfección para quien las quiere entender sobre la psique de cada persona.

Todos hemos soñado cosas inverosímiles, es más, empezando por mí que siempre he considerado ser una persona que vive dos realidades simultáneas pero iguales en importancia cada día; una que va de todo lo que sueño o vivo a mi manera desde que pongo la cabeza en la almohada y otra a partir de qué abro los ojos al exterior.

Y en esos sueños o distintas realidades como en los de todos, se combinan  los elementos de una forma fantástica y absurda. Todos podemos contar el clásico sueño sin pies ni cabeza en la que regresamos a la casa de la infancia, pero que ahora es una especie de playa contenida por paredes; o el sueño en el que caminamos tratando de avanzar en un espacio inhóspito en el que diferentes elementos se combinan para impedir nuestro paso.

Eso es Bardo, la historia y la particular forma de contarla de Alejandro González sin mayor pretensión que eso, decir cómo él vive su personal realidad.

Y el final es abierto y en él participamos todos los espectadores. Con el aplauso o el juicio estamos dando un final distinto para cada quién y en el que el protagonista, Silverio Gama, el alter ego de González Iñárritu, vuelve a ser el blanco de todas las opiniones y proyecciones.

Por supuesto que recomiendo ver la película, es una cátedra en todo el tema técnico, en la que por mucho lo más destacable me pareció la extraordinaria actuación de Daniel Giménez Cacho, actor de altísima factura, verdadero orgullo nacional, que logra entender los requerimientos del guion y a su vez imprime su propia realidad en cada escena.

Bardo es algo detenido en el tiempo, es un lugar sin lugar, es la ausencia de la razón y la lógica. Bardo vive dentro de todos nosotros, por muy trabajados que nos sintamos en cuestiones emocionales. Bardo enoja y emociona, da ternura, indignación, risa; es incongruente, repetitiva, ácida, nostálgica, profundamente emotiva, neurótica, humana.

Si tuviese que resumir todas mis ideas y sensaciones en pocas palabras diría que Bardo es el más que justificable intento de Alejandro González Iñárritu por decirnos cómo se siente, a través del ejercicio de extroversión, tratar de entender quién es él.

Comentarios


object(WP_Query)#18011 (52) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(85203) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "02-11-2022" ["before"]=> string(10) "30-11-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(66) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(85203) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "02-11-2022" ["before"]=> string(10) "30-11-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["update_menu_item_cache"]=> bool(false) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18015 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18013 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18014 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "02-11-2022" ["before"]=> string(10) "30-11-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-11-02 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-11-30 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (85203) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18012 (24) { ["ID"]=> int(85975) ["post_author"]=> string(2) "42" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-23 10:03:32" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-23 15:03:32" ["post_content"]=> string(2248) "Ya cumplimos tres décadas de casados. Lo cierto es que Amanda nunca me llamó la atención, por más que todos los días, de lunes a sábado, nos tuviéramos que ver, sí o sí, en la oficina. Antes de iniciar nuestra relación amorosa, me invitó a su casa para ver la inauguración de los Juegos Olímpicos de Barcelona, en el verano de 1992 con su mamá.  Luego de casi dos horas de bailes típicos y desfiles bastante aburridos y trillados para ese tipo de ceremonias deportivas, vino el momento del encendido del pebetero, momento mismo en el cual mi hoy suegra se aprestó a abrir una botella casera "con el mejor mezcal". Acordamos la idea algo necia y absurda de tomar los tres una copita del licor exactamente al tiempo de que se encendiera la llama Olímpica. Un arquero profesional catalán sacó una flecha, se encendió con el fuego de la última antorcha y procedió, cual Cupido, a lanzar su flecha cielo arriba, con rumbo directo al gran pebetero del estadio de Montjuïc. No sé qué diablos sucedió, pero casi de inmediato, al tomar mi copita mezcalera y al ver cómo la flecha daba en su blanco, ya comenzaba yo a ver a Amanda distinta, por qué no decirlo, especial. El sábado siguiente salíamos ya al cine, al siguiente a una discoteca y para la ceremonia de clausura de los juegos ya éramos novios. Perdidamente enamorado yo, insistí en casarnos ese mismo año del 92, así fuera (que así fue) en diciembre. Mi Madre siempre dijo que, sinceramente, era fea para mí, poco agraciada también en lo referente a su simpatía y por si fuera poco, de pocas luces. Me repetía que me habían "dado a tomar toloache", y que no podía haber otra explicación.  Lo del mezcal nunca nadie lo supo. Amanda, mi tan querida esposa, siempre me dijo que todo se había originado por la flecha impecablemente lanzada con tino por el Cupido olímpico; yo, eso siempre he tratado también de pensar, y recordar con mucha gratitud a esos olímpicos de Barcelona y obvio que, más aún, a "nuestro ángel del amor". Ya que más..." ["post_title"]=> string(17) "Brebaje olímpico" ["post_excerpt"]=> string(19) "Historia de amor. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(16) "brebaje-olimpico" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-23 10:03:32" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-23 15:03:32" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=85975" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17983 (24) { ["ID"]=> int(85619) ["post_author"]=> string(3) "180" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-11 15:13:56" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-11 20:13:56" ["post_content"]=> string(9151) "Noviembre es un mes muy importante. La razón es muy sencilla: en este mes nació uno de los grandes humanistas y escritores del siglo XX. Si pensaron en ”ya saben quién”, ¡están muy equivocados! (además, si fue ese el caso, debo decir que usted tiene definiciones muy raras de “humanista” y “escritor”). Me refiero, por supuesto, a Kurt Vonnegut, quien nació un 11 de noviembre de 1922. Sí, este año marca el primer centenario de su nacimiento. Escritor de novelas excepcionales que se han convertido en verdaderos clásicos de la literatura estadounidense del siglo XX (y quien, lamentablemente, nunca ganó el premio Nobel, una omisión escandalosa, como la de Philip Roth), Vonnegut sigue siendo una fuerte influencia en el mundo literario.  Si usted ha seguido este humilde espacio, sabrá que Kurt Vonnegut es mi escritor favorito y que sus narraciones restauraron mi gusto por la lectura (lo cual me ayudó a salir de tiempos oscuros). Digamos que, para mí, Vonnegut, más que mi escritor favorito, es un mentor y un amigo que siempre está ahí cuando los tiempos se ponen difíciles. Tal es el poder que a veces puede tener la literatura.  Así que, para celebrar este primer centenario del nacimiento de Kurt Vonnegut y divulgar todavía más la obra del nativo de Indianápolis, he aquí una muy humilde y para nada exhaustiva lista con cinco de los mejores personajes que pueblan sus novelas. Eso sí, les advierto que esta lista podría ser muchísimo más larga, ¡pero el espacio es limitado! Sin un orden en particular, aquí va la lista: Eliot Rosewater Uno de los personajes más humanos, divertidos y uno de los ideales a los que deberíamos aspirar como personas. Eliot Rosewater, millonario e hijo de un senador estadounidense, piensa que es su deber moral utilizar la riqueza de su familia para ayudar a los pobres. Por esta razón, se muda al pequeño condado de Rosewater, en donde establece una oficina en la que atiende las llamadas de los habitantes que necesiten ayuda, por mínima que sea.  En lo personal, es un digno contendiente por el puesto de mi personaje favorito en toda la obra de Vonnegut, ya que un mundo en el que un millonario se decide a dar “amor ilimitado” a quien lo necesite, es un mundo en el que definitivamente me gustaría vivir. A considerar: es uno de los personajes que más apariciones tiene en las novelas de Vonnegut, así que es probable que también fuese uno de los personajes favoritos del escritor.   Aparece en: God Bless You, Mr. Rosewater (1965), Slaughterhouse-Five (1969), Breakfast of Champions (1973), Hocus Pocus (1990).  Frase representativa: “Hello, babies. Welcome to Earth. It's hot in the summer and cold in the winter. It's round and wet and crowded. At the outside, babies, you've got about a hundred years here. There's only one rule that I know of, babies—God damn it, you've got to be kind.”  Dr. Wilbur Daffodil-11 Swain  Protagonista de la novela Slapstick, que tiene la soledad como uno de sus temas centrales, Wilbur es un hombre cuya fealdad obligó a sus padres a aislarlo de la sociedad, junto con su hermana Eliza. Ambos hermanos, al estar en contacto físico, forman una especie de súper inteligencia. Los hermanos Wilbur y Eliza crean un plan para erradicar la soledad en Estados Unidos mediante la creación de enormes familias extendidas. El método para crearlas era este: a todos los ciudadanos se les daría, aleatoriamente, un nombre intermedio formado por el nombre de un objeto natural, como “Daffodil” (o “Narciso”, en español) y un número aleatorio entre el 1 y el 20, como 11 (de ahí el nombre “completo” de Wilbur). Así, todos las personas que tengan el mismo nombre del objeto serán primos y los que tengan el mismo nombre del objeto y el mismo número serán hermanos.  Aparece en: Slapstick (1976). Frase representativa: “So many crimes committed by lonesome people in Government are concealed in this place,” I said, “that the inscription might well read, ‘Better a Family of Criminals than No Family at All.’ Malachi Constant Es el hombre más rico de Estados Unidos en la novela Sirens of Titan. Heredero de la enorme fortuna que amasó su padre (quien, a su vez, la obtuvo por suerte), Malachi es una suerte de protagonista trágico. En la historia, conoce a Winston Niles Rumfoord, un millonario que compra una nave espacial (¿les suena familiar?) y, por una serie de eventos, es capaz de ver el presente, el pasado y el futuro. Malachi Constant viaja a Marte, a Titán, conoce a Salo (un ser de Trafalmadore) y, en resumen, es un personaje que prácticamente carece de libre albedrío, al ser impulsado tanto por la suerte que heredó de su padre como por las manipulaciones de Rumfoord.   Aparece en: Sirens of Titan (1959). Frase representativa: "I was a victim of a series of accidents, as are we all." Kilgore Trout Trout es un escritor de ciencia ficción de poca monta, prácticamente desconocido por todos, a excepción de Eliot Rosewater (quien es su único admirador, a pesar de que opina que Trout tiene buenas ideas, pero cuya prosa es terrible). Kilgore fue el vehículo por el cual Vonnegut hacía comentarios acerca de sí mismo dentro de su obra, en una especie de meta-ficción. ¡Pero vaya que Trout tenía buenas ideas! Me gustaría, algún día, ver materializadas las obras de Trout que Vonnegut menciona a lo largo de sus novelas. Por ejemplo, The First District Court of Thankyou, en la que se narra la historia de una corte a la que puedes llevar a juicio a aquellas personas que no han sido debidamente agradecidas contigo. Si la corte falla a tu favor, el acusado tiene la opción de agradecerte en público o estar en confinamiento solitario durante un mes únicamente con pan y agua (en la historia, Trout menciona que el ochenta por ciento de las personas elegía el confinamiento solitario). ¡Genial! Aparece en: toda la obra de Vonnegut, pero su primera aparición fue en God Bless You, Mr. Rosewater (1965).  Frase representativa: “Of course it happened. If I wrote something that hadn't really happened, and I tried to sell it, I could go to jail. That's fraud.”  Billy Pilgrim El protagonista de Slaughterhouse-Five. Una elección obvia, sí, pero necesaria. Billy Pilgrim, el soldado que presenció el bombardeo de la ciudad de Dresden durante la Segunda Guerra Mundial, me parece que representa a la humanidad en el mundo de Vonnegut. Pilgrim viaja en el tiempo, viaja al planeta Trafalmadore y regresa a casa después de la guerra para darle a la humanidad un mensaje de suma importancia. Sin embargo, lo que más me atrae (y conmueve) de este personaje es que, a pesar de ser testigo de incontables atrocidades durante la guerra, nunca pierde la esperanza en la humanidad.  Aparece en: Slaughterhouse-Five (1969). Mejor momento: el final de la mencionada Slaughterhouse-Five - conmovedor y brutal por la fe que tiene Vonnegut en la humanidad a pesar de todo.  ¡Ahí está la lista! Sin embargo, todavía hay muchos personajes memorables más por descubrir. Para usted, amable lector, ¿cuál es su personaje favorito en la obra de Kurt Vonnegut?  " ["post_title"]=> string(93) "Cinco de los mejores personajes de Kurt Vonnegut para celebrar el centenario de su nacimiento" ["post_excerpt"]=> string(95) "“No existe el orden en el mundo que nos rodea, debemos adaptarnos al caos”. -Kurt Vonnegut." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(93) "cinco-de-los-mejores-personajes-de-kurt-vonnegut-para-celebrar-el-centenario-de-su-nacimiento" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-11 15:19:57" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-11 20:19:57" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=85619" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18012 (24) { ["ID"]=> int(85975) ["post_author"]=> string(2) "42" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-23 10:03:32" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-23 15:03:32" ["post_content"]=> string(2248) "Ya cumplimos tres décadas de casados. Lo cierto es que Amanda nunca me llamó la atención, por más que todos los días, de lunes a sábado, nos tuviéramos que ver, sí o sí, en la oficina. Antes de iniciar nuestra relación amorosa, me invitó a su casa para ver la inauguración de los Juegos Olímpicos de Barcelona, en el verano de 1992 con su mamá.  Luego de casi dos horas de bailes típicos y desfiles bastante aburridos y trillados para ese tipo de ceremonias deportivas, vino el momento del encendido del pebetero, momento mismo en el cual mi hoy suegra se aprestó a abrir una botella casera "con el mejor mezcal". Acordamos la idea algo necia y absurda de tomar los tres una copita del licor exactamente al tiempo de que se encendiera la llama Olímpica. Un arquero profesional catalán sacó una flecha, se encendió con el fuego de la última antorcha y procedió, cual Cupido, a lanzar su flecha cielo arriba, con rumbo directo al gran pebetero del estadio de Montjuïc. No sé qué diablos sucedió, pero casi de inmediato, al tomar mi copita mezcalera y al ver cómo la flecha daba en su blanco, ya comenzaba yo a ver a Amanda distinta, por qué no decirlo, especial. El sábado siguiente salíamos ya al cine, al siguiente a una discoteca y para la ceremonia de clausura de los juegos ya éramos novios. Perdidamente enamorado yo, insistí en casarnos ese mismo año del 92, así fuera (que así fue) en diciembre. Mi Madre siempre dijo que, sinceramente, era fea para mí, poco agraciada también en lo referente a su simpatía y por si fuera poco, de pocas luces. Me repetía que me habían "dado a tomar toloache", y que no podía haber otra explicación.  Lo del mezcal nunca nadie lo supo. Amanda, mi tan querida esposa, siempre me dijo que todo se había originado por la flecha impecablemente lanzada con tino por el Cupido olímpico; yo, eso siempre he tratado también de pensar, y recordar con mucha gratitud a esos olímpicos de Barcelona y obvio que, más aún, a "nuestro ángel del amor". Ya que más..." ["post_title"]=> string(17) "Brebaje olímpico" ["post_excerpt"]=> string(19) "Historia de amor. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(16) "brebaje-olimpico" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-23 10:03:32" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-23 15:03:32" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=85975" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(19) ["max_num_pages"]=> float(10) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "d395bee28683f924c892f32f9889bd6b" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["allow_query_attachment_by_filename":protected]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Brebaje olímpico

Historia de amor.

noviembre 23, 2022

Cinco de los mejores personajes de Kurt Vonnegut para celebrar el centenario de su nacimiento

“No existe el orden en el mundo que nos rodea, debemos adaptarnos al caos”. -Kurt Vonnegut.

noviembre 11, 2022




Más de categoría

Somos lo que leemos – “La mujer de tu prójimo”, un explosivo libro sobre la liberación sexual

Título: La mujer de tu prójimo. Autor: Gay Talese. Editorial: Debate. 538 páginas. Mi calificación: 4 de 5 estrellas.

noviembre 25, 2022

Capitanes y Banksy: actividades chilangas muy recomendables

El deporte conocido como ráfaga regresó a tierra chilangas este mes de noviembre con su poderoso equipo “Capitanes”, cuya...

noviembre 25, 2022
CARTAS A TORA 228

CARTAS A TORA 291

Querida Tora: Ahora hay un campeonato internacional de futbol (ese juego en que le pegan patadas a una pelota,...

noviembre 25, 2022

Brebaje olímpico

Historia de amor.

noviembre 23, 2022